Ra­món Grif­fe­ro, di­rec­tor Teatro Na­cio­nal

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR FRE­DI VE­LÁS­QUEZ OJE­DA FO­TO­GRA­FÍA: PA­TRI­CIO FUEN­TES Y.

Es­toy por es­tre­nar mi pri­me­ra co­me­dia.

Creo que ese cam­bio tie­ne que ver con es­ta nue­va épo­ca. Du­ran­te el si­glo XX nues­tro mo­tor era en­con­trar ra­zo­nes por las que mo­rir. Uno pen­sa­ba que es­ta­ba bien mo­rir por la re­li­gión, por la pa­tria o por la uto­pía. Aho­ra eso nos pa­re­ce ab­sur­do. La pre­gun­ta aho­ra es por qué vi­vir. Y eso im­pli­ca más fe­li­ci­dad, más co­me­dia. Eso es­toy ex­plo­ran­do en es­ta nue­va obra.

Po­co a po­co se va re­mo­vien­do la cul­tu­ra pa­tro­nal chi­le­na, eso pa­só con Her­val Abreu.

En Chi­le ha­bía una cul­tu­ra del abu­so, don­de uno se va­li­da­ba si es que abu­sa­ba del otro. Eso se ha ido que­bran­do. Se que­bró en la Igle­sia, se que­bró en la te­le­vi­sión y no me ca­be du­da que tam­bién se va a que­brar en el mun­do ar­tís­ti­co. Es ne­ce­sa­rio que ocu­rran es­tos cam­bios y ha­ya más de­nun­cias.

Pa­sé la Gue­rra Fría en Es­ta­dos Uni­dos.

Mi pa­dras­tro era di­plo­má­ti­co de las Na­cio­nes Uni­das y siem­pre via­ja­mos mu­cho. Vi­ví tres años en Wa­shing­ton y me to­có es­tar en un mon­tón de su­ce­sos his­tó­ri­cos. Es­tu­ve en la mar­cha cuan­do Mar­tin Lut­her King di­jo: “I Have a Dream” y tam­bién en los fu­ne­ra­les de Ken­nedy. Re­cuer­do que en el co­le­gio nos ha­cían si­mu­la­cros pa­ra eva­cuar en ca­so de un ata­que nu­clear. To­do era muy lo­co.

Soy de los que tra­ba­jan pa­ra via­jar.

Cons­tan­te­men­te es­toy pen­san­do en mi pró­xi­mo des­tino, vi­vo con las ma­le­tas he­chas. Es una cos­tum­bre que ten­go des­de ni­ño. Ca­da año, en va­ca­cio­nes con mi pa­pá to­má­ba­mos un cru­ce­ro que nos lle­va­ba des­de Val­pa­raí­so a Génova. Era un via­je de 20 día pa­san­do por dis­tin­tas ciu­da­des. Mi in­fan­cia fue un en­cuen­tro cons­tan­te con otras cul­tu­ras.

Mi ob­je­ti­vo era for­mar una re­sis­ten­cia ar­tís­ti­ca en con­tra de la dic­ta­du­ra.

Mis obras en Bél­gi­ca te­nían que ver con eso, pe­ro me di cuen­ta que eran pa­ra otro pú­bli­co. Cuan­do lle­gué a Chi­le fun­dé el Tro­lley, un lu­gar mí­ti­co que reunió a va­rios ar­tis­tas de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas du­ran­te los 80. Fue un pe­río­do de gran crea­ción. Ahí es­ta­ban Los Pri­sio­ne­ros, los Elec­tro­do­més­ti­cos y otros ar­tis­tas que no te­nían un es­pa­cio ofi­cial. Ge­ne­ra­mos un es­pa­cio don­de la cen­su­ra no exis­tía y lo­gra­mos re­no­var el len­gua­je ar­tís­ti­co en el país. Me sien­to muy or­gu­llo­so de eso.

El teatro hoy día tam­bién es un lu­gar de re­sis­ten­cia en con­tra de la cul­tu­ra de mer­ca­do.

No­so­tros se­gui­mos de­fen­dien­do el ar­te co­mo la bús­que­da del sa­ber en con­tra de una cul­tu­ra do­mi­na­da por la fa­rán­du­la y el mer­ca­do. No es­ta­mos abur­gue­sa­dos ni en­tra­mos en el sis­te­ma.

Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca me ofre­ció ir a las elec­cio­nes por el cu­po a se­na­dor en Val­pa­raí­so.

Em­pe­cé a mi­li­tar en 2016 y a trabajar en la co­mi­sión de cul­tu­ra. Un día me pre­gun­ta­ron si po­día en­trar en cam­pa­ña. Lo pen­sé, pe­ro me ofre­cie­ron ser di­rec­tor del Teatro Na­cio­nal, así que no lo hi­ce. Ese cu­po se lo die­ron a Juan Ig­na­cio La­to­rre, que hoy es­tá en el Se­na­do. Qui­zás yo pu­de ha­ber si­do se­na­dor.

Es­tu­dié teatro pa­ra apren­der a di­ri­gir ac­to­res de ci­ne.

Ese era mi sue­ño. Mi pri­me­ra pe­lí­cu­la du­ra­ba 50 mi­nu­tos y re­sul­tó que era muy cor­ta pa­ra que al­guien la pro­yec­ta­ra. En­ton­ces la com­ple­té ha­cien­do guio­nes pa­ra teatro. Em­pe­cé en es­to mez­clan­do las co­sas.

Cuan­do es­tu­ve en la Es­cue­la Mi­li­tar vi có­mo de­gra­da­ban pú­bli­ca­men­te a dos cons­crip­tos que eran ho­mo­se­xua­les.

Los en­con­tra­ron un día te­nien­do re­la­cio­nes y fue­ron du­ra­men­te gol­pea­dos por los sol­da­dos. Ellos so­lo te­nían 16 años. Los cas­ti­ga­ron y lue­go los ex­pul­sa­ron. Por suer­te, ese Chi­le feu­dal se es­tá ter­mi­nan­do.

“Po­dría ser hoy se­na­dor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.