Co­mi­sio­nes

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Fernando Vi­lle­gas

Vi­vi­mos tiem­pos de su­rrea­lis­mo po­lí­ti­co; go­bier­nos idos ha­cen de­man­das pro­gra­má­ti­cas co­mo si aún go­ber­na­ran mien­tras par­ti­da­rios del go­bierno en vi­gen­cia se obs­ti­nan en dis­cu­tir “te­mas va­ló­ri­cos” co­mo si ya no im­por­ta­ra agi­tar las aguas por­que de­ja­ron de go­ber­nar. Pe­ro, con to­do, di­fí­cil ima­gi­nar el que acu­dir o no a me­sas de tra­ba­jo con­vo­ca­das por el go­bierno pu­die­ra desatar reac­cio­nes co­mo las vis­tas. De­mues­tran que los po­lí­ti­cos no es­tán pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas “de la gen­te”, sino pa­ra re­sol­ver SUS pro­ble­mas. Y es­tos se re­du­cen a lo que un di­ri­gen­te nos ex­pli­có en 1969 con una fra­se dig­na de El Prín­ci­pe, de Mac­chia­ve­lo: “Los te­mas del mo­men­to no im­por­tan; lo que im­por­ta aho­ra es re­sol­ver “la cues­tión del po­der”. Los pro­ble­mas se re­sol­ve­rían, di­jo, “más ade­lan­te”.

¿Cuán­do lle­ga “más ade­lan­te”? Nun­ca. Tras una elección ga­na­da o per­di­da de in­me­dia­to apa­re­ce en el ho­ri­zon­te otra por ga­nar o per­der. El pro­ble­ma del po­der no se re­suel­ve ni aun cuan­do im­pe­ra un dés­po­ta ab­so­lu­to. Co­mo mí­ni­mo ha de re­sol­ver el te­ma de la su­ce­sión, el del apo­yo de la oli­gar­quía, el te­ma del enemi­go ex­terno, el de la leal­tad o di­si­den­cia de las Fuer­zas Ar­ma­das, etc. Es “la cues­tión del po­der”.

De­ba­tes…

En Chi­le in­nu­me­ra­bles pro­yec­tos han dor­mi­do en un ca­jón por­que eran del ad­ver­sa­rio y en­ton­ces se di­ri­mía una “cues­tión del po­der”. Nun­ca se con­si­de­ra qué efec­tos po­si­ti­vos pue­dan te­ner pa­ra el país, sino qué efec­tos ne­ga­ti­vos po- drían te­ner pa­ra ad­qui­rir o per­der po­der. En po­lí­ti­ca ca­si to­do se eva­lúa a ba­se de in­tere­ses egoís­tas, opor­tu­nis­mo, am­bi­ción, re­sen­ti­mien­to y des­ho­nes­ti­dad mo­ral e in­te­lec­tual.

Na­tu­ral­men­te los pro­ta­go­nis­tas de esas ba­je­zas in­ten­tan ca­mu­flar­lo enar­bo­lan­do gran­des prin­ci­pios. Res­pec­to de las me­sas nos di­cen que el lu­gar pa­ra de­ba­tir no es La Mo­ne­da sino el Congreso, pe­ro, ¿ de qué de­ba­te es­tán ha­blan­do? Un so­li­ta­rio pu­ña­do de con­gre­sa­les in­ter­cam­bian­do tui­ters mien­tras al­guien le ha­ce un dis­cur­so a la pa­red no es un buen ejem­plo de de­ba­te. Tam­po­co lo es la dis­cu­sión en co­mi­sio­nes por­que se ce­le­bren en re­cin­tos más pe­que­ños. La au­sen­cia de de­ba­te trae in­clu­so el efec­to ver­gon­zo­so de que mu­chos par­la­men­ta­rios no ten­gan idea qué vo­ta­ron. El va­cío tam­bién se ha­ce no­to­rio en la por ge­ne­ral de­fec­tuo­sa re­dac­ción de los pro­yec­tos, a ve­ces co­rre­gi­dos con anexos no me­nos inanes. Ese es el gran “de­ba­te” que se pre­tex­ta pa­ra re­sis­tir­se a acu­dir a La Mo­ne­da.

Tam­bién se ha di­cho que esas me­sas de tra­ba­jo son un ata­que a la de­mo­cra­cia, afir­ma­ción de un su­rrea­lis­mo que hu­bie­ra asom­bra­do a Sal­va­dor Da­lí. ¿Có­mo un in­ter­cam­bio de opi­nio­nes po­dría ser an­ti­de­mo­crá­ti­co? Tal ca­ren­cia de ló­gi­ca y tan­to des­par­pa­jo no acre­di­ta las vir­tu­des de po­le­mis­tas de los se­ño­res con­gre­sa­les.

Fi­nal­men­te hay quie­nes acu­san al go­bierno de mon­tar una in­si­dio­sa ma­nio­bra pa­ra di­vi­dir­los, aun­que son los pro­pios po­lí­ti­cos quie­nes se di­vi­die­ron entre los que de­ci­die­ron ir y los que no. No se les ocu­rrió que asis­tien­do en ma­sa ha­brían apa­re­ci­do en una si­tua­ción de co­exis­ten­cia y vi­gen­cia po­lí­ti­ca con el go­bierno, fal­ta de tino se­ña­lan­do que la re­nuen­cia a ir la ins­pi­ran cálcu­los fa­lli­dos e in­com­pren­sión to­tal del mo­men­to psi­co­ló­gi­co que vi­ve Chi­le. Se su­ma a eso el re­fle­jo con­di­cio­na­do de aco­mo­dar­se en el bus de siem­pre en via­je ha­cia el pa­ra­de­ros de siem­pre con los ca­ma­ra­das, di­ri­gen­tes y “tri­bu­na­les su­pre­mos” de siem­pre. Fue en esa pos­tu­ra de via­je­ro con mu­cho mi­lla­je que vi­mos a In­sul­za. Apo­da­do “el Pán­zer” pe­se a no ha­ber nun­ca pro­ta­go­ni­za­do un ata­que fron­tal con­tra na­da, In­sul­za sue­le pri­vi­le­giar su co­mo­di­dad per­so­nal y po­lí­ti­ca, amar la cau­te­la y de­tes­tar el con­flic­to. Muy ra­zo­na­ble a su edad. Es­ta­mos contigo, Jo­sé Mi­guel. Quien se ha pa­sa­do la vi­da den­tro de cier­ta cul­tu­ra no va a ve­nir hoy, al bor­de de la pen­sión y el re­ti­ro, a arro­jar­la por la bor­da.

Ex­cep­cio­nes

Ha ha­bi­do ex­cep­cio­nes co­mo Ca­ro­li­na Goic, Ga­briel Bo­ric, Sharp, Bur­gos, Ma­tías Wal­ker y unos po­cos más. Sus ra­zo­nes pa­ra acu­dir son dis­tin­tas, pe­ro su co­ra­je es el mis­mo. Son la ex­cep­ción que con­fir­ma la re­gla. Pe­ro, ¿cuál re­gla? No la de la dis­ci­pli­na exi­gien­do una ele­va­da nor­ma de con­duc­ta aun inexis­ten­te, sino la que re­fle­ja lo que siem­pre ha exis­ti­do, la re­gla es­ta­dís­ti­ca de lo es­pe­ra­ble por ser me­dio­cre, de lo pre­vi­si­ble por ser lo chan­ta, en bre­ve, la “cues­tión del po­der”. La re­gla de la co­bar­día po­lí­ti­ca, la­xi­tud men­tal y ren­cor pa­ri­do. Véa­se la des­crip­ción de Cra­ne Brin­ton en su Ana­tomy of Re­vo­lu­tion. Dis­po­ni­ble en Ama­zon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.