Ba­che­let bus­ca su des­tino

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR MARÍA JOSÉ AHU­MA­DA Y FRANCISCO ARTAZA FO­TO­GRA­FÍA AGENCIAUNO/ PA­TRI­CIO FUEN­TES/ MA­RIO TE­LLEZ

A par­tir de la pró­xi­ma se­ma­na, los ex­mi­nis­tros de Ba­che­let se­rán con­vo­ca­dos a una reunión con la ex­man­da­ta­ria. La ci­ta se­rá en la se­de de la nue­va fun­da­ción que se inau­gu­ra­rá en ju­nio.

En es­tos me­ses, Ba­che­let ha pri­vi­le­gia­do su agen­da in­ter­na­cio­nal y, en es­pe­cial, el cam­bio de ca­sa: vol­vió al con­do­mi­nio en La Rei­na don­de es ve­ci­na de su hi­jo Se­bas­tián Dá­va­los y su fa­mi­lia.

Sin ma­yo­res con­tac­tos con sus ex­mi­nis­tros y con las di­rec­ti­vas par­ti­da­rias, des­de que de­jó La Mo­ne­da la ex­man­da­ta­ria ha op­ta­do por una so­li­ta­ria tra­ve­sía an­tes de reac­ti­var su li­de­raz­go, la que in­clu­ye no in­mis­cuir­se en con­tin­gen­cia, con la ex­cep­ción de al­gu­na in­ter­ven­ción en re­des so­cia­les.

“Nos va­mos a re­en­con­trar”. Ha­bían pa­sa­do ca­si dos me­ses des­de que la ex­pre­si­den­ta Michelle Ba­che­let de­jó La Mo­ne­da, cuan­do el do­min­go 29 de abril, en me­dio del cóc­tel que si­guió al ho­me­na­je que le brin­dó la Alian­za Pro­gre­sis­ta y el Par­ti­do So­cia­lis­ta, la ex­je­fa de Es­ta­do mi­ró a sus ex­mi­nis­tros pre­sen­tes en el even­to y les ase­gu­ró que vol­ve­rían a re­unir­se.

En ese mo­men­to, co­mo es ha­bi­tual en ella, no les an­ti­ci­pó lo que es­ta­ba pen­san­do. Re­cién a par­tir de la pró­xi­ma se­ma­na, quie­nes for­ma­ron par­te del úl­ti­mo ga­bi­ne­te de la ex­pre­si­den­ta co­men­za­rán a re­ci­bir la con­vo­ca­to­ria a una reunión en la nue­va se­de de la fun­da­ción de la ex­man­da­ta­ria, ubi­ca­da en ca­lle Del In­ca, en Las Con­des. La fe­cha exac­ta aún no es­tá de­fi­ni­da, pe­ro se­ría en­tre fi­nes de ma­yo e ini­cios de ju­nio, tras el re­gre­so de Ba­che­let de su se­gun­da gi­ra in­ter­na­cio­nal, la que es­ta vez la lle­va­rá a Co­rea del Sur y Gi­ne­bra y la man­ten­drá 10 días fue­ra de Chi­le.

El ob­je­ti­vo de esa reunión, afir­man en el en­torno de Ba­che­let, se­rá es­ta­ble­cer un diag­nós­ti­co co­mún so­bre lo que es­tá ocu­rrien­do en Chi­le, dar es­pa­cio a la ex­man­da­ta­ria pa­ra pre­gun­tar a sus ex­co­la­bo­ra­do­res de qué ma­ne­ra po­drían in­vo­lu­crar­se en el tra­ba­jo de la fun­da­ción y cuá­les son sus ideas pa­ra el país.

El in­te­rés de Ba­che­let por reac­ti­var su pre­sen­cia en la es­ce­na po­lí­ti­ca na­cio­nal sor­pren­dió a los par­ti­dos de la ex Nue­va Ma­yo­ría, los que has­ta aho­ra no han te­ni­do ma­yor con­tac­to con la ex­pre­si­den­ta y des­co­no­cen la pro­fun­di­dad de los pa­sos que pre­ten­de dar.

Al in­te­rior de las co­lec­ti­vi­da­des de la cen­troiz­quier­da, in­clu­so, ni si­quie­ra se ha sin­ce­ra­do el so­te­rra­do de­ba­te que exis­te res­pec­to de lo que fue el úl­ti­mo go­bierno de Ba­che­let y el rol que ella de­bie­ra ju­gar a fu­tu­ro.

Tam­po­co se ha su­pe­ra­do el mu­tuo desafec­to en­tre la ex­man­da­ta­ria y los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes de los par­ti­dos que sos­te­nían su go­bierno y que se hi­zo evi­den­te al fi­nal de su man­da­to. In­clu­so, la re­la­ción de Ba­che­let con la di­rec­ti­va del PS, en­ca­be­za­da por el ex­vo­ce­ro de su ad­mi­nis­tra­ción, Álvaro Eli­zal­de, aun­que for­mal, es dis­tan­te y fría.

El ti­mo­nel so­cia­lis­ta no le per­do­na a la ex­pre­si­den­ta la for­ma en que lo sa­có del ga­bi­ne­te en ma­yo del 2015 y le en­do­sa ha­ber da­do luz ver­de, en oc­tu­bre pa­sa­do, a al­gu­nos so­cia­lis­tas que for­man par­te de su círcu­lo de con­fian­za, en­tre ellos a la en­ton­ces je­fa de ga­bi­ne­te de la Pre­si­den­cia, Ana Lya Uriar­te, y al sub­se­cre­ta­rio del In­te­rior, Mah­mud Aleuy, pa­ra par­ti­ci­par en una ope­ra­ción des­ti­na­da a des­ban­car a Eli­zal­de de la me­sa di­rec­ti­va del PS an­te el te­mor de que el par­ti­do su­frie­ra una de­ba­cle elec­to­ral sin pre­ce­den­tes, co­sa que al fi­nal no ocu­rrió.

En el PS re­co­no­cen la ma­la re­la­ción que hay en­tre el ti­mo­nel so­cia­lis­ta y la ex­pre­si­den­ta, pe­ro ase­gu­ran que Eli­zal­de es cons­cien­te de la ne­ce­si­dad de res­guar­dar la ima­gen de Ba­che­let, más aún en un mo­men­to de dis­per­sión de las fuer­zas pro­gre­sis­tas.

Des­de la pre­si­den­cia del PS, quien fue­ra vo­ce­ro de la cam­pa­ña y lue­go del go­bierno de Ba­che­let no va a obs­ta­cu­li­zar los es­fuer­zos que ha­ga la ex­man­da­ta­ria por re­po­si­cio­nar­se, pe­ro no pon­drá al par­ti­do de­trás de ella pa­ra le­van­tar un li­de­raz­go hoy cues­tio­na­do. En el en­torno de Ba­che­let, en tan­to, ase­gu­ran que es­ta tie­ne la me­jor dis­po­si­ción pa­ra re­la­cio­nar­se con el par­ti­do en el que mi­li­ta.

Has­ta el ho­me­na­je del 29 de abril en el ex Con­gre­so, la di­ri­gen­cia so­cia­lis­ta so­lo se ha­bía reuni­do con Ba­che­let pa­ra des­pe­dir­se de ella. Fue el viernes 9 de mar­zo, dos días an­tes de que en­tre­ga­ra el poder, cuan­do la me­sa di­rec­ti­va del PS, jun­to a los je­fes de ban­ca­da de dipu­tados y de se­na­do­res del PS, ade­más de al­gu­nos par­la­men­ta­rios so­cia­lis­tas, fue­ron a La Mo­ne­da a ver­la.

En los ca­si 45 mi­nu­tos que du­ró la ci­ta, Ba­che­let le pi­dió al PS de­fen­der las po­lí­ti­cas pú- bli­cas de su go­bierno. En esa ci­ta, les re­mar­có que, aun­que es­ta vez se que­da­ría en Chi­le, no te­nía in­ten­cio­nes de vol­ver a ocu­par un rol po­lí­ti­co de pri­me­ra lí­nea. “Ya he en­tre­ga­do mu­cho a es­te país”, les ha­bría di­cho la en­ton­ces pre­si­den­ta.

En esa oca­sión, la ex­man­da­ta­ria les ma­ni­fes­tó que no iba a apre­su­rar sus pa­sos. Por eso, has­ta el mo­men­to no ha da­do en­tre­vis­tas. Sí se ha man­te­ni­do ac­ti­va en re­des so­cia­les. Des­de que de­jó el go­bierno has­ta aho­ra, ha pu­bli­ca­do cer­ca de 24 men­sa­jes en su cuen­ta per­so­nal de Twit­ter, de­fen­dien­do lo que fue­ron sus po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

A sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do, Ba­che­let les ase­gu­ró que asis­ti­ría a los de­ba­tes in­ter­nos de la co­lec­ti­vi­dad, pe­ro que, por sus com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les, mantendría una re­la­ción in­ter­mi­ten­te con el PS. De he­cho, has­ta aho­ra, la ex­man­da­ta­ria no ha par­ti­ci­pa­do en los en­cuen­tros de la Nue­va Iz­quier­da, fac­ción que li­de­ra Ca­mi­lo Es­ca­lo­na y de la que ella for­ma­ba par­te, al­go que sí han he­cho al­gu­nos de sus más es­tre­chos co­la­bo­ra­do­res, co­mo los ex­mi­nis­tros Nar­váez y Aleuy, y tam­bién Uriar­te.

Ha si­do es­ta úl­ti­ma, su ex­je­fa de ga­bi­ne­te, quien se ha he­cho car­go du­ran­te es­tos dos me­ses de man­te­ner al­gu­nos ne­xos en­tre la ex­man­da­ta­ria y al­gu­nos di­ri­gen­tes de la cen­troiz­quier­da y con ex­fun­cio­na­rios del go­bierno de Ba­che­let. Fue Uriar­te, por ejem­plo, quien se preo­cu­pó de que los ex­mi­nis­tros asis­tie­ran el 29 de abril al sa­lón de ho­nor del Con­gre­so en San­tia­go al ho­me­na­je que le brin­dó la Alian­za Pro­gre­sis­ta a la ex­pre­si­den­ta. Uriar­te, sin em­bar­go, no es­tu­vo pre­sen­te ese día, y pa­sa la ma­yor par­te de la se­ma­na fue­ra de San­tia­go, en su ca­sa en Ocoa, en la Quin­ta Re­gión.

A la es­pe­ra de que Ba­che­let to­me al­gu­nas de­fi­ni­cio­nes res­pec­to del rol que pre­ten­de ju­gar, los ex­mi­nis­tros se han man­te­ni­do en con­tac­to en­tre ellos, a tra­vés del chat de What­sApp “Mi­nis­tros MB”, un es­pa­cio ad­mi­nis­tra­do por la ex­ti­tu­lar de Vi­vien­da, Paulina Sa­ball, don­de -al me­nos una vez a la se­ma­na- in­for­man so­bre sus ac­ti­vi­da­des e in­ter­ven­cio­nes en re­des so­cia­les. En pa­ra­le­lo, las ex­mi­nis­tras del ga­bi­ne­te man­tie­nen ac­ti­vo un se­gun­do chat, so­lo de mu­je­res, y es­te miércoles 9 de ma­yo se jun­ta­ron a ce­nar.

Ca­si to­dos han reite­ra­do su dis­po­ni­bi­li­dad a co­la­bo­rar con la ex­man­da­ta­ria en “lo que sea ne­ce­sa­rio”, tal co­mo se lo ma­ni­fes­ta­ron la tar­de del do­min­go 11 de mar­zo, cuan­do se vie­ron por úl­ti­ma vez en el cen­tro de even­tos de El Ca­ña­ve­ral.

“La Pre­si­den­ta es una gran li­de­re­sa y gran par­te de sus re­for­mas son fru­to de su vo­lun­tad po­lí­ti­ca y su ca­pa­ci­dad de ar­ti­cu­lar a la iz­quier­da y el cen­tro. En mo­men­tos en que la po­lí­ti­ca de­be al­can­zar la uni­dad, su fi­gu­ra es fac­tor de cohe­sión”, se­ña­la el ex­mi­nis­tro de Desa­rro­llo So­cial Mar­cos Ba­rra­za (PC).

Pe­ro des­de los par­ti­dos de la ex­tin­ta coa­li­ción, no to­dos opi­nan igual. En pri­va­do, di­ri­gen­tes del PS, PPD y PR afir­man que es me­jor sin­ce­rar las co­sas y de­jar en cla­ro que el ci­clo po­lí­ti­co de Ba­chelt ya ter­mi­nó.

“Afe­rrar­se a Ba­che­let aho­ra se­ría un error tre­men­do”, se­ña­la un al­to ex­di­ri­gen­te del PS, quien pi­dió reserva de su nom­bre. Ha­cer­lo, aña­de, fre­na­ría el sur­gi­mien­to de nue­vos li­de­raz­gos y au­gu­ra­ría una de­rro­ta se­gu­ra.

En la DC, al­gu­nos par­la­men­ta­rios de la lla­ma­da di­si­den­cia, que apo­ya­ron al go­bierno de Ba­che­let, con­cuer­dan con ese aná­li­sis. “En mu­chos di­ri­gen­tes de la ex Nue­va Ma­yo­ría es­tá la sen­sa­ción de que el tiem­po de Ba­che­let ya pa­só y de que ter­mi­nó mal, en es­pe­cial, por la sen­sa­ción de des­pe­lo­te que hu­bo en los úl­ti­mos días de su man­da­to. Eso ha­ce más di­fí­cil la po­si­bi­li­dad de que ella asu­ma un rol ar­ti­cu­la­dor de la cen­troiz­quier­da”, ase­gu­ra un par­la­men­ta­rio DC.

Des­de que aban­do­nó el go­bierno, Ba­che­let no ha con­ver­sa­do ni se ha reuni­do con per­so­ne­ros de la DC que fue­ron más pró­xi­mos a su ges­tión, co­mo los hoy se­na­do­res Yas­na

Pro­vos­te, Xi­me­na Rin­cón y Jorge Pi­za­rro o el dipu­tado Gabriel Sil­ber. Tam­po­co ha sos­te­ni­do en­cuen­tros con per­so­ne­ros po­lí­ti­cos de otros par­ti­dos de la cen­troiz­quier­da.

En los dos úl­ti­mos me­ses, se­ña­la una cer­ca­na co­la­bo­ra­do­ra de la ex­man­da­ta­ria, Ba­che­let ha man­te­ni­do con­tac­to so­lo con su gru­po más es­tre­cho y se ha en­fo­ca­do en su agen­da in­ter­na­cio­nal, el cam­bio de ca­sa y la crea­ción de la nue­va fun­da­ción.

Puen­te ciu­da­dano

Aun­que aún no tie­ne nom­bre, la fun­da­ción de Ba­che­let ha ido len­ta­men­te to­man­do for­ma. La ofi­ci­na de la ex­man­da­ta­ria ya es­tá ope­ra­ti­va en el se­gun­do pi­so de una ca­sa en Las Con­des, la cual, se­gún ci­fras en­tre­ga­das por Trans­pa­ren­cia, tie­ne un cos­to de arrien­do men­sual cer­cano al $ 1.245.800. Los pla­nes, se­gún co­men­tan en el equi­po de Ba­che­let, es inau­gu­rar la fun­da­ción en la se­gun­da quin­ce­na de ju­nio.

Has­ta aho­ra, cuen­ta con cua­tro per­so­nas con­tra­ta­das: el pe­rio­dis­ta Benjamín Agui­rre, exa­se­sor de pren­sa, quien se en­car­ga de las co­mu­ni­ca­cio­nes; la li­cen­cia­da en hu­ma­ni­da­des Mon­se­rrat Ma­cuer, res­pon­sa­ble del ma­ne­jo de re­des so­cia­les, mis­mas la­bo­res que desem­pe­ñó en el go­bierno pa­sa­do; el cien­tis­ta po­lí­ti­co y exa­se­sor del Se­gun­do Pi­so Xa­vier Al­ta­mi­rano, a car­go del área de con­te­ni­dos, y Claudia Fa­rías, asis­ten­te de la ex­pre­si­den­ta y quien se­gui­rá ejer­cien­do las mis­mas fun­cio­nes des­de la nue­va ins­ti­tu­ción.

En el en­torno de la ex­man­da­ta­ria no sa­ben quié­nes con­for­ma­rán el di­rec­to­rio de la ins­ti­tu­ción. Lo que sí es­tá cla­ro es el per­fil que es­ta­rían bus­can­do: jó­ve­nes con un en­fo­que ciu­da­dano, li­ga­dos a or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y que pro­ven­gan del mun­do cien­tí­fi­co y aca­dé­mi­co.

Des­de los par­ti­dos de la Nue­va Ma­yo­ría se­ña­lan des­co­no­cer los al­can­ces que ten­drá es­ta fun­da­ción, pe­ro en el círcu­lo de la ex­pre­si­den­ta ase­gu­ran que ya se fi­ja­ron los cin­co te­mas cen­tra­les que abor­da­rá la ins­ti­tu­ción: gé­ne­ro, igual­dad, de­re­chos so­cia­les co­mo sa­lud y te­mas de in­fan­cia y me­dioam­bien­te.

So­bre lo que es­pe­ra ha­cer des­de su fun­da­ción, Ba­che­let ha da­do al­gu­nos pin­ce­la­zos ge­ne­ra­les. El 29 de abril, por ejem­plo, du­ran­te el ho­me­na­je, se­ña­ló que “ten­drá un de­ci­di­do se­llo ciu­da­dano” y que su com­po­si­ción “re­fle­ja­rá su re­la­ción or­gá­ni­ca con la so­cie­dad ci­vil”. Ade­más, se­ña­ló que es­pe­ra te­ner una coor­di­na­ción con los cen­tros de pen­sa­mien­to de los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

“En el en­torno de Ba­che­let qui­sie­ran que el se­llo y los ejes de po­lí­ti­cas pú­bli­cas de sus dos go­bier­nos fue­ran in­cor­po­ra­dos por los par­ti­dos de cen­troiz­quier­da co­mo pi­so pro­gra­má­ti­co”, afir­ma un ex­mi­nis­tro del co­mi­té po­lí­ti­co de Ba­che­let. Pe­ro, aña­de, al­gu­nos di­ri­gen­tes de la ex­coa­li­ción es­tán con la idea de dar vuel­ta la pá­gi­na, de­jar atrás lo que fue su go­bierno y con­cen­trar­se en el fu­tu­ro.

En ese sen­ti­do, la de­cla­ra­ción del ex­can­ci­ller Heraldo Muñoz, quien fi­gu­ra co­mo la car­ta más se­gu­ra pa­ra pre­si­dir al PPD, acu­san­do que “hu­bo una iz­quier­di­za­ción sin sen­ti­do” du­ran­te la ges­tión pa­sa­da, do­lió al in­te­rior del círcu­lo de hierro de la ex­man­da­ta­ria.

En los think tank pro­gre­sis­tas es­pe­ran que la fun­da­ción de Ba­che­let no bus­que com­pe­tir con ellos y con­cen­tre sus es­fuer­zos en una mi­ra­da es­tra­té­gi­ca de lar­go pla­zo y no en la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca. En ese sen­ti­do, no creen que va­ya más allá de lo que han si­do las fun­da­cio­nes de otros ex­pre­si­den­tes.

En lo que sí hay con­fian­za, tan­to en el PS co­mo en el equi­po de la ex­man­da­ta­ria, es que ha­ya cooperación en­tre la fun­da­ción de Ba­che­let y el Ins­ti­tu­to Igual­dad, vin­cu­la­do a la co­lec­ti­vi­dad. Una si­ner­gia que se ve­ría fa­ci­li­ta­da por el he­cho de que Igual­dad es di­ri­gi­do por la ex­mi­nis­tra Cla­ri­sa Hardy, quien an­te­rior­men­te en­ca­be­zó Dialoga, la fun­da­ción que creó Ba­che­let al tér­mino de su pri­mer go­bierno y que sir­vió de pla­ta­for­ma pa­ra pre­pa­rar su re­torno a La Mo­ne­da.

Si en 2010 la po­si­bi­li­dad del re­gre­so al po- der fue uno de los fac­to­res que aglu­ti­na­ron a la cen­troiz­quier­da, hoy es pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio. Ba­che­let ha di­cho en reite­ra­das oca­sio­nes que no tie­ne con­si­de­ra­do vol­ver a ser can­di­da­ta pre­si­den­cial. La úl­ti­ma vez que lo di­jo fue el jueves 10 en el ex Con­gre­so Na­cio­nal, po­co an­tes de pre­sen­tar, jun­to al dipu­tado del Fren­te Am­plio Gabriel Bo­ric y el pre­si­den­te del Se­na­do, Carlos Montes, el li­bro Re­vo­lu­ción Ener­gé­ti­ca, edi­ta­do por su ex­mi­nis­tro de Ener­gía Má­xi­mo Pa­che­co.

Ese día, Ba­che­let se que­jó en tres oca­sio­nes que siem­pre le pre­gun­ta­ran si vol­ve­ría a pos­tu­lar a la Pre­si­den­cia.

Pa­ra Ba­che­let, ase­gu­ran sus cer­ca­nos, hoy la ta­rea es otra: ayu­dar a la re­cons­truc­ción del mun­do pro­gre­sis­ta. Y en eso pon­dría sus es­fuer­zos la ex­man­da­ta­ria, quien - ase­gu­ran quie­nes han con­ver­sa­do con ella- bus­ca­rá ten­der puen­tes al Fren­te Am­plio.

El te­ma tam­po­co ha si­do dis­cu­ti­do al in­te­rior del blo­que opo­si­tor. Pe­ro, a título per­so­nal, al­gu­nos di­ri­gen­tes del Fren­te Am­plio ade­lan­tan que po­dría ser un error ini­ciar en es­tos mo­men­tos un acer­ca­mien­to con la ex­man­da­ta­ria. “Po­dría, in­clu­so, per­ju­di­car la es­tra­te­gia que lle­va ade­lan­te el Fren­te Am­plio de apro­xi­ma­ción ha­cia sec­to­res de­sen­can­ta­dos de la ex Nue­va Ma­yo­ría”, se­ña­la un dipu­tado fren­team­plis­ta.

Pa­ra el dipu­tado au­to­no­mis­ta Gabriel Bo­ric, la po­si­bi­li­dad de diá­lo­go siem­pre de­be es­tar abier­ta, pe­ro “el Fren­te Am­plio tie­ne sus pro­pios lí­de­raz­gos y no es ne­ce­sa­rio sa­lir a bus­car­los afue­ra”.

Nue­va re­si­den­cia

Por es­tos días, Ba­che­let no so­lo ha es­ta­do ocu­pa­da en le­van­tar la nue­va fun­da­ción y en cum­plir con las obli­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. La ex­man­da­ta­ria tam­bién ha es­ta­do ata­rea­da con el cam­bio de ca­sa.

“Es­toy ro­dea­da de ca­jas”, se que­jó ha­ce al­gu­nos días, tras su re­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do el ex­mi­nis­tro Pa­che­co la lla­mó pa­ra con­fir­mar que asis­ti­ría al lan­za­mien­to de su li­bro. “De­trás de ca­da co­sa im­por­tan­te hay una ca­ja de car­tón, no hay na­da más no­ble que una ca­ja de car­tón”, le res­pon­dió en bro­ma el ex­se­cre­ta­rio de Es­ta­do, re­cor­dán­do­le que an­tes de asu­mir en su go­bierno ha­bía si­do eje­cu­ti­vo de una de las prin­ci­pa­les in­dus­trias de pa­pel y car­tón en el mun­do.

Re­cién es­te viernes 11, jus­to dos me­ses des­pués de aban­do­nar La Mo­ne­da, Ba­che­let ter­mi­nó de des­em­ba­lar sus co­sas y dio por ter­mi­na­da la mu­dan­za a la ca­sa F del con­do­mi­nio ubi­ca­do en Ju­lia Berns­tein 447, en La Rei­na al­ta. Una vi­vien­da de tres pi­sos y ca­si 500 me­tros cua­dra­dos de te­rreno, que le com­pró a la in­mo­bi­lia­ria del ex­mi­nis­tro José Antonio Gómez en 2007. En ese mis­mo con­do­mi­nio, pe­ro en la ca­sa B, vi­ve el hi­jo de Ba­che­let, Se­bas­tián Dá­va­los, con su mu­jer, Na­ta­lia Com­pag­non, y sus dos hi­jos.

La mu­dan­za fue un pro­ce­so len­to. Tras de­jar La Mo­ne­da, Ba­che­let se to­mó unas se­ma­nas pa­ra des­can­sar, pe­ro en el in­ter­tan­to, pa­só ca­si 20 días fue­ra de Chi­le, cum­plien­do una re­car­ga­da agen­da in­ter­na­cio­nal. Re­tor­nó a Chi­le el 21 de abril y des­de en­ton­ces ha te­ni­do al­gu­nas apa­ri­cio­nes pú­bli­cas. Asis­tió a la des­pe­di­da del ex­re­pre­sen­tan­te de Uni­cef en Chi­le Hai Kyung Jun; a un en­cuen­tro en la Uni­ver­si­dad de Chi­le por el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te, el 26 de abril, y el 29, al ho­me­na­je que le brin­dó la Alian­za Pro­gre­sis­ta.

Cer­ca­nos a la ex­pre­si­den­ta se­ña­lan que ha evi­ta­do sos­te­ner reunio­nes de ca­rác­ter po­lí­ti­co y más bien ha prio­ri­za­do es­tar cer­ca de su fa­mi­lia. Tam­bién ha te­ni­do en­cuen­tros pri­va­dos con ami­gas, co­mo Es­te­la Ortiz.

El pa­no­ra­ma, de to­das ma­ne­ras, de­be­ría cam­biar tras su re­gre­so de Asia y Eu­ro­pa, cohe­ren­te con el rol que se pro­pu­so es­ta vez: de­fen­der los lo­gros de su go­bierno y ayu­dar a ar­ti­cu­lar a la opo­si­ción, des­de la ex Nue­va Ma­yo­ría has­ta el Fren­te Am­plio.

La ex­pre­si­den­ta Michelle Ba­che­let ini­cia­rá su se­gun­da gi­ra in­ter­na­cio­nal, es­ta vez es­ta­rá 10 días fue­ra del país.

El jueves 10, Ba­che­let pre­sen­tó -jun­to al dipu­tado Bo­ric- el li­bro del ex­mi­nis­tro Má­xi­mo Pa­che­co.

A fi­nes de abril, la ex­man­da­ta­ria asis­tió al aniver­sa­rio de Ca­ra­bi­ne­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.