Des­pro­li­ji­da­des

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Héc­tor So­to

El via­je de un mi­nis­tro y pro­ble­mas con el pro­to­co­lo pa­ra la ob­je­ción de con­cien­cia. Dos te­mas que no es­ta­ban en el li­bre­to del go­bierno y que le per­mi­tie­ron a la opo­si­ción cap­tu­rar la agen­da. ¿Có­mo se sa­le de es­tos ca­lle­jo­nes? Es di­fí­cil sa­ber­lo, pe­ro en cual­quier ca­so ha­brá que po­ner más cui­da­do. Fue pre­ci­sa­men­te lo que fal­tó en es­tos ca­sos.

El éxi­to de un go­bierno no radica so­lo en ha­cer las co­sas bien. Radica en te­ner ob­je­ti­vos cla­ros y coin­ci­den­tes con las de­man­das del país. Radica tam­bién en sa­ber con sen­sa­tez cuá­les son las pe­leas que va­le la pe­na dar y cuá­les las que no tie­ne nin­gún sen­ti­do com­prar­se.

El Pre­si­den­te Pi­ñe­ra de­be es­tar eva­luan­do el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos lue­go de una se­ma­na ne­gra pa­ra su ad­mi­nis­tra­ción. La Mo­ne­da fue des­ban­ca­da del con­trol de la agen­da pú­bli­ca tan­to por la im­pru­den­cia del via­je a Bos­ton del mi­nis­tro de Ha­cien­da, in­vi­ta­do a una reunión de exa­lum­nos de Har­vard y fi­nan­cia­do con re­cur­sos pú­bli­cos, co­mo por el re­cha­zo al pro­to­co­lo que el Mi­nis­te­rio de Sa­lud ha­bía ela­bo­ra­do pa­ra ha­cer efec­ti­va la ob­je­ción de con­cien­cia en los ca­sos de abor­to por tres cau­sa­les.

No hay, es cier­to, pun­to de com­pa­ra­ción en­tre un tras­pié y otro. El via­je es ca­si anec­dó­ti­co, el mon­to de di­ne­ro in­vo­lu­cra­do es ca­si ri­dícu­lo y a lo me­jor to­do el epi­so­dio es de una pe­que­ñez que pi­de a gri­tos ele­var el ni­vel del de­ba­te. Sin em­bar­go, sus efec­tos, par­ti­cu­lar­men­te co­rro­si­vos en tér­mi­nos de pres­ti­gio per­so­nal y cre­di­bi­li­dad po­lí­ti­ca, tam­bién per­fo­ran el dis­cur­so de la aus­te­ri­dad en que el mi­nis­tro se ha­bía po­si­cio­na­do.

El re­cha­zo del pro­to­co­lo es, por su­pues­to, un asun­to mu­cho más se­rio. Tam­bién más gra­ve, por­que, apar­te de des­acre­di­tar el tra­ba­jo que hi­zo el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, plan­tea un pro­ble­ma de po­lí­ti­ca pú­bli­ca que no es me­nor.

En lo bá­si­co, el dic­ta­men de Con­tra­lo­ría cues­tio­na la le­ga­li­dad del pro­to­co­lo por tres gran­des ra­zo­nes. La pri­me­ra, la más for­mal, es que in­clu­ye, a jui­cio del en­te fis­ca­li­za­dor, ma­te­rias que de­bie­ran ser ob­je­to de un re­gla­men­to, y los re­gla­men­tos, que es­tán so­me­ti­dos a con­trol pre­ven­ti­vo, exi­gen la fir­ma no so­lo del mi­nis­tro del ra­mo, sino tam­bién del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. El pro­to­co­lo pre­sen­ta­do por el an­te­rior go­bierno in­cu­rría en es­te vi­cio for­mal mis­mo y es ra­ro que se ha­ya re­in­ci­di­do en lo mis­mo. Si es­ta vez el Pre­si­den­te, co­mo se ha di­cho, na­da su­po de es­to, el no in­vo­lu­crar­lo fue al­go más que una des­cor- te­sía. Fue, de­re­cha­men­te, una ile­ga­li­dad y un error po­lí­ti­co de pro­por­cio­nes.

La se­gun­da ob­ser­va­ción es que la Con­tra­lo­ría in­ter­pre­ta, sus­ten­ta­da en nor­mas ex­plí­ci­tas, que las ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud privada que ha­yan sus­cri­to con­ve­nios con el Es­ta­do pa­ra la eje­cu­ción de ac­cio­nes de sa­lud que even­tual­men­te las si­túen en el de­ber de in­te­rrum­pir un em­ba­ra­zo por al­gu­na de las tres cau­sa­les sim­ple­men­te no pue­den aco­ger­se a la ob­je­ción de con­cien­cia ins­ti­tu­cio­nal. ¿Por qué? Por­que ta­les ins­ti­tu­cio­nes, no obs­tan­te su ca­rác­ter pri­va­do, sus­ti­tu­yen y son par­te de las re­des asis­ten­cia­les del Es­ta­do y, por lo mis­mo, de­ben dar cum­pli­mien­to a la fun­ción pú­bli­ca en ma­te­ria de sa­lud a la que vo­lun­ta­ria­men­te se com­pro­me­tie­ron y que es la ra­zón por la cual per­ci­ben re­cur­sos pú­bli­cos. En otras pa­la­bras, no po­drían in­vo­car la ob­je­ción, por­que re­em­pla­zan al Es­ta­do y exis­te una ley que no so­lo per­mi­te la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo, sino que obli­ga a los ser­vi­cios de sa­lud del Es­ta­do a rea­li­zar­la.

La ter­ce­ra ra­zón es más de fon­do y atien­de a la ex­cep­cio­na­li­dad de la ob­je­ción de con­cien­cia. Pa­ra la Con­tra­lo­ría, la nor­ma ge­ne­ral es la obli­ga­ción le­gal de pro­veer a quie­nes lo so­li­ci­ten las pres­ta­cio­nes de sa­lud con­du­cen­tes al abor­to en pre­sen­cia de las tres cau­sa­les con­tem­pla­das. La ob­je­ción de con­cien­cia es una ex­cep­ción de de­ter­mi­na­das ins­ti­tu­cio­nes o per­so­nas pa­ra de­jar de cum­plir tal obli­ga­ción le­gal.

¿Es­to sig­ni­fi­ca que la ob­je­ción no es gra­tis? Exac­ta­men­te: no da lo mis­mo si us­ted cum­ple la re­gla ge­ne­ral o si us­ted in­vo­ca la ex­cep­ción. En el pri­mer ca­so, us­ted es­tá ayu­dan­do al Es­ta­do a cum­plir con sus obli­ga­cio­nes. En el se­gun­do, es­tá de­jan­do de acom­pa­ñar al Es­ta­do y, por lo tan­to, no pue­de te­ner ac­ce­so a fon­dos pú­bli­cos.

¿Es po­co li­be­ral es­ta in­ter­pre­ta­ción? Sin du­da, muy po­co li­be­ral. Tan­to, que in­clu­so al­gún rui­do ge­ne­ra so­bre el con­cep­to de igual­dad an­te la ley. Por ahí el asun­to po­dría ju­di­cia­li­zar­se. Pe­ro, de mo­men­to, a jui­cio de la Con­tra­lo­ría, te­ner con­vic­cio­nes dis­tin­tas a las del Es­ta­do tie­ne un cos­to: no te­ner ac­ce­so a fon­dos pú­bli­cos y, ade­más, de­jar al mar­gen de la red asis­ten­cial a sec­to­res más o me­nos am- plios de la po­bla­ción res­pec­to de pres­ta­cio­nes de sa­lud que no tie­nen na­da que ver con el abor­to. Así las co­sas, el Es­ta­do ten­drá que adap­tar­se al nue­vo es­que­ma y ape­lar a sus pro­pios ser­vi­cios, o a otros pres­ta­ta­rios, pa­ra pro­veer las aten­cio­nes de sa­lud que las ins­ti­tu­cio­nes mar­gi­na­das de la red asis­ten­cial de­ja­rán de en­tre­gar.

Pa­ra un go­bierno de cen­tro­de­re­cha co­mo el ac­tual, que res­pe­ta en prin­ci­pio, por so­bre to­do, la au­to­no­mía de las per­so­nas y las tra­di­cio­nes de un sis­te­ma de sa­lud que es mix­to, tra­gar­se es­te cas­ti­go a la con­cien­cia ins­ti­tu­cio­nal o in­di­vi­dual es, por cier­to, tra­gar­se un camello. Pe­ro así es­tán las co­sas. Es di­fí­cil que la ad­mi­nis­tra­ción cuen­te en el Con­gre­so, en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias, con una ma­yo­ría su­fi­cien­te pa­ra im­pul­sar una ley que equi­pa­re los efec­tos de la nor­ma ge­ne­ral con los de la ex­cep­ción. El pa­no­ra­ma, por lo mis­mo, es som­brío pa­ra el Mi­nis­te­rio de Sa­lud. No so­lo por su de­rro­ta an­te Con­tra­lo­ría, sino tam­bién por­que ten­drá que rear­mar la red asis­ten­cial que, mal o bien, es­ta­ba fun­cio­nan­do y que aho­ra que­da­rá in­ha­bi­li­ta­da res­pec­to de un sec­tor con­si­de­ra­ble de la po­bla­ción y res­pec­to tam­bién de áreas geo­grá­fi­cas im­por­tan­tes.

Dos me­ses cum­plió el go­bierno es­ta se­ma­na des­de su ins­ta­la­ción. Aun­que con mu­chos acier­tos y buen ra­ting ciu­da­dano, es­tas se­ma­nas no han si­do pre­ci­sa­men­te un jar­dín de ro­sas. Pe­ro, ob­via­men­te, en los úl­ti­mos días el es­ce­na­rio se com­pli­có y el go­bierno ten­drá que in­cor­po­rar las nue­vas va­ria­bles a su agen­da, sin per­der el nor­te, que son las pro­me­sas por las cua­les fue ele­gi­do. Ten­drá que te­ner más cui­da­do, que es lo que fal­tó tan­to en el via­je del mi­nis­tro co­mo en el cam­bio del pro­to­co­lo. La ca­lle es­tá du­ra y no de­ja cuen­ta por co­brar: ay del que pi­se la ra­ya. Al­guien de­be­ría con­tár­se­lo al Pre­si­den­te y a los mi­nis­tros que to­da­vía no lo tie­nen cla­ro. To­do se sa­be, to­do se pe­sa y hay va­rias lu­pas so­bre ca­da una de las ac­tua­cio­nes de los al­tos fun­cio­na­rios. El so­plo reem­pla­za al re­pa­ro, la in­fi­den­cia tie­ne más cre­di­bi­li­dad que la ver­sión ofi­cial, el da­to ocul­to va­le oro y en co­sa de mi­nu­tos lo que se di­ce a puer­tas ce­rra­das ter­mi­na en el do­mi­nio pú­bli­co. Bien­ve­ni­dos a la nue­va le­ga­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.