CAR­LOS MON­TES: “EL TRI­BU­NAL CONSTITUCIONAL SE ES­TÁ AUTODESTRUYENDO”

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR SE­BAS­TIÁN RI­VAS VAR­GAS FO­TO­GRA­FÍA JUAN FA­RÍAS

(Las re­for­mas de Ba­che­let) “Era vol­ver a un cier­to es­tán­dar de to­das las de­mo­cra­cias del mun­do (...). O sea, ¿eso es pa­ra lla­mar­se iz­quier­dis­ta?”.

“El le­ga­do del se­gun­do go­bierno de Ba­che­let es par­te del ca­pi­tal que te­ne­mos, pe­ro tam­bién to­do lo que se hi­zo an­tes”.

El se­na­dor PS en­tra al de­ba­te opo­si­tor: cues­tio­na el aná­li­sis del ex­can­ci­ller, afirma que hay un mi­to so­bre la ra­di­ca­li­za­ción del go­bierno de Ba­che­let y de­fien­de el le­ga­do de la Con­cer­ta­ción. Ade­más, dice que el TC se es­tá “autodestruyendo” con sus fa­llos y cri­ti­ca el tono del mi­nis­tro de Ha­cien­da.

CCar­los Mon­tes es­tá preo­cu­pa­do. El se­na­dor PS, re­fe­ren­te de la opo­si­ción y pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Al­ta des­de mar­zo, es co­no­ci­do por su dis­po­si­ción a los acuer­dos, al­go que defendió in­clu­so cuan­do los par­ti­dos de su pro­pia coa­li­ción ha­bla­ban más de “re­tro­ex­ca­va­do­ras” du­ran­te el se­gun­do go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let. Pe­ro hoy le­van­ta la voz pa­ra cues­tio­nar a quie­nes al­zan la te­sis de que la Nue­va Ma­yo­ría su­frió un gol­pe elec­to­ral al iz­quier­di­zar­se, le­van­ta­da es­pe­cial­men­te por el ex­can­ci­ller y can­di­da­to a pre­si­dir el PPD, He­ral­do Mu­ñoz.

No es lo úni­co en que fi­ja su pos­tu­ra. Afirma que es­tá dis­pues­to a en­tre­gar los in­for­mes de ase­so­rías a los se­na­do­res, siem­pre y cuan­do la pe­ti­ción de la fis­ca­lía sea es­pe­cí­fi­ca. Dice va­rias ve­ces que el Tri­bu­nal Constitucional se es­tá “autodestruyendo” y pro­mue­ve su re­for­ma. Y aun­que va­lo­ra bien el de­but del mi­nis­tro Gon­za­lo Blu­mel -quien lle­va la re­la­ción di­rec­ta con el Par­la­men­to-, cues­tio­na a Fe­li­pe La­rraín, mi­nis­tro de Ha­cien­da, acu­sán­do­lo de ha­cer ac­tos que van con­tra el dis­cur­so de con­sen­sos del go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, fi­gu­ras his­tó­ri­cas de la DC, co­mo Gu­ten­berg Martínez y So­le­dad Al­vear, han de­ci­di­do de­jar ese par­ti­do. ¿Qué le pa­re­ce lo que es­tá ocu­rrien­do?

Es muy preo­cu­pan­te. Creo que es­to pue­de afec­tar mu­cho el fu­tu­ro po­lí­ti­co. Yo qui­sie­ra que es­to se re­sol­vie­ra y que la DC en­con­tra­ra a par­tir de sus elec­cio­nes, de su de­ba­te in­terno, una so­lu­ción. Pa­ra me­jo­rar es­te país, la DC es muy im­por­tan­te. En nin­gún ca­so creo que es­to es bueno, co­mo al­gu­nos pien­san. Por el con­tra­rio, creo que su de­bi­li­ta­mien­to afec­ta el en­ten­di­mien­to en­tre el cen­tro y la iz­quier­da.

En 2010 ha­bía una si­tua­ción más or­de­na­da des­pués de la de­rro­ta, o por lo me­nos un eje aglu­ti­na­dor, Mi­che­lle Ba­che­let.

Ha­bía una pers­pec­ti­va cla­ra de que era Ba­che­let y la po­si­bi­li­dad de que fue­ra go­bierno. Ha­bía unión en torno a ella, pe­ro eso in­hi­bió o li­mi­tó la ca­pa­ci­dad de que los par­ti­dos y el con­jun­to se re­pen­sa­ra.

Hoy no se ve una fi­gu­ra así en la opo­si­ción, e in­clu­so hay quie­nes di­cen que la per­so­na que tie­ne que to­mar ese li­de­raz­go nue­va­men­te es Ba­che­let. ¿Qué pien­sa us­ted?

No creo que va­ya a ser ella. En nin­gún ca­so. Es­pe­ro que no, por­que a ve­ces las con­di­cio­nes y la si­tua­ción se dan de una ma­ne­ra que no que­dan mu­chas po­si­bi­li­da­des. Yo es­pe­ro que sur­jan otros li­de­raz­gos, so­bre to­do… ¿có­mo le lla­man aho­ra? Sub 60, oja­lá. El pro­ble­ma es que te­ne­mos que abrir­nos a pen­sar las co­sas de otra ma­ne­ra.

La ex­pre­si­den­ta pre­pa­ra la crea­ción de una fun­da­ción que va a de­fen­der al­gu­nas de las prin­ci­pa­les ban­de­ras de lo que fue su se­gun­do go­bierno. ¿La opo­si­ción de­bie­ra ar­ti­cu­lar­se en torno a la de­fen­sa de esas ideas o to­mar otro per­fil?

El per­fil prin­ci­pal es en­ten­der que el país es­tá dis­tin­to, que el mun­do es­tá dis­tin­to, ver lo que es­tá ocu­rrien­do con la eco­no­mía. Y a par­tir de eso em­pe­zar a pro­po­ner­le al país su pro­yec­to so­bre te­mas par­cia­les y más glo­ba­les. ¿En­ton­ces el le­ga­do no bas­ta?

En nin­gún ca­so. El le­ga­do del se­gun­do go­bierno de Ba­che­let es par­te del ca­pi­tal que te­ne­mos, pe­ro tam­bién lo que se hi­zo an­tes.

Hay quie­nes, cuan­do ha­blan de le­ga­do, ha­blan so­la­men­te del se­gun­do go­bierno de Ba­che­let. No de la Con­cer­ta­ción pa­ra atrás.

No soy de aque­llos. El se­gun­do go­bierno de Ba­che­let se ex­pli­ca por lo que hi­zo la Con­cer­ta­ción an­tes. Se­pa­rar las dos co­sas ha si­do la in­ten­ción de al­gu­nos sec­to­res po­lí­ti­cos de la cen­troiz­quier­da, pe­ro no es ne­ce­sa­ria­men­te lo que pen­sa­mos los so­cia­lis­tas.

¿Com­par­te el diag­nós­ti­co de He­ral­do Mu­ñoz, can­di­da­to a pre­si­dir el PPD, de que se pe­có de iz­quier­di­zar de­ma­sia­do el dis­cur­so en el se­gun­do go­bierno de Ba­che­let?

Fí­je­se que no en­tien­do mu­cho lo que es­tá di­cien­do He­ral­do Mu­ñoz. Por­que cuan­do él ha­bla de que nos iz­quier­di­za­mos, ¿qué fue iz- quier­di­zar? To­da la re­for­ma edu­ca­cio­nal no es otra co­sa que vol­ver al es­tán­dar que tie­nen los paí­ses eu­ro­peos y los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, lo que tu­vo Chi­le has­ta el 73. Que ha­ya una edu­ca­ción pú­bli­ca con un con­cep­to de edu­ca­ción más in­te­gral no es nin­gu­na co­sa iz­quier­dis­ta. Ha­cer una re­for­ma tri­bu­ta­ria co­mo la que se hi­zo, que en el fon­do im­pli­ca­ba ter­mi­nar con cier­tos pri­vi­le­gios, del FUT, y no sé cuán­tas co­sas más... ¿Uno po­dría de­cir que es iz­quier­dis­ta? Si eso es­tá muy por de­ba­jo de lo que tie­nen to­dos los paí­ses de la Ocde. ¿Ter­mi­nar con el bi­no­mi­nal es iz­quier­dis­ta? En­ton­ces, no sé. El es­ti­lo de ha­cer po­lí­ti­ca pue­de ser, al­gu­na gen­te que ca­ye­ra en eso. Pe­ro yo no en­tien­do lo que es­tá ha­cien­do He­ral­do Mu­ñoz.

¿Cree que se ins­ta­ló una es­pe­cie de mi­to del an­te­rior go­bierno en torno a que las trans­for­ma­cio­nes fue­ron más ra­di­ca­les de lo que real­men­te fue­ron?

No me ca­be la me­nor du­da. Si es­to era vol­ver a un cier­to es­tán­dar de to­das las de­mo­cra­cias del mun­do. No es otra co­sa. El sen­ti­do de que una so­cie­dad avan­ce, en la me­di­da en que co­la­bo­ra­mos, coope­ra­mos unos con otros y no so­la­men­te que es­ta­mos en una com­pe­ten­cia que no se jus­ti­fi­ca... o sea, ¿eso es pa­ra lla­mar­se iz­quier­dis­ta? Yo creo que ha­bría que con­ver­sar­lo más pa­ra ver cuál es el al­can­ce de lo que se quie­re de­cir.

“El TC se es­tá autodestruyendo”

La pró­xi­ma se­ma­na se va a rea­li­zar una se­sión es­pe­cial en la Cá­ma­ra Al­ta pa­ra dis­cu­tir so­bre las atri­bu­cio­nes y las úl­ti­mas ac­tua­cio­nes que ha te­ni­do el Tri­bu­nal Constitucional en los ca­sos que se han lle­va­do en el úl­ti­mo tiem­po. ¿Sir­ve de al­go?

Es pri­me­ra vez que se discute es­to en el Con­gre­so. Yo es­toy con la im­pre­sión de que el Tri­bu­nal Constitucional se es­tá autodestruyendo con sus de­ci­sio­nes. Es­tá lle­gan­do más allá de lo ra­zo­na­ble en cier­tos te­mas. Es­to ha de­bi­li­ta­do un or­ga­nis­mo que las de­mo­cra­cias re­quie­ren,

“El TC es­tá lle­gan­do más allá de lo ra­zo­na­ble. Es­to ha de­bi­li­ta­do un or­ga­nis­mo que las de­mo­cra­cias re­quie­ren”.

que re­vi­sa la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de las le­yes. Aho­ra va a que­dar co­mo un tri­bu­nal de sie­te miem­bros que vo­tan por lo que el go­bierno ac­tual dice, y tres que, no sé, que va­mos a ver có­mo van a ir vo­tan­do en dis­tin­tas ma­te­rias.

Lo que es­tá plan­tean­do es com­ple­jo, por­que el TC, se su­po­ne, es el úl­ti­mo guar­dián de la es­truc­tu­ra de un país...

Yo creo que con los fa­llos se es­tá au­to­de­bi­li­tan­do. Y, bueno, eso es lo que se va a dis­cu­tir el día miércoles. Uno aca­ta los fa­llos del tri­bu­nal, esa no es la dis­cu­sión; es cuál es el con­te­ni­do y si tie­ne fun­da­men­to su­fi­cien­te.

En­ton­ces, lo que es­tá di­cien­do es que es­tá to­man­do un rol de de­li­be­ra­ción po­lí­ti­ca.

No me ca­be la me­nor du­da de que mu­chos de los con­si­de­ran­dos y las re­fe­ren­cias que yo ten­go del ti­po de de­ba­te que se ha he­cho al in­te­rior del tri­bu­nal son bas­tan­te po­lí­ti­cos. No son de téc­ni­cas ju­rí­di­cas: tie­nen una al­ta con­no­ta­ción po­lí­ti­ca y bas­tan­te in­fluen­cia de los fac­to­res po­lí­ti­cos de la co­yun­tu­ra.

Uno po­dría de­cir: “Aho­ra que hay una con­for­ma­ción más fa­vo­ra­ble a la de­re­cha, la opo­si­ción re­cla­ma”…

El pro­ble­ma de fon­do es que hay que re­for­mar el TC, y el pro­gra­ma del Pre­si­den­te Pi­ñe­ra tam­bién dice que lo va a re­for­mar. Lo que pa­sa es que lo quie­ren de­jar pa­ra el fi­nal del go­bierno. No­so­tros de­ci­mos: “Mi­re, una en­ti­dad que cum­ple un pa­pel de mu­cha sig­ni­fi­ca­ción, que se es­té au­to­de­bi­li­tan­do, autodestruyendo, es pe­li­gro­so, y se­ría bueno ha­cer­lo cuan­to an­tes”. ¿Qué re­for­ma en con­cre­to le in­tere­sa?

Me pa­re­ce muy im­por­tan­te có­mo se ge­ne­ran las dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas, los in­te­gran­tes, los quó­rum pa­ra to­mar de­ci­sio­nes. Ma­te­rias en las cua­les no de­ben me­ter­se y otras en que de­ben me­ter­se. Aho­ra, us­ted se da cuen­ta de que in­clu­so es­tán in­ter­vi­nien­do en te­mas de de­re­chos hu­ma­nos, una co­sa in­só­li­ta.

¿Y di­ría que el TC hoy es­tá car­ga­do ha­cia la de­re­cha?

Cla­ro que es así. Y lo he­mos di­cho una y otra vez. De eso no hay du­da. Aquí de­be­ría te­ner un rol mu­cho más im­por­tan­te la tra­yec­to­ria de los in­te­gran­tes, las ca­pa­ci­da­des pro­fe­sio­na­les, las ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas.

Ase­so­rías: “El Se­na­do de­bie­ra po­ner to­do a dis­po­si­ción”

Us­ted co­mo pre­si­den­te del Se­na­do man­tu­vo la de­ci­sión de su an­te­ce­sor, An­drés Zal­dí­var, de no en­tre­gar los in­for­mes de ase­so­rías de le­gis­la­do­res que le ha­bía so­li­ci­ta­do el fis­cal Ma­nuel Gue­rra. Hay quie­nes di­cen que es una ma­ne­ra de man­te­ner la opa­ci­dad en el tra­ba­jo parlamentario.

En el pa­sa­do, el Se­na­do de­ci­dió que no co­rres­pon­día que le pi­die­ra in­dis­cri­mi­na­da­men­te so­bre los par­la­men­ta­rios en ge­ne­ral, sin un mo­ti­vo es­pe­cí­fi­co. Y yo creo que eso fue un cri­te­rio que se sos­tu­vo ju­rí­di­ca­men­te, y hu­bo cier­ta gen­te que es­tu­vo muy de acuer­do con él, se en­tre­ga­ron to­dos los aná­li­sis del ca­so.

¿Pe­ro a us­ted le pa­re­ce ra­zo­na­ble? Por­que de­ja una ma­la ima­gen...

Per­so­nal­men­te, creo que el Se­na­do, por trans­pa­ren­cia ac­ti­va, por su pro­pia de­ci­sión, de­bie­ra po­ner to­dos los ele­men­tos a dis­po­si­ción. Pe­ro que otra ins­tan­cia, pa­ra una in­ves­ti­ga­ción, le di­ga ‘quie­ro to­do’... Los ex­per­tos en es­to han di­cho que eso no co­rres­pon­de, y eso fue una ob­je­ción. Aho­ra, si el día de ma­ña­na se so­li­ci­ta por un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de ca­sos, ob­via­men­te va­mos a ha­cer­lo. No­so­tros que­re­mos que ha­ya trans­pa­ren­cia. Pe­ro, más allá de lo que pi­de el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, lo que que­re­mos es po­der po­ner a dis­po­si­ción to­do. ¿Qué pa­sa con las ase­so­rías ex­ter­nas? Es­ta­mos es­pe­ran­do que en el Con­se­jo de Asig­na­cio­nes de­fi­nan qué es lo que es una ase­so­ría ex­ter­na. Y, a par­tir de eso, te­ne­mos que, a mi jui­cio, po­ner a dis­po­si­ción to­dos los in­for­mes.

Ima­gi­ne­mos que un ciu­da­dano co­mún y co­rrien­te ha­ce una so­li­ci­tud al se­na­dor Car­los Mon­tes de que le pue­da en­viar el des­glo­se de sus ase­so­rías par­la­men­ta­rias que ha te­ni­do en es­tos úl­ti­mos años y el con­te­ni­do. ¿Es­ta­ría dis­po­ni­ble pa­ra en­viar­los?

Ab­so­lu­ta­men­te.

¿Y cuál es la di­fe­ren­cia con lo que pi­de el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co?

Aquí se pi­de, en ge­ne­ral, sin pre­ci­sar por qué. Es un pro­ble­ma de la fa­cul­tad del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. Nun­ca se pi­de ge­né­ri­ca­men­te y sin fun­da­men­tos: se dice: “Es­toy in­ves­ti­gan­do a es­tos 10 se­na­do­res por es­ta ra­zón”. En fin: mo­ti­vos es­pe­cí­fi­cos. En­ton­ces, lo que ale­gó el Se­na­do fue eso.

Si el fis­cal aco­ta la pe­ti­ción y pi­de so­lo cier­tos in­for­mes, us­ted, co­mo pre­si­den­te del Se­na­do, ¿es­ta­ría dis­pues­to a en­tre­gar­los?

No ten­go la me­nor du­da: lo ha­ría in­me­dia­ta­men­te, de aque­llo que exis­ta co­mo in­for­ma­ción, por­que te­ne­mos la in­for­ma­ción de 2015 ha­cia ade­lan­te. Ha­cia atrás no hay.

¿Y qué opi­na de de­ci­sio­nes co­mo las que ha to­ma­do el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de lle­gar a acuer­dos en si­tua­cio­nes que in­vo­lu­cran a par­la­men­ta­rios? Por ejem­plo, Iván Moreira, que es par­te de la Cá­ma­ra Al­ta.

El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co lle­gó a la con­clu­sión de que po­día to­mar­se otra al­ter­na­ti­va, dis­tin­ta al jui­cio que se ha­bía he­cho an­tes con (Jo­vino) No­voa. Eso ten­drá que ver­se por los ar­gu­men­tos que dan. ¿Qué me pa­re­ce a mí? Que la san­ción pú­bli­ca y po­lí­ti­ca no hay que mi­rar­la a hue­vo. O sea, Moreira es­tu­vo des­afo­ra­do, cues­tio­na­do en to­dos la­dos, ha te­ni­do una de­ter­mi­na­da san­ción. Pe­ro los cri­te­rios del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co no los co­noz­co.

Go­bierno: “Hay un do­ble dis­cur­so”

¿Có­mo ha vis­to el de­but de Gon­za­lo Blu­mel co­mo mi­nis­tro de la Seg­pres?

Es una per­so­na abier­ta a dis­tin­tos te­mas. Es­tá apren­dien­do de su la­bor. Yo al­gu­nos re­pa­ros se los he he­cho pri­va­da­men­te, de al­gu­nas co­sas que él ha di­cho. Pe­ro, en ge­ne­ral, es­tá muy abier­to al diá­lo­go. Lo que no tie­ne nin­gu­na re­la­ción con el tra­to que, por ejem­plo, he­mos te­ni­do del mi­nis­tro de Ha­cien­da. No es pro­pia la agre­si­vi­dad que ha te­ni­do.

¿Hay di­fe­ren­tes pos­tu­ras en el go­bierno?

Por su­pues­to. Yo marco una di­fe­ren­cia muy cla­ra: es­te in­for­me de los US$ 5.500 mi­llo­nes de dé­fi­cit a cin­co años, el mi­nis­tro no ha lo­gra­do sos­te­ner­lo ni si­quie­ra en el Con­se­jo Fis­cal Ase­sor. O sea, es una cuestión muy po­co ri­gu­ro­sa, muy po­co se­ria. Y des­pués lo que dice de las con­tri­bu­cio­nes, que es al­go que cla­ra­men­te no es lo que él de­cía. Y se le pu­do de­mos­trar y se re­ple­ga­ron. Pre­fie­ro un mi­nis­tro de Ha­cien­da que es­té tra­tan­do de go­ber­nar y ver có­mo el país cre­ce, có­mo em­pu­ja­mos el desa­rro­llo ha­cia ade­lan­te, más que uno que ca­da cier­to tiem­po ini­cie una ope­ra­ción pa­ra cues­tio­nar a los go­bier­nos an­te­rio­res.

El go­bierno ha mar­ca­do que quie­re ha­cer acuer­dos, con­sen­sos, ha lla­ma­do a co­mi­sio­nes. ¿No lo sien­te tan así?

O sea, yo sien­to que hay un do­ble dis­cur­so. Por un la­do dice eso, pe­ro por otro la­do, en dis­tin­tas se­ña­les, con­cre­tas en áreas de go­bierno, no ha si­do así. Ha­cien­da qui­zás es el ca­so más fuer­te. En Edu­ca­ción tam­bién.

¿Y qué le pa­re­ce que se op­te por la vía de dic­tar de­cre­tos o de ha­cer re­ti­ros de pro­yec­tos del Con­gre­so?

Se han da­do se­ña­les de que­rer in­fluir en la orien­ta­ción de las le­yes a tra­vés de de­cre­tos -lo que va a ge­ne­rar un gran con­flic­to- o por in­ter­ven­cio­nes des­me­di­das, más allá de lo ra­zo­na­ble y sin ar­gu­men­to su­fi­cien­te por par­te del TC, que han si­do dos ma­ne­ras de al­te­rar el sen­ti­do de las le­yes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.