LAS CLA­VES DEL ÚL­TI­MO IN­FOR­ME POR LA OPE­RA­CIÓN HU­RA­CÁN

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR LES­LIE AYA­LA C. FO­TO­GRA­FÍA ATON

En 200 pá­gi­nas, la PDI ana­li­zó los dis­cos du­ros in­cau­ta­dos a los compu­tado­res de In­te­li­gen­cia de Te­mu­co, el no­te­book per­so­nal de Álex Smith y to­da la evi­den­cia de­co­mi­sa­da a co­mu­ne­ros ma­pu­ches, y de­ter­mi­nó que nun­ca se creó un soft­wa­re y que to­dos los tex­tos fue­ron in­ven­ta­dos por “el pro­fe­sor”.

“Mi ge­ne­ral, le va a lle­gar a su co­rreo un “par­che” con el que va a que­dar pro­te­gi­do en el ca­so de que al­guien quie­ra ocu­par el soft­wa­re que es­pía las con­ver­sa­cio­nes por What­sApp”. Mi­nu­tos des­pués de esa ad­ver­ten­cia da­da por un fun­cio­na­rio po­li­cial, un e-mail con el asun­to “Pro­mo­ción” lle­ga­ba a la ca­si­lla del ge­ne­ral al que se bus­ca­ba pro­te­ger. El re­cep­tor se que­da­ba tran­qui­lo: In­te­li­gen­cia de Ca­ra­bi­ne­ros de Te­mu­co le ga­ran­ti­za­ba que sus co­mu­ni­ca­cio­nes que­da­ban blin­da­das fren­te a la he­rra­mien­ta es­tre­lla que pro­me­tía cam­biar el rum­bo de las in­ves­ti­ga­cio­nes: “An­tor­cha”, el soft­wa­re que su­pues­ta­men­te in­ter­cep­ta­ba con­ver­sa­cio­nes de What­sApp y Te­le­gram, al es­ti­lo de los ser­vi­cios de In­te­li­gen­cia de al­gu­nas de las prin­ci­pa­les po­ten­cias mun­dia­les.

La es­ce­na es des­cri­ta en el úl­ti­mo in­for­me de la PDI en el de­no­mi­na­do ca­so Ope­ra­ción Hu­ra­cán, don­de un gru­po de ana­lis­tas in­for­má­ti­cos es­ta­ble­ce que tan­to el su­pues­to “par­che” de pro­tec­ción que se les pro­me­tía a los ge­ne­ra­les, co­mo ca­si to­do lo re­la­cio­na­do con “An­tor­cha” era fal­so. Nun­ca exis­tió.

“Se de­ter­mi­nó que son co­rreos sin con­te­ni­do y en nin­gún ca­so per­mi­ten la ac­ti­va­ción, eje­cu­ción, ins­pec­ción, de­tec­ción o eli­mi­na­ción de in­for­ma­ción ma­li­cio­sa”, afirma el do­cu­men­to de 200 pá­gi­nas, que es sin­di­ca­do co­mo el pe­ri­ta­je fi­nal de es­ta in­ves­ti­ga­ción y al cual tu­vo ac­ce­so Reportajes.

A me­dia­dos de enero de 2017, el fis­cal re­gio­nal de La Arau­ca­nía, Cris­tián Pa­re­des, de­ci­día no per­se­ve­rar en la in­ves­ti­ga­ción de­no­mi­na­da Ope­ra­ción Hu­ra­cán. Con esa de­ci­sión se li­be­ró a ocho co­mu­ne­ros ma­pu­ches, en­tre ellos el lí­der de la CAM, Héc­tor Llai­tul, de la impu­tación que Ca­ra­bi­ne­ros les ha­bía he­cho de su­pues­ta­men­te per­te­ne­cer a un gru­po te­rro­ris­ta de­di­ca­do a per­pe­trar ata­ques in­cen­dia­rios en ba­se a prue­bas ob­te­ni­das en re­por­tes de In­te­li­gen­cia que -por pri­me­ra vez- se usa­ban en cau­sas pe­na­les en esa zo­na.

Las sos­pe­chas del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de que las prue­bas fue­ron ma­ni­pu­la­das por la pro­pia po­li­cía ge­ne­ró un vuel­co en el ca­so y un en­fren­ta­mien­to iné­di­to en­tre Ca­ra­bi­ne­ros, apo­ya­dos por el Mi­nis­te­rio del In­te­rior del an­te­rior go­bierno y la fis­ca­lía.

A tres me­ses de ese epi­so­dio, que ter­mi­nó con el des­ca­be­za­mien­to de la po­li­cía uni­for­ma­da por par­te del nue­vo go­bierno, el pe­ri­ta­je de la PDI -en que se exa­mi­na­ron los compu­tado­res in­cau­ta­dos des­de las ofi­ci­nas de In­te­li­gen­cia de Te­mu­co y el no­te­book per­so­nal del ci­vil que tra­ba­jó pa­ra esa uni­dad, Álex Smith­va más allá de la me­ra hi­pó­te­sis de “ma­ni­pu­la­ción de prue­bas” que se sos­pe­chó en un pri­mer mo­men­to, y con­clu­ye de for­ma la­pi­da­ria que nun­ca hu­bo un soft­wa­re “An­tor­cha”.

La for­ma­li­za­ción de los ca­ra­bi­ne­ros implicados en es­te ca­so, li­de­ra­dos por el ge­ne­ral (R) Gon­za­lo Blu, se ha re­tra­sa­do de­bi­do a ma­nio­bras di­la­to­rias pre­sen­ta­das por al­gu­nas de­fen­sas, las que me­dian­te cau­te­las de ga­ran­tía han he­cho que los tri­bu­na­les de Te­mu­co pos­ter­guen en más de una oca­sión la au­dien­cia de la cau­sa pe­nal que es con­si­de­ra­da una de las más com­ple­jas des­de el ini­cio de la Re­for­ma Pro­ce­sal Pe­nal en Chi­le.

En es­pe­ra de la for­ma­li­za­ción, el fis­cal re­gio­nal de Ay­sén, Car­los Pal­ma, y la PDI han se­gui­do tra­ba­jan­do, has­ta que ha­ce al­gu­nos días se in­cor­po­ró al ex­pe­dien­te el in­for­me po­li­cial fi­nal que con­clu­ye: “No exis­ten ele­men­tos re­la­ti­vos a có­di­gos de pro­gra­ma­ción, pro­gra­mas y/o ar­chi­vos di­gi­ta­les que per­mi­tan acre­di­tar la exis­ten­cia del pro­gra­ma ‘An­tor­cha’”.

Es más, el pe­ri­ta­je apun­ta que al no exis­tir tal pro­gra­ma, los tex­tos que se ha­lla­ron alo­ja­dos en di­ver­sas car­pe­tas de los ce­lu­la­res de los impu­tados ma­pu­ches son crea­cio­nes he­chas a mano por el pro­pio Smith, apo­da­do “el pro­fe­sor”. “Se des­car­ta que el impu­tado Smith pue­da ha­ber pro­gra­ma­do y desa­rro­lla­do una apli­ca­ción que in­ter­cep­te las co­mu­ni­ca­cio­nes, a tra­vés de pro­gra­mas de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea, que­dan­do de ma­ni­fies­to que los supuestos re­por­tes que se ge­ne­ra­ron por “An­tor­cha” y que fue­ron enviados des­de la cuen­ta de co­rreo con­tac­to@airs.cl no son pro­duc­to de un pro­gra­ma que ge­ne­re in­for­ma­ción de ma­ne­ra au­tó­no­ma, sino que co­rres­pon­den a tex­tos escritos de for­ma di­rec­ta a tra­vés del clien­te de co­rreo Mi­cro­soft outlook 15.0, el que es­ta­ba ins­ta­la­do en el compu­tador del impu­tado”, dice el do­cu­men­to.

En­ton­ces, la pre­gun­ta que se ge­ne­ró en la indagatoria fue: ¿De dón­de apa­re­cen los chats in­vo­ca­dos en los re­por­tes de In­te­li­gen­cia y los ar­chi­vos .txt en­con­tra­dos en di­ver­sas car­pe­tas de los ce­lu­la­res in­cau­ta­dos a los ma­pu­ches impu­tados? La res­pues­ta de la PDI apun­ta a que, al no exis­tir el soft­wa­re, to­do fue di­gi­ta­do e in­ven­ta­do por Smith. “Es po­si­ble in­di­car que al no exis­tir la apli­ca­ción ‘An­tor­cha’ u otro pro­gra­ma de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res, se po­dría de­ter­mi­nar que Álex Smith Leay creó es­tos de­no­mi­na­dos “re­por­tes”, los que si­mu­la­ban la in­ter­cep­ta­ción de con­ver­sa­cio­nes, ob­ten­ción de geo­lo­ca­li­za­ción, en ba­se a coor­de­na­das, y cap­tu­ra de fo­to­gra­fías”, es­ta­ble­ce el in­for­me, que es par­te de los 33 to­mos con los que ya cuen­ta es­ta in­ves­ti­ga­ción.

La aso­cia­ción ilí­ci­ta

El pri­mer ob­je­ti­vo que se im­pu­so el equi­po de la Bri­ga­da de In­ves­ti­ga­cio­nes Po­li­cia­les Es­pe­cia­les (Bi­pe) fue de­ter­mi­nar si téc­ni­ca­men­te era fac­ti­ble desa­rro­llar una apli­ca­ción con las ca­rac­te­rís­ti­cas que se le atri­buían a “An­tor­cha”. Con pro­gra­mas compu­tacio­na­les fo­ren­ses la PDI pu­do des­car­tar lo di­cho por el impu­tado en su pri­me­ra de­cla­ra­ción, en la que de­ta­lla­ba que el soft­wa­re pa­ra mo­ni­to­rear te­lé­fo­nos y re­des so­cia­les se pro­gra­mó en “Ja­va”. Ni en los compu­tado­res de la Uni­dad de In­te­li­gen­cia ni en el no­te­book de Smith se ha­lló al­gún ar­chi­vo con co­di­fi­ca­ción en “Ja­va”.

A Smith se lo in­ves­ti­ga co­mo par­te de una aso­cia­ción ilí­ci­ta li­de­ra­da su­pues­ta­men­te por el ge­ne­ral (R) Blu, que fa­bri­có prue­bas pa­ra in­cri­mi­nar a co­mu­ne­ros ma­pu­ches y a una abo­ga­da del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. Des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co se re­fu­ta el “modo” en que “el pro­fe­sor” ase­gu­ra que fun­cio­na su pro­gra­ma, co­mo cuan­do di­jo que con so­lo lle­gar al co­rreo se pue­de in­fec­tar el ce­lu­lar. “Pa­ra ge­ne­rar una in­fec­ción con un có­di­go pro­gra­ma ma­li­cio­so la víc­ti­ma de­be re­ci­bir el men­sa­je, abrir­lo y des­car­gar el ar­chi­vo ad­jun­to”, ex­pli­can. El impu­tado di­jo que “An­tor­cha” no po­día re­cu­pe­rar con­ver­sa­cio­nes an­te­rio­res a que se in­fec­ta­ra el te­lé­fono, fren­te a lo cual la PDI cues­tio­na que se de­ta­llen con­ver­sa­cio­nes pre­vias al 9 de agos­to de 2017, que fue cuan­do la Cor­te de Ape­la­cio­nes au­to­ri­zó a Blu a in­ter­cep­tar los te­lé­fo­nos de los in­vo­lu­cra­dos.

So­bre el ser­vi­dor www.airs.cl, don­de -se­gún Smith- “An­tor­cha” alo­ja­ba las “con­ver­sa­cio­nes que in­ter­cep­ta­ba”, la po­li­cía ci­vil es­ta­ble­ció que efec­ti­va­men­te se crea­ron cuen­tas des­de ese lu­gar: hu­ra­can@airs.cl y con­tac­to@airs.cl, pe­ro que si bien “no man­tie­nen ar­chi­vos en la car­pe­ta des­ti­na­da a re­ci­bir men­sa­jes”, fi­gu­ran con “2.215 ele­men­tos” en el di­rec­to­rio de enviados, to­dos des­de el 23 de agos­to de 2017 y ge­ne­ra­dos en el no­te­book de Smith. “Des­de es­ta pla­ta­for­ma se en­via­ron los men­sa­jes de re­por­tes atri­bui­bles a el o los supuestos pro­gra­mas o apli­ca­cio­nes que in­ter­cep­ta­ban co­mu­ni­ca­cio­nes, los que han si­do ma­ni­pu­la­dos o con­fec­cio­na­dos por Álex Smith, quien, ade­más, cla­si­fi­có los men­sa­jes con­for­me a los asun­tos: ‘Au­to­ri­za­ción’, ‘Re­por­te’, ‘Ex­trac’ y ‘Pro­mo­ción’”.

En el re­gis­tro hay men­sa­jes en que se ci­tan nú­me­ros de te­lé­fono de “blan­cos in­ves­ti­ga­ti­vos” y se des­cu­brió que “el pri­mer men­sa­je de es­te ti­po se en­vió el 25 de agos­to de 2017, a las 15.44 ho­ras”. Di­cho men­sa­je, con­fec­cio­na­do por Smith, fue in­clui­do por el ge­ne­ral Blu en el re­por­te de in­te­li­gen­cia 130 en­tre­ga­do por Ca­ra­bi­ne­ros al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Ca­pí­tu­lo apar­te es la de­mos­tra­ción que Smith hi­zo de “An­tor­cha” en Ca­nal 13. El in­for­me de la PDI ana­li­zó la no­ta de te­le­vi­sión y es­ta­ble­ció que no hu­bo in­ter­cep­ta­ción de men­sa­jes co­mo di­jo el pe­rio­dis­ta, sino que “sim­ple­men­te co­rres­pon­dió a un res­pal­do de co­mu­ni­ca­ción que el impu­tado ob­tu­vo a tra­vés de la cuen­ta de co­rreo elec­tró­ni­co del pe­rio­dis­ta a la cual de­bió ac­ce­der pos­te­rior­men­te en mé­ri­to a que po­seía las cla­ves de ac­ce­so por ha­ber uti­li­za­do pis­hing”. Es­to úl­ti­mo, re­cuer­da el in­for­me de la po­li­cía, es un modo de con­se­guir con­tra­se­ñas que cons­ti­tu­ye un de­li­to in­for­má­ti­co.

Álex Smith es un ci­vil que fue con­tra­ta­do por Ca­ra­bi­ne­ros y par­ti­ci­pó en re­por­tes de In­te­li­gen­cia firmados por el ge­ne­ral Blu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.