EL ADIÓS DE ALVEAR A LA DC

Di­ce que es­ta ha si­do la “de­ci­sión más du­ra y tris­te que me ha to­ca­do vi­vir en po­lí­ti­ca”, en una tra­yec­to­ria que in­clu­ye ha­ber di­ri­gi­do el par­ti­do, ser mi­nis­tra, se­na­do­ra y can­di­da­ta pre­si­den­cial. Y aquí ex­pli­ca las ra­zo­nes que le ha­cen po­ner tér­mino a má

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR GLO­RIA FAÚNDEZ H. FO­TO­GRA­FÍA PA­TRI­CIO FUEN­TES Y.

LLa no­che del sá­ba­do 21, la ex­se­na­do­ra So­le­dad Alvear te­nía pre­vis­to ha­cer una ges­tión do­lo­ro­sa: en una car­ta cu­ya des­ti­na­ta­ria es la pre­si­den­ta de la DC, My­riam Ver­du­go, no­ti­fi­ca­ría su re­nun­cia al par­ti­do tras un po­co más de 50 años de mi­li­tan­cia. Ape­nas 48 ho­ras an­tes, la tam­bién ex­ti­mo­nel de la fa­lan­ge ha­bía asis­ti­do jun­to a su es­po­so Gu­ten­berg Mar­tí­nez a la igle­sia del Co­le­gio San Ig­na­cio de El Bos­que a una mi­sa por la con­me­mo­ra­ción de los dos años de la muer­te del ex­pre­si­den­te Pa­tri­cio Ayl­win. La úl­ti­ma ac­ti­vi­dad que la reunió con sus aho­ra ex­ca­ma­ra­das.

La de­ci­sión de Alvear fue me­di­ta­da du­ran­te los úl­ti­mos me­ses tras la cri­sis desata­da por los ma­gros re­sul­ta­dos de la can­di­da­tu­ra de Ca­ro­li­na Goic, la pri­me­ra en que la DC se mi­de en una can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial sin sus so­cios del PS-PPD. Fi­gu­ra em­ble­má­ti­ca de la DC -fue se­na­do­ra, mi­nis­tra, can­di­da­ta pre­si­den­cial y ti­mo­nel par­ti­da­ria-, tam­bién es un re­fe­ren­te de la Con­cer­ta­ción, alian­za po­lí­ti­ca que go­ber­nó du­ran­te 25 años el país y su par­ti­da -pro­ba­ble­men­te- mar­ca­rá un hi­to en la his­to­ria de esa co­lec­ti­vi­dad.

Hoy, Alvear anun­cia que sus in­quie­tu­des po­lí­ti­cas se con­cen­tra­rán en la crea­ción de un mo­vi­mien­to que pro­mue­va el hu­ma­nis- mo cris­tiano, des­cui­da­do en me­dio de la cri­sis in­ter­na en la que se en­cuen­tra su aho­ra ex­par­ti­do.

Us­ted se ha­bía de­cla­ra­do en un pro­ce­so de re­fle­xión res­pec­to de su per­ma­nen­cia en la DC, ¿lle­gó a una con­clu­sión?

Sí. He con­clui­do que el pen­sa­mien­to hu­ma­nis­ta cris­tiano que nos ins­pi­ra ne­ce­si­ta de una nue­va ex­pre­sión en el es­pec­tro po­lí­ti­co chi­leno.

¿Có­mo se ex­pli­ca eso?

La glo­ba­li­za­ción ha traí­do cam­bios gi­gan­tes­cos, los cua­les con­tie­nen mu­chos as­pec­tos po­si­ti­vos, pe­ro tam­bién otros de ca­rác­ter ne­ga­ti­vo, co­mo el men­sa­je y prác­ti­ca de un in­di­vi­dua­lis­mo exa­cer­ba­do, que in­va­de la so­cie­dad y tam­bién la po­lí­ti­ca. Es­ta úl­ti­ma su­fre la ver­ti­gi­no­si­dad de es­tos cam­bios y le cues­ta se­guir el rit­mo, pe­ro, ade­más, cae en una vi­sión muy prag­má­ti­ca y cor­to­pla­cis­ta de su queha­cer, ol­vi­dan­do o no prio­ri­zan­do los prin­ci­pios y va­lo­res que le dan sen­ti­do a la ac­ción po­lí­ti­ca con­cre­ta.

¿Có­mo se ex­pre­sa ese cor­to­pla­cis­mo en la DC?

Es­te es un desafío a to­dos los par­ti­dos, en que la co­yun­tu­ra es muy de­man­dan­te y eso ge­ne­ra la di­fi­cul­tad de si­tuar­se a par­tir de una mi­ra­da más lar­ga. Mi­ra­da que, ade­más, de­be sus­ten­tar­se en los prin­ci­pios y va­lo­res de ca­da par­ti­do. Así, la edu­ca­ción no pue­de con­ce­bir­se co­mo un te­ma pu­ra­men­te es­truc­tu­ral, de edi­fi­cios y de fi­nan­zas. Una bue­na po­lí­ti­ca rea­li­za pros­pec­ti­va, di­men­sio­na las ne­ce­si­da­des de fu­tu­ro a 20 o 30 años, y ahí ge­ne­ra una po­lí­ti­ca pú­bli­ca in­te­gral, que prio­ri­za en las per­so­nas y en la ca­li­dad.

¿Eso le in­co­mo­da en la DC?

Me in­co­mo­da en la po­lí­ti­ca chi­le­na ac­tual. Pe­ro de­bo ser­le muy cla­ra res­pec­to del PDC. Quie­ro co­mo na­die al par­ti­do. He mi­li­ta­do des­de ni­ña, con mi pa­dre de la mano par­ti­ci­pé en la mar­cha de la Pa­tria Jo­ven, me de­di­qué por años a la for­ma­ción y la re­fle­xión en nues­tro idea­rio y lue­go en­tré a la vi­da pú­bli­ca, a su pre­si­den­cia y a re­pre­sen­tar­lo co­mo can­di­da­ta pre­si­den­cial. Soy par­tí­ci­pe de su his­to­ria y lo se­gui­ré sien­do siem­pre. Pe­ro creo que de­bo entrar a una nue­va eta­pa que im­pli­ca una su­pera­ción en po­si­ti­vo de mi par­ti­do.

¿Eso im­pli­ca su re­nun­cia a la co­lec­ti­vi­dad? ¿En qué con­sis­te esa su­pera­ción en po­si­ti­vo?

Los jó­ve­nes de la Ac­ción Ca­tó­li­ca en­tra­ron a la Ju­ven­tud Con­ser­va­do­ra y le cam­bia­ron el nom­bre por la Fa­lan­ge, en una vi­sión de su­pera­ción de esa Ju­ven­tud, lue­go se re­ti­ra­ron de ese par­ti­do y crea­ron la Fa­lan­ge Na­cio­nal; con el tiem­po se fu­sio­na­ron con otros par­ti­dos y mo­vi­mien­tos de ins­pi­ra­ción so­cial­cris­tia­na y crea­ron el PDC. En esa mis­ma ló­gi­ca creo que se de­be su­pe­rar en po­si­ti­vo el ac­tual ins­tru­men­to del idea­rio DC por uno nue­vo.

¿Có­mo vi­sua­li­za ese nue­vo ins­tru­men­to?

Pri­me­ro, con una fuer­te ins­pi­ra­ción en el pen­sa­mien­to hu­ma­nis­ta cris­tiano, que pone la cen­tra­li­dad en la per­so­na hu­ma­na y en las co­mu­ni­da­des, el bien co­mún por de­lan­te y los va­lo­res de li­ber­tad, jus­ti­cia so­cial y fra­ter­ni­dad. A par­tir de esto, un ins­tru­men­to ac­ti­vo en la re­pre­sen­ta­ción del idea­rio de­mo­cra­ta­cris­tiano y de su his­to­ria. Esto, sin com­ple­jo res­pec­to de las otras ins­pi­ra­cio­nes exis­ten­tes en la de­re­cha y la iz­quier­da. Se­gun­do, un ins­tru­men­to en que se prac­ti­que la fra­ter­ni­dad y la amis­tad cí­vi­ca en­tre sus miem­bros. Don­de es­ta se pre­di­que en lo pú­bli­co y se prac­ti­que en lo in­terno. Un lu­gar de en­cuen­tro, abier­to al diá­lo­go, cons­ti­tui­do más en la ló­gi­ca de un mo­vi­mien­to que de un par­ti­do clá­si­co o tra­di­cio­nal. Mo­derno y efi­cien­te en su or­ga­ni­za­ción, con un es­pa­cio y li­de­raz­go pri­vi­le­gia­dos a los más jó­ve­nes, que ha­ga ga­la del gri­to fa­lan­gis­ta de ¡Ju­ven­tud chi­le­na ade­lan­te! Ter­ce­ro, un ins­tru­men­to de pro­pues­tas, que no rehú­ya los te­mas y que ba­jo su ins­pi­ra­ción con­vo­que a los mejores, a aque­llos con vo­ca­ción de ser­vi­cio y li­bres de am­bi­cio­nes de po­der, pa­ra ge­ne­rar las pro­pues­tas pro­gra­má­ti­cas de fon­do ne­ce­sa­rias pa­ra el país.

Ha­bla de un nue­vo mo­vi­mien­to po­lí­ti­co…

Así es, un mo­vi­mien­to que en nues­tra ins­pi­ra­ción hu­ma­nis­ta cris­tia­na re­pre­sen­te un apor­te con ní­ti­da iden­ti­dad a la po­lí­ti­ca del país. Y un mo­vi­mien­to que es­pe­ro se pue­da cons­ti­tuir con la par­ti­ci­pa­ción de mu­chos, don­de con su apor­te se ge­ne­re una crea­ción co­lec­ti­va ma­du­ra, pro­fun­da, con­vo­can­te, se­ria, cí­vi­ca y de ca­li­dad. Oja­lá con mu­chos jó­ve­nes que asu­man el li­de­raz­go.

Us­ted ha pues­to al mo­men­to de ex­pli­car su re­nun­cia a la DC el én­fa­sis en fac­to­res que po­drían en­ten­der­se de fon­do, más doc­tri­na­rios. ¿Cuán­to han pe­sa­do en su de­ci­sión los pro­ble­mas de con­vi­ven­cia que ha ha­bi­do en ese par­ti­do en los úl­ti­mos me­ses?

Pa­ra mí siem­pre las ideas son lo más im­por­tan­te. Eso es mi mo­ti­va­ción cen­tral. En es­tas el hu­ma­nis­mo ins­pi­ra­dor se tra­du­ce ne­ce­sa­ria­men­te en una ca­li­dad en las re­la­cio­nes hu­ma­nas, res­pe­to y afec­to por el otro. Lo que Mar­tin Bu­ber ex­pli­ca en la re­la­ción en­tre el Tú y el Yo.

¿Su opi­nión es muy crí­ti­ca de la DC?

No exis­ti­rá nin­gu­na crí­ti­ca de mi par­te al PDC, ahí me he for­ma­do, en él he co­no­ci­do a per­so­nas ex­cep­cio­na­les, a mi­li­tan­tes ejem­pla­res, un par­ti­do que ha he­cho mu­cho por la his­to­ria de Chi­le, el cual oja­lá pue­da se­guir ha­cién­do­lo. Se­gui­ré com­par­tien­do su his­to­ria y el le­ga­do de sus pa­dres fun­da­do­res. Se­gui­ré sien­do de­mo­cra­ta­cris­tia­na. De lo que se tra­ta es de una nue­va opción que bus­ca­rá re­pre­sen­tar ese idea­rio DC, en la pers­pec­ti­va de su­pera­ción en po­si­ti­vo an­tes ex­pli­ca­da.

La cri­sis de la DC cris­ta­li­zó con los úl­ti­mos re­sul­ta­dos par­la­men­ta­rios. ¿Cuán­do em­pe­zó us­ted a me­di­tar real­men­te su per­ma­nen­cia en el par­ti­do?

Co­mo en to­das las co­sas, hay múl­ti­ples fac­to­res que co­mo lo ana­li­za­mos en el con­se­jo am­plia­do úl­ti­mo, vie­nen des­de ha­ce más tiem­po. Aho­ra fue muy fuer­te lo que le ocu­rrió a Ca­ro­li­na Goic, eso me im­pac­tó mu­cho.

¿Por qué?

Por­que sen­tí que Ca­ro­li­na estaba re­po­si­cio­nan­do a la DC, dan­do una lu­cha va­lien­te, plan­tean­do pro­pues­tas e ideas y eso en­tu­sias­ma. Hi­zo una cam­pa­ña se­ria, re­co­rrió el país com­ple­to… ¿Nun­ca pen­só an­tes en sus años de mi­li-

tan­cia ir­se del par­ti­do?

Nun­ca. En él he vi­vi­do mo­men­tos fe­li­ces. Las Es­cue­las de For­ma­ción, la Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria, las lu­chas por la de­mo­cra­cia, el ple­bis­ci­to, el tra­ba­jo por los DD.HH. y el sin­di­ca­lis­mo, nues­tros go­bier­nos de la Con­cer­ta­ción, la re­duc­ción de la po­bre­za. La amis­tad de tan­tos, que por su­pues­to man­ten­dré. El ca­ri­ño de los mi­li­tan­tes. Tiem­pos im­bo­rra­bles y que es­ta­rán siem­pre pre­sen­tes en mi ac­cio­nar fu­tu­ro.

¿Y los ma­los los ol­vi­da?

Sí.

¿Por qué el con­se­jo am­plia­do de la DC don­de us­ted par­ti­ci­pó no lo­gró su­pe­rar los pro­ble­mas in­ter­nos?

Fue un es­pa­cio de diá­lo­go muy fran­co y en muy bue­na on­da. Vi­mos lo que nos unía, bá­si­ca­men­te nues­tra his­to­ria y tam­bién lo que nos desunía. Pe­ro lo que no pu­di­mos ver fue cuán via­ble era so­lu­cio­nar lo que nos desune. El pro­ble­ma es que es­ta im­po­si­bi­li­dad de re­sol­ver es­tá de­jan­do des­guar­ne­ci­do el am­plio es­pa­cio del cen­tro, de la mo­de­ra­ción, del sen­ti­do co­mún, de la vo­ca­ción de cam­bio eje­cu­ta­do con se­rie­dad y res­pon­sa­bi­li­dad.

Us­ted y su ma­ri­do, Gu­ten­berg Mar­tí­nez, ini­cia­ron en pa­ra­le­lo un pro­ce­so de re­fle­xión so­bre su res­pec­ti­va con­ti­nui­dad en el par­ti­do. ¿Su re­nun­cia tam­bién im­pli­ca la de él a la DC? ¿Lo han con­ver­sa­do?

Con Gu­ten­berg siem­pre he­mos te­ni­do la con­ver­sa­ción de lo que uno y otro sien­te res­pec­to de dis­tin­tas ma­te­rias. En lo fa­mi­liar, en lo per­so­nal, en lo pro­fe­sio­nal, en lo par­ti­da­rio. Sin em­bar­go, al mis­mo tiem­po he­mos ac­tua­do am­bos con ab­so­lu­ta in­de­pen­den­cia. No voy a ol­vi­dar cuan­do fui mi­nis­tra de Jus­ti­cia, que es­tá­ba­mos tra­mi­tan­do la re­for­ma pro­ce­sal pe­nal en el Congreso. Él estaba en la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción y pre­sen­tó in­di­ca­cio­nes al pro­yec­to an­te la sor­pre­sa del res­to. Hoy le es­toy co­men­tan­do mi de­ci­sión. Gu­ten­berg ha­bla por sí mis­mo.

Al­gu­nos pen­sa­rían que for­mar un nue­vo mo­vi­mien­to im­pli­ca desafíos du­ros, com­pli­ca­dos…

Cier­ta­men­te así lo es. Lo más pro­ba­ble es que sea un ca­mino lar­go, de mu­cho sa­cri­fi­cio, mís­ti­ca y tes­ti­mo­nio. Re­que­ri­rá fuer­tes con­vic­cio­nes en nues­tro ideal y un com­pro­mi­so si­mi­lar al de aque­llos que fun­da­ron y cons­tru­ye­ron la fa­lan­ge. Lo que se ha de­no­mi­na­do la mís­ti­ca del car­bo­ne­ro fa­lan­gis­ta. De­be­rá te­ner una re­la­ción, pe­ro no una ob­se­sión con el po­der. Ten­drá que dar ba­ta­llas que pro­ba­ble­men­te no gus­ten a mu­chos. De­be­rá bus­car una for­ma po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca y muy mo­der­na.

¿Al­go co­mo una Nue­va De­mo­cra­cia Cris­tia­na?

En cier­ta me­di­da sí. En una su­pera­ción en po­si­ti­vo. Con una ac­tua­li­za­ción de su idea­rio a las nue­vas reali­da­des y a las nue­vas lec­tu­ras. Aten­to a los avan­ces de las co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas y otras or­ga­ni­za­cio­nes. A la crea­ción de los nue­vos au­to­res co­mu­ni­ta­ris­tas de ori­gen an­glo­sa­jón, de los par­tí­ci­pes del hu­ma­nis­mo cí­vi­co, de la so­cio­eco­no­mía, del per­so­na­lis­mo. To­do esto con el apor­te de nues­tros clá­si­cos Ma­ri­tain, Mou­nier, Teil­hard, Cas­ti­llo y otros. Con una prác­ti­ca de­mo­crá­ti­ca en la to­ma de de­ci­sio­nes y con un cum­pli­mien­to de sus acuer­dos por par­te de to­dos. Con una vi­da co­mu­ni­ta­ria y fra­ter­na. Con una vo­ca­ción de En­cuen­tro con ma­yús­cu­la.

¿Cuá­les se­rían esos ejes pro­gra­má­ti­cos?

Bueno, eso de­be­rá dia­lo­gar­se en­tre quie­nes to­men es­te ca­mino. Por mi par­te, di­ría la de­fen­sa, pro­mo­ción, me­jo­ra y pro­fun­di­za­ción de la de­mo­cra­cia siem­pre. El res­pe­to irres­tric­to de los de­re­chos hu­ma­nos en to­do tiem­po y lu­gar. La cons­truc­ción per­ma­nen­te de la jus­ti­cia so­cial. La vi­sión de una eco­no­mía que ar­ti­cu­le crecimiento y equi­dad. Pa­ra eso fa­vo­re­cer los cam­bios por la vía de las re­for­mas. Creo fer­vien­te­men­te en la nor­ma per­so­na­lis­ta de la ac­ción, esto es to­do lo que ha­ga­mos y pro­pon­ga­mos, pri­me­ro y an­tes que to­do de­be te­ner pre­sen­te el efec­to y la con­si­de­ra­ción en las per­so­nas. Nin­gu­na es­truc­tu­ra o ins­tru­men­to pue­de o de­be su­bor­di­nar a la per­so­na. Par­tien­do por el es­ta­do y el mer­ca­do. To­do esto en la pro­pues­ta de un nue­vo cen­tro hu­ma­nis­ta y re­for­mis­ta.

¿Hay un acuer­do pa­ra jun­tar­se en el fu­tu­ro con fi­gu­ras DC que ya se fue­ron?

No. No hay nin­gún acuer­do.

¿No es evi­den­te que jun­to a us­ted se pu­die­ra ir más gen­te?

No sé.

¿Es­ta re­nun­cia su­po­ne un re­ti­ro de su par­ti­ci­pa­ción en la es­fe­ra pú­bli­ca?

No. Mi com­pro­mi­so con lo so­cial y lo pú­bli­co for­ma par­te de mi vi­da

¿Có­mo se­rá su re­la­ción con el go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra?

De opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca, cons­truc­ti­va y pro­po­si­ti­va, co­lo­can­do siem­pre por de­lan­te el país. Esto sig­ni­fi­ca que si hay un pro­yec­to ma­lo, ob­via­men­te hay que re­cha­zar­lo. Si hay un pro­yec­to que pue­de ser me­jo­ra­do..., tra­ba­jar en me­jo­rar­lo. Si hay un pro­yec­to que es es­tu­pen­do hay que apo­yar­lo. Uno no de­be ser una opo­si­ción en que nie­gue la sal y el agua. Si vie­ne un pro­yec­to del go­bierno y yo an­tes de mi­rar­lo voy a de­cir que lo re­cha­zo, me pa­re­ce has­ta una fal­ta de pa­trio­tis­mo.

¿Us­ted es­tá dis­po­ni­ble, por ejem­plo, pa­ra asu­mir un car­go de go­bierno?

No.

¿Có­mo ha si­do pa­ra us­ted es­te pro­ce­so de re­fle­xión?

Du­rí­si­mo. Mi pro­ce­so de dis­cer­ni­mien­to ha si­do lar­go y do­lo­ro­so. ¡Son tan­tos años de mi­li­tan­cia! ¡Tan­tos re­cuer­dos y ta­reas com­par­ti­das con tan­tos ca­ma­ra­das! Recuerdo la ca­pa­ci­ta­ción per­ma­nen­te de nues­tros jó­ve­nes, los li­de­raz­gos de Frei Mon­tal­va, Ber­nar­do Leigh­ton, Jai­me Cas­ti­llo, Ra­do­mi­ro To­mic y Pa­tri­cio Ayl­win, cu­ya par­ti­da la es­ta­mos re­cor­dan­do en es­tos días. Los ami­gos que ten­go, con mu­chos de los cua­les nos for­ma­mos jun­tos. Ami­gos de ayer y los nue­vos de hoy. Es­ta ha si­do la de­ci­sión más du­ra y tris­te que me ha to­ca­do vi­vir en po­lí­ti­ca.

¿Hay al­go que les quie­ra de­cir a quie­nes se­gui­rán en la DC?

Que la amis­tad y el ca­ri­ño no des­apa­re­ce­rán nun­ca. Que com­par­ti­mos la mis­ma his­to­ria. Que siem­pre po­drán con­tar con­mi­go pa­ra cons­truir una so­cie­dad me­jor más hu­ma­na y so­li­da­ria. Y les quie­ro dar las gra­cias.

“Mi pro­ce­so de dis­cer­ni­mien­to ha si­do lar­go y do­lo­ro­so. ¡Son tan­tos años de mi­li­tan­cia! (...) Es­ta ha si­do la de­ci­sión más du­ra y tris­te que me ha to­ca­do vi­vir en po­lí­ti­ca”.

“El pro­ble­ma es que es­ta im­po­si­bi­li­dad de re­sol­ver (nues­tras di­fe­ren­cias in­ter­nas) se es­tá de­jan­do des­guar­ne­ci­do el am­plio es­pa­cio del cen­tro, de la vo­ca­ción de cam­bio eje­cu­ta­do con se­rie­dad y res­pon­sa­bi­li­dad”.

“Con Gu­ten­berg siem­pre he­mos con­ver­sa­do de lo que uno y otro sien­te res­pec­to de dis­tin­tas ma­te­rias. Tam­bién en lo par­ti­da­rio. Pe­ro al mis­mo tiem­po he­mos ac­tua­do am­bos con ab­so­lu­ta in­de­pen­den­cia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.