Re­né de la Ve­ga, al­cal­de de Con­cha­lí

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR FREDI VE­LÁS­QUEZ OJE­DA FO­TO­GRA­FÍA: JUAN FA­RÍAS

Las acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual y la­bo­ral tie­nen el áni­mo de des­truir­me.

Cuan­do lle­gué a la mu­ni­ci­pa­li­dad les exi­gí a las per­so­nas que hi­cie­ran bien su tra­ba­jo y a aten­der bien a los ve­ci­nos. El que no es­ta­ba dis­pues­to, se te­nía que ir. Pa­ra mí, eso no es aco­so la­bo­ral. La per­so­na que me es­tá de­nun­cian­do por aco­so se­xual era un ami­go mío: lo des­car­to to­tal­men­te y lo veo co­mo una trai­ción. El úni­co ob­je­ti­vo que tie­nen es­tas per­so­nas es des­truir al al­cal­de de Con­cha­lí. Ellos ven a es­te mu­ni­ci­pio co­mo un bo­tín.

Que­ría ser al­guien muy fa­mo­so.

Cuan­do me de­di­qué a la mú­si­ca me pro­pu­se lle­gar a ser un can­tan­te re­co­no­ci­do a ni­vel na­cio­nal. No lo lo­gré, pe­ro mis es­fuer­zos es­tu­vie­ron ahí. Igual lle­gué a trans­for­mar­me en un ícono kitsch. Siem­pre me pon­go me­tas que pa­re­cen inal­can­za­bles pa­ra lle­gar le­jos. Nun­ca pen­sé que po­día ser ar­qui­tec­to o al­cal­de, pe­ro lo lo­gré. Es par­te de mi per­se­ve­ran­cia.

A los ocho años em­pe­cé a tra­ba­jar en even­tos in­fan­ti­les.

Acom­pa­ña­ba a mi pa­pá, que or­ga­ni­za­ba fies­tas pa­ra ni­ños y ne­ce­si­ta­ba que al­guien lo ayu­da­ra. En nues­tra ca­sa ha­bía ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas y te­nía que co­la­bo­rar con mi fa­mi­lia. Mu­chas ve­ces me to­có dis­fra­zar­me de Mic­key Mou­se y de Pa­to Do­nald. Lue­go pa­sé a ani­mar con tí­te­res y a can­tar. No fue un abu­so in­fan­til, me gus­ta­ba ha­cer­lo y nun­ca me obli­ga­ron. Ahí na­ció mi par­te ar­tís­ti­ca.

Mi pri­mer be­so fue es­cu­chan­do Guns N’ Ro­ses de fon­do.

Fue en una fies­ta en el Li­ceo 6 de mu­je­res de Re­co­le­ta. En ese tiem­po, uno iba a las fies­tas y es­pe­ra­bas has­ta que sa­lie­ran los len­tos pa­ra ha­cer­se el bo­ni­to con la ni­ña que te ha­bía gus­ta­do. Te­nía 14 años. Por suer­te me iba bien con las mu­je­res. Siem­pre tu­ve mu­cha con­fian­za en mí, y eso con­quis­ta­ba más que el res­to de mis com­pa­ñe­ros.

Luis Ja­ra me hi­zo cla­ses de can­to.

Mi ca­rre­ra em­pe­zó al sa­lir del co­le­gio, no pu­de en­trar a Ki­ne­sio­lo­gía y en­ton­ces de­ci­dí es­tu­diar mú­si­ca. En­tré por un se­mes­tre a la aca­de­mia.

Ten­go un dis­co de co­vers que es­tá per­di­do.

Es mi pri­me­ra pro­duc­ción. To­me clá­si­cos de la mú­si­ca an­glo y los tra­du­je al es­pa­ñol. Res­pe­tá­ba­mos las par­ti­tu­ras ori­gi­na­les. Eran 10 can­cio­nes de ar­tis­tas co­mo El­vis Pres­ley, John Len­non y Joe Coc­ker. La SCD me di­jo que por un te­ma de de­re­chos, te­nía que en­viar las can­cio­nes a Es­ta­dos Uni­dos y pe­dir la au­to­ri­za­ción. Su­pon­go que lo hi­cie­ron, pe­ro nun­ca más su­pe de esa pro­duc­ción.

Tu­ve de­pre­sión por los co­men­ta­rios que la gen­te ha­cía de mi fa­mi­lia.

El vi­deo de Chi­ca Ri­ca lo hi­ci­mos con to­dos mis cer­ca­nos, no te­nía­mos más re­cur­sos. Mi cu­ña­do apa­re­ce bai­lan­do, un ami­go to­ca la ba­te­ría y mi her­ma­na era la pro­ta­go­nis­ta de la can­ción. Co­mo no me mo­les­ta­ban las bur­las que ha­cían de mí, em­pe­za­ron a ata­car a mi fa­mi­lia. De­cían que mis her­ma­nas es­ta­ban gor­di­tas y que ellas eran las úni­cas que me co­no­cían. Fue muy du­ro. Em­pe­cé a su­frir al ver que por mi cul­pa les po­dían ha­cer da­ño a ellas.

Soy cris­tiano, pe­ro es­toy a fa­vor de las tres cau­sa­les del abor­to.

Con­si­de­ro que en ese te­ma de­ben opi­nar las mu­je­res. Soy cre­yen­te, pe­ro de­be­mos te­ner res­pe­to. En­tien­do que hay pos­tu­ras que son mu­cho más am­plias que tus pro­pias creen­cias. Por eso me cues­ta de­fi­nir­me en un par­ti­do pun­tual. Me de­fino co­mo un in­de­pen­dien­te, pe­ro den­tro de la lí­nea de Chi­le Va­mos.

Pa­ra ha­cer trá­mi­tes ocu­pa­ba mi se­gun­do nom­bre.

Ten­go una in­mo­bi­lia­ria y no po­día po­ner que Re­né de la Ve­ga es­ta­ba arren­dan­do un de­par­ta­men­to, por­que pen­sa­ban que era bro­ma o me lla­ma­ban so­lo pa­ra mo­les­tar­me. En­ton­ces, los anun­cios iban fir­ma­dos por Ar­tu­ro de la Ve­ga, que es mi se­gun­do nom­bre.

“Luis Ja­ra fue mi pro­fe­sor de can­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.