Los días más du­ros de Ab­bott

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR LES­LIE AYALA Y HER­NÁN LÓPEZ FO­TO­GRA­FÍA PA­TRI­CIO FUEN­TES Y./ AR­CHI­VO/ ATON

An­te la ofen­si­va del Fren­te Am­plio -que im­pul­sa una iné­di­ta so­li­ci­tud de des­ti­tu­ción en su con­tra en la Cor­te Su­pre­ma-, el fis­cal na­cio­nal de­ci­dió no par­ti­ci­par en ac­tos pú­bli­cos. Pe­se a que el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra le sus­pen­dió un desa­yuno que lo lle­va­ría a La Mo­ne­da y los fis­ca­les re­gio­na­les ya co­mien­zan a preo­cu­par­se por el al­can­ce de la cri­sis, Ab­bott es ca­te­gó­ri­co: “Yo no voy a re­nun­ciar, no me voy a ir”.

Asun­to: “Sus­pen­sión desa­yuno con S. E.”. Tex­to: “Les in­for­mo que se can­ce­la el desa­yuno con el Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra has­ta que se agen­de una nue­va fe­cha. Sa­lu­dos”.

La tar­de del martes 9, el je­fe de ga­bi­ne­te del fis­cal na­cio­nal Jorge Ab­bott, Mauricio Sa­li­nas, en­vió un bre­ve men­sa­je a los co­rreos ins­ti­tu­cio­na­les de los 18 fis­ca­les re­gio­na­les. La ci­ta con el Man­da­ta­rio, agen­da­da en prin­ci­pio pa­ra el 17 de ma­yo a pri­me­ra ho­ra en La Mo­ne­da, que ha­bía si­do pla­ni­fi­ca­da con an­te­la­ción y que ge­ne­ró al­tas ex­pec­ta­ti­vas en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, fue re­pen­ti­na­men­te pos­ter­ga­da.

Tras la sus­pen­sión del desa­yuno, en los pa­si­llos de la fis­ca­lía la opi­nión era uná­ni­me: ma­la se­ñal, ma­la se­ma­na.

La pos­ter­ga­ción lle­gó jus­to en me­dio de los cues­tio­na­mien­tos a la reunión privada que Jorge Ab­bott sos­tu­vo a fi­nes de 2015 con el en­ton­ces se­na­dor UDI Her­nán La­rraín en la ofi­ci­na del abo­ga­do Ma­rio Zu­mel­zu, en me­dio de su pos­tu­la­ción pa­ra con­ver­tir­se en fis­cal na­cio­nal.

Con ese en­cuen­tro, re­flo­ta­ron tam­bién otras ges­tio­nes que la au­to­ri­dad sos­tu­vo du­ran­te ese mis­mo pe­río­do con otros par­la­men­ta­rios, co­mo el PPD Gui­do Gi­rar­di, don­de es­tu­vo pre­sen­te el abo­ga­do Ci­ro Co­lom­ba­ra, que pos­te­rior­men­te asu­mió la de­fen­sa de Marco En­rí­quez-Omi­na­mi en el ca­so SQM y de Herman Chad­wick en Ca­val.

La re­ve­la­ción - que con­fir­mó el propio Ab­bott en el pro­gra­ma Me­sa Cen­tral de Ca­nal 13- mul­ti­pli­có las crí­ti­cas den­tro y fue­ra de la fis­ca­lía, ati­zó los cues­tio­na­mien­tos de dipu­tados y se­na­do­res, y por si fue­ra po­co, con­fir­mó la in­ten­ción del Fren­te Am­plio de pre­sen­tar an­te la Cor­te Su­pre­ma -por pri­me­ra vez en la his­to­ria de Chi­le- una so­li­ci­tud de re­mo­ción del fis­cal na­cio­nal.

Los pro­ble­mas de Ab­bott ha­bían co­men­za­do dos se­ma­nas an­tes, el 26 de abril. El frus­tra­do desa­yuno en La Mo­ne­da des­ac­ti­vó tam­bién el con­se­jo ex­tra­or­di­na­rio del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, agen­da­do en prin­ci­pio in­me- dia­ta­men­te des­pués del en­cuen­tro con el Pre­si­den­te. Allí se abor­da­rían los cues­tio­na­mien­tos en as­cen­so en con­tra del fis­cal na­cio­nal y que se desata­ron tras una po­lé­mi­ca cuen­ta pú­bli­ca.

Ese día, Ab­bott, en me­dio de te­mas co­mo el apo­yo a la mo­di­fi­ca­ción de la Ley An­ti­te­rro­ris­ta o el de­bi­do pro­ce­so en la de­nun­cia a Ca­ra­bi­ne­ros por fal­sear prue­bas en el ca­so Huracán, in­cor­po­ró en su cuen­ta pú­bli­ca dos pá­rra­fos de un mis­mo te­ma a úl­ti­ma ho­ra: lla­ma­ba a los fis­ca­les a “es­tar cons­cien­tes” de que sus de­ci­sio­nes -co­mo las pe­ti­cio­nes de desafue­ro- po­dían im­pac­tar en los quó­rums del Con­gre­so.

El dis­pa­ro de Ab­bott lle­va­ba im­plí­ci­to un nom­bre y un ape­lli­do: Carlos Ga­jar­do. Fue el ini­cio de la cri­sis.

El fac­tor Ga­jar­do

Pe­se a que sus ase­so­res le re­co­men­da­ron no ha­cer­lo, de to­dos mo­dos Ab­bott in­clu­yó en su ter­ce­ra cuen­ta pú­bli­ca de 20 pá­gi­nas una con­tro­ver­ti­da te­sis: la pru­den­cia de los fis­ca­les. El fis­cal na­cio­nal plan­teó la im­por­tan­cia de me­di­tar de­ci­sio­nes co­mo las pe­ti­cio­nes de desafue­ro, que al­te­ra­ban la re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar y la co­rre­la­ción de las fuer­zas po­lí­ti­cas en el Par­la­men­to.

Lo que Ab­bott es­ta­ba ha­cien­do era res­pon­der se­gún su li­bre­to, fiel a su estilo, de la ma­ne­ra más “re­pu­bli­ca­na” po­si­ble, se­gún sos­tie­nen en su en­torno, al ex fis­cal Ga­jar­do, que días an­tes lo ha­bía em­pla­za­do pú­bli­ca­men­te en Re­por­ta­jes. “Ab­bott no di­men­sio­na la gra­ve­dad que tie­ne pa­ra la de­mo­cra­cia que es­tas con­duc­tas ter­mi­nen sin re­pro­che pe­nal”, di­jo.

En el en­torno del fis­cal na­cio­nal ase­gu­ran que esa fra­se no le gus­tó na­da, en par­ti­cu­lar por­que Ab­bott re­pi­te siem­pre que pa­ra él es tan gra­ve que “cier­tas con­duc­tas no ten­gan cas­ti­go” -que es co­mo Ga­jar­do in­ter­pre­ta las sa­li­das al­ter­na­ti­vas en los ca­sos Pen­ta y SQM-, a que los fis­ca­les fil­tren in­for­ma­ción re­ser­va­da de cau­sas pa­ra ejer­cer pre­sión me­diá­ti­ca, o bien que se eter­ni­ce un desafue­ro so­lo con el pro­pó­si­to de des­ni­ve­lar las ma­yo­rías en el Con­gre­so.

El dis­pa­ro lle­gó a des­tino. Ga­jar­do, mien­tras to­dos sus ex­com­pa­ñe­ros aún es­ta­ban en la cuen­ta pú­bli­ca, de­vol­vió la gen­ti­le­za de Ab­bott a tra­vés de Twit­ter: “Se ha­ce pú­bli­ca la exis­ten­cia de dos sis­te­mas de per­se­cu­ción pe­nal. Uno pa­ra el ciu­da­dano de a pie. Du­ro con ellos. Otro pa­ra los par­la­men­ta­rios. “Res­pon­sa­bi­li­dad”. Increíble có­mo se afec­ta el prin­ci­pio de la igual­dad an­te la ley”.

De in­me­dia­to, cien­tos de tui­te­ros -co­mo ocu­rre con ca­si to­dos los posteos del ex­fis­cal- hi­cie­ron eco de su men­sa­jes. De he­cho, hoy es uno de los tuits que más re­per­cu­sión ha te­ni­do en su cuen­ta en esa red so­cial. El men­sa­je se co­men­zó a di­fun­dir tam­bién en­tre los asis­ten­tes a la ac­ti­vi­dad de la fis­ca­lía.

Al día si­guien­te, Ab­bott se vio obli­ga­do a ex­pli­car qué que­ría de­cir con la al­te­ra­ción de los quó­rum en el Con­gre­so. El fis­cal na­cio­nal des­car­tó que fue­se un tra­to pri­vi­le­gia­do. Se­gun­dos des­pués, to­mó im­pul­so, subió la pun­te­ría y vol­vió a dis­pa­rar­le a quien ter­mi­nó con­vir­tien­do en su enemi­go pú­bli­co: “El per­so­na­je ter­mi­nó co­mién­do­se al buen fis­cal”.

Ga­jar­do, des­de su sa­li­da del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, ha des­ple­ga­do un di­se­ño con va­rias en­tre­vis­tas, co­lum­nas en me­dios de co­mu­ni­ca­ción y con opi­nio­nes fre­cuen­tes so­bre la con­tin­gen­cia en las re­des so­cia­les, en el que ha con­ver­ti­do la ges­tión de Ab­bott en un te­ma re­cu­rren­te.

Ya sin los de­be­res que tie­ne que cum­plir un fis­cal en ejer­ci­cio, Ga­jar­do de­ci­dió que era ho­ra de sa­lir a in­ter­pe­lar a los par­la­men­ta­rios.

Jun­to al ex­fis­cal Pablo No­ram­bue­na, en­vió a los dipu­tados del Fren­te Am­plio Gior­gio Jack­son, Gabriel Bo­ric, Gael Yeo­mans y Renato Ga­rín, un pro­yec­to que plan­tea una se­rie de mo­di­fi­ca­cio­nes de ar­tícu­los del Có­di­go Pe­nal, con el fin de ele­var las pe­nas y nor­mar con ma­yor es­pe­ci­fi­ca­ción los de­li­tos de cohe­cho y soborno.

La re­la­ción en­tre Ga­jar­do y los re­pre­sen­tan­tes del FA no es nue­va. A las con­ver­sa­cio­nes es­po­rá­di­cas vía What­sApp que ha man­te­ni­do con sus prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes, co­mo Jack­son o To­más Hirsch, se su­ma una reunión que en enero de es­te año, mien­tras to­da­vía era fis­cal, sos­tu­vo con el en­ton­ces dipu­tado elec­to Renato Ga­rín.

Cer­ca­nos al par­la­men­ta­rio de RD ase­gu­ran que fue Ga­rín quien le so­li­ci­tó una reunión a Ga­jar­do y que ha­brían con­cor­da­do en que exis­te una “doc­tri­na Ab­bott”, es de­cir, un tra­ta­mien­to ju­rí­di­co pu­ni­ti­vo dis­tin­to de­pen­dien­do de la per­so­na en cues­tión.

“Ten­go un res­pe­to enor­me por el per­fil pro­fe­sio­nal de Carlos Ga­jar­do y Pablo No­ram­bue­na, los co­noz­co ha­ce bas­tan­te tiem­po, so­bre to­do al ex fis­cal Ga­jar­do. Du­ran­te es­te ve­rano nos reuni­mos a con­ver­sar y he­mos te­ni­do otras con­ver­sa­cio­nes so­bre es­te pro­yec­to y otras ma­te­rias, y el pro­yec­to en ge­ne­ral es­tá muy interesante, ofre­ce una sis­te­ma­ti­ci­dad so­bre del cohe­cho en Chi­le que hoy día no exis­te. El apor­te que ellos ha­cen es muy va­lio­so del pun­to de vis­ta práctico, sa­ben los pe­li­gros que en­fren­ta el fis­cal cuan­do hay que pro­bar el cohe­cho”, ex­pli­có Ga­rín a Re­por­ta­jes.

Des­de el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co plan­tean que reunio­nes en­tre fis­ca­les y po­lí­ti­cos, sin que es­tas ten­gan co­mo pro­pó­si­to abor­dar una cau­sa pe­nal en que sea in­ter­vi­nien­te el dipu­tado elec­to, son fal­tas a la éti­ca du­ra­men­te san­cio­na­das al in­te­rior de la ins­ti­tu­ción por el de­ber de pres­cin­den­cia po­lí­ti­ca que tie­nen los fis­ca­les y por­que el úni­co re­pre­sen­tan­te que pue­de ins­tar por mo­di­fi­ca­cio­nes le­gis­la-

En enero, cuan­do aún era fis­cal, Carlos Ga­jar­do se reunió con el dipu­tado elec­to Renato Ga­rín. Quie­nes co­no­cie­ron detalles de la ci­ta ase­gu­ran que uno de los te­mas fue la “doc­tri­na Ab­bott”.

ti­vas es el fis­cal na­cio­nal.

Res­pec­to de es­to úl­ti­mo, Ga­jar­do di­jo a Re­por­ta­jes que no te­nía “na­da que de­cir”, lo que sí ex­pli­có es que cer­ca­nos a la dipu­tada Claudia Mix le pi­die­ron re­unir­se ha­ce al­gu­nos días pa­ra re­co­ger su opi­nión so­bre el fis­cal na­cio­nal y que él res­pon­dió de for­ma ne­ga­ti­va: “Les di­je que pre­fie­ro no in­vo­lu­crar­me”.

El ex­fis­cal, en los úl­ti­mos días, am­plió el círcu­lo de des­ti­na­ta­rios de su pro­yec­to que ele­va las pe­nas del cohe­cho y en­vió la ini­cia­ti­va a dipu­tados de la ex Nue­va Ma­yo­ría e in­clu­so de Chi­le Va­mos. Ade­más, tie­ne en car­pe­ta re­unir­se con los par­la­men­ta­rios que quie­ran pa­ra ex­pli­car, jun­to a No­ram­bue­na, su pro­yec­to de cohe­cho. Ya agen­dó una pri­me­ra reunión con el je­fe de ban­ca­da de la UDI, Javier Ma­ca­ya.

La cri­sis puer­tas aden­tro

El 2 de ma­yo, mien­tras la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Fis­ca­les dis­cu­tía si era o no ne­ce­sa­rio re­unir­se y fi­jar una pos­tu­ra an­te la ofen­si­va del Fren­te Am­plio pa­ra pe­dir la des­ti­tu­ción de Ab­bott, lle­gó un co­rreo a ese gru­po es­cri­to por el fis­cal Clau­dio Ál­va­rez.

“La­men­ta­ble­men­te, da­do que al in­te­rior del di­rec­to­rio exis­ten di­rec­to­res in­ha­bi­li­ta­dos que no se in­ha­bi­li­tan pa­ra de­ci­dir res­pec­to de las de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas so­bre cier­tos te­mas, que ata­ñen di­rec­ta­men­te a sus cer­ca­nos, creo que es ne­ce­sa­ria una asam­blea ex­tra­or­di­na­ria, por­que lo an­te­rior con­ta­mi­na las de­ci­sio­nes del di­rec­to­rio, no las ha­ce ob­je­ti­vas”, sos­tu­vo.

El dar­do era di­rec­to a la es­po­sa de Ga­jar­do, la fis­cal Te­re­sa Muñoz, quien es par­te de ese di­rec­to­rio al que ha­ce re­fe­ren­cia Ál­va­rez, quien en los pá­rra­fos si­guien­tes en­du­re­ció aún más su pos­tu­ra: “Ha­ce ra­to que las de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas de nues­tro di­rec­to­rio (que se adop­tan por un vo­to de pre­va­len­cia) pa­re­cen más una vo­ce­ría de Ga­jar­do y No­ram­bue­na que del gre­mio en su con­jun­to”. Y agre­gó: “Es­ta­mos to­dos de acuer­do que los dos ex fis­ca­les apor­ta­ron bas­tan­te a la ins­ti­tu­ción y al gre­mio, pe­ro bueno, ya se fue­ron. En­ton­ces, se­guir en la mis­ma lí­nea creo que es no­ci­vo pa­ra la ANF y nos im­pi­de avan­zar ha­cia los te­mas re­le­van­tes que im­por­tan a to­dos los que nos que­da­mos en la ins­ti­tu­ción”.

Tras una se­rie de co­rreos que se ad­he­rían a la te­sis de que la pe­ti­ción de re­mo­ción de Ab­bott no era más que “una pa­ta­le­ta de un sec­tor del Fren­te Am­plio”, lle­gó la ré­pli­ca de Muñoz, que ten­sio­nó aún más la com­ple­ja si­tua­ción in­ter­na en la ins­ti­tu­ción.

“A es­to en mi pue­blo le lla­man ser ‘cho­ri­to por Twit­ter’, Clau­dio. Tie­nes mi co­rreo y mi te­lé­fono des­de ha­ce ra­to y has­ta acá si no es des­de de­trás de las fal­das que te pro­di­ga la mon­to­ne­ra, no te ha­bías to­ma­do la mo­les­tia de ex­pre­sar­me tus gran­des mo­les­tias. O lo que hu­bie­ra si­do me­jor aún, co­rro­bo­rar tus in­for­ma­cio­nes. No es­pe­ro que na­die me so­be la es­pal­da por los pro­ble­mas la­bo­ra­les ni los aso­cia­dos a mi car­go, pe­ro mues­tra un po­co de res­pe­to an­tes de an­dar re­par­tien­do acu­sa­cio­nes sin fun­da­men­to”, es­cri­bió.

La dis­cu­sión en­tre los fis­ca­les Ál­va­rez y Muñoz ter­mi­nó ahí. Sus pa­res, en tan­to, op­ta­ron por es­qui­var la po­lé­mi­ca y re­for­za­ron su apo­yo a Ab­bott. “El fis­cal na­cio­nal es­tá sien­do ata­ca­do en su rol de tal y por lo tan­to nos afec­ta a to­dos. Es nues­tra in­de­pen­den­cia y au­to­no­mía lo que es­tá en jue­go”, se leía en otro de los co­rreos de la ex­ten­sa ca­de­na.

La preo­cu­pa­ción por la ofen­si­va en con­tra de Ab­bott tam­bién ha en­cen­di­do las alar­mas en el cuer­po de fis­ca­les re­gio­na­les. Lo an­te­rior, pe­se a que tras la cuen­ta pú­bli­ca va­rios de ellos, en un chat que comparten jun­to a su je­fe, en­via­ron fe­li­ci­ta­cio­nes y ase­gu­ra­ron que la per­for­man­ce del 26 de abril ha­bía si­do la me­jor cuen­ta de to­das des­de que asu­mió co­mo fis­cal na­cio­nal, en di­ciem­bre de 2015.

“Una só­li­da cuen­ta pú­bli­ca con men­sa­jes muy cla­ros y fir­mes. Gran tra­ba­jo de to­do el equi­po”, di­jo Mauricio Ri­chards (fis­cal re­gio­nal del Mau­le). “Con-tun-den-te, fe­li­ci­ta­cio­nes”, ex­pre­só, en tan­to, el fis­cal re­gio­nal Oc­ci­den­te José Pérez, al mis­mo tiem­po que el fis­cal re­gio­nal de La Arau­ca­nía, Cris­tián Pa­re­des, pre­ci­sa­ba: “Fue una gran cuen­ta pú­bli­ca, con men­sa­jes cla­ros e in­ter­pe­la­cio­nes di­rec­tas a to­dos quie­nes ejer­ce­mos fun­cio­nes pú­bli­cas. Y lo más re­le­van­te, con una vi­sión del rol de la fis­ca­lía y sus miem­bros que nos con­vo­ca”.

Pe­ro con el pa­so de los días, y la con­fir­ma­ción del Fren­te Am­plio de pe­dir la re­mo­ción de Ab­bott, el te­nor de los men­sa­jes en el chat fue cam­bian­do. La preo­cu­pa­ción por la ofen­si­va del blo­que -que ade­más cuen­ta con las 10 fir­mas ne­ce­sa­rias pa­ra lle­gar a la Cor­te Su­pre­ma- fue en au­men­to. “Es ne­ce­sa­rio ha­cer un con­se­jo ex­tra­or­di­na­rio pre­sen­cial”, es­cri­bió el fis­cal re­gio­nal de Los La­gos, Mar­cos Emil­fork.

Esa reunión aún es­tá en du­da, aun­que al me­nos ocho fis­ca­les, en­tre ellos Emi­li­ano Arias, fis­cal re­gio­nal de O’Hig­gins - que man­tie­ne una co­no­ci­da dispu­ta con Jorge Ab­bott- se han su­ma­do a la idea de im­pul­sar una ci­ta de ur­gen­cia.

El res­to de los je­fes re­gio­na­les coin­ci­dió en que la iné­di­ta so­li­ci­tud a la Cor­te Su­pre­ma era un epi­so­dio gra­ve, pe­ro que la au­sen­cia de ar­gu­men­tos del FA en la pe­ti­ción en con­tra de Ab­bott ter­mi­na­ría por for­ta­le­cer tan­to al fis­cal na­cio­nal co­mo al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

En esa lí­nea, se­gún quie­nes co­no­cen la in­ter­na en la Cor­te Su­pre­ma, en­tre los mi­nis­tros ha­bría cier­ta con­cor­dan­cia -a prio­ri- en que no se lo­gran con­fi­gu­rar las cau­sa­les pa­ra dar luz ver­de al re­que­ri­mien­to con­tra el fis­cal na­cio­nal, lo que po­ne en pe­li­gro la ad­mi­si­bi­li­dad del do­cu­men­to fren­team­plis­ta.

El nú­cleo del fis­cal

En una de las se­ma­nas más ten­sas que se han vi­vi­do al in­te­rior de la Fis­ca­lía Na­cio­nal, Ab­bott de­ci­dió no par­ti­ci­par en los ac­tos pú­bli­cos a los cua­les fue pre­via­men­te in­vi­ta­do, en­tre ellos la cuen­ta pú­bli­ca del con­tra­lor Jorge Ber­mú­dez.

Fuen­tes del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ase­gu­ran que el di­se­ño de la de­fen­sa de Ab­bott no ha es­ta­do a car­go de sus ase­so­res prin­ci­pa­les, co­mo lo son los je­fes de uni­da­des es­pe­cia­li­za­das o la Uni­dad de Co­mu­ni­ca­cio­nes, sino que de la je­fa de Estudios, la abo­ga­da Nelly Sal­vo. Ella, al igual que su di­rec­to­ra eje­cu­ti­va na­cio­nal, Fran­cis­ca Werth, pro­vie­nen del go­bierno de Michelle Ba­che­let. Ape­nas Ab­bott fue nom­bra­do, las lle­vó a la Fis­ca­lía Na­cio­nal. Sal­vo era ase­so­ra del ex­mi­nis­tro del In­te­rior Jorge Bur­gos, y Werth ve­nía re­co­men­da­da por la en­ton­ces mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Javiera Blan­co.

En el cuer­po de fis­ca­les re­gio­na­les al­gu­nos re­sien­ten que Ab­bott se apo­ye en per­so­nas que no son “de ca­rre­ra” en la ins­ti­tu­ción, y que, pe­se a la in­sis­ten­cia, aún no re­suel­va un con­se­jo ex­tra­or­di­na­rio en el cual po­drían acon­se­jar­lo. En el chat que comparten con el fis­cal na­cio­nal des­de el miércoles, un día des­pués de la sus­pen­sión del desa­yuno con el Pre­si­den­te, no se ha vuel­to a to­car el te­ma de la pe­ti­ción de re­mo­ción.

La so­le­dad de Ab­bott so­lo es com­pren­di­da por al­gu­nos miem­bros del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, por el mie­do a que es­ta ofen­si­va ocul­te un “fue­go ami­go” que de­ve­le la am­bi­ción de “can­di­da­tos na­tu­ra­les a su­ce­der­lo” y que reac­ti­ve una dis­cu­sión que ha mar­ca­do su man­da­to: una even­tual re­nun­cia an­tes de ter­mi­nar su pe­rio­do.

Con­tac­ta­do el viernes por la tar­de, Ab­bott ase­gu­ró que en­fren­ta­rá la ofen­si­va de los par­la­men­ta­rios, por­que es­tá tran­qui­lo.

“Es­to me da más fuerza pa­ra se­guir has­ta el úl­ti­mo día, ja­más ha pa­sa­do por mi men­te re­nun­ciar, en mi fa­mi­lia ren­di­mos cul­to a Ma­nuel Montt, quien su­frió dos re­vo­lu­cio­nes y una acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal, y él nun­ca clau­di­có, ese es un men­sa­je ge­né­ti­co: en la

Has­ta aho­ra, al me­nos ocho fis­ca­les re­gio­na­les han ad­he­ri­do a la idea de un con­se­jo ex­tra­or­di­na­rio pa­ra dis­cu­tir los al­can­ces de las crí­ti­cas a Ab­bott, quien aún no confirma la ci­ta. En los úl­ti­mos días se su­mó a la pe­ti­ción el fis­cal de O’Hig­gins, Emi­li­ano Arias.

“Si al­guien es­tá pen­san­do que an­te es­tas pre­sio­nes voy a re­nun­ciar, que se­pa que no va a ser exi­to­so en sus pla­nes. Yo no me voy a ir, voy a ter­mi­nar mi ca­rre­ra de ser­vi­cio pú­bli­co co­mo fis­cal na­cio­nal y so­lo si un jui­cio lo de­ter­mi­na de­ja­ré mi car­go”, afir­mó Ab­bott a Re­por­ta­jes.

vi­da uno no aban­do­na las co­sas, las pe­lea, eso es in­tran­sa­ble”.

So­bre las du­das que se han plan­tea­do en cuan­to a reunio­nes con el se­na­dor La­rraín, Ab­bott sos­tie­ne que “to­dos mis ac­tos co­mo fis­cal na­cio­nal han si­do trans­pa­ren­tes y lo se­gui­rán sien­do, aun con los cos­tos que ten­gan, mi obli­ga­ción es es­tar acá”. El fis­cal na­cio­nal, asu­mien­do que es­ta po­dría ser su “se­gun­da re­vo­lu­ción” (la pri­me­ra fue cuan­do se en­fren­tó al go­bierno y Ca­ra­bi­ne­ros por prue­bas fal­sas en la Ope­ra­ción Huracán), no de­jó es­pa­cios fren­te a una even­tual di­mi­sión: “Si al­guien es­tá pen­san­do que an­te es­tas pre­sio­nes voy a re­nun­ciar, que se­pa que no va a ser exi­to­so en sus pla­nes. Yo no me voy a ir, voy a ter­mi­nar mi ca­rre­ra de ser­vi­cio pú­bli­co co­mo fis­cal na­cio­nal y so­lo si un jui­cio así lo de­ter­mi­na de­ja­ré mi car­go, pe­ro co­mo no hay mé­ri­to pa­ra ello, se­gui­ré en mis la­bo­res li­de­ran­do la ins­ti­tu­ción de per­se­cu­ción pe­nal co­mo man­da­ta la Cons­ti­tu­ción”.

Es­quir­las de la “pre­cam­pa­ña”

El martes 8, sor­pre­si­va­men­te, Eu­ge­nio González, un his­tó­ri­co lob­bis­ta de par­la­men­ta­rios de ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción, vin­cu­la­do en 2015 al pro­ce­so pa­ra ele­gir al nue­vo fis­cal, fue en­tre­vis­ta­do en ra­dio ADN. En la con­ver­sa­ción, que com­pli­có aún más las co­sas pa­ra Ab­bott, González re­ve­ló bue­na par­te de las reunio­nes pri­va­das que el fis­cal na­cio­nal sos­tu­vo con par­la­men­ta­rios du­ran­te la “pre­cam­pa­ña”, pa­ra se­llar la no­mi­na­ción de Ba­che­let y el apo­yo del Par­la­men­to pa­ra en­ca­be­zar la Fis­ca­lía Na­cio­nal.

Ade­más de las ci­tas con La­rraín y Gi­rar­di, González afir­mó que Ab­bott se reunió con los di­ri­gen­tes DC Pa­tri­cio Wal­ker y Al­do Cor­ne­jo. El ex­dipu­tado, se­gún el lob­bis­ta, ha­bría si­do cla­ve, por­que sir­vió de puen­te con La Mo­ne­da pa­ra apun­ta­lar la can­di­da­tu­ra de Ab­bott, que en ese en­ton­ces era ca­ta­lo­ga­da co­mo una de las más dé­bi­les en­tre los cin­co can­di­da­tos. Lo an­te­rior, por el es­tre­cho víncu­lo que une al exal­cal­de de Val­pa­raí­so con Michelle Ba­che­let. Am­bas reunio­nes, se­gún la ver­sión de González, no que­da­ron re­gis­tra­das.

Cor­ne­jo, sin em­bar­go, ne­gó de plano cual­quier ges­tión en fa­vor de Ab­bott mien­tras era par­la­men­ta­rio.

“Des­co­noz­co a la per­so­na (González) que hi­zo esa afir­ma­ción, des­co­noz­co sus fuen­tes, pe­ro quie­ro se­ña­lar que en la pos­tu­la­ción de Ab­bott ja­más tu­ve una reunión privada con él. La úni­ca vez que es­tu­ve con él en el Con­gre­so fue en la ca­fe­te­ría del Se­na­do, con más gen­te, y no se ha­bló na­da de la no­mi­na­ción del fis­cal na­cio­nal. A Jorge lo co­noz­co ha­ce mu­chos años, es una per­so­na ín­te­gra que pue­de co­me­ter erro­res, co­mo to­dos, pe­ro que ha de­di­ca­do su vi­da al ser­vi­cio pú­bli­co”, se­ña­ló Cor­ne­jo.

En to­do ca­so, Ab­bott no fue el úni­co can­di­da­to que en 2015 se reunió con par­la­men­ta­rios, tal co­mo re­ve­ló Re­por­ta­jes, en esa opor­tu­ni­dad: de he­cho, el en­ton­ces fis­cal José Mo­ra­les li­de­ró las ci­tas con los se­na­do­res y sus­ci­ta­ba el con­sen­so pa­ra la no­mi­na­ción. To­do has­ta que la en­ton­ces Pre­si­den­ta Michelle Ba­che­let man­da­tó al vo­ce­ro Mar­ce­lo Díaz a comunicar en la Nue­va Ma­yo­ría que su ele­gi­do era Ab­bott.

La en­cru­ci­ja­da del FA

La su­pues­ta de­bi­li­dad en la con­fi­gu­ra­ción de las cau­sa­les en la pe­ti­ción de re­mo­ción, que en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co es con­si­de­ra­do co­mo un pun­to a fa­vor de Ab­bott, en el Fren­te Am­plio se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal te­mor.

La tar­de del miércoles 9, en uno de los sa­lo­nes del Con­gre­so en Val­pa­raí­so, los dipu­tados Gon­za­lo Win­ter (MA), Claudia Mix (Poder), Mai­te Or­si­ni (RD), Na­ta­lia Castillo (RD) y To­más Hirsch (PH) se reunie­ron jun­to a sus res­pec­ti­vos ase­so­res le­gis­la­ti­vos pa­ra de­ci­dir los pa­sos a se­guir fren­te a la pe­ti­ción de re­mo­ción en con­tra de Ab­bott.

So­bre la me­sa es­ta­ba el he­cho de que, a pe­sar de man­te­ner con­ver­sa­cio­nes ha­ce más de una se­ma­na con to­das las ban­ca­das de la opo­si­ción, sal­vo el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, nin­gu­na otra ma­ni­fes­tó su ad­he­sión. O al me­nos, sim­pa­tía. El ar­gu­men­to se re­pi­tió: fal­ta­ban ele­men­tos pa­ra des­ti­tuir­lo.

En la DC, por ejem­plo, es­tu­dia­ron la pro­pues­ta y res­pon­die­ron for­mal­men­te que la ini­cia­ti­va ca­re­cía de fun­da­men­to y que el Con­gre­so te­nía que res­pe­tar la au­to­no­mía del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. En pri­va­do, ade­más de lo an­te­rior, afir­ma­ron que en el par­ti­do no es­tán los áni­mos pa­ra sa­lir a apo­yar una me­di­da que lle­ve el tim­bre del Fren­te Am­plio, y me­nos en me­dio de la elec­ción de la nue­va di­rec­ti­va de la co­lec­ti­vi­dad.

En el PS, en tan­to, se com­pro­me­tie­ron a ana­li­zar la po­si­bi­li­dad. El abo­ga­do Enrique Al­du­na­te ela­bo­ró un in­for­me en de­re­cho que sir­vie­ra de pau­ta a los dipu­tados pa­ra to­mar una de­fi­ni­ción. El do­cu­men­to, de sie­te pá­gi­nas, des­es­ti­ma to­dos los ar­gu­men­tos es­gri­mi­dos por los dipu­tados del FA.

“Las ex­pre­sio­nes (de Ab­bott) no pue­den ser sub­su­mi­das en las cau­sa­les de re­mo­ción, es­pe­cial­men­te aten­di­da la fal­ta de pre­ci­sión y cla­ri­dad de los he­chos que bus­can con­fi­gu­rar la cau­sal”, afir­ma una de las cin­co con­clu­sio­nes del tex­to, que ade­más ha­ce una du­ra ad­ver­ten­cia si es que los dipu­tados aún pre­ten­den ad­he­rir­se a la acu­sa­ción: “Aten­di­do el sen­ti­do de gra­ve­dad exi­gi­do a las cau­sa­les, exis­te un ries­go plau­si­ble de que el re­que­ri­mien­to no aprue­be el exa­men de ad­mi­si­bi­li­dad”.

Con do­cu­men­to en mano, los so­cia­lis­tas le ba­ja­ron el pul­gar a apo­yar -co­mo par­ti­do- la pe­ti­ción de re­mo­ción con­tra Ab­bott, aun­que en la ban­ca­da no des­car­tan que, de to­dos mo­dos, de for­ma in­di­vi­dual al­gu­nos miem­bros la ter­mi­nen res­pal­dan­do co­mo una suer­te de sa­lu­do a la ban­de­ra.

En pri­va­do, al­gu­nos par­la­men­ta­rios fren­team­plis­tas les plan­tea­ron a sus pa­res la mis­ma apren­sión que apa­re­ce en el do­cu­men­to PS: que la acu­sa­ción no es­té su­fi­cien­te­men­te bien ar­gu­men­ta­da, que no pa­se la prue­ba y que ni si­quie­ra sea ad­mi­ti­da por la Cor­te Su­pre­ma. Ese es­ce­na­rio pro­fun­di­za­ría los cues­tio­na­mien­tos de di­ri­gen­tes de ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción, que po­nen en du­da la ver­da­de­ra ca­pa­ci­dad del FA de con­ver­tir sus ini­cia­ti­vas en pro­pues­tas con­vin­cen­tes y no caer en me­ro vo­lun­ta­ris­mo. De he­cho, por esa mis­ma ra­zón es que -en un pri­mer mo­men­to- RD no se mos­tró muy con­ven­ci­do de apo­yar la pro­pues­ta, aun­que de to­dos mo- dos se ter­mi­nó su­man­do.

Lo mis­mo pi­dió la me­sa eje­cu­ti­va del blo­que, en la reunión se­ma­nal de los miércoles, y ana­li­zó la pro­pues­ta de los dipu­tados. Fuen­tes de esa ins­tan­cia ase­gu­ra­ron que la de­ci­sión es de la ban­ca­da y que la me­sa eje­cu­ti­va la apo­ya, pe­ro tie­nen ex­pec­ta­ti­vas de que el tex­to -al me­nos- sea aco­gi­do a trá­mi­te por la Su­pre­ma. Un re­sul­ta­do ad­ver­so se con­ver­ti­ría en un error no for­za­do di­fí­cil de ex­pli­car.

El gru­po de dipu­tados en­car­ga­dos de la acu­sa­ción se com­pro­me­tió a ela­bo­rar un do­cu­men­to bien he­cho, sin fi­su­ras.

“Co­mo FA es­ta­mos es­tu­dian­do ri­gu­ro­sa­men­te las ac­cio­nes que va­mos a to­mar. Una ma­yo­ría cree­mos que es ne­ce­sa­rio re­mo­ver al fis­cal na­cio­nal. La doc­tri­na Ab­bott re­pre­sen­ta­da en la ins­truc­ción ge­ne­ral que im­par­te en su cuen­ta pú­bli­ca, y ex­pre­sa­da en el ac­tuar del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en las cau­sas de fi­nan­cia­mien­to ile­gal de la po­lí­ti­ca, es una doc­tri­na de la im­pu­ni­dad”, ex­pli­có el dipu­tado Gon­za­lo Win­ter.

Las cau­sa­les ya fue­ron de­fi­ni­das por el blo­que. Se­rán tres: el con­tro­ver­ti­do dis­cur­so de Ab­bott en la cuen­ta pú­bli­ca; la re­ve­la­ción de las reunio­nes con La­rraín y Gi­rar­di mien­tras era can­di­da­to a fis­cal na­cio­nal, y una se­rie de de­man­das la­bo­ra­les, que in­clu­yen una que­ja en la OIT del 2008 y pro­ble­mas de ges­tión, co­mo el pa­go de ho­ras ex­tras en la Fis­ca­lía Sur.

En el FA han man­te­ni­do con­ver­sa­cio­nes con una de las or­ga­ni­za­cio­nes de fun­cio­na­rios de la fis­ca­lía, la Fe­na­mip (que es mi­no­ri­ta­ria al in­te­rior de la ins­ti­tu­ción) pa­ra re­ca­bar más an­te­ce­den­tes.

Uno de los nom­bres que sur­gie­ron en la reunión pa­ra li­de­rar la ofen­si­va en con­tra de Ab­bott fue el abo­ga­do Mauricio Da­za, quien ha man­te­ni­do du­ran­te me­ses un per­fil crí­ti­co a la ges­tión del fis­cal na­cio­nal. Su per­fil me­diá­ti­co, sin em­bar­go, no pro­du­jo una­ni­mi­dad en el blo­que.

Fi­nal­men­te, los ase­so­res de ca­da uno de los cin­co dipu­tados fren­team­plis­tas que­da­ron a car­go. El tex­to es­ta­rá lis­to es­ta se­ma­na y va­rios de los fir­man­tes han pe­di­do, pri­me­ro, dar el vis­to bueno.

En una ca­de­na de co­rreos, el fis­cal Clau­dio Ál­va­rez acu­só que en el di­rec­to­rio de fis­ca­les exis­tían di­rec­to­res in­ha­bi­li­ta­dos “que no se in­ha­bi­li­ta­ban”, en alu­sión a la es­po­sa del ex­fis­cal Carlos Ga­jar­do, Te­re­sa Muñoz, que en su res­pues­ta le pi­dió “un po­co de res­pe­to”.

En el Fren­te Am­plio, el te­mor prin­ci­pal es que la pe­ti­ción de re­mo­ción con­tra Ab­bott ni si­quie­ra sea ad­mi­ti­da por la Cor­te Su­pre­ma. La me­sa eje­cu­ti­va del blo­que les pi­dió a los dipu­tados a car­go que, en lo po­si­ble, el tex­to no sea dé­bil ni en la for­ma ni en el fon­do.

El ex­fis­cal Carlos Ga­jar­do ha si­do muy crí­ti­co de la ges­tión de Jorge Ab­bott.

Los dipu­tados Gael Yeo­mans, Claudia Mix y Gon­za­lo Win­ter son par­te del gru­po de par­la­men­ta­rios del Fren­te Am­plio que tra­ba­ja en la so­li­ci­tud en con­tra del fis­cal na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.