“Cual­quier re­vés, por pe­que­ño que sea, uno quisiera que no hu­bie­ra su­ce­di­do”

El mi­nis­tro de Desa­rro­llo So­cial e in­te­gran­te del co­mi­té po­lí­ti­co ha­ce un ba­lan­ce de los 60 días del go­bierno y ase­gu­ra que los au­to­go­les han si­do “pe­que­ñe­ces” que no han he­cho cam­biar la ru­ta pre­fi­ja­da por el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra. Ade­más, ase­gu­ra que los vi

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR FRAN­CIS­CO ARTAZA

Un enor­me re­loj di­gi­tal, detrás del es­cri­to­rio del mi­nis­tro de Desa­rro­llo so­cial, Al­fre­do Mo­reno, mar­ca im­pla­ca­ble los días, ho­ras, mi­nu­tos y se­gun­dos que le que­dan pa­ra en­tre­gar al Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra el in­for­me fi­nal pa­ra el te­ma de la in­fan­cia, uno de los dos acuer­dos na­cio­na­les que el Man­da­ta­rio le en­co­men­dó sa­car ade­lan­te. El otro es igual o más com­ple­jo: un plan pa­ra la paz y el desa­rro­llo de La Arau­ca­nía, que de­be te­ner afi­na­do a me­dia­dos de agos­to. Por lo mis­mo, Mo­reno de­fien­de la ges­tión del go­bierno en es­tos dos pri­me­ros me­ses, a los que ca­li­fi­ca de exi­to­sos, pe­se a la se­gui­di­lla de au­to­go­les y erro­res co­me­ti­dos por las nue­vas au­to­ri­da­des. Tam­bién re­fu­ta las crí­ti­cas des­de el ofi­cia­lis­mo a su es­ti­lo de tra­ba­jo.

En las pri­me­ras se­ma­nas del go­bierno los lla­ma­dos “erro­res no for­za­dos” es­tu­vie­ron en ma­nos de mi­nis­tros de­bu­tan­tes: Emi­lio San­te­li-ces y Ge­rar­do Va­re­la. Hoy es­tán en el cen­tro de la po­lé­mi­ca el ti­tu­lar de Ha­cien­da, Fe­li­pe La­rraín, y el de Jus­ti­cia, Her­nán La­rraín. Pa­re­ce que la ex­pe­rien­cia no ga­ran­ti­za la fal­ta de po­lé­mi­ca…

Te­ne­mos que po­ner las co­sas en pers­pec­ti­va. Es­te es un go­bierno que lle­va 60 días y creo que ha si­do in­men­sa­men­te exi­to­so, ha ido de fren­te a tra­tar de re­sol­ver los pro­ble­mas más com­ple­jos: la mi­gra­ción, los pro­ble­mas de la in­fan­cia, to­dos lo que te­mas que sa­be­mos del Se­na­me, lo que es­ta­mos ha­cien­do en ma­te­ria de seguridad, don­de hay una co­mi­sión na­cio­nal bus­can­do acuer­dos en esa ma­te­ria, la sa­lud. El go­bierno ha te­ni­do un rum­bo cla­ro. Creo, ade­más, que nin­gu­na de las si­tua­cio­nes que ha men­cio­na­do va a ha­cer cam­biar el rum­bo del go­bierno. Uno siem­pre pue­de te­ner un re­vés pe­que­ño en una co­sa o en otra, pe­ro lo esen­cial, y eso es lo que han apre­cia­do los chi­le­nos, es es­te cur­so que estaba fi­ja­do des­de an­tes y que el Pre­si­den­te y el go­bierno han man­te­ni­do en muy bue­na for­ma.

¿ Es­tos tras­piés hi­cie­ron per­der al go­bierno el con­trol de la agen­da?

Efec­ti­va­men­te, cuan­do pa­sa una co­sa es­pe­cí­fi­ca en un día, el te­ma del día es eso. Pe­ro creo que lo esen­cial es­tá en los te­mas que ya men­cio­né.

¿De­bie­ron ha­ber­se re­suel­to de for­ma más rá­pi­da las des­pro­li­ji­da­des y erro­res ?

Los tras­piés han si­do muy me­no­res y es­te es un go­bierno que lle­va re­cién 60 días, es un equi­po gran­de, mu­chos mi­nis­te­rios, mu­cha gen­te que hay que nom­brar, que hay que echar a an­dar,

siem­pre hay co­sas en las que uno di­ce: las pu­de ha­ber he­cho de es­ta ma­ne­ra o de es­ta otra, pu­de ha­ber­lo he­cho más rá­pi­do.

¿ Cuál es su opi­nión del via­je del mi­nis­tro La­rraín a Har­vard?

Él hi­zo un via­je im­por­tan­te, dio una con­fe­ren­cia re­le­van­te. Creo ne­ce­sa­rio ha­cer una dis­tin­ción en­tre lo que hi­ce yo y lo que hi­zo el mi­nis­tro Fe­li­pe La­rraín. Yo ten­go un hi­jo que es­tá es­tu­dian­do en la Uni­ver­si­dad de Chica­go, que es don­de yo fui y, por lo tan­to, te­nía una ra­zón fa­mi­liar. Na­da de eso tie­ne re­la­ción con el ca­so de Fe­li­pe La­rraín. Son cir­cuns­tan­cias com­ple­ta­men­te dis­tin­tas. Él no te­nía nin­gu­na ra­zón per­so­nal ni fa­mi­liar pa­ra es­tar ahí. Él estaba ha­cien­do una con­fe­ren­cia co­mo mi­nis­tro. Lo que es­tá su­ce­dien­do en es­te ca­so es bá­si­ca­men­te que se es­tá co­lo­can­do el fo­co don­de no co­rres­pon­de. Es­tá bien que la gen­te juz­gue si co­rres­pon­de o no, pe­ro es­to en­tra den­tro de las pe­que­ñe­ces. Yo creo que Fe­li­pe es­tá ha­cien­do una gran ta­rea co­mo mi­nis­tro de Ha­cien­da. Tie­ne un gran apo­yo a lo que es­tá ha­cien­do. Te­ne­mos al man­do de las fi­nan­zas pú­bli­cas a una gran per­so­na, a un gran pro­fe­sio­nal y que es­tá de­jan­do sus ma­yo­res es­fuer­zos en sa­lir ade­lan­te. La gen­te, la pren­sa, tie­ne to­do el de­re­cho de de­cir es­to o lo otro res­pec­to de es­te te­ma, pe­ro lo esen­cial es lo que es­ta­mos ha­blan­do.

El que us­ted tu­vie­ra que ex­pli­ci­tar las cir­cuns­tan­cias en que hi­zo el via­je a Chica­go, pa­ra el cual pi­dió un día ad­mi­nis­tra­ti­vo y pa­gó de su bol­si­llo, de­mues­tra el im­pac­to que tu­vo en la opi­nión pú­bli­ca el via­je de La­rraín a Har­vard fi­nan­cia­do con pla­tas fis­ca­les. ¿Fue un error del go­bierno el tra­tar de mi­ni­mi­zar ese he­cho y no exi­gir­le a Fe­li­pe La­rraín que die­ra dis­cul­pas y pa­ga­ra de in­me­dia­to el di­ne­ro del via­je pa­ra zan­jar el te­ma?

Mu­chas de las co­sas que plan­tea se hi­cie­ron, el via­je era pú­bli­co, to­do el mun­do lo co­no­ce, to­da la in­for­ma­ción res­pec­to de es­te te­ma es­tá dis­po­ni­ble, nun­ca se ha pre­sen­ta­do de otra ma­ne­ra, la Uni­ver­si­dad de Har­vard ha de­vuel­to par­te del di­ne­ro, él ha pues­to la di­fe­ren­cia por si la Con­tra­lo­ría es­ti­ma­ra que tie­ne que pa­gar­se de ma­ne­ra per­so­nal, él es­tá es­pe­ran­do que la Con­tra­lo­ría de­fi­na eso. Pe­ro in­sis­to, lo que im­por­ta aquí son las gran­des ma­te­rias que es­tá ha­cien­do y si es la per­so­na idó­nea, y a mí me pa­re­ce que es com­ple­ta­men­te la per­so­na que tie­ne más ex­pe­rien­cia, es­tá en es­to por sus ta­len­tos y ca­pa­ci­da­des. Él ha he­cho una gran ta­rea y te­nía jus­to mé­ri­to ha­ber he­cho lo que él hi­zo res­pec­to de es­te via­je.

¿En qué pie que­da la po­lí- ti­ca de aus­te­ri­dad im­pul­sa­da, pre­ci­sa­men­te, por el mi­nis­tro de Ha­cien­da, cuan­do las crí­ti­cas se han cen­tra­do en el mal uso de re­cur­sos pú­bli­cos?

Es­te es un te­ma muy im­por­tan­te. Chi­le re­quie­re ser es­pe­cial­men­te cui­da­do­so con los re­cur­sos pú­bli­cos, por­que la si­tua­ción fis­cal es com­ple­ja. En eso no nos po­de­mos equi­vo­car. To­dos aque­llos paí­ses que pre­ten­den sa­lir ade­lan­te gas­tan­do lo que no tie­nen, son sim­ple­men­te be­ne­fi­cios efí­me­ros y des­pués los que más la su­fren son los más po­bres cuan­do esos re­cur­sos se tie­nen que de­jar de gas­tar y se tie­nen que sus­pen­der esos pro­gra­mas, mi­re lo que ha pa­sa­do en los paí­ses que nos ro­dean y tam­bién en al­gu­nos mo­men­tos de la his­to­ria de Chi­le. En ese sen­ti­do, es­to es una lec­ción apren­di­da den­tro del go­bierno.

¿En el co­mi­té po­lí­ti­co se han da­do ins­truc­cio­nes a los mi­nis­tros pa­ra que no se re­pi­tan es­tos au­to­go­les?

Es na­tu­ral, uno siem­pre quie­re ha­cer las co­sas me­jor y, por lo tan­to, cual­quier re­vés, por pe­que­ño que sea, uno quisiera que no hu­bie­ra su­ce­di­do, y si ocu­rre, ver có­mo lo va a co­rre­gir.

¿Le hu­bie­ra gus­ta­do que se co­rri­gie­ran de otra for­ma?

En ge­ne­ral, creo que se han co­rre­gi­do de bue­na for­ma. Ha si­do rá­pi­do y de una for­ma en que se res­pe­tan las ins­ti­tu­cio­nes y eso ha­ce só­li­da la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de Chi­le.

Tras las pre­sen­ta­cio­nes an­te Con­tra­lo­ría por par­te de la opo­si­ción, en el go­bierno ha­blan de un “cli­ma de cris­pa­ción po­lí­ti­ca”. ¿Es­tá de acuer­do con esa afir­ma­ción o fue una ma­la sa­li­da an­te los pro­pios erro­res?

Los par­ti­dos, la gen­te, tie­nen to­do el de­re­cho de re­cu­rrir a la Con­tra­lo­ría, al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, a los tri­bu­na­les, a las fis­ca­lías. En eso no hay dos opi­nio­nes y no hay pro­ble­ma. Ca­da uno tie­ne que ver cuán­do ocu­pa ca­da una de esas co­sas. El te­ma es­tá en el áni­mo y la for­ma con que se ha­cen las co­sas, dón­de se po­ne el acen­to. La opo­si­ción tie­ne que ha­cer su ta­rea y na­tu­ral­men­te par­te de esa ta­rea es fis­ca­li­zar, y cuan­do co­rres­pon­da tie­ne que ser una fis­ca­li­za­ción fuer­te, con­tun­den­te, in­for­ma­da, y po­ner luz don­de pue­da ha­ber os­cu­ri­dad. Na­die es­tá di­cien­do no me fis­ca­li­ce, no use sus atri­bu­cio­nes, por el con­tra­rio, hay to­tal acep­ta­ción de las atri­bu­cio­nes que tie­ne ca­da ór­gano del Es­ta­do. Lo que se ha se­ña­la­do en es­ta ma­te­ria es un pun­to po­lí­ti­co, no es res­pec­to de los pro­ce­di­mien­tos, ni de có­mo fun­cio­na el país, y tie­ne que ver so­bre dón­de po­ne­mos el fo­co y có­mo nos tra­ta­mos. El plan­tea­mien­to del Pre­si­den­te y a lo que ha con­vo­ca­do el go­bierno, pe­ro tam- bién a la opo­si­ción y a la so­cie­dad ci­vil, es bus­que­mos cier­tas co­sas que son cru­cia­les, que son bá­si­cas, en las cua­les no nos he­mos pues­to de acuer­do por dé­ca­das, por­que las he­mos de­ja­do de la­do o por­que ha si­do muy di­fí­cil po­ner­nos de acuer­do, por ejem­plo, La Arau­ca­nía, la in­fan­cia, la seguridad ciu­da­da­na, en esas co­sas por qué no bus­ca­mos un acuer­do na­cio­nal, por qué no bus­ca­mos tra­ba­jar en­tre to­dos, y fren­te a eso ha ha­bi­do gen­te que ha res­pon­di­do de ma­ne­ra muy ge­ne­ro­sa, me re­fie­ro a gen­te de la opo­si­ción, de la so­cie­dad ci­vil, pe­ro hay al­gu­nos otros que en es­tas si­tua­cio­nes que he­mos men­cio­na­do más bien han bus­ca­do el be­ne­fi­cio po­lí­ti­co pe­que­ño, la ven­ta­ja pe­que­ña, po­ner el fo­co don­de no es­tá la co­sa gran­de, re­le­van­te pa­ra el país. A eso se re­fie­re el plan­tea­mien­to del go­bierno.

¿Cuá­les son las di­fe­ren­cias más sig­ni­fi­ca­ti­vas que us­ted ve res­pec­to de lo que fue el pro­ce­so de ins­ta­la­ción del pri­mer go­bierno de Pi­ñe­ra?

Yo creo que hay una di­fe­ren­cia gran­de, por­que no so­lo el Pre­si­den­te, sino to­do el equi­po tie­nen ex­pe­rien­cia. En 2010 era la pri­me­ra vez que la cen­tro­de­re­cha era go­bierno en dé­ca­das, cos­tó mu­cho ar­mar los equi­pos, hoy hay gen­te jo­ven que tra­ba­jó en el go­bierno del 2010 al 2014 y que hoy día tie­ne car­gos de ni­vel me­dio-al­to, pe­ro co­no­cen có­mo fun­cio­na el sec­tor pú­bli­co, gen­te que, ade­más, le gus­tó ser ser­vi­dor pú­bli­co, an­tes ha­bía per­so­nas que lla­má­ba­mos y que no se acos­tum­bra­ban, por­que el sec­tor pú­bli­co es di­fe­ren­te al mun­do pri­va­do o a la aca­de­mia. Hoy hay equi­pos que co­no­cen me­jor los có­di­gos de la po­lí­ti­ca, creo que tam­bién hay una coa­li­ción po­lí­ti­ca que lo so­por­ta y que lo apo­ya, hay una coa­li­ción que fun­cio­na co­mo coa­li­ción, don­de los par­ti­dos se han acos­tum­bra­do a tra­ba­jar de ma­ne­ra con­jun­ta, y la otra cir­cuns­tan­cia que no hay que des­pre­ciar es que el 2010, a fi­nes de fe­bre­ro, tu- vi­mos un te­rre­mo­to que hi­zo que to­do fue­ra mu­cho más di­fí­cil, pe­se a que el te­rre­mo­to tam­bién hi­zo sa­car fuer­zas de fla­que­za.

Las que­jas de RN

¿Le ha ju­ga­do en con­tra su ca­li­dad de in­de­pen­dien­te en el ga­bi­ne­te? Eso a pro­pó­si­to de las crí­ti­cas que ha re­ci­bi­do de RN…

Una vez que uno es­tá en el go­bierno es par­te de un equi­po. Hay que tra­ba­jar con to­dos los par­ti­dos. Aquí el que con­du­ce es el Pre­si­den­te, él es el que nos se­ña­la las ta­reas, cuá­les son las res­pon­sa­bi­li­da­des y las me­tas.

No veo ma­yor in­con­ve­nien­te en eso. Per­so­nal-men­te, es­toy en el mi­nis­te­rio por una ta­rea que me ha en­co­men­da­do el Pre­si­den­te que a mí me apa­sio­na, me gus­ta y me pa­re­ce im­por­tan­te: Chi­le ha te­ni­do un pro­gre­so enor­me en los úl­ti­mos 30 años, pe­ro hay un gru­po de per­so­nas que no se pue­de que­dar atrás, que no só­lo ne­ce­si­ta que ha­ya cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, que ha­ya un au­men­to de las opor­tu­ni­da­des -lo que es muy im­por­tan­te-, sino que ne­ce­si­ta una ma­ni­to. Hay gen­te que es­tá vi­vien­do en la po­bre­za, que es­tá en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad, te­ne­mos en adul­tos ma­yo­res un pro­ble­ma que se nos viene en­ci­ma con una fuer­za enor­me. Có­mo en­fren­ta­mos to­do eso. Aquí uno tie­ne la opor­tu­ni­dad de ha­cer al­go re­le­van­te por esas per­so­nas más vul­ne­ra­bles.

Re­no­va­ción Na­cio­nal se ha que­ja­do an­te La Mo­ne­da de que us­ted no los es­cu­cha, que ha­ce lo que quie­re, que ha be­ne­fi­cia­do a otros par­ti­dos en des­me­dro de ellos al de­sig­nar los car­gos del mi­nis­te­rio. ¿Qué cree que hay detrás de las que­jas de RN en su con­tra?

En es­to hay que con­ver­sar, hay que es­cu­char­se. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de te­ner el miér­co­les un al­muer­zo con to­dos los in­te­gran­tes de la ban­ca­da de Re­no­va­ción Na­cio­nal, hu­bo al­gu­nos co­men­ta­rios co­mo los que me se­ña­la, con­ver­sa­mos de lo que es­ta­mos ha­cien­do en con­jun­to, fue una bue­na con­ver­sa­ción en la que, ade­más, ca­da uno vio las par­tes que no ve. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos tie­nen sus có­di­gos, sus for­mas de ac­tuar, tie­nen a ve­ces ele­men­tos que uno co­mo in­de­pen­dien­te a ve­ces no los ve y es im­por­tan­te po­ner­se en los pies del otro y eso fue lo que hi­ci­mos, creo que ellos tam­bién lo hi­cie­ron des­de el pun­to de vis­ta de quién tie­ne que di­ri­gir un mi­nis­te­rio, creo que he­mos fi­na­li­za­do en muy bue­nos tér­mi­nos.

Mi­nis­tro, ¿de cuál par­ti­do se sien­te más cer­cano, de RN o de la UDI?

Yo me sien­to cer­cano al par­ti­do del go­bierno. Yo es­toy aquí por­que el Pre­si­den­te me ha con­vo­ca­do y es­toy en­can­ta­do de tra­ba­jar con RN, con la UDI, con Evó­po­li y con to­dos los que apo­yan al go­bierno.

En el ofi­cia­lis­mo ya ha­blan del es­ti­lo Mo­reno, co­mo el de al­guien que se man­da so­lo y que es­cu­cha po­co. ¿Ha­ce al­gu­na au­to­crí­ti­ca?

Mi for­ma de tra­ba­jar es más bien al con­tra­rio, es de equi­pos, es­to no tie­ne que ver con el tra­ba­jo aquí en el mi­nis­te­rio. He tra­ba­ja­do en mu­chas co­sas di­fe­ren­tes y me gus­ta tra­ba­jar con gen­te muy dis­tin­ta, por­que si no uno no en­tien­de bien los pro­ble­mas y no pue­de en­con­trar la me­jor ma­ne­ra de re­sol­ver­los.

La Arau­ca­nía

Des­de La Mo­ne­da se hi­zo ver que la re­duc­ción de 11 a seis mi­nis­tros que lo acom­pa­ña­ron en abril a Te­mu­co era una for­ma de “ba­jar­lo a tie­rra”, de dar­le un ba­ño de hu­mil­dad. ¿Asu­mió el gol­pe?

Las ra­zo­nes fue­ron di­fe­ren­tes. Agra­dez­co al Pre­si­den­te el ha­ber­me pues­to a car­go de coor­di­nar el Acuer­do por la Paz y el Desa­rro­llo de La Arau­ca­nía, que es una ta­rea muy com­ple­ja y di­fí­cil, muy im­por­tan­te tam­bién. Es­ta es la re­gión más pos­ter­ga­da de Chi­le, he­mos de­ja­do que es­ta si­tua­ción se arras­tre en el tiem­po y no he­mos po­di­do

evi­tar que es­te círcu­lo vi­cio­so si­ga avan­zan­do. Pa­ra eso te­ne­mos que tra­ba­jar con el in­ten­den­te, el go­bierno local, con una mul­ti­pli­ci­dad de mi­nis­te­rios. Via­ja­mos en esa opor­tu­ni­dad con 11 mi­nis­te­rios, en al­gu­nos iban los mi­nis­tros, seis mi­nis­tros -nun­ca ha­bía pa­sa­do eso en La Arau­ca­nía-, los de­más es­ta­ban re­pre­sen­ta­dos por sub­se­cre­ta­rios o al­tos per­so­ne­ros, con quie­nes vol­ve­re­mos a La Arau­ca­nía la pró­xi­ma se­ma­na.

¿La fal­ta de in­ver­sión pú­bli­ca en La Arau­ca­nía se de­be prin­ci­pal­men­te al con­flic­to ma­pu­che o hu­bo una suer­te de aban­dono de es­ta re­gión por par­te del Es­ta­do?

El ma­yor pro­ble­ma es el aban­dono de la in­ver­sión pri­va­da. En los úl­ti­mos sie­te años, la in­ver­sión ex­tran­je­ra en La Arau­ca­nía ha si­do de ce­ro pe­so. La in­ver­sión pri­va­da na­cio­nal se ha re­du­ci-

do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y, cla­ro, es­to tie­ne que ver con los pro­ble­mas que se vi­ven ahí, con que hay vio­len­cia que ha­ce que al­gu­nas co­sas se de­ten­gan, a que hay cam­pos que es­tán a la es­pe­ra por si se los van a com­prar, o no ha­cen la in­ver­sión por­que pien­san que pue­den ha­cer­les al­go, hay ru­bros que son im­por­tan­tes en la zo­na y que han di­cho que no van a ha­cer na­da más. Hay áreas nue­vas en fru­ti­cul­tu­ra, pa­rro­na­les, que aho­ra se pue­den ha­cer por el cam­bio de cli­ma, pe­ro es­tán li­mi­ta­dos por­que se re­quie­ren in­ver­sio­nes y las tie­rras ma­pu­ches que ha en­tre­ga­do la Co­na­di tie­ne mu­chas res­tric­cio­nes, no se pue­den arren­dar por más de cin­co años, có­mo van a ha­cer in­ver­sio­nes que re­quie­ren de 15 o 20 años, cuan­do se pue­den ha­cer so­lo arrien­dos muy cor­tos. Hay pro­ble­mas de có­mo ha­cer uso de esas tie­rras por par­te de las co­mu­ni­da­des ma­pu­ches; con­ver­san­do con ellos uno pue­de en­ten­der las li­mi­ta­cio­nes que tie­nen pa­ra apro­ve­char lo que han re­ci­bi­do. En se­gun­do lu­gar, pro­duc­to de eso, tam­bién ha ha­bi­do un re­tra­so en la in­ver­sión pú­bli­ca. Al ha­ber me­nos ac­ti­vi­dad se jus­ti­fi­can me­nos al­gu­nas co­sas, por ejem­plo, si pa­sa me­nos gen­te, es mu­cho más di­fí­cil jus­ti­fi­car la pa­vi­men­ta­ción de un ca­mino. Pe­ro ha fal­ta­do una vi­sión de lo im­por­tan­te que es esa zo­na de las par­ti­cu­la­ri­da­des que tie­ne en ma­te­ria de di­ver­si­dad, en ma­te­ria de las di­fi­cul­ta­des que su­fren las co­mu­ni­da­des ma­pu­ches y de no ha­ber pri­vi­le­gia­do a es­tas zo­nas. Se de­cla­ra­ron zo­nas de re­za­go y hu­bo bue­na in­ten­ción, pe­ro se ha tra­du­ci­do po­co en la reali­dad.

Us­ted se­ña­ló la dis­po­ni­bi­li­dad de en­ta­blar el diá­lo­go con la CAM u otras or­ga­ni­za­cio­nes ma­pu­ches en con­flic­to, ¿ha re­ci­bi­do res­pues­ta, aun­que sea de ma­ne­ra in­for­mal?

No, no he te­ni­do con­tac­to con ese ti­po de per­so­nas, sí con una gran can­ti­dad de co­mu­ni­da­des. En el mun­do ma­pu­che no hay una so­la ca­be­za u or­ga­ni­za­ción. He­mos te­ni­do con­tac­tos con una gran va­rie­dad de gru­pos y per­so­nas. En es­to hay que unir mu­chas vo­lun­ta­des.

¿No hay te­mor de que la me­sa que­de con una pa­ta co­ja si no se in­cor­po­ra a es­tos es­fuer­zos a las co­mu­ni­da­des en con­flic­to y que pos­tu­lan la au­to­no­mía te­rri­to­rial?

Si lo­gra­mos po­ner en la me­sa a to­dos aque­llos que pien­san que en el diá­lo­go es­tá el ca­mino pa­ra avan­zar, que si bien creen fir­me­men­te en sus prin­ci­pios, en sus ideas, pien­san que va­le la pe­na es­cu­char los de otros y en que los de­re­chos de unos ter­mi­nan don­de em­pie­zan los del otro, ha­bría­mos con­se­gui­do po­ner to­das las pa­tas de la me­sa. Las per­so­nas tie­nen que sa­ber que las puer­tas es­tán abier­tas, que los es­pe­ra­mos a to­dos. Pe­ro ca­da uno sa­be si se sien­ta en esa me­sa, tie­nen que to­mar sus de­ci­sio­nes, tie­nen que pen­sar si es po­si­ti­vo ha­cer­lo. No va­ya a ser que la his­to­ria los de­je a un la­do.

A fin de mes, la Co­mi­sión de In­fan­cia tie­ne que en­tre­gar un in­for­me con­so­li­da­do al Pre­si­den­te Pi­ñe­ra. ¿Hay te­mas en los que hay con­sen­sos?

No me atre­ve­ría en es­tos mo­men­tos a de­cir que hay acuer­dos o que hay di­sen­sos, por­que es­ta­mos par­tien­do en el pro­ce­so de con­fron­tar las po­si­cio­nes. Ten­go sí la sen­sa­ción de que hay acuer­dos muy am­plios, que se han ido dan­do, bá­si­ca­men­te, por­que cuan­do uno co­no­ce la reali­dad, ya la co­sa no es un pro­ble­ma ideo­ló­gi­co o de for­ma de pen­sar. A ve­ces, uno mis­mo te­nía una ima­gen de las co­sas que no es la reali­dad, no te­nía to­dos los ele­men­tos, le di­je­ron una co­sa, se for­mó una idea, pe­ro cuan­do uno ve to­dos los la­dos del pro­ble­ma es mu­cho más di­fí­cil te­ner di­sen­sos. Con eso no me atre­ve­ría a de­cir que va­mos a te­ner acuer­do en to­do, pe­ro sí en co­sas muy sus­tan­ti­vas y que pue­den cam­biar la reali­dad a los ni­ños. Ne­ce­si­ta­mos un acuer­do que nos per­mi­ta, en ca­da pro­yec­to es­pe­cí­fi­co, po­der apli­car­lo y lle­var­lo a que sea una reali­dad. En eso no hay di­fe­ren­cias den­tro de la co­mi­sión. Aquí el pun­to, es que por es­te ca­mino, qui­zás po­da­mos dar­le una ayu­da al pro­ce­so le­gis­la­ti­vo en po­cos días más, cuan­do ten­ga­mos es­te acuer­do.

“Ten­go un hi­jo que es­tá es­tu­dian­do en la U. de Chica­go, que es don­de yo fui y, por lo tan­to, te­nía una ra­zón fa­mi­liar. Na­da de eso tie­ne re­la­ción con el ca­so de Fe­li­pe La­rraín”.

“El te­ma es­tá en el áni­mo y la for­ma con que se ha­cen las co­sas, dón­de se po­ne el acen­to. Na­die le es­tá di­cien­do a la opo­si­ción que no fis­ca­li­ce”.

FO­TO­GRA­FÍA MA­RIO TELLEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.