Ve­ne­zue­la: ho­ra ce­ro

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Álvaro Vargas Llo­sa

En el fu­tu­ro cer­cano lo rea­lis­ta es es­pe­rar que las co­sas trans­cu­rran por otra vía. ¿Cuál vía? Por par­te del go­bierno, la hui­da ha­cia ade­lan­te, es de­cir la in­ten­si­fi­ca­ción de la dic­ta­du­ra (...) . Por par­te de la opo­si­ción y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, un au­men­to de la pre­sión in­ter­na y ex­ter­na con mo­vi­li­za­cio­nes y nue­vas san­cio­nes.

El pró­xi­mo do­min­go, Ni­co­lás Ma­du­ro se ha­rá re­ele­gir en unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les que nin­gún go­bierno ple­na­men­te de­mo­crá­ti­co del mun­do re­co­no­ce. Aquí van las cua­tro cla­ves de ese pro­ce­so que con­vie­ne te­ner en cuen­ta.

La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal

La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal no tie­ne có­mo ha­cer va­ler su re­pu­dio al pro­ce­so ve­ne­zo­lano por aho­ra. Por in­ve­ro­sí­mil que sue­ne, ni si­quie­ra ha si­do po­si­ble has­ta aho­ra, a pe­sar de los es­fuer­zos del se­cre­ta­rio ge­ne­ral, que la OEA apli­que el ar­tícu­lo 21 de su Car­ta De­mo­crá­ti­ca In­te­ra­me­ri­ca­na pa­ra sus­pen­der la par­ti­ci­pa­ción de Ca­ra­cas en ese or­ga­nis­mo he­mis­fé­ri­co. Se ne­ce­si­ta­rían los vo­tos de dos ter­cios de los miem­bros. Aun­que los cam­bios ocu­rri­dos en Su­da­mé­ri­ca en los úl­ti­mos años han per­mi­ti­do for­ta­le­cer el fren­te de­mo­crá­ti­co con­tra Ni­co­lás Ma­du­ro, to­da­vía le que­dan a la dic­ta­du­ra leal­ta­des ca­ri­be­ñas que com­pli­can las ma­te­má­ti­cas. Por eso ha si­do el propio Ma­du­ro -la­ce­ran­te iro­nía- quien el 17 de abril pa­sa­do anun­ció que su go­bierno se re­ti­ra­rá de la OEA (la ame­na­za ha si­do re­cu­rren­te a lo lar­go de los años, de ma­ne­ra que el nue­vo anun­cio es de in­cier­to pro­nós­ti­co).

Pre­ci­sa­men­te por­que la OEA no ha po­di­do ac­tuar co­mo or­ga­ni­za­ción con la con­tun­den­cia que ha­bría ca­bi­do es­pe­rar del Sis­te­ma In­te­ra­me­ri­cano es que na­ció el Gru­po de Li­ma, una ini­cia­ti­va in­for­mal más que un apa­ra­to in­ter­na­cio­nal con vi­da pro­pia. Pe­ro hay un fac­tor nue­vo: la in­ten­si­fi­ca­ción de la pre­sión de Es­ta­dos Uni­dos so­bre Ma­du­ro. Mi­ke Pen­ce (vi­ce­pre­si­den­te), Mi­ke Pom­peo (se­cre­ta­rio de Es­ta­do), Nik­ki Ha­ley (em­ba­ja­do­ra an­te la ONU) y Carlos Tru­ji­llo (em­ba­ja­dor an­te la OEA) han da­do un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la exi­gen­cias que ha­cen a Ma­du­ro a me­di­da que se acer­ca­ba la fe­cha fa­tí­di­ca del 20 de ma­yo. Has­ta ha­ce po­co la ad­mi­nis­tra­ción Trump ha­bla­ba del re­torno a la de­mo­cra­cia; aho­ra ha­bla de un cam­bio de ré­gi­men, sin pro­nun­ciar es­ta fra­se que tie­ne con­no­ta­cio­nes con­tro­ver­sia­les en la po­lí­ti­ca ex­te­rior es­ta­dou­ni­den­se pe­ro de­jan­do po­cas du­das de que eso es exac­ta­men­te a lo que se re­fie­re.

Es di­fí­cil que Wa­shing­ton dé se­me­jan­te pa­so re­tó­ri­co sin que de­trás ha­ya la vo­lun­tad de ac­tuar. ¿Qué pue­de ha­cer Wa­shing­ton que no ha­ya he­cho ya? Tres co­sas: eje­cu­tar de­ci­sio­nes ju­di­cia­les con­tra Ve­ne­zue­la, apli­car san­cio­nes pe­tro­le­ras di­rec­tas u or­ga­ni­zar al­gu­na for­ma de in­ter­ven­ción hu­ma­ni­ta­ria. Lo más fac­ti­ble y me­nos po­lé­mi­co es lo pri­me­ro. Ya hay, por ejem­plo, un fa­llo ju­di­cial con­tra Ve­ne­zue­la en tri­bu­na­les es­ta­dou­ni­den­ses por las ac­cio­nes em­pren­di­das por Co­no­coPhi­llips en res­pues­ta a la na­cio­na­li­za­ción de los ac­ti­vos a ma­nos de la dic­ta­du­ra. El lau­do ar­bi­tral de dos mil mi­llo­nes de dó­la­res a fa­vor de Co­no­coPhi­llips po­dría ser el mo­ti­vo per­fec­to pa­ra hin­car el dien­te a al­gu­nos ac­ti­vos ve­ne­zo­la­nos, ya sea bu­ques pe­tro­le­ros o in­clu­so una par­te de Cit­go, la fi­lial de PDV­SA, la com­pa­ñía es­ta­tal pe­tro­le­ra. De he­cho, ya han si­do in­ter­ve­ni­dos al­gu­nos ac­ti­vos en Bo­nai­re y San Eus­ta­quio, lu­ga­res que tie­nen cier­ta im­por­tan­cia pa­ra efec­tos lo­gís­ti­cos y dis­tri­bu­ti­vos en el Ca­ri­be.

La se­gun­da op­ción es­tá en dis­cu­sión en la Ca­sa Blanca des­de ha­ce mu­cho tiem­po pe­ro no se ani­man a to­mar­la por­que las san­cio­nes pe­tro­le­ras, por ejem­plo prohi­bir las im­por­ta­cio­nes de cru­do ve­ne­zo­lano en Es­ta­dos Uni­dos o la ex­por­ta­ción de pro­duc­tos re­fi­na­dos es­ta­dou­ni­den­ses a Ve­ne­zue­la, afec­ta­rían tam­bién al­gu­nos in­tere­ses nor­te­ame­ri­ca­nos y a ter­ce­ros paí­ses. Es­ta­dos Uni­dos im­por­ta de Ve­ne­zue­la al­go más de 400 mil ba­rri­les dia­rios (la mi­tad que ha­ce al­gu­nos años), de ma­ne­ra que pa­ra Ca­ra­cas el gol­pe se­ría du­ro. Re­em­pla­zar ese des­tino con Ru­sia o Chi­na -las úni­cas al­ter­na­ti­vas rea­lis­tas- se­ría muy com­pli­ca­do, en­tre otras co­sas por­que los cos­tos de en­vío son mu­cho más al­tos y por­que am­bos paí­ses ya tie­nen ac­ce­so al pe­tró­leo ve­ne­zo­lano: des­de ha­ce ya bas­tan­te tiem­po Ca­ra­cas pa­ga a Pe­kín y Mos­cú en ba­rri­les los cré­di­tos otor­ga­dos ba­jo la for­ma de com­pra an­ti­ci­pa­da.

La in­ter­ven­ción hu­ma­ni­ta­ria, por úl­ti­mo, es una op­ción le­ja­na, aun­que ya la pi­den exi­lia­dos ve­ne­zo­la­nos co­mo el exal­cal­de de Ca­ra­cas, Antonio Le­dez­ma, o el eco­no­mis­ta Ricardo Haus­mann. Nin­gún país la­ti­noa­me­ri­cano -a es­tas al­tu­ras- apo­ya esa op­ción. Pe­ro es evi­den­te que si con­ti­núa el cau­da­lo­so flu­jo de ve­ne­zo­la­nos a los paí­ses de la re­gión (par­ti­cu­lar­men­te a Co­lom­bia) y que si la ya es­pe­luz­nan­te cri­sis in­ter­na se agra­va, esa car­ta aca­ba­rá es­tan­do so­bre la me­sa, con to­das las im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas que ello ten­dría por la reaper­tu­ra de una vie­ja he­ri­da la­ti­noa­me­ri­ca­na.

La eco­no­mía

Uno po­dría lle­nar mu­chas pá­gi­nas del pe­rió­di­co ofre­cien­do las es­ta­dís­ti­cas de des­cen­so ve­ne­zo­lano a los in­fier­nos. Bas­tan, pa­ra en­ten­der lo que pue­de su­ce­der en lo in­me­dia­to, da­tos co­mo es­tos: el in­gre­so mí­ni­mo es hoy 15 ve­ces me­nor de lo que el Ban­co Mun­dial con­si­de­ra el um­bral de la po­bre­za (1,9 dó­la­res al día); so­lo des­de 2013 el in­gre­so mí­ni­mo ha per­di­do 95% del va­lor y el des­abas­te­ci­mien­to hoy ro­za el 90%. El re­tro­ce­so del país es­tá per­fec­ta­men­te re­su­mi­do por el cálcu­lo que hi­zo re­cien­te­men­te el IESE, la co­no­ci­da es­cue­la de pos­gra­do: el PIB ve­ne­zo­lano equi­va­le hoy al que te­nía ese país en… ¡1955! En so­lo cua­tro años el PIB ha per­di­do un ter­cio de su va­lor.

Es­ta de­ba­cle eco­nó­mi­ca, su­ma­da a la vio­len­cia cri­mi­nal ge­ne­ra­li­za­da, ex­pli­ca la es­tam­pi­da de ve­ne­zo­la­nos por la fron­te­ra y por avión ha­cia me­dio mun­do. La mi­gra­ción pro­vo­ca­da por es­te desas­tre as­cien­de al mi­llón de per­so­nas en Co­lom­bia, por ejem­plo, don­de es­te dra­ma se ha con­ver­ti­do, inevi­ta­ble­men­te, en un de­li­ca­dí­si­mo asun­to de po­lí­ti­ca in­ter­na.

El Es­ta­do ve­ne­zo­lano tie­ne com­pro­mi­sos ex­ter­nos por más de 90 mil mi­llo­nes de dó­la­res, de los cua­les unos 60 mil mi­llo­nes tie­nen que ver con te­ne­do­res de bo­nos que es­pe­ran se­guir re­ci­bien­do su di­ne­ro. Pe­ro ya se ha pro­du­ci­do en los he­chos una sus­pen­sión de pa­gos (“de­fault”) por tres mil mi­llo­nes y pron­to la ci­fra au­men­ta­rá. Ma­du­ro ha ape­la­do a re­cur­sos de­li­ran­tes pa­ra tra­tar de ob­te­ner un res­pi­ro. Por ejem­plo, ha lan­za­do una crip­to­mo­ne­da (mo­ne­da di­gi­tal), el “pe­tro”, su­pues­ta­men­te res­pal­da­da por más de cin­co mil mi­llo­nes de ba­rri­les de pe­tró­leo. Es el mun­do al re­vés: las crip­to­mo­ne­das na­cie­ron co­mo un

re­cur­so de gen­te que que­ría pro­te­ger­se de la ero­sión del di­ne­ro ofi­cial por par­te de los ban­cos cen­tra­les, con lo cual las po­si­bi­li­da­des que tie­ne Ma­du­ro de ob­te­ner con­fian­za pa­ra el “pe­tro” son nu­las. Es­to, sin con­tar que Ve­ne­zue­la es­tá so­me­ti­da a san­cio­nes fi­nan­cie­ras por par­te de Es­ta­dos Uni­dos y que su eco­no­mía es­tá en lla­mas.

To­do lo que pue­da ha­cer Ma­du­ro pa­ra afian­zar su dic­ta­du­ra des­pués del 20 de ma­yo ten­drá que re­sis­tir­se a las are­nas mo­ve­di­zas de es­ta reali­dad eco­nó­mi­ca. Es, tras la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, el se­gun­do gran fac­tor a te­ner en cuen­ta.

Hen­ri Fal­cón

El ter­ce­ro es la re­sis­ten­cia de­mo­crá­ti­ca. La opo­si­ción ha­bía lo­gra­do, a par­tir de 2010, pre­sen­tar al país y al mun­do un fren­te uni­do que dio mu­chos re­sul­ta­dos, obli­gan­do al ré­gi­men a mos­trar su ver­da­de­ro ros­tro tras mu­chos años es­con­dién­do­lo me­dian­te una ela­bo­ra­da ce­re­mo­nia del Ka­bu­ki. Pe­ro los re­ve­ses su­fri­dos en el úl­ti­mo año han des­ga­rra­do esa uni­dad. Aun­que la opo­si­ción agru­pa­da en la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca lo­gró el 16 de ju­lio del año pa­sa­do la ha­za­ña de or­ga­ni­zar y ga­nar una con­sul­ta po­pu­lar que lle­vó a las ur­nas a más de sie­te mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos con­tra to­das las ame­na­zas ofi­cia­les, des­de en­ton­ces Ma­du­ro ha im­pues­to una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y unas au­to­ri­da­des re­gio­na­les en co­mi­cios ile­gí­ti­mos no re­co­no­ci­dos por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que han des­mo­ra­li­za­do a una par­te de la opo­si­ción.

An­te el avan­ce de la dic­ta­du­ra, las ten­sio­nes in­ter­nas se hi­cie­ron vi­si­bles. El úl­ti­mo ji­rón del des­ga­rra­do te­ji­do opo­si­tor ha si­do la de­ci­sión de Hen­ri Fal­cón de ser can­di­da­to pre­si­den­cial. Se tra­ta de un ex­mi­li­tar y ex­go­ber­na­dor del es­ta­do La­ra, un con­no­ta­do cha­vis­ta has­ta que rom­pió con el ré­gi­men y fun­dó en 2012 una nue­va agru­pa­ción, Avan­za­da Pro­gre­sis­ta, con la que gra­vi­tó ha­cia la opo­si­ción. An­te la de­ci­sión ma­yo­ri­ta­ria de la MUD de no pres­tar­se al jue­go de Ma­du­ro par­ti­ci­pan­do en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del pró­xi­mo do­min­go, Fal­cón rom­pió la uni­dad con la de­ci­sión con­tro­ver­sial de pre­sen­tar­se co­mo can­di­da­to.

La lectura que ha­ce gran par­te de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na de es­ta de­ci­sión es que se tra­ta de una ope­ra­ción far­ses­ca de Ma­du­ro en com­pli­ci­dad con Fal­cón pa­ra dar­le la apa­rien­cia de pro­ce­so com­pe­ti­ti­vo a su re­elec­ción. Exis­te la sos­pe­cha de que Ma­du­ro po­dría de­jar a Fal­cón ob­te­ner un por­cen­ta­je de vo­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra dar­le ma­yor ve­ro­si­mi­li­tud a es­ta ope­ra­ción e in­clu­so con­vo­car a su “ad­ver­sa­rio” a for­mar un go­bierno “de uni­dad na­cio­nal”. Con ello pre­ten­de­ría so­ca­var a la opo­si­ción, que que­da­ría con­de­na­da a la irre­le­van­cia.

Fal­cón y sus se­gui­do­res in­sis­ten en que las acu­sa­cio­nes son in­jus­tas. Pe­ro en el su­pues­to di­fí­cil­men­te creí­ble de que es­to fue­se cier­to, las po­si­bi­li­da­des de que Ma­du­ro re­co­noz­ca una de­rro­ta son ilu­sas. En el me­jor de los ca­sos es­ta­re­mos an­te un nue­vo fraude y una nue­va com­pro­ba­ción de que la sa­li­da elec­to­ral, mien­tras Ma­du­ro y com­pa­ñía ten­gan la sar­tén por el man­go, es una qui­me­ra.

El fu­tu­ro

Mu­chos es­pe­ran en Ve­ne­zue­la un le­van­ta­mien­to mi­li­tar de man­dos me­dios (los ge­ne­ra­les y co­ro­ne­les es­tán ce­lo- sa­men­te vi­gi­la­dos por el sis­te­ma di­se­ña­do por la in­te­li­gen­cia cu­ba­na y son so­bre­vi­vien­tes de mu­chas pur­gas, ade­más de cóm­pli­ces del cri­men or­ga­ni­za­do en que se ha con­ver­ti­do el ré­gi­men en sus má­xi­mas ins­tan­cias). La idea se­ría que ese mo­vi­mien­to al in­te­rior de las Fuer­zas Ar­ma­das sa­ca­ra del jue­go a la je­rar­quía y abrie­ra un es­pa­cio de ne­go­cia­ción y tran­si­ción a la de­mo­cra­cia. Pe­ro no hay in­di­cios, to­da­vía, de que es­to va­ya a ocu­rrir. Tam­po­co es da­ble, a es­tas al­tu­ras, el es­ce­na­rio de la in­ter­ven­ción hu­ma­ni­ta­ria. Am­bas co­sas -an­tes la pri­me­ra que la se­gun­da- pue­den ocu­rrir por­que un agra­va­mien­to de la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria po­dría re­com­po­ner el or­den de pro­ba­bi­li­da­des y con­ver­tir en inevi­ta­ble lo que aho­ra lu­ce im­pro­ba­ble. Pe­ro con­ven­ga­mos en que en el fu­tu­ro cer­cano lo rea­lis­ta es es­pe­rar que las co­sas trans­cu­rran por otra vía.

¿Cuál vía? Por par­te del go­bierno, la hui­da ha­cia de­lan­te, es de­cir la in­ten­si­fi­ca­ción de la dic­ta­du­ra, la ace­le­ra­ción ha­cia la cu­ba­ni­za­ción de­fi­ni­ti­va del ré­gi­men. Por par­te de la opo­si­ción y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, un au­men­to de la pre­sión in­ter­na y ex­ter­na con mo­vi­li­za­cio­nes y nue­vas san­cio­nes, aca­so pe­tro­le­ras, a la es­pe­ra de que esa di­ná­mi­ca, su­ma­da a la de­li­cues­cen­cia eco­nó­mi­ca de Ve­ne­zue­la, pre­ci­pi­te una quie­bra de­fi­ni­ti­va al in­te­rior del apa­ra­to es­ta­tal del cha­vis­mo y por tan­to abra la po­si­bi­li­dad de una tran­si­ción.

No te­ne­mos có­mo sa­ber lo que su­ce­de­rá. Pe­ro sí sa­be­mos que el pre­cio de que Ma­du­ro lo­gre la cu­ba­ni­za­ción de­fi­ni­ti­va se­rá dan­tes­co y que las po­si­bi­li­da­des de que la opo­si­ción y la co­mu­ni­dad lo im­pi­dan en el cor­to pla­zo no son enor­mes. Pa­ra des­gra­cia de ese país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.