C. RUIZ: “HAY UNA IZ­QUIER­DA QUE HA­CE UNA DE­FEN­SA DE VE­NE­ZUE­LA DON­DE NO SE PUE­DE DIS­CU­TIR NA­DA”

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR HER­NÁN LÓ­PEZ GUE­RRA FO­TO­GRA­FIA: AN­DRES PE­REZ

Uno de los ideó­lo­gos del Fren­te Am­plio afir­ma que lle­gó el mo­men­to de de­jar de elu­dir el de­ba­te so­bre Ve­ne­zue­la. El aca­dé­mi­co cree que el blo­que de­be fi­jar -en el cor­to pla­zo- un me­ca­nis­mo pa­ra pro­ce­sar y san­cio­nar una re­vi­sión más pro­fun­da del pro­ce­so bo­li­va­riano, evi­tan­do la clau­su­ra de una dis­cu­sión que, a su jui­cio, las fuer­zas cha­vis­tas -co­mo el PC- pre­ten­den im­po­ner­le a to­da la iz­quier­da.

Cuan­do al so­ció­lo­go Car­los Ruiz le pre­gun­tan so­bre Po­de­mos en Es­pa­ña, op­ta por ha­blar po­co. Cree que la po­lí­ti­ca del par­ti­do de iz­quier­da es dé­bil, más li­ga­da al es­pec­tácu­lo, que hay po­cas co­sas que co­piar y que sus de­bi­li­da­des han que­da­do en evi­den­cia con el epi­so­dio de la ca­sa de 600 mil eu­ros que com­pró su lí­der, Pa­blo Igle­sias, di­ri­gen­te que man­tie­ne la­zos con sus pa­res chi­le­nos. Uno de los ideó­lo­gos del FA cree que es tiem­po de que el blo­que de­je de elu­dir de­ba­tes que, a la lar­ga, de­bi­li­ten a la coa­li­ción y le cues­ten ca­ro a to­da la iz­quier­da. Una de esas deu­das es Ve­ne­zue­la y el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro, el con­ti­nua­dor de la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na que co­men­zó con Hu­go Chá­vez en 1999 y que ha des­per­ta­do la ad­he­sión de la iz­quier­da chi­le­na. Ese apo­yo, en al­gu­nos ca­sos, 19 años des­pués, se ha di­lui­do. Ruiz afir­ma que ya no so­lo hay que evi­tar cual­quier clau­su­ra de ese de­ba­te, co­mo pre­ten­den, a su jui­cio, fuer­zas co­mo el PC: es mo­men­to de pro­fun­di­zar y de­fi­nir una po­si­ción.

El exem­ba­ja­dor Pe­dro Fe­li­pe Ra­mí­rez, ex­mi­nis­tro de Allen­de, tras cua­tro años en Ca­ra­cas ca­li­fi­có al go­bierno de Ma­du­ro co­mo una dic­ta­du­ra. Él se de­cla­ró cha­vis­ta, no ma­du­ris­ta. ¿Se pue­de de­fen­der hoy des­de la iz­quier­da al pro­ce­so bo­li­va­riano?

Coin­ci­do con la idea de que con Ma­du­ro las co­sas vi­ven cier­ta in­vo­lu­ción en tér­mi­nos de cons­truir fuer­za so­cial y po­lí­ti­ca con ca­pa­ci­dad trans­for­ma­do­ra. No es po­si­ble ho­mo­lo­gar la ex­pe­rien­cia ba­jo Chá­vez que ba­jo Ma­du­ro. Aho­ra, hay que com­pli­car un po­co más el aná­li­sis: las co­sas se em­pe­za­ron a en­re­dar an­tes de que mu­rie­ra Chá­vez. En la úl­ti­ma pre­si­den­cia de Chá­vez ya se em­pie­za a ver, de­bi­do a la as­fi­xia eco­nó­mi­ca, que la dis­tri­bu­ción en la cual es­ta­ba ba­sa­do el ré­gi­men cha­vis­ta ya no es tan efec­ti­va, se em­pie­za a ex­tra­po­lar el com­po­nen­te mi­li­tar den­tro del go­bierno, hay una di­fi­cul­tad por man­te­ner uni­das a la de­mo­cra­cia po­lí­ti­ca y so­cial y, de al­gún mo­do, la he­ren­cia que se le da a Ma­du­ro es tra­tar de ar­ti­cu­lar una fuer­za que se vie­ne des­com­po­nien­do. Me pa­re­ce muy po­bre, muy po­co edi­fi­can­te, que la iz­quier­da chi­le­na no quie­ra dis­cu­tir có­mo se ero­sio­na la cons­truc­ción de un blo­que de trans­for­ma­cio­nes en Ve­ne­zue­la. Y, ade­más, se ero­sio­na la po­si­bi­li­dad de con­du­cir­lo por vías de­mo­crá­ti­cas. Lo que vi­mos, más allá de lo que di­ce la de­re­cha o el abs­ten­cio­nis­mo, es la ero­sión de ese blo­que de trans­for­ma­cio­nes. Si la iz­quier­da no ve el au­men­to de la opo­si­ción de ex­cha­vis­tas a Ma­du­ro ta­pa el sol con un de­do. Des­de los años 60 y 70 se ge­ne­ró una ma­sa clien­te­lar, un ré­gi­men que no te­nía ca­pa­ci­dad de in­te­gra­ción so­cial. Chá­vez no cons­tru­yó la cri­sis po­lí­ti­ca de Ve­ne­zue­la, pe­ro eso no se re­vi­sa, tam­po­co se re­vi­sa la ex­pe­rien­cia de Chá­vez y más en­ci­ma aho­ra no se pue­de re­vi­sar la ex­pe­rien­cia de Ma­du­ro. Ni la iz­quier­da ni la so­cial­de­mo­cra­cia ni la DC chi­le­na ha­cen un de­ba­te real res­pec­to de los fra­ca­sos de la iz­quier­da, de la so­cial­de­mo­cra­cia y de los de­mo­cra­ta­cris­tia­nos en Ve­ne­zue­la.

Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que los lí­de­res del FA ( Gior­gio Jack­son, Ga­briel Bo­ric y otros) man­ten­gan si­len­cio so­bre uno de los prin­ci­pa­les te­mas de la agen­da in­ter­na­cio­nal. Bien o mal, hay otras fuer­zas de iz­quier­da que sí to­ma­ron una pos­tu­ra.

Eso es lo que me preo­cu­pa. Es­tá to­da la ma­ni­pu­la­ción me­diá­ti­ca de la de­re­cha, de si Ve­ne­zue­la es o no es una de­mo­cra­cia; una de­re­cha a la que no les im­por­tan los de­re­chos hu­ma­nos, los de­fien­de cuan­do quie­re. Pe­ro tam­bién hay una iz­quier­da que ha­ce una de­fen­sa de Ve­ne­zue­la don­de no se pue­de dis­cu­tir na­da, no se pue­de de­cir na­da. Y no se pue­de de­cir na­da don­de no so­lo la iz­quier­da chi­le­na, tam­bién la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na, pue­de sa­car lec­cio­nes, un ba­lan­ce de lo po­si­ti­vo y ne­ga­ti­vo. Lo que ha­ce esa iz­quier­da, y apun­to a Da­niel Ja­due, Ale­jan­dro Na­va­rro e in­clu­so el PRO y Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi, que par­tie­ron co­rrien­do pa­ra allá, es que se cie­rra la dis­cu­sión. Y la ver­dad, no ten­go por qué aca­tar­lo. Se com­por­tan co­mo igle­sias de iz­quier­da, y así la iz­quier­da no va a lle­gar a nin­gu­na par­te. Te­ne­mos po­ca ca­pa­ci­dad de an­clar­nos en el si­glo XXI si se­gui­mos con ese ti­po de prác­ti­cas que en el si­glo XX nos cos­ta­ron muy ca­ras.

Pe­ro en el FA hay una omi­sión que es pre­me­di­ta­da. ¿Có­mo se re­suel­ve eso? ¿Fal­ta ma­yor den­si­dad ideo­ló­gi­ca?

No creo que sea una de­bi­li­dad por fal­ta de opi­nio­nes, lo que el FA tie­ne que de­fi­nir es una ca­pa­ci­dad de re­sol­ver y con­fron­tar sus di­fe­ren­cias, por­que sa­le ca­da uno y di­ce lo que quie­re. Ten­go la im­pre­sión de que en co­sas in­ter­na­cio­na­les -y tam­bién na­cio­na­les- en el FA hay mu­chos te­mas ta­búes, co­mo, por ejem­plo, ha­blar de la Con­cer­ta­ción.

¿El FA de­be te­ner ya un me­ca­nis­mo úni­co pa­ra pro­ce­sar las di­fe­ren­cias?

Si el FA lo­gra eso, co­mo fuer­za po­lí­ti­ca y no co­mo per­so­na­jes, le ha­ría­mos un gran

apor­te a la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na, por­que es­te es un de­ba­te que obli­ga a po­ner­se 100% sí o 100% no y siem­pre te­ne­mos la mis­ma ex­pli­ca­ción pa­ra las cues­tio­nes de fon­do. ¿Y sa­bes qué? Ya lle­va­mos mu­cho tiem­po en es­to, la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na ha vi­vi­do fra­ca­sos cí­cli­cos en un si­glo y tie­ne que re­vi­sar esos fra­ca­sos.

En Ve­ne­zue­la lo peor es la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria: fal­ta de ali­men­tos, de aten­ción de sa­lud, de re­me­dios, de cues­tio­nes bá­si­cas en lo co­ti­diano...

Es al­go su­ma­men­te com­ple­jo. Pri­me­ro, la de­re­cha cuan­do abor­da el pro­ble­ma de la es­ca­sez no se ha­ce car­go del sa­bo­ta­je. Le pre­gun­to a la de­re­cha si la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos se am­pa­ra en sa­bo­ta­jes pa­ra per­ju­di­car a un ré­gi­men y lue­go sa­lir a de­cir que no hay re­me­dios. Se va cons­tru­yen­do un sis­te­ma en que to­do el mun­do jue­ga a di­na­mi­tar las con­di­cio­nes y, en ese sen­ti­do, el re­plie­gue de­fen­si­vo de Ma­du­ro es au­to­ri­ta­rio. Si va­mos a com­pa­rar eso con la de­mo­cra­cia chi­le­na son 20 pun­tos apar­te, ten­dría que ver el Pa­la­cio de Mi­ra­flo­res bom­bar­dea­do. Pe­ro va­mos al te­ma de fon­do, no se ve una ma­yo­ría po­lí­ti­ca en Ve­ne­zue­la que con­duz­ca a una es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y a trans­for­ma­cio­nes sus­tan­ti­vas. Ma­du­ro he­re­dó una si­tua­ción agó­ni­ca, con una clien­te­la más o me­nos es­ta­ble des­de el Pac­to de Pun­to­fi­jo a par­tir de la ren­ta pe­tro­le­ra. ¿Qué vie­ne aho­ra? ¿Un nue­vo ré­gi­men que va a equi­li­brar las co­sas de nue­vo a tra­vés de la ren­ta pe­tro­le­ra? ¿O en Ve­ne­zue­la ya he­mos vis­to que es­ta pe­lí­cu­la fra­ca­sa cua­tro, cin­co o seis ve­ces? ¿O lo úni­co que re­sul­ta en Ve­ne­zue­la es una dic­ta­du­ra ti­po Pé­rez Ji­mé­nez? ¿De qué es­ta­mos ha­blan­do?

La iz­quier­da más clá­si­ca, co­mo el PC, asu­mió una pos­tu­ra de de­fen­sa del ré­gi­men de Ma­du­ro. ¿No es una bue­na ma­ne­ra de di­fe­ren­cia­ción con esa iz­quier­da ma­ni­fes­tar re­cha­zo a ese go­bierno? Us­ted mis­mo ha alu­di­do a la exis­ten­cia de una iz­quier­da del si­glo XX que es­tá muy ago­ta­da. ¿No es ex­pre­sión de una nue­va iz­quier­da del si­glo XXI la con­de­na a Ve­ne­zue­la?

Me gus­ta­ría dis­cu­tir con Ja­due, la tra­di­ción co­mu­nis­ta tie­ne que in­cor­po­rar­se a un pen­sa­mien­to de la iz­quier­da del si­glo XXI. Lo que no les voy a acep­tar es que me trai­gan las ca­te­dra­les tal cual las traen des­de el si­glo XX. Eso es naf­ta­li­na, es no ha­cer­se car­go de las de­rro­tas que han exis­ti­do y que he­mos pa­ga­do ca­rí­si­mo. Hay de­rro­tas y hay fra­ca­sos, que no es lo mis­mo. Ja­due: dis­cu­ta­mos, por el bien de la iz­quier­da, fra­ter­nal­men­te, pe­ro for­ce­mos un po­co más el en­tre­ce­jo y va­mos un po­co más hon­do en es­ta dis­cu­sión, más allá de de­cir­le al dipu­tado Ma­ca­ya es­to sí o no es de­mo­cra­cia, es más com­ple­jo. El FA tie­ne aquí una po­si­bi­li­dad his­tó­ri­ca y es­pe­ro que RD, que los au­tó­no­mos, que los li­be­ra­les, con­tri­bu­yan a una apro­pia­ción de la his­to­ria in­me­dia­ta más com­ple­ja, ela­bo­ra­da, me­nos sim­plis­ta.

Ve­ne­zue­la ¿es una de­mo­cra­cia o una dic­ta­du­ra?

Es que por eso te di­go. Así co­mo el cli­va­je iz­quier­da-de­re­cha ex­pli­ca po­co. Ima­gí­na­te que en al­gu­nas co­sas en Chi­le el Par­ti­do Li­be­ral es­tá más a la iz­quier­da que el PC, eso es lo que pa­sa cuan­do se ge­ne­ra un fe­nó­meno his­tó­ri­co del po­pu­lis­mo, cues­ta me­ter­se en el eje iz­quier­da y de­re­cha. No es­toy des­cu­brien­do na­da nue­vo, por­que el gran pro­ble­ma es que los ci­clos de de­mo­cra­ti­za­ción po­lí­ti­ca no sue­len coin­ci­dir con los ci­clos de de­mo­cra­ti­za­ción so­cial que van de la mano de un dis­tri­bu­tis­mo clien­te­lar, es­ta­tal, en ma­nos con­tro­la­do­ras de bu­ro­cra­cias en mu­chos ca­sos au­to­ri­ta­rias. Lo­gran dis­mi­nuir la po­bre­za, hay cier­ta igual­dad so­cial. En cam­bio, a ve­ces, cuan­do hay de­mo­cra­cia for­mal, co­mo en Chi­le, el coe­fi­cien­te Gini no de­ja de em­peo­rar.

Pe­ro no me res­pon­dió...

Es que es muy di­fí­cil ha­blar en ese cli­va­je. No me quie­ro po­ner a ha­blar en so­cio­lo­gués, pe­ro es un po­co lo que le pa­sa­ba a Gino Ger­ma­ni cuan­do se pre­gun­ta­ba qué era el pe­ro­nis­mo en los 50, dic­ta­du­ra o de­mo­cra­cia, y cons­tru­ye la di­fe­ren­cia­ción en­tre de­mo­cra­ti- za­ción so­cial y de­mo­cra­ti­za­ción po­lí­ti­ca. De­mo­cra­ti­za­ción po­lí­ti­ca no, pe­ro de­mo­cra­ti­za­ción so­cial sí.

No sor­pren­de la reac­ción del PC, tan a ul­tran­za con el pro­ce­so bo­li­va­riano.

En ese sen­ti­do no, el PC ha he­cho es­to mi­les de ve­ces, re­cuer­da con el es­ta­li­nis­mo. Creo que el ADN co­mu­nis­ta es­tá muy acos­tum­bra­do a es­ta cues­tión y Ja­due y otros son una es­pe­ran­za res­pec­to de lo que pa­sa allí den­tro. Lo con­mi­na­ría a una dis­cu­sión ma­yor, en­tien­do que lo agre­den, pe­ro creo que él o Ca­mi­la Vallejo son gen­te en que uno tie­ne es­pe­ran­za.

¿Cuál es, a su jui­cio, el es­ta­do ac­tual de la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na?

En es­te mo­men­to hay un es­ce­na­rio com­ple­jo. Es mo­men­to pa­ra reac­cio­nar, dis­cu­tir y ha­cer­nos car­go de los pro­ble­mas que hay, no con esa idea de elu­dir. Vie­ne un ci­clo muy com­ple­jo, que vie­ne de los po­rra­zos del ci­clo pro­gre­sis­ta, del 2000 al 2010, y un po­co más ade­lan­te, se per­dió una gran opor­tu­ni­dad de pro­fun­di­zar la de­mo­cra­cia po­lí­ti­ca, y op­ta­ron por la sa­li­da fá­cil: el dis­tri­bu­tis­mo clien­te­lar. Eso pa­só en Bra­sil. No jus­ti­fi­co lo que pa­sa con Lu­la, que es una ca­na­lla­da gi­gan­tes­ca, ¿pe­ro por de­cir una co­sa no se va a po­der de­cir la otra? No. Se per­dió una opor­tu­ni­dad de am­pliar la de­mo­cra­ti­za­ción po­lí­ti­ca en Bra­sil, en Ve­ne­zue­la, pa­ra qué de­cir en Ar­gen­ti­na, don­de las fuer­zas po­pu­la­res son su­ma­men­te ins­tru­men­ta­li­za­das. To­da­vía no in­cor­po­ra­mos la idea de re­la­cio­nar­nos co­mo or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas con or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les fuer­tes, que cons­tru­ya­mos una prác­ti­ca de de­re­chos in­di­vi­dua­les, de au­to­no­mías, de to­da una se­rie de pro­ble­mas que el li­be­ra­lis­mo nos qui­ta, y lo ha­ce por­que no­so­tros lo de­ja­mos. Cla­ro, en Bra­sil sa­ca­mos un mi­llón de per­so­nas de la po­bre­za, ¿pro­fun­di­za­mos la de­mo­cra­ti­za­ción so­cial? Sí ¿Pro­fun­di­za­mos la de­mo­cra­ti­za­ción po­lí­ti­ca? No.

“Me gus­ta­ría dis­cu­tir con Ja­due, la tra­di­ción co­mu­nis­ta tie­ne que in­cor­po­rar­se a un pen­sa­mien­to de iz­quier­da del si­glo XXI. No voy a acep­tar que me trai­gan las ca­te­dra­les tal cual las traen del si­glo XX. Es naf­ta­li­na”.

“Ten­go la im­pre­sión de que en co­sas in­ter­na­cio­na­les -y tam­bién en te­mas na­cio­na­les- en el Fren­te Am­plio hay mu­chos te­mas ta­búes, co­mo por ejem­plo ha­blar de la Con­cer­ta­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.