Ma­gis­te­rio li­be­ral

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Héc­tor So­to

Pa­ra Var­gas Llo­sa, el li­be­ra­lis­mo no es una ideo­lo­gía, es­to es, una in­ter­pre­ta­ción cerrada de los ci­clos his­tó­ri­cos y de la reali­dad, en­tre otras co­sas por­que pa­ra él las ideo­lo­gías son re­li­gio­nes lai­cas que se apo­yan en dog­mas in­con­tes­ta­bles o en le­yes su­pues­ta­men­te “cien­tí­fi­cas” re­ñi­das con el pen­sa­mien­to crí­ti­co.

Las vi­si­tas de Var­gas Llo­sa siem­pre son es­ti­mu­lan­tes y po­lé­mi­cas. Apar­te de ser un gran es­cri­tor, au­tor de va­rias de las me­jo­res no­ve­las del si­glo XX - La ciu­dad y los perros, Con­ver­sa­ción en la Ca­te­dral o La gue­rra del fin del mun­do-, Var­gas es tam­bién pro­ba­ble­men­te uno de los úl­ti­mos re­pre­sen­tan­tes de una es­pe­cie en ex­tin­ción: la fi­gu­ra de los in­te­lec­tua­les pú­bli­cos. La su­ya es una voz po­ten­te que co­mo agen­te de la cau­sa li­be­ral es­tá muy pre­sen­te en el de­ba­te po­lí­ti­co y cul­tu­ral con­tem­po­rá­neo.

El es­cri­tor vino a pre­sen­tar a Chi­le su úl­ti­mo li­bro, La lla­ma­da de la tri­bu, que cons­ti­tu­ye una suer­te de au­to­bio­gra­fía in­te­lec­tual com­ple­men­ta­ria de ese no­ta­ble li­bro de me­mo­rias que fue El pez en el agua, don­de con­tó el pro­ce­so a tra­vés del cual lle­gó a con­ver­tir­se en uno de los es­cri­to­res del boom y su ex­pe­rien­cia co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial del Pe­rú en las elec­cio­nes don­de fi­nal­men­te se im­pu­so Al­ber­to Fu­ji­mo­ri.

En La lla­ma­da de la tri­bu, Var­gas Llo­sa ex­pli­ca lo que fue su con­ver­sión al li­be­ra­lis­mo, des­pués de que rom­pie­ra de­fi­ni­ti­va­men­te con la re­vo­lu­ción cu­ba­na, a la que apo­yó has­ta 1971, y vi­vie­ra un pe­río­do de re­plie­gue po­lí­ti­co en In­gla­te­rra du­ran­te los 11 años del go­bierno de Mar­ga­ret That­cher. Esa ex­pe­rien­cia, uni­da a las lec­tu­ras de Adam Smith, Or­te­ga y Gas­set, Ha­yek, Pop­per, Ray­mond Aron, Isaiah Ber­lin y Jean Fran­co­is Re­vel lo lle­va­ron a re­des­cu­brir y re­va­lo­ri­zar la lla­ma­da de­mo­cra­cia bur­gue­sa, los prin­ci­pios del li­be­ra­lis­mo y el mo­de­lo de eco­no­mía li­bre y abier­ta. Tam­bién lo con­vir­tie­ron en un mi­sio­ne­ro y un sol­da­do que se ha si­tua­do en la pri­me­ra lí­nea de fue­go de la ba­ta­lla ideo­ló­gi­ca de es­tos tiem­pos.

Pa­ra Var­gas Llo­sa el li­be­ra­lis­mo no es una ideo­lo­gía, es­to es, una in­ter­pre­ta­ción cerrada de los ci­clos his­tó­ri­cos y de la reali­dad, en­tre otras co­sas, por­que pa­ra él las ideo­lo­gías son re­li­gio­nes lai­cas que se apo­yan en dog­mas in­con­tes­ta­bles o en le­yes su­pues­ta­men­te “cien­tí­fi­cas” re­ñi­das con el pen­sa­mien­to crí­ti­co. In­clu­so, más que una doc­tri­na o que una ver­tien­te del pen­sa­mien­to po­lí­ti­co de fron­te­ras am­plias, pues­to que a jui­cio su­yo cu­bren el es­pec­tro intermedio que va del con­ser­va­du­ris­mo a la so­cial­de­mo­cra­cia, pa­ra Var­gas Llo­sa el li­be­ra­lis­mo es más bien una ac­ti­tud. Una ac­ti­tud que se de­fi­ne por la to­le­ran­cia y la leal­tad a unas cuan­tas con­vic­cio­nes bá­si­cas, no mu­chas, en­tre las cua­les des­ta­ca el res­pe­to a la li­ber­tad y a la au­to­no­mía de las per­so­nas pa­ra vi­vir del modo que pre­fie­ran, aca­tan­do des­de lue­go el mis­mo derecho que asis­te a los de­más; la con­fian­za irres­tric­ta en la de­mo­cra­cia co­mo sis­te­ma de go­bierno; la op­ción por los mer­ca­dos li­bres y com­pe­ti­ti­vos co­mo el me­jor ca­mino pa­ra ge­ne­rar y dis­tri­buir la ri­que­za, y la li­ber­tad de ex­pre­sión, ba­se in­sus­ti­tui­ble de la crea­ti­vi­dad, la ela­bo­ra­ción cul­tu­ral y el derecho a la crí­ti­ca.

Var­gas Llo­sa sa­be -y en San­tia­go in­sis­tió en el pun­to- que el li­be­ra­lis­mo no tie­ne res­pues­ta pa­ra to­dos y sa­be tam­bién que en­tre quie­nes se de­fi­nen co­mo li­be­ra­les sue­len exis­tir di­ver­gen­cias que pue­den lle­gar a ser mu­cho más nu­me­ro­sas que sus con­ver­gen­cias. Qui­zás por eso nun­ca ha­ya po­di­do or­ga­ni­zar­se co­mo par­ti­do po­lí­ti­co exi­to­so. Lo con­cre­to es que son qui­zás esas di­ver­gen­cias las que han en­fren­ta­do a Var­gas Llo­sa en dis­tin­tas oca­sio­nes a gru­pos que abra­zan con en­tu­sias­mo el li­be­ra­lis­mo en el te­rreno eco­nó­mi­co, pe­ro que man­tie­nen fuer­tes des­con­fian­zas con la de­mo­cra­cia o el li­be­ra­lis­mo po­lí­ti­co y mu­chas ve­ces cerrada opo­si­ción a la li­ber­tad cul­tu­ral. Pa­ra Var­gas Llo­sa, es­tas in­con­se­cuen­cias son inacep­ta­bles y se­gu­ra­men­te es­ta­ba pen­san­do en eso - tam­bién en el abor­to, des­de lue­go- cuan­do el año pa­sa­do ex­pre­só que, a su jui­cio, una par­te al me­nos de la de­re­cha chi­le­na era ca­ver­na­ria.

Es­ta vez vol­vió a ori­llar fi­los pa­re­ci­dos cuan­do le re­cha­zó a Áxel Kai­ser una pre­gun­ta que pre­su­mía la exis­ten­cia de dic­ta­du­ras no bue­nas, pe­ro sí me­nos ma­las, des­de el pris­ma li­be­ral. La con­si­de­ró inacep­ta­ble. To­das las dic­ta­du­ras son ma­las, le se­ña­ló. De iz­quier­da o de de­re­cha, cual­quie­ra sea el co­lor. Las su­pues­tas ven­ta­jas que pu­die­ran ofre­cer a al­gu­nos gru­pos no tie­nen com­pa­ra­ción, a su modo de ver, con la mag­ni­tud de los cos­tos de ho­rror que lle­van apa­re­ja­dos. Fue en­fá­ti­co y sa­có aplau­sos. Sin em­bar­go, po­co des­pués, res­pec­to del ca­so de Ve­ne­zue­la, que va ca­mino de una ti­ra­nía sin vuel­ta, el es­cri­tor re­la­ti­vi­zó un po­co esa re­gla ge­ne­ral y se abrió a la po­si­bi­li­dad de que un gol­pe de Es­ta­do pu­die­ra re­cu­pe­rar el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co que el cha­vis­mo des­tru­yó. Di­jo que apo­ya­ría una so­lu­ción de ese ti­po, to­da vez que se tra­du­je­ra a cor­to pla­zo en elec­cio­nes li­bres.

Más allá de es­tos ma­ges­te­rios y pre­ci­sio­nes, hay, sin em­bar­go, otro te­ma que cir­cu­la por de­ba­jo de la elo­cuen­cia y el ver­bo del No­bel. ¿Ha­brá en el li­be­ra­lis­mo -es lí­ci­to pre­gun­tar­se- un fue­go, una éti­ca, una épi­ca so­cial, pón­ga­le us­Ted el nom­bre que pre­fie­ra, lo bas­tan­te po­ten­te co­mo pa­ra mo­vi­li­zar a una so­cie­dad frag­men­ta­da, des­con­fia­da, in­sa­tis­fe­cha y de­man­dan­te co­mo la del Chi­le de hoy? ¿Ha­brá en el es­cep­ti­cis­mo ape­nas di­si­mu­la­do que acom­pa­ña a la cau­sa li­be­ral, fun­da­da tan­to en la ra­zón co­mo en la du­da, tan­to en el prag­ma­tis­mo co­mo en la pru­den­cia, ener­gía su­fi­cien­te pa­ra irra­diar con­fian­za, idea­les y fu­tu­ro a la gen­te de a pie, a los que se sien­ten pos­ter­ga­dos, a los im­pa­cien­tes o in­dig­na­dos?

Oyen­do a Var­gas Llo­sa, que­da cla­ro que él pien­sa que sí y que de esa ener­gía hay bas­tan­te. Así y to­do, re­co­rre el mun­do di­fun­dien­do su evan­ge­lio li­be­ral. Otra co­sa, sin em­bar­go, es lo que se in­fie­re de las re­des so­cia­les, de la ca­lle, del mur­mu­llo es­tra­fa­la­rio y ce­rril de las ciu­da­des. De he­cho, a las fór­mu­las li­be­ra­les los paí­ses acu­den por ex­cep­ción y so­lo des­pués de gran­des cos­ta­la­zos y fa­rras. Las dos ex­pe­rien­cias li­be­ra­les más com­ple­tas de fi­nes del si­glo XX -la de That­cher en In­gla­te­rra y Rea­gan en Es­ta­dos Uni­dos- tu­vie­ron lu­gar cuan­do esas so­cie­da­des es­ta­ban to­can­do fon­do. Des­pués de eso, el mun­do ha co­no­ci­do va­rios go­bier­nos cen­tris­tas, ra­zo­na­bles, mo­de­ra­dos, li­be­ra­les en su ins­pi­ra­ción qui­zás, pe­ro de la apo­teo­sis li­be­ral so­lo se han vis­to, en dis­tin­tos con­ti­nen­tes, des­te­llos par­cia­les, in­co­ne­xos y no muy sis­te­má­ti­cos. Pue­de ser una me­ra im­pre­sión: el li­be­ra­lis­mo an­tes con­ven­ce que en­tu­sias­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.