MOULIAN, 20 AÑOS DES­PUÉS DEL MI­TO

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR HER­NÁN LÓ­PEZ FO­TO­GRA­FÍA PA­TRI­CIO FUEN­TES Y.

El so­ció­lo­go re­me­mo­ra a Chi­le ac­tual: anato­mía de un mi­to, el li­bro que cam­bió su vi­da y lo con­sa­gró co­mo re­fe­ren­te in­te­lec­tual de la iz­quier­da. El pre­mio na­cio­nal de Cien­cias So­cia­les y Hu­ma­ni­da­des en 2015 y mi­li­tan­te de RD afir­ma que el país avan­zó y que su te­sis fue que­dan­do atrás, aun­que con una deu­da: la he­ren­cia cul­tu­ral del ré­gi­men de Pi­no­chet.

En oc­tu­bre de 2004, el en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, Gui­ller­mo Tei­llier, jun­to a una co­mi­ti­va de com­pa­ñe­ros to­có la puer­ta de To­más Moulian. No eran años fá­ci­les pa­ra los co­mu­nis­tas: sin re­pre­sen­ta­ción en el Con­gre­so, con cua­tro alcaldes, 89 con­ce­ja­les y una he­ri­da pro­fun­da por cul­pa de la tem­pra­na par­ti­da de Gladys Ma­rín, fi­gu­ra es­te­lar de la iz­quier­da ex­tra­par­la­men­ta­ria, so­bre­vi­vía co­mo po­día por fue­ra de la Concertación.

Tei­llier le pi­dió al so­ció­lo­go ser el can­di­da­to pre­si­den­cial del PC, por­que no ha­bía otra fi­gu­ra me­jor, un in­de­pen­dien­te de iz­quier­da, el in­te­lec­tual más repu­tado de la pla­za por Chi­le ac­tual: anato­mía de un mi­to, un tex­to que des­nu­da­ba la de­mo­cra­cia, por­que -se­gún sos­te­nía- se cons­tru­yó a ba­se de pac­tos, si­len­cios y a una cul­tu­ra mer­can­til.

A ojos del PC, Moulian era un com­pe­ti­dor se­rio y con op­cio­nes de re­pre­sen­tar a la iz­quier­da. Se le di­jo que so­lo te­nía que de­rro­tar a To­más Hirsch, del PH, el otro can­di­da­to del Jun­tos Po­de­mos. Pe­ro el so­ció­lo­go lo pen­só un ra­to, dio las gra­cias y di­jo que no, que no se­ría ca­paz de aguan­tar el rit­mo. A los co­mu­nis­tas no les que­dó otra que mos­trar sus car­tas y le con­fe­sa­ron que en reali­dad lo que ne­ce­si­ta­ban era a al­guien que di­je­ra que sí -por unos me­ses- pa­ra te­ner una me­jor po­si­ción en la ne­go­cia­ción con los hu­ma­nis­tas. Des­pués, cuan­do la plan­ti­lla par­la­men­ta­ria es­tu­vie­ra más o me­nos lis­ta, Moulian po­día ba­jar su can­di­da­tu­ra y to­dos tan ami­gos co­mo siem­pre.

“Fue un ver­da­de­ro chan­chu­llo”, con­fie­sa hoy el so­ció­lo­go con una son­ri­sa en la ca­ra y re­cuer­da que la idea le hi­zo al­go de sen­ti­do ape­lan­do a la dis­ci­pli­na de un buen mi­li­tan­te, así que ter­mi­nó acep­tan­do.

“La gen­te es­tá es­pe­ran­do que uno le di­ga ver­da­des y uno lo úni­co que tie­ne pa­ra ofre- cer son con­vic­cio­nes. Me di cuen­ta de que no me hu­bie­se atre­vi­do a ser can­di­da­to pre­si­den­cial, así que acor­dé es­te in­ter­cam­bio con los co­mu­nis­tas, pe­ro co­mo son ellos, con sus ri­tua­les, me hi­cie­ron ir al co­mi­té cen­tral a de­cir que yo no era más can­di­da­to, co­sa que a mí me da­ba mu­cha ri­sa, por­que da­ba lo mis­mo lo que di­je­ra, igual no iba a ser, pe­ro ellos cum­plie­ron su ri­tual y ‘acep­ta­ron’ mi re­nun­cia”, cuen­ta.

To­más Moulian (78 años) ase­gu­ra que Chi­le ac­tual: anato­mía de un mi­to le cam­bió la vi­da, tan­to que has­ta ca­si se em­bar­ca en ca­rre­ra a La Mo­ne­da. Du­ran­te su vi­da aca­dé­mi­ca ya ha­bía es­cri­to tex­tos que no al­can­za­ron un im­pac­to ma­yor más allá de los círcu­los uni­ver­si­ta­rios, así que pen­só que en es­te ca­so le ocu­rri­ría lo mis­mo.

El li­bro es­tu­vo un año en­te­ro en­tre los top ten de El Mer­cu­rio, ven­dió 10 mil ejem­pla­res en su de­but y a la fe­cha ya ca­si al­can­za las 40 mil co­pias, va­le de­cir, una ci­fra fue­ra de lo co­mún en com­pa­ra­ción a tex­tos de la mis­ma dis­ci­pli­na. Otros mi­les de ejem­pla­res sa­lie­ron en for­ma­to de bol­si­llo y se ven­die­ron en su­per­mer­ca­dos y fe­rias. Es lec­tu­ra obli­ga­to­ria en to­das las es­cue­las de So­cio­lo­gía del país y en la formación de jó­ve­nes en los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

La te­sis res­pec­to de có­mo la dic­ta­du­ra ha­bía im­preg­na­do a la so­cie­dad chi­le­na po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, so­cial y so­bre to­do cul­tu­ral­men­te lo ele­vó en los ni­ve­les de los in­te­lec­tua­les. Si an­tes era un so­ció­lo­go más den­tro de un gru­po de pro­fe­sio­na­les de las cien­cias so­cia­les crí­ti­cos con las po­lí­ti­cas im­plan­ta­das por el ré­gi­men de Pi­no­chet, el li­bro -de 355 pá­gi­nas, ac­tual­men­te en el ca­tá­lo­go de LOM- lo vol­vió una ce­le­bri­dad en­tre los círcu­los de la iz­quier­da y del pro­gre­sis­mo au­to­fla­ge­lan­te en ascenso al in­te­rior de la en­ton­ces Concertación.

Pa­só de ser un pro­fe­sor co­mún y co­rrien­te de la ex­tin­ta Uni­ver­si­dad Ar­cis -don­de pos- te­rior­men­te lle­gó a ser rec­tor y a re­co­no­cer in­clu­so que hu­bo lu­cro de par­te del PC- a ejer­cer un rol pro­ta­gó­ni­co en la iz­quier­da. Des­pués de es­cri­bir el li­bro y asu­mir su éxi­to, Moulian de­ci­dió que que­ría vol­ver a la po­lí­ti­ca ac­ti­va -sin mi­li­tar- y que lo me­jor era acer­car­se a los co­mu­nis­tas, que lo re­ci­bie­ron co­mo a una fi­gu­ra es­te­lar. Le die­ron la je­fa­tu­ra de cam­pa­ña del co­man­do de Gladys Ma­rín.

El blo­que ex­tra­par­la­men­ta­rio con­ta­ba con lle­gar a un his­tó­ri­co 10% en la elec­ción pre­si­den­cial de 1999, to­do un gol­pe a la cá­te­dra en una épo­ca de he­ge­mo­nía sin con­tra­pe­so del sis­te­ma bi­no­mi­nal. No cal­cu­la­ron, sin em­bar­go, una dispu­ta tan ce­rra­da en­tre Ri­car­do La­gos y Joa­quín La­vín, que al fi­nal los de­jó so­lo con el 3,2% de los vo­tos.

Hoy, el so­ció­lo­go en par­te atri­bu­ye ese fra­ca­so a que la gen­te más que vo­tar “con el co­ra­zón vo­tó con la ca­be­za” pues­ta en im­pe­dir que ga­na­ra la de­re­cha más con­ser­va­do­ra. Años des­pués si­guió cer­ca de los co­mu­nis­tas, sin em­bar­go, tiem­po des­pués de su tea­tral pues­ta en es­ce­na co­mo pre­can­di­da­to a Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, co­men­zó el ale­ja­mien­to.

En lo per­so­nal, Moulian sos­tie­ne que el éxi­to de su li­bro no su­pu­so un cam­bio to­tal, pe­ro sí pue­de de­cir que esa pla­ta le sir­ve has­ta hoy pa­ra vi­vir tran­qui­lo en un de­par­ta­men­to -que arrien­da- a tres cua­dras de La Mo­ne­da y pa­ra ha­cer las dos co­sas que más le gus­tan: co­mer en res­tau­ran­tes con ami­gos y com­prar li­bros. En 2015 se su­mó a sus in­gre­sos la pen­sión vi­ta­li­cia co­rres­pon­dien­te tras ga­nar -por una­ni­mi­dad- el Pre­mio Na­cio­nal de Cien­cias So­cia­les y Hu­ma­ni­da­des. Cree que ya es bas­tan­te pa­ra al­guien que ha de­di­ca­do to­da su vi­da a la aca­de­mia.

El cam­bio len­to

En 2002, la edi­to­rial le pi­dió a Moulian un nue­vo pró­lo­go pa­ra la ter­ce­ra edi­ción, al­go con lo que pu­die­ra dar cuen­ta de que Chi­le es­ta­ba em­pe­zan­do a cam­biar y, por lo tan­to, su te­sis tam­bién.

El Pi­no­chet om­ni­pre­sen­te de los pri­me­ros años de la tran­si­ción se ha­bía con­ver­ti­do en un ge­ne­ral con­tro­ver­ti­do, en­jui­cia­do, más dé­bil, me­nos in­flu­yen­te. Los equi­li­brios po­lí­ti­cos, los en­cla­ves au­to­ri­ta­rios y la influencia de los mi­li­ta­res tam­bién co­men­za­ban a di­fu­mi­nar­se.

Moulian es­cri­bió el pró­lo­go que le pi­die­ron, pe­ro no qui­so re­pa­sar nue­va­men­te el tex­to. “Yo, co­mo de­cía Ro­ber­to Bo­la­ño, a quien ad­mi­ro mu­cho, di­go que mi re­li­gión no me per­mi­te re­leer­me”, ex­pli­ca. Sal­vo al­gu­nas pá­gi­nas pun­tua­les, nun­ca más se sen­tó a re­vi­sar­lo, ni si­quie­ra pa­ra las con­me­mo­ra­cio­nes de los cin­co, 10 y 15 años del li­bro, don­de se re­pi­te el ri­to de per­fi­lar a Chi­le ac­tual: anato­mía de un mi­to co­mo el me­jor de su ti­po pos­tran­si­ción.

De to­dos mo­dos, Moulian re­co­no­ce que el li­bro en va­rios as­pec­tos ha si­do su­pe­ra­do -a un rit­mo que de­fi­ne co­mo de­ma­sia­do len­to y cal­ma­do- pa­ra me­jor.

“Hoy día es­ta­mos en una de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va con­ven­cio­nal, pe­ro con un sis­te­ma bi­ca­me­ral elec­to y con un nue­vo sis­te­ma elec­to­ral que re­cién se ha pues­to en marcha y que es pro­por­cio­nal, he­mos vuel­to al vie­jo sis­te­ma pro­por­cio­nal. El del li­bro era otro Chi­le, po­de­mos de­cir así, el Chi­le del co­mien­zo de la tran­si­ción. Aho­ra es­ta­mos en un mo­men­to en que Ma­nuel An­to­nio Ga­rre­tón ha de­fi­ni­do bien, con un neo­li­be­ra­lis­mo co­rre­gi­do y un pro­gre­sis­mo li­mi­ta­do. Es­ta­mos en un Chi­le dis­tin­to, no es el de una de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, pe­ro por lo me­nos es el de una de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va”, sos­tie­ne.

A la in­ver­sa, una de las co­sas que no cam­bia­ron 20 años des­pués es, a su jui­cio, la mer­can­ti­li­za­ción de la cul­tu­ra im­pues­ta por el ré­gi­men mi­li­tar que na­die se ani­mó a

re­em­pla­zar, y que tie­ne co­mo ícono al mall, un lu­gar que pa­ra Moulian es un mu­seo del con­su­mis­mo, don­de se ha vuel­to de­ci­si­vo com­prar y os­ten­tar.

“El con­su­mo es ne­ce­sa­rio, el pro­ble­ma es el con­su­mis­mo, la per­so­na de­be en­deu­dar­se pa­ra se­guir. El pro­ble­ma es el en­deu­da­mien­to, no el con­su­mo, lo otro se­ría pre­di­car un as­ce­tis­mo fal­so que ni yo mis­mo prac­ti­co. El pro­ble­ma son las tar­je­tas de cré­di­to que fa­ci­li­tan el con­su­mo, su­men al in­di­vi­duo en la deu­da y en los pro­ble­mas que eso ge­ne­ra. Hay que vol­car­se so­bre el di­ne­ro, ga­nar di­ne­ro y sol­ven­tar la deu­da”, afir­ma.

En Chi­le ac­tual: anato­mía de un mi­to, Moulian re­cri­mi­na a los in­te­lec­tua­les neo­li­be­ra­les que ayu­da­ron, ac­ti­va o pa­si­va­men­te, a le­gi­ti­mar bue­na par­te del le­ga­do del ré­gi­men mi­li­tar -en par­ti­cu­lar, en tér­mi­nos cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos-, tra­tan­do de dar­le cier­ta nor­ma­li­dad a una “de­mo­cra­cia tu­te­la­da y pro­te­gi­da”.

La crí­ti­ca apun­ta­ba a los con­tra­rios, pe­ro tam­bién a los his­tó­ri­cos com­pa­ñe­ros de ru­ta que de a po­co se fue­ron des­pla­zan­do ha­cia la de­re­cha. Uno de ellos es Jo­sé Joa­quín Brun­ner, con quien Moulian en los úl­ti­mos años man­tu­vo un in­ten­so in­ter­cam­bio de co­lum­nas que el ex­mi­nis­tro de Edu­ca­ción de­ci­dió com­pi­lar en un li­bro ( Brun­ner v/s Moulian. Iz­quier­da y ca­pi­ta­lis­mo en 14 rounds) sin pre­gun­tar­le su pa­re­cer al so­ció­lo­go. “Me lla­ma la aten­ción lo de Brun­ner, por­que cuan­do yo es­cri­bí el 77 con un seu­dó­ni­mo, To­más Mu­le­to, mi pers­pec­ti­va de so­cia­lis­mo re­no­va­do, Brun­ner me ata­có des­de la iz­quier­da. Cua­ren­ta años des­pués, aho­ra me dis­pa­ra, pe­ro des­de la de­re­cha”, se­ña­la.

Lo pa­ra­dó­ji­co de la dispu­ta es que, sin que­rer­lo, Brun­ner y Moulian se hu­bie­sen re­en­con­tra­do en la mis­ma ve­re­da, por­que el ex­rec­tor de la Uni­ver­si­dad Ar­cis es­ta­ba dis­po­ni­ble pa­ra vo­tar por Ri­car­do La­gos Es­co­bar en una even­tual se­gun­da vuel­ta ante Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

El so­ció­lo­go creía que el ex­pre­si­den­te era, por le­jos, me­jor can­di­da­to que Ale­jan­dro Gui­llier, al cual Pi­ñe­ra, se­gún Moulian, le dio una pa­li­za en el ba­lo­ta­je. “¿Mi gi­ro con La­gos? Es que me he vuel­to más to­le­ran­te con los años”, ex­pli­ca.

To­más, el fren­team­plis­ta

A ini­cios de 2016, Moulian ca­mi­na­ba apu­ra­do por Ira­rrá­za­val en di­rec­ción al bar Las Lan­zas. Iba atra­sa­do a jun­tar­se con uno de sus seis hi­jos, de tres ma­tri­mo­nios dis­tin­tos.

De re­pen­te, una mi­li­tan­te de RD se atra­ve­só en su ca­mino y, sin re­co­no­cer­lo, lo de­tu­vo y le en­tre­gó un vo­lan­te del par­ti­do. Moulian lo le­yó, re­cor­dó que en va­rias opor­tu­ni­da­des les ha im­par­ti­do cla­ses a sus mi­li­tan­tes ba­sán­do­se en su li­bro y pre­gun­tó dón­de se po­día ins­cri­bir. “Ahí, en ese tol­do en la Pla­za Ñu­ñoa”, le res­pon­die­ron.

Sin pen­sar­lo mu­cho, mi­ró el re­loj, de­ci­dió que te­nía tiem­po de so­bra, fue y se en­ro­ló. Una de las per­so­nas jó­ve­nes que le to­mó los da­tos lo re­co­no­ció, le to­mó una fo­to con su ce­lu­lar y la subió a Twit­ter. Ese es el úni­co re­gis­tro grá­fi­co que exis­te de su sor­pre­si­va ins­crip­ción, co­men­ta­da en re­des so­cia­les.

Eso a Moulian se lo tu­vie­ron que con­tar, por­que no sa­be ni có­mo se usa Fa­ce­book o Twit­ter. Así que tam­bién se en­te­ró por ter­ce­ros que ha­ce unas se­ma­nas lo cri­ti­ca­ron tras sa­lir jun­to a otros pre­mios na­cio­na­les en un vi­deo res­pal­dan­do el re­cla­mo de Bo­li­via en La Haya. “Por lo que me con­ta­ron, pa­re­ce que me hi­cie­ron mier­da”, con­fi­den­cia en voz ba­ja, muer­to de la ri­sa.

Hoy, el so­ció­lo­go es un miem­bro más del par­ti­do de Gior­gio Jack­son, no ocu­pa ni pre­ten­de ocu­par lu­ga­res de avan­za­da en el par­ti­do, pe­ro re­co­no­ce que en RD le dan “po­ca bo­la” y que más allá de con­ver­sar con el pre­si­den­te, Ro­dri­go Eche­co­par, le gus­ta­ría es­tar mu­cho más pre­sen­te en los es­pa­cios de formación de la co­lec­ti­vi­dad.

Ca­da vez que ha­bla de su par­ti­do, del Fren­te Am­plio o de Bea­triz Sán­chez, se re­co­no­ce co­mo uno más del lo­te. “Nos fal­ta una ideo­lo­gía, una vi­sión de fu­tu­ro so­bre Chi­le y eso en­tien­do que aún no se ter­mi­na de ela­bo­rar o, al me­nos, a mí no me han in­vi­ta­do”, cuen­ta.

Lo que me­nos le gus­tó del de­but fren­team­plis­ta en el Con­gre­so es la crí­ti­ca al nom­bra­mien­to de Pa­blo Pi­ñe­ra. De he­cho, coin­ci­de con Ale­jan­dro Fox­ley -que apa­re­ce men­cio­na­do en Chi­le ac­tual: anato­mía de un mi­toen sos­te­ner que el her­mano del Pre­si­den­te tie­ne to­das las con­di­cio­nes pa­ra asu­mir un car­go co­mo ese. Le preo­cu­pa que la coa­li­ción se que­de es­tan­ca­da en una denuncia que no pro­duz­ca efec­tos pú­bli­cos.

En par­te, esa in­quie­tud tie­ne que ver con su de­cep­ción con el PC y el rol que han cum­pli­do los co­mu­nis­tas des­de que rom­pie­ron la ex­clu­sión, y más allá, cuan­do pa­sa­ron a for­mar par­te del go­bierno. “Ejer­cie­ron un rol ano­dino, dé­bil, no em­pu­ja­ron to­do lo que pu­die­ron las re­for­mas más pro­gre­sis­tas”, afir­ma Moulian, y tan­to lo cree, que en un par de mi­nu­tos de­ci­dió ha­cer con RD lo que nun­ca qui­so ha­cer con el PC en dos dé­ca­das: mi­li­tar ac­ti­va­men­te.

Por el mo­men­to, es­pe­ra que se con­cre­te el lla­ma­do que re­ci­bió de RD ha­ce unos días pa­ra par­ti­ci­par en una es­cue­la de formación, mien­tras es­cri­be un li­bro so­bre el cen­te­na­rio y ejer­ce co­mo di­rec­tor de una re­vis­ta on­li­ne de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Aca­de­mia de Humanismo Cris­tiano, que es­tá pre­pa­ran­do los ho­me­na­jes co­rres­pon­dien­tes a los 20 años del mi­to.

Se lo han pe­di­do, pe­ro Moulian no tie­ne pen­sa­do es­cri­bir una se­gun­da par­te de su obra más po­pu­lar, una suer­te de evo­lu­ción de su pro­pia te­sis. “Eso, de­fi­ni­ti­va­men­te, lo tie­nen que ha­cer otros”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.