Rui­dos en el ofi­cia­lis­mo

Ser par­te de una coa­li­ción no sig­ni­fi­ca te­ner que es­tar de acuer­do en to­do. Sig­ni­fi­ca sí es­tar de acuer­do en lo im­por­tan­te y en man­te­ner una éti­ca y una es­té­ti­ca mí­ni­mas de leal­tad a las es­tra­te­gias del blo­que.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Héc­tor So­to

Des­de el mo­men­to en que Se­bas­tián Pi­ñe­ra con­va­li­dó su triun­fo en se­gun­da vuelta, la cá­te­dra con­si­de­ró que los gran­des pe­li­gros pa­ra su se­gun­do go­bierno iban a es­tar en él y en la con­duc­ta de la opo­si­ción. Pues bien, a po­co más de un mes de ins­ta­la­do el go­bierno, nin­guno de los va­ti­ci­nios se cum­plió. El Pre­si­den­te, que siem­pre tu­vo ten­den­cia a la so­bre­ex­po­si­ción, ha mos­tra­do unos ni­ve­les de au­to­con­trol que ni sus más cer­ca­nos le co­no­cían, no obs­tan­te la im­pru­den­cia que co­me­tió al de­sig­nar a su her­mano co­mo em­ba­ja­dor en Ar­gen­ti­na. En lo que res­pec­ta al se­gun­do ries­go, has­ta aquí al me­nos, la opo­si­ción sigue en un es­ta­do de des­con­cier­to que pa­re­ce más co­nec­ta­do a la de­rro­ta elec­to­ral que su­frió en di­ciem­bre que a la po­si­bi­li­dad de rear­mar­se, par­ti­cu­lar­men­te a par­tir de las ma­yo­rías no­mi­na­les que con­ser­va en el Congreso.

Al día de hoy, las ma­yo­res zo­nas de ries­go y los úni­cos pa­sos en fal­so pa­ra el go­bierno pro­vie­nen de su pro­pio sec­tor. Con­cre­ta­men­te, de de­cla­ra­cio­nes po­co afor­tu­na­das de miem­bros del ga­bi­ne­te y de arre­ba­tos ver­ba­les de par­la­men­ta­rios, co­mo el que pro­ta­go­ni­zó es­ta se­ma­na un dipu­tado UDI pa­ra re­fe­rir­se a víctimas de la dic­ta­du­ra y que se apar­ta cla­ra­men­te de la lí­nea ofi­cial.

Habrá quie­nes di­gan que mien­tras los pro­ble­mas sean es­tos no hay mu­cho de qué preo­cu­par­se. Y en lo grue­so qui­zás sea cier­to. Pe­ro es­tá cla­ro que es­tos au­to­go­les tie­nen cos­tos, por­que mues­tran una hi­la­cha que la de­re­cha de­bie­ra cor­tar. Tan­to los se­cre­ta­rios de Es­ta­do co­mo los par­la­men­ta­rios de la coa­li­ción van a te­ner que aprender a eva­luar me­jor sus pa­la­bras y a so­fis­ti­car­se un po­co en el ti­po de in­su­mos que es­tán en­tre­gan­do a la agen­da pú­bli­ca. Nos gus­te o no nos gus­te, hoy ya no co­rre la ex­cu­sa de ig­no­rar que al­guien estaba gra­ban­do o que fue­ron pa­la­bras for­mu­la­das a tí­tu­lo per­so­nal o dic­ta­das al fra­gor de im­pul­sos emo­cio­na­les po­co ela- bo­ra­dos. La po­lí­ti­ca con­sis­te pre­ci­sa­men­te en eso: en ela­bo­rar, en pu­lir, en con­tro­lar de­mo­nios, en man­te­ner los ca­na­les abier­tos pa­ra la con­ver­sa­ción.

Pa­ra un sec­tor po­lí­ti­co que en el pa­sa­do tu­vo muy po­ca cul­tu­ra de coa­li­ción, sea por­que du­ran­te to­da la tran­si­ción los par­ti­dos de de­re­cha se ca­ni­ba­li­za­ron en­tre sí o, tam­bién, por­que mien­tras fue­ron go­bierno, en­tre el 2010 y el 2014, la ver­dad es que no siem­pre se sin­tie­ron re­pre­sen­ta­dos en La Mo­ne­da, es­te te­ma es una va­ria­ble que los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos ten­drán que te­ner más en cuen­ta. Y lo ten­drán que ha­cer a par­tir tan­to de la em­pre­sa co­mún en que es­tán em­bar­ca­dos -el go­bierno- co­mo de las di­fe­ren­cias in­ter­nas que tie­nen. No es ver­dad que la de­re­cha sea tan mo­no­lí­ti­ca co­mo sue­le re­pre­sen­tar­se o co­mo le gus­ta ver­se a sí mis­ma. La pro­pia cam­pa­ña pre­si­den­cial mos­tró di­vi­sio­nes im­por­tan­tes y en sí mis­mo esto no tie­ne na­da de ma­lo. Lo que la ciu­da­da­nía no per­do­na­ría no es que exis­tan esas di­fe­ren­cias, sino otra co­sa: que la coa­li­ción no las se­pa ma­ne­jar. Hay, ade­más, otro te­mor an­te­rior: que el sec­tor pier­da co­ne­xión con el Chi­le real, con la ca­lle, con las re­des so­cia­les y con lo que el país es­tá ha­blan­do, que es lo que es­ta­ría fa­llan­do cuan­do se es­cu­cha un alar­de machista al­go ga­gá o una reivin­di­ca­ción fo­me y ex­tem­po­rá­nea del lu­cro.

Mi­nis­tros, par­ti­dos y par­la­men­ta­rios ten­drán que aprender a ma­ne­jar­se res­pon­sa­ble­men­te. El rol que cum­pla la UDI co­mo par­ti­do se­rá crítico. No son po­cos los di­ri­gen­tes que ven con preo­cu­pa­ción el ries­go de de­san­gra­mien­to si fi­nal­men­te la co­lec­ti­vi­dad que­da atra­pa­da en­tre la su­je­ción a un go­bierno que no aco­ge to­das sus ban­de­ras y un Jo­sé An­to­nio Kast que des­de afue­ra, des­de la de­re­cha ex­tre­ma, sigue pre­sio­nan­do por po­si­cio­nes du­ras. No hay que ver de­ba­jo del agua pa­ra re­co­no­cer que la UDI es­tá un po­co in­có­mo­da en la ac­tua­li­dad. Pe­ro no hay que ser muy pers­pi­caz tam­po­co pa­ra con­cluir que has­ta el mo­men­to tan­to la di­rec­ti­va co­mo el go­bierno es­tán ha­cien­do po­co pa­ra tra­ba­jar y con­te­ner el pre­sun­to cli­ma de des­con­ten­to.

Aun­que en Re­no­va­ción Na­cio­nal la si­tua­ción pue­de ser de me­nor cui­da­do, en par­te por­que se tra­ta de un par­ti­do más la­xo en sus de­fi­ni­cio­nes ideo­ló­gi­cas y más he­te­ro­gé­neo en sus círcu­los de po­der, los desafíos de li­de­raz­go y con­ten­ción no son mu­cho me­no­res. Te­mas co­mo el abor­to, la iden­ti­dad de gé­ne­ro, la eu­ta­na­sia o el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual ya pu­sie­ron y van a se­guir po­nien­do al par­ti­do con­tra las cuer­das. Tal vez en RN sea más fá­cil que en cual­quier otro par­ti­do re­co­no­cer que en re­la­ción a es­tos di­le­mas su mi­li­tan­cia tie­ne pun­tos de vis­ta en­con­tra­dos y di­fe­ren­tes. Y sien­do así, más val­dría no for­zar una­ni­mi­da­des inexis­ten­tes. Ser par­te de una coa­li­ción no sig­ni­fi­ca te­ner que es­tar de acuer­do en to­do. Sig­ni­fi­ca sí es­tar de acuer­do en lo im­por­tan­te y en man­te­ner una éti­ca y una es­té­ti­ca mí­ni­mas de leal­tad a las es­tra­te­gias del blo­que.

Evó­po­li cier­ta­men­te pa­sa bas­tan­te me­jor el test de la agen­da mo­der­ni­za­da de la de­re­cha. Es to­da­vía un par­ti­do chi­co, pe­ro pa­re­cie­ra en­ten­der­se bien con el Chi­le de hoy. Si Evó­po­li hu­bie­ra exis­ti­do en el pri­mer go­bierno de Pi­ñe­ra, po­si­ble­men­te ini­cia­ti­vas co­mo el acuer­do de unión ci­vil no ha­brían dor­mi­do co­mo dur­mie­ron en el ca­jón de un es­cri­to­rio mi­nis­te­rial. Eso no sig­ni­fi­ca, sin em­bar­go, que la agru­pa­ción las ten­ga to­das a su fa­vor. Hay te­mas, co­mo el de la gra­tui­dad, en los cua­les su po­si­ción ge­ne­ra con­fu­sio­nes y de­be­rá ex­pli­car­la me­jor a la ciu­da­da­nía.

Ya pa­só la épo­ca en que los go­bier­nos res­pon­dían so­lo de sus de­ci­sio­nes y de lo que di­gan sus mi­nis­tros. Aho­ra tam­bién han de res­pon­der por la con­duc­ta del ofi­cia­lis­mo co­mo un to­do. La opi­nión pú­bli­ca no es­tá pa­ra dis­tin­gos muy su­ti­les y, ade­más, en­tien­de que el Pre­si­den­te es tan­to el je­fe de La Mo­ne­da co­mo el lí­der de Chi­le va­mos. De esto úl­ti­mo qui­zás Pi­ñe­ra ten­drá que preo­cu­par­se más. Es una ta­rea que, mien­tras ten­ga el res­pal­do ciu­da­dano que le asig­nan las en­cues­tas, no de­bie­ra te­ner gran­des di­fi­cul­ta­des pa­ra él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.