“La en­cues­ta elec­to­ral del CEP se se­gui­rá ha­cien­do”

El eco­no­mis­ta y licenciado en Fi­lo­so­fía en­tre­ga sus li­nea­mien­tos pa­ra el think tank: ma­yor aper­tu­ra y am­pli­tud de te­mas. Ya tie­nen el in­for­me que en­car­ga­ron pa­ra me­jo­rar la par­te pre­dic­ti­va de su son­deo que fa­lló en pri­me­ra vuel­ta. So­bre el go­bierno es op

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - POR OL­GA BUS­TA­MAN­TE FUEN­TES FO­TO­GRA­FÍA MAR­CE­LO SE­GU­RA

Leonidas Mon­tes lle­va ins­ta­la­do un mes y me­dio co­mo nue­vo due­ño de ca­sa en el Cen­tro de Es­tu­dios Pú­bli­cos (CEP). Y ha ac­tua­do co­mo tal: no so­lo le in­tere­san el con­te­ni­do y las ma­te­rias que tra­ta el think tank pre­si­di­do por Enrique Ba­rros des­de el pa­so al cos­ta­do que dio Elio­do­ro Mat­te a fi­nes de 2015, sino que tam­bién que el es­pí­ri­tu que quiere im­pri­mir­le a su ges­tión co­mo director se trans­mi­ta fí­si­ca­men­te a la ca­so­na que alberga a la ins­ti­tu­ción. Pa­ra ello, se ha preo­cu­pa­do en for­ma per­so­nal des­de la po­da de ár­bo­les, has­ta de qui­tar el la­tón ne­gro que cu­bría la re­ja ex­te­rior. Quiere un CEP del si­glo XXI, más abier­to, más co­nec­ta­do con dis­tin­tas au­dien­cias y que cu­bra más te­mas, aun­que siem­pre ba­jo su vo­ca­ción “li­be­ral clá­si­ca”. Otra mues­tra de es­to se da­rá ma­ña­na lu­nes en el en­cuen­tro so­bre Step­hen Haw­king que él pro­pu­so, don­de la tra­di­cio­nal tes­te­ra del au­di­to­rio saldrá, pa­ra ser re­em­pla­za­da sim­ple­men­te por si­llas de con­ver­sa­ción. “Es un hom­bre muy preo­cu­pa­do de los de­ta­lles y muy eje­cu­ti­vo”, di­cen en el CEP.

En es­ta, su pri­me­ra entrevista des­de que asu­mió en lu­gar de su an­te­ce­sor, Ha­rald Be­yer, des­pe­ja las dudas que ha­bía so­bre la tra­di­cio­nal en­cues­ta elec­to­ral que ha­ce el cen­tro de es­tu­dios y que fue du­ra­men­te cues­tio­na­da tras la pri­me­ra vuel­ta de no­viem­bre pa­sa­do, jun­to con plan­tear su ho­ja de ru­ta pa­ra el pe­río­do de cin­co años que tie­ne por de­lan­te. Tam­bién ana­li­za la par­ti­da de Mi­che­lle Ba­che­let, la ins­ta­la­ción de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción y los ries­gos que es­ta en­fren­ta. Has­ta aho­ra ve un es­ce­na­rio aus­pi­cio­so y fe­li­ci­ta la ac­ti­tud del Pre­si­den­te: “Se­bas­tián Piñera no es­tá con esa an­sie­dad de apa­re­cer en to­do y en to­das par­tes”, se­ña­la, y di­ce que se ad­vier­te “más es­ta­dis­ta” es­ta vez. De to­dos mo­dos, ha­ce una re­co­men­da­ción: “El go­bierno tie­ne que apren­der a per­sua­dir y no so­lo a con­ven­cer”.

¿Qué lo mo­ti­vó a asu­mir el desafío de di­ri­gir el CEP?

Al CEP le ten­go ca­ri­ño ha­ce mu­cho tiem­po. Es­toy vin­cu­la­do a él des­de mis años de uni­ver­si­ta­rio y lle­vo en el con­se­jo di­rec­ti­vo y en el co­mi­té eje­cu­ti­vo unos 12 años. La con­si­de­ro una ins­ti­tu­ción muy im­por­tan­te pa­ra el país en tér­mi­nos de las ideas, por su vo­ca­ción li­be­ral clá­si­ca, en­ten­di­da co­mo una vi­sión re­fle­xi­va, crí­ti­ca y re­pu­bli­ca­na. Es­to siem­pre me ha atraí­do. Por eso, cuan­do sur­gió es­ta po­si­bi­li­dad la en­con­tré fas­ci­nan­te, por­que me man­ten­go en el mun­do de las ideas y en una ins­ti­tu­ción que tie­ne el pres­ti­gio del CEP.

¿El CEP lo­gró su­pe­rar la sa­li­da de Elio­do­ro Mat­te co­mo su pre­si­den­te?

No con­si­de­ro que el epi­so­dio de Elio­do­ro Mat­te ha­ya afec­ta­do la ima­gen del CEP, por­que la ins­ti­tu­ción tie­ne vi­da pro­pia y un et­hos de­ma­sia­do po­ten­te. Su re­nun­cia fue un ac­to de mu­cha ge­ne­ro­si­dad y lo re­em­pla­zó Enrique Ba­rros, por quien ten­go una gran ad­mi­ra­ción in­te­lec­tual.

¿Có­mo re­ci­bió la ins­ti­tu­ción de ma­nos de Ha­rald Be­yer, el an­te­rior director?

A Ha­rald le to­có un desafío di­fí­cil, por­que tu­vo que ar­mar un equi­po jo­ven, que es el mis­mo que si­gue hoy, y po­ner de nue­vo al CEP en el fo­co de los gran­des te­mas de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, que fue su gran apor­te.

¿Qué se­llo quiere im­pri­mir­le us­ted al CEP?

Me gus­ta­ría co­mo ta­rea fun­da­men­tal pro­fun­di­zar la aper­tu­ra del CEP. Es una ins­ti­tu­ción que es­ta­ba muy ce­rra­da. Se ha­cen mu­chas co­sas, hay un tre­men­do ca­pi­tal hu­mano, y eso se tie­ne que dar a co­no­cer de ma­ne­ra más abier­ta. Por lo mis­mo, es­to de que ha­ya­mos abier­to la re­ja de la en­tra­da es al­go sim­bó­li­co.

Tam­bién el CEP tie­ne que con­ti­nuar en la sen­da de pro­mo­ver po­lí­ti­cas pú­bli­cas que con­tri­bu­yan al pro­gre­so del país, pe­ro sin des­cui­dar las ideas, la cul­tu­ra y las cien­cias. En eso te­ne­mos que vol­ver a po­ner en la agen­da te­mas que son más am­plios. No so­lo eco­no­mía y po­lí­ti­cas pú­bli­cas, sino, ade­más, cul­tu­ra, ar­tes, cien­cias, li­te­ra­tu­ra, fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca, etc. Nues­tra mi­sión es una: con­tri­buir al pro­gre­so del país. Y ese pro­gre­so no es so­lo eco­nó­mi­co, sino tam­bién so­cial y po­lí­ti­co.

El año pa­sa­do su­frie­ron un fuer­te cues­tio-

na­mien­to por la en­cues­ta po­lí­ti­ca pre­via a pri­me­ra vuel­ta, que so­bre­es­ti­mó la vo­ta­ción de Piñera y sub­es­ti­mó la de Bea­triz Sán­chez. ¿Qué de­ci­sio­nes han to­ma­do al res­pec­to?

El te­ma de la en­cues­ta elec­to­ral nos afec­tó, pe­ro hay que te­ner en con­si­de­ra­ción al­gu­nas co­sas im­por­tan­tes. De par­ti­da, una en­cues­ta es una fo­to­gra­fía del mo­men­to. Las en­cues­tas que ha­ce­mos en el CEP son ca­ra a ca­ra y el pe­río­do de tra­ba­jo en te­rreno es cerca de tres se­ma­nas. Eso sig­ni­fi­ca que esa en­cues­ta, en par­ti­cu­lar, se reali­zó entre un mes y un mes y me­dio an­tes de pri­me­ra vuel­ta. Por otro la­do, las en­cues­tas a ni­vel mun­dial han es­ta­do cues­tio­na­das, dan­do cuenta de la vo­la­ti­li­dad de los vo­tan­tes. Hoy, las pre­fe­ren­cias son mu­cho más lí­qui­das y eso afec­tó la ca­pa­ci­dad pre­dic­ti­va de nues­tra en­cues­ta, pe­ro no su co­ra­zón. Nues­tro ob­je­ti­vo con las en­cues­tas es aus­cul­tar los la­ti­dos de la so­cie­dad. Nos in­tere­sa el set de pre­gun­tas que ha­ce­mos to­dos los años, por­que son par­te de una ba­se de da­tos de tres dé­ca­das. Ese ma­te­rial es una ra­dio­gra­fía a la evo­lu­ción de la so­cie­dad chi­le­na.

Pe­ro en épo­ca de elec­cio­nes, la par­te pre­dic­ti­va de sus en­cues­tas era un re­fe­ren­te y eso que­dó en en­tre­di­cho.

Solicitamos un in­for­me a Pa­blo Mars­hall pa­ra ver có­mo me­jo­rar nues­tra en­cues­ta en la par­te elec­to­ral. Efec­ti­va­men­te, hu­bo pro­ble­mas con el vo­tan­te pro­ba­ble. No se pu­do pre­de­cir co­mo se ha­bía he­cho ca­si siem­pre. Es­to de ser el orácu­lo a ve­ces tie­ne sus ries­gos, por­que uno es víc­ti­ma de su pro­pio éxi­to. Ese in­for­me lo es­ta­mos ana­li­zan­do y lo va­mos a ha­cer pú­bli­co muy pron­to.

¿Eso sig­ni­fi­ca que pien­san se­guir ade­lan­te con la par­te elec­to­ral de la en­cues­ta y no se su­pri­mi­rá co­mo se es­pe­cu­ló en al­gún mo­men­to?

La en­cues­ta elec­to­ral del CEP se se­gui­rá ha­cien­do. Aho­ra, es po­si­ble que de aquí a tres años, pa­ra las elec­cio­nes de 2021, ha­ya cam­bios en la me­to­do­lo­gía pa­ra ha­cer en­cues­tas. Ve­re­mos có­mo me­jo­rar la nues­tra. Y nos to­ma­re­mos to­do el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer la nue­va en­cues­ta elec­to­ral de la me­jor for­ma po­si­ble, por­que hoy es una es­pe­cie de bien pú­bli­co.

¿El área en­cues­tas se­gui­rá a car­go de Ri­car­do Gon­zá­lez? ¿Ha­brá al­gún cam­bio re­le­van­te ahí?

Ri­car­do Gon­zá­lez va a se­guir a car­go. Lo que sí hi­ci­mos fue in­te­grar dos so­ció­lo­gos al co­mi­té de opinión pú­bli­ca al que so­me­te­mos nues­tras en­cues­tas. Se tra­ta de nues­tra in­ves­ti­ga­do­ra Lo­re­to Cox y Aldo Mas­ca­re­ño, que es­tá en la Es­cue­la de Go­bierno de la UAI. Nos pa­re­ce im­por­tan­te te­ner una mi­ra­da so­cio­ló­gi­ca de las en­cues­tas. Lo otro es que es­te año, en vez de dos o tres que son las ha­bi­tua­les, ha­re­mos so­lo una en­cues­ta, re­pi­tien­do un mó­du­lo so­bre re­li­gión que ya hi­ci­mos en 1998 y en 2008. Se tra­ta de un te­ma muy im­por­tan­te, que nos per­mi­ti­rá me­dir có­mo ha evo­lu­cio­na­do el te­ma de la re­li­gión en la ciu­da­da­nía. Que­re­mos con­cen­trar nues­tro es­fuer­zo en eso.

¿Pe­ro no pier­den pre­sen­cia las en­cues­tas con eso? ¿Se­rá igual en 2019?

Pa­ra na­da. Es­te año ha­re­mos so­lo una -ha­cia mi­tad de año-, por­que que­re­mos que al me­nos pa­sen 100 días del go­bierno de Piñera pa­ra apli­car el mó­du­lo es­tán­dar de po­lí­ti­ca y eco­no­mía. Por tan­to, no ve­mos ne­ce­si­dad de re­pe­tir­la. Pa­ra 2019 es pro­ba­ble que vol­va­mos a te­ner dos en­cues­tas.

En ma­te­ria de es­tu­dios o te­mas, ¿cuá­les prio­ri­za­rán es­te año?

Un tra­ba­jo fun­da­men­tal es el que se ha rea­li­za­do so­bre mo­der­ni­za­ción del Es­ta­do, cu­yo li­bro lan­za­mos en mar­zo. Con­ti­nuar con su di­vul­ga­ción es una prio­ri­dad y te­ner alian­zas pa­ra apo­yar es­ta ini­cia­ti­va con mi­ras a avan­zar ha­cia un Es­ta­do con es­tán­da­res del si­glo XXI. Tam­bién es­ta­mos tra­ba­jan­do en te­mas de sa­lud y en­tran­do en los de ciu­dad.

¿Y cuál es el ti­po de in­fluen­cia que pue­de te­ner hoy el CEP en la era de las re­des so­cia­les?

To­do think tank as­pi­ra a ser in­flu­yen­te y no­so­tros de­fi­ni­mos co­mo mi­sión con­tri­buir al desa­rro­llo y pro­gre­so del país en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, so­cia­les y po­lí­ti­cos. Es­to es un gran desafío y por eso es­ta idea de abrir­nos, de dar a co­no­cer to­do lo que ha­ce­mos, de se­guir sien­do un es­pa­cio de con­ver­sa­ción re­fle­xi­va, don­de se dis­cu­ta con to­le­ran­cia y res­pe­to. El CEP, que es­tá por so­bre los exa­brup­tos y la con­tin­gen­cia de cor­to pla­zo, de­be ju­gar un rol de traer cier­ta cal­ma a la dis­cu­sión. Por ejem­plo, ve­ni­mos tra­ba­jan­do ha­ce ya un tiem­po en el te­ma de la se­lec­ción de los jue­ces que pu­so de mo­da Her­nán La­rraín. Lo li­de­ran Lu­cas Sie­rra y Enrique Ba­rros. Pe­ro no es a raíz de lo que pa­só aho­ra.

Pe­ro el CEP ya no es el lu­gar ca­si sa­cro­san­to que fue en los 90 y 2000…

Así es, y lo an­te­rior se aca­bó. El país cam­bió y es­ta­mos en otra épo­ca.

Y en me­dio del sur­gi­mien­to de otros think tanks de de­re­cha y de in­te­lec­tua­les del sector, ¿qué pien­sa de la crí­ti­ca de Hu­go He­rre­ra a la Fun­da­ción pa­ra el Pro­gre­so (FPP) y a LyD por sus in­ves­ti­ga­do­res y fi­nan­cia­mien­to?

Es­te ma­yor de­ba­te de ideas en la cen­tro­de­re­cha me pa­re­ce fan­tás­ti­co y par­te de lo que es el pro­gre­so del país. Ce­le­bro que ha­ya mu­chos think tanks y aca­dé­mi­cos crí­ti­cos que sean atre­vi­dos: Man­suy, Or­tú­zar, He­rre­ra, Kay­ser. Pe­ro so­bre la crí­ti­ca que men­cio­na, creo que Hu­go se equi­vo­có, por­que lo es­tá vien­do des­de la pers­pec­ti­va de un aca­dé­mi­co en una uni­ver­si­dad, que es dis­tin­to a có­mo fun­cio­nan los think tanks en to­do el mun­do. Un in­ves­ti­ga­dor de un think tank no ne­ce­si­ta te­ner un doc­to­ra­do, ni es­tar en la fron­te­ra del co­no­ci­mien­to. Acá en el CEP te­ne­mos gen­te sin doc­to­ra­do.

Me pa­re­ce muy bien que así co­mo el IES pro­mue­ve una agen­da más con­ser­va­do­ra, es­té el FPP con una agen­da ne­ta­men­te li­ber­ta­ria. Y LyD es dis­tin­to, por­que ha­ce un tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo muy fuer­te, ase­so­ran­do a par­la­men­ta­rios. En su­ma, me pa­re­ce que su crí­ti­ca per­dió un po­co la di­rec­ción.

Ha­bló de os­cu­ra for­ma de fi­nan­cia­mien­to.

Du­do que Ni­co­lás Ibá­ñez ten­ga una agen­da os­cu­ra pa­ra au­men­tar su for­tu­na, por­que no lo ne­ce­si­ta. Él, fi­lan­tró­pi­ca­men­te fi­nan­cia el FPP, por­que cree que las ideas li­ber­ta­rias son muy im­por­tan­tes, y quie­nes tra­ba­jan ahí con­cuer­dan con esa mi­ra­da. Es­te afán de sos­pe­cha no le ha­ce bien al país.

Acu­só, ade­más, a LyD de un eco­no­mi­cis­mo que ha ta­po­nea­do la mi­ra­da más po­lí­ti­ca en la de­re­cha.

No ten­go esa vi­sión, por­que creo que LyD tam­bién ha pro­mo­vi­do ideas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.