ENA VON BAER: “LA VI­SIÓN DE CEN­TRO­DE­RE­CHA GE­NE­RA MA­YOR IGUAL­DAD EN­TRE HOM­BRES Y MU­JE­RES”

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR MA­RÍA JO­SÉ AHU­MA­DA FO­TO­GRA­FÍA: AR­CHI­VO

La par­la­men­ta­ria en­tra al de­ba­te de la ola fe­mi­nis­ta ase­gu­ran­do que “la vi­sión de cen­tro­de­re­cha ge­ne­ra ma­yor igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res”. Man­tie­ne su pos­tu­ra con­tra­ria al abor­to ba­jo la pre­mi­sa de que “los de­re­chos de la mu­jer se ter­mi­nan cuan­do em­pie­zan los del ni­ño que es­tá por na­cer”.

HHa­ce dos se­ma­nas, la se­na­do­ra por Los Ríos Ena von Baer ca­mi­na­ba por uno de los pa­si­llos del Se­na­do cuan­do la pre­si­den­ta de su par­ti­do, Jacqueline van Rys­sel­berg­he, se le acer­có pa­ra in­vi­tar­la a for­mar par­te de la me­sa de tra­ba­jo que ac­tua­li­za­rá los 27 prin­ci­pios de la co­lec­ti­vi­dad en la que mi­li­ta des­de ha­ce nue­ve años, la UDI. Se­rá la úni­ca mu­jer de la ins­tan­cia y, en me­dio del de­ba­te por los de­re­chos de igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res, Von Baer no es in­di­fe­ren­te a la nue­va ta­rea que ten­drá den­tro de los pró­xi­mos días. De­ci­de en­ton­ces en­trar de lleno a la dis­cu­sión.

¿Qué le pa­re­ce es­ta ola fe­mi­nis­ta?

Me pa­re­ce un mo­vi­mien­to que res­pon­de a una ne­ce­si­dad pro­fun­da de con­so­li­dar los es­pa­cios que he­mos ido ga­nan­do co­mo mu­je­res y avan­zar mu­cho más en la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res. Es­to es una ne­ce­si­dad a la que le lle­gó su mo­men­to.

¿Cuál es su opi­nión res­pec­to de las ma­ni­fes­ta­cio­nes, en es­pe­cial de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, don­de va­rias es­tu­dian­tes en­ca­pu­cha­das mar­cha­ron con los pe­chos des­cu­bier­tos?

En las uni­ver­si­da­des te­ne­mos una te­má­ti­ca real de la cual te­ne­mos que ha­cer­nos car­go, y a me­di­da que va­mos ha­blan­do de los abu­sos que se pro­du­cen en dis­tin­tos es­pa­cios van apa­re­cien­do ca­da vez más si­tua­cio­nes que in­clu­so es­ta­ban nor­ma­li­za­das en las re­la­cio­nes en­tre hom­bres y mu­je­res. Ce­le­bro que co­mo so­cie­dad es­te­mos plan­tean­do es­tos te­mas. Creo tam­bién en la li­ber­tad de ca­da uno de ma­ni­fes­tar­se co­mo es­ti­me con­ve­nien­te, siem­pre que sea con res­pe­to ha­cia los de­más y, en al­gu­nas ma­ni­fes­ta­cio­nes, se tras­pa­sa el res­pe­to que hay que te­ner­les a los de­más cuan­do, por ejem­plo, se de­nues­tan cier­tas fi­gu­ras que son re­le­van­tes pa­ra al­gu­nas per­so­nas o re­li­gio­nes.

El mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Ge­rar­do Va­re­la, ha si­do cues­tio­na­do por al­gu­nos de sus di­chos, ¿qué opi­nión le me­re­ce?

No com­par­to la for­ma en la que el mi­nis­tro se ex­pre­só, por­que las hu­mi­lla­cio­nes son hu­mi­lla­cio­nes y mu­chas ve­ces son muy gra­ves, y la for­ma en la que el mi­nis­tro se ex­pre­só dio a en­ten­der que las es­ta­ba tra­tan­do de mi­ni­mi­zar.

¿Us­ted se ha sen­ti­do dis­cri­mi­na­da?

Sí, es muy di­fí­cil en la so­cie­dad ac­tual ga­nar­se un es­pa­cio en lu­ga­res que son pre­pon­de­ran­te­men­te de hom­bres. Uno tie­ne que es­for­zar­se más pa­ra lo­grar un es­pa­cio. Creo que la dis­cri­mi­na­ción ma­yor es­tá don­de se ejer­ce vio­len­cia fa­mi­liar y en nues­tro país es muy fuer­te; la ra­zón de eso es por la de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de las mu­je­res. Por lo tan­to, la gran ban­de­ra de lu­cha es por una in­ser­ción la­bo­ral fuer­te de la mu­jer, por­que la de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca es lo que hoy fre­na los de­re­chos de la mu­jer.

Sin em­bar­go, uno de los de­re­chos más re­cla­ma­dos por las mu­je­res tie­ne que ver con los de­re­chos re­pro­duc­ti­vos. Us­ted ha si­do con­tra­ria al abor­to, in­clu­so en las tres cau­sa­les hoy le­ga­li­za­das. ¿No le pa­re­ce que se de­be ir avan­zan­do en es­te ám­bi­to?

En los de­re­chos de la mu­jer te­ne­mos que avan­zar de ma­ne­ra muy de­ci­di­da. Aho­ra, esas nue­vas li­ber­ta­des y esos nue­vos es­pa­cios pa­ra la mu­jer -co­mo to­dos los de­re­chos- ter­mi­nan don­de em­pie­zan los de­re­chos de los de­más y el ni­ño que es­tá por na­cer tie­ne el de­re­cho a la vi­da. No veo nin­gu­na con­tra­dic­ción en ir avan­zan­do de ma­ne­ra de­ci­di­da en los de­re­chos de la mu­jer y de­fen­der el de­re­cho de la vi­da del que es­tá por na­cer. Si no­so­tros re­du­ci­mos el de­re­cho de la mu­jer so­lo al abor­to, nun­ca va­mos a lo­grar igual­dad real pa­ra las mu­je­res de las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes. Las mu­je­res de­be­mos tra­ba­jar uni­das por la ge­ne­ra­ción que vie­ne. El de­re­cho de las mu­je­res no se pue­de re­du­cir al de­re­cho al abor­to.

Ha­ce un tiem­po us­ted se­ña­ló que “una mu­jer no tie­ne de­re­cho a in­te­rrum­pir el em­ba­ra­zo, por­que so­lo pres­ta el cuer­po”, ¿man­tie­ne esos di­chos?

Man­ten­go que la li­ber­tad de la mu­jer ter­mi­na en el de­re­cho de la vi­da del que es­tá por na­cer.

¿No cree que ese ti­po de ex­pre­sio­nes pue­den ser des­afor­tu­na­das en es­tos pe­rio­dos?

Uno siem­pre pue­de bus­car ex­pre­sar­se de me­jor ma­ne­ra, pe­ro que­da bas­tan­te cla­ra mi pos­tu­ra y se de­be res­pe­tar tam­bién. A ve­ces sien­to que a aque­llos que te­ne­mos una pos­tu­ra más con­ser­va­do­ra en es­tas te­má­ti­cas se nos mi­de con una va­ra exi­gen­te, pe­ro creo que re­pre­sen­ta­mos a una par­te de la so­cie­dad bien im­por­tan­te y es re­le­van­te pa­ra la de­mo­cra­cia plu­ra­lis­ta que esa vi­sión de so­cie­dad no so­la­men­te es­té re­pre­sen­ta­da, sino que tam­bién sea res­pe­ta­da. Dé­je­me de­cir­le una co­sa: acá mu­chos han plan­tea­do que los de­re­chos de la mu­jer es­tán mu­cho me­jor re­pre­sen­ta­dos por vi­sio­nes de iz­quier- da, y yo no pue­do es­tar más en desacuer­do. Si hay una vi­sión de so­cie­dad que ha per­mi­ti­do avan­zar en los de­re­chos de la mu­jer, esa es la de­fen­sa de la li­ber­tad. La vi­sión de cen­tro­de­re­cha ge­ne­ra ma­yor igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res que las vi­sio­nes es­ta­tis­tas que se ba­san en la ló­gi­ca del po­der. La iz­quier­da que hoy le­van­ta los de­re­chos de la mu­jer fue tra­di­cio­na­lis­ta y ma­chis­ta. En el ADN de la iz­quier­da es­ta­tis­ta no es­tán los de­re­chos de la mu­jer, nun­ca es­tu­vie­ron.

¿A qué se re­fie­re?

A que don­de las mu­je­res han ga­na­do es­pa­cio es en las de­mo­cra­cias li­be­ra­les y la eco­no­mía de li­bre mer­ca­do y no en las es­truc­tu­ras es­ta­tis­tas que son de­fen­di­das por la iz­quier­da.

En ese sen­ti­do, ¿co­mo re­ci­be las crí­ti­cas del Fren­te Am­plio a las me­di­das que anun­ció el Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra?

La­men­to que los par­ti­dos más de iz­quier­da no lo­gren sa­car­se las an­teo­je­ras ideo­ló­gi­cas pa­ra ir al fon­do de la pro­ble­má­ti­ca, que es có­mo ge­ne­ra­mos ma­yor igual­dad de de­re­chos. El pro­ble­ma de fon­do es­tá en que el ca­mino más evi­den­te pa­ra ir abrien­do más es­pa­cios pa­ra las mu­je­res es la de­mo­cra­cia li­be­ral y la eco­no­mía so­cial de mer­ca­do, que son una vi­sión de cen­tro­de­re­cha, por­que ge­ne­ra una ló­gi­ca don­de el mé­ri­to bus­ca de­ter­mi­nar el re­sul­ta­do y esa es una vi­sión de cen­tro­de­re­cha. La iz­quier­da se es­tá dan­do cuen­ta de que esa ban­de­ra de de­re­chos de la mu­jer que pen­sa­ban que era una ban­de­ra de ellos se ve mu­cho me­jor re­pre­sen­ta­da por una vi­sión de cen­tro­de­re­cha.

Co­mo miem­bro de la co­mi­sión de prin­ci­pios de la UDI, ¿có­mo de­be ac­tua­li­zar­se la vi­sión de la mu­jer?

Es­te es uno de los pun­tos don­de más va­mos a te­ner que tra­ba­jar. El prin­ci­pio es tra­ba­jar por la igual­dad de de­re­chos en­tre hom­bres y mu­je­res en un con­tex­to don­de evi­den­te­men­te la so­cie­dad ha cam­bia­do. Te­ne­mos

que co­nec­tar nues­tra ac­ción po­lí­ti­ca con los cam­bios que ha te­ni­do la so­cie­dad.

¿Cree que el par­ti­do no es­tá sin­to­ni­zan­do con la ciu­da­da­nía?

La UDI na­ció ha­ce 30 años y hoy día te­ne­mos un país dis­tin­to, don­de ha sur­gi­do una fuer­te cla­se me­dia. La UDI tie­ne que re­pen­sar­se, des­de sus prin­ci­pios, pa­ra los nue­vos desafíos y co­nec­tar­se con ellos. Hoy, el desafío es ha­cer­se car­go de los mie­dos de la cla­se me­dia.

Una de las gran­des in­te­rro­gan­tes es cuál se­rá la pos­tu­ra de la UDI fren­te al gol­pe mi­li­tar de 1973. ¿Có­mo de­be­ría cam­biar es­ta afir­ma­ción que es­tá plas­ma­da en la de­cla­ra­ción de prin­ci­pios?

Los prin­ci­pios no cam­bian, pe­ro los con­tex­tos so­cia­les y po­lí­ti­cos, sí. Hoy na­die po­ne en du­da que la de­mo­cra­cia de li­bre mer­ca­do es el mo­de­lo de desa­rro­llo. Es evi­den­te que hu­bo un quie­bre en nues­tra de­mo­cra­cia y, por lo tan­to, hay que in­cluir­lo co­mo lo que es: co­mo un he­cho his­tó­ri­co, pe­ro que no es par­te de la dis­cu­sión po­lí­ti­ca ac­tual.

¿Có­mo va a dia­lo­gar el par­ti­do con los de­ba­tes de iden­ti­dad de gé­ne­ro, ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual y adop­ción ho­mo­pa­ren­tal?

En iden­ti­dad de gé­ne­ro cree­mos que una per­so­na adul­ta pue­de de­ci­dir li­bre­men­te su iden­ti­dad y no es­ta­mos po­nien­do en du­da ese de­re­cho, nues­tra du­da es­tá con los ni­ños me­no­res de 18 años. La iden­ti­dad de gé­ne­ro es una de­ci­sión que tie­ne que to­mar esa per­so­na de for­ma au­tó­no­ma y na­die pue­de to­mar esa de­ci­sión, aun­que sean sus pa­pás.

¿Y en el ca­so del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual y la adop­ción ho­mo­pa­ren­tal?

La pre­gun­ta es res­pec­to de quién es­ta­mos dis­cu­tien­do un de­re­cho, ¿res­pec­to de un ni­ño o res­pec­to de la pa­re­ja ho­mo­se­xual que quie­re adop­tar?, ¿a quién po­ne­mos en el cen­tro de la dis­cu­sión? No­so­tros cree­mos que te­ne­mos que po­ner al ni­ño y no a las pa­re­jas que van a adop­tar. Si es­ta­mos po­nien­do el in­te­rés su­pe­rior del ni­ño en el cen­tro cree­mos que ese in­te­rés su­pe­rior es­tá me­jor co­bi­ja­do en una pa­re­ja he­te­ro­se­xual. So­bre las pa­re­jas ho­mo­se­xua­les, hoy día pue­den con­traer víncu­los, esa no es la dis­cu­sión, el pun­to es­tá so­bre los de­re­chos del ma­tri­mo­nio y no­so­tros cree­mos que el ma­tri­mo­nio es en­tre un hom­bre y una mu­jer.

En la co­mi­sión es­tán us­ted y Jo­vino No­voa, quien fue con­de­na­do por el ca­so Pen­ta, cau­sa en la que us­ted mis­ma de­cla­ró co­mo impu­tada, ¿no cree que eso pue­de ge­ne­rar crí­ti­cas?

La pre­gun­ta me per­mi­te acla­rar al­go que con el pa­so del tiem­po no es­tá pa­ra na­da cla­ro. Efec­ti­va­men­te, yo de­cla­ré y se abrie­ron mis cuen­tas y se hi­zo una lar­ga in­ves­ti­ga­ción y nun­ca más fui ci­ta­da y nun­ca fui for­ma­li­za­da. Por lo tan­to, creo que es im­por­tan­te que des­pués de tan­to tiem­po que ha pa­sa­do que­de cla­ro que se hi­zo una in­ves­ti­ga­ción pro­fun­da y nun­ca más fui ci­ta­da. Y pa­ra mí par­ti­ci­par en la co­mi­sión es un desafío di­fe­ren­te no so­lo por­que soy la úni­ca mu­jer y te­ne­mos un desafío pa­ra ha­cer reali­dad la igual­dad de hom­bres y mu­je­res, sino por­que, ade­más, soy la úni­ca de re­gio­nes y la vi­sión de la des­cen­tra­li­za­ción y la ne­ce­si­dad de una nue­va dis­tri­bu­ción de po­der y ma­yor par­ti­ci­pa­ción en la to­ma de de­ci­sio­nes es re­le­van­te ha­cer­lo en la de­cla­ra­ción de prin­ci­pios.

Con el pa­so del tiem­po, ¿cree que se confirma su inocen­cia?

A mí me ci­ta­ron, yo de­cla­ré, me abrie­ron to­das las cuen­tas, se in­ves­ti­gó pro­fun­da­men­te, nun­ca más fui ci­ta­da y nun­ca fui for­ma­li­za­da. Fui res­pe­tuo­sa con el pro­ce­so y nun­ca más fui ci­ta­da, por lo que creo que que­da bas­tan­te cla­ro to­do.

¿Có­mo vi­vió el pro­ce­so de ha­ber si­do in­vo­lu­cra­da en el ca­so Pen­ta?

Es­tos pro­ce­sos son com­ple­jos, di­fí­ci­les, pe­ro hay que en­fren­tar­los y aquí lo que es evi­den­te es que se hi­zo una in­ves­ti­ga­ción y que fi­nal­men­te no que­dó en na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.