El Gran In­qui­si­dor

Es­tos per­so­na­jes de­cla­ma­to­rios pre­ten­den me­ter­nos por el gaz­na­te ca­da una de sus po­bres re­gur­gi­ta­cio­nes.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Fer­nan­do Vi­lle­gas

El se­ñor Eli­zal­de, hoy a car­go de una co­lec­ti­vi­dad que co­no­ció tiem­pos me­jo­res y has­ta glo­rio­sos con los Clo­do­mi­ro Al­mey­da, Ani­ce­to Ro­drí­guez, Allen­de y Pe­dro Vus­ko­vic, to­dos in­te­li­gen­tes (pe­ro no ol­vi­déis que los ca­mi­nos del Se­ñor son ines­cru­ta­bles) es­tá ex­pe­ri­men­tan­do una pla­cen­te­ra trans­for­ma­ción: a ojos del pro­gre­sis­mo su ima­gen ha ido mu­tan­do des­de la del vi­llano que ha­bría ur­di­do el ase­si­na­to po­lí­ti­co de Lagos a la ac­tual, al­go más de­cen­te, del “hom­bre du­ro” del mo­men­to al ser­vi­cio de la Gran Cau­sa del re­gre­so al po­der y a los pi­tu­tos. Es el re­sul­ta­do de su es­me­ro por re­pre­sen­tar el pa­pel de Fis­cal de la Pro­bi­dad Pú­bli­ca, Cen­sor a tiem­po com­ple­to, In­qui­si­dor y la­bra­dor de fra­ses que, en su au­to­es­ti­ma, de­be con­si­de­rar pro­di­gios de in­ge­nio. Es, den­tro de la jau­ría so­cia­lis­ta, el que por aho­ra ladra más fuer­te.

Una de sus fra­ses más re­cien­tes fue ase­ve­rar que el Es­ta­do “no es una agen­cia de via­jes”. Se re­fe­ría al tour es­co­lás­ti­co del mi­nis­tro de Ha­cien­da a Es­ta­dos Uni­dos, ca­so al cual la opo­si­ción se ha asi­do con la de­ses­pe­ra­ción de quien se aho­ga y afe­rra a un cla­vo ar­dien­te. No ha­bien­do ideas, no ha­bien­do “au­to­crí­ti­cas”, no ha­bien­do pro­gra­mas y lo peor de to­do, no ha­bien­do car­gos ni na­da que les per­mi­ta dar una prue­ba de vi­da, re­cu­rren al anecdotario po­lí­ti­co, a lo que di­jo fu­lano o zu­tano, a la no­mi­na­ción de un her­mano del Pre­si­den­te, al via­je del mi­nis­tro o al cos­to de un te­le­vi­sor. Hay que sa­car­le pro­ve­cho a lo que ha­ya y to­car el tim­bre en Con­tra­lo­ría, gol­pear la puer­ta en el TC, pre­sen­tar de­man­das ju­di­cia­les, ha­cer de­cla­ra­cio­nes y po­ner ca­ras de San­tos Va­ro­nes.

Self-righ­teous­ness

A pro­pó­si­to de San­tos Va­ro­nes, los pue­blos de ha­bla in­gle­sa usan la ex­pre­sión “self-righ­teous­ness” pa­ra de­no­mi­nar la ac­ti­tud de quie­nes se con­si­de­ran ico­nos y cus­to­dios de to­do lo que es jus­to y co­rrec­to. En los dic­cio­na­rios In­glés-Es­pa­ñol la de­fi­ni­ción no es muy ama­ble: san­tu­rro­ne­ría fa­ri­sai­ca. A pro­pó­si­to de di­cha ac­ti­tud y en una co­lum­na en el New York Ti­mes el pro­fe­sor de cien­cias po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia, Ge­rard Ale­xan­der, tu­vo a bien po­ner en co­no­ci­mien­to de los san­tu­rro­nes que “no son tan lis­tos co­mo se lo pien­san”.

No es que Ale­xan­der tran­si­te por la ve- re­da del con­ser­va­du­ris­mo, sino al con­tra­rio, echó al vue­lo las cam­pa­nas de alar­ma por­que te­me que Trump po­dría ga­nar la re­elec­ción si los “li­be­rals”, que hoy ha­cen na­ta en las uni­ver­si­da­des, el Con­gre­so, la pren­sa, la TV y en Holly­wood con­ti­núan pro­vo­can­do re­sen­ti­mien­to en to­dos a quie­nes impu­tan co­mo ra­cis­tas, fas­cis­tas, se­xis­tas, ho­mo­fó­bi­cos, reac­cio­na­rios, etc. Se­gún Ale­xan­der, du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial ese des­dén abar­có a mi­llo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos, en­tre ellos a mu­chos que ha­bían vo­ta­do has­ta dos ve­ces por Oba­ma, pe­ro que es­ta vez, sin­tién­do­se me­nos­pre­cia­dos, reac­cio­na­ron vo­tan­do por Trump. El “li­be­ral”, ar­gu­ye Ale­xan­der, se cree in­te­lec­tual­men­te su­pe­rior al ciu­da­dano co­mún e ima­gi­na sa­ber siem­pre qué es lo jus­to y ade­cua­do, ac­ti­tud in­to­le­ra­ble que pro­vo­ca reac­cio­nes con­tra­rias a su agen­da. En eso con­sis­te su fal­ta de lis­te­za.

Au­to­com­pla­cien­tes y ca­che­to­nes

De to­do eso en Chi­le sa­be­mos bas­tan­te, qui­zás más que su­fi­cien­te. No só­lo abun­da­mos en ilu­mi­na­dos (as) que creen te­ner en sus ma­nos la agen­da del pro­gre­so de Chi­le, sino ade­más en los úl­ti­mos cin­co a 10 años he­mos vis­to la emer­gen­cia ma­si­va de gen­te no so­lo da­da a di­cha san­tu­rro­ne­ría fa­ri­sai­ca, sino ade­más com­pla­cien­tes en su ig­no­ran­cia por­que ig­no­ran que lo son. Su inani­dad no los con­tie­ne; ¿aca­so que­da al­gún ítem va­ló­ri­co, po­lí­ti­co, his­tó­ri­co, ra­cial, se­xual, ideo­ló­gi­co o re­li­gio­so en que no es­tén pre­sen­tes? A los aca­dé­mi­cos de mo­da eva­cuan­do le­tár­gi­cos pa­pers o fa­ti­go­sas co­lum­nas de opi­nión aho­ra se han su­ma­do quie­nes ja­mas se in­tere­sa­ron en esos te­mas, ni si­quie­ra sa­bían que exis­tían y de los cua­les no han leí­do ni me­nos es­tu­dia­do na­da. No im­por­ta; to­dos por igual, la gran ma­yo­ría en es­ta­do de glo­rio­so anal­fa­be­tis­mo, se suben al vo­ci­fe­ran­te bus del pa­seo de cur­so y en­ton­ces so­mos es­tu­pe­fac­tos tes­ti­gos de có­mo sim­ples co­le­gia­les, os­cu­ros po­lí­ti­cos y po­lí­ti­cas de la ver­tien­te pro­gre, sú­bi­tos “li­be­rals”, hom­bres y mu­je­res an­cla de la te­le­vi­sión, ac­to­res y ac­tri­ces de te­le­se­ries y un Gran e in­nu­me­ra­ble Elen­co de par­ti­qui­nos di­ser­tan sin fin pe­ro tam­bién sin in­te­li­gen­cia. El bo­le­to del bus es­tá al al­can­ce de cual­quie­ra: bas­ta po­ner los ojos en blanco y sen­tir­se la sal de la Tie­rra. ¿No con­sis­te en eso la self-righ­teous­ness?

A di­fe­ren­cia del “au­to­com­pla­cien­te” de ha­ce 15 años, fi­gu­ra al­go fas­ti­dio­sa pe­ro al me­nos no in­tru­si­va, es­tos per­so­na­jes de­cla­ma­to­rios no so­lo re­cha­zan to­do lo que exis­te y tie­nen Los Diez Man­da­mien­tos pa­ra to­do lo que aun no exis­te, sino ade­más pre­ten­den me­ter­nos por el gaz­na­te ca­da una de sus po­bres re­gur­gi­ta­cio­nes. Son agresivos, rui­do­sos, his­trió­ni­cos y pa­ga­dos de sí mis­mos y con eso ins­tan­tá­nea­men­te re­ve­lan que sus pos­tu­ras de­ri­van me­nos de la re­fle­xión que de la emo­ción. Son, en su­ma, lo que otro­ra se lla­ma­ba, sin tan­ta de­li­ca­de­za, ca­che­to­nes hin­cha­pe­lo­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.