EL AVIÓN VUEL­VE A PA­SAR­LE LA CUEN­TA A ME-O

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR FRAN­CIS­CO ARTAZA Y LES­LIE AYA­LA FO­TO­GRA­FÍA REI­NAL­DO UBILLA

Tras ca­si dos años de in­ves­ti­ga­ción re­ser­va­da, la fis­cal Xi­me­na Chong de­ci­dió so­li­ci­tar una au­dien­cia de for­ma­li­za­ción en con­tra de Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi y Cris­tián War­ner en el pri­mer jui­cio en Chi­le vin­cu­la­do al ma­yor es­cán­da­lo de co­rrup­ción que re­me­ce a Bra­sil. La ra­zón: el uso de un avión que la em­pre­sa OAS ce­dió a ME-O pa­ra la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2013 y que fue re­ve­la­do por Re­por­ta­jes en mar­zo de 2016.

Es­ta vez no hu­bo pues­ta en es­ce­na ni des­plie­gue de mi­li­tan­tes con ban­de­ras del PRO que acom­pa­ña­ran al fun­da­dor y tres ve­ces ex­can­di­da­to pre­si­den­cial al mo­men­to de en­fren­tar a la jus­ti­cia. Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi lle­gó a eso de las 8.50 ho­ras prác­ti­ca­men­te so­lo a la au­dien­cia de re­for­ma­li­za­ción de es­te vier­nes 25 en el 8° Juz­ga­do de Ga­ran­tía de San­tia­go en el ca­so SQM. So­lo su abo­ga­do, Ce­dric Bra­ga­do, y su ase­sor de pren­sa, Mar­cos Ortiz, es­ta­ban jun­to a él pa­ra es­cu­char los nue­vos car­gos que se le impu­taban por de­li­tos tri­bu­ta­rios. Otras dos bo­le­tas ideo­ló­gi­ca­men­te fal­sas, por un to­tal de $ 29 mi­llo­nes, emi­ti­das a SQM, la minera no me­tá­li­ca con­tro­la­da por Ju­lio Pon­ce Le­rou.

En la mis­ma cau­sa, ME-O ya ha­bía si­do for­ma­li­za­do jun­to a su ami­go y bra­zo de­re­cho, el pe­rio­dis­ta Cris­tián War­ner, el 19 de oc­tu­bre de 2016, co­mo fa­ci­li­ta­dor de 36 bo­le­tas en­tre­ga­das a SQM-Sa­lar, en­tre 2009 y 2014, por un to­tal de $ 391 mi­llo­nes, pa­ra el fi­nan­cia­mien­to ile­gal de la po­lí­ti­ca.

En esa oca­sión, En­rí­quez- Omi­na­mi se plan­tó desafian­te an­te las acu­sa­cio­nes del fis­cal Pa­blo Gó­mez. Un cen­te­nar de di­ri­gen­tes del PRO y ad­he­ren­tes de su can­di­da­tu­ra, con ban­de­ras y lien­zos, lo acom­pa­ña­ban y es­col­ta­ron a un pun­to de pren­sa que dio ho­ras des­pués. “Hoy día vi­ne a cum­plir con la ley y vino un fis­cal a cum­plir con un show te­le­vi­si­vo. Igual co­mo les di­je a mis hi­jas tem­prano, lo que hoy vie­ron fue un show me­diá­ti­co que no tie­ne na­da que ver con la reali­dad de la in­ves­ti­ga­ción”, se­ña­ló en­ton­ces.

En enero pa­sa­do, en un gi­ro en lo que ha­bía si­do su es­tra­te­gia ju­di­cial, el ex­ge­ren­te ge­ne­ral de SQM Pa­tri­cio Con­tes­se, quien se en­cuen­tra impu­tado en el ca­so, rom­pió el si­len­cio y ad­mi­tió los pa­gos a ME-O, con mi­ras a ob­te­ner con ello un acuer­do con la fis­ca­lía pa­ra un jui­cio abre­via­do y la re­ba­ja de con­de­na. So­bre el res­to de los po­lí­ti­cos vin­cu­la­dos al fi­nan­cia­mien­to ile­gal de la po­lí­ti­ca, sin em­bar­go, man­tu­vo si­len­cio.

Los di­chos de Con­tes­se per­mi­tie­ron al Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos (SII) que­re­llar­se con­tra ME-O. Era la ‘ba­la de pla­ta’ que re- que­ría la fis­ca­lía pa­ra lle­var­lo a jui­cio y no ter­mi­nar en un so­bre­sei­mien­to, lo que se vio re­fren­da­do en la re­for­ma­li­za­ción de es­te vier­nes.

“Con­tes­se mien­te. Exi­jo un jui­cio pa­ra pro­bar mi inocen­cia. Quie­re sal­var­les el pe­lle­jo a sus ami­gos. Les ase­gu­ro que pre­ten­den ce­rrar el ca­so y que to­dos que­den li­bres de pol­vo y pa­ja. Exi­jo ir a un jui­cio”, es­cri­bió en enero ME-O en su cuen­ta de Twit­ter, re­sin­tien­do el du­ro gol­pe que ha­bía re­ci­bi­do.

El tono aún desafian­te del tuit es­con­día, sin em­bar­go, otra reali­dad. Cer­ca­nos al ex­can­di­da­to afir­man ha­ber­lo vis­to aba­ti­do, can­sa­do. Un es­ta­do de áni­mo que se ha ido acen­tuan­do en las úl­ti­mas se­ma­nas.

Ha­ce al­gún tiem­po, afir­man di­ri­gen­tes del PRO, En­rí­quez-Omi­na­mi ve­nía ana­li­zan­do ale­jar­se de la pri­me­ra lí­nea de la po­lí­ti­ca pa­ra con­cen­trar­se en su de­fen­sa ju­rí­di­ca.

Los costos de ha­ber si­do in­vo­lu­cra­do en el fi­nan­cia­mien­to ile­gal de la po­lí­ti­ca no so­lo los es­ta­ba pa­gan­do él. Si el 2009 sa­lió ter­ce­ro en la elec­ción pre­si­den­cial, con el 20,14% de los vo­tos, por­cen­ta­je que lo tu­vo a un pa­so de lle­gar al ba­lo­ta­je, el 2013 sa­có el 10,99%, y el 2017, tras los es­cán­da­los de pla­tas po­lí­ti­cas y sus víncu­los con SQM y la bra­si­le­ña OAS, lo­gró el 5,7%. En­rí­quez-Omi­na­mi, en su ter­cer in­ten­to por lle­gar a La Mo­ne­da, ape­nas sa­lió sex­to, su­peran­do so­lo al se­na­dor Ale­jan­dro Na­va­rro y a un des­co­no­ci­do has­ta en­ton­ces Eduar­do Ar­tés.

La caí­da de quien al­gu­na vez fue pre­sen­ta­do co­mo “la nue­va pro­me­sa de la iz­quier­da chi­le­na”, el “ni­ño re­bel­de” que aho­ra ya en­ca­ne­ci­do ase­gu­ra­ba es­tar en “su mo­men­to” pa­ra lle­gar a la Pre­si­den­cia, arras­tra­ba tam­bién con él al PRO. El año pa­sa­do, el par­ti­do que fun­dó co­mo pla­ta­for­ma pre­si­den­cial ter­mi­nó ais­la­do. To­dos los es­fuer­zos que lle­vó ade­lan­te la di­rec­ti­va del Par­ti­do Pro­gre­sis­ta pa­ra lle­gar a acuer­dos elec­to­ra­les cho­ca­ron inexo­ra­ble­men­te con la mis­ma exi­gen­cia: con el PRO, sí; con ME-O, no. Esa fue la res­pues­ta que re­ci­bie­ron des­de el Fren­te Am­plio has­ta la Nue­va Ma­yo­ría.

El Fren­te Am­plio fue el más cla­ro en fi­jar sus con­di­cio­nes. Si el PRO que­ría su­mar­se al blo­que de­bía ba­jar la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de ME-O.

Así ais­la­dos, el PRO se pre­sen­tó en di­ciem- bre pa­sa­do a las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en pac­to con el re­cién fun­da­do par­ti­do Pais, del se­na­dor Ale­jan­dro Na­va­rro. Sa­ca­ron el 3,9% de los vo­tos. Y aun­que la ci­fra les per­mi­tió ele­gir a la dipu­tada Ma­ri­se­la San­ti­bá­ñez, es­ta­ba por de­ba­jo del mí­ni­mo le­gal. So­lo la fu­sión le per­mi­ti­ría sor­tear la di­so­lu­ción le­gal.

El 8 de ma­yo pa­sa­do, el Ser­vel au­to­ri­zó la fu­sión que dio vi­da al na­ci­mien­to del nue­vo par­ti­do Pais Pro­gre­sis­ta. Y aun­que Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi es­tu­vo de acuer­do con que se lle­va­ran ade­lan­te las con­ver­sa­cio­nes pa­ra la unión con Pais, no par­ti­ci­pó en nin­gu­na de las tra­ta­ti­vas.

Al in­te­rior del PRO ase­gu­ran que se eva­luó pos­tu­lar a En­rí­quez-Omi­na­mi al con­se­jo ge­ne­ral del par­ti­do Pais Pro­gre­sis­ta en las elec­cio­nes que se de­be­rán ha­cer en seis me­ses más. Pe­ro que la idea rá­pi­da­men­te se des­car­tó.

ME-O de­bía dar el pa­so al cos­ta­do.

La idea ve­nía dan­do vuel­tas ha­ce al­gún tiem­po. En mar­zo, Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi dio un pri­mer pa­so en su ale­ja­mien­to de la po­lí­ti­ca, al de­jar la pre­si­den­cia de la Fun­da­ción Pro­gre­sis­ta, el úni­co car­go for­mal que te­nía den­tro del PRO.

Pa­ra en­ton­ces, En­rí­quez-Omi­na­mi lle­va­ba va­rios me­ses vi­vien­do bue­na par­te del tiem­po fue­ra de Chi­le. Ve­ne­zue­la se ha­bía con­ver­ti­do en su cen­tro de ope­ra­cio­nes des­de que de­ci­dió re­to­mar sus pro­yec­tos co­mo ci­neas­ta. Has­ta la vic­to­ria y más allá es el do­cu­men­tal so­bre la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na, fi­nan­cia­do -se­gún cer­ca­nos a él- por dos ca­na­les de te­le­vi­sión eu­ro­peos, en el que ha es­ta­do tra­ba­jan­do en los úl­ti­mos me­ses. ME-O ya en­tre­vis­tó en dos oca­sio­nes y por va­rias ho­ras al Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro y a los ex­man­da­ta­rios de Uru­guay Pe­pe Mu­ji­ca y de Ecua­dor Ra­fael Co­rrea. Tam­bién al Pre­si­den­te de Bo­li­via, Evo Mo­ra­les. A Uru­guay, Co­lom­bia y Bo­li­via via­jó des­de Ve­ne­zue­la. Pa­ra es­te mis­mo do­cu­men­tal via­ja­rá la pró­xi­ma se­ma­na a Bra­sil, don­de tie­ne pre­vis­to en­tre­vis­tar a Lu­la.

“Nos ga­na­ron es­ta par­ti­da y a mí me con­vir­tie­ron en el chi­vo ex­pia­to­rio de to­dos los ma­les de la po­lí­ti­ca. No me im­por­ta, lo acep­to”, es­cri­bió En­rí­quez-Omi­na­mi en las re­des so­cia­les el miér­co­les 23, al anun­ciar que ha­ría un “pa­rén­te­sis” en su vi­da po­lí­ti­ca. “De­bo con­cen­trar mis es­fuer­zos en de­fen­der­me de la in­fa­mia y la in­jus­ti­cia (...). Tres años he es­pe­ra­do ya pa­ra que se ha­ga jus­ti­cia y se lim­pie de una vez por to­das una ima­gen gol­pea­da so­bre la ba­se de su­pues­tos, ca­ri­ca­tu­ras y fil­tra­cio­nes (...). En­ten­dí cla­ra­men­te el dic­ta­do del pue­blo el día de las elec­cio­nes, y co­mo di­je ese día y re­pi­to, en­ten­dí que, por aho­ra, no soy el lla­ma­do por el pue­blo a dar la pe­lea, y que, por lo tan­to, he de­ci­di­do ha­cer un pa­rén­te­sis en mi vi­da po­lí­ti­ca, por aho­ra”, es­cri­bió el miér­co­les re­cién de re­gre­so des­de Ca­ra­cas.

La de­ci­sión no so­lo era po­lí­ti­ca. Tam­bién ju­di­cial. En el en­torno de ME-O ase­gu­ran que el exdiputado y tres ve­ces ex­can­di­da­to pre­si­den­cial cree fir­me­men­te que al sa­lir de la pri­me­ra lí­nea po­lí­ti­ca ba­ja­rá la pre­sión me­diá­ti­ca so­bre su ca­so.

El jue­ves 24, un día an­tes de la re­for­ma­li­za­ción de car­gos por de­li­tos tri­bu­ta­rios en la cau­sa SQM, la de­fen­sa de ME-O so­li­ci­tó al tri­bu­nal de ga­ran­tía el so­bre­sei­mien­to de la cau­sa, la que de­be­rá ser dis­cu­ti­da en una au­dien­cia que se rea­li­za­rá el 3 de ju­lio.

El gol­pe de gra­cia

Lo que no es­ta­ba en los cálcu­los de En­rí­quez-Omi­na­mi, ni en el equi­po del PRO más cer­cano a él, es que en los pró­xi­mos días en­fren­ta­rá un nue­vo flan­co ju­di­cial, es­ta vez por even­tual frau­de al Fis­co, de­li­to cu­ya pe­na mí­ni­ma es de cin­co años y un día.

Tras ca­si dos años de in­ves­ti­ga­ción re­ser­va­da, la fis­cal je­fa de la Uni­dad de De­li­tos de Al­ta Com­ple­ji­dad de la Fis­ca­lía San­tia­go Cen­tro Nor­te, Xi­me­na Chong, es­tá a pun­to de so­li­ci­tar al tri­bu­nal de ga­ran­tía la au­dien­cia de for­ma­li­za­ción en con­tra de Mar­co En­rí­quez- Omi­na­mi y Cris­tián War­ner en el pri­mer jui­cio en Chi­le vin­cu­la­do al ma­yor es­cán­da­lo de co­rrup­ción que re­me­ce a Bra­sil.

El ca­so La­va Ja­to, que lle­vó a la des­ti­tu­ción de la Pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff y a la cár­cel al lí­der del PT, Lu­la da Sil­va, se ha ex­ten­di­do a la ma­yo­ría de los paí­ses don­de ope­ra­ban las em­pre­sas cons­truc­to­ras bra­si­le­ñas OAS, Ode­brecht, An­dra­de Gu­te­rrez, Ca­mar­go Co-

rrea y Quei­roz Gal­vao, las que for­ma­ban par­te de una mi­llo­na­ria red de co­rrup­ción, con el pa­go de coimas y fi­nan­cia­mien­to ile­gal de cam­pa­ñas a cam­bio de be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos. En Pe­rú, las in­ves­ti­ga­cio­nes del ca­so La­va Ja­to pro­vo­ca­ron la caí­da del pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki y tie­ne ba­jo in­ves­ti­ga­ción a los ex­man­da­ta­rios Ale­jan­dro To­le­do y Ollan­ta Hu­ma­la. En Ar­gen­ti­na, Pa­na­má, Hon­du­ras, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Bo­li­via se in­da­ga a ni­vel ju­di­cial o par­la­men­ta­rio el pa­go de sobornos a po­lí­ti­cos por par­te de las po­de­ro­sos em­pre­sas cons­truc­to­ras bra­si­le­ñas.

Fue en mar­zo de 2016 que Re­por­ta­jes re­ve­ló que la em­pre­sa bra­si­le­ña OAS le ha­bía ce­di­do a ME-O el jet ma­trí­cu­la PR-TAP de la em­pre­sa de ta­xis aé­reos Pi­ra­ci­ca­ba, con se­de en Sao Pau­lo, pa­ra usar­lo du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2013. La fis­ca­lía acre­di­ta­ría des­pués que en­tre el 20 de ju­lio y el 19 de no­viem­bre (fe­cha de la elec­ción pre­si­den­cial de ese año), el jet reali­zó 287 vue­los en­tre ciu­da­des de Chi­le y que to­da la ope­ra­ción de la ae­ro­na­ve fue pa­ga­da por OAS.

Des­de oc­tu­bre de 2016, En­rí­quez-Omi­na­mi es­tá que­re­lla­do por el CDE co­mo pre­sun­to au­tor del de­li­to de frau­de a las sub­ven­cio­nes del ar­tícu­lo 470 N°8 del Có­di­go Pe­nal. El ilí­ci­to lo ha­bría co­me­ti­do al jus­ti­fi­car el fi­nan­cia­mien­to de es­ta ae­ro­na­ve co­mo par­te de los gas­tos pre­sen­ta­dos an­te el Ser­vel me­dian­te la bo­le­ta N° 27 del 2 de di­ciem­bre de 2013, emi­ti­da por la em­pre­sa Cono Sur Re­search SPA, del pe­rio­dis­ta y ase­sor de ME- O Cris­tián War­ner, por un mon­to de $ 170.800.000, los que se­rían can­ce­la­dos con­tra el re­em­bol­so fis­cal por gas­tos elec­to­ra­les.

Ese mis­mo mes, Cono Sur Re­search emi­tió una se­gun­da bo­le­ta por $ 180 mi­llo­nes de pe­sos al PRO, la que tam­bién es in­da­ga­da por la fis­ca­lía, de­bi­do a que, en for­ma si­mul­tá­nea, el co­man­do de ME-O rin­dió bo­le­tas de di­ver­sos pro­vee­do­res co­rres­pon­dien­tes a pa­gos por ser­vi­cios vin­cu­la­dos a pro­pa­gan­da y fran­ja elec­to­ral.

En el cur­so de la in­ves­ti­ga­ción, la fis­ca­lía or­de­nó la in­cau­ta­ción de la con­ta­bi­li­dad y los compu­tado­res de la em­pre­sa OAS en Chi­le, la que se ma­te­ria­li­zó el 3 de fe­bre­ro de 2017. Fue en uno de los dis­cos que se des­cu­brie­ron pla­ni­llas Ex­cel con los li­bros de com­pra rea­li­za­dos por la fi­lial de la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña en Chi­le. Allí se de­tec­ta­ron bo­le­tas de ho­no­ra­rios de la so­cie­dad Cono Sur Re­search SPA co­mo pro­vee­dor de OAS en los años 2012 y 2013, por un mon­to de $ 154.100.845.

OAS rec­ti­fi­có su con­ta­bi­li­dad an­te el SII, ad­mi­tien­do que se tra­ta­ba de ser­vi­cios no pres­ta­dos, por lo que no co­rres­pon­día re­du­cir­los de su ba­se im­po­si­ti­va. Pe­se a ello so­lo re­ci­bió una mul­ta del en­te re­cau­da­dor. Pa­ra en­ton­ces, la doc­tri­na del SII fren­te al es­cán­da­lo de pla­tas po­lí­ti­cas bus­ca­ba re­cu­pe­rar los im­pues­tos adeu­da­dos.

Por lo mis­mo, el SII no se que­re­lló con­tra OAS, pe­ro sí con­tra War­ner, lo que aho­ra per­mi­ti­rá a la fis­ca­lía sos­te­ner la for­ma­li­za­ción con mi­ras a un jui­cio.

Pe­ro hay mu­cho más. En­tre las pie­zas cla­ve que ob­tu­vo la fis­ca­lía fi­gu­ra el tes­ti­mo­nio en ca­li­dad de tes­ti­go del ex­di­rec­tor in­ter­na­cio­nal de OAS Au­gus­to Cé­sar Fe­rrei­ra e Uze­da. El exe­je­cu­ti­vo de­cla­ró en Sao Pau­lo an­te la fis­cal Xi­me­na Chong el 27 de ju­lio de 2017 que “la em­pre­sa OAS ha­bía ce­di­do un avión que es­ta­ba en su po­der a Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi en 2013 (...), aten­dien­do así a un pe­di­do del se­ñor Cris­tián War­ner efec­tua­do en una reunión for­mal que tu­vo lu­gar en San­tia­go”. Se­gún el exe­je­cu­ti­vo de OAS, fue el con­se­jo di­rec­ti­vo de la em­pre­sa cons­truc­to­ra, en­ca­be­za­do por Leo Pin­hei­ro, quien es­tá con­de­na­do a 16 años de cár­cel en el mar­co del es­cán­da­lo La­va Ja­to, el que au­to­ri­zó la en­tre­ga del avión a ME-O.

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, el CDE ve­nía pi­dien­do al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co que se so­li­ci­ta­ra en es­te ca­so la for­ma­li­za­ción de En­rí­quez-Omi­na­mi.

An­te la de­mo­ra de la fis­ca­lía, hu­bo ges­tio­nes in­clu­so an­te el fis­cal na­cio­nal, Jorge Ab­bott. Fue­ron esas ges­tio­nes las que ex­pli­ca­rían por qué a fi­nes de abril, en el mar­co de un se­mi­na­rio, el ti­tu­lar del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co alu­dió a “la fa­ci­li­ta­ción de un avión que, pro­ba­ble­men­te, pró­xi­ma­men­te ten­ga al­gu­na ma­te­ria­li­za­ción en la per­se­cu­ción pe­nal”.

Po­co des­pués, Ab­bott se reunió con el re­cién asu­mi­do fis­cal re­gio­nal Cen­tro Nor­te, Xa­vier Ar­men­dá­riz, pa­ra ha­blar, en­tre otros te­mas, de la agi­li­za­ción de las cau­sas de al­ta com­ple­ji­dad pen­dien­tes en esa uni­dad.

No sor­pren­de, en­ton­ces, que Ar­men­dá­riz so­li­ci­ta­ra a sus fis­ca­les in­for­mes en de­ta­lle de los ca­sos que es­ta­ban abier­tos, en­tre ellos la in­ves­ti­ga­ción con­tra Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi. Es­te era el pa­so pre­vio pa­ra una de­ci­sión que ya es­tá to­ma­da en la fis­ca­lía y que de­bie­ra ma­te­ria­li­zar­se en los pró­xi­mos días: so­li­ci­tar a la jus­ti­cia la for­ma­li­za­ción con­tra Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi.

Una nue­va arre­me­ti­da ju­di­cial que po­dría alar­gar in­de­fi­ni­da­men­te el ale­ja­mien­to de ME-O de la pri­me­ra lí­nea de la po­lí­ti­ca.

Es­ta se­ma­na, el ex­can­di­da­to pre­si­den­cial anun­ció una pau­sa en su vi­da po­lí­ti­ca: una de­ci­sión que me­di­tó du­ran­te me­ses, tras su­ce­si­vos tras­piés.

Ar­men­dá­riz so­li­ci­tó a sus fis­ca­les in­for­mes en de­ta­lle de los ca­sos que es­ta­ban abier­tos, en­tre ellos la in­ves­ti­ga­ción con­tra ME-O.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.