Al­ber­to Ma­yol, so­ció­lo­go

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - POR FREDI VELÁSQUEZ OJEDA FO­TO­GRA­FÍA: PATRICIO FUEN­TES

Soy muy leal, in­clu­so en la des­leal­tad. Cuan­do ha­blo, son co­sas que me pa­re­cen re­le­van­tes. Y no he di­cho na­da so­bre una se­rie de co­sas que pa­sa­ron du­ran­te el año pa­sa­do res­pec­to del Frente Am­plio, ya que plan­tear­las pú­bli­ca­men­te no tie­ne sen­ti­do. Hu­bo mo­men­tos en que ha­bía un os­ten­si­ble in­te­rés de sa­car­me del jue­go. Que no fue­ra can­di­da­to a na­da. La pregunta que plan­teo es por qué a nues­tro sector no le in­tere­sa que per­so­nas de mi per­fil es­tén en el Frente am­plio. De­cla­ra­ron per­so­na non gra­ta a Ga­briel Salazar y nun­ca le die­ron es­pa­cio a Fernando Atria. Es cu­rio­so.

Soy nerd de pro­por­cio­nes bí­bli­cas. Pa­ra em­pe­zar, cuan­do chi­co no ha­bla­ba con na­die y si lo ha­cía era por al­go muy ex­tra­va­gan­te. No me pa­re­cía que la con­ver­sa­ción so­cial fue­ra muy re­le­van­te. Siem­pre he si­do así. Una vez me in­vi­ta­ron a una fies­ta y re­cién me ha­bía com­pra­do 2666, de Ro­ber­to Bo­la­ño, y me lo lle­vé pa­ra allá. Le di­je al due­ño de ca­sa que te­nía sue­ño y si me po­día pres­tar su pie­za. Es­tu­ve le­yen­do has­ta las 3 de la ma­ña­na, vol­ví a mi ca­sa y se­guí le­yen­do. Lo ter­mi­né ese fin de se­ma­na. Siem­pre lo di­go, pre­fie­ro leer un buen li­bro an­tes que sa­lir a ca­rre­tear. Mi bi­blio­te­ca tie­ne 1.600 ejem­pla­res.

A mi pa­pá siem­pre le di­go que la his­to­ria lo ha as­cen­di­do. Siem­pre di­cen que era par­te del nú­cleo du­ro del go­bierno militar, pe­ro la ver­dad es que mi pa­pá, Man­fre­do Ma­yol, era más cer­cano a Jai­me Guz­mán y vio so­lo una vez a Au­gus­to Pi­no­chet. De he­cho, mi ve­cino era del FPMR y se lle­va­ba bas­tan­te bien con mi fa­mi­lia. Tam­bién re­cuer­do que iba a la ofi­ci­na de mi pa­dre y me po­nía a re­vi­sar su bi­blio­te­ca. Él in­ten­ta­ba que me lle­va­ra li­bros fa­chos a la ca­sa. Es cu­rio­so, te­nía un res­pe­to por la cul­tu­ra po­co ha­bi­tual en la de­re­cha fa­ná­ti­ca. Aho­ra, cuan­do nos jun­ta­mos, con­ver­sa­mos y dis­cu­ti­mos de po­lí­ti­ca, pe­ro siem­pre de ma­ne­ra ci­vi­li­za­da.

Mi ma­má era de iz­quier­da y vo­tó por el No. Era ella mu­cho más prag­má­ti­ca, era la tí­pi­ca mu­jer que siem­pre lo­gra­ba te­ner aho­rros en una épo­ca don­de la pla­ta no exis­tía. Si ha­go la cuenta, en mi fa­mi­lia hay más gen­te de iz­quier­da. So­mos una fa­mi­lia de tra­di­ción re­pu­bli­ca­na.

Que­dé con mu­chas deu­das tras la cam­pa­ña pre­si­den­cial. En la pri­ma­ria no te de­vuel­ven la pla­ta por los vo­tos. Era el can­di­da­to más po­bre de to­dos. Aún le de­bo a gen­te que me pres­tó pla­ta pa­ra ayu­dar. Ha­bía un mi­to que de­cía que yo era ca­paz de de­cir co­sas te­rri­bles de las em­pre­sas y la po­lí­ti­ca por­que era mi­llo­na­rio. Y es­tán to­tal­men­te equi­vo­ca­dos. Du­ran­te esa épo­ca se me echó a per­der el au­to y aún no lo pue­do arre­glar.

He pa­sa­do ma­los ra­tos en Vi­ta­cu­ra. Una vez es­ta­ba en un es­ta­cio­na­mien­to con mi fa­mi­lia y una per­so­na pa­só por el la­do y me di­jo: “Cla­ro, se la pa­san cri­ti­can­do el lu­cro, pe­ro mi­ren qué es­tá ha­cien­do acá”. A mí me dio lo mis­mo, pe­ro mi se­ño­ra lo si­guió pa­ra dis­cu­tir aca­lo­ra­da­men­te. Soy un ti­po tran­qui­lo. Nun­ca me he aga­rra­do a com­bos, los nerds no ha­ce­mos eso.

No ten­go cui­da­dos es­pe­cia­les con mi pe­lo. An­tes me ha­cía la ra­ya ha­cia la iz­quier­da, pe­ro te­nía un re­mo­lino y me que­da­ba to­do des­or­de­na­do. Una ami­ga me vio, me le­van­tó el pe­lo y me di­jo: “Al­ber­to, tie­nes la frente su­per­gran­de”. Me di cuenta de que si me pei­na­ba pa­ra el otro la­do me iba a que­dar me­jor. Siem­pre me ha­bía gus­ta­do el pe­lo lar­go, pe­ro nun­ca lo ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do. Nun­ca me preo­cu­pé de­ma­sia­do.

Voy a es­tre­nar una ópe­ra du­ran­te es­te año. Se­gún ten­go en­ten­di­do, es el pri­mer es­treno na­cio­nal de tem­po­ra­da en el Tea­tro Mu­ni­ci­pal des­de 1942. Es un una gran in­no­va­ción y una apues­ta bien im­por­tan­te. Es­to na­ce de un ami­go que me vio y me pi­dió ha­cer un li­bre­to ba­sa­do en per­so­na­jes de Her­nán Rivera Le­te­lier.

“Nun­ca me he aga­rra­do a com­bos, los nerds no ha­ce­mos eso”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.