El enig­ma co­reano

¿Qué quie­re Kim? No po­de­mos saber to­do lo que quie­re, pe­ro sí in­tuir, a par­tir de sus ac­tos y di­chos, que tie­ne una prio­ri­dad: la su­per­vi­ven­cia de su ré­gi­men.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Álvaro Var­gas Llo­sa

En po­cas se­ma­nas, he­mos pa­sa­do de es­tar al bor­de de una gue­rra en­tre Co­rea del Nor­te y sus múl­ti­ples enemi­gos (Es­ta­dos Uni­dos, Co­rea del Sur, Ja­pón, in­clu­so Chi­na, su exa­lia­do) a celebrar los ges­tos con los que Kim Jong-un pre­ten­de, o eso ne­ce­si­ta­mos creer, una dis­ten­sión du­ra­de­ra con to­dos ellos.

To­do em­pe­zó cuan­do Kim, pa­ra sor­pre­sa ge­ne­ral, hi­zo saber que es­ta­ría dis­pues­to a par­ti­ci­par en los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno en Co­rea del Sur. Des­de en­ton­ces has­ta aho­ra, una ver­ti­gi­no­sa su­ce­sión de acon­te­ci­mien­tos ha he­cho des­fi­lar ante nues­tras re­ti­nas a la her­ma­na de Kim con­ver­ti­da en ve­det­te po­lí­ti­ca du­ran­te aque­llas olim­pía­das; al pro­pio Kim reunién­do­se con su ho­mó­lo­go Moon Jae-in en la zo­na des­mi­li­ta­ri­za­da que se­pa­ra am­bas en­ti­da­des po­lí­ti­cas, más exac­ta­men­te en una lo­ca­li­dad lla­ma­da Pan­mun­jom que la co­mu­ni­dad oc­ci­den­tal ape­nas sa­be de­le­trear, pa­ra fir­mar un do­cu­men­to pro­mi­so­rio; a los por­ta­vo­ces de la sur­co­rea­na Ca­sa Azul (y al pro­pio Moon) anun­ciar­nos to­da cla­se de bue­nas in­ten­cio­nes adi­cio­na­les por par­te de Pyong­yang y al pro­pio dic­ta­dor nor­co­reano co­que­tear dis­for­za­da­men­te con la idea de re­unir­se con Do­nald Trump, co­sa que el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se ha acep­ta­do con im­pa­cien­te interés.

La fan­tas­ma­go­ría de es­ta su­ce­sión de gol­pes de efec­to di­plo­má­ti­cos pue­de ha­cer­nos per­der de vis­ta lo esen­cial, de ma­ne­ra que se­ría bueno to­mar un po­co de ai­re, po­ner­lo to­do en su jus­ta di­men­sión y tra­tar de en­ten­der lo que es po­si­ble en­ten­der en el vuel­co ocu­rri­do en las re­la­cio­nes en­tre Pyong­yang y sus enemi­gos, si no en los he­chos con­cre­tos al me­nos en la at­mós­fe­ra.

Por lo pron­to, no de­be­mos per­der de vis­ta que la ini­cia­ti­va, a ini­cios de año, par­tió de Kim y que por tan­to el ori­gen de es­te pro­ce­so que po­dría (o no) lle­var a una dis­ten­sión real es­tá en el im­pe­ne­tra­ble, abs­tru­so “reino er­mi­ta­ño” de Co­rea de Nor­te. ¿Qué po­dría ha­ber lle­va­do a Kim, des­pués de seis en­sa­yos nu­clea­res y prue­bas con mi­si­les de dis­tin­to al­can­ce que ame­na­za­ban con lle­gar has­ta las ca­sas es­ta­dou­ni­den­ses, y de una ver­bo­rrea hos­til con­tra to­dos sus ad­ver­sa­rios in­ter­na­cio­na­les, a con­ver­tir­se aho­ra en po­co me­nos que can­di­da­to a Pre­mio No­bel de la Paz? Exis­te la ten­ta­ción de pen­sar que ha si­do la lí­nea du­ra de Do­nald Trump la que ha pro­vo­ca­do el cam­bio de ac­ti­tud del nor­co­reano. Tien­do a pen­sar que un fac­tor más de­ter­mi­nan­te ha si­do Chi­na (lo que, por cier­to, fue un cons­tan­te ob­je­ti­vo de Was­hing­ton tan­to du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción Trump co­mo en las an­te­rio­res). Por pri­me­ra vez Pe­kín ha apli­ca­do san­cio­nes rea­les y abar­ca­do­ras con­tra ese país ve­cino que tie­ne a los chi­nos co­mo ca­si sus úni­cos in­ter­lo­cu­to­res co­mer­cia­les. Más de 80% de los in­ter­cam­bios han des­apa­re­ci­do en vir­tud de esas san­cio­nes drás­ti­cas, que des­pués de los úl­ti­mos acuer­dos en Na­cio­nes Uni­das, in­clu­yen los prin­ci­pa­les pro­duc­tos nor­co­rea­nos. En di­ciem­bre de 2017, por ejem­plo, las im­por­ta­cio­nes chi­nas des­de el otro la­do de la fron­te­ra ha­bían caí­do ya a ape­nas 54 mi­llo­nes de dó­la­res, una bi­co­ca. Pyong­yang so­lía ex­por­tar car­bón y re­ci­bir pe­tró­leo re­fi­na­do, en­tre otras co­sas. Es­te co­mer­cio, vi­tal pa­ra Pyong­yang, se ha vis­to di­rec­ta­men­te afec­ta­do.

No so­lo eso: la pre­sión po­lí­ti­ca chi­na se ha he­cho sen­tir tra­vés de una di­plo­ma­cia, aho­ra sí, in­ten­sa. La prueba de ello es que Kim reali­zó un via­je se­cre­to a Pe­kín pa­ra re­unir­se con Xi Jin­ping ha­ce po­cas se­ma­nas, en una cla­ra de­mos­tra­ción de que Co­rea del Nor­te em­pie­za a sen­tir que sus des­plan­tes con­tra Chi­na tie­nen un lí­mi­te.

El cálcu­lo de Kim pa­re­cía ser que la ten­sión en­tre Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos lo be­ne­fi­cia­ba y que po­día uti­li­zar a uno con­tra el otro. Pe­ro esa ten­sión, que es real y ha vuel­to a aflo­rar en la dispu­ta co­mer­cial re­cien­te en­tre Wa- shing­ton y Pe­kín, no con­di­cio­na, co­mo hu­bie­se ocu­rri­do en otros tiem­pos, la lí­nea de Pe­kín res­pec­to de Pyong­yang. Chi­na es hoy una po­ten­cia que quie­re ser he­ge­mó­ni­ca en su zo­na y tan­to sus ob­je­ti­vos co­mo su es­tra­te­gia cho­can con el dís­co­lo y te­me­ra­rio pro­yec­to de Kim. Por tan­to, en ese asun­to ca­da vez hay me­nos di­fe­ren­cias con Was­hing­ton.

Pe­ro hay más. A di­fe­ren­cia de lo que las can­ci­lle­rías y la pren­sa oc­ci­den­ta­les vie­nen di­cien­do des­de ha­ce mu­cho, Kim no es­tá lo­co, o por lo me­nos no del to­do. Tie­ne la so­fis­ti­ca­ción su­fi­cien­te, por ejem­plo, pa­ra ha­cer una lec­tu­ra co­rrec­ta de la po­lí­ti­ca in­ter­na sur­co­rea­na. Él en­ten­dió de in­me­dia­to, tras la elec­ción re­la­ti­va­men­te re­cien­te de Moon Jae-in, que es­ta­ba ante una “pa­lo­ma” y no un “hal­cón”. La po­lí­ti­ca sur­co­rea­na se divide, en gran par­te, en­tre quie­nes quie­ren adop­tar una lí­nea du­ra con­tra Pyong­yang y quie­nes quie­ren apa­ci­guar­lo (co­mo an­tes Alemania Oc­ci­den­tal se di­vi­día en­tre “du­ros y “blan­dos” de ca­ra a Alemania Orien­tal y Moscú). Exac­ta­men­te igual que ocu­rría con los paí­ses eu­ro­peos du­ran­te la Gue­rra Fría, por mo­men­tos el pén­du­lo va ha­cia la con­tem­po­ri­za­ción y a ra­tos va en sen­ti­do con­tra­rio. Moon Jae-in se vio, en sus pri­me­ras se­ma­nas, obli­ga­do a emi­tir se­ña­les de lí­nea du­ra por­que Kim ha­bía plan­tea­do un desafío que ha­bía pues­to los pelos de pun­ta a to­da la pe­nín­su­la (y al res­to del mun­do). Pe­ro en reali­dad Moon es una “pa­lo­ma” en lo que a Co­rea del Nor­te se re­fie­re y, por tan­to, al­guien con quien una po­lí­ti­ca de ges­tos se­duc­to­res por par­te de Kim po­día te­ner eco.

De allí que Kim ini­cia­ra, a co­mien­zos de año, esa su­ce­sión de ges­tos di­ri­gi­dos a ba­jar­le la guar­dia a su ve­cino. Moon re­co­gió el guan­te que le lan­zó Kim y des­de en­ton­ces to­do pa­re- ce avan­zar en di­rec­ción opues­ta a los tre­me­bun­dos me­ses en que Kim, ha­cien­do en­sa­yos con mi­si­les in­ter­con­ti­nen­ta­les, ha­bía pues­to al mun­do al bor­de de una gue­rra.

El nor­co­reano tam­bién sa­bía que Trump es un ne­go­cia­dor na­to, no un ideó­lo­go, y que en tan­to que lí­der con pul­sio­nes po­pu­lis­tas, es ca­paz de mo­di­fi­car su po­lí­ti­ca con re­la­ti­va fa­ci­li­dad. En otras pa­la­bras, en­ten­día bien que en el espacio de me­dia ho­ra un hom­bre co­mo Trump es ca­paz de bur­lar­se de Kim con grue­sos ca­li­fi­ca­ti­vos y ame­na­zas de obli­te­rar su país y po­co des­pués de­cla­rar­le amor eterno. Con un buen sen­ti­do de los tiem­pos, una vez que tu­vo a Moon cer­ca su­yo, ini­ció la se­duc­ción de Trump. Sa­bía que ne­ce­si­ta­ba que Moon hi­cie­ra de co­rreo, co­sa que el sur­co­reano hi­zo gus­to­so en una con­ver­sa­ción con el Pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se de más de 75 mi­nu­tos po­co des­pués de la reunión de los dos lí­de­res co­rea­nos. Fi­nal­men­te, que­da­ba al­go muy com­pli­ca­do: em­bar­car al pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés, Shin­zo Abe, en la po­lí­ti­ca de dis­ten­sión.

Tam­bién aquí los tiem­pos fue­ron ma­ne­ja­dos con so­fis­ti­ca­ción. Kim sa­bía que Abe no pa­sa­ría por el aro si Trump no lo ha­cía an­tes y que Trump de­pen­día, a su vez, del gui­ño de Moon. Una vez que Moon y Trump acep­ta­ron ne­go­ciar, Abe era una man­za­na ma­du­ra que es­ta­ba al caer. Y ca­yó, co­mo ha­bía pre­vis­to Kim, en una lla­ma­da, tam­bién lar­ga, de Moon a To­kio.

Has­ta aho­ra no ha ocu­rri­do na­da de­ter­mi­nan­te, pe­ro nos han pro­me­ti­do una “pe­nín­su­la co­rea­na des­nu­clea­ri­za­da”. No una Co­rea del Nor­te, sino una pe­nín­su­la sin ar­mas nu­clea­res, lo que abar­ca am­bas Co­reas. ¿Qué quie­re de­cir? Que, en el su­pues­to de que Kim va­ya en se­rio, él pre­ten­de que, a cam­bio de re­nun­ciar a su pro­gra­ma nu­clear, Es­ta­dos Uni- dos re­ti­re a los más de 28 mil sol­da­dos de la pe­nín­su­la y, so­bre to­do, la ga­ran­tía de pro­tec­ción co­no­ci­da co­mo “pa­ra­guas nu­clear”. No ha­ce fal­ta aña­dir que im­plí­ci­ta en el re­ti­ro de am­bas co­sas es­tá tam­bién la prohi­bi­ción de man­te­ner en Co­rea del Sur el sis­te­ma de de­fen­sa an­ti­mi­si­les THAAD anun­cia­do por Was­hing­ton en su día.

Pa­ra dar prue­bas de que no hay tram­pa, Kim ha ofre­ci­do des­man­te­lar su cen­tral de en­sa­yos nu­clea­res de Pungg­ye-ri. Los ex­per­tos oc­ci­den­ta­les di­cen que des­pués del úl­ti­mo en­sa­yo nu­clear esa cen­tral que­dó des­trui­da y, por tan­to, la pro­me­sa es en­ga­ño­sa. Kim res­pon­de que so­lo uno de los tres tú­ne­les de la cen­tral fue des­trui­do. Pa­ra com­pro­bar­lo, los or­ga­nis­mos, go­bier­nos y pe­rio­dis­tas ex­tran­je­ros po­drán acu­dir al lu­gar cuan­do se des­man­te­le (en es­te mes de mayo).

To­do apun­ta, pues, a que Kim va a lo­grar lo que ne­ce­si­ta: una ne­go­cia­ción con Trump, que arran­ca­rá en la reunión que am­bos pla­nean te­ner en las pró­xi­mas se­ma­nas (ha­ce po­co, en un via­je se­cre­to, el ex di­rec­tor de la CIA y ac­tual se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pom­peo, vi­si­tó Pyong­yang pa­ra re­unir­se con el dic­ta­dor nor­co­reano, alla­nan­do el ca­mino pa­ra la cum­bre).

To­do iba vien­to en po­pa has­ta que los chi­nos hi­cie­ron saber que se sen­tían ex­clui­dos por unos con­tac­tos que con­fi­na­ban to­do den­tro de un cua­dri­lá­te­ro Co­rea del Nor­te-Co­rea del Sur-Es­ta­dos Uni­dos-Ja­pón que ex­cluía a Pe­kín. Por eso Xi Jin­ping acaba de en­viar a su mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Wang Yi, a vi­si­tar Pyon­yang. Chi­na se sien­te la po­ten­cia de la zo­na Asia-Pa­cí­fi­co y no ad­mi­ti­rá unos acuer­dos de los que no sea par­te.

¿Qué quie­re Kim? No po­de­mos saber to­do lo que quie­re pe­ro sí in­tuir, a par­tir de sus ac­tos y di­chos, que tie­ne una prio­ri­dad: la su­per­vi­ven­cia de su ré­gi­men. Gran par­te de su pro­gra­ma nu­clear -una he­ren­cia que vie­ne de dos ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res a él- ha si­do un ins­tru­men­to pa­ra ga­ran­ti­zar la per­pe­tui­dad de la di­nas­tía. Pe­ro te­ner ar­mas nu­clea­res y al mis­mo tiem­po una eco­no­mía de­vas­ta­da es al­go que, a me­diano pla­zo, po­ne en pe­li­gro la con­ti­nui­dad de la dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta. De allí que el ar­se­nal sea tam­bién, po­ten­cial­men­te, un ar­ma de ne­go­cia­ción. Si Kim ob­tie­ne lo que él en­tien­de por una pe­nín­su­la des­nu­clea­ri­za­da -y es­ta­mos le­jí­si­mos de se­me­jan­te desen­la­ce en ca­so de que la ne­go­cia­ción lle­gue a dar­se-, po­drá for­ta­le­cer eco­nó­mi­ca­men­te a su ré­gi­men con las ga­ran­tías de que no se­rá hos­ti­li­za­do o des­es­ta­bi­li­za­do, y me­nos in­va­di­do. Pa­ra ello, cla­ro, exi­gi­rá unas sal­va­guar­das muy es­tric­tas, pues exis­te el pre­ce­den­te de Li­bia, don­de Muam­mar Gad­da­fi re­nun­ció a las ar­mas nu­clea­res y en 2011 las po­ten­cias que le ha­bían ga­ran­ti­za­do la con­ti­nui­dad a cam­bio de ello ayu­da­ron a los re­bel­des al­za­dos con­tra él en ple­na Pri­ma­ve­ra Ára­be a aca­bar con el su­so­di­cho.

Trump, co­mo bien sa­be Kim, ne­ce­si­ta un gran éxi­to de po­lí­ti­ca ex­te­rior en es­te año de elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas y cuan­do ya no fal­ta de­ma­sia­do pa­ra que arran­que la lar­ga cam­pa­ña elec­to­ral de las pró­xi­mas pre­si­den­cia­les. Por tan­to, a pe­sar de la re­sis­ten­cia del sec­tor de los “hal­co­nes” en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano, las po­si­bi­li­da­des de que se reúna con Kim son muy gran­des. Tam­bién lo son las po­si­bi­li­da­des de que ini­cie una ne­go­cia­ción. Pe­ro lo que Kim ne­ce­si­ta pa­ra ase­gu­rar la su­per­vi­ven­cia de su ré­gi­men a cam­bio de aca­bar con su pro­gra­ma nu­clear es mu­cho más de lo que sus ve­ci­nos y so­bre to­do Es­ta­dos Uni­dos es­tán dis­pues­tos a dar­le. De allí que con­ven­ga mo­de­rar el en­tu­sias­mo y prepararse pa­ra un lar­go pro­ce­so en el que ha­brá mar­chas y con­tra­mar­chas, rup­tu­ras y amis­tes, gran­des pa­la­bras y mu­chas im­pre­ca­cio­nes, y al fi­nal… no sa­be­mos qué.

Kim, un hom­bre cu­yo ego no es me­nor que el de su par es­ta­dou­ni­den­se, es­tá hoy en el cen­tro del mun­do. Y va­ya que es­tá go­zan­do de su es­tre­lla­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.