LA FOR­MA­CIÓN EN TIEM­POS DE CRI­SIS

Las es­cue­las de Ca­ra­bi­ne­ros ten­drán -por ini­cia­ti­va del nue­vo ge­ne­ral director, Her­mes So­to- un nue­vo ra­mo de trans­pa­ren­cia. Quie­nes han pa­sa­do por las au­las de la ins­ti­tu­ción re­ve­lan cuá­les son los pa­sos pa­ra ser uni­for­ma­do y la ma­ne­ra en que la cri­sis p

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - POR F. VELÁSQUEZ Y E. ORTEGA FO­TO­GRA­FÍA ATON

“La ver­dad es que yo que­ría es­tu­diar, pe­ro los re­cur­sos que te­nían en mi fa­mi­lia no eran los su­fi­cien­tes. Veía a ve­ci­nos que eran ca­ra­bi­ne­ros y pen­sa­ba que eran per­so­nas que te­nían un po­co más que los de­más. Que te­nían un po­co más que mi fa­mi­lia. No en­tré por vo­ca­ción, sino pa­ra en­con­trar una al­ter­na­ti­va pa­ra una vi­da es­ta­ble”, ad­mi­te Car­los, ofi­cial de Ca­ra­bi­ne­ros que pi­dió man­te­ner su ver­da­de­ro nom­bre en re­ser­va y que egre­só de la Es­cue­la de Ofi­cia­les el año 2010.

El uni­for­ma­do cuenta que la ex­pe­rien­cia de for­ma­ción fue du­ra des­de el ini­cio. En esa ge­ne­ra­ción en­tra­ron 150 jó­ve­nes, pe­ro al fi­nal del pri­mer día, 25 de­ci­die­ron re­nun­ciar, sor­pren­di­dos por la exi­gen­cia. Otros más aban­do­na­ron al pri­mer mes.

Aun­que no exis­te nin­gún ri­to de ini­cia­ción, la tra­di­ción den­tro de las es­cue­las con­sis­te en rea­li­zar du­ras prue­bas fí­si­cas a los pos­tu­lan­tes du­ran­te los pri­me­ros me­ses pa­ra me­dir su re­sis­ten­cia y su ver­da­de­ro de­seo de per­te­ne­cer a la ins­ti­tu­ción. De esa ma­ne­ra, se va fil­tran­do na­tu­ral­men­te a los as­pi­ran­tes. “Los pri­me­ros días te le­van­ta­ban a las tres de la ma­ña­na y te ha­cían dar vuel­tas al es­ta­dio. Te de­cían: ‘Da una vuel­ta en­te­ra con el col­chón al hom­bro’. Yo nun­ca me ima­gi­né que me iban a sa­car a co­rrer o que te­nía que ha­cer pun­ta y co­do. Hay gen­te que pien­sa que va so­lo a es­tu­diar y ter­mi­nan re­nun­cian­do”, di­ce Car­los.

An­drés -quien tam­bién pi­dió man­te­ner en re­ser­va su iden­ti­dad- lle­va 30 años co­mo ca­ra­bi­ne­ro y su ex­pe­rien­cia al en­trar a la es­cue­la fue si­mi­lar: “A mí me to­có la ins­truc­ción en Pun­ta Are­nas. No ha­bía me­cho­neo, pe­ro te ha­cían bro­mas. No­so­tros es­tá­ba­mos al la­do de un río, nos le­van­ta­ban en la no­che y nos iban a ti­rar al río”, re­cuer­da.

El sen­ti­do de es­ta tra­di­ción es for­ta­le­cer la vo­ca­ción que, se­gún sus for­ma­do­res, de­be te­ner ca­da ca­ra­bi­ne­ro en ser­vi­cio.

“Con el pro­ce­so de for­ma­ción te van des­per­tan­do la vo­ca­ción. Te en­se­ñan que tie­nes que ser hon­ra­do, res­pe­tuo­so y que de­bes aten­der bien a la gen­te. Yo no en­tré por vo­ca­ción, pe­ro apren­dí eso aden­tro”, se­ña­la An­drés.

De to­das ma­ne­ras, des­de la ins­ti­tu­ción se­ña­lan que las ci­fras de alum­nos que aban­do­nan la ca­rre­ra es ba­ja y que la ma­yo­ría lo ha­ce por las ma­las no­tas. Ca­ra­bi­ne­ros, ade­más, re­co­no­ce que las con­di­cio­nes son du­ras, pe­ro eso es par­te de la pre­pa­ra­ción pa­ra una pro­fe­sión que es dis­tin­ta a cual­quier otra.

“Es­ta es una ca­rre­ra con un com­ple­jo sis­te­ma de se­lec­ción y con una al­ta car­ga vo­ca­cio­nal, es­pí­ri­tu de ser­vi­cio pú­bli­co y en­tre­ga, que se re­fuer­za en es­te pro­ce­so edu­ca­cio­nal in­te­gral (...). Acá no for­ma­mos pa­ra tra­ba­jar de ca­ra­bi­ne­ros. Acá for­ma­mos pa­ra ser ca­ra­bi­ne­ros y eso es una di­fe­ren­cia”, re­cal­can.

A las es­cue­las en­tran, en su ma­yo­ría, dos ti­pos de pos­tu­lan­tes. Una par­te de los jó­ve­nes son hi­jos, so­bri­nos o nie­tos de otros ca­ra­bi­ne­ros o in­te­gran­tes de las Fuer­zas Ar­ma­das. El se­gun­do gru­po lo con­for­man per­so­nas que vie­nen de fa­mi­lias con po­cos re­cur­sos y que ven en la ins­ti­tu­ción una al­ter­na­ti­va pa­ra es­tu­diar una ca­rre­ra que no tie­ne cos­tos eco­nó­mi­cos y de la que pue­den as­cen­der rá­pi­da­men­te pa­ra lo­grar cier­ta es­ta­bi­li­dad pa­ra el fu­tu­ro.

Ca­ra­bi­ne­ros en las au­las

—¡Bue­nos días, pro­fe­so­ra! Le in­for­ma­mos que hoy asis­tie­ron 20 de 23 as­pi­ran­tes. Dos se en­cuen­tran en­fer­mos, al res­tan­te se le con­ce­dió per­mi­so pa­ra ren­dir un exa­men.

Con diá­lo­gos de ese ti­po se ini­cian las cla­ses to­dos los días en la Es­cue­la de For­ma­ción­de Ca­ra­bi­ne­ros. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en cla­ses uni­ver­si­ta­rias, acá el pro­to­lo­co y el res­pe­to a las per­so­nas con ma­yor gra­do es muy im­por­tan­te. Por lo mis­mo, a los pro­fe­so­res se les tra­ta con re­ve­ren­cia y se les de­be in­for­mar la can­ti­dad de alum­nos en la sa­la, así co­mo la si­tua­ción de los au­sen­tes. Es­ta es una sub­cul­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal, apren­di­da des­de el pri­mer día.

Pe­se a eso, se­gún cuenta un pro­fe­sor que lle­va años ha­cien­do cla­ses a los nue­vos pos­tu­lan­tes, los jó­ve­nes se dan es­pa­cio pa­ra las bro­mas entre ellos. Los cas­ti­gos, cuan­do es una fal­ta le­ve, son de exi­gen­cia fí­si­ca. Por lo ge­ne­ral, co­rrer por las de­pen­den­cias de la es­cue­la o no sa­lir del in­ter­na­do du­ran­te los fi­nes de se­ma­na.

Las cla­ses em­pie­zan a las 8 de la ma­ña­na y hay re­creos de 10 mi­nu­tos al fi­na­li­zar ca­da ra­mo. El al­muer­zo es a las 13 ho­ras y lue­go se re­to­man las cla­ses has­ta las 18.00. To­das las es­cue­las de for­ma­ción de Ca­ra­bi­ne­ros son in­ter­na­dos, don­de los pos­tu­lan­tes duer­men de lu­nes a vier­nes.

Pa­ra pos­tu­lar se exi­ge ha­ber cur­sa­do cuar­to me­dio, ha­ber da­do la PSU, pa­sar un test psi­co­ló­gi­co, un exa­men de co­no­ci­mien­tos en his­to­ria y len­gua­je y en­tre­vis­tar­se con un co­ro­nel. Los hom­bres de­ben me­dir mí­ni­mo 1,68 me­tros, mien­tras que las mu­je­res de­ben su­pe­rar los 1,60 me­tros de al­tu­ra. No hay in­di­ca­cio­nes res­pec­to del pe­so. Los ta­tua­jes es­tán per­mi­ti­dos, pe­ro siem­pre ocul- tos ba­jo el uni­for­me.

El to­tal de las cla­ses se ex­tien­de du­ran­te 10 me­ses. Por año, egre­san dos ge­ne­ra­cio­nes de nue­vos ofi­cia­les.

En Ca­ra­bi­ne­ros se­ña­lan que la ma­lla cu­rri­cu­lar siem­pre es­tá en estudio y abier­ta a mo­di­fi­ca­cio­nes. De he­cho, hay ini­cia­ti­vas pa­ra au­men­tar el pe­río­do de for­ma­ción, pa­ra for­ta­le­cer sus re­sul­ta­dos. “Se es­tá es­tu­dian­do y así se re­pre­sen­tó en el Congreso Na­cio­nal, que en la Es­cue­la de For­ma­ción de Ca­ra­bi­ne­ros los alum­nos es­tu­dien du­ran­te dos años”, di­cen des­de la ins­ti­tu­ción.

En cla­ses, y con el co­rrer de los me­ses, los jó­ve­nes van apren­dien­do los có­di­gos pro­pios de la ins­ti­tu­ción. En los ramos que com­pren­de el área de Desa­rro­llo Per­so­nal, Ex­pre­sión y Desa­rro­llo Mo­tor se en­se­ña a los jó­ve­nes có­mo se de­ben di­ri­gir a sus su­pe­rio­res y a los ci­vi­les. Se­gún cuenta un exa­lumno, a las mu­je­res se les tra­ta siem­pre de “da­ma”, “se­ño­ri­ta” o “se­ño­ra”, mien­tras que los hom­bres son “se­ño­res” o “ca­ba­lle­ros”. Por for­ma­ción, un ca­ra­bi­ne­ro nun­ca de­be tu­tear a las per­so­nas mien­tras se en­cuen­tra de ser­vi­cio. Tam­bién se en­se­ña so­bre có­mo se de­be do­blar de ma­ne­ra co­rrec­ta la ban­de­ra de Chi­le.

En ge­ne­ral, la ma­yo­ría de los pro­fe­so­res son uni­for­ma­dos en ser­vi­cio, so­bre to­do pa­ra los ramos que es­tán de­di­ca­dos a los pro­ce­di­mien­tos y si­tua­cio­nes que lue­go en­fren­ta­rán al egre­sar.

El res­to de los pro­fe­so­res son ci­vi­les, en su ma­yo­ría abo­ga­dos, pe­ro tam­bién hay psi­có­lo­gos y ex­per­tos en co­mu­ni­ca­ción. Hay al­gu­nos ramos que has­ta ha­ce al­gu­nos años so­lo eran dic­ta­dos por ca­ra­bi­ne­ros, pe­ro que aho­ra, por ins­truc­ción ofi­cial, de­ben ser im­par­ti­dos úni­ca­men­te por ci­vi­les.

Los ramos teó­ri­cos más im­por­tan­tes son los de De­re­cho Pro­ce­sal Pe­nal y Éti­ca. Ahí, los

El ge­ne­ral So­to ha sos­te­ni­do va­rias reunio­nes pa­ra mo­di­fi­car la ma­lla cu­rri­cu­lar de Ca­ra­bi­ne­ros.

pos­tu­lan­tes son pues­tos a prue­ba frente a es­ce­na­rios en los que de­bían ac­tuar de ma­ne­ra efi­cien­te y se abor­da en pro­fun­di­dad el te­ma de las le­yes.

Al­gu­nos exa­lum­nos son crí­ti­cos con la for­ma­ción que re­ci­bie­ron, so­bre to­do a la ho­ra de po­ner en práctica los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos. Se­gún ellos, los es­tu­dian­tes dependen de­ma­sia­do de la ex­pe­rien­cia del ofi­cial que de­ben acom­pa­ñar en sus pa­san­tías: si el ca­ra­bi­ne­ro que es­tá de turno lo ha­ce mal, ellos co­me­te­rán los mis­mos erro­res, sin una eva­lua­ción cer­te­ra. Es­to pa­re­ce ocu­rrir de ma­ne­ra re­cu­rren­te.

“No sé si sa­lí muy con­for­me. Sien­to que fal­tó más tiem­po pa­ra ha­ber sa­li­do más pre­pa­ra­do a la ca­lle. No por la en­se­ñan­za, al con­tra­rio. Pe­ro sí más tiem­po de pre­pa­ra­ción”, re­co­no­ce Jor­ge, quien egre­só de la Es­cue­la de For­ma­ción de Ca­ra­bi­ne­ros a fi­na­les del año pa­sa­do.

Se­gún sus pa­la­bras, co­mo es­tu­dian­te de­bió des­ti­nar mu­cho tiem­po en ha­cer aseo y en la “ins­truc­ción a pie”.

“En su ma­yo­ría se veía có­mo ex­pre­sar­te, có­mo desen­vol­ver­te fue­ra y los có­di­gos de éti­ca”, cuenta Car­los, quien di­ce te­ner una me­jor eva­lua­ción de la for­ma­ción re­ci­bi­da.

Las nue­vos ramos

La cri­sis ins­ti­tu­cio­nal tras el me­ga­frau­de en el Al­to Man­do y las re­ve­la­cio­nes de la Ope­ra­ción Huracán han em­pe­za­do a im­pac­tar de dis­tin­tas for­mas en las es­cue­las de ofi­cia­les.

Por ejem­plo el año pa­sa­do fue pre­sen­ta­da una ac­tua­li­za­ción del Ma­nual de Doc­tri­na y Có­di­go de Éti­ca pa­ra to­dos los nue­vos pos­tu­lan­tes.

Se­gún da­tos ob­te­ni­dos a tra­vés de Trans­pa­ren­cia, el nú­me­ro de pos­tu­la­cio­nes de 2017 ba­jó un 9,5% res­pec­to de las per­so­nas que qui­sie­ron en­trar du­ran­te 2016. En to­tal, 1.719 jó­ve­nes op­ta­ron por la ins­ti­tu­ción des­pués del me­ga­frau­de, sien­do el nú­me­ro de as­pi­ran­tes más ba­jo des­de el 2011. De esos, 191 fue­ron se­lec­cio­na­dos pa­ra en­trar a las es­cue­las de for­ma­ción es­te año. De to­das ma­ne­ras, en Ca­ra­bi­ne­ros ad­vier­ten que es­ta ba­ja se pue­de ex­pli­car por di­ver­sos fac­to­res. Uno de ellos es la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal, pe­ro tam­bién di­cen que la gra­tui­dad en la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria pu­do ha­ber afec­ta­do. An­tes, la úni­ca op­ción de ob­te­ner es­tu­dios aca­dé­mi­cos era in­gre­sar a Ca­ra­bi­ne­ros. Por pri­me­ra vez, hay más op­cio­nes y eso tam­bién se de­be con­si­de­rar

En su pri­me­ra se­ma­na co­mo nue­vo ge­ne­ral director de Ca­ra­bi­ne­ros, Her­mes So­to se reunió con el pre­si­den­te del Con­se­jo pa­ra la Trans­pa­ren­cia (CPLT), Mar­ce­lo Dra­go, pa­ra pre­sen­tar­se y em­pe­zar a de­li­near un acuer­do inédito de co­la­bo­ra­ción entre am­bas ins­ti­tu­cio­nes. An­te­rior­men­te, el con­se­jo ha­bía en­via­do un ofi­cio a Bruno Vi­lla­lo­bos pa­ra re­co­men­dar al­gu­nos cam­bios en la ins­ti­tu­ción, pe­ro nun­ca ha­bían te­ni­do al­gún ti­po de res­pues­ta. De in­me­dia­to, el nue­vo ge­ne­ral director em­pe­zó a de­mos­trar un nue­vo es­ti­lo de ma­ne­jo en es­te ti­po de te­mas.

“Le he­mos pe­di­do al pre­si­den­te que nos ayu­de res­pec­to de es­tas ma­te­rias pa­ra me­jo­rar nues­tro tra­ba­jo y pa­ra, en el fu­tu­ro, orien­tar a nues­tro man­do ins­ti­tu­cio­nal pa­ra que nun­ca más vol­va­mos a co­me­ter los erro­res que al­gu­na vez co­me­ti­mos”, di­jo el ge­ne­ral So­to a la sa­li­da de la reunión.

Las tra­ta­ti­vas se ma­te­ria­li­za­ron el 27 de mar­zo, con una reunión entre al­gu­nos miem­bros del con­se­jo y 43 ge­ne­ra­les del Al­to Man­do. Ahí se ha­bló so­bre la ne­ce­si­dad de im­ple­men­tar un ra­mo de trans­pa­ren­cia y pro­bi­dad en la ma­lla cu­rri­cu­lar de las es­cue­las de Ca­ra­bi­ne­ros.

El cam­bio se­ría si­mi­lar al vi­vi­do des­pués del go­bierno militar, cuan­do la for­ma­ción de uni­for­ma­dos em­pe­zó a in­cluir en su ma­lla cu­rri­cu­lar ramos so­bre de­re­chos hu­ma­nos.

La idea si­gue en estudio y han si­do va­rias las reunio­nes entre el CPLT y Ca­ra­bi­ne­ros du­ran­te los úl­ti­mos días. Aún no se co­no­ce la fe­cha de ini­cio del pro­yec­to, pe­ro de a po­co han lle­ga­do las pri­me­ras con­clu­sio­nes: las cla­ses se­rían dic­ta­das por un abo­ga­do del con­se­jo en to­dos los ni­ve­les de for­ma­ción.

Ade­más, el ge­ne­ral Her­mes So­to pi­dió al con­se­jo ase­so­ría pa­ra los ofi­cia­les as­pi­ran­tes al Al­to Man­do, lo que se ma­te­ria­li­za­ría du­ran­te el se­gun­do se­mes­tre.

Nin­gu­na de las otras es­cue­las per­te­ne­cien­tes a las Fuer­zas Ar­ma­das ha in­clui­do ramos so­bre pro­bi­dad, por lo que el acuer­do se­ría his­tó­ri­co.

“No­so­tros cree­mos que es una se­ñal po­si­ti­va del nue­vo Al­to Man­do de Ca­ra­bi­ne­ros (...); lo im­por­tan­te es que in­cor­po­re la trans­pa­ren­cia den­tro de los va­lo­res ins­ti­tu­cio­na­les”, di­ce Mar­ce­lo Dra­go, pre­si­den­te del Con­se­jo pa­ra la Trans­pa­ren­cia.

Se­gún cuen­tan en Ca­ra­bi­ne­ros, al­gu­nos ex ge­ne­ra­les di­rec­to­res han ido de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria a las es­cue­las a ha­cer cla­ses o dic­tar char­las a los alum­nos. Sin em­bar­go, no es­tá cla­ro qué va a pa­sar tras el úl­ti­mo cam­bio de man­do. “El ge­ne­ral Vi­lla­lo­bos no es­tá con­si­de­ra­do, ni él ha ma­ni­fes­ta­do su in­te­rés de par­ti­ci­par en al­gu­na ac­ti­vi­dad de es­te ti­po”, re­co­no­cen en la ins­ti­tu­ción.

De to­das ma­ne­ras, en las sa­las ya se con­ver­sa lar­ga­men­te so­bre los ca­sos que han afec­ta­do la ima­gen de Ca­ra­bi­ne­ros.

Los es­pa­cios de dis­cu­sión se ge­ne­ran, so­bre to­do, en las cla­ses de De­re­cho Pro­ce­sal Pe­nal y las de co­mu­ni­ca­ción. Ahí, los alum­nos ha­blan so­bre sus in­quie­tu­des y sus pen­sa­mien­tos res­pec­to de los te­mas que han afec­ta­do a la ins­ti­tu­ción.

“Lo co­men­tan to­dos, los ca­ra­bi­ne­ros que es­tán tra­ba­jan­do y los alum­nos (...). Es un te­ma pa­ra to­da la ins­ti­tu­ción, pe­ro el te­ma les da pe­na. Les da pe­na ver lo que pien­sa la gen­te de Ca­ra­bi­ne­ros. Pa­ra ellos, son to­dos mal mi­ra­dos”, cuenta un pro­fe­sor que des­de ha­ce años tra­ba­ja en la Es­cue­la de Ca­ra­bi­ne­ros.

“En­tré pen­san­do que Ca­ra­bi­ne­ros era lo mas top que ha­bía. Que no ha­bía na­die más hon­ra­do que un ca­ra­bi­ne­ro; du­ran­te los años me con­ven­cí de eso. Es­tos úl­ti­mos años han sa­li­do a la luz co­sas que uno di­ce, chu­ta, es­to no lo vi”, re­co­no­ce Car­los con cier­ta tris­te­za.

“Las char­las se en­fo­can en dar­nos áni­mos pa­ra se­guir ade­lan­te, que no­so­tros so­mos la nue­va ge­ne­ra­ción y que po­de­mos cam­biar las co­sas, no to­dos so­mos igua­les”, di­ce, con con­vic­ción, Jor­ge .

Pa­ra los más vie­jos, lo más do­lo­ro­so de to­do es el en­ri­que­ci­mien­to ile­gal de al­gu­nos miem­bros del Al­to Man­do. “Lo pri­me­ro que me en­se­ña­ron en la es­cue­la es que a Ca­ra­bi­ne­ros no se en­tra pa­ra ha­cer­nos mi­llo­na­rios. Es sim­ple­men­te pa­ra ha­cer una fa­mi­lia y vi­vir tran­qui­lo. Eso me mo­les­ta de to­do lo que ha pa­sa­do”, di­ce An­drés, uni­for­ma­do con 30 años de ser­vi­cio.

Al pa­re­cer, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de Ca­ra­bi­ne­ros en for­ma­ción ten­drán que con­vi­vir con los re­sa­bios de una cri­sis que ha im­pac­ta­do en to­dos los ni­ve­les de la ins­ti­tu­ción. In­clu­so a sus nue­vos in­te­gran­tes.

Des­pués del me­ga­frau­de, las pos­tu­la­cio­nes a Ca­ra­bi­ne­ros re­gis­tra­ron su peor mar­ca des­de el 2011.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.