EL MIS­TE­RIO­SO HOM­BRE CLA­VE DE FRANCISCO

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR CAR­LA PÍA RUIZ PE­REI­RA FO­TO­GRA­FÍA AR­CHI­VO

Las com­pli­ca­cio­nes de sa­lud de Char­les Sci­clu­na, el enviado es­pe­cial del Pa­pa a Chi­le pa­ra in­ves­ti­gar el ca­so Ba­rros, obli­ga­ron al sa­cer­do­te es­pa­ñol Jor­di Ber­to­meu a asu­mir la mi­sión. In­clu­so, por es­tos días fue el an­fi­trión en Ro­ma de los de­nun­cian­tes de Ka­ra­di­ma y, di­cen, las úl­ti­mas dos se­ma­nas ha es­ta­do de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te al ca­so chi­leno. Pe­ro ¿quién es él?

“No. No es ne­ce­sa­ria es­ta in­tro­duc­ción”. A las 16 ho­ras del 21 de fe­bre­ro pa­sa­do, tal co­mo es­ta­ba pre­vis­to, los tres re­pre­sen­tan­tes de la or­ga­ni­za­ción Lai­cos de Osorno cru­za­ron la puer­ta del nú­me­ro 260 de Mon­se­ñor Só­te­ro Sanz, en Pro­vi­den­cia, pa­ra tes­ti­fi­car en la in­ves­ti­ga­ción so­bre el obis­po Juan Ba­rros. Jus­to en el edi­fi­cio al la­do de la Nun­cia­tu­ra, en las Obras Mi­sio­na­les Pon­ti­fi­cias los es­pe­ra­ba un sa­cer­do­te es­pa­ñol. Un tal Jor­di Ber­to­meu.

¿Quién era? El no­ta­rio ecle­siás­ti­co de Char­les Sci­clu­na, el enviado es­pe­cial del Pa­pa, pe­ro no sa­bían na­da más de él. Na­die sa­bía de él.

Cuan­do uno de los vo­ce­ros de los lai­cos, Juan Carlos Cla­ret, vio a un hom­bre fla­co, al­to, de ojos ver­des, que lo sa­lu­dó de ma­ne­ra muy pro­to­co­lar -bra­zo ex­ten­di­do, apre­tón de ma­nos ni tan fuer­te, ni tan sua­ve- pen­só: “De­be ser el pa­dre Jor­di”. Pe­ro no, era el se­cre­ta­rio del nun­cio Ivo Sca­po­lo. A su la­do ha­bía otro hom­bre, mu­cho más jo­ven y que ya se ha­bía vis­to por te­le­vi­sión acom­pa­ñan­do al ar­zo­bis­po de Mal­ta. Un cu­ra más.

Ese cu­ra mi­ra­ba la es­ce­na y son­reía.

–Yo soy Jor­di –di­jo y se acer­có a los lai­cos. A la mu­jer la sa­lu­dó de be­so, a los dos hom­bres con un apre­tón de ma­nos que no pa­re­cía propio de un enviado del Va­ti­cano.

La es­pon­ta­nei­dad de Ber­to­meu fue lo pri­me­ro que los des­co­lo­có. Ya aden­tro de la sa­la, en el pri­mer pi­so del edi­fi­cio, lo que los sor­pren­dió del sa­cer­do­te fue que no les pi­die­ra una pre­sen­ta­ción for­mal, tam­po­co una jus­ti­fi­ca­ción de su en­tre­vis­ta. Pe­ro a los lai­cos los asom­bró aún más que ma­ne­ja­ra tan­ta in­for­ma­ción.

–Ya sé lo que pa­sa en Osorno, ya sé lo que van a de­cir, por­que lo han di­cho en otras oca­sio­nes. Ya vi los vi­deos, vi las en­tre­vis­tas, leí las no­ti­cias. Aho­ra ne­ce­si­to que va­ya­mos más allá –di­jo y co­men­zó la reunión.

Un rol ca­si in­vi­si­ble

Pa­ra mu­chos, el nom­bre Jor­di Ber­to­meu es si­nó­ni­mo de un com­ple­to des­co­no­ci­do. Es más. Quien na­ve­gue en in­ter­net bus­cán­do­lo pro­ba­ble­men­te pri­me­ro se to­pe con el pre­si­den­te de una li­ga de bás­quet­bol. Pa­ra otros, el sa­cer­do­te es­pa­ñol cum­ple un rol cla­ve.

Pe­ro, apa­ren­te­men­te, un rol en las som­bras. Has­ta aho­ra.

Dos días des­pués de su lle­ga­da, el 21 de fe­bre­ro, las com­pli­ca­cio­nes de sa­lud ter­mi­na­ron con Char­les Sci­clu­na en la Clí­ni­ca de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca por una ope­ra­ción a la ve­sí­cu­la. La mi­sión en­car­ga­da por el Pa­pa -in­ves­ti­gar las acu­sa­cio­nes en con­tra de Ba­rros- no se po­día de­te­ner. El ar­zo­bis­po de Mal­ta ya se ha­bía reuni­do con dos de los prin­ci­pa­les de­nun­cian­tes: Juan Carlos Cruz, en Nue­va York, y Ja­mes Ha­mil­ton, en Chi­le. Así, Ber­to­meu tu­vo que asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de oír los tes­ti­mo­nios. Du­ran­te cua­tro días si­guió con el plan y reali­zó más de 20 en­tre­vis­tas en au­sen­cia de Sci­clu­na.

El es­pa­ñol ha­bía pa­sa­do de ser quien to­ma­ba no­ta a pro­ta­go­nis­ta. Y a 11.900 ki­ló­me­tros del Va­ti­cano, cru­zan­do el Atlán­ti­co, Ber­to­meu, en un gi­ro im­pen­sa­do y con ape­nas 49 años, se con­ver­tía en un hom­bre cla­ve pa­ra la cri­sis de la Igle­sia chi­le­na.

Pe­ro el sa­cer­do­te lle­va más de sie­te años de ex­pe­rien­cia en es­tos ca­sos.

Ber­to­meu es ofi­cial de la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe. Tra­ba­ja en la ofi­ci­na de dis­ci­pli­na, en la que un gru­po de ofi­cia­les, en­tre ellos el es­pa­ñol, se di­vi­den por zo­nas. Ellos son los que se en­car­gan de los lla­ma­dos “de­li­tos con­tra la fe y la mo­ral”.

En sim­ple: la mano de­re­cha de Sci­clu­na en Chi­le es el pri­me­ro, en la zo­na de Amé­ri­ca La­ti­na, en to­mar con­tac­to con las de­nun­cias en con­tra del cle­ro, re­co­ger los da­tos y rea­li­zar un pri­mer in­for­me so­bre ellas.

Su in­gre­so a la ins­ti­tu­ción no es coin­ci­den­cia. Fue en la Uni­ver­si­dad Gre­go­ria­na, en Ro­ma, don­de Luis La­da­ria Fe­rrer -el pre­fec­to de la con­gre­ga­ción- lo co­no­ció y, ex­pli­ca el va­ti­ca­nis­ta es­pa­ñol José Ma­nuel Vidal, “de su mano en­tró en (la Con­gre­ga­ción pa­ra) la Doc­tri­na de la Fe”. Allí, di­cen en el en­torno va­ti­cano, se hi­cie­ron ami­gos y fue el mis­mo La­da­ria el que, ha­ce sie­te años, lo de­sig­nó ofi­cial.

En la Con­gre­ga­ción, Ber­to­meu co­no­ció a Sci­clu­na. La cer­ca­nía que hay en­tre ellos es to­tal y han tra­ba­ja­do mu­chas ve­ces en equi­po.

La fa­ma

En Chi­le, Ber­to­meu se hi­zo co­no­ci­do más allá del cle­ro. Su rol se vol­vió tan im­por­tan­te que in­clu­so de­bió es­cu­char uno de los tes­ti­mo­nios cla­ves: el de Juan Ba­rros.

A la sa­li­da de ese en­cuen­tro, el es­pa­ñol de­di­có unas pa­la­bras a la pren­sa: “He­mos in­ten­ta­do que el en­cuen­tro sea de es­cu­cha. Ha­blar lo me­nos po­si­ble y es­cu­char”. Días an­tes, en la reunión que du­ró me­dia ho­ra con los lai­cos de Osorno, Ber­to­meu se de­di­có a pre­gun­tar y a di­ri­gir la con­ver­sa­ción.

–¿Qué opi­nan de los obis­pos que no fue­ron a la to­ma de po­se­sión de Ba­rros? ¿Có­mo ven a la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal chi­le­na? ¿Qué opi­nan del ar­zo­bis­po Re­né Rebolledo? ¿Cuá­les son los pro­ble­mas de la Igle­sia chi­le­na? Y de los sa­cer­do­tes que es­tán afue­ra, ¿ qué opi­nan? - les bom­bar­deó el es­pa­ñol.

La con­ver­sa­ción fue más allá de la si­tua­ción en Osorno. Juan Carlos Cla­ret re­cuer­da que Ber­to­meu los in­te­rrum­pió va­rias ve­ces y que, cuen­ta, cuan­do el sa­cer­do­te con­se­guía lo que que­ría, pa­sa­ba a la si­guien­te pre­gun­ta.

-Pe­ro hu­bo al­go, qui­zás el tac­to, que lo ha­cía cer­cano. Te es­cu­cha­ba un mi­nu­to, pe­ro en ese mi­nu­to era ca­paz de co­nec­tar­se con­ti­go. Y cuan­do al­go lo des­co­lo­ca­ba se le no­ta­ba en la ca­ra, en los ojos -di­ce Cla­ret.

En el mis­mo edi­fi­cio, pe­ro un pi­so más arri­ba, ha­bía unos sa­cer­do­tes es­pe­ran­do pa­ra tes­ti­fi­car. El pa­dre Amé­ri­co Vidal, el sa­cer­do­te Pe­dro Klie­gel y el diá­cono Alberto Fe­rran­do, los tres de la dió­ce­sis de Osorno. Tam­bién te­nían una ci­ta con el es­pa­ñol.

-Era muy em­pá­ti­co, muy in­te­li­gen­te. Una per­so­na muy en­te­ra­da de la si­tua­ción. Yo le mos­tré la foto don­de sa­le Ka­ra­di­ma hin­ca­do y los otros, en­tre ellos Ba­rros, le es­tán re­zan­do. Y me di­jo al­ti­ro: “No, si esa foto ya la co­noz­co” -cuen­ta Vidal.

De Tor­to­sa al Va­ti­cano

–Has­ta aho­ra era un ecle­siás­ti­co de una pe­que­ña dió­ce­sis ca­ta­la­na, que ca­si na­die co­no­cía. Sal­tó a la fa­ma con el ca­so de Chi­le –ex­pli­ca José Ma­nuel Vidal.

Y es cier­to. Ber­to­meu es un pas­tor y vie­ne des­de las en­tra­ñas de Ca­ta­lu­ña, de la ciu­dad de Tor­to­sa.

An­tes de ser sa­cer­do­te, el es­pa­ñol es­tu­dió De­re­cho Ci­vil. Lue­go in­gre­só al se­mi­na­rio y

vol­vió co­mo coad­jun­tor a su dió­ce­sis. Des­pués se doc­to­ró en De­re­cho Ca­nó­ni­co en la Uni­ver­si­dad Gre­go­ria­na. Po­dría ha­ber­se que­da­do y co­men­zar un par de años an­tes una ca­rre­ra en la cu­ria. Pe­ro no por na­da su te­sis era so­bre el pa­pel de las pa­rro­quias y la par­ti­ci­pa­ción de los lai­cos.

Al doc­to­rar­se vol­vió a Tor­to­sa. Fue nom­bra­do vi­ca­rio ju­di­cial, car­go que has­ta el día de hoy os­ten­ta y com­bi­na con su rol en el Va­ti­cano.

Ca­da mes, Ber­to­meu re­gre­sa a su dió­ce­sis. Ade­más de ocu­par­se de la vi­ca­ría ju­di­cial, ejer­ce co­mo sa­cer­do­te en una pe­que­ña pa­rro­quia de su ciu­dad. Por eso, se co­men­ta en Ro­ma, el Pa­pa con­fía ple­na­men­te en él. Es leal al pro­yec­to de Francisco: un pas­tor con al­ma de pas­tor.

–Com­bi­na per­fec­ta­men­te con las cua­li­da­des que el Pa­pa bus­ca. Hon­ra­dez, ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo, ca­pa­ci­dad de ser­vi­cio, sin apa­rien­cias de ha­cer ca­rre­ra y ce­lo pas­to­ral, es de­cir, es­tar en con­tac­to con la gen­te -ex­pli­ca Vidal.

Es de­cir, un sa­cer­do­te “con olor a ove­ja”.

En la pri­me­ra lí­nea

El sa­cer­do­te ha re­co­rri­do va­rios paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca dan­do cur­sos a pres­bís­te­ros so­bre la for­ma de abor­dar los ca­sos de pe­dofi­lia y abu­sos al in­te­rior del cle­ro. En fe­bre­ro de 2017 dic­tó un cur­so di­ri­gi­do a los obis­pos de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal co­lom­bia­na y a me­dia­dos de 2017 par­ti­ci­pó en el en­cuen­tro de Tri­bu­na­les Ecle­siás­ti­cos en Ar­gen­ti­na.

El sa­cer­do­te dio­ce­sano Her­nán Díaz, quien ac­tuó co­mo no­ta­rio de los tes­ti­mo­nios re­co- pi­la­dos en Chi­le, co­no­ció a Ber­to­meu en uno de sus cur­sos.

-Fue en una po­nen­cia que reali­zó en Bue­nos Aires en ju­nio de 2017, un se­mi­na­rio in­ter­dis­ci­pli­na­rio de De­re­cho Ca­nó­ni­co. Aun­que no tu­ve la opor­tu­ni­dad de te­ner tra­to per­so­nal con él -ex­pli­ca Díaz des­de Ar­gen­ti­na.

Por eso, no es ca­sua­li­dad que Ber­to­meu ha­ya es­ta­do al fren­te de mu­chos ca­sos de abu­so. Y aho­ra, en la pri­me­ra lí­nea del ca­so chi­leno.

–Es co­no­ci­do co­mo un hom­bre cer­cano, bien pre­pa­ra­do, con ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go y de­ci­sión, y su­ma­men­te com­pro­me­ti­do con la lu­cha con­tra la pe­de­ras­tia –di­ce la va­ti­ca­nis­ta ar­gen­ti­na Inés San Martín.

Y agre­ga:

–Ber­to­meu tu­vo un rol cen­tral (en Chi­le), y con­si­de­ran­do la can­ti­dad de in­for­ma­ción que pu­do re­ca­bar, fue cla­ra­men­te po­si­ti­vo.

Pro­ta­go­nis­ta ines­pe­ra­do

Los pa­sos de Ber­to­meu en re­la­ción a Chi­le te­nían un prin­ci­pio y un fi­nal. Ese fi­nal es­ta­ba mar­ca­do con fe­cha 20 de mar­zo en el ca­len­da­rio. Es­ta­ba. Des­de Ro­ma, fuen­tes va­ti­ca­nas con­fir­man que las úl­ti­mas dos se­ma­nas el es­pa­ñol se ha de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te al ca­so de Chi­le.

Pe­ro ha­bía se­ña­les. La pri­me­ra fue la car­ta de Francisco a los obis­pos chi­le­nos.

“Quie­ro ma­ni­fes­tar mi gra­ti­tud a S. E. mons. Char­les Sci­clu­na, ar­zo­bis­po de Mal­ta, y al rev. Jor­di Ber­to­meu Far­nós, ofi­cial de la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, por su in­gen­te la­bor de es­cu­cha se­re­na y em­pá­ti­ca de los 64 tes­ti­mo­nios”. Des­de Ro­ma, co­men­tan al­gu­nos va­ti­ca­nis­tas, nun­ca se ha­bía vis­to un do­cu­men­to pa­pal en el que se ala­ba­ra tan­to a un sa­cer­do­te en es­pe­cí­fi­co.

La se­gun­da se­ñal se con­cre­tó el 27 de abril pa­sa­do, cuan­do Francisco ini­ció, lue­go de in­vi­tar­los, las reunio­nes con Juan Carlos Cruz, Ja­mes Ha­mil­ton y José Andrés Mu­ri­llo.

En to­tal, las víc­ti­mas de Ka­ra­di­ma ha­bla­ron con Francisco ca­si sie­te ho­ras. Pe­ro el res­to del tiem­po el mis­mo Pa­pa de­sig­nó la com­pa­ñía de los chi­le­nos. El an­fi­trión en Ro­ma fue, pre­ci­sa­men­te, Jor­di Ber­to­meu. El es­pa­ñol acom­pa­ñó en to­do mo­men­to a las víc­ti­mas de Ka­ra­di­ma. Com­par­tió y pa­seó con ellos.

El día del An­ge­lus do­mi­ni­cal, Ha­mil­ton, Mu­ri­llo y Cruz se ubi­ca­ron en un bal­cón del palacio apos­tó­li­co. Des­de la Plaza San Pe­dro se veía tam­bién a otro hom­bre. El lla­ma­do cha­pe­rón de la vi­si­ta: Ber­to­meu.

Ahí, co­men­tan fuen­tes li­ga­das al Va­ti­cano, co­men­za­ron a so­nar aún más fuer­te los ru­mo­res so­bre el es­pa­ñol.

Al­gu­nos apues­tan a que el Pa­pa, a mo­do de agra­de­ci­mien­to, nom­bra­ría a Ber­to­meu obis­po. Otros creen que se­ría un ex­ce­len­te re­em­pla­zo del nun­cio Ivo Sca­po­lo.

-Es muy di­fí­cil. Él no ha he­cho la ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca -di­ce un va­ti­ca­nis­ta.

Sin em­bar­go, en Chi­le se ha­bla de una car­ta. Va­rios lai­cos y con­gre­ga­cio­nes -je­sui­tas, fran­cis­ca­nos y sa­le­sia­nos- ha­brían enviado una mi­si­va di­rec­ta­men­te al Pa­pa. El ob­je­ti­vo: pe­dir a Ber­to­meu pa­ra la nun­cia­tu­ra, co­mo un nom­bre que les da­ría ga­ran­tías.

Pe­ro por aho­ra, ex­pli­ca un co­no­ci­do je­sui­ta, la mi­sión de Ber­to­meu si­gue sien­do el in­for­me Sci­clu­na. Aun­que el tex­to ya fue en­tre­ga­do, tan­to el es­pa­ñol co­mo el mal­tés es­ta­rían pre­sen­tes en al­gu­nos de los mo­men­tos del Pa­pa con los obis­pos chi­le­nos.

-Tie­nen que con­fron­tar sus con­clu­sio­nes con lo que di­gan los obis­pos. Pe­ro es to­do co­lo­quial, en reunio­nes, na­da por es­cri­to. No es una opi­nión de­li­be­ra­ti­va, es con­sul­ti­va. Ellos, des­pués de en­tre­gar el in­for­me, no for­man par­te de la so­lu­ción -di­ce.

O qui­zás sí.

La mis­ma se­ma­na en que Francisco re­ci­bió el in­for­me Sci­clu­na, la del 20 de mar­zo, ha­bía vi­si­tas es­pe­cia­les en el Va­ti­cano. Fuen­tes va­ti­ca­nas afir­man que el per­so­na­je en cues­tión era el je­sui­ta y gran ami­go del Pa­pa, Ger­mán Arana. El mis­mo que ha­bría ju­ga­do un pa­pel cru­cial en el he­cho de que se man­tu­vie­ra el nom­bra­mien­to de Juan Ba­rros en Osorno y quien tam­bién ha si­do apun­ta­do co­mo uno de los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de la “ma­la in­for­ma­ción” de Francisco.

Pe­ro Arana no ve­nía so­lo. Al ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal Leo­nar­do da Vin­ci, en Ro­ma, lle­gó en un vue­lo pro­ve­nien­te de Mal­ta. Y jun­to con él ve­nía otro sa­cer­do­te, apa­ren­te­men­te co­mo es­col­ta: Jor­di Ber­to­meu.

En el via­je de vuel­ta, Arana se veía más se­rio y ca­biz­ba­jo. Y es­ta vez, iba so­lo.

Ber­to­meu, di­cen, se que­dó en el Va­ti­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.