JUAN IG­NA­CIO PI­ÑA: “A SQM LA SA­LI­DA DEL CA­SO DE­BIÓ HA­BER­LE SA­LI­DO MÁS CA­RA”

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR LES­LIE AYA­LA C. FO­TO­GRA­FÍA MA­RIO TE­LLEZ

Co­mo pre­si­den­te del CDE en­fren­tó las pri­me­ras eta­pas de los ca­sos de fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar de la po­lí­ti­ca: Pen­ta y SQM. A un año de ha­ber de­ja­do su car­go co­mo con­se­je­ro, mi­ra con cier­ta crí­ti­ca la for­ma en que es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes es­tán lle­gan­do a su fin. “La sen­sa­ción de que es­tas cau­sas se ter­mi­nan des­pe­jan­do en el ca­mino o por can­san­cio es ma­la, no for­ta­le­ce el sis­te­ma y lo lle­na de du­das”, ad­vier­te.

Con­fe­ren­cias so­bre me­ca­nis­mos pa­ra for­ta­le­cer la res­pon­sa­bi­li­dad em­pre­sa­rial en Pa­rís, Mia­mi, Li­ma, Bar­ce­lo­na y Pam­plo­na. Esos han si­do al­gu­nos de los des­ti­nos de Juan Ig­na­cio Pi­ña du­ran­te su aje­trea­do pri­mer año fue­ra del Con­se­jo de De­fen­sa del Es­ta­do (CDE), or­ga­nis­mo que aban­do­nó pe­se a lo co­di­cia­do que re­sul­ta el car­go ca­si vi­ta­li­cio que ejer­ció du­ran­te tres años.

Pi­ña no pa­ra de co­rrer. Aca­ba de ba­jar­se de un avión pro­ve­nien­te de Bue­nos Ai­res, don­de abri­rá jun­to a sus so­cios Ma­tías Bal­ma­ce­da y Fran­cis­co Cox la se­gun­da ofi­ci­na in­ter­na­cio­nal de su es­tu­dio es­pe­cia­li­za­da en com­plian­ce, es de­cir, en es­ta­ble­cer po­lí­ti­cas y pro­ce­di­mien­tos pa­ra ga­ran­ti­zar que una em­pre­sa, in­clui­dos sus di­rec­ti­vos y em­plea­dos, cum­plen con el mar­co nor­ma­ti­vo.

Ha­ce tres me­ses, Pi­ña se lle­nó de lla­ma­dos de clien­tes y co­no­ci­dos preo­cu­pa­dos por su even­tual arri­bo al equi­po del Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra. En el pri­mer go­bierno, Pi­ña fue sub­se­cre­ta­rio y ter­mi­nó co­mo mi­nis­tro de Jus­ti­cia, por lo que la vin­cu­la­ción no era an­to­ja­di­za. Sin em­bar­go, pa­ra el ex­pre­si­den­te del CDE los car­gos pú­bli­cos ya son par­te del pa­sa­do y es­tá en­fo­ca­do en el jui­cio por el Si­la­la (don­de aún es co­agen­te) y li­ti­gan­do en tri­bu­na­les ci­vi­les y pe­na­les.

¿Có­mo ha si­do su re­torno a lo pri­va­do?

In­ten­so. Vol­ví a ha­cer cla­ses, es­ta­mos ha­cien­do es­tas ase­so­rías a com­pa­ñías por te­mas de éti­ca e in­te­gri­dad cor­po­ra­ti­va, y prin­ci­pal­men­te es­toy li­ti­gan­do. Siem­pre en es­ta ofi­ci­na he­mos ase­so­ra­do com­pa­ñías en com­plian­ce, des­de ha­ce nue­ve años, cuan­do se pro­mul­gó la Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad de la Per­so­na Ju­rí­di­ca, y creo que es­ta ex­pe­rien­cia que se ha da­do en Chi­le es po­si­ble de ex­por­tar a otros paí­ses. Des­de la pers­pec­ti­va de la in­te­gri­dad cor­po­ra­ti­va, es­te es un país que es­tá cam­bian­do mu­chí­si­mo.

¿Es eso un efec­to de los ca­sos de “pla­tas po­lí­ti­cas” Pen­ta, SQM y Cor­pes­ca?

Pre­ci­sa­men­te, a par­tir de la in­ves­ti­ga­ción de esos he­chos se ha pro­du­ci­do un im­pac­to muy in­te­re­san­te en las em­pre­sas. Hoy, la preo­cu­pa­ción de las fir­mas en te­mas de in­te­gri­dad y de cum­pli­mien­to es ra­di­cal­men­te dis­tin­ta a las que veía­mos ha­ce cin­co o sie­te años y ese es un im­pac­to que pro­vo­có el que se per­si­guie­ra pe­nal­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad de las com­pa­ñías.

¿ Cree que real­men­te se per­sua­dió al mun­do em­pre­sa­rial, aun­que uno de es­tos ca­sos ter­mi­nó sin re­pro­che pe­nal?

Es que no hay que de­mo­ni­zar las sa­li­das al­ter­na­ti­vas, por­que son par­te del sis­te­ma. Pe­ro no hay que per­der la pers­pec­ti­va de que ca­sos co­mo Pen­ta, SQM y Cor­pes­ca ge­ne­ra­ron un cam­bio. En las com­pa­ñías ha­bía cier­tas prác­ti­cas que du­ran­te años pa­re­cían ha­bi­tua­les y nor­ma­li­za­das, el que fue­ran in­ves­ti­ga­das en lo pe­nal y ju­di­cia­li­za­das na­tu­ral­men­te fue una se­ñal de aler­ta. Por ejem­plo, el te­ma tri­bu­ta­rio y de las bo- le­tas que eran prác­ti­cas nor­ma­li­za­das por la cos­tum­bre y don­de co­men­za­ron a so­nar dra­má­ti­ca­men­te vo­ces de alar­ma. Ha­ce seis o sie­te años eso no pa­sa­ba.

¿El rol de los fis­ca­les pro­vo­có ese efec­to? No es que an­tes no tu­vie­ran mie­do, lo que pa­sa­ba era que his­tó­ri­ca­men­te las em­pre­sas en­ten­dían que esas prác­ti­cas me­re­cían una preo­cu­pa­ción mar­gi­nal. Lo que más les preo­cu­pa­ba era su ne­go­cio, ren­ta­bi­li­zar­lo lo más po­si­ble y la even­tual res­pon­sa­bi­li­dad de su com­pa­ñía en un te­ma pe­nal no era el cen­tro de sus preocupaciones. La co­yun­tu­ra hi­zo que es­to cam­bia­ra.

¿Eso se pro­du­jo a pe­sar de que en un ca­so em­ble­má­ti­co, co­mo la res­pon­sa­bi­li­dad de la em­pre­sa SQM en un su­pues­to so­borno, hu­bo una sa­li­da al­ter­na­ti­va, sin con­de­na?

Pe­ro por su­pues­to. Es­to es­tá me­dio es­tu­dia­do... Los pro­ce­sos pe­na­les ya tie­nen en sí mis­mos una di­men­sión pu­ni­ti­va. Es de­cir, ya en sí mis­mo son un cas­ti­go. La vin­cu­la­ción a un pro­ce­so pe­nal pa­ra una com­pa­ñía no es un pa­so neu­tro. Cor­po­ra­ti­va­men­te es muy vio­len­to lo que se pro­du­ce en ma­te­ria de repu­tación pa­ra esa em­pre­sa. Un ejem­plo de ello es la repu­tación de So­qui­mich, que na­tu­ral­men­te, des­pués de to­do es­te pro­ce­so, ha si­do muy gol­pea­da.

¿La per­se­cu­ción pe­nal que ejer­ció en­ton­ces el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co fue co­rrec­ta, ge­ne­ró res­pe­to, lo­gró neu­tra­li­zar esas prác­ti­cas?

Es­te cam­bio no me gus­ta­ría atri­buír­se­lo so­lo al mie­do a los fis­ca­les. Lo que quie­ro de­cir es que des­pués de he­chos de corrupción co­no­ci­dos y per­se­gui­dos pe­nal­men­te en es­te país, y eso im­pli­ca la in­ter­ven­ción de mu­chas ins­ti­tu­cio­nes, en­tre ellas el CDE, hoy nos en­con­tra­mos con un me­dio más en aler­ta. Eso an­tes no pa­sa­ba. Los ti­pos es­ta­ban mu­cho más dis­pues­tos a no en­te­rar­se de mu­chas co­sas, hoy día ya no hay dis­po­si­ción al ‘yo no sa­bía lo que es­ta­ba pa­san­do’, al re­vés. La dis­po­si­ción de hoy día es ‘quie­ro y ne­ce­si­to sa­ber lo que es­tá pa­san­do, ne­ce­si­to es­tar se­gu­ro de que aquí no es­tá pa­san­do na­da ra­ro’, ese es un cam­bio de men­ta­li­dad su­ma­men­te re­le­van­te en es­te país. In­de­pen­dien­te de có­mo ter­mi­nen va­rios de es­tos ca­sos, ya lo que pa­só ha ge­ne­ra­do un efec­to.

Pe­ro hay quie­nes di­cen que es­tas sa­li­das al­ter­na­ti­vas ge­ne­ran im­pu­ni­dad...

Con las sa­li­das al­ter­na­ti­vas mu­chas ve­ces pa­sa eso, pe­ro son las re­glas del jue­go: el sis­te­ma es el que las con­tem­pla. Aho­ra, a ve­ces esas crí­ti­cas sur­gen de quie­nes no co­no­cen la cau­sa, no han vis­to los an­te­ce­den­tes y no es­tán de­trás de la es­tra­te­gia ju­di­cial. Es­ti­mar que las sus­pen­sio­nes con­di­cio­na­les, los acuer­dos re­pa­ra­to­rios o las sa­li­das al­ter­na­ti­vas son un fra­ca­so es re­la­ti­vo. Pa­ra mí, una ab­so­lu­ción es un fra­ca­so más gran­de to­da­vía. Hay que ser muy cui­da­do­sos an­tes de po­ner esas eti­que­tas.

El CDE se opu­so fé­rrea­men­te a es­te acuer­do en­tre la fis­ca­lía y SQM. ¿Us­ted ha­bría he­cho lo mis­mo?

Sí. ¿Y sa­bes por qué? Por­que año­ro una res­pues­ta ju­di­cial, una sen­ten­cia por res­pon­sa­bi­li­dad de la per­so­na ju­rí­di­ca en Chi­le. Me ha­bría gus­ta­do que en es­tos ca­sos, Pen­ta y SQM, tu­vié­ra­mos un fa­llo des­pués de un jui­cio oral res­pec­to de la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal cor­po­ra­ti­va. Si hu­bie­ra se­gui­do en el CDE ha­bría apo­ya­do to­tal­men­te lo que se hi­zo de ins­tar por un jui­cio oral, se to­mó la pos­tu­ra que le co­rres­pon­de en su rol de que­re­llan­te. Ne­ce­si­ta­mos ju­ris­pru­den­cia so­bre es­ta ma­te­ria. No te­ne­mos. En ge­ne­ral, es­tas cau­sas o bien ter­mi­nan con sa­li­das al­ter­na­ti­vas o pro­ce­di­mien­tos abre­via­dos en que hay una es­pe­cie de re­co­no­ci­mien­to de los he­chos sin gran dis­cu­sión. Se­ría bueno ir a un jui­cio oral con­tro­ver­ti­do, don­de va a ha­ber un fis­cal y un de­fen­sor dis­cu­tien­do al res­pec­to si los mo­de­los de pre­ven­ción de la em­pre­sa fue­ron efi­ca­ces. A nue­ve años de

la pro­mul­ga­ción de la ley, sal­vo un ca­so muy mar­gi­nal, no te­ne­mos sen­ten­cias ema­na­das de tri­bu­na­les de jui­cio oral que nos di­gan cuán­do es res­pon­sa­ble una com­pa­ñía, y eso es al­go que lo re­sien­to. In­clu­so, si el re­sul­ta­do hu­bie­ra si­do una ab­so­lu­ción, ha­bría si­do va­lio­so. Va­mos a te­ner que se­guir es­pe­ran­do.

¿El ca­so de su­pues­to so­borno al ex­se­na­dor Pa­blo Longueira por par­te de un ge­ren­te de SQM es de los más gra­ves que se han in­ves­ti­ga­do en el nue­vo sis­te­ma pe­nal?

Evi­den­te­men­te, ca­sos que in­vo­lu­cran a au­to­ri­da­des pú­bli­cas re­le­van­tes y even­tua­les de­li­tos fun­cio­na­rios son ca­sos de al­tí­si­ma gra­ve­dad. Si es el más gra­ve co­mo me lo plan­tea, no sé, pe­ro es gra­ve, sin du­da, y eso vi­mos co­mo CDE cuan­do nos que­re­lla­mos.

¿Su­frió cos­tos per­so­na­les con su sec­tor po­lí­ti­co, con el mun­do pri­va­do, cuan­do el CDE pi­dió pri­sión pre­ven­ti­va a los due­ños de Pen­ta o se que­re­lló con­tra Longueira mien­tras us­ted pre­si­día el or­ga­nis­mo?

No. En lo ab­so­lu­to. Me mi­ra­ron feo... Sí, pue­de ser, pe­ro ve­nía con el car­go. Me pa­só cuan­do era sub­se­cre­ta­rio y tu­ve que de­ci­dir res­pec­to de ter­nas, es al­go que su­ce­de en el ejer­ci­cio co­ti­diano de car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad pú­bli­ca. Y es que na­die se pue­de equi­vo­car es­pe­ran­do que el fun­cio­na­rio pú­bli­co de­je de ha­cer la pe­ga que tie­ne por con­si­de­ra­cio­nes de ca­rác­ter pri­va­do, o sea, al re­vés, en eso con­sis­te la fun­ción pú­bli­ca: no te­ner otra leal­tad que no sea el ejer­ci­cio de la fun­ción con pleno cum­pli­mien­to de la ley que a uno le da las fa­cul­ta­des. Des­de esa pers­pec­ti­va, los cos­tos de in­com­pren­sión, por un la­do, son mu­chas ve­ces in­he­ren­tes a la fun­ción pú­bli­ca y, por otro, son co­mo se di­ce ha­bi­tual­men­te “cos­to hun­di­do”, es de­cir, de esos que te acom­pa­ñan y da lo mis­mo lo que ten­gas que ha­cer, por­que no se­rán re­cu­pe­ra­dos.

¿Qué le pa­re­cen las con­di­cio­nes que se pac­ta­ron, el pa­go de $ 2.550 mi­llo­nes de SQM pa­ra sa­lir del ca­so?

Ya di­je que no ten­go pro­ble­mas con la sa­li­da al­ter­na­ti­va, pe­ro sí creo que es esen­cial que las con­di­cio­nes que se im­pon­gan sean lo su­fi­cien­te­men­te gra­vo­sas pa­ra pro­du­cir efec­tos de fu­tu­ro. Y yo ten­go la sen­sa­ción de que en una com­pa­ñía que tie­ne la fac­tu­ra­ción que te­nía SQM, el pa­go de una su­ma de esa en­ver­ga­du­ra, so­bre to­do com­pa­ra­do con los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les, es muy ba­jo. Ha­bría si­do ra­zo­na­ble una su­ma ma­yor. A SQM le sa­lió ba­ra­to, la sa­li­da del ca­so de­bió ha­ber­le sa­li­do más ca­ra.

¿Có­mo creen que es­tán ter­mi­nan­do es­tos ca­sos? En Pen­ta, in­clu­so, se pien­sa re­ca­li­fi­car el cohe­cho por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to...

No es una de­ci­sión que se haya for­ma­li­za­do, por lo que no me co­rres­pon­de opi­nar. Se­gu­ro que tie­ne que ver con que to­dos los impu­tados quie­ren es­ca­par de ser con­de­na­dos por cohe­cho, que es el de­li­to de corrupción por an­to­no­ma­sia, y eso tie­ne una pe­na muy ba­ja, pe­ro un con­te­ni­do sim­bó­li­co muy al­to. Mien­tras no se adop­ten esas de­ci­sio­nes, pre­fie­ro no pro­nun­ciar­me. So­lo te pue­do de­cir que cuan­do de­ci­di­mos que­re­llar­nos es­tá­ba­mos ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­dos de que los he­chos ame­ri­ta­ban la ca­li­fi­ca­ción de cohe­cho, eso es­tá ab­so­lu­ta­men­te cla­ro.

¿Se ge­ne­ra­ron al­tas ex­pec­ta­ti­vas por par­te de la fis­ca­lía?

La ge­ne­ra­ción de ex­pec­ta­ti­vas al­tas ge­ne­ra de­frau­da­cio­nes al­tas y ca­da ins­ti­tu­ción de­be­rá ha­cer­se car­go de ello y las con­se­cuen­cias que eso con­lle­ve. Si me pre­gun­tan, yo qui­sie­ra que to­dos es­tos ca­sos se re­suel­van en jui­cio oral, más allá de los re­sul­ta­dos, y que es­tos jui­cios sean to­do lo des­pia­da­dos que tie­nen que ser, que ca­da par­te cum­pla su fun­ción, sien­do ab­so­lu­ta­men­te ad­ver­sa­rial y que haya una sen­ten­cia que con­de­ne o ab­suel­va des­pués de que to­dos hi­cie­ron su tra­ba­jo. La sen­sa­ción de que es­tas cau­sas se ter­mi­nan des­pe­jan­do en el ca­mino o por can­san­cio, yo creo que es ma­la y no for­ta­le­ce el sis­te­ma, sino que lo lle­na de du­das.

El fis­cal na­cio­nal, Jor­ge Ab­bott, ha si­do muy cri­ti­ca­do es­ta se­ma­na por su lla­ma­do a los fis­ca­les a con­si­de­rar que cuan­do pi­dan un desafue­ro se van a al­te­rar los quó­rum... ¿Qué opi­na de eso?

Hay que en­ten­der bien lo que di­jo el fis­cal na­cio­nal y es­toy de acuer­do que las ins­ti­tu­cio­nes siem­pre tie­nen que ser res­pon­sa­bles y cui­da­do­sas res­pec­to de aque­llas de­ci­sio­nes que pue­dan to­mar y que pue­dan in­ci­dir, re­le­van­te­men­te, en otras ins­ti­tu­cio­nes. Eso no sig­ni­fi­ca que se usen cri­te­rios dis­tin­tos pa­ra de­ci­dir, ese es un ma­tiz que pa­re­ce tri­vial, pe­ro es muy pro­fun­do.

¿No se ge­ne­ran dos jus­ti­cias dis­tin­tas?

No, por­que los cri­te­rios van a ser los mis­mos, por­que de eso de­pen­de la igual­dad ante la ley, eso es­tá ab­so­lu­ta­men­te cla­ro, pe­ro que en cier­tas de­ci­sio­nes una ins­ti­tu­ción to­me cui­da­dos pa­ra im­pe­dir que se pro­duz­can al­gu­nos efec­tos dis­tin­tos en otras ins­ti­tu­cio­nes y que son muy gra­ves es al­go que es ra­zo­na­ble. En el CDE, cuan­do ha­bía que to­mar una de­ci­sión in­ten­sa que pu­die­ra afec­tar quó­rums se lle­va­ba a nues­tro con­se­jo por la re­le­van­cia de la de­ci­sión. De he­cho, no es ma­lo te­ner es­tos res­guar­dos, in­clu­so es me­jor. Por­que cuan­do el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co aho­ra pi­da un desafue­ro, se­rá por­que ana­li­zó aún más los an­te­ce­den­tes y eso ha­rá de es­te un sis­te­ma me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.