La pa­tria, las mu­je­res y la uni­ver­si­dad

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Ós­car Con­tar­do

Si al­go se pue­de afir­mar so­bre la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca es que no lla­ma a en­ga­ños. Na­die po­dría con­fun­dir­se. Par­tien­do por el nom­bre, por el in­men­so Cris­to vi­gi­lan­te de su Ca­sa Cen­tral, por la es­ta­tua de mon­se­ñor Errá­zu­riz en su fron­tis, por la de Juan Pa­blo II en su in­te­rior, por los vi­tra­les, las vír­ge­nes en los pa­tios, las cru­ces en sus sa­las, la im­pron­ta del gre­mia­lis­mo en su his­to­ria, el le­ga­do de los Chica­go Boys en su ges­tión y la ex­tra­ña cos­tum­bre de de­cir­les no­va­tos a los me­cho­nes.

La PUC no se vis­te de ga­to, sino sal­ta y co­rre co­mo una lie­bre, des­cri­bien­do muy bien su ru­ta, su per­te­nen­cia so­cial en la his­to­ria de Chi­le, anun­cian­do su mi­sión y el po­der con el que cuen­ta pa­ra lle­var­la a ca­bo; así lo hi­zo re­cien­te­men­te cuan­do fren­te a una ley es­pe­cí­fi­ca lo­gró cua­drar a to­dos sus aca­dé­mi­cos tras las pa­la­bras de un rec­tor que di­jo que allí se pen­sa­ba so­lo “a” y no “b”. ¿Hu­bo una re­vuel­ta aca­dé­mi­ca que nos in­di­ca­ra que los que pen­sa­ban “b” es­ta­ban des­con­ten­tos? No, que yo se­pa. Aun más, la ins­ti­tu­ción lo­gró que se crea­ra una fic­ción le­gal lla­ma­da “con­cien­cia ins­ti­tu­cio­nal” que la exi­mi­ría de cum­plir la ley.

Na­die po­dría en­ton­ces sen­tir­se con­fun­di­do den­tro de sus fa­cul­ta­des, a me­nos que ten­ga co­mo fe­ti­che aquel epi­so­dio de la his­to­ria que cul­mi­nó con un car­tel que re­za­ba “Chi­leno: El Mercurio mien­te” y que al­gu­nos exa­lum­nos re­bel­des sue­len rei­vin­di­car co­mo un cam­bio en el eje de ro­ta­ción de la Tie­rra. ¿Al­guien de­jó de leer ese dia­rio a la se­ma­na si­guien­te? ¿Co­lap­só su in­fluen­cia en la so­cie­dad chi­le­na? A la vuel­ta de seis años, aquel car­tel era una anéc­do­ta épi­ca, pe­ro anéc­do­ta al fin y al ca­bo. La ins­ti­tu­ción si­guió su ru­ta ori­gi­na­ria sin ma­yo­res con­tra­tiem­pos y con vien­to de co­la gra­cias al ré­gi­men. ¿Pa­sa­rá lo mis­mo con la ola fe­mi­nis­ta?

Cuan­do vi las imá­ge­nes del gru­po de mu­je­res en el pa­tio de la Ca­sa Cen­tral de la Ca­tó­li­ca jun­to a la es­ta­tua de Juan Pa­blo II, re­cor­dé un se­mi­na­rio de éti­ca pe­rio­dís­ti­ca or­ga­ni­za­do en 1993. Lle­va­ba por tí­tu­lo “Los va­lo­res de los 90”. El se­mi­na­rio ha­cía eco de la idea de que nues­tro país es­ta­ba su­frien­do una cri­sis mo­ral, un diag­nós­ti­co ins­ta­la­do un par de años an­tes por el ar­zo­bis­po de San­tia­go. En­tre las se­ña­les de esa cri­sis se con­ta­ban al­gu­nos pro­gra­mas pe­rio­dís­ti­cos de te­le­vi­sión que tra­ta­ban asun­tos co­mo la se­xua­li­dad hu­ma­na. Du­ran­te el en­cuen­tro, un des­ta­ca­do aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, ti­tu­lar de la cá­te­dra de Éti­ca en Pe­rio­dis­mo, ad­vir­tió que mu­chos re­por­te­ros “con­si­de­ran co­mo al­go na­tu­ral y no re­pu­dia­ble -y así lo in­si­núan y lo pro­cla­man con há­bi­les ma­ni­pu­la­cio­nes- el abor­to, la ho­mo­se­xua­li­dad y el les­bia­nis­mo, la eu­ta­na­sia, el di­vor­cio y el adul­te­rio, el con­su­mo de dro­gas (…), la ob­je­ción de con­cien­cia al ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio, el in­dul­to a te­rro­ris­tas, la eco­lo­gía enemi­ga de la in­dus­tria­li­za­ción y el desa­rro­llo eco­nó­mi­co”. Ese era un dis­cur­so ins­ti­tu­cio­nal­men­te acep­ta­do. Na­die lo con­tra­di­jo, nin­gún pro­fe­sor cri­ti­có sus de­cla­ra­cio­nes.

Las pro­tes­tas y to­mas fe­mi­nis­tas en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca en­fren­tan, creo yo, un con­flic­to mu­chí­si­mo ma­yor que la re­for­ma de 1967, por­que en es­te ca­so se tra­ta de cues­tio­nar la iden­ti­dad mis­ma de la ins­ti­tu­ción, sus ba­ses, to­do eso que sa­be­mos que re­pre­sen­ta, las ra­zo­nes por las que mu­chos nun­ca hu­bié­ra­mos es­tu­dia­do allí, por­que es­tá­ba­mos cons­cien­tes de que no se le po­dían pe­dir pe­ras al ol­mo. Si una ins­ti­tu­ción tie­ne un dis­cur­so tan vi­go­ro­so en con­tra de lo que pien­so y soy, ¿por qué es­tu­diar allí? Lo que es­tán ha­cien­do las jó­ve­nes fe­mi­nis­tas es de­rri­bar esa pre­ven­ción, ir en con­tra del prag­ma­tis­mo, uno de los pi­la­res de la cul­tu­ra de la PUC.

Lo­grar un pro­to­co­lo ins­ti­tu­cio­nal pa­ra evi­tar y cas­ti­gar el aco­so y el abu­so con­tra las mu­je­res no pa­re­ce una me­ta des­ca­be­lla­da. Nin­gu­na au­to­ri­dad es­ta­ría por re­cha­zar­la o cues­tio­nar­la. Pe­ro una agen­da fe­mi­nis­ta as­pi­ra a mu­cho más que eso. Es en ese es­pa­cio, en el des­bor­de que re­pre­sen­ta una mu­jer en­ca­pu­cha­da y des­ca­mi­sa­da, sal­tan­do jun­to a la fi­gu­ra del Pa­pa, don­de ra­di­ca lo fas­ci­nan­te del mo­vi­mien­to en es­ta uni­ver­si­dad en par­ti­cu­lar, por­que pa­ra la Igle­sia Ca­tó­li­ca la se­xua­li­dad es un te­ma sin ma­ti­ces y los es­tu­dios de gé­ne­ro son una “ideo­lo­gía” ame­na­zan­te. ¿Có­mo con­ci­liar en­ton­ces las reivin­di­ca­cio­nes fe­mi­nis­tas en el co­ra­zón del ca­to­li­cis­mo más con­ser­va­dor? ¿Cuál pue­de ser el diá­lo­go sin un len­gua­je co­mún? ¿Có­mo las mis­mas au­to­ri­da­des que ha­ce un año en­fren­ta­ron a un go­bierno por una ley aho­ra van a des­ha­cer el ca­mino fren­te a las de­man­das del fe­mi­nis­mo uni­ver­si­ta­rio?

La ola fe­mi­nis­ta en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca pue­de ser par­te de un cam­bio mu­cho ma­yor que aún no al­can­za­mos a per­ci­bir o aca­bar co­mo aquel car­tel de 1967, un per­ga­mino de re­bel­día aplas­ta­do por el pe­so de la tra­di­ción y la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.