La tri­bu y la de­re­cha

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - As­ca­nio Ca­va­llo

La de­mo­cra­cia chi­le­na no es­tá de­ma­sia­do le­jos de las ten­ta­cio­nes ili­be­ra­les de otras re­gio­nes del pla­ne­ta. La re­tó­ri­ca de la Nue­va Ma­yo­ría de­mo­ni­zó una idea va­ga y con múl­ti­ples de­fi­ni­cio­nes, co­mo la del “neoliberalismo”, que no tu­vo exis­ten­cia en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas más que en el exi­guo pe­río­do de 1978 a 1982.

En la que pue­de ser la más sig­ni­fi­ca­ti­va de sus úl­ti­mas vi­si­tas a Chi­le, Ma­rio Var­gas Llo­sa cla­vó una es­ta­ca en el ri­ñón de la de­re­cha al mar­car una ta­xa­ti­va lí­nea di­vi­so­ria en­tre li­be­ra­les y au­to­ri­ta­rios. El mo­men­to cul­mi­nan­te se lo ofre­ció Áxel Kai­ser, cuan­do le pro­pu­so cier­ta dis­tin­ción en­tre dic­ta­du­ras más ma­las y me­nos ma­las, que Var­gas Llo­sa re­cha­zó an­tes de que ter­mi­na­ra de for­mu­lar­la. El pen­sa­mien­to li­be­ral, di­jo, no acep­ta esa di­fe­ren­cia, ni ba­jo la ex­cu­sa de la pros­pe­ri­dad ni la de la igual­dad. Kai­ser pu­do aho­rrar­se esa dis­yun­ti­va con so­lo leer la pá­gi­na 25 de La lla­ma­da de la tri­bu, el li­bro que Var­gas Llo­sa vino a pre­sen­tar co­mo su au­to­bio­gra­fía in­te­lec­tual, un desa­rro­llo don­de “la tri­bu” es la ten­den­cia in­me­mo­rial a re­fu­giar­se en la ma­na­da. En fin.

El ca­so es que la res­pues­ta con­tun­den­te –que arran­có nu­me­ro­sos aplau­sos- es me­nos sim­ple de lo que pa­re­ce en una so­cie­dad co­mo la chi­le­na, don­de el li­be­ra­lis­mo ha si­do ob­je­to de una lar­ga con­fu­sión his­tó­ri­ca, des­de los aris­to­crá­ti­cos pi­pio­los del si­glo XIX has­ta el úni­co par­ti­do ac­tual con ese nom­bre, que par­ti­ci­pa de la coa­li­ción me­nos li­be­ral del es­pec­tro po­lí­ti­co. En el am­bien­te in­te­lec­tual de la po­lí­ti­ca chi­le­na no hu­bo nun­ca espacio pa­ra un so­cia­lis­ta li­be­ral co­mo Jean-Fra­nçois Re­vel, en par­te por­que la iz­quier­da no con­se­guía ajus­tar cuen­tas con la de­mo­cra­cia li­be­ral. Los so­cia­lis­tas chi­le­nos pre­fe­ri­rían ser in­sul­ta­dos an­tes que de­no­mi­nar­se li­be­ra­les, y en el PPD da la im­pre­sión de que, si al­gu­na vez hu­bo li­be­ra­les, ya no que­da nin­guno.

El asun­to de fon­do, que agi­ta hoy a Eu­ro­pa y a Es­ta­dos Uni­dos, es si exis­te una per­fec­ta iden­ti­dad en­tre li­be­ra­lis­mo y de­mo­cra­cia. Var­gas Llo­sa es­tá se­gu­ro de que el li­be­ra­lis­mo es “la for­ma más avan­za­da y pro­gre­sis­ta de la de­mo­cra­cia”. La dis­cu­sión no es nue­va, pe­ro ha vuel­to al pri­mer plano en to­do Oc­ci­den­te. Nun­ca es­tá de más re­cor­dar que los re­gí­me­nes más li­ber­ti­ci­das –fas­cis­tas y na­zis- lle­ga­ron al po­der mon­ta­dos so­bre am­plias ma­yo­rías po­pu­la­res y que to­da la es­fe­ra co­mu­nis­ta se dis­fra­zó con el ape­lli­do de de­mo­cra­cia “popular”, que to­da­vía ocu­pan Chi­na, Co­rea del Nor­te, Cu­ba y Ve­ne­zue­la.

Mu­cho de es­to ya es anacró­ni­co. ¿Lo es? En un ar­tícu­lo que se ha pues­to de mo­da en­tre los cien­tis­tas po­lí­ti­cos, el his­to­ria­dor Sa­muel P. Hun­ting­ton an­ti­ci­pó, en 1991, que los dos gran­des pro­ce­sos de­mo­cra­ti­za­do­res de la his­to­ria mo­der­na, los que si­guie­ron a las dos gue­rras mun­dia­les, de­ja­ron pa­so a enor­mes olas au­to­ri­ta­rias, las del fas­cis­mo pri­me­ro, las de los so­viets des­pués, y ad­vir­tió que el mun­do no es­ta­ría li­bre de una “ter­ce­ra ola” tras la caí­da del Mu­ro de Berlín.

El re­sis­ti­do Hun­ting­ton –que tam­bién an­ti­ci­pó el “cho­que de ci­vi­li­za­cio­nes” en­tre el Is­lam y Oc­ci­den­te- pa­re­ce ha­ber te­ni­do nue­va­men­te la ra­zón: en la Eu­ro­pa orien­tal que es­tu­vo ba­jo el do­mi­nio so­vié­ti­co flo­re­cen hoy las de­mo­cra­cias au­to­ri­ta­rias, ili­be­ra­les, en­ca­be­za­das por Hun­gría y Po­lo­nia, que re­cha­zan a los mi­gran­tes, pro­pi­cian la lim­pie­za ét­ni­ca y es­ti­mu­lan el na­cio­na­lis­mo en con­tra del cos­mo­po­li­tis­mo li­be­ral.

La de­mo­cra­cia ili­be­ral es, por esen­cia, la in­tro­mi­sión del Es­ta­do en las de­ci­sio­nes pri­va­das, las que van des­de los prin­ci­pios mo­ra­les has­ta la re­par­ti­ción de la ri­que­za vía tri­bu­tos y pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial. El li­be­ra­lis­mo se con­vier­te en un pecado so­cial, aun­que el prin­ci­pio sa­gra­do de la igual­dad sea li­mi­ta­do por el res­pe­to a la ley y a los asun­tos per­so­na­les, co­mo lo fra­sea otro in­sig­ne li­be­ral, el es­pa­ñol An­to­nio Es­coho­ta­do, a me­nu­do con­si­de­ra­do li­ber­tino por su apo­yo a co­sas co­mo el con­su­mo de dro­gas o la eu­ta­na­sia.

Me­nos tí­mi­do que Var­gas Llo­sa, Es­coho­ta­do pro­po­ne que hay 20 si­glos de prác­ti­cas ili­be­ra­les, en con­tra de cin­co o seis de prác­ti­cas li­be­ra­les, lo cual po­dría de­mos­trar que: a) exis­te una ten­den­cia so­cia­lis­ta, o co­mu­ni­ta­ris­ta, que se ex­tien­de des­de los Evan­ge­lios en ade­lan­te, y b) el li­be­ra­lis­mo no es “na­tu­ral”, sino que so­lo se ha ex­pan­di­do des­pués de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, con sus con­fu­sos idea­les de igual­dad y li­ber­tad.

Y bien, ¿qué tie­ne que ver to­do es­to con la Amé­ri­ca La­ti­na de hoy o, más pre­ci­sa­men­te, con el Chi­le de es­tos me­ses, don­de Var­gas Llo­sa vino a gol­pear con un li­bro doc­tri­na­ria­men­te sen­ci­llo y a la vez pro­vo­ca­dor?

La de­mo­cra­cia chi­le­na no es­tá de­ma­sia­do le­jos de las ten­ta­cio­nes ili­be­ra­les de otras re­gio­nes del pla­ne­ta. La re­tó­ri­ca de la Nue­va Ma­yo­ría de­mo­ni­zó una idea va­ga y con múl­ti­ples de­fi­ni­cio­nes, co­mo la del “neoliberalismo”, que no tu­vo exis­ten­cia en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas más que en el exi­guo pe­río­do de 1978 a 1982, cuan­do fue arran­ca­do de cua­jo por el “ili­be­ra­lis­mo” de los mi­li­ta­res que acom­pa­ña­ron al na­cio­na­lis­mo de Ser­gio Ono­fre Jar­pa du­ran­te la de­pre­sión de ini­cios de los 80. La evo­lu­ción posterior con­du­jo a la au­to­no­mía del Ban­co Cen­tral, que desan­cló la eco­no­mía de las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas. Pe­ro es sig­ni­fi­ca­ti­vo que el ré­gi­men de Pi­no­chet lo ha­ya he­cho so­lo cuan­do ya te­nía que de­jar el po­der: mien­tras pu­do, no de­jó que la eco­no­mía se man­da­ra so­la.

La pa­la­bra “neoliberalismo” ha si­do abu­si­va­men­te em­plea­da pa­ra re­fe­rir­se al lu­cro en la edu­ca­ción, en la sa­lud o en las pen­sio­nes, ac­ti­vi­da­des que es­tán su­je­tas a abundantes re­gu­la­cio­nes. Por otra par­te, en prin­ci­pio el “neoliberalismo” de­fen­de­ría los mer­ca­dos li­bé­rri­mos, pe­ro la úni­ca vez que tu­vo cier­ta opor­tu­ni­dad de des­ple­gar­se en Chi­le lo hi­zo al am­pa­ro de una dic­ta­du­ra.

To­do es bas­tan­te in­cohe­ren­te, pe­ro al fin el “neoliberalismo” de­nun­cia­do por la iz­quier­da chi­le­na –so­bre to­do la más ju­ve­nil- se pa­re­ce más bien al ca­pi­ta­lis­mo, que mu­chos pen­sa­do­res li­be­ra­les han con­si­de­ra­do con­sus­tan­cial a la de­mo­cra­cia y al li­be­ra­lis­mo. Una eco­no­mía cen­tral­men­te con­tro­la­da –co­mo en los es­ta­dos so­cia­lis­tas-, que li­mi­ta el li­bre flu­jo de bie­nes y ser­vi­cios, es pa­ra es­tos pen­sa­do­res exac­ta­men­te lo con­tra­rio del ideal li­be­ral. Por eso, Es­coho­ta­do no lla­ma a los crí­ti­cos de la li­ber­tad eco­nó­mi­ca co­mo an­ti­ca­pi­ta­lis­tas, ni mar­xis­tas, ni so­cia­lis­tas, sino “enemi­gos del co­mer­cio”, es de­cir, enemi­gos del lu­cro pro­du­ci­do en la transac­ción de bie­nes. Enemi­gos de “los mer­ca­de­res del tem­plo”.

Pa­ra en­re­dar más las co­sas, hay aho­ra una lí­nea de in­te­lec­tua­les ale­ma­nes que vie­ne desa­rro­llan­do la te­sis exac­ta­men­te in­ver­sa: lo in­com­pa­ti­ble con la de­mo­cra­cia se­ría el ca­pi­ta­lis­mo, por su ten­den­cia a crear y am­pliar de­sigual­da­des. En Alemania, que tie­ne un Par­ti­do Li­be­ral pe­que­ño, pe­ro con una in­fluen­cia de­ci­si­va en el úl­ti­mo me­dio si­glo de esa de­mo­cra­cia...

Es po­si­ble que es­tas co­sas in­tere­sen po­co a la gen­te que tie­ne que ha­cer la po­lí­ti­ca con lo que hay. Pe­ro por lo me­nos dos in­te­rro­gan­tes son per­ti­nen­tes cuan­do es­tá par­tien­do un nue­vo go­bierno de de­re­cha.

La pri­me­ra es si el go­bierno de Pi­ñe­ra, que tan­to afec­to le pro­fe­sa a Var­gas Llo­sa, se po­drá lla­mar li­be­ral. No ca­be du­da de que esas se­rían sus in­ten­cio­nes en el cam­po eco­nó­mi­co, siem­pre te­nien­do a la vis­ta que ya no exis­ten los mer­ca­dos con li­ber­tad ab­so­lu­ta. Pe­ro no tie­ne la mis­ma dis­po­si­ción en el plano de las li­ber­ta­des per­so­na­les, co­mo lo mues­tran sus va­ci­la­cio­nes con el abor­to, los te­mas de gé­ne­ro o la eu­ta­na­sia, to­das mo­ti­va­das no por un pen­sa­mien­to po­lí­ti­co, sino por creen­cias re­li­gio­sas. El li­be­ra­lis­mo no pros­cri­be esas con­vic­cio­nes, pe­ro no per­mi­te que se tras­la­den a la es­fe­ra de las de­ci­sio­nes pú­bli­cas. ¿Mo­ve­rá Pi­ñe­ra a la con­ser­va­do­ra de­re­cha chi­le­na ha­cia una zo­na li­be­ral que am­plíe su ho­ri­zon­te pa­ra cau­ti­var a más chi­le­nos?

La se­gun­da pre­gun­ta es la que na­ce de la pro­fe­cía de Hun­ting­ton so­bre la “ter­ce­ra ola” au­to­ri­ta­ria. No es que Chi­le va­ya a su­frir una se­gun­da dic­ta­du­ra, mi­li­tar y de de­re­cha. Uno de los mé­ri­tos prin­ci­pa­les de la transición fue con­se­guir la di­so­lu­ción to­tal de ese fan­tas­ma, al me­nos por mu­chos años. Pe­ro pa­ra un em­pu­je au­to­ri­ta­rio no ha­ce fal­ta un ejér­ci­to: bas­ta con un lí­der que, al igual que en la Eu­ro­pa ex­co­mu­nis­ta, com­bi­ne un po­co de po­pu­lis­mo con otro po­co de na­cio­na­lis­mo, fo­bia a los in­mi­gran­tes y rechazo al lu­cro ca­pi­ta­lis­ta. Se tie­ne así la pro­me­sa de una de­re­cha “fuer­te”, ca­paz de li­brar a la so­cie­dad de sus la­cras. ¿Es una idea muy re­mo­ta, o ya hay fi­gu­ras de ese ti­po ron­dan­do por la es­ce­na po­lí­ti­ca?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.