Ma­la­gra­de­ci­dos

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Óscar Con­tar­do

Po­co des­pués de que el pri­mer go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra asu­mie­ra en 2010, dis­tin­tos me­dios pu­bli­ca­ron no­tas so­bre jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les que asu­mían car­gos en el nue­vo go­bierno. Eran ca­ras nue­vas que re­em­pla­za­ban el paisaje hu­mano que ha­bía do­mi­na­do por dos dé­ca­das las ofi­ci­nas de los di­rec­ti­vos de los ser­vi­cios pú­bli­cos. La gran ma­yo­ría de ellos con pos­gra­dos fue­ra de Chi­le en ám­bi­tos re­la­cio­na­dos con la ges­tión eco­nó­mi­ca. El én­fa­sis en su for­ma­ción aca­dé­mi­ca no era lo úni­co que de­ta­lla­ban esos ar­tícu­los. En ca­da una de esas no­tas se ha­cía hin­ca­pié en al­go de ma­ne­ra in­sis­ten­te: eran per­so­nas que de ha­ber ele­gi­do trabajar en el sec­tor pri­va­do, ten­drían re­mu­ne­ra­cio­nes que do­bla­rían o tri­pli­ca­rían a las que es­ta­ban re­ci­bien­do co­mo fun­cio­na­rios pú­bli­cos. A tra­vés de sus res­pues­tas nos se­ña­la­ban a los lec­to­res, a los ciu­da­da­nos co­mu­nes y co­rrien­tes y a la opi­nión pú­bli­ca, que es­ta­ban ha­cien­do un sa­cri­fi­cio y que lo ha­cían por no­so­tros. Ha­bía en ese ges­to una es­pe­cie de ad­ver­ten­cia espinosa: ojo, pór­ten­se bien, que si nos abu­rri­mos nos va­mos a don­de ga­na­re­mos mu­cho más di­ne­ro y us­te­des que­da­rán a la de­ri­va.

Aque­lla ad­ver­ten­cia re­ve­la una ma­ne­ra cu­rio­sa de ver el mun­do y de en­fren­tar un com­pro­mi­so po­lí­ti­co: co­mo un fa­vor que se ha­ce ha­cia “otros” que no son lo mis­mo que “no­so­tros”. Es­ta es­ci­sión per­sis­ten­te en­tre dos dis­cur­sos pa­ra­le­los -un mun­do de los “otros” y un uni­ver­so de “no­so­tros”-, ha­bi­tual en­tre los di­ri­gen­tes de de­re­cha, no es al­go que es­té es­cri­to, ni re­gis­tra­do en un do­cu­men­to que lo ha­ga ex­plí­ci­to; es una im­pron­ta, una es­pe­cie de pa­ter­na­lis­mo be­ne­fac­tor apli­ca­do a lo pú­bli­co; al­go tan pro­fun­do co­mo la tra­di­ción de la mi­sa do­mi­ni­cal o la pla­ya de ve­ra­neo. No se tra­ta de re­cha­zar o ig­no­rar una reali­dad, sino más bien de ha­bi­tar una ver­sión pro­pia, su­pe­rior, que en oca­sio­nes se tra­ta de im­po­ner a la ma­yo­ría y en otras se re­co­ge so­bre sí mis­ma, co­mo lo ha­cen cier­tos mo­lus­cos cuan­do sien­ten un cuer­po ex­tra­ño. Tam­po­co de­be con­fun­dir­se es­to con una fal­ta de co­no­ci­mien­to so­bre las ne­ce­si­da­des y re­cla­mos de “los otros”. Na­da que ver. No se tra­ta de ig­no­rar “la reali­dad”, sino más bien de des­do­blar­la, to­mar dis­tan­cia de cier­tos es­pa­cios, ideas, cos­tum­bres, has­ta per­der con­cien­cia so­bre la ma­ne­ra en que sus pro­pias ac­cio­nes es­tán sien­do vis­tas des­de la ga­le­ría. Al­go así co­mo en­san­char un pun­to cie­go has­ta el ex­ce­so de no per­ci­bir lo que “los otros” es­tán mi­ran­do.

Es­te fe­nó­meno tie­ne mu­chos sín­to­mas, uno de ellos, por ejem­plo, es con­ser­var la lla­ve de cam­bios an­he­la­dos por am­plias ma­yo­rías, cam­bios que ope­ran en el res­to del mun­do ci­vi­li­za­do sin pro­ble­mas, pe­ro que no se ajus­tan a sus “con­vic­cio­nes”. La ley de di­vor­cio fue un ejem­plo. Con­no­ta­dos di­ri­gen­tes de de­re­cha se opu­sie­ron a legislar so­bre al­go tan evi­den­te co­mo que ha­bía pa­re­jas que ya no po­dían se­guir jun­tas y ne­ce­si­ta­ban que la ley con­tem­pla­ra su si­tua­ción. ¿Esos di­ri­gen­tes des­co­no­cían esa reali­dad? Na­tu­ral­men­te no. Pe­ro se pen­sa­ban a sí mis­mos a sal­vo de ella. Si pa­ra ellos el ma­tri­mo­nio era pa­ra to­da la vi­da, así de­bía ser pa­ra el res­to, aun­que a la vuel­ta de los años sus pro­pios ma­tri­mo­nios fra­ca­sa­ran.

Otro ejem­plo aun más cu­rio­so de es­te dis­tan­cia­mien­to es la re­la­ción que man­tie­nen con los dis­cur­sos que ellos mis­mos le­van­tan. El ne­po­tis­mo fue una ban­de­ra am­plia­men­te agi­ta­da du­ran­te la úl­ti­ma cam­pa­ña pre­si­den­cial de Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Ha­bló con fir­me­za en con­tra de una prác­ti­ca exis­ten­te en­tre po­lí­ti­cos de la Nue­va Ma­yo­ría de re­gar los ser­vi­cios pú­bli­cos con pa­rien­tes. ¿Es­ta­ba ha­blan­do de al­go fal­so? No. Apun­ta­ba a una reali­dad. Lo hi­zo tan en­fá­ti­ca­men­te que in­clu­so acu­só con nom­bre y ape­lli­do a una can­di­da­ta por­que dos de sus her­ma­nos tra­ba­ja­ban pa­ra el Es­ta­do. Se­gu­ra­men­te mu­chos de sus elec­to­res to­ma­ron en cuen­ta ese dis­cur­so cuan­do vo­ta­ron por él. Sin em­bar­go, a po­co de asu­mir, cuan­do le re­cuer­dan ese dis­cur­so y lo con­tras­tan con la de­sig­na­ción de fa­mi­lia­res su­yos y de su en­torno en pues­tos de re­le­van­cia en el go­bierno, eso re­sul­ta ser ofen­si­vo y odio­so.

Es­te ges­to de dis­tan­cia­mien­to lo vol­vió a eje­cu­tar Fe­li­pe La­rraín, el mi­nis­tro de Ha­cien­da es­ta se­ma­na. Lue­go de anun­ciar la pues­ta en mar­cha de po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad -al­go sor­pre­si­vo, por­que la pro­me­sa era otra-, La­rraín de­bió res­pon­der por un via­je a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra un en­cuen­tro de exa­lum­nos des­ta­ca­dos de Har­vard. La in­vi­ta­ción ha­bía si­do ex­ten­di­da el año pa­sa­do, cuan­do aún no era mi­nis­tro, pe­ro el via­je fue cos­tea­do con fon­dos pú­bli­cos.

El mi­nis­tro pu­do res­pon­der fren­te a la re­ve­la­ción que fue una tor­pe­za, una des­pro­li­ji­dad ad­mi­nis­tra­ti­va en me­dio de la ins­ta­la­ción ha­ber pa­ga­do con di­ne­ro del Es­ta­do el via­je, so­bre to­do des­pués de ha­blar de ajus­tes. Pe­ro no. La ver­sión que eli­gió dar fue que si bien la in­vi­ta­ción era privada, su vi­si­ta a Har­vard le da­ba un “pres­ti­gio al país” que la opi­nión pú­bli­ca de­bía va­lo­rar. Es de­cir, ad­ver­tía que las crí­ti­cas no so­lo eran una “pe­que­ñez”, sino tam­bién un ges­to propio de ma­la­gra­de­ci­dos. Nue­va­men­te se aso­ma­ba la di­fe­ren­cia en­tre un “no­so­tros” si­tua­do en un pe­des­tal, so­por­tan­do los ma­los mo­da­les del res­to que no sa­be en­ten­der que los dis­cur­sos tie­nen dos ver­sio­nes: una pa­ra tiem­pos de cam­pa­ña y otra pa­ra tiem­pos de go­bierno. Un mis­mo vue­lo en don­de al­gu­nos siem­pre via­ja­rán en bu­si­ness por el bien de to­dos los que se apre­tu­jan en la mi­cro es­pe­ran­do tiem­pos me­jo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.