“Los es­crú­pu­los del Pa­dre Gar­ga­jo”

Los Pa­dres Gar­ga­jo sue­len ser gen­te ol­vi­da­di­za y ex­pul­san su espu­to ape­nas se­gun­dos des­pués de ha­ber enar­ca­do las ce­jas ante un muy me­nor que­bran­ta­mien­to de los mo­da­les por par­te del pró­ji­mo; del mis­mo modo la opo­si­ción pro­rrum­pió en el más vo­cin­gle­ro cor

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Fer­nan­do Vi­lle­gas

Cuen­ta la tra­di­ción que en la Era Pre-Ka­ra­di­ma de Nues­tra San­ta Ma­dre Igle­sia, inocen­te pe­río­do his­tó­ri­co cuan­do los pe­ca­dos sa­cer­do­ta­les eran de po­ca mon­ta -o era de po­ca mon­ta lo que se sa­bía de ellos- ha­bía un cu­ra de la or­den XXX que en­ro­je­cía si es­cu­cha­ba el más ni­mio ga­ra­ba­to y ca­si per­día el co­no­ci­mien­to si oía el vo­ca­blo “po­to”, pe­ro si­mul­tá­nea­men­te re­ga­ba el pi­so a dis­cre­ción con una per­ma­nen­te y ame­na­zan­te llu­via de es­cu­pos. Fue a es­te pe­cu­liar mi­nis­tro del Se­ñor a quien se apo­dó el “pa­dre Gar­ga­jo” y lue­go, to­mán­do­se no­ta de la ine­qui­dad de sus ru­bo­res, se co­men­zó a usar la ex­pre­sión que da tí­tu­lo a es­ta columna pa­ra mo­te­jar a quien­quie­ra, en un alar­de de hi­po­cre­sía, se ma­ni­fes­ta­ra es­can­da­li­za­do por una con­duc­ta aje­na mien­tras él prac­ti­ca­ra otra mu­cho peor. Bien po­drían en­ton­ces los po­cos cien­tis­tas po­lí­ti­cos li­bres de me­lin­dres aca­dé­mi­cos usar la ex­pre­sión “Los es­crú­pu­los del Pa­dre Gar­ga­jo” pa­ra ca­rac­te­ri­zar la reac­ción de la di­fun­ta NM ante la no­mi­na­ción - ya abor­ta­da- de Pa­blo Pi­ñe­ra co­mo em­ba­ja­dor en Ar­gen­ti­na.

Pe­ca­tas meas

Los Pa­dres Gar­ga­jo sue­len ser gen­te ol­vi­da­di­za y ex­pul­san su espu­to ape­nas se­gun­dos des­pués de ha­ber enar­ca­do las ce­jas ante un muy me­nor que­bran­ta­mien­to de los mo­da­les por par­te del pró­ji­mo; del mis­mo modo la opo­si­ción pro­rrum­pió en el más vo­cin­gle­ro co­ro de pro­tes­tas y acu­sa­cio­nes ante un pre­sun­to ac­to de ne­po­tis­mo del Pre­si­den­te Pi­ñe­ra por no­mi­nar a su her­mano, hom­bre pro­fu­sa­men­te ca­pa­ci­ta­do, co­mo em­ba­ja­dor en Ar­gen­ti­na, ol­vi­dan­do con­ve­nien­te­men­te que su pre­si­den­ta, la Gran Le­ga­ta­ria de Chi­le, no­mi­nó a su hi­jo, pro­fu­sa­men­te in­ca­pa­ci­ta­do, pa­ra cum­plir un ig­no­to pa­pel en las vís­ce­ras mis­mas de La Mo­ne­da. Na­die le­van­tó la voz en la NM; na­die la le­van­tó tam­po­co en la opo­si­ción de en­ton­ces, en­ten­dien­do es­ta úl­ti­ma, tá­ci­ta o ex­pre­sa­men­te, ser tal he­cho un fu­rúncu­lo me­nor. So­lo se con­ver­ti­ría en tu­mor con el es­cán­da­lo Ca­val. En breve, na­die si­quie­ra su­su­rró la pa­la­bra “ne­po­tis­mo” a pe­sar de ha­ber mu­chas más razones pa­ra ha­cer­lo tan­to en ese mo­men­to co­mo es­pe­cial­men­te des­pués por­que, si el ne­po­tis­mo ha de en­ten­der­se co­mo fe­nó­meno sis­té­mi­co y no anec­dó­ti­co, no pue­de re­du­cir­se a la so­la re­la­ción con­san­guí­nea y ha de abar­car tam­bién el ami­guis­mo y el “car­ne­tis­mo”, en­ten­dien­do por es­te úl­ti­mo la per­ver­sa prác­ti­ca de de­sig­nar no­to­rios in­com­pe­ten­tes por el so­lo mé­ri­to de su mi­li­tan­cia, pecado que la se­ño­ra Ba­che­let co­me­tió con tal per­sis­ten­cia que los ho­no­ra­rios y sa­la­rios su­ma­dos de las hor­das in­tro­du­ci­das por ella en el Es­ta­do son, por sí so­los, im­por­tan­te fac­tor del des­ca­la­bro fi­nan­cie­ro en que de­jó a la na­ción.

Ne­po­tis­mo in­te­gral

El ne­po­tis­mo es cria­tu­ra he­cha de dos va­ria­bles, no de una so­la: a la re­la­ción fi­lial, ma­ter­nal, pa­ter­nal, fa­mi­liar, de clan, de mi­li­tan­cia o de amis­tad se su­ma, pa­ra dar­le vi­da, la IN­COM­PE­TEN­CIA. El uso mis­mo del len­gua­je co­ti­diano lo re­ve­la: nor­mal­men­te se ha­bla de ne­po­tis­mo cuan­do al­guien ha si­do no­mi­na­do pa­ra un car­go por la SO­LA ra­zón de sus la­zos con quien lo nom­bró, SIN te­ner los mé­ri­tos pa­ra cum­plir la fun­ción. Por eso se dice “lo han nom­bra­do por ser pa­rien­te”, lo que tá­ci­ta­men­te sig­ni­fi­ca “no lo han nom­bra­do por ser ca­paz”.

El ne­po­tis­mo en­ten­di­do de ese modo, co­mo la có­pu­la de la cer­ca­nía san­guí­nea o emo­cio­nal con la in­com­pe­ten­cia, es ne­ce­sa­ria­men­te abun­dan­te en un país de re­du­ci­do ta­ma­ño y por tan­to aun más re­du­ci­da éli­te o “pool” del cual sal­gan los de­sig­na­dos a los al­tos car­gos de go­bierno. El ami­guis­mo y la in­com­pe­ten­cia uni­dos ja­más se­rán ven­ci­dos en cual­quier na­ción del or­be, pe­ro me­nos aun allí don­de las éli­tes go­ber­nan­tes son de mi­nús­cu­la y ho­mo­gé­nea com­po­si­ción. Si se es miem­bro de es­tas éli­tes en mi­nia­tu­ra es di­fí­cil NO te­ner la­zos cer­ca­nos con otros miem­bros de la éli­te. Por es­ta inevi­ta­ble ra­zón la va­ria­ble que de­bie­ra im­por­tar, no ha­bien­do mu­chas op­cio­nes de va­rie­dad, es la de la com­pe­ten­cia don­de sea se en­cuen­tre. El pecado ca­pi­tal es po­ner en car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad a no­to­rios in­ca­pa­ces. Si lo son cum­pli­rán inade­cua­da­men­te aun­que sean hi­jos o pri­mos del je­fe; si en cam­bio son com­pe­ten­tes, no im­por­ta que lo sean. A su vez la in­com­pe­ten­cia es le­tal en cual­quie­ra de am­bas con­di­cio­nes, con o sin con­san­gui­ni­dad. Es­pe­cial­men­te en un país co­mo Chi­le, don­de no abun­da el ta­len­to ni la di­li­gen­cia, la ca­pa­ci­dad es el fac­tor vi­tal. Es esa ca­ren­cia la que li­qui­dó al an­te­rior go­bierno, no los la­zos de san­gre y ni si­quie­ra el ami­guis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.