Trump y su mun­do

No hay go­bierno eu­ro­peo se­rio que no es­té des­con­cer­ta­do, sor­pren­di­do o in­clu­so asus­ta­do con ca­da pa­so que da Trump, no im­por­ta si anun­cia­do con an­te­la­ción o re­pen­tino.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Ál­va­ro Var­gas Llosa

Las úl­ti­mas se­ma­nas ilus­tran la di­fi­cul­tad que tie­ne el res­to del mun­do pa­ra orien­tar­se en el mun­do de Trump. Por­que con­ven­ga­mos en que el po­der de Es­ta­dos Uni­dos, por tan­to del man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano, es tan des­pro­por­cio­na­do que sus de­ci­sio­nes tie­nen una ca­pa­ci­dad pa­ra afec­tar a ter­ce­ros muy por en­ci­ma de la de cual­quier otra fuen­te de po­der po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal.

Pe­lear­se con Es­ta­dos Uni­dos no es un buen ne­go­cio ni una po­lí­ti­ca acon­se­ja­ble. In­de­pen­dien­te­men­te de que Trump ha­ga (di­ga o tui­tee) co­sas con las que otros go­bier­nos es­tán en desacuer­do, los de­más es­tán obli­ga­dos a adap­tar­se a él aun si man­tie­nen una dis­tan­cia crí­ti­ca de ti­po re­tó­ri­co.

Es lo que le pa­sa a Eu­ro­pa en es­te mo­men­to. No hay go­bierno eu­ro­peo se­rio que no es­té des­con­cer­ta­do, sor­pren­di­do o in­clu­so asus­ta­do con ca­da pa­so que da Trump, no im­por­ta si anun­cia­do con an­te­la­ción o re­pen­tino. La de­ci­sión de rom­per el pac­to nu­clear con Irán y de apo­yar los ata­ques is­rae­líes a po­si­cio­nes ira­níes den­tro de Siria, así co­mo el tras­la­do de la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se de Tel Aviv a Je­ru­sa­lén, han pro­vo­ca­do reac­cio­nes crí­ti­cas de va­rios eu­ro­peos, tam­bién de la Unión Eu­ro­pea co­mo tal, pe­ro en­se­gui­da lo que se ha vis­to es una fal­ta fla­gran­te de ca­pa­ci­dad de res­pues­ta en los he­chos, de plan o li­de­raz­go al­ter­na­ti­vo por par­te de las de­más de­mo­cra­cias li­be­ra­les.

Pa­só igual, po­co an­tes, en re­la­ción con Trump y Co­rea del Nor­te. En cues­tión de días, Trump tran­si­tó de una cam­pa­ña de agre­si­vi­dad ver­bal con­tra Kim Jong-un que no ex­cluía la ame­na­za de obli­te­rar su país con bom­bas nu­clea­res y a me­nu­do alu­día bur­lo­na­men­te a su fí­si­co, a co­que­tear con él co­mo si se tra­ta­ra de un ín­ti­mo ami­go y pac­tar una reunión bi­la­te­ral sin con­di­cio­nes. El can­ci­ller o la can­ci­ller de cual­quier país eu­ro­peo, asiá­ti­co o la­ti­noa­me­ri­cano cer­cano a Es­ta­dos Uni­dos ha­brá que­da­do en es­ta­do de es­tu­pe­fac­ción al com­pro­bar que na­da de lo que ha­ce Es­ta­dos Uni­dos res­pon­de a una es­tra­te­gia de­fi­ni­da, a una lí­nea pre­vi­si­ble y ex­plí­ci­ta, a una de­li­be­ra­ción se­ria y res­pon­sa­ble en las ins­tan­cias de po­der que ro­dean al pre­si­den­te. To­do res­pon­de, más bien, a unos va­gos ob­je­ti­vos que brin­can en la ca­be­za del pre­si­den­te se­gún la cir­cuns­tan­cia y múl­ti­ples tác­ti­cas de cor­tí­si­mo pla­zo que pre­ten­den pro­vo­car una reac­ción de­ter­mi­na­da que so­lo él pre­vé. Exac­ta­men­te lo mis­mo que Trump ha­cía co­mo “deal-ma­ker” cuan­do tra­ta­ba asun­tos de ne­go­cios con so­cios, ri­va­les, clien­tes, pro­vee­do­res o in­clu­so au­to­ri­da­des. Se en­tien­de es­to me­jor si se lee su libro de me­mo­rias The Art of the Deal.

Es cier­to que al­gu­nas co­sas van que­dan­do cla­ras pa­ra las can­ci­lle­rías del mun­do en me­dio de tan­to des­con­cier­to: que Trump pro­cu­ra cum­plir al­gu­nas de sus pro­me­sas de cam­pa­ña, por pro­vo­ca­do­ras que ha­yan si­do en su mo­men­to y con­tro­ver­sia­les que re­sul­ten pa­ra cual­quie­ra que ocu­pe la Ca­sa Blan­ca. El tras­la­do de la em­ba­ja­da norteamericana en Is­rael o la re­nun­cia al pac­to con Irán, co­mo an­tes la sa­li­da de Es­ta­dos Uni­dos del pac­to cli­má­ti­co o la in­sis­ten­cia en cons­truir el mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co, ha­bían si­do pro­me­sas de su cam­pa­ña. Pe­ro, aun así, los ele­men­tos ines­pe­ra­dos y tur­bu­len­tos de ca­da una de las de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca ex­te­rior con­vier­ten el cum­pli­mien­to de las pro­me­sas en al­go que po­co tie­ne que ver con un plan pre­vi­si­ble que per­mi­ta a los de­más go­bier­nos del mun­do sa­ber a qué ate­ner­se.

La me­jor prue­ba de es­to úl­ti­mo es Co­rea del Nor­te. No se es­pe­ra­ba que Trump lle­va­ra, en un pri­mer mo­men­to, la con­fron­ta­ción con Pyong­yang al pun­to en que los ve­ci­nos de Kim Jong-un, co­mo Co­rea del Sur o Ja­pón, y qui­zás la pro­pia Chi­na, se sin­tie­ran a las puer­tas de una gue­rra de la que se­rían las pri­me­ras víc­ti­mas. Y tam­po­co se es­pe­ra­ba que, ac­to se­gui­do, Trump die­ra un vol­te­re­ta­zo in­con­sul­to (quie­ro de­cir: in­con­sul­to in­clu­so con su gen­te más cer­ca­na), con­vir­tien­do a Kim Jon­gun en su “buddy” en cues­tión de po­cos días. Ha pa­sa­do lo mis­mo en la re­ne­go­cia­ción del Naf­ta con Mé­xi­co. Se di­jo, ha­ce po­cos días, que el acuer­do era in­mi­nen­te; es­ta se­ma­na se ase­gu­ró, en cam­bio, que es­te año no ha­brá re­sul­ta­dos. ¿Có­mo dia­blos de­be reac­cio­nar un go­bierno fren­te a es­tos gol­pes de efec­to cons­tan­tes de par­te del lí­der del mun­do li­bre? ¿Có­mo in­ter­pre­tar­los y, lo que es más di­fí­cil, có­mo tra­zar a par­tir de ellos una ex­pec­ta­ti­va de lo que pue­de ve­nir des­pués? ¿Qué ha­ce un can­ci­ller o a una con­se­je­ra in­ter­na­cio­nal si su pre­si­den­te o su pri­me­ra mi­nis­tra le pi­de que pre­pa­re un me­mo­rán­dum so­bre lo que pue­de es­pe­rar­se de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Trump en los pró­xi­mos me­ses?

Allí no ter­mi­na el pro­ble­ma. Otra co­sa que ha­ce Trump con fre­cuen­cia -co­mo lo ha­cía en el mun­do de los ne­go­cios- es cam­biar cons­tan­te­men­te a su equi­po. Cuan­do lo cam­bia, cam­bia to­do: des­de el es­ti­lo y el tono has­ta la lí­nea de po­lí­ti­ca ex­te­rior. Ha­ce cin­co se­ma­nas, Trump con­vir­tió a John Bol­ton (que ha­bía ser­vi­do du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Bush hi­jo) en su con­se­je­ro de seguridad na­cio­nal, un car­go cla­ve por­que es el que tie­ne ma­yor cer­ca­nía con el pre­si­den­te pa­ra te­mas in­ter­na­cio­na­les. Y un par de se­ma­nas más tar­de el Se­na­do con­fir­mó a su nue­vo se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pom­peo. Des­de en­ton­ces, es­ta du­pla de hal­co­nes ha des­pla­za­do del po­der a to­das las de­más fi­gu­ras del en­torno de Trump, in­clu­yen­do al je­fe de la Ca­sa Blan­ca, John Kelly, y con la úni­ca ex­cep­ción de Ja­red Kush­ner, yerno del man­da­ta­rio y es­po­so de Ivan­ka, hoy una ca­ra fa­mi­liar en me­dio mun­do, por­que re­pre­sen­ta a su pa­dre en nu­me­ro­sos even­tos (fun­ción que en otros tiem­pos cum­plía el vi­ce­pre­si­den­te).

Es­te nú­cleo du­ro de la po­lí­ti­ca ex­te­rior no tie­ne na­da que ver con el que exis­tió en los pri­me­ros me­ses de la ad­mi­nis­tra­ción. Me re­fie­ro a un cam­bio de ideo­lo­gía, no so­lo de es­ti­lo. En­tre el na­cio­na­lis­mo re­la­ti­va­men­te ais­la­cio­nis­ta de quie­nes es­ta­ban an­tes en la pri­van­za de Trump (es­pe­cial­men­te Ste­ve Ban­non) y el ac­ti­vis­mo in­ter­na­cio­nal del nue­vo gru­po hay una dis­tan­cia si­de­ral. Pe­ro lo que las can­ci­lle­rías del mun­do pro­ba­ble­men­te es­tán com­pren­dien­do a es­tas al­tu­ras es que no exis­te ga­ran­tía al­gu­na de que es­te nú­cleo du­ro si­ga en pie has­ta el fi­nal del man­da­to de Trump y, por tan­to, de que las po­lí­ti­cas que ellos re­pre­sen­tan se man­ten­gan.

En vis­ta de que no hay un po­der al­ter­na­ti­vo o com­pe­ti­ti­vo con Es­ta­dos Uni­dos pa­ra dic­tar la pau­ta de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, Asia y Eu­ro­pa han que­da­do re­du­ci­dos a la con­di­ción de es­pec­ta­do­res des­lum­bra­dos, atur­di­dos, por es­ta fan­tas­ma­go­ría di­plo­má­ti­ca que ema­na de la Ca­sa Blan­ca. Nó­te­se por ejem­plo lo ocu­rri­do con el Pre­si­den­te fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron. Ha­ce po­co vi­si­tó Es­ta­dos Uni­dos y, ade­más de es­tre­char la­zos con Trump, ha­bló an­te el Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano. En sus in­ter­ven­cio­nes, con­ven­ci­do de que Was­hing­ton no rom­pe­ría el pac­to nu­clear, se dio el lu­jo de adop­tar un len­gua­je du­ro fren­te a Tehe­rán, dan­do a en­ten­der que se­ría el pri­me­ro en res­pal­dar a Was­hing­ton en su de­ci­sión de adop­tar me­di­das drás­ti­cas si el ré­gi­men ira­ní se apar­ta­ba de sus com­pro­mi­sos. Hu­bo quie­nes en Es­ta­dos Uni­dos lle­ga­ron a pen­sar que Ma­cron es­ta­ría dis­pues­to a apo­yar la re­nun­cia de Trump al pac­to nu­clear. De re­gre­so en Pa­rís, Ma­cron ha te­ni­do que cri­ti­car abier­ta­men­te a Es­ta­dos Uni­dos por lo que con­si­de­ra una irres­pon­sa­bi­li­dad al re­nun­ciar al pac­to con Irán. En Es­ta­dos Uni­dos se ha he­cho mo­fa en cier­tos círculos di­plo­má­ti­cos -ade­más de cier­ta pren­sa- de la apa­ren­te con­tra­dic­ción en el man­da­ta­rio fran­cés. Pe­ro lo cier­to es que lo que le su­ce­de a Ma­cron les pa­sa a prác­ti­ca­men­te to­dos los go­ber­nan­tes del mun­do: no tie­nen idea de qué se pue­de es­pe­rar del li­de­raz­go nor­te­ame­ri­cano.

Una ma­ña­na los di­ri­gen­tes eu­ro­peos (a los la­ti­noa­me­ri­ca­nos, por cier­to, les su­ce­de lo mis­mo) des­pier­tan y leen en sus in­for­mes o en la pren­sa que Was­hing­ton adop­ta­rá me­di­das con­tra cual­quier em­pre­sa ex­tran­je­ra que ha­ga ne­go­cios con Irán a par­tir de 90 días de de­nun­cia­do el pac­to nu­clear. Con lo cual To­tal (fran­ce­sa), Maersk Tan­kers (da­ne­sa) o Win­ters­hall (ale­ma­na), com­pa­ñías im­por­tan­tes que ha­bían or­ga­ni­za­do pla­nes de lar­go pla­zo tras el le­van­ta­mien­to de las san­cio­nes a Irán, se ven sú­bi­ta­men­te obli­ga­das, a un cos­to fi­nan­cie­ro con­si­de­ra­ble, a re­ti­rar­se de allí. Los go­bier­nos de sus res­pec­ti­vos paí­ses pue­den -co­mo lo han he­cho- lan­zar crí­ti­cas a Trump, pe­ro en la prác­ti­ca, ¿se atre­ve­rán a ne­go­ciar un acuer­do con Irán por su cuen­ta sin con­tar con Es­ta­dos Uni­dos? No, so­lo ha­rán un acuer­do -si lo ha­cen- que Es­ta­dos Uni­dos vi­gi­le y aprue­be. En otras pa­la­bras, si el pro­pó­si­to de Trump era obli­gar a Irán a re­ne­go­ciar un acuer­do me­jor (que por ejem­plo obli­gue a ese país a re­nun­ciar a en­ri­que­cer ura­nio en lu­gar de res­pe­tar so­lo cier­tos to­pes), los eu­ro­peos que even­tual­men­te ob­ten­gan de Tehe­rán un pac­to me­jor que el an­te­rior ha­brán aca­ba­do dán­do­le la ra­zón a Was­hing­ton. Y si Irán no acep­ta al­go dis­tin­to de lo que te­nía fir­ma­do, ¿al­guien en su sano jui­cio cree que las em­pre­sas eu­ro­peas se atre­ve­rán a arries­gar­se a su­frir las san­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses? No lo ha­rán. Por­que no exis­te una es­truc­tu­ra de po­der in­ter­na­cio­nal com­pa­ra­ble a Es­ta­dos Uni­dos.

Aho­ra Trump es­tá armando un rom­pe­ca­be­zas en el Me­dio Orien­te al que eu­ro­peos y asiá­ti­cos se tie­nen que adap­tar aun si exis­te el ries­go de que pro­vo­que una gue­rra con Irán. Me re­fie­ro a su alian­za es­tre­cha con el nue­vo go­bierno de Ara­bia Sau­di­ta (cu­yo je­fe real es el prín­ci­pe Moham­med bin Sal­man), que es­tá lle­van­do a ca­bo una gue­rra in­di­rec­ta con Irán en va­rios lu­ga­res, es­pe­cial­men­te en Ye­men, y quie­re lle­var su en­fren­ta­mien­to con los chii­tas al pun­to de aca­bar con el ré­gi­men de Qa­tar, al que juz­ga de­ma­sia­do cer­cano a los ira­níes (com­pli­ca­do asun­to pa­ra Was­hing­ton, ya que Qa­tar al­ber­ga una ba­se mi­li­tar norteamericana de la má­xi­ma im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca). La alian­za con Ara­bia Sau­di­ta tie­ne un ter­cer com­po­nen­te: el go­bierno is­rae­lí de lí­nea du­ra de Ben­ja­min Netanyahu. El triun­vi­ra­to Trump-Bin Sal­man-Netanyahu pre­ten­de que la teo­cra­cia ira­ní re­tro­ce­da en to­do lo que ha avan­za­do, que no es po­co: hoy Irán in­flu­ye en Hez­bo­lá, prin­ci­pal fuer­za po­lí­ti­ca del Lí­bano tras las re­cien­tes elec­cio­nes; en Ha­mas, que ma­ne­ja la Fran­ja de Ga­za; en la re­be­lión ye­me­ní de nun­ca aca­bar; en Siria, don­de la Fuer­za Quds de ori­gen ira­ní ha ju­ga­do un rol cru­cial sos­te­nien­do a As­sad, y en Irak, don­de hay una ma­yo­ría chii­ta y don­de los alia­dos de Tehe­rán son nu­me­ro­sos.

La pre­gun­ta es si Trump y su nue­vo en­torno de in­ter­ven­cio­nis­tas “du­ros” creen que una gue­rra di­rec­ta con Irán li­bra­da por in­ter­pó­si­ta per­so­na -por ejem­plo por Is­rael y Ara­bia Sau­di­ta- se­ría la me­jor for­ma de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de for­ma de­fi­ni­ti­va, pro­vo­can­do la caí­da de la teo­cra­cia y el fin del pro­gra­ma nu­clear. Na­die lo sa­be a cien­cia cier­ta, pe­ro es­ta in­te­rro­gan­te ya es­tá co­rrien­do de bo­ca en bo­ca y es una de las preo­cu­pa­cio­nes de los eu­ro­peos. Son asun­tos de­ma­sia­do im­por­tan­tes pa­ra no sa­ber a qué ate­ner­se. El so­lo he­cho de que las can­ci­lle­rías de me­dio mun­do es­tén ba­ra­jan­do es­ta hi­pó­te­sis da una idea de lo que es ser di­plo­má­ti­co en el mun­do de Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.