Lo pri­me­ro es prio­ri­zar

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Héc­tor So­to

Ha­ría bien La Mo­ne­da en no ol­vi­dar­lo: Se­bas­tián Pi­ñe­ra fue ele­gi­do con una ma­yo­ría ro­bus­ta en di­ciem­bre pa­sa­do pa­ra vol­ver a po­ner en mar­cha el país lue­go del ba­jón eco­nó­mi­co del go­bierno an­te­rior, pa­ra ajus­tar cuen­tas en el te­ma de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca y pa­ra en­tre­gar­le a la cla­se me­dia emer­gen­te una se­ñal po­ten­te de que el Es­ta­do no se­rá in­di­fe­ren­te a sus vul­ne­ra­bi­li­da­des y te­mo­res.

A eso vino y por eso lo van a me­dir y lo van juz­gar. El res­to –las tri­ful­cas del día a día, el via­je a Har­vard, la even­tual acu­sa­ción del Fren­te Am­plio al mi­nis­tro de Sa­lud e in­ci­den­cias así- es anec­dó­ti­co, es acom­pa­ña­mien­to. Son he­chos que en­cien­den la agen­da in­for­ma­ti­va al mis­mo tiem­po que la apa­gan, por­que se van de­vo­ran­do unos a otros.

Lo sus­tan­ti­vo es­tá en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, en el com­ba­te sis­te­má­ti­co a la de­lin­cuen­cia y en los ajus­tes que ha­ya que ha­cer pa­ra que los sec­to­res de in­gre­sos me­dios vean que hay más tra­ba­jo, me­jo­res em­pleos, una edu­ca­ción de ma­yo­res es­tán­da­res y den­si­da­des, y un sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud más re­cep­ti­vo y aco­ge­dor que el ac­tual, que tie­ne pro­ble­mas muy se­rios, so­bre to­do en sus puer­tas de en­tra­da. El sis­te­ma pri­va­do tam­bién los tie­ne, y muy se­rios, aun­que son de otro or­den, co­mo ha que­da­do de ma­ni­fies­to en los úl­ti­mos días al in­cen­diar­se el de­ba­te por el pro­pó­si­to del Pre­si­den­te de ha­cer más equi­ta­ti­vo el cos­to de los pla­nes de sa­lud de hom­bres y mu­je­res en las isa­pres. Ejem­plo tí­pi­co de pu­ra an­sie­dad gu­ber­na­ti­va, por­que na­die le es­ta­ba exi­gien­do al go­bierno me­ter­se a es­ta can­cha, por lo vis­to es­ta me­di­da fue po­co es­tu­dia­da y ha pues­to al go­bierno en­tre la es­pa­da y la pa­red res­pec­to del al­can­ce y los efec­tos que tie­ne la idea. Cual­quie­ra sea el desen­la­ce de es­te in­cor­dio, to­do in­di­ca que la so­lu­ción es­ta­rá muy por de­ba­jo de las ex­pec­ta­ti­vas que la ini­cia­ti­va ge­ne­ró al mo­men­to de ser lan­za­da.

El pro­ble­ma es­pe­cí­fi­co con que La Mo­ne­da se ha en­con­tra­do en es­te pun­to no sig­ni­fi­ca des­de lue­go que la agen­da de equi­dad de gé­ne­ro no sea im­por­tan­te. Lo es por va­rias ra­zo­nes. Pe­ro ha­bría que de­jar­lo en cla­ro: no es­tá ins­cri­ta en el “co­re” de es­te go­bierno. No es por es­to que Pi­ñe­ra se­rá juz­ga­do. Si ca­li­fi­ca co­mo prio­ri­dad es por otros mo­ti­vos: es por­que de­vuel­ve la ini­cia­ti­va al ofi­cia­lis­mo, por­que re­co­ge un con­jun­to de ini­cia­ti­vas que efec­ti­va­men­te con­tri­bui­rán a lo que Pi­ñe­ra lla­ma ni­ve­lar la can­cha y por­que hay vien­to a fa­vor en la so­cie­dad chi­le­na pa­ra va­rias de las pro­pues­tas.

Es­tá cla­ro que la dis­cu­sión de es­ta agen­da no se­rá una ta­za de le­che. No lo se­rá, en­tre otras co­sas, por­que el fe­mi­nis­mo en nin­gu­na par­te es mo­no­lí­ti­co y en es­te mo­vi­mien­to hay un sec­tor que, con to­da la le­gi­ti­mi­dad del mun­do, abra­za po­si­cio­nes po­lí­ti­ca­men­te ra­di­ca­les que nun­ca van a coin­ci­dir con las so­lu­cio­nes de un go­bierno mo­de­ra­do y de de­re­cha. Eso, sin em­bar­go, no de­bie­ra ser un pro­ble­ma in­so­lu­ble, en la me­di­da en que La Mo­ne­da pue­da ar­ti­cu­lar una alian­za que in­ter­pre­te en es­tos te­mas a la ma­yo­ría so­cial.

Si las co­sas re­sul­tan co­mo el Pre­si­den­te es­pe­ra, no de­ja­rá de ser una iro­nía que, sin pro­me­sas me­siá­ni­cas de por me­dio, Se­bas­tián Pi­ñe­ra –el po­lí­ti­co al cual la iz­quier­da siem­pre ha des­ca­li­fi­ca­do por eco­no­mi­cis­ta e in­sen­si­ble a los de­más- ter­mi­ne sa­can­do ade­lan­te dos de las ini­cia­ti­vas más sus­tan­cia­les en fa­vor de las mu­je­res chi­le­nas de las úl­ti­mas dé­ca­das: la pri­me­ra es el pos­na­tal de seis me­ses pa­ra las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras, que pu­do con­ver­tir en ley en su pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción, y la se­gun­da co­rres­pon­de­ría al pa­que­te de le­yes que, ba­jo el pa­ra­guas de la equi­dad de gé­ne­ro, aho­ra se en­via­rá al Par­la­men­to. Los gran­des tri­bu­tos de la ex­pre­si­den­ta Ba­che­let a la cau­sa de las mu­je­res fue­ron en su pri­mer go­bierno la ti­pi­fi­ca­ción del fe­mi­ci­dio, que es un ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do por vio­len­cia de gé­ne­ro, y en la se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción, la ley de cuo­tas y el abor­to por tres cau­sa­les. Son lo­gros de una enor­me e in­dis­cu­ti­ble car­ga sim­bó­li­ca, pe­ro que no qui­tan ni po­nen mu­cho a la vi­da co­ti­dia­na de mi­llo­nes de mu­je­res

Más con­cen­tra­ción y me­nos an­sie­dad. La cla­ri­dad del go­bierno res­pec­to de sus me­tas, de lo que tie­ne que ha­cer im­pe­ra­ti­va­men­te y de lo que po­dría ha­cer, aun­que so­lo si la ener­gía le al­can­za, es fun­da­men­tal en es­te pe­río­do ini­cial. Go­ber­nar en gran me­di­da es je­rar­qui­zar, prio­ri­zar, acep­tar que no se pue­de ha­cer to­do y no gas­tar pól­vo­ra en ga­lli­na­zos. Pi­ñe­ra tie­ne un com­pro­mi­so con una ma­yo­ría so­cial que sien­do muy am­plia es tam­bién muy he­te­ro­gé­nea. Es­te úl­ti­mo fac­tor, la he­te­ro­ge­nei­dad, siem­pre va a ex­po­ner a la ad­mi­nis­tra­ción al ries­go de des­en­fo­car­se, de di­luir­se en mil ta­reas dis­tin­tas, a lo me­jor va­lio­sas, aun­que irre­le­van­tes a la ho­ra de de­ter­mi­nar en qué que­da­ron las ex­pec­ta­ti­vas bá­si­cas que tu­vo la ciu­da­da­nía al mo­men­to de pre­fe­rir a Pi­ñe­ra so­bre Gui­llier y so­bre el res­to de los can­di­da­tos que que­da­ron en el ca­mino.

A pe­sar de to­do, la agen­da prio­ri­ta­ria del go­bierno –la de los con­sen­sos, la de la cla­se me­dia e in­clu­so aho­ra la de equi­dad de gé­ne­ro- to­da­vía co­rre con al­gu­na ven­ta­ja. Bá­si­ca­men­te, por­que son me­di­das que obe­de­cen a en­fo­ques sen­sa­tos y mo­de­ra­dos y por­que se pre­sen­tan en un con­tex­to don­de la eco­no­mía pa­re­cie­ra es­tar reac­cio­nan­do y la opo­si­ción si­gue di­vi­di­da. Las di­fe­ren­cias in­ter­nas del sec­tor se hi­cie­ron más pa­ten­tes es­ta se­ma­na. La far­sa elec­to­ral de Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la –que co­rres­pon­de, di­cho sea de pa­so, al cuar­to o quin­to au­to­gol­pe que el cha­vis­mo se ha da­do con­tra su pro­pia ins­ti­tu­cio­na­li­dad- hi­zo caer efec­ti­va­men­te mu­chas más­ca­ras y pu­so al des­nu­do que no to­dos los par­ti­dos de lo que has­ta ayer era la Nue­va Ma­yo­ría com­par­ten el mis­mo con­cep­to de de­mo­cra­cia. Es co­mo pa­ra dar­le vuel­tas: es ra­ro que en Chi­le ha­ya exis­ti­do una coa­li­ción de go­bierno que ni si­quie­ra te­nía acuer­do so­bre al­go tan bá­si­co co­mo eso. Qui­zás es­to mis­mo ex­pli­ca el se­pul­cral si­len­cio de la ex­pre­si­den­ta Ba­che­let, quien fue­ra la lí­der de la coa­li­ción, an­te el asal­to fi­nal del cha­vis­mo so­bre Ve­ne­zue­la, en otra épo­ca una de­mo­cra­cia qui­zás im­per­fec­ta, pe­ro en to­do ca­so res­pe­ta­ble. Tam­bién es ra­ro: ni una so­la pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.