Exa­ge­ra­das

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Ós­car Con­tar­do

Era una no­ta de crónica ro­ja de un diario de los 80 que con­ta­ba lo si­guien­te: “En un ba­rrio de la pe­ri­fe­ria de San­tia­go, un hom­bre de me­dia­na edad ha­bía si­do en­con­tra­do muer­to; su cuer­po pen­día de una vi­ga. Los ve­ci­nos de­cían que era una bue­na per­so­na, pe­ro que la tra­ge­dia se ha­bía cru­za­do en su ca­mino y no pu­do li­diar con ella. ¿En qué con­sis­tía la tra­ge­dia? El hom­bre ha­bía em­ba­ra­za­do a una mu­cha­cha de 14 años -no usa­ban la pa­la­bra “abu­so” ni “vio­la­ción”-, la familia de la chi­ca lo en­ca­ró, le ad­vir­tió que ha­rían una de­nun­cia; el su­je­to era ca­sa­do, pen­só en su mu­jer, en sus hi­jos, se asus­tó y no lo so­por­tó”. “Él no da­ba pro­ble­ma, ofre­ció re­co­no­cer a la gua­gua, pe­ro ella no qui­so”, re­pe­tían los ve­ci­nos que le die­ron la in­for­ma­ción al re­por­te­ro. La no­ta no aña­día más in­for­ma­ción so­bre la ado­les­cen­te em­ba­ra­za­da. No pa­re­cía ser re­le­van­te.

En­con­tré esa crónica de ca­sua­li­dad, bus­can­do al­go más que pron­to de­jé en el ol­vi­do. Esa his­to­ria, sin em­bar­go, que­dó en mi me­mo­ria, por la efi­cien­te ma­ne­ra de des­cri­bir un or­den y un am­bien­te: ha­bía una víc­ti­ma pro­ta­gó­ni­ca y un co­ro que na­rra­ba los he­chos. Ocul­ta por la in­di­fe­ren­cia que­da­ba la ado­les­cen­te, ape­nas di­bu­ja­da co­mo una es­pe­cie de vic­ti­ma­ria in­di­rec­ta que ha­bía im­pul­sa­do un sui­ci­dio. ¿Qué se­ría de ella? Pen­sé.

De vez en cuan­do re­cuer­do esa vie­ja no­ta de pren­sa, cuan­do leo una no­ti­cia o es­cu­cho al­gu­na de­cla­ra­ción. Se me vino a la ca­be­za, por ejem­plo, cuan­do una se­na­do­ra jus­ti­fi­có su opo­si­ción a la des­pe­na­li­za­ción del abor­to en ca­so de vio­la­ción se­ña­lan­do que las mu­je­res “so­lo pres­tan su cuer­po” pa­ra la re­pro­duc­ción. Tam­bién la re­cor­dé cuan­do leí los co­men­ta­rios del juez es­pa­ñol que des­es­ti­mó que una mu­jer ha­ya si­do vio­la­da por cin­co hom­bres, por­que ella no opu­so ma­yor re­sis­ten­cia. El ma­gis­tra­do su­ge­ría que pa­ra con­si­de­rar lo ocu­rri­do co­mo vio­la­ción, de­bía ha­ber evi­den­cia de lu­cha, he­ri­das, mar­cas, si no exis­tía eso, la sos­pe­cho­sa era ella. Una mu­cha­cha de 18 con­tra cin­co hom­bres ma­yo­res, uno de ellos po­li­cía y otro con en­tre­na­mien­to mi­li­tar. El gru­po -que se lla­ma­ba a sí mis­mo “La ma­na­da”- gra­bó in­clu­so un vi­deo del mo­men­to. El juez vio esas imá­ge­nes y allí don­de la chi­ca re­cor­da­ba es­pan­to, el juez veía jol­go­rio.

Los pun­tos de vis­ta cam­bian de­pen­dien­do del lu­gar que ca­da quien ocu­pa en el or­den de las co­sas; los cer­ca­nos al po­der ve­rán un pai­sa­je, a quie­nes les cues­ta tra­ba­jo ser to­ma­dos en cuen­ta, ve­rán otro. Esa si­tua­ción res­pec­to del po­der de­ter­mi­na una ex­pe­rien­cia con­ti­nua que en al­gu­nos ca­sos es de pri­vi­le­gio per­ma­nen­te -lo que im­pul­sa las con­duc­tas jac­tan­cio­sas, agre­si­vas, la cer­te­za de un lu­gar en el mun­do- y, por otro la­do, la per­sis­ten­te vi­ven­cia de los lí­mi­tes que em­pu­jan al so­me­ti­mien­to, la du­da so­bre la pro­pia va­lía y el si­len­cio.

Pa­ra mu­chos, ese par­ti­cu­lar lu­gar que ocu­pan en la dis­tri­bu­ción del po­der no les pa­re­ce al­go re­la­ti­vo, aza­ro­so, sino es sen­ci­lla­men­te la na­tu­ra­le­za de las co­sas. Por ejem­plo: los cin­co es­pa­ño­les que vio­la­ron a la chi­ca en Pam­plo­na co­men­ta­ban los abu­sos por men­sa­jes de tex­to co­mo tro­feos y pla­nea­ban ha­za­ñas del mis­mo ti­po con or­gu­llo. Ellos es­ta­ban pa­seán­do­se por sus do­mi­nios. Un te­rri­to­rio que re­co­rrían con el sal­vo­con­duc­to otor­ga­do por la tra­di­ción del macho ibé­ri­co. Al­go pa­re­ci­do al ca­so del hom­bre chi­leno, pa­dre de familia, que en sus cuen­tas de re­des so­cia­les se de­fi­nía co­mo de­fen­sor de los va­lo­res con­ser­va­do­res y que aca­bó detenido des­pués de que Ám­bar, la ni­ña de po­co más de un año que es­ta­ba a su cui­da­do, mu­rie­ra lue­go de ser gol­pea­da y vio­la­da. La tra­di­ción dis­tri­bu­ye de un la­do los cuerpos que pue­den ex­plo­rar y bus­car sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta y del otro los cuerpos dis­po­ni­bles al jui­cio y la vo­lun­tad aje­na. El ul­tra­je se­xual es el ex­tre­mo más bru­tal de una so­ga de ama­rre que, si se la ex­tien­de, es­tá lle­na de ad­ver­ten­cias. Avi­sos que la cul­tu­ra y la co­mu­ni­dad se en­car­ga de dar a aque­llas per­so­nas que na­cie­ron en el lu­gar más des­fa­vo­re­ci­do del po­der: sus cuerpos po­drán ser eva­lua­dos pú­bli­ca­men­te y sin su con­sen­ti­mien­to; sus ca­pa­ci­da­des se­rán siem­pre se­cun­da­rias res­pec­to de las mis­mas de sus pa­res con ge­ni­ta­les di­fe­ren­tes; su pro­pio de­seo se­rá ver­gon­zan­te o sos­pe­cho­so; la re­tri­bu­ción sa­la­rial se­rá me­nor; se les exi­gi­rá in­ten­sa­men­te el de­ber de re­pro­du­cir­se sin más com­pen­sa­ción que el res­pe­to que me­re­ce la fi­gu­ra de ma­dre, en ca­so con­tra­rio se­rán sos­pe­cho­sas de eti­que­tas ta­les co­mo “pu­ta”, “fea” o, peor que eso, “amar­ga­da”. En ca­so de re­cla­mar por al­guno de esos pun­tos, es po­si­ble que tam­bién se les lla­me “his­té­ri­cas” o “exa­ge­ra­das”.

Ha­ce unos días leí la de­cla­ra­ción de un ac­tor que con­ta­ba que una de sus com­pa­ñe­ras ha­bía si­do obli­ga­da por un di­rec­tor de te­le­se­ries a ca­mi­nar sin pan­ta­lo­nes en fren­te su­yo. Era el mis­mo di­rec­tor al que un pu­ña­do de mu­je­res de­nun­ció ha­ce una se­ma­na en la re­vis­ta El Sá­ba­do. To­das coin­ci­dían en que ha­bía abu­sa­do de ellas. Leí eso y nue­va­men­te re­cor­dé esa vie­ja no­ti­cia de los 80 -¿qué se­rá de esa chi­ca em­ba­ra­za­da?-, sal­vo que es­ta vez no so­lo pen­sé en cuán­tas co­sas se­guían igual, sino tam­bién en cuán­tas co­sas es­ta­ban cam­bian­do; el si­len­cio ha­bi­tual se es­ta­ba que­bran­do y el co­ro que an­tes dis­tri­buía con vi­gor y cer­te­za el rol que te­nía ca­da quien en el re­la­to pa­re­cía es­tar re­be­lán­do­se, can­tan­do en otro tono, en­fren­tán­do­se a los gru­ñi­dos de la ma­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.