EL IN­TER­MI­NA­BLE VÍA CRU­CIS DE JOANE FLORVIL

Fa­lle­ció 30 días des­pués de que la acu­sa­ron y de­tu­vie­ron in­jus­ta­men­te por aban­do­nar a su hi­ja. Dos me­ses des­pués se es­ta­ble­ció su inocen­cia. Pe­ro su cal­va­rio no ter­mi­nó con su muer­te. A 212 días de la muer­te de la hai­tia­na, su cuer­po si­gue en el Ser­vi­cio

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR FO­TO­GRA­FÍA CAR­LA RUIZ PE­REI­RA AR­CHI­VO

Re­co­rrió 5.828 ki­ló­me­tros y aún le fal­ta­ban 303 más. Ha­bían pa­sa­do 20 ho­ras. Santiago-Puer­to Prín­ci­pe, Puer­to Prín­ci­pe-Jua­na Méndez. Ni las peo­res ca­rre­te­ras de Hai­tí ha­bían im­pe­di­do que lle­ga­ra a su pue­blo na­tal. La co­mu­ni­dad la es­pe­ra­ba. Las mu­je­res con blu­sas ro­sa­das, los hom­bres con ca­mi­sas del mis­mo co­lor.

Y ahí es­ta­ban ellos.

Su ma­dre, Ma­ría; su pa­dre, Fa­rrah. Y sus her­ma­nos. En­tre los hom­bres de la fa­mi­lia to­ma­ron el fé­re­tro y co­men­za­ron a ca­mi­nar. Al prin­ci­pio de la pro­ce­sión al­gu­nos hom­bres con trom­pe­tas y otros con bom­bos ani­ma­ban una fies­ta, que en reali­dad era un fu­ne­ral. Mu­je­res can­tan­do, mu­je­res llo­ran­do. Un pue­blo com­ple­to que re­za­ba ca­mino a la pe­que­ña igle­sia de los Florvil. El mis­mo pue­blo cru­za­ba, de vuel­ta, la ciu­dad. Al fi­nal del ca­mino, el ce­men­te­rio.

Era el fi­nal de un via­je. O la ima­gen del via­je que su fa­mi­lia que­ría que hi­cie­ra. Por­que a sie­te me­ses de la muer­te de la hai­tia­na, ese re­cuer­do, ese fu­ne­ral, aún no exis­te.

Joane Florvil nun­ca vol­vió a Hai­tí.

Ne­ga­ción

“Her­ma­na, ¿por qué tu país es así?”. Has­ta el 29 de agos­to de 2017, la vi­da de Joane Florvil trans­cu­rría nor­mal­men­te. El 30 de ese mis­mo mes to­do cam­bió, to­do por un pro­ble­ma de co­mu­ni­ca­ción. La acu­sa­ron de aban­do­nar a su hi­ja de dos me­ses en la Ofi­ci­na de Pro­tec­ción de De­re­chos de la In­fan­cia de Lo Pra­do, la de­tu­vie­ron y lue­go de 12 ho­ras que aún son una ne­bu­lo­sa, y que son par­te de una in­ves­ti­ga­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, la mu­jer hai­tia­na ter­mi­nó in­ter­na­da en la ex Pos­ta Cen­tral por una fa­lla re­nal. Lue­go de un mes, el 30 de sep­tiem­bre, mu­rió.

Pe­ro la vi­da de Joane Florvil era una en Chi­le y otra en Hai­tí.

Su “be­ba” -co­mo lla­ma­ba a su hi­ja-, la que nun­ca lo­gró vol­ver a ver des­pués de, su­pues­ta­men­te, de­jar­la aban­do­na­da, no era la úni­ca. En Hai­tí, Joane te­nía una vi­da com­ple­ta, más allá de sus pa­dres y sus her­ma­nos. En Jua­na Méndez es­ta­ban su ma­ri­do y dos hi­jos más, de cua­tro y sie­te años. Cuan­do to­dos ellos su­pie­ron de su muer­te en Chi­le de­ci­die­ron que ya era tiem­po, que ella te­nía que vol­ver.

El 5 de oc­tu­bre, Realyno Florvil lle­gó a Chi­le. Su ob­je­ti­vo era uno so­lo: re­pa­triar el cuer­po de su her­ma­na cuan­to an­tes, tal co­mo sus pa­dres le ha­bían man­da­ta­do. Las le­yes hai­tia­nas es­ti­pu­lan que, en ca­so de de­ce­so, el de­re­cho a re­ti­rar el cuer­po de una per­so­na es de los pa­rien­tes di­rec­tos del di­fun­to. Cin­co días des­pués co­men­za­ron los pri­me­ros pro­ble­mas.

El pri­mer in­ten­to de la fa­mi­lia de la hai­tia­na por re­ti­rar el cuer­po fue el 10 de oc­tu­bre del año pa­sa­do. Exac­ta­men­te a las 17.29.36 ho­ras, Realyno Florvil lle­gó al Ser­vi­cio Mé­di­co Le­gal. Co­mo re­pre­sen­tan­te de su fa­mi­lia, pre­sen­tó los do­cu­men­tos que acre­di­ta­ban el pa­ren­tes­co en­tre él y Joane: cer­ti­fi­ca­dos de na­ci­mien­to de ella, de sus pa­dres, de sus her­ma­nos y man­da­tos de to­da la fa­mi­lia nom­brán­do­lo a él co­mo el re­pre­sen­tan­te. Pe­ro to­do es­ta­ba en creo­le. En el SML ne­ce­si­ta­ban los do­cu­men­tos en es­pa­ñol.

Los Florvil bus­ca­ron ayu­da en la em­ba­ja­da de Hai­tí en Chi­le. Ro­xa­na Florvil-Gó­mez, cu­ña­da de Joane, ex­pli­ca que, ade­más, de­ci­die­ron ir con Realyno a la Fis­ca­lía Cen­tro Nor­te, pa­ra ha­blar con Mar­ce­lo Ca­bre­ra, fis­cal a car­go de la in­ves­ti­ga­ción por la cau­sa de muer­te de Joane. Allá, aun­que aún es­ta­ban en creo­le, pre­sen­ta­ron los do­cu­men­tos que Realyno ha­bía traí­do des­de Hai­tí.

–Le ex­pli­ca­mos que los ha­bía­mos man­da­do a tra­du­cir, pe­ro le de­ja­mos copia de to­do. Ahí le di­ji­mos que Realyno era el her­mano de Joane y que la ve­nía a bus­car por pe­ti­ción de sus pa­dres –di­ce Ro­xa­na.

El 19 de oc­tu­bre, la em­ba­ja­da de la Re­pú­bli­ca de Hai­tí en Chi­le emi­tió el do­cu­men­to más im­por­tan­te. En es­pa­ñol y cer­ti­fi­ca­do co­mo vá­li­do, Realyno Florvil fi­gu­ra­ba co­mo el man­da­ta­rio de la fa­mi­lia en re­la­ción a to­dos los as­pec­tos le­ga­les, in­clui­do el pro­ce­so de re­pa­tria­ción del cuer­po de Joane. Ese era, se­gún el her­mano de la hai­tia­na, el do­cu­men­to que des­tra­ba­ba to­do el pro­ce­so.

Lo que no sa­bían los Florvil era que des­pués de 30 días de Joane en el hos­pi­tal, des­pués de una muer­te que nun­ca es­pe­ra­ron, fal­ta­ba lo peor de to­da la tra­ge­dia: la es­pe­ra por el cuer­po de Joane.

Ira

El 25 de oc­tu­bre pa­sa­do fue un día de con­tras­tes.

Des­pués de ca­si un mes en la Ca­sa Na­cio­nal del Ni­ño, la hi­ja de Joane Florvil, por or­den del Tri­bu­nal de Fa­mi­lia de Pu­dahuel, fue en­tre­ga­da por el Se­na­me a su pa­dre.

Esa era la bue­na no­ti­cia. Mien­tras, ese mis­mo día, pe­ro en las de­pen­den­cias de Ave­ni­da La Paz nú­me­ro 1012, Realyno Florvil es­ta­ba por se­gun­da vez en el SML y las co­sas no iban bien.

–Ca­tor­ce días des­pués de que “Lyno” ha­bía ido a bus­car a su her­ma­na, el 24 de oc­tu­bre, nos lla­ma­ron del Mé­di­co Le­gal y nos di­je­ron: “Sa­be que los exá­me­nes es­tán lis­tos, aho­ra pue­de ser sa­ca­da”. Allá nos en­con­tra­mos con el pa­pel –cuen­ta Ro­xa­na.

El pa­pel al que se re­fie­re es un do­cu­men­to emi­ti­do por la Fis­ca­lía Cen­tro-Nor­te, con fe­cha 12 de oc­tu­bre de 2017, en el que Wil­fred Fi­de­le, el con­vi­vien­te de Joane en Chi­le y pa­dre de su hi­ja, era au­to­ri­za­do por el fis­cal del ca­so, Mar­ce­lo Ca­bre­ra, co­mo la per­so­na que po­día re­ti­rar el cuer­po de la hai­tia­na. To­do se­gún el Ar­tícu­lo 201 del Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal chi­leno, que es­ta­ble­ce que, des­pués de los hi­jos, el con­vi­vien­te es quien tie­ne la po­tes­tad pa­ra re­ti­rar el cuer­po.

Ro­xa­na, cuen­ta, lla­mó de in­me­dia­to al fis­cal. Ni ella ni Realyno en­ten­dían por qué el au­to­ri­za­do a re­ti­rar el cuer­po era la pa­re­ja de Joane.

–Le pre­gun­ta­mos que por qué si le ha­bía­mos de­ja­do to­da la do­cu­men­ta­ción acre­di­tan­do que Realyno era el her­mano de Joane y le ha­bía­mos lle­va­do los po­de­res de sus pa­dres pa­ra po­der re­pa­triar­la. Le pe­di­mos que hi­cie­ra el do­cu­men­to a nom­bre de Realyno. Él es­ta­ba muy mo­les­to y nos di­jo que se ate­nía a ley chi­le­na –di­ce Ro­xa­na.

Des­pués del se­gun­do in­ten­to fa­lli­do de los Florvil por sa­car a Joane del SML, Realyno se reunió con Wil­fred. To­do co­men­zó y ter­mi­nó en una dis­cu­sión. La pa­re­ja de Joane en Chi­le que­ría en­te­rrar­la acá, mien­tras que sus pa­dres que­rían que fue­ra re­pa­tria­da a su país de ori­gen. Y des­de que Joane se ha­bía ve­ni­do a Chi­le, los Florvil no ha­bían te­ni­do nin­gún ti­po de co­mu­ni­ca­ción con Will.

Pe­ro ese día, des­pués de la dis­cu­sión en­tre el her­mano de Joane y Will, las re­la­cio­nes se que­bra­ron com­ple­ta­men­te.

–La fa­mi­lia no re­co­no­ce el víncu­lo con él, me­nos co­mo yerno. Na­die en­ten­día por qué Joane se ha­bía ve­ni­do a Chi­le con él y jus­to acá fa­lle­ce. Por­que más en­ci­ma él no que­ría que Joane vol­vie­ra a Hai­tí. En­tre su due­lo y su ira, no ha­cer na­da pa­ra sa­car­la del SML lo vio co­mo una for­ma de des­qui­te –co­men­ta la cu­ña­da de la hai­tia­na.

A me­dia­dos de no­viem­bre, Realyno vol­vió a Jua­na Méndez. Sin el cuer­po de su her­ma­na.

Joane Florvil lle­va­ba más de un mes en el SML.

Ne­go­cia­ción

Ha­cer una re­pa­tria­ción es ca­ro. Se­gún Ro­xa­na Florvil, los va­lo­res va­rían en­tre los 3.500 y los 6.000 dó­la­res. Ade­más, hay es­ca­sa in­for­ma­ción y es bu­ro­crá­ti­co. Aun así, el her­mano de Joane ve­nía con fon­dos de una ONG in­ter­na­cio­nal pa­ra cu­brir to­dos los cos­tos del tras­la­do del cuer­po. Pre­pa­rar­lo y em­bal­sa­mar­lo, com­prar la ur­na her­mé­ti­ca pa­ra trans­por­tar el ca­dá­ver, ha­cer los trá­mi­tes le­ga­les y sa­ni­ta­rios, y pa­gar el pa­sa­je ha­cia el país de des­tino son al­gu­nos de los gas­tos que se de­bían cu­brir. Al con­tra­rio de Wil­fred, la pa­re­ja de la hai­tia­na, los Florvil sí te­nían los

re­cur­sos pa­ra ha­cer el trá­mi­te. Pe­ro no la au­to­ri­za­ción pa­ra sa­car el cuer­po.

En Chi­le, Ro­xa­na Florvil, di­ce, pen­só que era mo­men­to de ce­der. Y le hi­zo una pro­pues­ta a la fa­mi­lia en Hai­tí: sa­car a Joane del SML, pe­ro en­te­rrar­la en Chi­le. No qui­sie­ron.

El 22 de no­viem­bre, el 5° Tri­bu­nal de Ga­ran­tía ha­bía de­cre­ta­do el so­bre­sei­mien­to de­fi­ni­ti­vo de Joane, des­pués de ser in­jus­ta­men­te acu­sa­da de aban­do­nar a su hi­ja.

La fa­mi­lia en Hai­tí re­ci­bió con ale­gría la no­ti­cia, pe­ro Joane se­guía atra­pa­da en Chi­le.

Cuan­do el her­mano de Joane vol­vió a Hai­tí em­pe­zó a mo­ver in­fluen­cias. Ante las au­to­ri­da­des y con do­cu­men­tos, de­mos­tró que, has­ta el día de su muer­te, era una mu­jer le­gal­men­te ca­sa­da en la is­la y con una fa­mi­lia que que­ría re­pa­triar­la. Pe­ro la muer­te de Joane ocu­rrió en Chi­le y eso cam­bia­ba to­do. La úni­ca per­so­na au­to­ri­za­da pa­ra es­ta­ble­cer quién pue­de o no pue­de re­ti­rar el ca­dá­ver es el fis­cal del ca­so. Aun así, la fa­mi­lia des­de Hai­tí te­nía otra idea.

–Realyno pen­só que po­día ha­cer ges­tio­nes en­tre go­bier­nos. Se reunió con dipu­tados y se­na­do­res hai­tia­nos pa­ra ver si lo po­dían ayu­dar. En el in­ter­tan­to, Will se­guía con la idea de que Joane te­nía que ser en­te­rra­da acá. A él lo ase­so­ra la ve­ci­na –ex­pli­ca Ro­xa­na.

Isa­bel Ara­ya, ve­ci­na de Wil­fred y ma­dri­na de la hi­ja de Joane, di­ce que se re­sis­te a ha­blar del te­ma, por­que es la más cer­ca­na a la fa­mi­lia y la úni­ca que lo tie­ne to­do cla­ro. Will, ase­gu­ra, no va a ha­blar.

Se­gún los Florvil, lue­go de unos días Wil­fred su­frió una cri­sis. Y ter­mi­nó ha­cien­do lo que Joane siem­pre qui­so: con­ver­tir­se en evan­gé­li­co. Em­pe­zó a leer la Bi­blia y a ir a la Igle­sia. Las dos fa­mi­lias co­men­za­ron a acer­car­se más por la hi­ja de Joane, que hoy es­tá ba­jo el cui­da­do de Will. Y Will, de a po­co, em­pe­zó a ce­der res­pec­to a qué ha­cer con el cuer­po de Joane.

En­tre los úl­ti­mos días de enero y los pri- me­ros de fe­bre­ro de es­te año, cuan­do la hai­tia­na ya lle­va­ba ca­si cin­co me­ses en el SML, se reac­ti­va­ron las con­ver­sa­cio­nes en­tre Will y la fa­mi­lia de Joane. Es­ta vez ha­bló con su pa­dre y lle­ga­ron a un acuer­do: Joane te­nía que vol­ver a Hai­tí.

–Pe­ro Wil­fred no qui­so tras­pa­sar, por es­cri­to, el de­re­cho de re­ti­rar el cuer­po de Joane. Se le die­ron to­das las no­cio­nes pa­ra que él fa­ci­li­ta­ra y no qui­so. Él di­jo que lo te­nía que ver la fa­mi­lia, por­que no es­ta­ba dis­pues­to a ha­cer na­da –di­ce la cu­ña­da.

Y se su­ma­ba otro pro­ble­ma más. Cuan­do las dos par­tes es­ta­ban de acuer­do, los Florvil ha­bían per­di­do el fi­nan­cia­mien­to que ha­bía con­se­gui­do Realyno.

Do­lor

“¿Por qué tu país ra­cis­ta? ¿Por qué tu país no quie­re a los hai­tia­nos?”.

Han pa­sa­do 212 días des­de que el cuer­po de Joane es­tá en el SML. Co­no­ce­do­res de la in- ves­ti­ga­ción que se abrió pa­ra de­ter­mi­nar la cau­sa de muer­te de Joane Florvil ex­pli­can que lo úni­co que im­pi­de que la fa­mi­lia de la mu­jer re­ti­re el cuer­po es que no han pre­sen­ta­do los do­cu­men­tos pa­ra ini­ciar la re­pa­tria­ción. Ni los per­mi­sos sa­ni­ta­rios, ni el cer­ti­fi­ca­do de la fu­ne­ra­ria que rea­li­za­rá el ser­vi­cio en Chi­le, tam­po­co el que lo rea­li­za­rá en Hai­tí. Pe­ro, agre­gan cer­ca­nos, el prin­ci­pal pro­ble­ma es la ayu­da fi­nan­cie­ra.

Des­de Hai­tí, Realyno Florvil di­ce que con­fía en que el ca­so se pue­da re­sol­ver de go­bierno a go­bierno. Y que mien­tras tan­to es­pe­ran vol­ver con la ayu­da fi­nan­cie­ra que ne­ce­si­tan.

Ro­xa­na Florvil re­co­no­ce que no han ini­cia­do una ac­ción pe­nal por la muer­te de Joane, pe­ro que es­tán en con­ver­sa­cio­nes con el Ins­ti­tu­to de De­re­chos Hu­ma­nos (INDH) pa­ra ha­cer­lo. Ade­más, ex­pli­ca la cu­ña­da, el INDH tam­bién los apo­ya­rá en el trá­mi­te de re­pa­tria­ción.

En el SML in­di­can que des­de fi­nes de no­viem­bre de 2017 el cuer­po de la mu­jer es­tá lis­to pa­ra ser re­ti­ra­do. Y que, por nin­gún mo­ti­vo, ten­drá un des­tino dis­tin­to al que se re­suel­va ju­di­cial­men­te. Joane se­gui­rá allí has­ta que la fa­mi­lia Florvil con­si­ga el di­ne­ro pa­ra el trá­mi­te y la do­cu­men­ta­ción es­té lis­ta.

-Ella no tie­ne por qué es­tar en el SML por te­mas bu­ro­crá­ti­cos y me­nos te­mas eco­nó­mi­cos. Pe­ro el do­cu­men­to que ne­ce­si­ta­mos es­tá a nom­bre de un ter­ce­ro -ex­pli­ca la cu­ña­da.

A pe­sar de que es­tu­vo hos­pi­ta­li­za­da por un mes en la ex Pos­ta Cen­tral, Ro­xa­na no re­cuer­da ha­ber ha­bla­do nun­ca con Joane so­bre su muer­te. A pe­sar de eso, di­ce, la de­ci­sión que to­mó cuan­do se ca­só en Hai­tí mar­có su fi­nal.

-Cuan­do tú te ca­sas en Hai­tí to­mas el ape­lli­do de tu ma­ri­do y él to­ma las de­ci­sio­nes por ti. En el ca­so de Joane, ella se ca­só y no qui­so cam­biár­se­lo. Ella si­gue sien­do una Florvil y las de­ci­sio­nes las to­ma su fa­mi­lia. Y ni si­quie­ra eso po­de­mos ha­cer. El Es­ta­do chi­leno fue a re­ti­rar a Joane de su ca­sa viva y aho­ra no es ca­paz de de­vol­ver­la, y si la de­vuel­ven va a ser en un ca­jón. ¿Qué sa­can con te­ner­la acá? ¿Pa­ra qué la si­guen cas­ti­gan­do si ya es­tá muer­ta?

Han pa­sa­do 238 días des­de que Joane mu­rió. Ro­xa­na, re­pi­te, nun­ca ha­bló con su cu­ña­da de la muer­te. Pe­ro Joane era evan­gé­li­ca. En Hai­tí y en Chi­le iba a mi­sa. En la is­la in­clu­so ha­cía cla­ses en la es­cue­la dominical de la igle­sia. Te­nía, se­gún su cu­ña­da, siem­pre una Bi­blia a mano y me­mo­ri­za­ba sus pa­sa­jes fa­vo­ri­tos. Uno de ellos, re­cuer­da, es­tá en el pri­mer li­bro del An­ti­guo Tes­ta­men­to.

Gé­ne­sis 3:19: “Pues pol­vo eres y al pol­vo vol­ve­rás”.

–Y Joane es pol­vo hai­tiano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.