La man­cha vo­raz

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - As­ca­nio Ca­va­llo

El cu­ra al que se creía ba­ña­do en san­ti­dad, el pas­tor que de­te­nía la se­quía de los se­mi­na­rios crean­do nue­vas vo­ca­cio­nes, el maes­tro de diá­co­nos y obis­pos, se ha con­ver­ti­do en la más pe­sa­da cruz de to­da la his­to­ria de la Igle­sia Ca­tó­li­ca chi­le­na.

La man­cha Ka­ra­di­ma no ha ce­sa­do de ex­ten­der­se a lo lar­go de ocho años. Quién lo iba a de­cir: el pá­rro­co de la en­vi­dia­da igle­sia El Bos­que, el cu­ra al que se creía ba­ña­do en san­ti­dad, el pas­tor que de­te­nía la se­quía de los se­mi­na­rios crean­do nue­vas vo­ca­cio­nes, el maes­tro de diá­co­nos y obis­pos, se ha con­ver­ti­do en la más pe­sa­da cruz de to­da la his­to­ria de la Igle­sia Ca­tó­li­ca chi­le­na, y ni si­quie­ra es se­gu­ro que se va­ya a ali­via­nar aho­ra que pa­re­cen acer­car­se ca­pí­tu­los cru­cia­les.

¿Qué son esos ca­pí­tu­los?

Es po­si­ble que las ex­pec­ta­ti­vas es­tén un po­co des­bo­ca­das. El “ca­so chi­leno” ha ad­qui­ri­do una im­por­tan­cia inusi­ta­da en la agen­da va­ti­ca­na, pe­ro es­tá le­jos de ocu­par los pri­me­ros lu­ga­res. An­tes hay co­sas más com­pli­ca­das, co­mo la ya inocul­ta­ble frac­tu­ra en­tre el Pa­pa re­ti­ra­do Be­ne­dic­to XVI y el Pa­pa Francisco, el pro­ble­ma­zo crea­do por la “Igle­sia po­pu­lar” chi­na, la cri­sis en la Igle­sia aus­tra­lia­na y otras de mag­ni­tu­des si­mi­la­res.

Pe­ro es ver­dad que el de­cep­cio­nan­te via­je a Chi­le cla­vó en la San­ta Se­de una du­da acu­cian­te: ¿Qué pa­só en aquel país que fue sa­cu­di­do por la vi­si­ta de Juan Pablo II, que se vol­có a las ca­lles por millares y que, se­gún al­gu­nos, has­ta pu­do in­fluir en el cur­so de su his­to­ria po­lí­ti­ca? ¿Es que tan­to avan­zó en 30 años la se­cu­la­ri­za­ción? ¿O es que la man­cha Ka­ra­di­ma de­cep­cio­nó a esos cre­yen­tes has­ta en­ce­rrar­los en sus ca­sas, exan­gües an­te la es­ca­sa vo­lun­tad de la Igle­sia, Pa­pa in­clui­do, de lim­piar­la de una vez por to­das?

Es aho­ra evi­den­te que al me­nos una par­te del Va­ti­cano, Pa­pa in­clui­do nue­va­men­te, con­si­de­ró que es­to úl­ti­mo de­bía ser aten­di­do co­mo una ex­pli­ca­ción de la dé­bil res­pues­ta de la fe­li­gre­sía a una vi­si­ta pro­gra­ma­da pa­ra ser una apo­teo­sis. No se ha­bía vis­to al Pa­pa­do des­an­dar el ca­mino co­mo lo ha es­ta­do ha­cien­do des­de que en­car­gó a dos obis­pos de con­fian­za rein­ves­ti­gar el mo­do en que la San­ta Se­de fue in­for­ma­da del ca­so Ka­ra­di­ma. La con­clu­sión a que lle­gó es aho­ra es­tri­den­te: el Pa­pa fue se­ve­ra­men­te mal in­for­ma­do, si es que no des­in­for­ma­do. Lo pri­me­ro tie­ne una car­ga gra­ve, pe­ro inin­ten­cio­na­da; lo se­gun­do es ale­ve.

Esa con­clu­sión pue­de ser inacep­ta­ble pa­ra los tres prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles en San­tia­go, pe­ro so­lo uno es­tá en la po­si­ción de ex­pre­sar­lo: el car­de­nal emé­ri­to Francisco Javier Errá­zu­riz, que ha de­cli­na­do con­cu­rrir a Ro­ma an­te la ci­ta­ción del Pa­pa Ber­go­glio. Sa­bien­do que una rein­ves­ti­ga­ción co­mo la que se lle­vó a ca­bo so­lo pue­de cen­trar la res­pon­sa­bi­li­dad en él, Errá­zu­riz pa­re­ce es­tar ejer­cien­do su de­re­cho a pro­tes­tar con­tra las nue­vas con­clu­sio­nes. Se pre­ten­de -ha de pen­sar- in­cul­par­lo de una po­si­ción que has­ta esos años era co­mún en to­da la Igle­sia. Fren­te a es­te pa­no­ra­ma, Errá­zu­riz ha de­ci­di­do en­viar un in­for­me y que­dar­se en San­tia­go, ya es­tá.

Los otros dos so­lo pue­den guar­dar si­len­cio: el nun­cio Ivo Sca­po­lo es un fun­cio­na­rio del Pa­pa y es­tá, por tan­to, su­je­to a la obe­dien­cia pro­pia de una ins­ti­tu­ción je­rár­qui­ca, y el car­de­nal Ricardo Ez­za­ti, que en enero pre­sen­tó su re­nun­cia por cum­plir la edad de re­ti­ro epis­co­pal, lle­va cua­tro me­ses en un lim­bo ca­nó­ni­co del que pue­de ser li­be­ra­do en cual­quier mo­men­to, sal­vo que aho­ra cual­quier mo­men­to so­lo po­drá pa­re­cer­se a una san­ción.

Que­da, de­trás de ellos, una se­gun­da fi­la ilu­mi­na­da por fo­cos ce­ga­do­res, los cua­tro obis­pos que de­ben sus mi­tras a Ka­ra­di­ma, con el pro­ta­go­nis­mo im­pru­den­te o im­pú­di­co -se­gún el cris­tal- del obis­po Juan Ba­rros, que es­tá a pun­to de pa­sar a la his­to­ria co­mo el bácu­lo que ade­más de ca­cha­rrear la vi­si­ta del Pa­pa lo ha arras­tra­do a una re­trac­ta­ción nun­ca an­tes vis­ta. Un obis­po es, en­tre otras co­sas, el en­car­ga­do del cum­pli­mien­to del de­re­cho ca­nó­ni­co en una dió­ce­sis. Nun­ca sa­bre­mos qué en­tien­de el ti­tu­lar de Osorno por inocen­cia, pe­ro es­tá cla­ro que su no­ción di­fie­re de la de los acu­sa­do­res sin con­ci­lia­ción po­si­ble. Lo que ha te­ni­do el desa­rro­llo del ca­so Ka­ra­di­ma es pre­ci­sa­men­te es­to: una for­ma de en­car­ni­za­mien­to, fe­roz­men­te de­ci­di­do por par­te de los acu­sa­do­res, fe­roz­men­te elu­si­vo por par­te de los acu­sa­dos. Esa pug­na fue re­suel­ta par­cial­men­te en enero pa­sa­do, cuan­do el Pa­pa se en­fren­tó a am­plias ex­pla­na­das se­mi­va­cías.

Cuan­do es­te ca­so sea vis­to por la his­to­ria, se­rá inevi­ta­ble ob­ser­var que la san­ti­dad en­de­mo­nia­da de Ka­ra­di­ma, al que tan­to le gus­ta­ban los hi­jos de la cla­se al­ta, se in­mo­ló jus­ta­men­te en esos al­ta­res. Si no hu­bie­se tocado a esos hi­jos pu­dien­tes, pro­fe­sio­na­les, con ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia y re­des pa­ra ejer­cer­la, es pro­ba­ble que no es­tu­vie­ra ar­dien­do en el in­fierno so­cial. El eco­no­mis­ta Ja­mes Ro­bin­son no ha­lla­ría una me­jor con­fir­ma­ción pa­ra su idea de que la chi­le­na si­gue sien­do una so­cie­dad oli­gár­qui­ca.

En fin: ¿Qué ha­rá el Pa­pa con la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal chi­le­na du­ran­te es­ta con­vo­ca­to­ria a Ro­ma? En el Va­ti­cano se cree

que ya no hay es­pa­cio pa­ra más de­li­be­ra­cio­nes. Los pa­sos des­an­da­dos por Francisco son tan lar­gos, que la fra­ter­ni­dad epis­co­pal, de­li­be­ra­ti­va y con­sul­ti­va, se ha ter­mi­na­do. Tras el fias­co del via­je, no que­da­ría otra co­sa que im­par­tir ins­truc­cio­nes. ¿Cuá­les? Sca­po­lo cum­ple ca­si sie­te años de nun­cio en Chi­le, tiem­po su­fi­cien­te en cual­quier sis­te­ma di­plo­má­ti­co pa­ra par­tir a un nue­vo des­tino, un po­co más ma­lo si no se han he­cho las ta­reas. Ez­za­ti ha pa­sa­do su edad de ju­bi­la­ción, con lo que se abre el po­zo de la va­can­cia en el Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go, el pri­mus in­ter pa­res de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, que pa­sa­ría a ser la prin­ci­pal pie­za de ca­za de las mu­chas frac­cio­nes en las que es­tá tro­za­da hoy la Igle­sia chi­le­na. Errá­zu­riz in­te­gra el C9, el con­se­jo pa­pal de car­de­na­les pa­ra la re­for­ma de la Cu­ria, que des­pués de pro­du­cir una su­ce­sión de fu­sio­nes de or­ga­nis­mos va­ti­ca­nos lu­ce ex­haus­to, so­bre to­do cuan­do otro de sus in­te­gran­tes, el car­de­nal aus­tra­liano Geor­ge Pell, en­fren­ta acu­sa­cio­nes de abu­sos se­xua­les en su dió­ce­sis. Pa­re­ce po­si­ble que el C9 sea re­es­truc­tu­ra­do o des­ac­ti­va­do (su lí­der, el car­de­nal hon­du­re­ño Óscar Rodríguez Ma­ra­dia­ga, fue uno de los com­pe­ti­do­res de Ber­go­glio en el cón­cla­ve del 2013) y que, des­pués de su ne­ga­ti­va a la con­vo­ca­to­ria pa­pal, Errá­zu­riz no re­gre­se al Va­ti­cano.

Que­dan los cua­tro “obis­pos Ka­ra­di­ma”. Uno de ellos, Andrés Ar­tea­ga, au­xi­liar de San­tia­go des­de tiem­pos de Errá­zu­riz y has­ta vi­ce gran can­ci­ller de la PUC, es­tá gra­ve­men­te en­fer­mo. Con los otros, tres dió­ce­sis de Chi­le que­dan en sus­pen­so: Osorno (Ba­rros), Li­na­res (To­mis­lav Kol­ja­tic) y Tal­ca (Ho­ra­cio Va­len­zue­la). En prin­ci­pio, re­sul­ta­ría ló­gi­co que sean re­mo­vi­dos y tras­la­da­dos a po­si­cio­nes ino­cuas. Si ello ocu­rre, el te­rre­mo­to se­ría ma­yor. Por el con­tra­rio, si la San­ta Se­de es­co­ge un pro­ce­so más gra­dual, se ex­po­ne a que Li­na­res o Tal­ca re­pro­duz­can la ex­pe­rien­cia tor­men­to­sa de Osorno, don­de la por­fía o la tem­plan­za de Ba­rros -se­gún el cris­tal- no han lo­gra­do sino el agra­va­mien­to del pro­ble­ma.

Las so­lu­cio­nes clá­si­cas del Va­ti­cano son mo­de­ra­das y gra­dua­les y, de ser po­si­ble, pia­do­sas. Tra­tán­do­se de obis­pos y car­de­na­les, los cui­da­dos se mul­ti­pli­can. No se des­po­ja de sus tí­tu­los ni a unos ni a otros. La Igle­sia no dis­po­ne del ins­tru­men­to de la de­gra­da­ción. El for­ma­to clá­si­co es la re­mo­ción, que la San­ta Se­de sue­le de­no­mi­nar “re­nun­cia”. Pa­re­ce po­si­ble que ha­ya re­nun­cias al fi­nal de las reunio­nes de es­ta se­ma­na en el Va­ti­cano. Lo que el Pa­pa en­car­gó a la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal en su car­ta de abril -que, leí­da en cla­ve pe­si­mis­ta, era el anun­cio de un ca­ta­clis­mo- fue un plan con me­di­das de dis­tin­tos pla­zos y al­can­ces, por lo que tam­bién pa­re­ce po­si­ble que se pro­duz­ca al­gún anun­cio de es­te ti­po.

Pe­ro des­pués del re­por­te del ar­zo­bis­po Char­les Sci­clu­na, el Pa­pa Francisco sa­be que las ex­pec­ta­ti­vas lle­gan mu­cho más allá, en es­pe­cial por­que su propio pro­gra­ma pro­mue­ve, de­trás de la protección de la doc­tri­na, una enor­me li­ber­tad pas­to­ral, que con­fie­re a los sa­cer­do­tes la ca­pa­ci­dad pa­ra ac­tuar con su grey se­gún su cri­te­rio. Es un pro­gra­ma que no fun­cio­na sin un al­to gra­do de con­fian­za, que es la prin­ci­pal pér­di­da que ha su­fri­do el ac­tual Epis­co­pa­do chi­leno. Pa­ra decirlo de otra ma­ne­ra, lo que ha pa­sa­do en Chi­le sa­bo­tea la prin­ci­pal se­ña de iden­ti­dad a la que as­pi­ra el pa­pa­do de Francisco.

De mo­do que se tra­ta de lim­piar la man­cha a fon­do. O, co­mo pre­fie­ren de­cir al­gu­nos teó­lo­gos, de arran­car el mal. Na­da me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.