LUIS GNEC­CO: “SO­MOS TO­DOS CUL­PA­BLES DE ES­TO”

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR MA­RÍA JOSÉ O’SHEA C. FO­TO­GRA­FÍA PA­TRI­CIO FUEN­TES Y.

Con más de tres dé­ca­das en sets de te­le­se­ries, el ac­tor y miem­bro del elen­co del de­nun­cia­do di­rec­tor de TV dice sen­tir­se “sú­per res­pon­sa­ble de ha­ber ac­tua­do por omi­sión, de no ha­ber con­ver­sa­do más cuan­do uno tie­ne sos­pe­chas, de no ad­ver­tir que pa­san co­sas que no tie­nen por qué pa­sar”.

AAl­gu­nos días an­tes de que sa­lie­ran a la luz las de­nun­cias en su con­tra, el di­rec­tor de te­le­vi­sión Her­val Abreu –ex Ca­nal 13- qui­so jun­tar a un gru­po de ac­to­res con los que ha tra­ba­ja­do en dé­ca­das de ca­rre­ra di­ri­gien­do te­le­se­ries. En­tre ellos, el chat lle­gó a Luis Gnec­co. - Te ase­gu­ro que la ma­yo­ría de los ac­to­res pen­só que les iba a ofre­cer pe­ga. Pe­ro no, él los que­ría te­ner a to­dos jun­tos pa­ra mi­rar­les la ca­ra cuan­do con­ta­ra es­to, pa­ra saber quié­nes lo iban a apo­yar y quié­nes no. Yo no fui. Le man­dé un What­sApp en que le di­je Her­val, es­ta yo no te la com­pro; al que le gus­ta el rock, sale roc­kean­do.

¿Y qué te res­pon­dió?

Pu­ras ge­ne­ra­li­da­des. Que va­lo­ra­ba mi sin­ce­ri­dad. Pe­ro si le gus­ta el rock, que se de­fien­da so­li­to.

Lle­va 33 años ha­cien­do te­le­se­ries y pro­duc­cio­nes en la te­le­vi­sión. Par­tió con Ós­car Rodríguez de di­rec­tor y ha pa­sa­do por la mano de Vi­cen­te Sa­ba­ti­ni, Que­na Ren­co­ret, Ve­ró­ni­ca Sa­quel, Her­val Abreu. Sa­be bien có­mo son las co­sas en es­ta in­dus­tria, que a ojos su­yos, de in­dus­tria tie­ne bien po­co. “Es frá­gil y pe­que­ña”, des­cri­be Gnec­co, pa­ra quien las de­nun­cias de abu­sos de po­der -que de­ri­va­ron en aco­sos se­xua­les por par­te de Abreu- no son más que un fiel re­fle­jo de lo que pa­sa en la so­cie­dad chi­le­na.

Ya fue­ra de Ca­nal 13, hoy Gnec­co se divide en­tre San­tia­go y Ro­ma, don­de es­tá gra­ban­do la pe­lí­cu­la The Po­pe pa­ra Net­flix. Un set que com­par­te con Ant­hony Hop­kins y Jo­nat­han Pri­ce, y que le per­mi­te ver con la cla­ri­dad de la dis­tan­cia las pre­ca­rie­da­des que vi­ve el mun­do de la pan­ta­lla lo­cal.

¿ Cuán­to de lo que es­ta­mos vien­do con Abreu lo ha­bías vis­to an­tes?

Nun­ca. O sea, siem­pre se su­po­ne -y es­te es el pro­ble­ma, que es­tos son “supuestos”- que tal pro­duc­tor es un po­co pa­sa­do pa­ra la pun­ta o que es­te di­rec­tor tam­bién...

Una cons­truc­ción he­cha so­bre ru­mo­res.

Cla­ro. Aho­ra, en ge­ne­ral, to­dos los ac­to­res es­ta­mos acos­tum­bra­dos, y no so­lo los ac­to­res, sino las per­so­nas que tra­ba­ja­mos en es­te país, a que al­guien te di­ga: pón­ga­se fal­da más lar­ga, se­ño­ri­ta, o cór­te­se el pe­lo así, etc.… Los ac­to­res es­ta­mos acos­tum­bra­dos a que nos tra­ten co­mo las pe­lo­tas. So­bre to­do las ac­tri­ces su­fren es­to; es­ta­mos acos­tum­bra­dos a que les di­gan ya poh, es­tái muy gor­di­ta, ¿có­mo es­tái? Mués­tra­me...

¿Co­mo que lo nor­ma­li­za­ron?

Y ese es el pro­ble­ma. Es una prác­ti­ca que no es nor­mal, por­que hay al­gu­nos más de­cen­tes que otros, pe­ro, en ge­ne­ral, es una ac­ti­tud que es­tá. Y las mi­nas se ur­gen, y siem­pre sa­len con pa­reo, y el di­rec­tor siem­pre va a que­rer que sal­gan sin pa­reo. Es un tra­to sú­per des­pec­ti­vo.

Pe­ro bas­tan­te acep­ta­do has­ta aho­ra, ¿no?

Apa­ren­te­men­te. En­ton­ces, cla­ro, el que se lo co­me, se lo co­me ca­lla­di­to. Y co­mo los ac­to­res so­mos hue­vo­nes, na­die lo co­men­ta, y ahí so­mos to­dos cul­pa­bles de es­to. Me sien­to sú­per cul­pa­ble por omi­sión, por no ha­ber ac­tua­do, no ha­ber con­ver­sa­do más cuan­do uno tie­ne sos­pe­chas, por no ad­ver­tir que pa­san co­sas que no tie­nen por qué pa­sar.

To­dos so­mos cul­pa­bles de que esas prác­ti­cas gro­se­ras se per­pe­túen.

¿Pe­ro tú sa­bías que es­te di­rec­tor era abu­sa­dor?

Yo lo in­tuía, por­que soy vi­va­ra­cho y por­que me ha­go in­for­mar. Se ru­mo­rea­ba. ¿Qué se ru­mo­rea­ba, pa­ra ser ho­nes­to? Que era un ga­llo que es­ta­ble­cía una re­la­ción me­dio pe­ga­jo- sa, al­go que yo nun­ca le com­pré.

¿Una re­la­ción co­mo de “ami­gui”?

No es que aho­ra quie­ra sa­lir ras­gan­do ves­ti­du­ras ni na­da de eso, pe­ro es que es­toy pi­ca­do, por­que sien­to que es­te ga­llo trai­cio­nó un espacio de con­fian­za que él mis­mo se la­bró en­tre los ac­to­res. Y eso es im­per­do­na­ble. Ser ac­tor es co­mo una co­fra­día, una her­man­dad. Te­ne­mos có­di­gos y mi­se­rias com­par­ti­dos.

Es­te mun­do es muy de crear co­mo col­chon­ci­tos de afec­to, de crear con­fian­zas. Es un tra­ba­jo ar­tís­ti­co que im­pli­ca con­fian­za, abrir­se, mos­trar­se, y es­te huevón se apro­ve­chó de eso. Él pen­sa­ba que era uno más de no­so­tros, y no, era un pi­can­te al que de­ja­mos en­trar en nues­tro círcu­lo.

No te pue­do ne­gar que le ten­ga ca­ri­ño, y que en al­gún mo­men­to pen­sé que te­nía al­gún ta­len­to, pe­ro en­cuen­tro que es un ti­po que se que­dó ha­ce mu­cho ra­to en tér­mi­nos crea­ti­vos. Me pa­re­ce ra­ro, por ejem­plo, que na­die ha­ga hin­ca­pié en eso; él no es el ge­nio de las te­le­se­ries. Si es que hay uno, es­te es Sa­ba­ti­ni.

Cuan­do di­ces que él se apro­ve­chó de que lo de­ja­ran en­trar, ¿es que efec­ti­va­men­te ha­bía un am­bien­te que era más pro­pi­cio pa­ra que abu­sa­ra de su po­der?

Sin lu­gar a du­das, que es lo que sa­be­mos. Por­que en es­te mi­nu­to, sal­vo las de­nun­cias que se han sa­bi­do pú­bli­ca­men­te, no co­noz­co otras.

¿Pe­ro es un ti­po al que los ac­to­res y ac­tri­ces le ha­cían la pa­ta?

No sé, yo no le hi­ce la pa­ta nun­ca. Lo úni­co que te pue­do con­tar es un co­men­ta­rio sú­per des­pec­ti­vo que él hi­zo de mí. Una vez fui con­tra­ta­do por una can­ti­dad im­por­tan­te de pla­ta, y el ti­po en mi ca­ra me di­jo que es­to era un suel­do mi­llo­na­rio pa­ra un sim­ple ac­tor de co­me­dia.

¿Te sen­tis­te pa­sa­do a lle­var?

No, pe­ro me des­co­lo­có. Lo sen­tí co­mo un co­men­ta­rio po­co ama­ble y dis­rup­ti­vo, por de­cir lo me­nos. ¿Por qué no lo en­fren­té en ese mi­nu­to? Por­que me im­por­ta­ban más las lu­cas que me es­ta­ban pa­gan­do y por­que en reali­dad me da lo mis­mo.

¿Y no por­que era el je­fe?

Ob­vio, por­que es el je­fe. Y por eso uno aguan­ta la gro­se­ría. Y esa es la ton­te­ra.

Ima­gí­na­te en el ca­so de una ca­bra que re­cién co­mien­za, que ne­ce­si­ta la pe­ga, que sue­ña con te­ner un pa­pel im­por­tan­te. O de una ac­triz con­sa­gra­da, que ve en el tra­ba­jo con es­te ti­po la co­ro­na­ción de una ca­rre­ra, en­ton­ces me pa­re­ce im­por­tan­te con­tex­tua­li­zar es­to, sa­car­lo del me­dio ac­to­ral. Es­ta es una prác­ti­ca asen­ta­da en es­te país y lo im­por­tan­te de que es­to se em­pie­ce a ha­blar es pa­ra po­ner aten­ción en cuá­les son nues­tras cos­tum­bres, qué ti­pos de re­la­cio­nes es­ta­ble­ce­mos.

En el mun­do de la te­le esa prác­ti­ca se exa­cer­ba. Es­tá la ca­ri­ca­tu­ra del di­rec­tor con mu­cho po­der y de la mu­jer que tie­ne que ser bo­ni­ta.

Sí, ob­via­men­te, por­que nues­tro cuer­po es nues­tro vehícu­lo de tra­ba­jo, en­ton­ces la de­li­ca­de­za o la gro­se­ría tie­nen un rol cla­ve. Por ejem­plo, la for­ma de­li­ca­da con que Pa­blo La­rraín me pi­dió que subie­ra de pe­so, sa­bien­do que eso va con­tra mi au­to­es­ti­ma, es muy dis­tin­ta a de­cir­le a una ac­triz que se sa­que la ro­pa y co­men­zar a co­men­tar­le so­bre su cuer­po.

Cuan­do di­ces que no le com­pras­te, es lo opues­to a lo que pa­só con Paz Bascuñán o Ma­lu­cha Pin­to.

Co­mo lo que te­nían mu­chos ac­to­res, la ma­yo­ría de los que tra­ba­ja­ban con él… Nun­ca le com­pré no por­que sos­pe­cha­ra de al­go, sino por­que no me gus­ta esa co­sa tan de co­le­ga.

Des­pués de que se ha sa­bi­do to­do es­to, mu­chos di­cen que quie­ren in­ten­tar en­ten­der por qué pa­só es­to. No es que yo crea que hay que con­de­nar­lo, el tiem­po de las ho­gue­ras afor­tu­na­da­men­te ya pa­só, pe­ro chao no más. Lo que me in­dig­na de la ac­ti­tud de mis co­le­gas es esa es­pe­cie co­mo de ca­tar­sis... Las co­sas tie­nen su nom­bre: es­te es un huevón pun­ga que se apro­ve­chó de la sen­si­bi­li­dad de mu­chos ac­to­res y de la con­fian­za de su gru­po de tra­ba­jo.

¿ Re­pre­sen­ta es­te ca­so al­go que su­ce­da den­tro de la te­le?

No lo sé, ho­nes­ta­men­te. Creo que re­pre­sen­ta la for­ma co­mo nos re­la­cio­na­mos la­bo­ral­men­te en es­te país. Tan sen­ci­llo co­mo eso.

Es­tu­vi­mos re­vi­san­do en­tre­vis­tas de ac­tri-

ces y va­rias cuen­tan his­to­rias co­mo “fu­lano le man­dó una fo­to mía a Her­val Abreu y le di­jo es­ta es la mi­na que an­da­bas bus­can­do”. Eso hoy no se cuen­ta tan fá­cil­men­te.

Es­te es un me­dio sú­per po­co pro­fe­sio­nal en ese sen­ti­do. Se su­po­ne que en una in­dus­tria pro­fe­sio­nal, hay re­pre­sen­tan­tes, hay me­dia­do­res, hay pro­duc­to­res, hay di­rec­to­res de cas­ting. En la TV re­cién hay re­pre­sen­tan­tes, pe­ro du­ran­te mu­cho tiem­po el tra­to ha si­do ese. To­dos he­mos per­mi­ti­do ese tra­to.

Mi­ra, es­ta si­tua­ción de abu­so de po­der –in­de­pen­dien­te de que ha­ya de­ri­va­do en te­mas de abu­sos se­xua­les, que si los hay ha­brá que con­de­nar­los- es un gran ca­so de có­mo he­mos fun­cio­na­do co­mo so­cie­dad, en un me­dio es­pe­cí­fi­co co­mo es la TV.

En­ton­ces, se pro­du­cen co­sas me­dio per­ver­sas, co­mo una es­pe­cie de sín­dro­me de Es­to­col­mo. Por­que si el ti­po te lla­ma y te dice sá­ca­te la ro­pa pa­ra ver có­mo es­tái y tú lo ha­ces sa­bien­do que pue­des te­ner un pa­pel en la TV, que­das cap­tu­ra­da.

Es lo que su­pues­ta­men­te ha­cía a ve­ces cuan­do ci­ta­ba a ac­tri­ces a su ca­sa.

Es im­pre­sen­ta­ble que te lla­me a su ca­sa a ha­cer un cas­ting. Na­die ha di­cho lo pi­can­te que es es­te huevón, que a es­to le lla­ma­ba ta­lle­res. Na­die ha di­cho que él de­cía que no po­día de­jar de tra­ba­jar, en­ton­ces te­nía que se­guir en su ca­sa.

Ade­más, creo que hay una cuestión pa­to­ló­gi­ca tam­bién. Él es hi­jo de un se­ñor (Her­val Ros­sano) que per­te­ne­cía a una te­le­vi­sión del pa­sa­do, don­de se per­mi­tían prác­ti­cas gro­se­ras.

¿Co­mo cuá­les?

Por ejem­plo, que él ba­ja­ra al set en ple­na gra­ba­ción y aga­rra­ra a be­sos a la ac­triz pa­ra en­se­ñar al ac­tor a be­sar. O les aga­rra­ba el po­to a las ac­tri­ces.

El ex di­rec­tor eje­cu­ti­vo del 13, Cris­tián Bo­fill, di­jo que le da­ba as­co ver có­mo quie­nes an­tes pa­re­cían ami­gos de Her­val Abreu se su­ma­ban a su lin­cha­mien­to.

Yo so­lo le pue­do de­cir lo si­guien­te: que le ten­go una gran ad­mi­ra­ción, gran ca­ri­ño, pe­ro que le fal­tó ca­lle pa­ra dar­se cuen­ta a quién te­nía con­tra­ta­do.

“Es­te es un huevón pun­ga que se apro­ve­chó de la sen­si­bi­li­dad de mu­chos ac­to­res y de la con­fian­za de su gru­po de tra­ba­jo”.

“(A Cris­tián Bo­fill) le ten­go una gran ad­mi­ra­ción, gran ca­ri­ño, pe­ro le fal­tó ca­lle pa­ra dar­se cuen­ta de a quién te­nía con­tra­ta­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.