El rey dor­mía…

Se­gún el fi­ló­so­fo in­glés Roger Scru­ton, pa­ra los op­ti­mis­tas po­lí­ti­cos – los pro­gre­sis­tas– to­do fra­ca­so es re­sul­ta­do de “una cons­pi­ra­ción que usur­pó el pro­ce­so de li­be­ra­ción y lo di­ri­gió ha­cia otro des­tino”.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Fer­nan­do Vi­lle­gas

En­ca­ran­do una de­le­ga­ción de in­dig­na­dos in­dí­ge­nas al bor­de de la re­vuel­ta, los ofi­cia­les del des­ta­ca­men­to fran­cés que en el si­glo XVIII ocu­pa­ba par­te de la ac­tual Nor­te­amé­ri­ca jus­ti­fi­ca­ron, cier­ta vez, del si­guien­te mo­do los desa­cier­tos de las au­to­ri­da­des lo­ca­les y las bru­ta­li­da­des de los co­mer­cian­tes de pie­les: “el rey”, les di­je­ron, “no se ha­bía en­te­ra­do de na­da por­que dor­mía, pe­ro aho­ra, ya des­pier­to, pon­drá re­me­dio…”. Es tal vez el ejem­plo más des­ca­ra­do de la his­to­ria del apro­ve­cha­mien­to de la fa­la­cia an­tro­po­cén­tri­ca, aun hoy vi­gen­te, de per­so­na­li­zar fa­vo­ra­ble o ne­ga­ti­va­men­te fe­nó­me­nos cu­yo ori­gen y sus­tan­cia es im­per­so­nal. Los par­ti­da­rios de la URSS y del so­cia­lis­mo no ha­cían otra co­sa cuan­do pa­ra jus­ti­fi­car he­ca­tom­bes que ya no era po­si­ble ne­gar les en­do­sa­ban los es­tro­pi­cios al lí­der an­te­rior; to­do se de­bía a que ha­bía pro­mo­vi­do el “cul­to a la per­so­na­li­dad”.

Un de­ta­lle: ese re­pro­che, ab­sur­do y opor­tu­nis­ta, só­lo lle­ga­ba a ma­te­ria­li­zar­se cuan­do el lí­der ha­bía caí­do en des­gra­cia, pe­ro no an­tes, cuan­do so­lo ha­bía caí­do en el cul­to; has­ta el cre­yen­te más ob­tu­so no ca­re­ce de ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia. Sin em­bar­go, aun­que muy des­pier­tos pa­ra so­bre­vi­vir, sa­bían dormir pa­ra pro­fi­tar y en­ton­ces a ojos ce­rra­dos no que­rían ver el he­cho de ser el ré­gi­men la fuen­te tan­to de los desas­tres co­mo del cul­to, no vi­ce­ver­sa. Lo prue­ba hoy, en ver­sión de ca­ri­ca­tu­ra, el ca­so de Nor­co­rea. De he­cho to­das las or­ga­ni­za­cio­nes ver­ti­ca­les con­cen­tran el po­der en la cum­bre, lo cual desata una irre­sis­ti­ble ten­den­cia a la ido­li­za­ción del ti­tu­lar por par­te de la fe­li­gre­sía, de hi­po­cre­sía por par­te de los cor­te­sa­nos y de asom­bro­sos ni­ve­les de his­trio­nis­mo y far­sa por par­te de to­dos. En eso termina el pa­sar­se la vi­da pros­ter­nán­do­se an­te el Ser Su­pre­mo. En di­chas so­cie­da­des la ado­ra­ción se me­te al le­cho con el te­mor y pro­crea un pro­lon­ga­do ejer­ci­cio de ser­vil ob­se­cuen­cia, acep­ta­ción de la más bur­da pro­pa­gan­da y la creen­cia -o si­mu­la­ción de ella- de que los lo­gros se de­ben al ge­nio del je­fe y los fra­ca­sos a la cons­pi­ra­ción y sa­bo­ta­je del enemi­go.

El exem­ba­ja­dor

Di­cha ob­se­cuen­cia de doble faz no so­lo se cons­ti­tu­ye en ru­ti­na de con­duc­ta, sino en há­bi­to de pen­sa­mien­to. Es muy usual en los ama­man­ta­dos (as) por al­gu­na ver­tien­te del pro­gre­sis­mo. Es el ca­so del exem­ba­ja­dor en Ca­ra­cas du­ran­te el go­bierno de la Gran Le­ga­ta­ria de Chi­le. Re­gre­só de­cep­cio­na­do de lo que vio en Ve­ne­zue­la y ha­bla in­clu­so de ha­ber allí una dic­ta­du­ra, pe­ro acha­ca los pro­ble­mas no al ré­gi­men sino a Ma­du­ro. En la na­rra­ti­va del di­plo­má­ti­co, Chávez fue un lí­der de ver­dad que de­vol­vió a las ma­sas su dig­ni­dad, et­cé­te­ra, pe­ro he aquí que vino Ma­du­ro y lo echó to­do por la bor­da. Co­mo buen fe­li­grés le­sio­na­do en su fe pe­ro no con­ven­ci­do de que su Dios no exis­te ni tam­po­co el pro­fe­ta, se guar­da de vo­cear su des­cu­bri­mien­to, aun­que in­for­ma de eso a quien lo so­li­ci­te; es su ver­sión del ada­gio “el so­cia­lis­mo se cri­ti­ca en pri­va­do, nun­ca en pú­bli­co”.

Es tam­bién la mi­ra­da tí­pi­ca de la iz­quier­da, des­de siem­pre ali­men­ta­da por un op­ti­mis­mo de­li­ran­te e in­con­mo­vi­ble. Se­gún el fi­ló­so­fo in­glés Roger Scru­ton, pa­ra los op­ti­mis­tas po­lí­ti­cos -los pro­gre­sis­tas- to­do fra­ca­so es re­sul­ta­do de “una cons­pi­ra­ción que usur­pó el pro­ce­so de li­be­ra­ción y lo di­ri­gió ha­cia otro des­tino”. Más o me­nos así lo ve el di­plo­má­ti­co, sal­vo que ni Chávez ni Ma­du­ro son víctimas de una cons­pi­ra­ción sino au­to­res de un des­ca­la­bro. ¿Quién cons­pi­ra­ría con­tra el so­cia­lis­mo bo­li­va­riano, ro­dea­dos co­mo es­tán de na­cio­nes im­po­ten­tes y po­lí­ti- cos com­pra­dos? Tam­po­co son dis­tin­tos. So­lo di­fie­ren en cuán­do lle­ga­ron al po­der, el pri­me­ro con­tan­do con re­ser­vas pa­ra mal­gas­tar y el se­gun­do ya no. Am­bos son hi­jos pu­tati­vos de las mis­mas ideas que los en­ca­ra­ma­ron y pa­dres del tin­gla­do de po­der con que se ator­ni­lla­ron.

Na­da de eso cuen­ta pa­ra nues­tro ex em­ba­ja­dor. De se­gu­ro pre­ser­va la vi­sión ma­ni­quea de su sec­tor y aca­ri­cia tam­bién la doc­tri­na, vi­gen­te des­de la épo­ca de los her­ma­nos Gra­co (133 a.C., Ro­ma), con­sis­ten­te en aco­go­tar a los “sú­per ri­cos” y re­par­tir­le los des­po­jos al pue­blo. Po­si­ble­men­te cul­pa de to­do al im­pe­ria­lis­mo, ve sa­bo­ta­jes y cons­pi­ra­cio­nes por do­quier, de­tes­ta o des­pre­cia a los “bur­gue­ses” y res­pi­ra por una he­ri­da re­ci­bi­da ha­ce mu­cho. El exem­ba­ja­dor se equi­vo­ca: Chávez y Ma­du­ro son tan igua­les en­tre sí co­mo lo son los in­dis­tin­gui­bles Tei­llier, Pi­za­rro, Va­lle­jo, Huen­chu­mi­lla y en es­pe­cial los Na­va­rro y los Quin­ta­na. O us­ted, Mon­sieur l’am­bas­sa­deur. Mis­ma mi­ra­da, mis­mos cli­chés, mis­mo fra­ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.