Un mi­llón de in­mi­gran­tes

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Héc­tor So­to

Es una reali­dad a la cual pa­re­cie­ra que to­da­vía no le he­mos to­ma­do muy bien el pe­so. El mi­llón de in­mi­gran­tes que se­gún las au­to­ri­da­des se ra­di­có en Chi­le en los úl­ti­mos años es un da­to que cam­bia­rá no so­lo la com­po­si­ción de­mo­grá­fi­ca del país, sino tam­bién al­gu­nas de las ideas que te­ne­mos so­bre no­so­tros mis­mos co­mo so­cie­dad. Es ver­dad que Chi­le siem­pre aco­gió a in­mi­gran­tes y que hay aquí co­lo­nias de san­gre muy asen­ta­das y que son po­de­ro­sas. Pe­ro un fe­nó­meno co­mo el que ha te­ni­do lu­gar en los úl­ti­mos años en ver­dad rom­pe -por su am­pli­tud y por la fuer­za de su irrup­ción- con to­dos los pre­ce­den­tes que te­nía­mos. A lo me­jor que el 4 o el 5% de la po­bla­ción ven­ga de afue­ra no es un he­cho que al­te­re gran co­sa la vi­da en los paí­ses desa­rro­lla­dos. Pa­ra Chi­le, sin em­bar­go, eso es mu­cho o al me­nos des­cri­be una reali­dad que nun­ca an­tes ha­bía­mos co­no­ci­do. Na­die sa­be a cien­cia cier­ta de qué ma­ne­ra es­to nos va a afec­tar y en qué for­ma con­cre­ta ope­ra­rán los me­ca­nis­mos de adap­ta­ción, tan­to de los in­mi­gran­tes a no­so­tros co­mo de no­so­tros a ellos. Con to­do, es ilu­so­rio pen­sar que aquí to­do con­ti­nua­rá igual y que va­mos a se­guir sien­do los mis­mos que éra­mos o que creía­mos ser. Bas­ta sa­lir a la ca­lle pa­ra com­pro­bar que el paisaje cam­bió.

Tal co­mo res­pec­to de mu­chas otras in­cóg­ni­tas del fu­tu­ro, la ver­dad es que es­ta­mos a os­cu­ras. El op­ti­mis­mo y los ho­ri­zon­tes que Chi­le tie­ne por de­lan­te en­tre­gan bue­nas ra­zo­nes pa­ra mi­rar con ab­so­lu­ta con­fian­za lo que saldrá de aquí. Los re­sul­ta­dos, sin em­bar­go, no es­tán ase­gu­ra­dos. Ni si­quie­ra sa­be­mos si son com­pa­ra­bles los fe­nó­me­nos mi­gra­to­rios del pa­sa­do con los ac­tua­les. En otro tiem­po, sea en el si­glo XIX o a co­mien­zos del XX, emi­grar a es­te rin­cón del pla­ne­ta era, en la práctica, una de­ci­sión irre­vo­ca­ble y un via­je sin re­torno. Aho­ra, en es­te mun­do tan in­ter­co­nec­ta­do por los ce­lu­la­res, el Wi-Fi o los vue­los de ba­jo cos­to, las co­sas ob­via­men­te son dis­tin­tas y es­tas de­ci­sio­nes pue­den re­ver­tir­se. Hay es­tu­dios que in­di­can que gran par­te de los nue­vos in­mi­gran­tes vie­ne con la idea de que­dar­se so­lo un tiem­po en Chi­le y de po­der re­gre­sar lue­go, tras con­se­guir ma­yo­res es­tán­da­res de bie­nes­tar per­so­nal o de que la si­tua­ción de sus paí­ses de ori­gen me­jo­re y se es­ta­bi­li­ce. Sin em­bar­go, una co­sa son las ex­pec­ta­ti­vas y otra las cir­cuns­tan­cias de la vi­da la­bo­ral, afec­ti­va y fa­mi­liar que ha­rán aquí. Eso en­vuel­ve con­je­tu­ras que cier­ta­men­te na­die pue­de aho­ra des­pe­jar.

Lo con­cre­to -por lle­var las co­sas un po­co le­jos- es que lo que el his­to­ria­dor Ma­rio Gón­go­ra de­fi­nía co­mo iden­ti­dad na­cio­nal, y que es­ta­ba aso­cia­do a la ex­pe­rien­cia bé­li­ca de la so­cie­dad chi­le­na con las gue­rras del si­glo XIX, a la idea del Es­ta­do na­cio­nal y al ima­gi­na­rio del Va­lle Cen­tral, con­cep­to que ya la mo­der­ni­za­ción ca­pi­ta­lis­ta ha­bía pues­to con­tra las cuer­das, ter­mi­na­rá ha­cien­do agua por to­dos la­dos frente a la reali­dad de un país mu­cho más di­ver­so en co­lo­res, en an­ces­tros cul­tu­ra­les, en di­ná­mi­cas de­mo­grá­fi­cas y en pro­yec­tos de per­so­nas y gru­pos. Es la ho­ra fi­nal del Chi­le in­su­lar. Bien­ve­ni­dos a la al­dea glo­bal.

Hoy es­tá más cla­ro que nun­ca que na­die tie­ne la lla­ve mágica pa­ra ma­ne­jar el te­ma de las mi­gra­cio­nes. Ni si­quie­ra los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les que in­ten­tan di­ri­gir el trá­fi­co. Trump le de­be su vic­to­ria, en gran par­te, a los te­mo­res y re­cha­zos aso­cia­dos al fe­nó­meno. Por otro la­do, a raíz de la pre­sión de los paí­ses del nor­te de Áfri­ca, del Me­dio Orien­te y es­pe­cial­men­te de Si­ria, en Eu­ro­pa prác­ti­ca­men­te se hi­zo tri­zas la teo­ría del mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo -la te­sis de la co­mu­nión de to­das las cul­tu­ras en la con­cor­dia ce­les­tial del es­ta­do de bie­nes­tar- y ac­tual­men­te el Vie­jo Mun­do es­tá con la con­cien­cia di­vi­di­da entre el hu­ma­ni­ta­ris­mo de iz­quier­da o de cen­tro y los par­ti­dos xe­nó­fo­bos de de­re­cha, va­rios de los cua­les se han con­ver­ti­do en má­qui­nas elec­to­ra­les ga­na­do­ras. En­tró en cri­sis el mo­de­lo in­glés de asi­mi­la­ción, que res­pe­ta­ba la au­to­no­mía e iden­ti­dad de las co­mu­ni­da­des, y tam­bién el mo­de­lo fran­cés, que for­za­ba un po­co la ad­he­sión de los mi­gran­tes a los va­lo­res fun­da­men­ta­les de la Re­pú­bli­ca lai­ca, racionalista, so­cial­de­mó­cra­ta y li­be­ral. De he­cho, ni uno ni otro es­que­ma fue­ron in­mu­nes al yiha­dis­mo, tan­to en su pro­yec­ción a co­lec­ti­vos ra­di­ca­li­za­dos co­mo a la ac­ción de lla­ne­ros jus­ti­cie­ros y so­li­ta­rios que, apar­te de re­sen­ti­mien­to, tam­bién tie­nen car­ta de ciu­da­da­nía co­mu­ni­ta­ria. Así las co­sas, la con­tro­ver­sia de la in­mi­gra­ción ame­na­za con que­brar uno de los gran­des ejes del pro­yec­to po­lí­ti­co eu­ro­peo.

Esa di­men­sión del pro­ble­ma, afor­tu­na­da­men­te, no es­tá pre­sen­te en Chi­le ni en Amé­ri­ca La­ti­na. Sin em­bar­go, es­to no nos exi­me de los ma­les­ta­res y con­flic­tos con­sus­tan­cia­les a to­do fe­nó­meno mi­gra­to­rio. La vo­lun­tad del go­bierno con la nue­va ley de mi­gra­ción es ac­tua­li­zar un po­co la nor­ma­ti­va vi­gen­te, so­bre to­do en lo que res­pec­ta a la puer­ta de en­tra­da. Pe­ro es­ta, por im­por­tan­te que sea, es so­lo una de las di­men­sio­nes del asun­to, que en su con­jun­to in­ter­pe­la no so­lo al Es­ta­do, sino a to­da la so­cie­dad y que cu­bre dis­yun­ti­vas cul­tu­ra­les mu­cho más serias y pro­fun­das.

La de­re­cha ten­drá que po­ner­se al­go más ima­gi­na­ti­va en es­te ám­bi­to. En par­te, por­que es gra­cias a la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca que el sector em­pu­jó y gra­cias tam­bién al éxi­to del mo­de­lo que hoy el país es­tá afron­tan­do es­ta nue­va reali­dad. La iz­quier­da chi­le­na siem­pre tu­vo un cum­pli­do dis­cur­so in­ter­na­cio­na­lis­ta, pe­ro en los he­chos su úni­co contacto con el in­ter­na­cio­na­lis­mo fue­ron los con­gre­sos en La Ha­ba­na y los coc­te­les de la Ce­pal. El vie­jo Chi­le in­su­lar, el país de los tres ter­cios, era muy po­co es­ti­mu­lan­te pa­ra los ex­tran­je­ros y es­tu­vo aso­cia­do a per­ma­nen­tes fu­gas: fu­ga de ce­re­bros, fu­ga de di­vi­sas, fu­ga de in­no­va­do­res… Esos te­mas ya no es­tán en el ra­dar, aun­que va­ya que cos­tó que sa­lie­ran. Aho­ra es­ta­mos en otra y es una iro­nía del des­tino que el te­ma em­pla­ce con cier­to dra­ma­tis­mo pre­ci­sa­men­te a es­te go­bierno y al sector po­lí­ti­co que más co­bi­jo dio al na­cio­na­lis­mo du­ro y des­con­fia­do de las di­so­cia­cio­nes de la mo­der­ni­dad. En es­to la de­re­cha, con to­do lo plu­ral que se ha­ya vuel­to, tie­ne un te­ma no re­suel­to y la pregunta es si de­ja­rá que las co­sas se re­suel­van so­las - que es su gran ten­ta­ción des­de don Ra­món Ba­rros Lu­co en ade­lan­te- o asu­mi­rá que el Es­ta­do no pue­de ni de­bie­ra de­sen­ten­der­se de la coc­ción que es­tá en cur­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.