Pa­ra So­le­dad…

Ojo con los san­tu­rro­nes de­seo­sos de ir en pi­ño a la Tie­rra de Nun­ca Ja­más. Pre­ten­den de­mo­ler­lo y re­cons­truir­lo to­do y en su de­li­rio les re­sul­ta in­to­le­ra­ble la me­ra exis­ten­cia de los des­creí­dos.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Fer­nan­do Vi­lle­gas

Co­mo con­clu­sión de una en­tre­vis­ta en LT don­de ex­pli­ca­ba por qué re­nun­ció a la de­cé, So­le­dad Al­vear di­jo ser ne­ce­sa­ria una nue­va mi­ra­da -hu­ma­nis­ta cris­tia­na, có­mo no- ca­paz de ha­cer­se car­go del “exa­cer­ba­do in­di­vi­dua­lis­mo” de la épo­ca. Co­mo convocatoria es­tá muy bien siem­pre que no sea ne­ce­sa­rio in­ter­pre­tar­la o de lo con­tra­rio es un enig­ma. En efec­to, ¿ a cuál “exa­cer­ba­do in­di­vi­dua­lis­mo de nues­tra épo­ca” se re­fie­re? Nun­ca se ha­bía vis­to co­mo hoy tan com­ple­ta iden­ti­fi­ca­ción del ciu­da­dano me­dio con el ca­tá­lo­go de com­por­ta­mien­tos gre­ga­rios que Or­te­ga y Gas­set des­cri­bió en su Re­be­lión de las Ma­sas. Las apa­rien­cias en­ga­ñan; no por­que tan­tos ciu­da­da­nos vi­van ab­sor­tos ma­ni­pu­lan­do sus iPho­nes e in­mer­sos en otras for­mas de ais­la­mien­to so­cial es­ta­mos en­ca­ran­do a exa­cer­ba­dos in­di­vi­dua­lis­tas; al con­tra­rio, son tan miem­bros de una mu­che­dum­bre co­mo quie­nes des­fi­la­ban por el Füh­rer en 1934. Es, la de hoy, una ma­sa ato­mi­za­da en su ma­ni­fes­ta­ción fí­si­ca, pe­ro no me­nos ma­sa. Esas pos­tu­ras so­li­ta­rias, au­tis­tas, son en­ga­ño­sas; no ma­ni­fies­tan la crea­ción y pre­ser­va­ción de una au­to­no­mía per­so­nal, sino las con­di­cio­nes ur­ba­nas y tec­no­ló­gi­cas que nos se­pa­ran del Otro. En su in­te­rio­ri­dad ese pre­sun­to in­di­vi­dua­lis­ta es par­te de una tri­bu con­gre­ga­da a ba­se del más mí­ni­mo co­mún de­no­mi­na­dor. Si un nue­vo humanismo ha de ha­cer­se car­go de al­go es pre­ci­sa­men­te de eso.

Ha­bría tam­bién que ocu­par­se de otro ras­go de es­tas mu­che­dum­bres dis­fra­za­das de in­di­vi­dua­lis­mo; es el sen­ti­mien­to ele- men­tal y a me­nu­do le­tal que el poe­ta W. B. Yeats des­cri­bía co­mo “apa­sio­na­da in­ten­si­dad”. Se re­fe­ría a quie­nes se aso­cian fa­ná­ti­ca­men­te a de­vo­cio­na­rios y “na­rra­ti­vas” por­que son ellos, es­tos apa­sio­na­dos da­dos a re­ci­tar una pa­la­bre­ría arro­gan­te y va­cía, quie­nes ori­gi­nan las eta­pas más os­cu­ras de la his­to­ria hu­ma­na. Ojo, So­le­dad, con los san­tu­rro­nes de­seo­sos de ir en pi­ño a la Tie­rra de Nun­ca Ja­más. Pre­ten­den de­mo­ler­lo y re­cons­truir­lo to­do y en su de­li­rio les re­sul­ta in­to­le­ra­ble la me­ra exis­ten­cia de los des­creí­dos. Avan­zan en fi­la si­guien­do la uto­pía del mo­men­to y pues­to que el fra­ca­so es con­sus­tan­cial a las uto­pías, en­ton­ces, en su de­seo por en­con­trar a los cul­pa­bles del fias­co, hus­mean in­clu­so las pa­la­bras que el pró­ji­mo usa y el tono con que las di­jo. Ejem­plo: una ni­ña del cre­do fe­mi­nis­ta nos ad­vir­tió que era des­do­ro­so ha­blar de “poe­ti­sas”; hay que de­cir “la poe­ta”. Lo nues­tro era un ac­to ma­chis­ta. Así es: has­ta en sus sus­pi­ros se bus­ca a los he­ré­ti­cos, vi­vos o muer­tos.

Los in­di­vi­dua­lis­tas

En los in­di­vi­dua­lis­tas lo que pre­do­mi­na, So­le­dad, no es la exa­cer­ba­ción sino el es­cep­ti­cis­mo. Ben­di­tos sean por eso por­que quie­nes ca­re­cen de con­vic­cio­nes ca­re­cen tam­bién de mo­ti­vos pa­ra im­po­ner­le na­da a na­die. Siem­pre es po­si­ble tra­tar y acor­dar con quien no se ha­ce ilu­sio­nes me­ga­ló­ma­nas re­la­ti­vas a su ra­za o cul­tu­ra, du­da de to­da idea universal que con­vo­que a una Gran Marcha y no mi­ra ob­se­si­va­men­te ni el pa­sa­do ni el fu­tu­ro. En su re­la­ción con el pró­ji­mo gen­te así so­lo bus­ca es­ta­ble­cer un mar­co de con­vi­ven­cia ci­vi­li­za­do. Bus­ca a otro ciu­da­dano, no a un “co­rre­li­gio­na­rio”. As­pi­ra a crear un es­pa­cio co­mún don­de im­pe­re la li­ber­tad in­di­vi­dual -la úni­ca que real­men­te exis­te– den­tro de lí­mi­tes con­sen­sua­dos. El ca­ren­te de con­vic­cio­nes tie­ne, a lo más, una so­la: que no hay ba­se pa­ra su­po­ner­se due­ño de la ver­dad y nin­gún de­re­cho a obli­gar a na­die a se­guir­la aun si cre­ye­ra po­seer­la; so­lo quie­re coope­rar en lo que im­por­ta a la se­gu­ri­dad y pros­pe­ri­dad de to­dos y res­pe­tar y ser res­pe­ta­do.

Los ma­ja­de­ros

En­ton­ces preocú­pe­se, So­le­dad, no del “in­di­vi­dua­lis­ta exa­cer­ba­do” sino del in­to­xi­ca­do por la “in­ten­sa pa­sión”. Des­de ya ora­mos pa­ra que en su fu­tu­ro re­fe­ren­te no haya nin­guno de es­tos úl­ti­mos. Hay más que su­fi­cien­tes. Des­con­fíe de quien des­pre­cia los sen­ci­llos arre­glos de la vi­da co­ti­dia­na, de­mue­le ins­ti­tu­cio­nes, mo­di­fi­ca in­clu­so el lé­xi­co y en el ca­mino pi­so­tea a los fa­chos po­bres de turno. Re­cuér­de­lo: los ma­ja­de­ros que ima­gi­nan ha­ber na­ci­do pa­ra sal­var la ga­la­xia ni si­quie­ra son ca­pa­ces de sal­var su par­ti­do. Car­gan­do uto­pías tro­pie­zan a ca­da pa­so con la reali­dad y a par­tir de eso no acu­mu­lan ex­pe­rien­cia y sa­bi­du­ría, sino so­lo frus­tra­ción. De ahí vie­ne la vio­len­cia que por aho­ra so­lo ha to­ma­do la for­ma de pa­tea­du­ras en pa­to­ta, pe­ro sus per­pe­tra­do­res bien po­drían un día bus­car la ani­qui­la­ción de los in­fie­les. El te­rro­ris­ta is­lá­mi­co es so­lo un ca­so ex­tre­mo del mal. Re­ple­tos de re­sen­ti­mien­to, los in­ten­sos apa­sio­na­dos se mue­ren de ga­nas de ha­cer­le pa­gar al mun­do su pro­pia inani­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.