HIS­TO­RIA DE UN RE­CAM­BIO: LA SE­ÑAL QUE EL PA­PA ES­PE­RA DAR CON EL CA­SO CHI­LENO

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR CAR­LA PÍA RUIZ Y FRAN­CIS­CO AR­TA­ZA INFOGRAFÍA HIL­DA OLI­VA

Una car­ta-bom­ba. Fue al me­dio­día del martes 10 de abril pa­sa­do cuan­do su­ce­dió. A la se­de de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Chi­le (Cech) lle­gó un co­rreo elec­tró­ni­co des­de el Vaticano. Na­die ima­gi­nó que las seis pá­gi­nas es­cri­tas por el mis­mo Pa­pa Fran­cis­co eran mu­cho más que una sim­ple mi­si­va.

De­to­nó en Pun­ta de Tral­ca, en me­dio de la 115° asam­blea ple­na­ria del epis­co­pa­do chi­leno. San­tia­go Sil­va, el pre­si­den­te de la Cech, el día miércoles 11 de abril di­jo que ha­bía una car­ta del Pa­pa. Los obis­pos, 31 de los 32 en ejer­ci­cio del país, se mi­ra­ron co­mo tra­tan­do de adi­vi­nar si al­guien ya sa­bía de la exis­ten­cia del do­cu­men­to. Tam­bién mi­ra­ron a Juan Ba­rros. Pe­ro na­die sa­bía na­da.

Ca­da una de las 1.071 pa­la­bras de Fran­cis­co con­fir­ma­ron lo que el Ar­zo­bis­po de Mal­ta, Char­les Sci­clu­na, es­ta­ble­ció du­ran­te su visita y su in­ves­ti­ga­ción: la ma­yor cri­sis in­ter­na que se ha vis­to en la igle­sia chi­le­na y una ten­sión don­de cual­quier mo­vi­mien­to po­ne en alerta a los miem­bros del cle­ro.

A 11.972 ki­ló­me­tros, Fran­cis­co tam­bién hi­zo un lla­ma­do iné­di­to y con­vo­có a to­dos los obis­pos de Chi­le pa­ra dia­lo­gar, en­tre los días 14 y 17 de mayo. Pe­ro ca­mu­fla­da iba otra se­ñal de los cam­bios ve­ni­de­ros y que po­cos obis­pos iden­ti­fi­ca­ron en ese mo­men­to: la car­ta no ha­bía lle­ga­do por el con­duc­to re­gu­lar, que es la Nun­cia­tu­ra Apos­tó­li­ca.

Una se­ma­na des­pués, la se­ñal eran unas ma­le­tas.

Ese fue el de­ta­lle que mar­có el úl­ti­mo mo­vi­mien­to im­por­tan­te que se vio en el nú­me­ro 200 de la ca­lle Mon­se­ñor Nun­cio Só­te­ro Sanz, ha­ce dos se­ma­nas. Ivo Sca­po­lo, el nun­cio apos­tó­li­co, par­tía, co­mo tan­tas ve­ces, a Ro­ma. So­lo que en es­ta oca­sión el via­je pa­re­cía una des­pe­di­da.

El nun­cio en la mi­ra

“Ve más allá, has­ta que sien­tas que ha ter­mi­na- do tu obra. Es­ta es la evan­ge­li­za­ción”, fue­ron las pa­la­bras que re­so­na­ron en la pe­que­ña ca­pi­lla de la Ca­sa de San­ta Mar­ta, en el Vaticano. A las 7 de la ma­ña­na, el Pa­pa Fran­cis­co ce­le­bró la mi­sa. Aun­que el 19 de abril pa­sa­do fue es­pe­cial al me­nos pa­ra uno de los 50 asis­ten­tes.

Ivo Sca­po­lo es­cu­cha­ba con aten­ción la ce­le­bra­ción, que pa­ra él no te­nía na­da de ale­gre. Su via­je no era ca­sual. El mis­mo Fran­cis­co lo ha­bía lla­ma­do “a ca­pí­tu­lo”: te­nía que ren­dir cuen­tas y dar ex­pli­ca­cio­nes.

Tan­to en Chi­le co­mo en Ro­ma, se dice que Sca­po­lo de­ja­ría el país. Pro­ba­ble­men­te en ju­nio, mes en que el Vaticano da a co­no­cer las des­ti­na­cio­nes de los nun­cios.

A Sca­po­lo se le sin­di­ca co­mo uno de los res­pon­sa­bles “de la fal­ta de in­for­ma­ción ve­raz y equi­li­bra­da” de la que se que­jó el Pa­pa en su mi­si­va a los obis­pos chi­le­nos. Por lo que su sa­li­da se da por des­con­ta­da en bue­na par­te del cle­ro chi­leno.

Des­de que lle­gó a Chi­le, en ju­nio de 2011, Ivo Sca­po­lo no lo­gró afia­tar una re­la­ción cer­ca­na con los obis­pos chi­le­nos. No so­lo eso. Al in­te­rior del cle­ro le re­cla­man la tar­dan­za en los nom­bra­mien­tos de pre­la­dos. En­tre 2011 y 2013 no hu­bo nin­gu­na de­sig­na­ción. Re­cién en 2014 se pro­du­jo la pri­me­ra: Ce­les­tino Aós, un des­co­no­ci­do sa­cer­do­te es­pa­ñol que fue or­de­na­do co­mo obis­po de Co­pia­pó.

Un co­no­ci­do je­sui­ta chi­leno lo gra­fi­ca así: “Pa­ra los nom­bra­mien­tos tu­vo que re­cu­rrir a per­so­na­jes que na­die sa­bía quié­nes eran”.

Pe­ro Sca­po­lo no es el úni­co en la mi­ra.

El ja­que ma­te de Ba­rros

En Ro­ma se con­si­de­ra que el ca­so chi­leno es un pa­ra­dig­ma. José Ma­nuel Vidal, va­ti­ca­nis­ta es­pa­ñol, ex­pli­ca que se­rá un pun­to de in­fle­xión en la for­ma de abor­dar los ca­sos de abu­sos se­xua­les y una prueba de fue­go a la ins­truc­ción pa­pal de to­le­ran­cia ce­ro.

–El ca­so chi­leno re­pre­sen­ta un ejem­plo prác­ti­co de có­mo una Igle­sia pue­de re­cu­pe­rar la cre­di­bi­li­dad y la con­fian­za so­cial, per­di­das en aras de una alian­za con los sec­to­res más con­ser­va­do­res –ex­pli­ca Vidal.

Tan­to en Ro­ma co­mo en Chi­le las ex­pec­ta­ti­vas so­bre el re­sul­ta­do del en­cuen­tro del Pa­pa con los obis­pos chi­le­nos son enor­mes. Al­gu­nos va­ti­ca­nis­tas, in­clu­so, aven­tu­ran que Fran­cis­co se jue­ga el fu­tu­ro de su pa­pa­do en es­ta in­ter­ven­ción a la Igle­sia chi­le­na.

El po­der del Pa­pa al in­te­rior de la Igle­sia se vio de­bi­li­ta­do tras su ac­ci­den­ta­da visita a Chi­le en enero pa­sa­do. Dos epi­so­dios die­ron cuen­ta de ese he­cho. El pri­me­ro fue la crí­ti­ca pú­bli­ca que hi­zo el ar­zo­bis­po de Bos­ton, Sean O’Ma­lley, a Fran­cis­co, lue­go de que el Pa­pa de­fen­die­ra al obis­po de Osorno, Juan Ba­rros.

El se­gun­do epi­so­dio tie­ne que ver con el fa­lli­do nom­bra­mien­to de un obis­po en Ni­ge­ria, en el que el Pa­pa se vio obli­ga­do a echar pie atrás ante la re­sis­ten­cia de los fe­li­gre­ses, de­bi­do a que el pre­la­do que es­co­gió era de una et­nia ri­val.

Fran­cis­co ne­ce­si­ta dar un gol­pe de po­der den­tro de la Igle­sia si pre­ten­de avan­zar en los cam­bios a la cu­ria. Y la cri­sis que vi­ve la Igle­sia chi­le­na le da la opor­tu­ni­dad de ases­tar­lo.

El pri­mer pa­so, con­cuer­dan al­tas fuen­tes ecle­siás­ti­cas, se­ría se­guir las re­co­men­da­cio­nes de Sci­clu­na: pe­dir­les la re­nun­cia a los obis­pos Juan Ba­rros, An­drés Ar­tea­ga, Ho­ra­cio Va­len­zue­la y To­mis­lav Kol­ja­tic, el lla­ma­do círcu­lo de hie­rro del ex­pá­rro­co de El Bos­que, Fer­nan­do Ka­ra­di­ma.

Li­mi­tar la in­fluen­cia de los ex­miem­bros de la Pía Unión Sa­cer­do­tal al in­te­rior del epis­co­pa­do no so­lo ten­dría con­se­cuen­cias en una even­tual renovación de la Igle­sia chi­le­na, tam­bién gol­pea­ría di­rec­ta­men­te a quien es con­si­de­ra­do “la pie­dra en el za­pa­to” de Fran­cis­co: Án­ge­lo So­dano, ac­tual de­cano del Co­le­gio Car­de­na­li­cio.

El car­de­nal ita­liano fue nun­cio en Chi­le en­tre 1977 y 1988, y lue­go se­cre­ta­rio de Es­ta­do Vaticano des­de 1991 a 2006, por lo que tu­vo una in­fluen­cia de­ci­si­va en el nom­bra­mien­to de los ac­tua­les obis­pos chi­le­nos. Fue con So­dano que flo­re­ció el po­der del gru­po de Ka­ra­di­ma y se pro­du­jo un gi­ro.

Has­ta el año 83, ba­jo la con­duc­ción del car­de­nal Sil­va Hen­rí­quez, la ma­yo­ría de los obis­pos chi­le­nos per­te­ne­cía al lla­ma­do sec­tor pro­gre­sis­ta. Ape­nas eran seis los obis­pos con­ser­va­do­res. Des­de en­ton­ces, So­dano lle­vó ade­lan­te, pri­me­ro des­de Chi­le y lue­go des­de Ro­ma, un re­cam­bio to­tal en el per­fil de los obis­pos. Hoy no lle­gan a sie­te los pre­la­dos con­si­de­ra­dos pro­gre­sis­tas, pe­se a que el nú­me­ro de dió­ce­sis chi­le­nas cre­ció des­de en­ton­ces de 28 a 33.

Un en­ro­que. Va­rios apues­tan a que esa po­dría ser una de las so­lu­cio­nes que eva­lúa Fran­cis­co pa­ra las dió­ce­sis hoy ma­ne­ja­das por los he­re­de­ros de Ka­ra­di­ma. No se­rían cam­bios al azar: los sa­cer­do­tes se­rían jó­ve­nes y mar­ca­rían el ini­cio de una ge­ne­ra­ción de re­cam­bio en la Igle­sia. Fuen­tes cer­ca­nas al cle­ro chi­leno apues­tan por los obis­pos au­xi­lia­res de San­tia­go. Pe­dro Os­san­dón, Fer­nan­do Ra­mos y Ga­lo Fernández son nom­bres que sue­nan fuer­te­men­te co­mo can­di­da­tos pa­ra Tal­ca, Li­na­res y Osorno.

El otro re­em­pla­zo ven­dría con la sa­li­da del obis­po au­xi­liar de San­tia­go, An­drés Ar­tea­ga, tam­bién li­ga­do a Ka­ra­di­ma, quien se en­cuen­tra aque­ja­do de un par­kin­son avan­za­do. Ade­más, se­ña­lan fuen­tes de la Igle­sia chi­le­na, ur­ge el nom­bra­mien­to del obis­po de Val­di­via, car­go que se en­cuen­tra va­can­te, y la su­ce­sión del ar­zo­bis­po de San­tia­go, el car­de­nal Ri­car­do Ez­za­ti; del obis­po de Rancagua, Ale­jan­dro Goic; del obis­po de Val­pa­raí­so, Gon­za­lo Duar­te, y del ar­zo­bis­po de Puer­to Montt, Cris­tián Ca­ro. To­dos ellos pa­sa­ron el lí­mi­te de 75 años de edad que es­ta­ble­ce el derecho ca­nó­ni­co, por lo que ya pre­sen­ta­ron sus re­nun­cias ante el Vaticano.

La gran du­da, pre­ci­sa­men­te, en me­dio de la cri­sis que atra­vie­sa la Igle­sia chi­le­na, es quié­nes po­drían te­ner hoy al­gún gra­do de in­fluen­cia en los nom­bra­mien­tos.

Es el nun­cio el en­car­ga­do de son­dear los nom­bres pro­pues­tos por los obis­pos chi­le­nos an­tes de en­viar las nó­mi­nas a Ro­ma, pe­ro hoy Sca­po­lo es­tá cues­tio­na­do por el Pa­pa y en pro-

“Pre­veo un re­me­zón en la Igle­sia chi­le­na. Me re­fie­ro a la sa­li­da de obis­pos. El Pa­pa bus­ca dar una se­ñal de cam­bio, si no, no nos lla­ma­ría a Ro­ma. No es pa­ra ala­bar­nos ni pa­ra so­bar­nos el lo­mo”.

Luis Infanti, obis­po de Ay­sén.

“El ca­so chi­leno re­pre­sen­ta un ejem­plo prác­ti­co de có­mo una Igle­sia pue­de re­cu­pe­rar la cre­di­bi­li­dad y la con­fian­za so­cial, per­di­das en aras de una alian­za con los sec­to­res más con­ser­va­do­res”.

José Ma­nuel Vidal, Va­ti­ca­nis­ta es­pa­ñol.

La con­vo­ca­to­ria de Fran­cis­co a los obis­pos chi­le­nos pa­ra que va­yan a Ro­ma mar­ca una ac­ción sin pre­ce­den­tes pa­ra el Vaticano. La ci­ta an­ti­ci­pa cam­bios pro­fun­dos, que par­ti­rían con la sa­li­da de los pre­la­dos de Osorno, Tal­ca y Li­na­res, pe­ro que no se­rían los úni­cos ni las me­di­das más re­le­van­tes. Tras el in­for­me de Sci­clu­na, se es­pe­ra que Ba­rros sea so­lo el co­mien­zo de otros cam­bios que ame­na­zan el po­der del ala más con­ser­va­do­ra del cle­ro chi­leno.

ce­so de aban­do­nar Chi­le.

Lo usual es que ca­da dos años, los miem­bros de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal se reúnan en pri­va­do y ela­bo­ren una nó­mi­na de per­so­nas a las que con­si­de­ran ap­tas pa­ra lle­gar a obis­po. La vo­ta­ción pa­ra in­gre­sar a es­ta “se­lec­ta lis­ta”, que es en­via­da al Vaticano por el nun­cio, es con quó­rum ca­li­fi­ca­do, de 2/3 de los in­te­gran­tes de la Cech. Si un sec­tor tie­ne am­plia ma­yo­ría en el epis­co­pa­do, tie­ne ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de nom­brar a sus cer­ca­nos.

No es el úni­co pro­ble­ma. Las nó­mi­nas son ge­né­ri­cas y no pa­ra una dió­ce­sis es­pe­cí­fi­ca, por lo que no se to­ma en con­si­de­ra­ción la opi­nión de los sa­cer­do­tes y lai­cos que vi­ven en esas dió­ce­sis, ni las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias del lu­gar.

Pe­ro el Pa­pa no siem­pre si­gue esas pro­pues­tas al pie de la le­tra. A ve­ces sorprende con nom­bres que sa­ca por su pro­pia cuen­ta.

En el ca­so de los cam­bios que se es­pe­ran en las dió­ce­sis de los obis­pos vin­cu­la­dos a Ka­ra­di­ma se po­dría uti­li­zar cual­quie­ra de los dos sis­te­mas. El ob­je­ti­vo se­ría otro: ce­rrar el ca­pí­tu­lo de El Bos­que en la Igle­sia chi­le­na.

-El Pa­pa po­dría ha­cer lo que la cú­pu­la del epis­co­pa­do de Chi­le no hi­zo. Lo que más se ne­ce­si­ta es un cam­bio de men­ta­li­dad. Y me pa­re­ce que aún no to­dos en la Igle­sia chi­le­na lo han com­pren­di­do bien- dice el va­ti­ca­nis­ta Andrea Tor­nie­lli.

Por eso, Ba­rros es, sin du­da, el ini­cio de la cri­sis que hoy vi­ve la Igle­sia chi­le­na, pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra el fi­nal.

Prín­ci­pes versus ser­vi­do­res

Al in­te­rior del epis­co­pa­do hay tres gru­pos cla­ros. Uno que si­gue a Ivo Sca­po­lo, re­pre­sen­tan­te de las ideas de So­dano; otro, que gi­ra en torno a los car­de­na­les Errá­zu­riz y Ez­za­ti, y un úl­ti­mo gru­po con ideas más pro­gre­sis­tas, re­pre­sen­ta­do por Ale­jan­dro Goic. Aun­que es­te úl­ti­mo sec­tor es el que tie­ne me­jor ima­gen pú­bli­ca y pre­sen­cia en los me­dios (cu­yo em­ble­ma es Fe­li­pe Berríos), su po­der en las es­truc­tu­ras for­ma­les es mí­ni­mo. En cam­bio, los dos pri­me­ros gru­pos – Sca­po­lo y Errá­zu­riz-Ez­za­ti– con­for­man la lla­ma­da “vie­ja guar­dia”, que se iden­ti­fi­ca con las ideas más con­ser­va­do­ras del cle­ro, las mis­mas que han do­mi­na­do la Igle­sia chi­le­na du­ran­te los úl­ti­mos 35 años.

Jai­me Es­co­bar, edi­tor de la re­vis­ta Re­fle­xión y Li­be­ra­ción, ex­pli­ca que Fran­cis­co quie­re un cam­bio pro­fun­do y que el cle­ri­ca­lis­mo y el po­der den­tro de la Igle­sia chi­le­na ca­da vez los to­le­ra me­nos.

-El año pa­sa­do le en­vió una car­ta al car­de­nal Marc Oue­llet, pre­fec­to de la Con­gre­ga­ción pa­ra los Obis­pos, don­de dice que el cle­ri­ca­lis­mo va a ter­mi­nar por se­pul­tar a la Igle­sia. Acá en Chi­le tam­bién re­sal­tó el te­ma, con el que se re­fie­re a esa for­ma de ser sa­cer­do­te que im­po­ne y no dia­lo­ga. Eso se­rá fun­da­men­tal pa­ra de­fi­nir a los pró­xi­mos obis­pos – dice Es­co­bar.

Por eso, el pro­ble­ma de Fran­cis­co es aún ma­yor. Ya no es en­con­trar cua­tro obis­pos con “olor a ove­ja”, lo que es­tá en jue­go en el cor­to pla­zo es la renovación de un cuar­to de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal y, con ello, el ma­pa del po­der de la Igle­sia chi­le­na.

Se dice que aquí po­dría ve­nir una de las re­for­mas más gran­des de su pon­ti­fi­ca­do. El ac­tual sis­te­ma de elec­ción de obis­pos po­dría ser pen­san­do de acuer­do a las dió­ce­sis va­can­tes. Es de­cir, “tal per­so­na pa­ra tal lu­gar”.

El cam­bio apun­ta­ría a con­sul­tar y con­si­de­rar mu­cho más a los clé­ri­gos ra­sos y a los lai­cos. Pe­ro, so­bre to­do, a cam­biar el per­fil y el ti­po de can­di­da­tos a la mi­tra. Des­de Ro­ma los va­ti­ca­nis­tas lo de­fi­nen así: el fi­nal de los obis­pos -prín­ci­pes, pa­ra pa­sar a los obis­pos-ser­vi­do­res.

En es­te es­ce­na­rio se jue­ga la in­fluen­cia de los tres blo­ques den­tro de la Igle­sia chi­le­na. Y es, pre­ci­sa­men­te, en es­te pa­so, don­de Fran­cis­co pue­de, ade­más de rear­mar el ma­pa del po­der, pa­sar la cuen­ta. Es­pe­cial­men­te a aque­llos que “lo in­for­ma­ron mal”.

Uno de ellos es el nun­cio. Pe­ro, ex­pli­can di­ver­sas fuen­tes ecle­siás­ti­cas, no es al úni­co al que hay que apun­tar. Por­que la in­for­ma­ción que el nun­cio le en­tre­ga al Pa­pa pa­sa an­tes por la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do del Vaticano y tam­bién por la Con­gre­ga­ción pa­ra los Obis­pos. En la se­cre­ta­ría, la in­fluen­cia de Án­ge­lo So­dano se­gui­ría sien­do fuer­te. Y en la con­gre­ga­ción, el car­de­nal Marc Oue­llet no ten­dría bue­nas re­la­cio­nes con Fran­cis­co. Es más: en el Vaticano se co­men­ta que Oue­llet es muy cer­cano al car­de­nal Errá­zu­riz.

La se­gun­da se­ñal cla­ra de que hay in­fluen­cias que es­tán en pe­li­gro tie­ne que ver con el Con­se­jo de Car­de­na­les, co­no­ci­do co­mo G9, que ase­so­ra al Pa­pa Fran­cis­co en la re­for­ma de la cu­ria. Ahí par­ti­ci­pa el car­de­nal Fran­cis­co Ja­vier Errá­zu­riz. El 25 de abril pa­sa­do, el G9 con­clu­yó el bo­rra­dor de la nue­va Cons­ti­tu­ción Apos­tó­li­ca. La com­po­si­ción del con­se­jo ha en­fren­ta­do crí­ti­cas por los cues­tio­na­mien­tos a al­gu­nos de sus miem­bros. En­tre ellos, Errá­zu­riz. Al­gu­nos va­ti­ca­nis­tas ex­pli­can que lue­go de es­ta fa­se, el Pa­pa Fran­cis­co de­be­ría re­no­var el G9 y, en Ro­ma, dan co­mo po­si­ble la sa­li­da de Errá­zu­riz. Con el chi­leno fue­ra del G9, su in­fluen­cia que­da ca­si com­ple­ta­men­te dis­mi­nui­da.

Ex­cep­to por un de­ta­lle. El ac­tual ar­zo­bis­po de San­tia­go, Ri­car­do Ez­za­ti, nun­ca se ha po­di­do des­li­gar de la in­fluen­cia de Errá­zu­riz. Ez­za­ti se re­fie­re a él co­mo “se­ñor car­de­nal”, lo que de­mues­tra que siem­pre han te­ni­do una re­la­ción de po­der y su­mi­sión. Aun­que, ex­pli­can cer­ca­nos a la ar­qui­dió­ce­sis san­tia­gui­na, tie­nen en al­gu­nos te­mas po­si­cio­nes dis­tin­tas. Un ejem­plo de ello es la po­si­ción de Ez­za­ti fren­te a Ba­rros. El ac­tual ar­zo­bis­po le acon­se­jó al Pa­pa dos ve­ces no de­sig­nar­lo co­mo obis­po de Osorno. Ale­jan­dro Goic, Fer­nan­do Cho­ma­lí y Juan Luis Ysern tam­bién. Pe­ro lo de Ez­za­ti es sig­ni­fi­ca­ti­vo, por­que tam­bién le acon­se­jó al mis­mo Ba­rros que no asu­mie­ra.

Den­tro del cle­ro se se­ña­la que, por lo mis­mo, Fran­cis­co de­bie­ra evi­tar que la su­ce­sión de Ez­za­ti en el cor­to pla­zo sea vis­ta co­mo una san­ción por lo de Ba­rros. In­clu­so se ha­bla de que po­dría ha­cer un ges­to man­te­nién­do­lo un año más en San­tia­go. Sin em­bar­go, se dice que Ez­za­ti ha­ce tiem­po que pien­sa en su re­ti­ro en la

ca­sa de los sa­le­sia­nos en Lo Ca­ñas.

To­dos los caminos lle­gan a Ro­ma

En los pa­si­llos de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Gre­go­ria­na, en Ro­ma, se dice que el víncu­lo de Sci­clu­na con Chi­le era an­te­rior a la in­ves­ti­ga­ción en­co­men­da­da por el Pa­pa. Fue allá, mien­tras dic­ta­ba cla­ses, que el mal­tés tu­vo con­tac­to di­rec­to con cu­ras y lai­cos chi­le­nos. Los mis­mos que se co­men­ta ha­brían da­do sus opiniones so­bre la Igle­sia chi­le­na al ar­zo­bis­po.

Esa se­ría una de las vías de in­for­ma­ción, no for­mal, que uti­li­za Fran­cis­co. Sci­clu­na, in­clu­so, ha­bría re­co­men­da­do nom­bres pa­ra la su­ce­sión en Chi­le. Y no so­lo él. En el Vaticano se co­men­ta que hu­bo tres re­li­gio­sos, dos en Ro­ma y uno en Chi­le, que in­ci­die­ron en que el in­for­me de Sci­clu­na tu­vie­ra ma­yor im­pac­to so­bre el Pa­pa. Así, el mal­tés se con­vir­tió en uno de sus hom­bres de con­fian­za, por lo que es­ta­ría pró­xi­mo a ser nom­bra­do car­de­nal.

Luis Infanti, ac­tual obis­po de Ay­sén, tam­bién sue­na co­mo uno de los con­se­je­ros del Pa­pa. Aun­que el mis­mo obis­po des­mien­te ser ami­go de Fran­cis­co, sí re­co­no­ce que tie­ne mu­cha cer­ca­nía con Juan Gra­bois, ami­go del Pa­pa y di­ri­gen­te so­cial ar­gen­tino, que or­ga­ni­za los en­cuen­tros de Fran­cis­co con los mo­vi­mien­tos po­pu­la­res. Los mis­mos en los que Infanti ha par­ti­ci­pa­do dos ve­ces.

Aun­que más allá de los con­se­jos y las ex­pec­ta­ti­vas de cam­bio al in­te­rior de la Igle­sia que ge­ne­ra el ca­so chi­leno, to­do se de­fi­ni­rá en Ro­ma, du­ran­te la reunión que ten­drá Fran­cis­co con los obis­pos. Ca­da uno de ellos va por su cuen­ta e in­clu­so lle­ga­rán en fe­chas dis­tin­tas. Y a pe­sar de que en la Cech se ha ha­bla­do de la po­si­bi­li­dad de ha­cer un plan­tea­mien­to en con­jun­to a Fran­cis­co, eso no se ha con­cre­ta­do. Sí hay al­gu­nos obis­pos que han pre­pa­ra­do, por se­pa­ra­do, do­cu­men­tos pa­ra el Pa­pa.

Uno de ellos es mon­se­ñor Infanti, quien co­men­ta que ha­ce 15 días se reali­zó una jor­na­da pas­to­ral en Ay­sén a la que asis­tió gran par­te de la co­mu­ni­dad cris­tia­na. En ese en­cuen­tro apa­re­cie­ron su­ge­ren­cias, co­mo una ma­yor par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res y la idea de un en­cuen­tro mun­dial que se rea­li­za­rá en agos­to, en Coy­hai­que, so­bre bie­nes co­mu­nes co­mo el agua y la tie­rra. To­do eso es­tá con­te­ni­do en un do­cu­men­to que el obis­po de Ay­sén es­pe­ra leer­le a Fran­cis­co.

–Lo que yo pre­veo es que ha­ya un re­me­zón fuer­te en la Igle­sia chi­le­na. Me re­fie­ro a sa­li­da de obis­pos. Ade­más, re­me­zón quie­re de­cir dar­le un nue­vo rum­bo a la Igle­sia en Chi­le. El Pa­pa bus­ca dar una se­ñal de cam­bio, si no, no nos lla­ma­ría a Ro­ma. No es pa­ra ala­bar­nos, ni pa­ra so­bar­nos el lo­mo –dice Infanti.

Se es­pe­ra que el Pa­pa ten­ga pro­pues­tas pa­ra el cor­to, me­diano y lar­go pla­zo. Y que es­tas las dis­cu­ta en reunio­nes gru­pa­les, pe­ro tam­bién con ca­da uno de los obis­pos en pri­va­do. Pa­ra ver uno a uno la dis­po­ni­bi­li­dad que tie­nen pa­ra asu­mir una dió­ce­sis dis­tin­ta a la ac­tual.

–Fran­cis­co abor­da­rá un cam­bio pro­fun­do en cuan­to a la men­ta­li­dad, al es­ti­lo y a las ac­ti­tu­des de la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca. Y eso exi­ge que los obis­pos se vuel­van a for­ma­tear en cla­ve del Con­ci­lio Vaticano II. Ese cam­bio de fon­do exi­ge cam­bios de per­so­nas en el epis­co­pa­do –ex­pli­ca José Ma­nuel Vidal.

La reunión es­tá en la mi­ra de to­do el mun­do. In­clu­so, Fran­cis­co ci­tó a an­ti­guos lí­de­res de dió­ce­sis a par­ti­ci­par. Juan Luis Ysern, obis­po emé­ri­to de An­cud, con­fir­ma que lle­ga­rá el 10 de mayo a Ro­ma. La no­ti­cia fue co­mu­ni­ca­da ha­ce 11 días por Fer­nan­do Ra­mos, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Cech, a to­dos los obis­pos y ar­zo­bis­pos emé­ri­tos. Otro de los que se dice irían a la reunión se­ría Ma­nuel Do­no­so, ar­zo­bis­po emé­ri­to de La Se­re­na. Es­ta in­vi­ta­ción, di­cen cer­ca­nos al cle­ro, ten­dría, ade­más, otra in­ten­ción: ase­gu­rar la pre­sen­cia de los car­de­na­les Errá­zu­riz y Me­di­na en la ci­ta.

San­tia­go: la jo­ya de la co­ro­na

A pe­sar de que nin­gu­na dió­ce­sis es­tá por so­bre otra, la Ar­qui­dió­ce­sis de San­tia­go es es­pe­cial. Pri­me­ro, por la can­ti­dad de ca­tó­li­cos que al­ber- ga: más de tres mi­llo­nes. Se­gun­do, por la vi­si­bi­li­dad que tie­ne.

Por eso, la de­ci­sión que to­me Fran­cis­co en re­la­ción a San­tia­go es cru­cial. An­tes de te­ner un nom­bre, de­be op­tar por te­ner a Ri­car­do Ez­za­ti un tiem­po más has­ta de­sig­nar a un nue­vo ar­zo­bis­po o sim­ple­men­te co­mu­ni­car­le su sa­li­da en Ro­ma.

Las op­cio­nes que co­rren con ven­ta­ja pa­ra San­tia­go, has­ta aho­ra, son dos. Des­pués del in­for­me Sci­clu­na, ha to­ma­do fuer­za René Re­bo­lle­do, ac­tual ar­zo­bis­po de La Se­re­na. Fuen­tes cer­ca­nas al Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go ex­pli­can que lo que es­ta­ría bus­can­do Fran­cis­co es un per­fil mu­cho más jo­ven e in­fluen­cia­ble, que pue­da con­tro­lar des­de Ro­ma. Pe­ro Re­bo­lle­do tie­ne un de­ta­lle: fue el an­te­ce­sor de Juan Ba­rros en Osorno. E in­clu­so fue a apo­yar a Ba­rros en la to­ma de po­se­sión.

El se­gun­do can­di­da­to es más co­no­ci­do. Ante la es­ca­sez de op­cio­nes, el ac­tual obis­po cas­tren­se, San­tia­go Sil­va, es una bue­na car­ta, por­que si­gue una lí­nea pa­re­ci­da al Pa­pa. Aun­que su fi­gu­ra­ción y pre­sen­cia me­diá­ti­ca fue mí­ni­ma, por no de­cir inexis­ten­te, has­ta an­tes de la car­ta del Pa­pa Fran­cis­co a la Cech.

Mon­se­ñor Infanti, en re­la­ción al nue­vo per­fil que el Pa­pa Fran­cis­co es­ta­ría bus­can­do en los pró­xi­mos obis­pos, ex­pli­ca un po­si­ble gi­ro.

–Ya no bas­ta con ser ge­ren­tes de una em­pre­sa, co­mo de re­pen­te po­dría ser al­guien en la Igle­sia, sino que es ser ani­ma­do­res, guías y tes­ti­gos sen­si­bles ante las pro­ble­má­ti­cas ac­tua­les. Te­ne­mos que vol­ver a ser una Igle­sia pro­fé­ti­ca y va­lien­te –dice Infanti.

Si así fue­ra, la se­ñal que da­ría la elec­ción del nue­vo ar­zo­bis­po de San­tia­go sig­ni­fi­ca­ría el tér­mino de una era en la Igle­sia Ca­tó­li­ca chi­le­na.

Des­de ha­ce 35 años, con el ar­zo­bis­po Juan Fran­cis­co Fresno, la lí­nea de Án­ge­lo So­dano es la que ha man­da­do. En ese con­tex­to, San­tia­go es una ar­qui­dió­ce­sis cla­ve. La úni­ca del país des­de la que los ar­zo­bis­pos han si­do un­gi­dos car­de­na­les, sal­vo el ca­so de Me­di­na, que fue di­rec­to a Ro­ma. Pe­ro nun­ca, en 35 años, ha ha­bi­do un cam­bio de lí­nea en su ma­ne­jo. Eso pe­se a que la Igle­sia chi­le­na es di­ver­sa y tie­ne sec­to­res muy pro­gre­sis­tas –co­mo el li­de­ra­do por Ale­jan­dro Goic–, que no ne­ce­sa­ria­men­te es­tán de acuer­do con la lí­nea más con­ser­va­do­ra de los obis­pos apa­dri­na­dos por So­dano. Por eso, la se­ñal de San­tia­go pue­de ser cla­ve. Con la in­fluen­cia de So­dano, Me­di­na, Errá­zu­riz y Ez­za­ti dis­mi­nui­da, quien asu­ma la ar­qui­dió­ce­sis pa­sa­rá a ser la fi­gu­ra cen­tral del rear­me de la Igle­sia chi­le­na y su blo­que ga­na­rá in­fluen­cia.

En ese cua­dro, po­dría apa­re­cer un ter­cer can­di­da­to pa­ra San­tia­go.

Fue po­co an­tes de que Juan Ba­rros asu­mie­ra en Osorno, en mar­zo de 2015, que Fer­nan­do Cho­ma­lí via­jó a Ro­ma. El mo­ti­vo: asis­tir a una co­mi­sión de bio­éti­ca.

Pe­ro tres obis­pos, en­tre ellos Ale­jan­dro Goic y Juan Luis Ysern, te­nían otra mi­sión pa­ra él.

Una car­pe­ta con do­cu­men­tos, pa­ra que el Pa­pa echa­ra pie atrás en la de­sig­na­ción de Ba­rros, era la en­co­mien­da es­pe­cial que de­bía lle­var el ac­tual ar­zo­bis­po de Con­cep­ción a Ro­ma. Exis­tía la po­si­bi­li­dad de que tu­vie­ra un en­cuen­tro breve con Fran­cis­co. Y lo tu­vo.

Ape­nas Cho­ma­lí le pa­só la car­pe­ta, Fran­cis­co vio que era un dossier so­bre Ba­rros. Se­gún fuen­tes ecle­siás­ti­cas, el Pa­pa le ha­bría ma­ni­fes­ta­do que el nom­bra­mien­to del obis­po era asun­to ce­rra­do. Días des­pués, Cho­ma­lí apa­re­ció en la ce­re­mo­nia de to­ma de po­se­sión de Ba­rros en Osorno.

Al­gu­nos sec­to­res del cle­ro chi­leno in­di­can que el Pa­pa po­dría ha­cer al­gu­nos ges­tos de reivin­di­ca­ción, es­pe­cial­men­te con los obis­pos que sí le in­for­ma­ron so­bre Ba­rros. Uno de ellos se­ría Fer­nan­do Cho­ma­lí.

No es el can­di­da­to ni de Ez­za­ti ni de Errá­zu­riz. Ni, di­cen cer­ca­nos al Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go, de na­die. Pe­ro en un es­ce­na­rio tan in­cier­to, Cho­ma­lí, el po­si­ble ter­cer can­di­da­to, po­dría ser la fi­gu­ra cen­tral de la prueba de fue­go de Fran­cis­co.

Aun­que, des­pués de su car­ta, so­lo hay al­go se­gu­ro: el Pa­pa ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.