La Gue­rra de las Fa­la­cias

Se pro­me­te, se fir­ma, se re­bau­ti­za, se mien­te y se pre­di­ca, pe­ro ca­si no se ac­túa. Es el es­pí­ri­tu de un uni­ver­so fa­lli­do en el cual el Ver­bo no ce­sa de can­tin­flear, pe­ro ja­más pro­nun­cia el “Fiat” y no crea Na­da.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Fernando Vi­lle­gas

Ha­ce unos días ocu­rrie­ron dos he­chos cu­rio­sos. Uno es sig­ni­fi­ca­ti­vo del gra­do de cam­bio de los úl­ti­mos tiem­pos aun­que so­lo sea anec­dó­ti­co, mien­tras el otro es sig­ni­fi­ca­ti­vo de en qué han cam­bia­do los tiem­pos aun­que so­lo sea una far­sa. El pri­me­ro se pro­du­jo por­que el mi­nis­tro del Tra­ba­jo tu­vo la ma­la idea de via­jar en Me­tro. Tal vez ima­gi­na­ba que el ser­vi­cio era to­da­vía co­mo el de ha­ce 10 años o más, im­pe­ca­ble y ci­vi­li­za­do. Gra­ve error. El Me­tro se con­vir­tió en otro es­pa­cio pú­bli­co don­de la ur­ba­ni­dad fue des­pla­za­da por un cli­ma de agre­sión y flai­te­río arro­gán­do­se el ca­rác­ter de ex­pre­sio­nes de “ar­te po­pu­lar” y/o “em­po­de­ra­mien­to ciu­da­dano”. Por eso no bien en­tró al vagón una se­ño­ra o se­ño­ri­ta se le fue en­ci­ma pa­ra en­ros­trar­lo con las obras com­ple­tas del “cahier de do­leàn­ces” del pro­gre­sis­mo, lectura a gri­tos que con­tó con la de­bi­da ba­rra bra­va y abar­có des­de el ca­pí­tu­lo de la inequi­dad has­ta el del lu­cro. ¿Có­mo se le ocu­rría al mi­nis­tro su­bir­se al Me­tro sin ha­ber re­suel­to eso to­da­vía?

El se­gun­do fue la de­cla­ra­ción de la ciu­da­da­na Ba­che­let de que era ne­ce­sa­rio lu­char “con­tra el la­do os­cu­ro de la fuerza”. Así es co­mo re­bau­ti­zó a “la de­re­cha”. Es po­si­ble que es­ta va­ria­ción se­mán­ti­ca a la Spiel­berg sea lo más va­lio­so de su le­ga­do

¿Qué hay de co­mún en­tre es­ta aren­ga ga­lác­ti­ca y la chi­rrian­te in­ter­pe­la­ción en el Me­tro? ¿Qué te­rreno comparten am­bas con la pré­di­ca de tan­tos plu­ma­rios, in­clu­yen­do el a car­go de con­ce­der las de­bi­das au­to­ri­za­cio­nes pa­ra poder uno con­si­de­rar­se “au­tén­ti­co li­be­ral”? ¿Qué los une a la pu­lu­lan­te hor­da de Jus­ti­cie­ros de la Te­le? ¿Qué los her­ma­na a las gri­te­rías ca­lle­je­ras?

Los une, reúne y her­ma­na el es­pí­ri­tu de los tiem­pos.

Es­pí­ri­tu de los tiem­pos

Ca­da lap­so his­tó­ri­co tie­ne el su­yo. En ale­mán sue­na apo­ca­líp­ti­co, “wel­tans- chauung”, aun­que nor­mal­men­te la me­dio­cri­dad im­pe­ran­te no ha­ce jus­ti­cia a tan bom­bás­ti­co tér­mino. A ve­ces es abur­gue­sa­do y los hay re­vo­lu­cio­na­rios al gus­to de un co­lum­nis­ta que aca­ba de ca­carear so­bre “la épi­ca del pue­blo fran­cés” pe­se a re­co­no­cer “unas cuan­tas” -eso cree- ca­be­zas cor­ta­das de más. A pro­pó­si­to de Fran­cia, cuan­do di­cho es­pí­ri­tu es­tá en ma­la on­da se ha­bla allí de “ma­lai­se”.

El nues­tro es muy pe­cu­liar. Des­pro­vis­to de ac­ción, es­tá re­ple­to de dic­ción. Se pro­me­te, se fir­ma, se re­bau­ti­za, se mien­te y se pre­di­ca, pe­ro ca­si no se ac­túa. Es el es­pí­ri­tu de un uni­ver­so fa­lli­do en el cual el Ver­bo no ce­sa de can­tin­flear, pe­ro ja­más pro­nun­cia el “Fiat” y no crea Na­da. La pa­la­bra, en Chi­le, no pre­ce­de y anun­cia sino sus­ti­tu­ye y pos­ter­ga la ac­ción. Por eso vi­vi­mos en la Tie­rra Pro­me­ti­da de las Fa­la­cias, es­to es, de la fic­ción, la fal­se­dad y el fraude. A eso sue­le acom­pa­ñar­lo la do­sis de pa­la­bre­ría pre­ten­cio­sa y emi­nen­te­men­te es­té­ril que pro­vee el aca­de­mi­cis­mo progre.

No es ca­sual. La fa­la­cia es el co­ra­zón mis­mo tan­to de la cul­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na co­mo del pro­gre­sis­mo-iz­quier­dis­mo-po­pu­lis­mo, su ya muy vie­jo y pas­ma­do fru­to. Es­te úl­ti­mo pre­ten­de cam­biar la reali­dad con bue­nos de­seos e in­vo­ca­cio­nes, pa­ra lue­go, al fra­ca­sar, con­ver­tir los bue­nos de­seos en re­sen­ti­mien­to y las in­vo­ca­cio­nes en mez­qui­na ma­li­cia. De vez en cuan­do apa­re­ce una nue­va ge­ne­ra­ción a sa­car de su tum­ba el im­pul­so “por los cam­bios”, pe­ro de in­me­dia­to el tran­si­to­rio y tam­ba­lean­te Lá­za­ro se des­plo­ma en el le­cho ter­mi­nal de cos­tum­bre.

La prin­ce­sa Leia

Ha ha­bi­do cam­bios, es cier­to. Uno in­clu­so es dra­má­ti­co: la tra­di­cio­nal vi­sión pros­pec­ti­va de la iz­quier­da se con­vir­tió en nos­tál­gi­ca re­tros­pec­ti­va, en al­go pa­re­ci­do a la ob­so­le­ta fil­mo­gra­fía que sue­len ofre­cer en los ci­clos de ci­ne-ar­te. Oír hoy a sus pa­la­di­nes es co­mo es­cu­char los par­la­men­tos de Humph­rey Bo­gart en Ca­sa­blan­ca. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te era en el pa­sa­do cuan­do los Ani­ce­to Rodríguez nos ale­gra­ban el día con el fu­tu­ro, si­tio maravilloso don­de ca­ben to­das las es­pe­ran­zas. En el Pa­raí­so Co­mu­nis­ta al me­nos los pa­tos vo­la­rían asa­dos al al­can­ce de la mano, pe­ro hoy sus des­cen­dien­tes pre­fie­ren amar­gar­nos la pepa con re­la­tos de mar­ti­ro­lo­gios y la­gri­mo­sas ex­po­si­cio­nes en el Museo de la Me­mo­ria. En otros pe­río­dos de her­vor re­vo­lu­cio­na­rio he­mos vis­to ya cli­mas igual­men­te in­sen­sa­tos, pe­ro sus mi­li­tan­cias mi­ra­ban ha­cia el por­ve­nir y sus pun­tos de re­fe­ren­cia pa­re­cían sus­tan­ti­vos, co­mo el 69 en Pa­rís y su re­be­lión es­tu­dian­til, la aun fres­ca Re­vo­lu­ción Cu­ba­na y la “he­roi­ca lu­cha del pue­blo viet­na­mi­ta con­tra el im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano”. Hoy, ¿cuá­les son los re­fe­ren­tes que nos brin­dan?

No los hay. De ahí las fa­la­cias, los nú­me­ros ter­gi­ver­sa­dos “a la Ey­za­gui­rre”, la nue­va prin­ce­sa Leia des­en­vai­nan­do re­lu­cien­te es­pa­da pa­ra com­ba­tir la fuerza os­cu­ra y qui­zás pró­xi­ma­men­te las pré­di­cas del Cris­to del El­qui. Co­mo el ven­de­dor ca­lle­je­ro de otro­ra que di­si­mu­la­ba la to­tal inuti­li­dad de pai­la pa­ra freír ros­qui­llas con el anun­cio de que mos­tra­ría una cu­le­bra, hoy el pro­gre­sis­mo y su prin­ce­sa aca­ban de po­ner a Holly­wood al ser­vi­cio de la cau­sa. Há­ga­se la luz…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.