LOS DE­MO­NIOS DE ARIEL

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR E. OR­TE­GA, L. AYA­LA Y F. VE­LÁS­QUEZ FO­TO­GRA­FÍA RI­CHARD ULLOA

Des­de muy pe­que­ño, Ariel Me­na, “El Chi­co Mono”, asu­mió que ro­bar se­ría su ne­go­cio. Una edu­ca­ción in­te­rrum­pi­da de gol­pe, un cli­ma fa­mi­liar hos­til y el con­su­mo de dro­gas du­ras a tem­pra­na edad son al­gu­nos de los as­pec­tos que fra­gua­ron un pron­tua­rio in­creí­ble: con 18 años tie­ne 21 de­ten­cio­nes. Del hur­to pa­só al ro­bo con in­ti­mi­da­ción y, en su úl­ti­mo gol­pe, al ho­mi­ci­dio.

Ha­ce sie­te años, Ariel Me­na Sua­zo (18) no era co­no­ci­do co­mo “El Chi­co Mono”. Por esos días, era ape­nas un ni­ño que re­cién es­ta­ba ha­cien­do sus pri­me­ros pa­sos den­tro de ban­das de­lic­tua­les. Te­nía ex­pe­rien­cia en ro­bos me­no­res y es­te iba a ser uno de sus pri­me­ros gol­pes de ver­dad.

A las 21.00 del 11 de mar­zo de 2011, Ariel en­tró a una ca­sa ha­bi­ta­da por una fa­mi­lia en Las Con­des. Lo hi­zo en com­pa­ñía de Fran­co R. (de 16 años en ese mo­men­to) y de Die­go A. (16), quien era el lí­der de un gru­po que se ha­cía lla­mar “La Ban­da del Lo­quín”, que se es­pe­cia­li­za­ba en ro­bos a ca­sas del sec­tor orien­te y quien an­tes ha­bía si­do de­te­ni­do en com­pa­ñía de “El Ci­sa­rro”, uno de los íco­nos de la de­lin­cuen­cia ju­ve­nil de la úl­ti­ma dé­ca­da. To­dos vi­vían en dis­tin­tas po­bla­cio­nes de Pe­ña­lo­lén.

Los tres me­no­res de edad en­tra­ron a la fuer­za y se en­con­tra­ron con los due­ños de ca­sa jun­to a sus hi­jos. Los ame­na­za­ron, los gol­pea­ron y los re­du­je­ron, mien­tras ins­pec­cio­na­ban la ca­sa. Los de­lin­cuen­tes iban ar­ma­dos con cu­chi­llos y pis­to­las. El bo­tín que se lle­va­ron esa no­che fue gran­de: un par de za­pa­ti­llas, dos te­le­vi­so­res LCD, tres no­te­books, cua­tro ce­lu­la­res, una con­so­la de vi­deo­jue­gos y 250 mil pe­sos en efec­ti­vo.

Lue­go de car­gar las es­pe­cies, hu­ye­ron en un au­to que tam­bién era del due­ño de ca­sa. Esa no­che, y tras una per­se­cu­ción por Las Con­des, Ca­ra­bi­ne­ros lo­gró de­te­ner a los jó­ve­nes.

Los dos ma­yo­res fue­ron con­de­na­dos a cin­co años de ré­gi­men ce­rra­do en un pro­gra­ma de re­in­ser­ción so­cial ba­jo los car­gos de ro­bo con in­ti­mi­da­ción. El pe­que­ño Ariel Me­na no re­ci­bió san­ción. Te­nía 11 años y era inimpu­table an­te la ley.

Ese ro­bo es el pri­mer re­gis­tro que hay en la jus­ti­cia chi­le­na so­bre las 21 de­ten­cio­nes que “El Chi­co Mono” fue su­man­do du­ran­te su ado­les­cen­cia. Su úl­ti­ma de­ten­ción es tam­bién la más gra­ve: en­fren­ta car­gos por ro­bo con vio­len­cia y el ho­mi­ci­dio de Car­men Gó­mez Pe­ña (63), ocu­rri­do el lu­nes 21 de ma­yo, a la 1 de la ma­ña­na, en su do­mi­ci­lio ubi­ca­do en la ca­lle Lo­re­ley de La Reina.

El he­cho desató un ines­pe­ra­do en­fren­ta­mien­to en­tre el Po­der Eje­cu­ti­vo y la Cor­te Su­pre­ma por el am­plio pron­tua­rio que Me­na te­nía.

“Va­mos a so­li­ci­tar la má­xi­ma pe­na pa­ra quien re­sul­te res­pon­sa­ble de es­te he­cho, y la má­xi­ma pe­na es el pre­si­dio per­pe­tuo (...). No que­re­mos ex­cu­sas de los tri­bu­na­les y es­to lo pi­de Chi­le en­te­ro. No es un pro­ble­ma del go­bierno: Chi­le quie­re que no ha­ya más ex­cu­sas, por­que en es­te ca­so las in­ves­ti­ga­cio­nes se es­tán rea­li­zan­do bien y no que­re­mos dis­cul­pas”, di­jo el mar­tes 22 el mi­nis­tro del In­te­rior, An­drés Chad­wick, tras co­no­cer los he­chos.

La in­ter­pe­la­ción del go­bierno fue re­pli­ca­da al día si­guien­te por el pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma, Ha­rol­do Bri­to. “Las pa­la­bras del se­ñor mi­nis­tro del In­te­rior son una ex­pre­sión que no po­de­mos de­cir que es ajus­ta­da. El sis­te­ma de jus­ti­cia en nues­tro país ha al­can­za­do un desa­rro­llo per­ma­nen­te”, di­jo la au­to­ri­dad.

Un ho­gar que­bra­do

El Pa­sa­je Apa­la­ches de Pe­ña­lo­lén pa­re­ce no acu­sar re­ci­bo del ho­mi­ci­dio que uno de sus ha­bi­tan­tes co­me­tió. Ha pa­sa­do ca­si una se­ma­na y no se apre­cia ma­yor mo­vi­mien­to. En la ca­sa de los Me­na Sua­zo to­do si­gue igual: im­po­nen­te, des­ta­ca so­bre el res­to por las al­tas re­jas que res­guar­dan su en­tra­da. Pa­re­ce una ca­sa com­ple­ta­men­te blin­da­da. En una de las ven­ta­nas cuel­ga una ban­de­ra del Ba­yern Mu­nich. La fa­mi­lia no atien­de a los lla­ma­dos.

En esa ca­sa vi­vía “El Chi­co Mono” has­ta ha­ce po­cos días. Sin em­bar­go, ese no fue el pri­mer lu­gar en que bus­ca­ron al prin­ci­pal sos­pe­cho­so del ro­bo y ho­mi­ci­dio en La Reina.

Unas cuan­tas ho­ras des­pués del de­li­to, per­so­nal de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes irrum­pió en la ca­sa es­qui­na que une los pa­sa­jes Ato­lón con El Acan­ti­la­do, en Lo Hermida. La due­ña del ho­gar -quien pi­dió man­te­ner en re­ser­va su iden­ti­dad- di­ce que el asom­bro por la pre­sen­cia de los de­tec­ti­ves le du­ró po­co y na­da: in­tuía lo que es­ta­ba pa­san­do. Se­gun­dos más tar­de, un bre­ve diá­lo­go con los de­tec­ti­ves con­fir­mó sus sospechas. Es­ta­ban ahí por Ariel Eduar­do Me­na Sua­zo, le in­for­ma­ron.

A los ve­ci­nos del sec­tor, don­de el jo­ven vi­vió gran par­te de su in­fan­cia, no les sor­pren­de el cri­men que pro­ta­go­ni­zó la ma­dru­ga­da del lu­nes 21. Ase­gu­ran que esa cla­se de ac­tos son la con­se­cuen­cia de una in­fan­cia muy di­fí­cil. Las cons­tan­tes pe­leas en­tre sus pa­dres y la in­fluen­cia de sus her­ma­nos ma­yo­res for­ja­ron un ca­rác­ter agre­si­vo, inusual en un ni­ño de ocho o nue­ve años, edad en la que, cal­cu­lan, co­men­zó a de­lin­quir.

Ariel es el pri­me­ro de cua­tro hi­jos na­ci­dos de la re­la­ción ma­tri­mo­nial en­tre Mi­guel Án­gel Me­na, quien tra­ba­ja en ins­ta­la­ción de carpas pa­ra even­tos, y Ma­ría Flo­rin­da Sua­zo, quien has­ta hoy ven­de di­ver­sos ar­tícu­los en la fe­ria. Am­bos tie­nen an­te­ce­den­tes de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar en­tre ellos, se­gún in­for­mes a los que Re­por­ta­jes tu­vo ac­ce­so.

Tie­ne, ade­más, tres her­ma­nos ma­yo­res, hi­jos de su ma­dre con una pa­re­ja an­te­rior. Se­gún sus ex­ve­ci­nos, ellos se­rían los res­pon­sa­bles de la en­tra­da de Ariel en el mun­do de­lic­tual. Una mu­jer que lo co­no­ció en el ba­rrio cuen­ta que les re­ga­la­ba ro­pa pa­ra que ven­die­ran en la fe­ria y, así, evi­tar que ro­ba­ran. Pe­ro no tu­vo éxi­to. “Ellos y sus ami­gos más gran­des lo me­tie­ron en es­to de chi­qui­ti­to, lo ocu­pa­ban pa­ra pa­sar­se por las ven­ta­nas y co­sas así”, di­ce un cer­cano.

Ase­gu­ran que esa ha­bi­li­dad pa­ra tre­par en ca­sas aje­nas le va­lió su apo­do: “El Chi­co Mono”. Así se hi­zo co­no­ci­do en las co­mi­sa­rías de la co­mu­na. Ariel Me­na in­te­gra­ba el mis­mo círcu­lo de “El Ci­sa­rro”.

“Nun­ca fue ‘do­més­ti­co’, por acá no se mo­vía, siem­pre se iba pa’ Las Con­des o La Reina”, des­ta­ca uno de los ve­ci­nos. Sin em­bar­go, la due­ña de la ca­sa don­de Ariel vi­vió has­ta los 10 años des­mien­te es­ta in­for­ma­ción. “Po­co des­pués de que se fue­ron de acá, vino a ro­bar con los her­ma­nos. Se lle­va­ron dos te­les que te­nía­mos”, cuen­ta.

Ariel aban­do­nó sus es­tu­dios en sép­ti­mo

bá­si­co. Nun­ca fue­ron su prio­ri­dad. En 2008, cuan­do co­men­zó a fre­cuen­tar su­per­mer­ca­dos y gran­des tien­das, cur­sa­ba ter­ce­ro bá­si­co en la Es­cue­la San­ta Ma­ría de Pe­ña­lo­lén: re­pi­tió con un pro­me­dio ge­ne­ral de 3,8. Tan so­lo con­si­guió apro­bar las asig­na­tu­ras de Len­gua­je y Co­mu­ni­ca­ción, Edu­ca­ción Fí­si­ca y Edu­ca­ción Tec­no­ló­gi­ca.

Lo­gró, re­cién tres años más tar­de, apro­bar ter­ce­ro y cuar­to bá­si­co me­dian­te exá­me­nes li­bres en el Cen­tro Edu­ca­cio­nal Eras­mo Es­ca­la Arria­ga­da, de la mis­ma co­mu­na.

Su vuel­ta al co­le­gio, sin em­bar­go, de­bió es­pe­rar otros cin­co años. En 2016, mien­tras co­men­ta­ba so­bre su in­te­rés por con­ti­nuar es­tu­dian­do, in­clu­so pro­yec­tán­do­se co­mo me­cá­ni­co au­to­mo­triz, apro­bó quin­to y sex­to bá­si­co, tam­bién ba­jo la fór­mu­la de los exá­me­nes li­bres, en el Co­le­gio Pes­ta­loz­zi de San Joa­quín. Pe­ro se­ría su úl­ti­mo año co­mo es­tu­dian­te. A sus 16 años, y con una de­ce­na de de­ten­cio­nes a su ha­ber, Ariel con­si­de­ró que no era ne­ce­sa­rio se­guir: se­gún de­cía, su tra­ba­jo, ro­ban­do en ca­sas del sec­tor orien­te, le brin­da­ba to­do lo que ne­ce­si­ta­ba.

La re­la­ción con su fa­mi­lia siem­pre fue di­fí­cil. En uno de sus pa­sos por cen­tros del Se­na­me, Ariel con­fe­só que su pa­dre lo gol­pea­ba ca­da vez que lle­ga­ba tar­de o que “se por­ta­ba mal”. Es­tos “pa­queos”, co­mo los des­cri­bió el jo­ven, lo lle­va­ron a to­mar la de­ci­sión de ir­se de la ca­sa por unos cuan­tos me­ses con so­lo 13 años. Cuan­do lo bus­ca­ron, tiem­po des­pués, acep­tó vol­ver ba­jo cier­tas con­di­cio­nes: se man­da­ría so­lo.

Pe­ro los ro­ces no hi­cie­ron más que au­men­tar con el tiem­po. Tras de­jar la vi­vien­da de Ato­lón, en 2009, la fa­mi­lia Me­na Sua­zo se ins­ta­ló en el Pa­sa­je Apa­la­ches, tam­bién en Pe­ña­lo­lén. Sus ac­tua­les ve­ci­nos afir­man que en la ca­sa vi­ven más de 10 per­so­nas y que las pe­leas son ha­bi­tua­les. So­bre “El Chi­co Mono”, afir­man que no se ve mu­cho por el sec­tor. Esas po­cas ve­ces apa­re­ce siem­pre en bi­ci­cle­ta. La mis­ma que lo acom­pa­ñó la ma­dru­ga­da del lu­nes 21 en ca­lle Lo­re­ley.

En re­des so­cia­les, Mi­guel Án­gel Me­na no tie­ne nin­gu­na fo­to de Ariel, su hi­jo ma­yor. So­lo tie­ne re­cuer­dos jun­to a sus her­ma­nos más pe­que­ños. Tam­po­co hay co­men­ta­rios so­bre el ro­bo per­pe­tra­do ha­ce una se­ma­na.

Ma­ría Flo­rin­da fue de­ri­va­da en el 2010 al Cen­tro de Sa­lud Men­tal de Pe­ña­lo­lén por fal­ta de ha­bi­li­da­des pa­ren­ta­les. Ella siem­pre ha ejer­ci­do co­mo la adul­ta res­pon­sa­ble de Ariel Me­na. Sin em­bar­go, quie­nes han tra­ba­ja­do con ella re­co­no­cen que po­cas ve­ces iba a las ci­tas con pro­fe­sio­na­les y nun­ca de­mos­tró de­ma­sia­do in­te­rés en el fu­tu­ro de su hi­jo.

En múl­ti­ples oca­sio­nes, la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Pe­ña­lo­lén in­ten­tó ayu­dar a la fa­mi­lia, pe­ro nun­ca re­ci­bió res­pues­tas po­si­ti­vas.

Los her­ma­nos me­no­res de Ariel tie­nen 13, 11 y ocho años. Los tres ac­tual­men­te se en­cuen­tran en un pro­gra­ma de Pre­ven­ción Fo­ca­li­za­da de la Fun­da­ción Edu­ca­cio­nal Cris­to Jo­ven, que es sub­ven­cio­na­da por el Se­na­me.

El in­for­me Se­na­me

Se­gún pu­do cons­ta­tar Re­por­ta­jes, Ariel Me­na re­gis­tró va­rios pa­sos por dis­tin­tos pro­gra­mas del Se­na­me du­ran­te su ado­les­cen­cia. Siem­pre lle­ga­ba ahí des­pués de co­me­ter al­gún ro­bo en el sec­tor orien­te. En me­nos de 10 años es­tu­vo co­mo in­terno den­tro del Cread Pu­dahuel, en re­cin­tos se­mi­ce­rra­dos y en in­ter­ven­cio­nes am­bu­la­to­rias.

La pri­me­ra de­ten­ción re­gis­tra­da en la 43° Co­mi­sa­ría de Pe­ña­lo­lén da­ta del 5 de no­viem­bre de 2013, tras ha­ber en­tra­do a ro­bar a una ca­sa.

Una se­ma­na más tar­de, “El Chi­co Mono” fue san­cio­na­do por ro­bo en un lu­gar ha­bi­ta­do. Ariel te­nía 16 años y ha­bía in­ten­ta­do ro­bar dos bi­ci­cle­tas de un edi­fi­cio en Vi­ta­cu­ra. Por ese ro­bo tu­vo que pa­sar por un Pro­gra­ma de Li­ber­tad Asis­ti­da Es­pe­cial, rea­li­za­do en la Cor­po­ra­ción Pro­me­si, que tra­ba­ja en con­jun­to con el Se­na­me.

El ob­je­ti­vo de la in­ter­ven­ción era la “sen­si­bi­li­za­ción y la con­fron­ta­ción de la ex­pe­rien­cia de con­su­mo de sus­tan­cias ac­tual, con mi­ras a dis­mi­nuir o eli­mi­nar las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas aso­cia­das”. En es­te ca­so, las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas eran los ro­bos que per­pe­tra­ba pa­ra con­se­guir dro­ga.

El tra­ta­mien­to no tu­vo éxi­to. Co­mo se­ña­la su in­for­me de evo­lu­ción, al que Re­por­ta­jes tu­vo ac­ce­so, la prin­ci­pal di­fi­cul­tad fue que Ariel so­lo es­tu­vo en una de las en­tre­vis­tas so­li­ci­ta­das. Un pro­fe­sio­nal del Se­na­me fue a vi­si­tar­lo a su ca­sa pa­ra preguntarle las ra­zo­nes de su in­asis­ten­cia. “Lo ol­vi­dé, es­ta­ba ocu­pa­do”, fue la res­pues­ta del me­nor.

El do­cu­men­to tam­bién ad­vier­te la res­pon­sa­bi­li­dad de la ma­dre en la fa­lla del tra­ta­mien­to al no es­tar dis­po­ni­ble pa­ra ayu­dar a su hi­jo.

“En­tre las ra­zo­nes que han afec­ta­do su ad­he­ren­cia al pro­gra­ma es ne­ce­sa­rio men­cio­nar que por in­for­ma­ción en­tre­ga­da por fa­mi­lia­res del jo­ven, en el úl­ti­mo pe­río­do el ado­les­cen­te re­gis­tra di­ver­sos in­gre­sos ju­di­cia­les, lo an­te­rior vin­cu­la­do al al­to gra­do de de­pen­den­cia que es­te man­tie­ne con sus­tan­cias co­mo PBC (pas­ta ba­se) y fár­ma­cos”, se­ña­la el res­pon­sa­ble del pro­gra­ma.

La eva­lua­ción que un pro­fe­sio­nal del Se­na­me hi­zo so­bre Ariel Me­na des­pués de otra de­ten­ción, es­ta vez du­ran­te 2016, re­ve­la los se­rios pro­ble­mas que te­nía con las dro­gas y su in­ci­den­cia en los ac­tos de­lic­tua­les que pro­ta­go­ni­za­ba.

El in­for­me fue rea­li­za­do en el Cen­tro Se­mi­ce­rra­do del Se­na­me en Ca­le­ra de Tan­go. “El Chi­co Mono” ha­bía lle­ga­do allá des­pués de ser san­cio­na­do con ocho me­ses y 15 días de in­ter­na­ción tras un ro­bo a un lu­gar ha­bi­ta­do.

Se­gún el tes­ti­mo­nio del me­nor, al que Re­por­ta­jes tu­vo ac­ce­so, el con­su­mo de dro­gas em­pe­zó a los sie­te años con sus pri­me­ros pi­tos de ma­rihua­na. A esa mis­ma edad, tam­bién fue­ron sus pri­me­ros ro­bos a su­per­mer­ca­dos. “Fal­ta­ban co­sas pa­ra la ca­sa”, ex­pli­ca Ariel en ese do­cu­men­to.

Un año más tar­de em­pe­zó a con­su­mir ta­ba­co, lle­gan­do a fu­mar 40 ci­ga­rri­llos dia­rios. Lue­go, a los 11 años, se ini­ció en el con­su­mo de co­caí­na. A esa mis­ma edad tam­bién em­pe­zó a pro­bar al­gu­nos fár­ma­cos. Ariel Me­na ha re­co­no­ci­do ha­ber pa­sa­do por dos cri­sis de so­bre­do­sis de co­caí­na a los 12 y 13 años.

La pas­ta ba­se la pro­bó a los 14 años y se hi­zo rá­pi­da­men­te adic­to. Tras ser de­te­ni­do por el ho­mi­ci­dio en La Reina, Me­na re­co­no­ció la sus­trac­ción de jo­yas y de­cla­ró a la PDI que las ha­bía ven­di­do a un mi­cro­tra­fi­can­te pa­ra cam­biar­las por pas­ta ba­se. Esa ha­bía si­do la prin­ci­pal mo­ti­va­ción del ro­bo.

Una de las con­clu­sio­nes más se­ve­ras del in­for­me de 2016 se­ña­la que “el jo­ven no tie­ne desa­rro­lla­da la ca­pa­ci­dad de em­pa­tía” y “no tie­ne emo­cio­nes ne­ga­ti­vas res­pec­to de sí mis­mo al re­co­no­cer el da­ño que le oca­sio­nó a la víc­ti­ma”.

En to­das las ve­ces que Ariel Me­na es­tu­vo en al­gún pro­gra­ma de in­ter­ven­ción del Se­na­me lo hi­zo por or­den de tri­bu­na­les. Su fa­mi­lia nun­ca pi­dió ayu­da vo­lun­ta­ria­men­te.

Un ro­bo re­pe­ti­do

“El Chi­co Mono” co­no­cía muy bien el lu­gar don­de el lu­nes 21 en­tró a ro­bar y que ter­mi­nó en el ho­mi­ci­dio de la due­ña de ca­sa. El 18 de ma­yo de 2016 fue sor­pren­di­do ro­ban­do en un in­mue­ble en el mis­mo ba­rrio.

Am­bos de­li­tos fue­ron ba­jo el mis­mo mo­dus ope­ran­di. La pri­me­ra vez - y con 16 años-, Me­na tre­pó un mu­ro y rom­pió la ven­ta­na de un dor­mi­to­rio pa­ra en­trar a la ca­sa. Aden­tro no ha­bía na­die y por eso pu­do re­gis­trar li­bre­men­te to­das las ha­bi­ta­cio­nes. Des­de el lu­gar, se ro­bó dos pis­to­las que eran pro­pie­dad del due­ño de ca­sa, jo­yas ava­lua- das en $ 300.000 y $ 1.000 en mo­ne­das.

Ca­ra­bi­ne­ros de­tu­vo al jo­ven afue­ra del con­do­mi­nio de ca­lle Lo­re­ley. Se iden­ti­fi­có co­mo Mi­guel Án­gel Me­na, quien en reali­dad era su her­mano de 12 años. Ho­ras más tar­de, y en la co­mi­sa­ría, re­co­no­ció que su iden­ti­dad era otra y que ha­bía men­ti­do pa­ra no ser impu­tado.

En el ro­bo del lu­nes 21 re­pi­tió la fór­mu­la. Ariel an­du­vo en bi­ci­cle­ta por ca­lle Lo­re­ley jun­to a tres in­di­vi­duos has­ta que se de­ci­dió por es­ca­lar una re­ja y en­trar a la ca­sa ele­gi­da rom­pien­do la ven­ta­na del ba­ño pa­ra ro­bar jo­yas que lue­go se­rían cam­bia­das por dro­gas.

Aden­tro se en­con­tró con el diá­cono Ber­nar­do Quiroga (68), con su es­po­sa, Car­men Gó­mez, y el hi­jo de am­bos, Fran­cis­co (34 años), quien tie­ne sín­dro­me de As­per­ger. A los tres los ame­na­zó con dos cu­chi­llos que ha­bía to­ma­do de la co­ci­na. La mu­jer de­fen­dió a su hi­jo, que se en­con­tra­ba pos­tra­do en una ca­ma y, en el for­ce­jeo, fue apu­ña­la­da en reite­ra­das oca­sio­nes por Me­na, quien es­ca­pó del lu­gar en un au­to que tam­bién ro­bó de la ca­sa. Tras ser de­te­ni­do por la PDI, “El Chi­co Mono” ha­bría con­fe­sa­do la au­to­ría del cri­men.

La au­dien­cia de for­ma­li­za­ción se reali­zó du­ran­te la tar­de del jue­ves 24, en el 4to. Juz­ga­do de Ga­ran­tía de San­tia­go. La fis­cal, Lorena Pa­rra, di­jo que el de­te­ni­do arries­ga­ba una pe­na de 20 años y de­ta­lló los he­chos.

Has­ta el cie­rre de es­ta edición, una de las gran­des du­das de la in­ves­ti­ga­ción te­nía que ver con el en­sa­ña­mien­to que Ariel Me­na tu­vo a la ho­ra de per­pe­trar el ro­bo. El ata­que fue des­car­na­do y la mu­jer mu­rió por una he­ri­da en la ca­be­za. Lo más pro­ba­ble es que el de­lin­cuen­te ac­tuó ba­jo los efec­tos de la dro­ga o el al­cohol.

El juez Gui­ller­mo Ro­drí­guez de­cre­tó pri­sión pre­ven­ti­va pa­ra Ariel Me­na, quien no fue acom­pa­ña­do por fa­mi­lia­res o ami­gos du­ran­te la au­dien­cia.

La úni­ca in­ter­ven­ción de “El Chi­co Mono” fue pa­ra pe­dir pro­tec­ción, ya que di­jo que ha­bía re­ci­bi­do va­rias ame­na­zas mien­tras es­tu­vo de­te­ni­do.

En un in­for­me del Se­na­me, Ariel Me­na ad­mi­te ha­ber te­ni­do so­bre­do­sis por co­caí­na a los 12 y 13 años. Ade­más, era adic­to a la pas­ta ba­se. Se pre­su­me que el ro­bo en La Reina era pa­ra con­se­guir di­ne­ro y com­prar dro­gas.

Ariel ha con­fe­sa­do que su pa­dre lo gol­pea­ba ca­da vez que lle­ga­ba tar­de o que “se por­ta­ba mal”. Es­tos “pa­queos”, co­mo los des­cri­bió el jo­ven, lo lle­va­ron a to­mar la de­ci­sión de ir­se de la ca­sa. Sus her­ma­nos me­no­res se en­cuen­tran en un pro­gra­ma del Se­na­me.

La ca­sa de la fa­mi­lia Me­na Sua­zo en el Pa­sa­je Apa­la­ches, en Pe­ña­lo­lén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.