ASCANIO CA­VA­LLO: EL POL­VO­RÍN VE­NE­ZO­LANO

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - Ascanio Ca­va­llo

En una de sus pri­me­ras de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca ex­te­rior, el go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra creó la “vi­sa de res­pon­sa­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca” pa­ra fa­ci­li­tar la lle­ga­da a Chi­le de los ve­ne­zo­la­nos que hu­yen de la si­tua­ción de su país. Es­ta se­ma­na, des­pués de las elec­cio­nes del do­min­go 20, las pe­ti­cio­nes de do­cu­men­tos pa­ra via­jar a Chi­le lle­ga­ron a 500.000, la ci­fra más al­ta de po­ten­cia­les re­fu­gia­dos ja­más re­gis­tra­da en Amé­ri­ca La­ti­na.

En ver­dad, la vi­sa es muy di­fí­cil de ob­te­ner, por­que se ne­ce­si­ta un cer­ti­fi­ca­do de an­te­ce­den­tes que emi­te el Mi­nis­te­rio del In­te­rior ve­ne­zo­lano y un pa­sa­por­te al día, que las au­to­ri­da­des no es­tán con­ce­dien­do con el ar­gu­men­to de que ca­re­cen de pa­pel, lo que más en­ci­ma pa­re­ce pro­ba­ble. El Es­ta­do co­rrup­to en que se ha con­ver­ti­do Ve­ne­zue­la pro­ba­ble­men­te ha­rá de es­tos do­cu­men­tos nue­vos ne­go­cios de coima y ex­tor­sión, co­mo ya lo son mu­chas de las re­par­ti­cio­nes en que el Es­ta­do in­ter­ac­túa con los ciu­da­da­nos, in­clu­yen­do a los pre­sos en ma­nos del Sebin, el Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia.

Pe­ro es evi­den­te que la so­la idea de me­dio mi­llón de re­fu­gia­dos es un cam­bio cua­li­ta­ti­vo pa­ra cual­quier observador del pro­ce­so ve­ne­zo­lano. Se tra­ta, ya sin es­pa­cio a du­da, de otra ex­pre­sión de la agu­da cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en que es­tá ese país: de las cin­co fa­ses en que la “Cla­si­fi­ca­ción In­te­gra­da de la Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria” de la Ofi­ci­na de Asun­tos Hu­ma­ni­ta­rios de la ONU ca­li­fi­ca la fal­ta de ali­men­tos, Ve­ne­zue­la ya ha al­can­za­do la nú­me­ro 4. La nú­me­ro 5 es la “ca­tás­tro­fe” o ham­bru­na téc­ni­ca, al­go bas­tan­te peor que la ham­bru­na me­ta­fó­ri­ca. Una de sus mé­tri­cas, por ejem­plo, es la ta­sa de ni­ños me­no­res de cin­co años con des­nu­tri­ción de efec­tos irre­ver­si­bles.

La otra cuer­da del es­tran­gu­la­mien­to que es­tán vi­vien­do los ve­ne­zo­la­nos es la eco­nó­mi­ca. La in­fla­ción lle­gó al 1.087,5% el año pa­sa­do y ga­lo­pa ha­cia el 13.000% pa­ra es­te año. El sa­la­rio mí­ni­mo no al­can­za pa­ra com­prar una ces­ta de 30 hue­vos o dos ki­los de pa­pas, y al rit­mo in­fla­cio­na­rio que lle­va, en unas se­ma­nas se­rá pa­pel sin va­lor. La es­pe­cu­la­ción con el dó­lar no tie­ne te­cho, y por eso cau­só per­ple­ji­dad la in­for­ma­ción de que el go­bierno de Ma­du­ro pa­gó es­te mes 400 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra cum­plir sus com­pro­mi­sos de en­tre­ga de pe­tró­leo a Cu­ba.

Des­pués de las elec­cio­nes del do­min­go 20, en que Ni­co­lás Ma­du­ro se re­eli­gió pa­ra go­ber­nar has­ta el 2024, el de­bu­tan­te can­ci­ller Ro­ber­to Am­pue­ro anun­ció la no re­po­si­ción del em­ba­ja­dor chi­leno en Ca­ra­cas, en lí­nea con el acuer­do del Gru­po de Li­ma, cons­ti­tui­do pa­ra su­per­vi­gi­lar la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la. Es una de­ci­sión de­li­ca­da, aun­que no de­ma­sia­do re­le­van­te, por­que la ma­yo­ría de los paí­ses del Gru­po de Li­ma ya ha­bía re­ti­ra­do sus em­ba­ja­do­res me­ses an­tes (y los res­tan­tes, Mé­xi­co, Gua­te­ma­la, Pa­ra­guay y Gu­ya­na, han lla­ma­dos a los su­yos a “in­for­mar”). Sal­vo Bo­li­via y Ecua­dor, ya ca­si no hay paí­ses de Su­da­mé­ri­ca que man­ten­gan em­ba­ja­dor en Ca­ra­cas.

Pe­ro es tam­bién una de­ci­sión de­li­ca­da, por­que los di­plo­má­ti­cos chi­le­nos –los pro­fe­sio­na­les de muy al­to ni­vel que con­ti­núan en la em­ba­ja­da, in­clu­yen­do fun­cio­na­rios de la PDI- se en­cuen­tran en me­dio de un go­bierno que a me­nu­do ac­túa con la mano mo­ra de las pan­di­llas y las tur­bas “es­pon­tá­neas”. No es­tá de más re­cor­dar que en la em­ba­ja­da de Chi­le per­ma­ne­cen co­mo “in­vi­ta­dos” dos lí­de­res im­por­tan­tes de la opo­si­ción y que ha­ce so­lo unos me­ses sa­lie­ron de allí cin­co jue­ces que de­bie­ron huir por tie­rra de su país.

Ma­du­ro ade­lan­tó su re­elec­ción mien­tras se desa­rro­lla­ba la me­sa de diá­lo­go en San­to Do­min­go, hu­mi­llan­do al an­fi­trión, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, y a los go­bier­nos de Mé­xi­co, Pa­ra­guay y… Chi­le, pe­ro no el de aho­ra, sino el de la ex­pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let (Bo­li­via y Ni­ca­ra­gua, los otros in­te­gran­tes, no se ofen­die­ron, por­que siem­pre com­pren­den a Ma­du­ro). Chi­le tu­vo una du­ra res­pues­ta pri­va­da, que el ma­du­ris­mo re­cha­zó con otra du­ra res­pues­ta pri­va­da, co­mo ha si­do usual ha­ce ya años en la re­la­ción bilateral.

La re­elec­ción ha pues­to una vez más a la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na en­tre la puer­ta y la bi­sa­gra. En Ve­ne­zue­la no hay elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas por lo me­nos des­de el 2004, cuan­do el “co­man­dan­te eterno”, el fe­ne­ci­do Hu­go Chá­vez, pu­bli­có la “lis­ta Tas­cón”, los nom­bres y di­rec­cio­nes de los va­rios mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos que ha­bían fir­ma­do la pe­ti­ción de un re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio, lo que –a quie­nes no des­co­no­cie­ron su pro­pia fir­ma­les ha he­cho la vi­da im­po­si­ble por 14 años. Una par­te de los cua­tro mi­llo­nes de exi­lia­dos ve­ne­zo­la­nos pro­ce­de de esa in­fa­mia.

La iz­quier­da chi­le­na no es­ca­pa de la en­cru­ci­ja­da, por­que la po­si­ción fren­te a Ve­ne­zue­la es­tá de­fi­nien­do en bue­na me­di­da la ma­ne­ra de ser de iz­quier­da en Amé­ri­ca La­ti­na y en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca: un de­ba­te si­mi­lar al que vi­vió en los años 60 fren­te a la re­vo­lu­ción cu­ba­na y que la con­du­jo a tan­tas ca­la­mi­da­des, so­lo que en­ton­ces po­día ale­gar que ca­re­cía de pre­ce­den­tes.

Sal­vo el se­na­dor Ale­jan­dro Na­va­rro, que so­lía usar co­mo ring­to­ne una or­den de Chá­vez, úni­ca­men­te el Par­ti­do Co­mu­nis­ta tie­ne cla­ro que en Ve­ne­zue­la se vie­ne ins­tau­ran­do un ré­gi­men al que la de­mo­cra­cia so­lo le in­tere­sa co­mo si­mu­la­cro, por­que lo ins­pi­ra el pe­ren­to­rio man­da­to de Fidel: el po­der no se en­tre­ga. Que el PC de hoy sue­ne tan pre­ten­di­da­men­te naif co­mo el de otras eras, cuan­do apo­ya­ba la en­tra­da de los tan­ques ru­sos en Che­cos­lo­va­quia o la in­va­sión de Af­ga­nis­tán, es so­lo una pe­que­ña iro­nía his­tó­ri­ca. El po­der no se en­tre­ga, chi­co.

Los par­ti­dos tie­nen de­re­cho a equi­vo­car­se, pe­ro no a men­tir­se. Da lo mis­mo lo “lim­pio” que sea un re­cuen­to elec­to­ral si has pros­cri­to a los prin­ci­pa­les opo­si­to­res, si ha­ces di­fí­cil ins­cri­bir­se pa­ra vo­tar y si ma­ne­jas las tar­je­tas con que los ciu­da­da­nos ad­quie­ren co­mi­da. Ma­du­ro apren­dió de Chá­vez que las elec­cio­nes se rea­li­zan so­lo pa­ra ga­nar­las, y que cuan­do se pier­den, co­mo le ocu­rrió un par

de ve­ces a Chá­vez, hay que de­cla­rar que se tra­tó de “unas elec­cio­nes de mier­da” y re­ver­tir­las por otro ca­mino. A Chá­vez lo de­rro­tó la muer­te, y si se le cree a Al­fre­do Ba­rre­ra Tysz­ka en su es­plén­di­da Pa­tria o muer­te, mu­rió llo­ran­do no por per­der la vi­da, sino el po­der.

En las otras iz­quier­das, por ejem­plo, la ex Nue­va Ma­yo­ría sin PC, la lí­nea la han fi­ja­do el ex­can­ci­ller Heraldo Mu­ñoz y, más drás­ti­ca­men­te, el exem­ba­ja­dor Pe­dro Fe­li­pe Ra­mí­rez, fi­gu­ra his­tó­ri­ca de la Iz­quier­da Cris­tia­na, que de­no­mi­nó al ré­gi­men ve­ne­zo­lano co­mo “una dic­ta­du­ra co­rrup­ta”.

El Fren­te Am­plio du­da. Tie­ne un gru­po cla­ra­men­te an­ti­cha­vis­ta -el Par­ti­do Li­be­ral, de Vla­do Mi­ro­se­vic- y otros gru­pos a los que pa­re­ce fal­tar­les in­for­ma­ción. Y no pue­de, en es­te ca­so, mi­rar al es­pa­ñol Po­de­mos, por­que to­da­vía se in­ves­ti­ga cuán­tos mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res -sí: mi­les de mi­llo­nes- trans­fi­rió Chá­vez a los lí­de­res de ese par­ti­do aun an­tes de que se for­ma­ra.

No se tra­ta de un de­ba­te aca­dé­mi­co, sin co­ne­xión con la reali­dad lo­cal. La gra­ve­dad de

Es­ta se­ma­na, des­pués de las elec­cio­nes del do­min­go 20, las pe­ti­cio­nes de do­cu­men­tos pa­ra via­jar a Chi­le lle­ga­ron a 500.000, la ci­fra más al­ta de po­ten­cia­les re­fu­gia­dos ja­más re­gis­tra­da en Amé­ri­ca La­ti­na.

la cri­sis ame­na­za con ha­cer es­ta­llar el pol­vo­rín ve­ne­zo­lano, desatar la pre­sión so­bre las fron­te­ras de Co­lom­bia, Bra­sil y Gu­ya­na y am­pliar brus­ca­men­te un exi­lio que afec­ta­ría a la to­ta­li­dad del he­mis­fe­rio ame­ri­cano. In­clu­so el chan­ta­je petrolero, que fue el gran ins­tru­men­to de Chá­vez, ca­re­ce hoy de fuer­za, por­que Ma­du­ro ha con­se­gui­do lle­var la pro­duc­ción a me­nos de la mi­tad de lo que te­nía, sin con­tar con los em­bar­gos a puer­tos, ter­mi­na­les y bu­ques que lo afec­tan por aquí y acu­llá.

La pa­ra­do­ja es -otro pro­ble­ma pa­ra la iz­quier­da- que la opo­si­ción más du­ra con­tra Ma­du­ro se ha ve­ni­do ge­ne­ran­do en­tre sec­to­res que se de­cla­ran cha­vis­tas y que con­si­de­ran que el ac­tual go­ber­nan­te ha trai­cio­na­do el pro­yec­to bo­li­va­riano. Es­tos gru­pos se ha­llan con más fre­cuen­cia en el há­bi­tat ori­gi­nal de Chá­vez, las Fuer­zas Ar­ma­das. Uno de ellos ha­bía or­ga­ni­za­do una su­ble­va­ción pa­ra el pa­sa­do 22 de mar­zo, pe­ro fue in­ter­cep­ta­do y arres­ta­do por la In­te­li­gen­cia ma­du­ris­ta. La se­ma­na pa­sa­da, las ver­sio­nes so­bre un ti­ro­teo en un cuar­tel de Ca­ra­cas con­clu­ye­ron, mis­te­rio­sa­men­te, con el arres- to de 12 ofi­cia­les, sin que el go­bierno en­tre­ga­ra más de­ta­lles.

Al­gu­nos ana­lis­tas ve­ne­zo­la­nos han in­ter­pre­ta­do el ade­lan­ta­mien­to de las elec­cio­nes del do­min­go pa­sa­do –que de­bían rea­li­zar­se en ju­nio- co­mo una ma­nio­bra de Ma­du­ro pa­ra en­ca­rar al pu­ris­mo cha­vis­ta, po­nién­do­le al fren­te el apo­yo que aún tie­ne en sec­to­res po­pu­la­res. Las elec­cio­nes se­rían, en esa ver­sión, un ajus­te de cuen­tas en­tre so­cios ene­mis­ta­dos. Co­mo lo ha de­mos­tra­do am­plia­men­te, las ene­mis­ta­des con Ma­du­ro no se re­suel­ven con diá­lo­go, sino a ti­ros.

Las mis­mas elec­cio­nes han pues­to un can­da­do a las po­si­bi­li­da­des de una sa­li­da ne­go­cia­da, al me­nos en el cor­to pla­zo. Des­de el do­min­go se ha ins­ta­la­do la idea de que la cri­sis de Ve­ne­zue­la de­ri­va­rá, tar­de o tem­prano, en un ac­to de fuer­za.

Ma­du­ro ya ga­nó su hue­co en la his­to­ria: hi­zo de la opu­len­ta Ve­ne­zue­la un país en la mi­se­ria, con­vir­tió su or­gu­llo­sa in­fra­es­truc­tu­ra en pu­ra rui­na y pu­so a su país en el fi­lo de la pri­me­ra ham­bru­na téc­ni­ca del con­ti­nen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.