EL TEST PRI­VA­DO DE LA MO­NE­DA A LOS MI­NIS­TROS DEL GA­BI­NE­TE

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR FRAN­CIS­CO AR­TA­ZA Y MA­RÍA JO­SÉ AHU­MA­DA

Cuan­do aún no se cum­plen dos me­ses de go­bierno, al­gu­nos se­cre­ta­rios de Es­ta­do ya es­tán sien­do ob­je­to de cues­tio­na­mien­tos des­de el pro­pio ofi­cia­lis­mo. En el Eje­cu­ti­vo ya ac­ti­va­ron me­ca­nis­mos pa­ra evi­tar con­tra­tiem­pos de los mi­nis­tros, con re­vi­sión de pau­tas se­ma­na­les y, en los ca­sos más ex­tre­mos, dia­rias. To­do ba­jo un man­da­to cla­ro: no sa­lir­se del li­bre­to.

El miér­co­les 18 de abril, el mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Ge­rar­do Va­re­la, lle­gó a La Mo­ne­da pa­sa­das las 15 ho­ras y subió de in­me­dia­to al se­gun­do pi­so, al des­pa­cho pre­si­den­cial. Di­cen que es­tu­vo so­lo unos ins­tan­tes. Pe­ro en Pa­la­cio ase­gu­ran que el re­pro­che del Man­da­ta­rio a su se­cre­ta­rio de Es­ta­do fue en du­ros tér­mi­nos. Ese día, el abo­ga­do se con­vir­tió en el pri­me­ro de los mi­nis­tros en re­ci­bir un re­to per­so­nal y di­rec­to del Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

Quie­nes co­no­cie­ron el epi­so­dio sos­tie­nen que no hu­bo es­pa­cio pa­ra que se de­ba­tie­ra ni pa­ra que Va­re­la in­ten­ta­ra ex­pli­car sus di­chos del día an­te­rior en Ra­dio Uni­ver­so, cuan­do, en la an­te­sa­la de la pri­me­ra marcha es­tu­dian­til, plan­teó su po­si­ción per­so­nal res­pec­to del lu­cro en edu­ca­ción su­pe­rior. “No pon­dría pe­nas de cár­cel pa­ra la gen­te que ga­na pla­ta (...). Te­ne­mos la le­gí­ti­ma as­pi­ra­ción de ga­nar más pla­ta de la que gas­ta­mos. ¿Es eso lu­cro?”, di­jo en esa oca­sión. Me­nos po­si­bi­li­da­des tu­vo de acla­rar la polémica que ha­bía ge­ne­ra­do al de­cir que no es­ta­ba de acuer­do con la dis­tri­bu­ción de pre­ser­va­ti­vos en los co­le­gios pa­ra com­ba­tir el au­men­to de con­ta­gios de VIH en Chi­le, pe­se a afir­mar que les ha­bía com­pra­do has­ta de a tres con­do­nes a sus hi­jos, “por­que eran unos cam­peo­nes”.

Pi­ñe­ra no so­lo le en­ros­tró a su mi­nis­tro que de­bía ce­ñir­se al li­bre­to que se le dio a su car­te­ra y no sa­lir­se de ahí. Tam­bién, ase­gu­ran en La Mo­ne­da, le rei­te­ró que en po­lí­ti­ca las bro­mas no sir­ven, por lo que de­bía cui­dar sus pa­la­bras.

-Lo que opi­nes del lu­cro te lo guar­das pa­ra ti, ha­bría si­do una de las frases pro­nun­cia­das por el Je­fe de Es­ta­do, reite­rán­do­le la ur­gen­cia de po­ner­se “el tra­je de mi­nis­tro y sa­car­se el de ci­vil”.

No era la pri­me­ra vez que Va­re­la re­ci­bía un men­sa­je si­mi­lar des­de La Mo­ne­da, por va­rios ca­na­les y en di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des des­de que asu­mió en la car­te­ra de Edu­ca­ción, ase­gu­ran fuen­tes del Eje­cu­ti­vo, se le ha­bía ad­ver­ti­do que se abs­tu­vie­ra de ha­cer co­men­ta­rios per­so­na­les pa­ra de­fen­der su po­si­ción ideo­ló­gi­ca en vez de la del go­bierno. El mis­mo men­sa­je se les ha­bía trans­mi­ti­do con an­te­rio­ri­dad a to­dos los miem­bros del ga­bi­ne­te, no una, va­rias ve­ces. Pe­ro, ad­mi­ten en Pa­la­cio, el ti­tu­lar de Edu­ca­ción ha si­do al que más le ha cos­ta­do ha­cer el cam­bio de switch pa­ra aco­mo­dar­se a los lí­mi­tes de su nue­vo rol.

Tal vez por eso, en es­ta oca­sión, el re­pro­che no que­dó re­du­ci­do al ám­bi­to pri­va­do. Ese mis­mo miér­co­les 18, en la reunión de coor­di­na­ción se­ma­nal que tie­ne el Pre­si­den­te con el área de co­mu­ni­ca­cio­nes del go­bierno, a la que asis­ten re­pre­sen­tan­tes del Mi­nis­te­rio Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de Go­bierno, ase­so­res del se­gun­do pi­so y de la Se­com, Pi­ñe­ra se que­jó en du­ros tér­mi­nos de los erro­res co­me­ti­dos por Va­re­la y or­de­nó rea­li­zar a par­tir de ese mo­men­to un mo­ni­to­reo dia­rio so­bre la agen­da pú­bli­ca del ti­tu­lar de Edu­ca­ción pa­ra evi­tar nue­vas po­lé­mi­cas.

En La Mo­ne­da ase­gu­ran que Va­re­la es cons­cien­te de los erro­res que ha co­me­ti­do y que des­de el re­pro­che no ha pues­to objeciones a la in­ter­ven­ción de Pa­la­cio en sus pau­tas.

Lo de Va­re­la, sin em­bar­go, es­tá le­jos de ser un he­cho ais­la­do. Cuan­do el nue­vo go­bierno aún no lle­ga a los 50 días, son va­rios los mi­nis­tros que han en­fren­ta­do crí­ti­cas por su desem­pe­ño des­de el pro­pio ofi­cia­lis­mo. Ade­más de Va­re­la, los mi­nis­tros de Sa­lud, Emi­lio San­te­li­ces; de la Pre­si­den­cia, Gon­za­lo Blu­mel; de Desa­rro­llo So­cial, Al­fre­do Mo­reno, y has­ta el mi­nis­tro del In­te­rior, An­drés Chad­wick, han en­fren­ta­do re­pa­ros des­de Chi­le Va­mos.

Con­te­ner y apu­rar

La pri­me­ra se­ma­na de abril, en me­dio de la polémica a raíz de los cam­bios im­pul­sa­dos por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud al pro­to­co­lo que re­gu­la la ob­je­ción de con­cien­cia en la ley de abor­to en tres cau­sa­les, lo que se hi­zo sin la ve­nia del Man­da­ta­rio, la je­fa de ga­bi­ne­te del Pre­si­den­te Pi­ñe­ra, Mag­da­le­na Díaz, con­vo­có a La Mo­ne­da a una reunión de coor­di­na­ción a to­dos los je­fes de ga­bi­ne­te y de co- mu­ni­ca­cio­nes de los 23 mi­nis­te­rios.

Por el al­to nú­me­ro de per­so­nas que fue­ron con­vo­ca­das, La Mo­ne­da de­ci­dió fi­nal­men­te ha­cer dos en­cuen­tros de tra­ba­jo. En am­bas ci­tas, Díaz rei­te­ró a to­das las car­te­ras sec­to­ria­les la obli­ga­ción de en­viar ca­da vier­nes una mi­nu­ta con copia a la Pre­si­den­cia y a la Se­com con el detalle de to­das las pau­tas y ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas pre­vis­tas pa­ra la se­ma­na si­guien­te, a fin de po­der coor­di­nar de me­jor for­ma las ba­ja­das co­mu­ni­ca­cio­na­les.

“Es­tán aquí pre­sen­tes to­dos los je­fes de ga­bi­ne­te, me­nos uno… Us­te­des sa­ben quién y por qué”, ase­gu­ran en La Mo­ne­da que les di­jo Díaz a los re­pre­sen­tan­tes de los mi­nis­tros en tono de ad­ver­ten­cia. El úni­co au­sen­te era el ci­ru­jano den­tis­ta Ma­rio Vi­lla­lo­bos, quien ha­bía si­do des­vin­cu­la­do el 5 de abril del car­go de je­fe de ga­bi­ne­te del mi­nis­tro de Sa­lud, Emi­lio San­te­li­ces.

Vi­lla­lo­bos ha­bía que­da­do pre­ci­sa­men­te a car­go de dis­cu­tir con di­ver­sos ac­to­res los cam­bios al pro­to­co­lo, cu­yo ob­je­ti­vo cen­tral era evi­tar que cien­tos de mu­je­res que­da­ran sin aten­ción gi­ne­co­ló­gi­ca en cen­tros po­pu­la­res li­ga­dos prin­ci­pal­men­te a la red UC-Ch­ris­tus, la que tras ha­ber­se de­cla­ra­do ob­je­to­ra de con­cien­cia que­da­ba, de acuer­do con el re­gla­men­to an­te­rior, im­po­si­bi­li­ta­da de re­ci­bir fi­nan­cia­mien­to es­ta­tal.

Vi­lla­lo­bos, ase­gu­ran las fuen­tes, no re­pre­sen­tó a La Mo­ne­da los cam­bios que se es­ta­ban rea­li­zan­do al re­gla­men­to. El te­ma so­lo lo dis­cu­tie­ron de ma­ne­ra ge­ne­ral el mi­nis­tro San­te­li­ces con el je­fe de ase­so­res de Pi­ñe­ra, Cris­tián La­rrou­let. Nin­guno de los dos ad­vir­tió los al­can­ces y re­per­cu­sio­nes po­lí­ti­cas que ten­dría el he­cho y que lle­va­ron a la opo­si­ción a pre­sen­tar una in­ter­pe­la­ción en con­tra del mi­nis­tro de Sa­lud, la que que­dó fi­ja­da pa­ra el pró­xi­mo miér­co­les 2.

A raíz de lo ocu­rri­do, San­te­li­ces de­bió con­cu­rrir per­so­nal­men­te a dar ex­pli­ca­cio­nes al Pre­si­den­te Pi­ñe­ra.

Pe­se a ello, en La Mo­ne­da ase­ve­ran que no hay una mi­ra­da crí­ti­ca al desem­pe­ño del ti­tu­lar de Sa­lud, quien ha re­ci­bi­do a la fe­cha dos se­sio­nes de coaching des­de el go­bierno pa­ra ayu­dar­lo a pre­pa­rar ade­cua­da­men­te su

de­fen­sa fren­te a la in­ter­pe­la­ción. La ul­ti­ma de es­tas se­sio­nes de ase­so­ría fue el miér­co­les 25 en La Mo­ne­da.

A ca­si dos me­ses de la ins­ta­la­ción, el nue­vo go­bierno no ha he­cho una eva­lua­ción par­ti­cu­lar de ca­da uno de los mi­nis­tros del ga­bi­ne­te. Lo que sí ha­ce, en for­ma pe­rió­di­ca, son in­for­mes glo­ba­les de la marcha de ca­da car­te­ra, en la que se con­sig­nan en­cues­tas y aná­li­sis de la Se­com.

Con la lle­ga­da de Pi­ñe­ra, el go­bierno re­for­zó a la Se­com, que di­ri­ge el si­có­lo­go Jor­ge Se­lu­me, de­vol­vien­do a es­ta re­par­ti­ción las di­vi­sio­nes de en­cues­tas y es­tu­dios, los que en el go­bierno de Ba­che­let ha­bían que­da­do en el se­gun­do pi­so.

Con esos in­su­mos, La Mo­ne­da ha es­ta­ble­ci­do dos gru­pos de mi­nis­tros: los que de­ben ser “con­te­ni­dos” y a los que se de­be “apu­rar”. Has­ta aho­ra, la Se­ge­gob ha rea­li­za­do bi­la­te­ra­les en ma­te­ria de co­mu­ni­ca­cio­nes con los mi­nis­te­rios de Edu­ca­ción, Sa­lud, Seg­pres, In­te­rior y Me­dio Am­bien­te.

Desaho­go en el co­mi­té po­lí­ti­co

Fal­ta­ba po­co pa­ra que fi­na­li­za­ra el úl­ti­mo co­mi­té po­lí­ti­co en el Pa­la­cio de La Mo­ne­da, que reunió es­te lu­nes 23 a los mi­nis­tros del área po­lí­ti­ca con los pre­si­den­tes de par­ti­dos de Chi­le Va­mos y los je­fes de ban­ca­da ofi­cia­lis­tas, cuan­do el mi­nis­tro del In­te­rior, An­drés Chad­wick, co­mo es ha­bi­tual en es­tas reunio­nes, dio la pa­la­bra a los que qui­sie­ran ma­ni­fes­tar­se.

Fue­ron va­rios los que ha­bla­ron. La más du­ra, sin du­da, fue la pre­si­den­ta de la UDI, Jac­que­li­ne van Rys­sel­berg­he, quien cues­tio­nó a la sub­se­cre­ta­ria de De­re­chos Hu­ma­nos, Lorena Re­ca­ba­rren, por ha­ber so­li­ci­ta­do pú­bli­ca­men­te a la UDI que san­cio­na­ra al dipu­tado gre­mia­lis­ta Ig­na­cio Urru­tia, es­to lue­go de que el par­la­men­ta­rio ca­li­fi­ca­ra de “te­rro­ris­tas con agui­nal­do” a las víc­ti­mas de pri­sión po­lí­ti­ca y tor­tu­ras du­ran­te la dic­ta­du­ra.

“Es el col­mo que una sub­se­cre­ta­ria le di­ga por la pren­sa a un par­ti­do có­mo san­cio­nar a uno de sus par­la­men­ta­rios”, re­cla­mó la se­na­do­ra.

Pe­ro ese fue so­lo el ini­cio. Des­de los par­ti­dos re­cla­ma­ron al go­bierno que la polémica por Urru­tia tal vez po­dría ha­ber­se evi­ta­do si hu­bie­ra exis­ti­do una ade­cua­da coor­di­na­ción en­tre La Mo­ne­da y las ban­ca­das par­la­men­ta­rias de Chi­le Va­mos, las que no fue­ron in­for­ma­das a tiem­po de la de­ci­sión del go­bierno de re­ti­rar el pro­yec­to de Ba­che­let que bus­ca­ba dar una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca a las víc­ti­mas de tor­tu­ra.

La ti­mo­nel gre­mia­lis­ta se que­jó for­mal­men­te de la “fal­ta de ta­len­to” y “ca­pa­ci­dad” po­lí­ti­ca del mi­nis­tro de la Pre­si­den­cia, Gon­za­lo Blu­mel, a quien res­pon­sa­bi­li­zó de la des­coor­di­na­ción. Blu­mel, ase­gu­ra­ron des­de los par­ti­dos, so­lo les co­mu­ni­có me­dia ho­ra an­tes de pro­ce­der al re­ti­ro del pro­yec­to y cuan­do es­te ya ha­bía si­do vo­ta­do en sa­la, en me­dio de la polémica ge­ne­ra­da por los di­chos de Urru­tia.

No era la pri­me­ra vez que Van Rys­sel­berg­he cues­tio­na­ba el desem­pe­ño de Blu­mel. En la UDI se­ña­lan que con an­te­rio­ri­dad la se­na­do­ra le ha­bía trans­mi­ti­do per­so­nal­men­te a Chad­wick la mo­les­tia del gre­mia­lis­mo con el je­fe de la Seg­pres por no “ha­cer es­fuer­zos pa­ra ge­ne­rar con­fian­zas” y una su­pues­ta in­ca­pa­ci­dad pa­ra pre­ver con­flic­tos.

En La Mo­ne­da hay cier­ta preo­cu­pa­ción por el en­cono de la UDI ha­cia Blu­mel y el tra­to que le dan en el Con­gre­so los par­la­men­ta­rios gre­mia­lis­tas al mi­nis­tro. De he­cho, el co­mi­té po­lí­ti­co del go­bierno ha to­ma­do cier­tos res­guar­dos pa­ra blin­dar a Blu­mel y em­po­de­rar­lo co­mo el ar­ti­cu­la­dor del Eje­cu­ti­vo con los par­la­men­ta­rios. En­tre las me­di­das adop­ta­das, por ejem­plo, es­tá la de­ci­sión de que los mi­nis­tros Chad­wick y Ce­ci­lia Pé­rez ba­jen al mí­ni­mo sus vi­si­tas al Par­la­men­to, pa­ra evi­tar que las ban­ca­das bus­quen ha­blar di­rec­ta­men­te con ellos y no por in­ter­me­dio de Blu­mel.

En el co­mi­té po­lí­ti­co del lu­nes 23, sin em­bar­go, a los cues­tio­na­mien­tos de la “Co­ca” con­tra Blu­mel se su­ma­ron los re­pre­sen­tan­tes de RN e, in­clu­so, de Evó­po­li, don­de mi­li­ta el je­fe de la Seg­pres. Eso sí, el ti­mo­nel de Re­no­va­ción Na­cio­nal, dipu­tado Ma­rio Des- bor­des -días an­tes- ya ha­bía ex­ten­di­do las crí­ti­cas por el tras­pié al mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Her­nán La­rraín, a quien acu­só de ac­tuar de ma­ne­ra des­pro­li­ja en la tra­mi­ta­ción de es­te pro­yec­to.

Blu­mel, se­ña­lan en Chi­le Va­mos y en La Mo­ne­da, se dis­cul­pó ese día por lo su­ce­di­do y re­co­no­ció que no se ha­bía so­cia­bi­li­za­do a tiem­po y con to­dos los par­la­men­ta­rios de la coa­li­ción la pos­tu­ra del go­bierno fren­te al pro­yec­to de com­pen­sa­ción pa­ra las víc­ti­mas de tor­tu­ras.

Las dis­cul­pas del ti­tu­lar de la Seg­pres no ba­ja­ron la ten­sión. Ese mis­mo lu­nes, so­lo unas ho­ras des­pués, du­ran­te la reunión de coor­di­na­ción le­gis­la­ti­va en La Mo­ne­da, el je­fe de ban­ca­da de dipu­tados de RN, Leo­pol­do Pé­rez, in­sis­tió en las crí­ti­cas al desem­pe­ño de al­gu­nos mi­nis­tros.

A nom­bre de los par­la­men­ta­rios de su par­ti­do, Pé­rez trans­mi­tió a La Mo­ne­da la ne­ce­si­dad de que los mi­nis­tros cui­den el len­gua­je que van a uti­li­zar, pues una vez que es­tán in­ves­ti­dos co­mo se­cre­ta­rios de Es­ta­do no pue­den emi­tir cier­tos co­men­ta­rios. Si bien -quie­nes par­ti­ci­pa­ron de ese en­cuen­tro- ase­gu­ran que Pé­rez nun­ca men­cio­nó a Va­re­la, na­die du­da que la su­ge­ren­cia del par­la­men­ta­rio iba di­rec­ta­men­te ha­cia el ti­tu­lar de Edu­ca­ción.

En RN, co­men­tan en la co­lec­ti­vi­dad, el ti­tu­lar de Edu­ca­ción no so­la­men­te ha si­do cues­tio­na­do por sus erró­neas de­cla­ra­cio­nes, sino que tam­bién ale­gan des­co­no­cer cuá­les son las prio­ri­da­des y los pa­sos le­gis­la­ti­vos de la car­te­ra, apun­tan­do es­pe­cial­men­te en la de­mo­ra que ha te­ni­do la se­cre­ta­ría de Es­ta­do al mo­men­to de pre­sen­tar el pro­yec­to que re­em­pla­za­rá al Cré­di­to con Aval del Es­ta­do (CAE).

Miem­bros de la co­lec­ti­vi­dad de An­to­nio Varas se­ña­lan que se tra­ta de un men­sa­je que es­tá sien­do tra­ba­ja­do, pun­to por pun­to y de­ta­lla­da­men­te, des­de la cam­pa­ña pre­si­den­cial, por lo que va­rios han cues­tio­na­do la de­mo­ra en su pre­sen­ta­ción. “¿Por qué no lo han in­gre­sa­do si es­ta­ba tan cla­ro?”, se le ha ma­ni­fes­ta­do a la mi­nis­tra de la Se­ge­gob, Ce­ci­lia Pé­rez, y al mis­mo Blu­mel.

La Mo­ne­da ha es­ta­ble­ci­do dos gru­pos de mi­nis­tros: los que de­ben ser con­te­ni­dos y a los que se de­be apu­rar. Den­tro de las cla­si­fi­ca­cio­nes se es­ta­ble­ció que al ti­tu­lar de Edu­ca­ción se le de­be “con­te­ner”.

En la UDI han cues­tio­na­do, en pri­va­do, el desem­pe­ño del mi­nis­tro Blu­mel, a quien res­pon­sa­bi­li­za­ron por la des­coor­di­na­ción del blo­que en el re­ti­ro del pro­yec­to que en­tre­ga­ba com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca a las víc­ti­mas de DD.HH.

Des­de el go­bierno ase­gu­ran que el pro­yec­to que mo­di­fi­ca­rá al CAE es­tá den­tro de las me­di­das que se­rán in­gre­sa­das al Con­gre­so en los pró­xi­mos 30 días por el Eje­cu­ti­vo.

Las que­jas for­ma­les de RN ante el co­mi­té po­lí­ti­co de La Mo­ne­da no se han li­mi­ta­do a eso. Los re­pa­ros más fuer­tes des­de la tien­da de An­to­nio Varas apun­tan fun­da­men­tal­men­te al mi­nis­tro de Desa­rro­llo So­cial, Al­fre­do Mo­reno, a quien re­pro­chan te­ner agen­da pro­pia y no es­cu­char a RN.

Las re­la­cio­nes en­tre Mo­reno y RN se han de­te­rio­ra­do a tal pun­to que la di­rec­ti­va par­ti­da­ria que en­ca­be­za el dipu­tado Des­bor­des de­ci­dió no acep­tar la so­li­ci­tud que les hi­zo Mo­reno ha­ce al­gún tiem­po, pa­ra ser in­vi­ta­do a ex­po­ner en una reunión de la co­mi­sión po­lí­ti­ca del par­ti­do.

La au­to­no­mía con que jue­ga el mi­nis­tro de Desa­rro­llo So­cial tam­bién es­tá ge­ne­ran­do más de un rui­do en La Mo­ne­da, ase­gu­ran fuen­tes del go­bierno.

Fue el pro­pio Pre­si­den­te Pi­ñe­ra quien or­de­nó a ini­cios de es­ta se­ma­na re­du­cir de 11 a seis el nú­me­ro de mi­nis­tros que via­ja­rían con Mo­reno a La Arau­ca­nía pa­ra ver en te­rreno el plan mul­ti­sec­to­rial con el que el go­bierno pre­ten­de abor­dar la si­tua­ción de po­bre­za y vio­len­cia en la zo­na.

Pe­se a que el go­bierno ha da­do prio­ri­dad a es­te te­ma, en La Mo­ne­da no fue bien eva­lua­do que la nómina de mi­nis­tros que irían a La Arau­ca­nía la ela­bo­ra­ra Mo­reno sin con­sul­tar si­quie­ra al res­to del ga­bi­ne­te. Mu­chos de los in­vo­lu­cra­dos se en­te­ra­ron por la pren­sa de que es­ta­ban con­si­de­ra­dos en es­ta agen­da.

En el go­bierno ase­gu­ran que Mo­reno ya ha­bía da­do al­gu­nas se­ña­les de au­to­no­mía que ha­bían mo­les­ta­do a Pi­ñe­ra. A co­mien­zos de la se­gun­da se­ma­na de abril, Mo­reno lla­mó di­rec­ta­men­te a la Can­ci­lle­ría pa­ra pe­dir que lo in­clu­ye­ran en la de­le­ga­ción que acom­pa­ña­ría al Man­da­ta­rio a Perú pa­ra asis­tir a la Cum­bre de las Amé­ri­cas.

El he­cho cau­só mo­les­tia en la di­rec­ti­va de RN, la que pre­sen­tó una que­ja for­mal ante el je­fe del co­mi­té po­lí­ti­co de La Mo­ne­da.

Pe­se a ello, ase­gu­ran en el ofi­cia­lis­mo, Mo­reno ha­bría so­li­ci­ta­do nue­va­men­te a la Can­ci­lle­ría el ser in­clui­do en la co­mi­ti­va que acom­pa­ña­ría a Pi­ñe­ra en las vi­si­tas ofi­cia­les a Ar­gen­ti­na y Bra­sil. Lo que es­ta vez no fue acep­ta­do. A la de­le­ga­ción sí se su­mó al mi­nis­tro Blu­mel.

En RN ase­ve­ran que les preo­cu­pa que el pro­ta­go­nis­mo de Mo­reno, quien fue can­ci­ller en el pri­mer go­bierno de Pi­ñe­ra, pue­da afec­tar al mi­nis­tro Ro­ber­to Am­pue­ro, quien, ade­más, ya en­fren­ta crí­ti­cas a su ges­tión por la de­mo­ra en el nom­bra­mien­to de em­ba­ja­do­res po­lí­ti­cos.

La ac­tual ad­mi­nis­tra­ción ha su­pe­ra­do el tiem­po que se to­ma­ron los go­bier­nos de Ba­che­let 1 y 2 y el an­te­rior de Pi­ñe­ra en la de­sig­na­ción de los em­ba­ja­do­res en la re­gión. Has­ta aho­ra, ha ra­ti­fi­ca­do a 23 em­ba­ja­do­res de ca­rre­ra y en­vió los agree­ments a Bra­sil, Ita­lia y Ar­gen­ti­na.

El flan­co pre­si­den­cial

Fue pre­ci­sa­men­te el nom­bre ele­gi­do pa­ra re­pre­sen­tar al go­bierno en Ar­gen­ti­na el que abri­ría el flan­co más com­ple­jo pa­ra el go­bierno.

La de­ci­sión de Pi­ñe­ra de nom­brar a su her­mano Pa­blo co­mo em­ba­ja­dor en Bue­nos Ai­res se con­vir­tió en un bu­me­rán po­lí­ti­co que ter­mi­nó gol­pean­do di­rec­ta­men­te al Pre­si­den­te y, de pa­so, abrió du­das so­bre la ca­pa­ci­dad del ga­bi­ne­te pa­ra ad­ver­tir a tiem­po el ries­go de con­flic­tos.

“Fue in­ne­ce­sa­rio”, re­cla­ma­ron en pri­va­do los pre­si­den­tes de la UDI y RN, y des­de Evó­po­li ase­gu­ra­ban que era un “error po­lí­ti­co”, cuan­do la polémica por “ne­po­tis­mo” ya es­ta­ba desata­da. Pa­ra en­ton­ces, los par­la­men­ta­rios Leo­nar­do So­to (PS) y Da­niel Núñez (PC) ya ha­bían anun­cia­do que pre­sen­ta­rían un ofi­cio pa­ra que el con­tra­lor Jor­ge Ber­mú­dez se pro­nun­cia­ra so­bre la le­ga­li­dad y cons­ti­tu­cio­na­li­dad del nom­bra­mien­to. La ac­ción le­gal fue con­cre­ta­da el miér­co­les 25, ho­ras an­tes de que el Pre­si­den­te ini­cia­ra su pri­me­ra vi­si­ta ofi­cial a Ar­gen­ti­na.

En pri­va­do, des­de Chi­le Va­mos se que­jan de que el go­bierno ha si­do po­co pro­li­jo a la ho­ra de en­fren­tar es­te te­ma des­de que el jue­ves 19 se fil­tra­ra en el dia­rio Cla­rín de Bue­nos Ai­res el nom­bra­mien­to de “Po­lo” Pi­ñe­ra, so­lo ins­tan­tes des­pués de que el Pre­si­den­te Mau­ri­cio Macri die­ra el be­ne­plá­ci­to al nue­vo em­ba­ja­dor.

Cer­ca­nos a la fa­mi­lia del Pre­si­den­te ase­gu­ran que Pi­ñe­ra ha­bló con su her­mano Pa­blo la idea de que se fue­ra a Ar­gen­ti­na una se­ma­na an­tes del anun­cio.

En el in­ter­tan­to, se­ña­lan en La Mo­ne­da, el Pre­si­den­te anun­ció su de­ci­sión al co­mi­té po­lí­ti­co y al can­ci­ller Ro­ber­to Am­pue­ro. La du­da que se ins­ta­ló en el ofi­cia­lis­mo es si al­guno de es­tos co­la­bo­ra­do­res le di­jo al Man­da­ta­rio las con­se­cuen­cias que po­día te­ner.

“La de­ci­sión vie­ne de arri­ba”, fue la úni­ca res­pues­ta que tu­vie­ron en el ofi­cia­lis­mo cuan­do hi­cie­ron pre­sen­te la in­quie­tud al co­mi­té po­lí­ti­co del lu­nes 23. Pa­ra en­ton­ces, el go­bierno da­ba por zan­ja­do el te­ma y les pi­dió a los par­ti­dos de la coa­li­ción no in­sis­tir en las crí­ti­cas por es­te te­ma.

No to­dos se ali­nea­ron de in­me­dia­to. Has­ta el jue­ves 26, Evó­po­li in­sis­tía en pre­sen­tar un pro­yec­to de ley que re­gu­le la con­tra­ta­ción de fa­mi­lia­res en el apa­ra­to pú­bli­co, in­clu­so de fa­mi­lia­res del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

La ini­cia­ti­va ge­ne­ró nue­vos ro­ces al in­te­rior de la coa­li­ción.

Pe­ro el gi­ro más im­por­tan­te lo dio el pro­pio Pre­si­den­te. El miér­co­les 25, lue­go de que se for­ma­li­za­ra el re­que­ri­mien­to ante la Con­tra­lo­ría, el Man­da­ta­rio anun­ció que de­ja­ba sus­pen­di­do el nom­bra­mien­to de su her­mano a la es­pe­ra de co­no­cer el pro­nun­cia­mien­to del con­tra­lor so­bre es­ta ma­te­ria. La nue­va de­ci­sión im­pli­ca­ba ba­jar del via­je a Ar­gen­ti­na al her­mano del Man­da­ta­rio y el de­jar acé­fa­la la em­ba­ja­da más im­por­tan­te de Chi­le en la re­gión por va­rios me­ses.

El prin­ci­pal pro­ble­ma -se­ña­lan en el ofi­cia­lis­mo- es que se­gún las de­cla­ra­cio­nes del mis­mo con­tra­lor, Jor­ge Ber­mú­dez, la re­so­lu­ción de Con­tra­lo­ría po­dría tar­dar, in­clu­so, seis me­ses, de­jan­do a uno de los paí­ses alia­dos más im­por­tan­tes sin un em­ba­ja­dor. Es­to en me­dio de una de las de­sig­na­cio­nes de em­ba­ja­do­res más len­ta de los úl­ti­mos tres go­bier­nos.

Las re­la­cio­nes en­tre Mo­reno y RN se han de­te­rio­ra­do a tal pun­to que se de­ci­dió no acep­tar la so­li­ci­tud del mi­nis­tro de par­ti­ci­par de una co­mi­sión po­lí­ti­ca del par­ti­do.

En La Mo­ne­da ase­gu­ran que Pi­ñe­ra anun­ció su de­ci­sión de de­sig­nar a su her­mano co­mo em­ba­ja­dor de Chi­le en Ar­gen­ti­na a su co­mi­té po­lí­ti­co y al can­ci­ller Ro­ber­to Am­pue­ro.

El mi­nis­tro de la Seg­pres, Gon­za­lo Blu­mel, ha si­do cues­tio­na­do des­de la UDI. La Mo­ne­da su­per­vi­sa a dia­rio las ac­ti­vi­da­des del mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Ge­rar­do Va­re­la.

Emi­lio San­te­li­ces, ti­tu­lar de Sa­lud, se­rá in­ter­pe­la­do el miér­co­les 2 en el Con­gre­so.

El mi­nis­tro de Desa­rro­llo So­cial, Al­fre­do Mo­reno, ha ge­ne­ra­do re­pa­ros en RN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.