VIA­JE AL CEN­TRO DE LAS TO­MAS FE­MI­NIS­TAS

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR FRE­DI VE­LÁS­QUEZ Y EDUARDO ORTEGA FO­TO­GRA­FÍA RICHARD ULLOA

Por pri­me­ra vez, el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til se ha con­cen­tra­do prin­ci­pal­men­te en de­man­das por igual­dad de gé­ne­ro. Has­ta el mo­men­to, son 14 uni­ver­si­da­des que es­tán en to­ma: al­gu­nas ve­tan­do in­clu­so la par­ti­ci­pa­ción de hom­bres y to­das pi­dien­do nue­vos pro­to­co­los pa­ra en­fren­tar el aco­so y el abu­so se­xual.

“Que la to­ma sea se­pa­ra­tis­ta y que en­tren so­lo mu­je­res no sig­ni­fi­ca que odie­mos a los hom­bres. Sig­ni­fi­ca que ne­ce­si­ta­mos un es­pa­cio de en­cuen­tro en­tre no­so­tras”, di­ce Paula Cas­tro, es­tu­dian­te de Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad de la Fron­te­ra (Ufro).

Ella es una de las vo­ce­ras de la to­ma que ha­ce cua­tro días man­tie­ne un cen­te­nar de mu­je­res de va­rias ca­rre­ras en el pa­be­llón de la ca­sa de estudios en Te­mu­co.

Las alum­nas se em­pe­za­ron a mo­vi­li­zar tras una asam­blea rea­li­za­da du­ran­te la se­ma­na, en la que no par­ti­ci­pa­ron hom­bres. To­das con­ver­sa­ron, llo­ra­ron y se die­ron cuen­ta de los pro­ble­mas de gé­ne­ro que afec­ta­ban ha­ce años a la uni­ver­si­dad.

Ade­más, el con­tex­to re­gio­nal lla­ma­ba a la mo­vi­li­za­ción. El pa­sa­do 15 de abril, un gru­po de alum­nas de Cien­cias Po­lí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Te­mu­co in­te­rrum­pie­ron la ce­re­mo­nia de ti­tu­la­ción de la ca­rre­ra pa­ra pro­tes­tar so­bre el aco­so, hos­ti­ga­mien­to y en­cu­bri­mien­to que se vi­vía al in­te­rior de la ca­sa de estudios.

A par­tir de ese ejem­plo, las alum­nas de la Ufro tam­bién se em­pe­za­ron a or­ga­ni­zar. La asam­blea du­ró va­rias ho­ras y se de­ci­dió que era ne­ce­sa­rio em­pe­zar una to­ma de­ci­di­da­men­te fe­mi­nis­ta. Pa­ra ellas, los pro­ble­mas de igual­dad de gé­ne­ro eran una reali­dad gra­ve.

De he­cho, la de­man­da más im­por­tan­te al in­te­rior de la uni­ver­si­dad es la crea­ción de un pro­to­co­lo en ca­sos de abu­so y aco­so se­xual acor­de a las ne­ce­si­da­des de las es­tu­dian­tes. Se­gún ellas, el sis­te­ma de de­nun­cias -crea­do por la Ufro du­ran­te el 2017- es ma­ne­ja­do úni­ca­men­te por el rec­tor de la ins­ti­tu­ción, quien de­ci­de si los ca­sos de­ben ser lle­va­dos a su­ma­rio o no. La bre­cha sa­la­rial y la pre­ca­rie­dad la­bo­ral en­tre las fun­cio­na­rias tam­bién son par­te del pe­ti­to­rio.

Una de las his­to­rias más dra­má­ti­cas en la uni­ver­si­dad es el abu­so se­xual que su­frió una alum­na du­ran­te una to­ma en el año 2015. La de­nun­cia fue lle­va­da a su­ma­rio y se in­ves­ti­ga­ron los he­chos. Pe­se a que se en­con­tró un cul­pa­ble -se­gún acu­san las alum­nas mo­vi­li­za­das-, es­te si­guió es­tu­dian­do en la ca­sa de estudios. La úni­ca me­di­da real fue que la víc­ti­ma no tu­vie­ra cla­ses jun­to a su agre­sor.

De he­cho, una de las ra­zo­nes pa­ra ha­cer una to­ma se­pa­ra­tis­ta es, jus­ta­men­te, res­guar­dar la se­gu­ri­dad de las mu­je­res que par­ti­ci­pan.

“Es la pri­me­ra vez que nos po­de­mos ver las ca­ras en­tre las mu­je­res y po­de­mos con­ver­sar de las co­sas que nos han aque­ja­do to­do es­te tiem­po. En­ton­ces, ne­ce­si­ta­mos es­te es­pa­cio de no­so­tras. Son nues­tros cuer­pos di­rec­ta­men­te los que es­tán sien­do afec­ta­dos”, di­ce la vo­ce­ra, Paula Cas­tro.

Du­ran­te los pri­me­ros días, las es­tu­dian­tes com­par­tie­ron sus ex­pe­rien­cias. En una es­pe­cie de ca­tar­sis co­lec­ti­va, va­rias se die­ron cuen­ta de que to­das las his­to­rias coin­ci­dían. Se emo­cio­na­ron, llo­ra­ron y se abra­za­ron. La idea de to­das es -una vez ba­ja­da la to­ma y cam­bia­do los pro­to­co­los- de­nun­ciar to­das es­tas si­tua­cio­nes que las han aque­ja­do.

In­clu­so, a tra­vés de los re­la­tos no­ta­ron que ha­bía cier­tos lu­ga­res den­tro de la uni­ver­si­dad don­de to­das ha­bían te­ni­do pro­ble­mas o el mie­do de ser aco­sa­das.

Otro de los ele­men­tos dis­tin­tos res­pec­to de an­te­rio­res mo­vi­li­za­cio­nes tie­ne que ver con los ro­les den­tro de la to­ma. Se­gún cuen­tan sus in­te­gran­tes, las es­tu­dian­tes de­ci­die­ron que las vo­ce­rías iban a cam­biar to­dos los días. La idea es no es­ta­ble­cer un so­lo li­de­raz­go y pro­yec­tar la ima­gen de una co­mu­ni­dad. Al­go que, se­gún ellas, con hom­bres den­tro se­ría más com­pli­ca­do.

La pri­me­ra noche de to­ma so­lo un es­tu­dian­te lle­gó a la uni­ver­si­dad. Ve­nía con una gui­ta­rra y que­ría par­ti­ci­par de la pro­tes­ta. Pe­se a que lo co­no­cían, sus com­pa­ñe­ras le res­pon­die­ron que no po­día en­trar de nin­gu­na ma­ne­ra.

En el en­torno de Carmona se se­ña­la que el abo­ga­do no des­car­ta re­nun­ciar a su car­go en la Uni­ver­si­dad de Chi­le tras el es­ce­na­rio desata­do en la Fa­cul­tad de De­re­cho.

Las mu­je­res mo­vi­li­za­das cuen­tan, en­tre ri­sas, que a la to­ma les lle­gan do­na­cio­nes lla­ma­ti­vas: acei­te de oli­va, sal de mar y cre­mas pa­ra la piel.

Le di­je­ron que el ca­rác­ter se­pa­ra­tis­ta de la to­ma era ina­mo­vi­ble.

***

La pri­me­ra en ac­ti­var una mo­vi­li­za­ción fe­mi­nis­ta fue la Uni­ver­si­dad Aus­tral de Val­di­via. El mediodía del martes 17 de abril, las alum­nas de la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía y Hu­ma­ni­da­des se to­ma­ron las de­pen­den­cias de la ins­ti­tu­ción.

Des­pués de eso, va­rias mu­je­res de otras uni­ver­si­da­des en to­do el país han ocu­pa­do las ins­ta­la­cio­nes de sus ca­rre­ras.

Por pri­me­ra vez, el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til tie­ne co­mo eje cen­tral las de­man­das de gé­ne­ro por so­bre la gra­tui­dad. Has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción eran 14 las uni­ver­si­da­des en to­mas fe­mi­nis­tas, en­tre las que se en­cuen­tran la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca Me­tro­po­li­ta­na y la Uni­ver­si­dad Diego Por­ta­les. Du­ran­te la se­ma­na, la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca reali­zó una to­ma fan­tas­ma en el Cam­pus San Joa­quín.

Por otra par­te, el Li­ceo 1 de Mu­je­res se su­mó al mo­vi­mien­to exi­gien­do edu­ca­ción no se­xis­ta.

Tam­bién han em­pe­za­do a ocu­rrir los pri­me­ros des­alo­jos. El miércoles 9, 61 per­so­nas fue­ron des­alo­ja­das en el cam­pus de Vi­ta­cu­ra de la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca Fe­de­ri­co San­ta María. La mo­vi­li­za­ción era de ca­rác­ter fe­mi­nis­ta. Ho­ras más tar­de, Ca­ra­bi­ne­ros tam­bién des­ar­ti­cu­ló a los es­tu­dian­tes que ha­bían ocu­pa­do el Cam­pus San Joa­quín de la mis­ma uni­ver­si­dad. La to­ma no al­can­zó a du­rar más de una ho­ra.

En­tre las uni­ver­si­da­des, la to­ma más em­ble­má­ti­ca es la que man­tie­nen las alum­nas de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, que lle­va 16 días mo­vi­li­za­da en pro­tes­ta por el su­ma­rio en con­tra del pro­fe­sor -y ex pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal- Carlos Carmona por su­pues­to aco­so se­xual a una mu­jer que fue su asis­ten­te du­ran­te los ale­ga­tos por el pro­yec­to de abor­to en tres cau­sa­les.

En De­re­cho se to­ma­ron la uni­ver­si­dad pa­ra exi­gir -en­tre otras de­man­das- la des­ti­tu­ción de Carmona y la me­jo­ra de los pro­to­co­los an­te es­te ti­po de de­nun­cias. Cer­ca­nos al abo­ga­do sos­tie­nen que el es­ce­na­rio ha­ce im­pro­ba­ble que el aca­dé­mi­co re­gre­se a sus fun­cio­nes, aun cuan­do el su­ma­rio des­es­ti­mó el car­go de aco­so se­xual y lo san­cio­nó con tres me­ses de sus­pen­sión por “vul­ne­ra­ción a la pro­bi­dad ad­mi­nis­tra­ti­va”. Ac­tual­men­te, la cau­sa se en­cuen­tra en eta­pa de ape­la­ción por la de­fen­sa de Carmona.

Las es­tu­dian­tes de De­re­cho han di­cho que la mo­vi­li­za­ción no va a ter­mi­nar has­ta que Carmona de­je su tra­ba­jo. Ade­más, de­ci­die­ron prohi­bir la en­tra­da a cual­quier per­so­na de­nun­cia­da por aco­so o abu­so se­xual y por en­cu­bri­mien­to en es­te ti­po de ca­sos.

Se­gún ci­fras de la Di­rec­ción de Igual­dad de Gé­ne­ro (Di­gen) de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, un 15% de los alum­nos di­ce ha­ber su­fri­do al­gún epi­so­dio de aco­so o abu­so se­xual den­tro de la ins­ti­tu­ción. Los mis­mos da­tos dan cuen­ta de que los ca­sos de aco­so que han afec­ta­do a las mu­je­res de la ins­ti­tu­ción son pro­ta­go­ni­za­dos en igual nú­me­ro por alum­nos y pro­fe­so­res. En tan­to, el abu­so se­xual en la uni­ver­si­dad es co­me­ti­do prin­ci­pal­men­te por los es­tu­dian­tes en con­tra de sus com­pa­ñe­ras.

Ade­más, la ma­yo­ría de las mu­je­res que tra­ba­jan en la uni­ver­si­dad lo ha­cen co­mo fun­cio­na­rias o den­tro del per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo. En­tre el campo aca­dé­mi­co y la di­rec­ción pre­do­mi­nan los hom­bres.

La Di­gen fue crea­da ha­ce cua­tro años y de­pen­de de la rec­to­ría de la uni­ver­si­dad. Su tra­ba­jo con­sis­te en lle­var ade­lan­te po­lí­ti­cas uni­ver­si­ta­rias pro igual­dad de gé­ne­ro. En­tre otras me­di­das, ellos han si­do los en­car­ga­dos de crear el pro­to­co­lo pa­ra de­nun­cias. El mis­mo que aho­ra ha si­do pues­to en te­la de jui­cio por las alum­nas.

“Es­to no se re­suel­ve so­lo con un pro­to­co­lo. Por­que el pro­to­co­lo es pa­ra la ac­tua­ción an­te

ca­sos de aco­so se­xual. Qué ha­cer cuan­do es­to ocu­rre. Nues­tro te­ma es pre­vio. Nues­tro fo­co es la pre­ven­ción y pa­ra eso es­ta­mos tra­ba­jan­do”, di­ce la di­rec­to­ra, Carmen Andrade, quien re­co­no­ce que los pro­ble­mas de gé­ne­ro al in­te­rior de la Uni­ver­si­dad de Chi­le son rea­les y que en­tien­de la mo­vi­li­za­ción de sus alum­nos.

“La uni­ver­si­dad es igual que Chi­le. Las mis­mas de­sigual­da­des que tú en­cuen­tras en el país, es­tán en la ins­ti­tu­ción”, di­ce Andrade.

Se­gún pu­do es­ta­ble­cer Re­por­ta­jes, las de­nun­cias en la ma­yo­ría de las uni­ver­si­da­des ha au­men­ta­do en el año de las pri­me­ras mo­vi­li­za­cio­nes fe­mi­nis­tas. Por ejem­plo, en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca se han re­gis­tra­do 36 de­nun­cias en lo que va del año. Un nú­me­ro muy al­to si se con­si­de­ra que du­ran­te to­do el 2017 hu­bo 37 de­nun­cias.

***

Des­pués de la to­ma en la Fa­cul­tad de De­re­cho, va­rias mu­je­res de otras ca­rre­ras se mo­vi­li­za­ron. El miércoles 2, un gru­po de alum­nas se to­mó la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Se­gún ellas, una re­fle­xión co­mún so­bre los ca­sos ocu­rri­dos en De­re­cho las pu­so en aler­ta. Ade­más de eso, otras no­ti­cias de ca­rác­ter na­cio­nal -la vio­la­ción gru­pal de una mu­jer en el Me­tro Ñu­ble y el ca­so Ám­bar- las hi­cie­ron to­mar la de­ci­sión de ha­cer una to­ma se­pa­ra­tis­ta. Ahí no iban a en­trar hom­bres.

“Es­to tie­ne que ver con que in­cons­cien­te­men­te las mu­je­res siem­pre he­mos te­ni­do un rol por de­ba­jo, se­cun­da­rio. Y es­ta es nues­tra mo­vi­li­za­ción. De mu­je­res y pa­ra las mu­je­res”, ase­gu­ra Pía González, vo­ce­ra de la to­ma.

Las alum­nas de Cien­cias So­cia­les fue­ron las que in­te­rrum­pie­ron el úl­ti­mo de­ba­te de la elec­ción por la Rec­to­ría de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, rea­li­za­do el lu­nes 7. En­nio Vi­val­di y Pa­tri­cio Acei­tuno de­bie­ron res­pon­der fren­te a los cues­tio­na­mien­tos de las mu­je­res mo­vi­li­za­das en la fa­cul­tad.

En­tre sus de­man­das es­tán la im­ple­men­ta­ción de una edu­ca­ción no se­xis­ta, la co­rres­pon­sa­bi­li­dad de pa­dres y ma­dres uni­ver­si­ta­rios, la me­jo­ra de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de fun­cio­na­rias y la in­clu­sión de di­ver­si­da­des se- xua­les al in­te­rior de la uni­ver­si­dad.

“Ha si­do una se­ma­na de mu­cho tra­ba­jo, en el que he­mos es­ta­do can­sa­das, qui­zás no he­mos dor­mi­do muy bien, pe­ro ha si­do un es­pa­cio de mu­cho com­pro­mi­so (...). His­tó­ri­ca­men­te se ha en­se­ña­do que de­be ha­ber una com­pe­ti­ti­vi­dad en­tre las mu­je­res y, den­tro de es­te es­pa­cio, se ha in­ten­ta­do rom­per eso”, co­men­tan des­de la vo­ce­ría de la to­ma.

Co­mo en otras mo­vi­li­za­cio­nes, ellas op­ta­ron por no con­tar con una vo­ce­ría per­ma­nen­te y pre­fie­ren re­par­tir los li­de­raz­gos. De he­cho, di­cen que to­das las de­ci­sio­nes se to­man por con­sen­so y ca­si no hay vo­ta­cio­nes.

Ade­más de pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad y ali­men­tos no pe­re­ci­bles, en­tre las do­na­cio­nes que han re­ci­bi­do las es­tu­dian­tes tam­bién hay sal de mar, acei­te de oli­va y cre­mas pa­ra la piel.

Pa­ra re­va­li­dar la to­ma, de­ci­die­ron que so­lo pue­den vo­tar las mu­je­res de la ca­rre­ra.

***

—Pre­fe­ri­mos to­mar­nos la uni­ver­si­dad y pe­lear por el cam­bio, que pa­sar to­da nues­tra vi­da uni­ver­si­ta­ria con mie­do.

Los ru­mo­res de vio­len­cia de gé­ne­ro que apun­ta­ban a un par de aca­dé­mi­cos fue­ron el de­to­nan­te fi­nal de un es­ce­na­rio que, des­de ha­ce unos cuan­tos días, se asu­mía in­sos­te­ni­ble en la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca Me­tro­po­li­ta­na.

El viernes 4, a eso de las 13 ho­ras, en una asam­blea idea­da por las es­tu­dian­tes de la se­de Ma­cul, co­men­zó a ges­tar­se la to­ma que se­gui­ría el mo­de­lo im­pues­to por la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la U. de Chi­le: con ex­clu­si­va par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res.

Los de­li­ca­dos tes­ti­mo­nios que se es­cu­cha­ron esa tar­de, cuen­ta Cint­hia, una de las en­car­ga­das de la mo­vi­li­za­ción, las mo­ti­va­ron a dar el si­guien­te pa­so. En­te­ra­das de lo que ocu­rría en las de­pen­den­cias de Tra­ba­jo So­cial, en San­tia­go Cen­tro, to­ma­da des­de el miércoles 2, las es­tu­dian­tes rea­li­za­ron una “to­ma sim­bó­li­ca” pa­ra per­mi­tir que otras com­pa­ñe­ras, que a esa ho­ra se en­con­tra­ban en cla­ses, pu­die­ran asis­tir a la his­tó­ri­ca reunión.

La asam­blea se reanu­dó al­re­de­dor de las 17 ho­ras con la pre­sen­cia de más de un cen­te­nar de mu­je­res. Las asis­ten­tes sos­tie­nen que se vi­vió un mo­men­to muy emo­ti­vo, en el que se ge­ne­ró el cli­ma de con­fian­za ne­ce­sa­rio pa­ra que mu­chas re­co­no­cie­ran ha­ber su­fri­do al­gún ti­po de aco­so en el es­ta­ble­ci­mien­to. Tam­bién se con­clu­yó que las res­pues­tas por par­te de rec­to­ría no eran las es­pe­ra­das: ca­sos que lle­van más de dos años, y en los que se vie­ron in­vo­lu­cra­dos aca­dé­mi­cos y es­tu­dian­tes, no han te­ni­do re­so­lu­ción.

Ha­bía que ra­di­ca­li­zar el mo­vi­mien­to: to­mar­se la uni­ver­si­dad.

La me­di­da se hi­zo efec­ti­va du­ran­te la ma­dru­ga­da del lu­nes 7. A me­dia­no­che, un pu­ña­do de alum­nas lle­gó has­ta la fa­cul­tad, y un par de ho­ras más tar­de, ya ins­ta­la­das, tra­ba­ja­ban en el co­mu­ni­ca­do ofi­cial que ter­mi­na­ron a las 5 de la ma­ña­na.

Lo que lla­mó la aten­ción en­tre la co­mu­ni­dad es­tu­dian­til es que to­ma­ron la de­ci­sión de que fue­ra con pre­sen­cia úni­ca­men­te fe­me­ni­na.

“Es so­la­men­te pa­ra res­guar­dar la in­te­gri­dad de las com­pa­ñe­ras que es­tén aden­tro y evi­tar ma­yo­res con­flic­tos”, di­cen des­de la se­de Ma­cul de la Utem.

“Siem­pre hay reac­cio­nes bue­nas y ma­las. Pe­ro no­so­tras he­mos re­ci­bi­do mu­cho apo­yo de los com­pa­ñe­ros. Nos vie­nen a ver y es­tán de acuer­do con nues­tra pos­tu­ra, nos di­cen que nos or­ga­ni­ce­mos no­so­tras pri­me­ro y que des­pués los in­vi­te­mos”, ase­gu­ra Cint­hia, quien pi­dió res­guar­dar su ape­lli­do.

Bus­can­do me­jo­rar un pro­to­co­lo que, di­cen, mu­chas ve­ces pro­te­ge a los pre­sun­tos aco­sa­do­res, las es­tu­dian­tes han cum­pli­do su pri­me­ra se­ma­na sin ma­yo­res in­ci­den­tes.

Di­cen que Rec­to­ría no se ha pro­nun­cia­do, más allá de un co­mu­ni­ca­do enviado el martes 8 a to­dos los alum­nos. Los pro­fe­so­res, en cam­bio, se han acer­ca­do a la to­ma pa­ra ma­ni­fes­tar su apo­yo.

En el día a día, las es­tu­dian­tes di­vi­den el tra­ba­jo en dis­tin­tas comisiones. De pe­ti­to­rio, de ca­tas­tro, de ac­ti­vi­da­des, de di­fu­sión y de de­por­tes, en­tre otras. To­das las ma­ña­nas, a las 11 ho­ras, tie­nen una asam­blea ge­ne­ral, en la que dis­cu­ten los pa­sos a se­guir. Ade­más, man­tie­nen el con­tac­to con las to­mas de otras uni­ver­si­da­des.

La or­ga­ni­za­ción en­tre las mu­je­res mo­vi­li­za­das en to­do Chi­le se ha lle­va­do a ca­bo, prin­ci­pal­men­te, a tra­vés de las re­des so­cia­les, sien­do la Coor­di­na­do­ra Fe­mi­nis­ta Uni­ver­si­ta­ria el prin­ci­pal ne­xo.

“Nos co­mu­ni­can qué es­tán ha­cien­do y que­da­mos en jun­tar­nos. Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra te­ner una asam­blea jun­to a las otras to­mas”, con­fie­sa Cint­hia.

***

Po­co a po­co, las mo­vi­li­za­cio­nes lle­va­das a ca­bo por mu­je­res han to­ma­do es­pa­cio en la dis­cu­sión pú­bli­ca.

Des­de es­tos mo­vi­mien­tos han di­cho que es­pe­ran poder jun­tar­se con per­so­ne­ros del go­bierno pa­ra avan­zar en so­lu­cio­nes res­pec­to de sus de­man­das.

Se­gún con­sig­nó La Ter­ce­ra, la mi­nis­tra de la Mu­jer, Isa­bel Plá, y el mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Gerardo Va­re­la, se reunie­ron pa­ra dis­cu­tir las ne­ce­si­da­des de las uni­ver­si­ta­rias. Un día des­pués, la se­cre­ta­ria de Es­ta­do dio su apo­yo pú­bli­co a las mo­vi­li­za­cio­nes.

“Las de­man­das de las es­tu­dian­tes for­man par­te de nues­tra cau­sa. La equi­dad de gé­ne­ro es­tá en nues­tro pro­gra­ma de go­bierno y es­te mi­nis­te­rio lo tie­ne co­mo cau­sa cen­tral”, di­jo Plá.

El viernes 11 se reali­zó una mul­ti­tu­di­na­ria mar­cha con­vo­ca­da por la coor­di­na­do­ra Ni Una Me­nos. Una de las con­sig­nas más re­pe­ti­das fue el fin de la edu­ca­ción se­xis­ta en Chi­le.

Se­gún sus di­ri­gen­tas, la mo­vi­li­za­ción es­tá le­jos de aca­bar­se y pa­re­ce se­guir su­man­do apo­yo en las ca­rre­ras de to­do Chi­le.

Las es­tu­dian­tes comparten sus ex­pe­rien­cias de aco­so se­xual en la uni­ver­si­dad. Por lo mis­mo, va­rias han de­ci­di­do es­ta­ble­cer to­mas se­pa­ra­tis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.