CON­TROL DE CRI­SIS: LO QUE HAY DE­TRÁS DE UN TELEFONAZO A EN­RI­QUE CO­RREA

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR H. LÓ­PEZ Y M. J. AHU­MA­DA FO­TO­GRA­FÍA MABEL MAL­DO­NA­DO

Ima­gi­nac­ción Con­sul­to­res, la em­pre­sa del ex­mi­nis­tro de Ayl­win, atien­de a em­pre­sas y a per­so­nas par­ti­cu­la­res, a prio­ri no ve­ta a na­die ni tie­ne ses­go po­lí­ti­co o re­li­gio­so. Por sus ofi­ci­nas cir­cu­lan ex­co­man­dan­tes del Ejér­ci­to, sa­cer­do­tes, po­lí­ti­cos e in­clu­so fi­gu­ras de la te­le­vi­sión, co­mo es el re­cien­te ca­so de Her­val Abreu. No es el úni­co en el ru­bro; di­fe­ren­tes agen­cias co­mu­ni­ca­cio­na­les se en­car­gan de ase­so­rar a em­pre­sas y a fi­gu­ras que pa­san por mo­men­tos com­ple­jos, Extend, Azer­ta, Ne­xos y Ti­ro­ni & Aso­cia­dos son al­gu­nas de ellas, fir­mas que bus­can re­cu­pe­rar el pres­ti­gio per­di­do. Así fun­cio­nan.

Ima­gi­nac­ción Con­sul­to­res ocu­pa el pi­so 24 en uno de los edi­fi­cios más al­tos que exis­ten en Ave­ni­da Pro­vi­den­cia, con una pa­no­rá­mi­ca pri­vi­le­gia­da de prác­ti­ca­men­te to­da la ca­pi­tal. La em­pre­sa tie­ne dos en­tra­das dis­tin­tas: una puer­ta pa­ra Asun­tos Pú­bli­cos y otra pa­ra Co­mu­ni­ca­ción Es­tra­té­gi­ca. Esa dis­tri­bu­ción no es so­lo por espacio, el ni­vel de ur­gen­cia que ten­ga un clien­te de­fi­ne por cuál puer­ta tie­ne que en­trar, en lo po­si­ble, con el ma­yor si­gi­lo. Mien­tras más re­ser­va­do, me­jor, por­que la ofi­ci­na que fun­dó y que ac­tual­men­te pre­si­de En­ri­que Co­rrea, el ex­mi­nis­tro de Pa­tri­cio Ayl­win, di­ri­gen­te his­tó­ri­co de la Con­cer­ta­ción y ex­mi­li­tan­te so­cia­lis­ta, a la in­ver­sa de sus com­pe­ti­do­res en el ru­bro, no de­cla­ra con quien tra­ba­ja ni en su pá­gi­na web ni en nin­gu­na par­te, sal­vo que un clien­te se lo pi­da ex­pre­sa­men­te, co­sa que -con­fie­san- es muy po­co fre­cuen­te.

El con­tra­to ti­po es­ti­pu­la esa con­fi­den­cia­li­dad con la con­tra­par­te, pe­ro, ade­más, la agen­cia tam­bién les pi­de la mis­ma re­ser­va a sus pro­pios tra­ba­ja­do­res.

Es ese tra­ba­jo en se­cre­to que al­gu­nos han cri­ti­ca­do en la ges­tión de cri­sis de la em­pre­sa de Co­rrea y que, más allá, le­van­ta in­te­rro­gan­tes so­bre la la­bor que desem­pe­ñan los con­sul­to­res con un al­to po­der de in- fluen­cia y no­to­rie­dad -gru­po en el que tam­bién es­tán Extend, Azer­ta, Ne­xos o Ti­ro­ni & Aso­cia­dos, en­tre otros- que tra­ba­jan de­trás de es­ce­na, en va­rios fren­tes a la vez, ase­so­ran­do a em­pre­sas o per­so­nas que es­tán -o sos­pe­chan que es­ta­rán- en pro­ble­mas.

El rui­do res­pec­to del ver­da­de­ro al­can­ce de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes au­men­tó tras co­no­cer­se la ase­so­ría que Ima­gi­nac­ción Con­sul­to­res pres­ta a Her­val Abreu, re­co­no­ci­do di­rec­tor de te­le­se­ries vin­cu­la­do a ca­sos de abu­so a mu­je­res, se­gún el re­la­to pu­bli­ca­do por Re­vis­ta Sá­ba­do.

En la cues­tio­na­da per­for­man­ce de Abreu, que a tra­vés de una en­tre­vis­ta in­ten­tó de­fen­der­se de las acu­sa­cio­nes, se su­po que un re­pre­sen­tan­te de la con­sul­to­ra de En­ri­que Co­rrea es­tu­vo pre­sen­te en la ci­ta. En ca­sos com­ple­jos, Ima­gi­nac­ción Con­sul­to­res se re­pi­te co­mo ase­sor.

Pú­bli­ca­men­te, en la agen­cia sa­lie­ron a de­cir que es­ta­ban tran­qui­los con el tra­ba­jo es­pe­cí­fi­co en esa cri­sis y que la re­co­men­da­ción prin­ci­pal fue que, más allá de la pues­ta en es­ce­na, lo que Abreu te­nía que lo­grar era con­tar “su ver­dad”, más allá de las po­si­bles in­ves­ti­ga­cio­nes y san­cio­nes en el fu­tu­ro.

Al in­te­rior de la mis­ma con­sul­to­ra, sin em­bar­go, se re­co­no­ce que la es­tra­te­gia pu­do ser mu­cho me­jor, en­tre otras co­sas por­que la má­xi­ma del ru­bro es que el ase­sor siem- pre es­tá tras bam­ba­li­nas, nun­ca de­be ser o apa­re­cer en la his­to­ria. Esa fue la mis­ma im­pre­sión que que­dó en­tre los com­pe­ti­do­res de Ima­gi­nac­ción.

“No acos­tum­bra­mos a ha­blar de nues­tros clien­tes, en par­ti­cu­lar, por­que no­so­tros no que­re­mos ser la no­ti­cia. Te­ne­mos a una per­so­na (Her­val Abreu) que re­qui­rió nues­tros ser­vi­cios. Nos di­jo “mi­re, se me es­tán acu­san­do he­chos y ten­go una ver­dad que con­tar”, y nues­tros con­sul­to­res le die­ron una es­tra­te­gia. Des­de ese pun­to de vis­ta, es­ta­mos muy tran­qui­los con nues­tro tra­ba­jo, pe­ro se­rán las ins­tan­cias que co­rres­pon­den quie­nes juz­ga­rán ma­ña­na los gra­dos de ve­ro­si­mi­li­tud de sus di­chos y los gra­dos de re­sul­ta­dos de esos he­chos que hoy se impu­tan”, afirma Moi­sés Va­len­zue­la, ex­se­cre­ta­rio na­cio­nal de la DC y ge­ren­te del área de asun­tos pú­bli­cos en Ima­gi­nac­ción.

En esa con­sul­to­ra no se dis­cri­mi­na en­tre per­so­nas o em­pre­sas, el que quie­re una ase­so­ría, por cues­ta arri­ba que es­tén las co­sas, la ob­tie­ne. Por ello es que por la ofi­ci­na de Pro­vi­den­cia han pa­sa­do la ex­mi­nis­tra Ja­vie­ra Blan­co, el ex­ge­ne­ral del Ejér­ci­to Juan Emi­lio Chey­re, el sa­cer­do­te Cris­tián Precht, el tam­bién ex­co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to Juan Mi­guel Fuen­te-Al­ba, el ex­ge­ren­te ge­ne­ral de SQM Pa­tri­cio Con­tes­se, el car­de­nal Fran­cis­co Ja­vier Errá­zu­riz o el ex­sub­se- cre­ta­rio Pa­tri­cio Ro­sen­de. Al­gu­nos de ellos son ad ho­no­rem, pe­ro la ma­yo­ría fir­ma un con­tra­to con Ima­gi­nac­ción.

En las úl­ti­mas se­ma­nas se su­mó Her­val Abreu que, se­gún afir­man, es­co­gió vo­lun­ta­ria­men­te a Co­rrea y a su equi­po por los ca­na­les pú­bli­cos.

Sin em­bar­go, un gru­po im­por­tan­te de clien­tes llega de for­ma par­ti­cu­lar a Ima­gi­nac­ción, gra­cias a la amis­tad con En­ri­que Co­rrea, que man­tie­ne re­la­cio­nes trans­ver­sa­les en dis­tin­tos ám­bi­tos. El ex­mi­nis­tro se ha­ce car­go per­so­nal­men­te de al­gu­nas si­tua­cio­nes ur­gen­tes, se­gún el te­ma y la gra­ve­dad. De lo con­tra­rio, esa per­so­na es de­ri­va­da a al­guno de los con­sul­to­res.

“So­mos una em­pre­sa, no so­mos una ONG, no so­mos un par­ti­do po­lí­ti­co, no­so­tros so­mos una em­pre­sa. Des­de la pres­ta­ción de ser­vi­cios no te­ne­mos ni ses­go po­lí­ti­co, ni re­li­gio­so, y si lo hi­cié­ra­mos se­ría muy cri­ti­ca­ble”, dice Va­len­zue­la.

Eso tam­bién mar­ca una di­fe­ren­cia con otras con­sul­to­ras de la pla­za, co­mo Ti­ro­ni & Aso­cia­dos, en­ca­be­za­da por el so­ció­lo­go Eu­ge­nio Ti­ro­ni, ex­di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes del go­bierno de Ayl­win, que en su pá­gi­na web tie­ne ins­cri­ta la le­yen­da “Na­die sa­be muy bien lo que ha­ce­mos y eso nos en­can­ta”, y que no tra­ba­jan con per­so­nas par­ti­cu­la­res, so­lo con or­ga­ni­za­cio­nes con o sin fi-

nes de lu­cro.

Ante las con­sul­tas de Reportajes, la em­pre­sa op­tó por en­viar un es­cue­to co­mu­ni­ca­do, fir­ma­do por la ge­ren­ta ge­ne­ral de la con­sul­to­ra, Ma­ca­re­na Man­zur, que afirma que esa em­pre­sa “no ha­ce lobby de nin­gún ti­po, por ello no es­ta­mos ins­cri­tos co­mo ges­to­res de in­tere­ses”, y que el 60% de sus clien­tes co­rres­pon­de a con­tra­tos que se pro­lon­gan por más de una dé­ca­da.

El dipu­tado de RD Re­na­to Ga­rín afirma que el lobby es a tra­vés de la agen­cia Van­guar­dia: “Esa es una em­pre­sa que es­tá re­gis­tra­da co­mo lob­bis­ta y don­de Ti­ro­ni & Aso­cia­dos tie­ne par­te de la pro­pie­dad”. Ga­rín, au­tor del li­bro El lobby fe­roz, fue de­sig­na­do por el Fren­te Am­plio pa­ra es­cri­bir un pro­to­co­lo que re­gu­le la re­la­ción en­tre las con­sul­to­ras y los par­la­men­ta­rios de ese con­glo­me­ra­do. Es­ta­rá lis­to en ju­nio.

Ti­ro­ni & Aso­cia­dos tam­po­co ex­pli­ci­ta a to­dos sus clien­tes, aun­que afir­man que es por una ra­zón dis­tin­ta a la con­sul­to­ra de Co­rrea: no es que se ri­jan por una cláu­su­la de con­fi­den­cia­li­dad co­mo su com­pe­ten­cia, sino que de­ci­die­ron prio­ri­zar los ca­sos más des­ta­ca­dos. Sie­te de ellos (Mi­ne­ra Los Pe­lam­bres -li­ga­da al gru­po Luk­sic-, La­tam, Fin­ning Su­da­mé­ri­ca y Arauco, en­tre otros) es­tán en su pá­gi­na web.

No ocu­rre lo mis­mo con Extend, Ne­xos y Azer­ta, que cuen­tan con un re­gis­tro pú­bli­co de sus clien­tes. Eso, a me­nos que un clien­te exi­ja ab­so­lu­ta re­ser­va, lo que es más bien ex­cep­cio­nal.

“Cree­mos que es bueno que se sepa quié­nes tra­ba­jan con no­so­tros o con quié­nes tra­ba­ja­mos, eso es trans­pa­ren­cia, y eso ha si­do siem­pre muy bien va­lo­ra­do por los dis­tin­tos pú­bli­cos, in­clui­dos nues­tros clien­tes”, ex­pli­ca José An­to­nio Ló­pez, so­cio prin­ci­pal de Extend.

Ti­ro­ni & Aso­cia­dos e Ima­gi­nac­ción han com­par­ti­do la mis­ma me­sa, pe­ro en si­tios dis­tin­tos va­rias ve­ces. En 2009, por ejem­plo, tras el es­ta­lli­do de la co­lu­sión de las far­ma­cias de­nun­cia­da por la FNE, Ti­ro­ni fue lla­ma­do de ur­gen­cia por Sal­co­brand; Cruz Ver­de, en tan­to, to­có la puer­ta de Co­rrea. Tam­bién han com­par­ti­do ase­so­rías en el Ban­co Cen­tral, en con­flic­tos me­dioam­bien­ta­les, en li­ti­gios em­pre­sa­ria­les, etc.

Que Co­rrea coin­ci­da en una cri­sis con Ti­ro­ni u otros con­sul­to­res es al­go fre­cuen­te, por­que, se­gún co­men­tan en el sec­tor, el mer­ca­do no es muy gran­de, y por­que el ex­mi­nis­tro man­tie­ne una in­fluen­cia po­lí­ti­ca que re­sul­ta atrac­ti­va pa­ra sus clien­tes. Sus com­pe­ti­do­res ase­gu­ran, sin em­bar­go, que esa in­fluen­cia vie­ne a la ba­ja des­de ha­ce ya un tiem­po, so­bre to­do por el re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal que ha ex­pe­ri­men­ta­do la cla­se po­lí­ti­ca y la nue­va con­fi­gu­ra­ción de fuer­zas en el Con­gre­so.

Su rol en los ca­sos de más al­ta con­no­ta­ción le ha aca­rrea­do tam­bién una se­rie de cos­tos. Fre­cuen­te­men­te es cues­tio­na­do por sec­to­res de iz­quier­da, de la ex Nue­va Ma­yo­ría y en re­des so­cia­les por de­fen­der a per­so­na­jes acu­sa­dos de con­duc­tas re­pro­cha­bles (va­rias ve­ces de­li­tos), que ge­ne­ran un am­plio rechazo ante la opi­nión pú­bli­ca.

“En­ri­que (Co­rrea) es el pre­si­den­te de la com­pa­ñía. Él tra­ba­ja y mu­cho, tie­ne mu­cha cla­ri­dad men­tal, trans­for­ma las co­sas com­ple­jas en sim­ples. Es­ta es una em­pre­sa pro­fe­sio­nal y el que al­gu­nos crean que to­do lo que ha­ce la com­pa­ñía y to­dos los clien­tes que tie­ne pa­san por una per­so­na es no en­ten­der es­te ne­go­cio”, dice Va­len­zue­la.

En Ima­gi­nac­ción ase­gu­ran que “afor­tu­na­da­men­te”, la gran ma­yo­ría de las au­to­ri­da­des, con­si­de­ran­do a los par­la­men­ta­rios, acep­ta re­unir­se con ellos. Sin em­bar­go, hay ca­sos co­mo el del se­na­dor PS Al­fon­so de Urres­ti -ex­com­pa­ñe­ro de fi­las de Co­rrea­que no se reúne con re­pre­sen­tan­tes de la con­sul­to­ra y que ni si­quie­ra per­mi­te que sus con­sul­to­res in­gre­sen a las co­mi­sio­nes del Se­na­do que él pre­si­de.

“En las co­mi­sio­nes yo no soy par­ti­da­rio de que es­tén pre­sen­tes, creo que eso dis­tor­sio­na el tra­ba­jo, por­que sus in­tere­ses no

“En­ri­que Co­rrea es el pre­si­den­te de la com­pa­ñía y siem­pre va a es­tar dis­po­ni­ble pa­ra aten­der a gen­te”.

Moi­sés Va­len­zue­la, Ima­gi­nac­ción.

“Si quie­res ser bien ase­so­ra­do tie­nes que en­tre­gar in­for­ma­ción de ca­li­dad, si no, nos va­mos a equi­vo­car”. José An­to­nio Ló­pez, Extend.

“Las cri­sis son co­mo cuan­do en­tra un pa­cien­te por la sa­la de ur­gen­cia. Tie­nes que to­mar me­di­das rá­pi­das y es­ta­bi­li­zar”.

Fe­li­pe Ed­wards, Azer­ta.

“Lo que es­tá en jue­go en las cri­sis es la con­fian­za, la cual re­quie­re de un in­ten­so tra­ba­jo pa­ra ser re­cu­pe­ra­da”.

Ja­vier Pe­ral­ta, Ne­xos.

siem­pre son ex­pli­ci­ta­dos res­pec­to de pa­ra quién es­tán tra­ba­jan­do y que no trans­pa­ren­ten a sus clien­tes. Ellos tie­nen una opa­ci­dad en su fun­cio­na­mien­to”, ase­gu­ra De Urres­ti.

Se­gún da­tos de In­te­grity Watch, una pla­ta­for­ma que cru­za da­tos a par­tir de la in­for­ma­ción que se va re­gis­tran­do en la pá­gi­na del Con­se­jo pa­ra la Trans­pa­ren­cia, en­tre enero de 2015 y di­ciem­bre de 2016 Ima­gi­nac­ción re­gis­tró cin­co reunio­nes con sub­se­cre­ta­rios -tres de ellas con el ex­sub­se­cre­ta­rio de Trans­por­tes Cris­tián Bo­wen- y dos ex­mi­nis­tros, Al­ber­to Un­du­rra­ga (Obras Pú­bli­cas) y Pa­blo Ba­de­nier (Me­dio Am­bien­te). En­tre otras, Ima­gi­nac­ción re­pre­sen­tó los in­tere­ses de Ap­plus Chi­le S. A., Na­vie­ra Aus­tral S.A., Mi­ne­ra Can­de­la­ria, Teck Re­sour­ces e In­mo­bi­lia­ria Dei­sa Li­mi­ta­da.

En el Con­gre­so, en tan­to, re­gis­tran cua­tro au­dien­cias: Fe­li­pe Le­te­lier (PPD), Ch­ris­tian Urí­zar (PS), Gus­ta­vo Has­bún (UDI) y Ma­rio Ve­ne­gas (DC). Allí re­pre­sen­ta­ron a la Aso­cia­ción de Em­pre­sas Con­sul­to­ras de In­ge­nie­ría de Chi­le A.G.

To­das esas son reunio­nes ofi­cial­men­te re­gis­tra­das, sin con­tar otras ges­tio­nes que no ne­ce­sa­ria­men­te que­da­ron de­bi­da­men­te acre­di­ta­das en los por­ta­les que reúnen la in­for­ma­ción de pro­bi­dad y lobby.

Con el ac­tual go­bierno, Ima­gi­nac­ción ya re­gis­tra tres au­dien­cias, con el mi­nis­tro de Mi­ne­ría, Bal­do Pro­ku­ri­ca, y el sub­se­cre­ta­rio de Ener­gía, Ri­car­do Irarrázaval, re­pre­sen­tan­do a la Mu­tual de Se­gu­ri­dad, y con el ti­tu­lar de Eco­no­mía, José Ra­món Valente, en nom­bre de Chi­lea­li­men­tos.

Lla­ma­da de emer­gen­cia

En Extend -fun­da­da en 1991 por Ma­ri­lú y Pi­lar Ve­las­co, hi­jas del ex­mi­nis­tro del In­te­rior Be­li­sa­rio Ve­las­co- ex­pli­ci­tan a to­dos sus clien­tes, in­clui­das Pen­ta, SQM y Au­rus, to­das con líos ju­di­cia­les que han desata­do cri­sis in­ter­nas que ya lle­van va­rios me­ses.

Al igual que Ima­gi­nac­ción, Extend cuen­ta con un re­gis­tro de per­fi­les de to­dos los par­la­men­ta­rios y de to­das las au­to­ri­da­des de go­bierno, pa­ra saber con quién hay que ha­blar cuan­do fue­se ne­ce­sa­rio. Des­de 2014 has­ta enero de 2018, se­gún da­tos de In­te­grity Watch, re­gis­tra 36 au­dien­cias con au­to­ri­da­des de go­bierno, 18 de ellas con mi­nis­tros, 14 con sub­se­cre­ta­rios, seis con in­ten­den­tes y una con un go­ber­na­dor.

En el Con­gre­so, en tan­to, Extend re­gis­tra 32 au­dien­cias, 11 de ellas con par­la­men­ta­rios de la UDI, sie­te con independientes y cin­co con le­gis­la­do­res de RN. Ade­más, se ha reuni­do con dipu­tados del Fren­te Am­plio, co­mo el mis­mo Ga­rín y Pa­blo Vidal. Quie­nes más se reunie­ron con Extend fue­ron An­to­nio Hor­vath e Iván Moreira, con seis au­dien­cias ca­da uno.

El mé­to­do de tra­ba­jo de las agen­cias es si­mi­lar: el clien­te llega a las ofi­ci­nas de la agen­cia, son re­ci­bi­dos en una me­sa que in­clu­ye en­tre los pre­sen­tes a un en­car­ga­do de área (ge­ren­te o con­sul­tor se­nior de­pen­dien­do de la agen­cia), se ex­po­ne el con­flic­to y se trans­pa­ren­ta la pos­tu­ra del afec­ta­do. La con­sul­to­ra, en­ton­ces, rea­li­za un pri­mer diag­nós­ti­co y, de acuer­do a la gra­ve­dad -y si es un con­flic­to en po­ten­cia o que ya ex­plo­tó- con­for­ma un equi­po de con­sul­to­res ad hoc. Si es un ca­so con un al­to per­fil pú­bli­co, por lo ge­ne­ral el equi­po es in­te­gra­do por los ge­ren­tes e in­clu­so por el due­ño de la agen­cia.

“Ha­ce­mos pre­gun­tas, ha­ce­mos aná­li­sis y ve­mos cuá­les son los ob­je­ti­vos, qué es lo que quie­re el clien­te. Hay ve­ces en que no­so­tros sen­ti­mos que lo que el clien­te quie­re no es lo que de­be­ría ha­cer, y cuan­do no lle­ga­mos a un en­ten­di­mien­to no tra­ba­ja­mos jun­tos. No­so­tros no par­ti­mos a prio­ri con un ve­to”, dice Ló­pez, de Extend.

Esa re­gla co­rre tam­bién pa­ra el res­to. En Ne­xos -crea­da en 1995-, una de las pri­me­ras co­sas que le exi­gen al clien­te es que cuen­te to­da la ver­dad, que no omi­ta de­ta­lles que pue­den ter­mi­nar sien­do im­por­tan­tes pa­ra en­con­trar una sa­li­da. En la em­pre­sa se­pa­ran la cri­sis en tres áreas: legislativa, co­mu­ni­ca­cio­nal y de ope­ra­ción in­ter­na. “Lo fun­da­men­tal es que los tres se tra­ba­jen en for­ma coor­di­na­da, de tal ma­ne­ra de dar­le con­te­ni­do y sus­ten­to a la es­tra­te­gia”, ex­pli­ca Ja­vier Pe­ral­ta, so­cio de Ne­xos.

En Azer­ta -fun­da­da por Cris­ti­na Bi­tar y Fe­li­pe Ed­wards ha­ce 11 años- tam­bién re­ci­ben a clien­tes que tie­nen más de un pro­ble­ma y que ne­ce­si­tan de so­lu­cio­nes más in­te­gra­les, y no so­la­men­te de con­tin­gen­cia.

“Las cri­sis tie­nen mu­chos orí­ge­nes y de­pen­dien­do de eso hay que to­mar me­di­das pa­ra que ba­je la tem­pe­ra­tu­ra de la cri­sis. Hay que ver cuál es la me­jor me­di­da pa­ra que ba­je la tem­pe­ra­tu­ra, pue­de ser una de­cla­ra­ción a los me­dios, una ex­pli­ca­ción a la au­to­ri­dad, ha­cer una cam­pa­ña di­gi­tal. Pe­ro pa­sa­das esas pri­me­ras ho­ras es cla­ve la trans­pa­ren­cia y eso no es si­nó­ni­mo de en­tre­vis­tas, sino que ir to­man­do las tem­pe­ra­tu­ras, preo­cu­par­se de dar a co­no­cer las me­di­das que se to­man, dar cuen­ta que el te­ma se es­tá to­man­do en se­rio”, dice Fe­li­pe Ed­wards, fun­da­dor de Azer­ta.

Se­gún al­gu­nos co­no­ce­do­res de la in­dus­tria, el pre­cio es­tán­dar que co­bran las con­sul­to­ras a un clien­te que llega por pri­me­ra vez, so­lo pa­ra em­pe­zar a con­ver­sar, pa­ra un diag­nós­ti­co pre­li­mi­nar, va­ría en torno a las 300 UF ($ 8.103.549). A par­tir de ahí la ta­ri­fa co­mien­za a su­bir en fun­ción de las ges­tio­nes que sean re­que­ri­das, de la mag­ni­tud del pro­ble­ma a tra­tar y del ti­po de em­pre­sa in­vo­lu­cra­da.

El ran­go de co­bro men­sual pue­de su­bir has­ta 400 UF o 500 UF ($ 10.804.732 o ) y se ajus­ta tam­bién a cier­tas con­di­cio­nes: cuál es el ti­po de tra­ba­jo, cuán­tas per­so­nas de la con­sul­to­ra tie­nen que des­ti­nar­se y cuán­tas ho­ras se van a em­plear en la es­tra­te­gia. No to­dos los ca­sos si­guen la mis­ma vía de so­lu­ción.

Los pri­me­ros in­con­ve­nien­tes sur­gen cuan­do el con­flic­to que trae el clien­te in­vo­lu­cra a al­gu­na de las em­pre­sas con las que ya exis­te una re­la­ción con­trac­tual.

Si hay un acuer­do, se re­suel­ven de­ta­lles im­por­tan­tes, co­mo los pla­zos y la pues­ta en es­ce­na. Por ejem­plo, en Ima­gi­nac­ción de­fi­nen si la con­sul­to­ra ha­bla por la em­pre­sa, o es la em­pre­sa la que se re­la­cio­na­rá con un parlamentario, con un re­gu­la­dor o con una au­to­ri­dad com­pe­ten­te, con la con­sul­to­ra apa­re­cien­do de­trás de es­ce­na.

“Los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos se dan cuan­do se lo­gra iden­ti­fi­car opor­tu­na­men­te los po­si­bles efec­tos de cor­to, me­diano y lar­go pla­zo y se va cons­tru­yen­do una so­lu­ción -que de­be ser trans­pa­ren­te y a la vez sa­tis­fac­to­ria­de ca­ra a los víncu­los y la con­fian­za de los pú­bli­cos in­tere­sa­dos. Lo que es­tá en jue­go en las cri­sis es la con­fian­za, la cual re­quie­re de un in­ten­so tra­ba­jo pa­ra ser re­cu­pe­ra­da”, afirma Pe­ral­ta, de Ne­xos.

Res­pec­to de la elec­ción de los clien­tes, las ma­yo­ría de las con­sul­to­ras con­tac­ta­das ase­gu­ran que to­das las em­pre­sas y per­so­nas na­tu­ra­les tie­nen el derecho a ser ase­so­ra­das pa­ra me­jo­rar su ima­gen pú­bli­ca. Sin em­bar­go, sal­vo Ima­gi­nac­ción, va­rias de las con­sul­to­ras re­co­no­cie­ron que evi­tan tra­ba­jar con par­ti­cu­la­res.

“No­so­tros tra­ba­ja­mos muy de la mano con equi­pos le­ga­les de al­to pres­ti­gio, tra­ba­ja­mos con clien­tes que no­so­tros con­si­de­ra­mos que tie­nen un derecho y que me­re­cen la po­si­bi­li­dad de cui­dar o pro­te­ger su repu­tación”, se­ña­la Ed­wards, de Azer­ta.

En es­ta lí­nea, las em­pre­sas de­fien­den el espacio que tie­ne ca­da ins­ti­tu­ción por re­cu­pe­rar su pres­ti­gio, lo cual -ase­gu­ran- cues­ta mu­cho tiem­po lo­grar, pe­ro es muy fácil de per­der.

Cris­ti­na Bi­tar, so­cia fun­da­do­ra de Azer­ta.

Eu­ge­nio Ti­ro­ni, so­cio fun­da­dor de Ti­ro­ni & Aso­cia­dos.

Ma­ri­lú Ve­las­co, fun­da­do­ra y so­cia vi­ce­pre­si­den­ta eje­cu­ti­va de Extend.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.