LA TRA­MA DE LAS PLA­TAS PO­LÍ­TI­CAS DE OAS EN CHI­LE

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR FRAN­CIS­CO ARTAZA Y LES­LIE AYA­LA FO­TO­GRA­FÍA RICHARD ULLOA

No so­lo fue la do­na­ción del avión a ME-O en 2013 ni las sospechas del pa­go de deu­das de cam­pa­ña de Ba­che­let un año des­pués: al me­nos des­de 2009 la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña vin­cu­la­da al ca­so La­va Ja­to -el ma­yor es­cán­da­lo de co­rrup­ción en ese país y con ra­mi­fi­ca­cio­nes a va­rios otros paí­ses- man­tie­ne con­tac­tos y co­la­bo­ra con di­ri­gen­tes de la ex Con­cer­ta­ción y de la ex Nue­va Ma­yo­ría. Es­ta es la his­to­ria.

La tar­de del viernes 3 de fe­bre­ro de 2017, de­tec­ti­ves de la Bri­ga­da de De­li­tos Fun­cio­na­rios de la PDI alla­na­ron las ofi­ci­nas de la em­pre­sa Cons­truc­to­ra OAS en Santiago. La di­li­gen­cia, rea­li­za­da por ins­truc­cio­nes de la fis­cal de De­li­tos de Al­ta Com­ple­ji­dad de la Fis­ca­lía Santiago Cen­tro, Xi­me­na Chong, bus­ca­ba in­cau­tar los re­gis­tros con­ta­bles de la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña de los años 2012 y 2013, en el mar­co de la in­ves­ti­ga­ción por pre­sun­to frau­de al Fis­co a raíz de la ce­sión de un jet pri­va­do pa­ra la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi de 2013. Pe­ro lo que ob­tu­vie­ron fue mu­cho más. Ape­nas en­tra­ron en el edi­fi­cio de Mon­ji­tas 527, uno de los tres do­mi­ci­lios que po­seía en Chi­le la em­pre­sa bra­si­le­ña vin­cu­la­da al ca­so La­va Ja­to -el ma­yor es­cán­da­lo de co­rrup­ción de Bra­sil y con ra­mi­fi­ca­cio­nes en va­rios paí­ses sud­ame­ri­ca­nos-, se die­ron cuen­ta de que ha­bía más de lo que es­pe­ra­ban en­con­trar. Esa mis­ma tar­de, la fis­cal Chong se co­mu­ni­có por te­lé­fono con el juez del Sép­ti­mo Juz­ga­do de Garantía de Santiago, Pon­ciano Sa­lles, pi­dien­do que am­plia­ra la au­to­ri­za­ción que ha­bía emi­ti­do esa ma­ña­na, per­mi­tien­do in­cau­tar otros ob­je­tos “cu­ya exis­ten­cia se des­co­no­cía” has­ta ese mo­men­to.

Un ser­vi­dor, una CPU, un no­te­book, un dis­co du­ro ex­terno y un CD re­gra­ba­ble que te­nía es­cri­ta la pa­la­bra OAS TRUE CAP fue­ron in­cau­ta­dos des­de las ofi­ci­nas de OAS en Mon­ji­tas, des­de ca­lle Cón­dor 550 de la Ciu­dad Em­pre­sa­rial de Hue­chu­ra­ba y des­de Pa­na­me­ri­ca­na Nor­te 18.900, Lam­pa, y tras­la­da­dos de in­me­dia­to al La­bo­ra­to­rio de Cri­mi­na­lís­ti­ca de la PDI, don­de se pro­ce­dió a re­gis­trar y du­pli­car el con­te­ni­do de las pie­zas. Pa­ra ello con­ta­ban con la au­to­ri­za­ción de la jue­za de garantía Mar­cia Fi­gue­roa.

El aná­li­sis de lo in­cau­ta­do, sin em­bar­go, de­mo­ra­ría va­rios me­ses. La po­li­cía de­bió com­prar nue­vos equi­pos tec­no­ló­gi­cos que per­mi­tie­ran ha­cer el pe­ri­ta­je fo­ren­se al con­te­ni­do de los dis­cos du­ros. Tam­bién tu­vie­ron que ubi­car e in­te­rro­gar al en­car­ga­do de in­for­má­ti­ca de la em­pre­sa OAS en Chi­le pa­ra ob­te­ner la pass­word pa­ra ac­ce­der a algunos ar­chi­vos en­con­tra­dos.

Re­cién el 11 de ju­lio de 2017 la PDI en­vió a la fis­cal Chong un ex­ten­so in­for­me, de 261 pá­gi­nas, de­ta­llan­do el re­sul­ta­do del aná­li­sis a los ar­chi­vos di­gi­ta­les de OAS.

En uno de los dis­cos in­cau­ta­dos es­ta­ba el res­pal­do com­ple­to del correo ins­ti­tu­cio­nal del pri­mer ge­ren­te ge­ne­ral de la Cons­truc­to­ra OAS en Chi­le, Fe­lip­pe do Pra­do Pa­do­va­ni (fe­lip­pe.pa­do­va­ni@oas.com). Más de 8,9 gi­gas con mi­les de e-mails en­via­dos y re­ci­bi­dos, en­tre fi­nes de 2008 has­ta el 16 de fe­bre­ro de 2015, por el jo­ven eje­cu­ti­vo bra­si­le­ño, quien ha­bía lle­ga­do a Santiago el 2006 a es­tu­diar un ma­gís­ter en Ad­mi­nis­tra­ción en la Uni­ver­si­dad de Chi­le. En agos­to de ese año, Pa­do­va­ni re­ci­be el en­car­go des­de Bra­sil de crear la so­cie­dad OAS Chi­le In­ver­sio­nes Lt­da., con un ca­pi­tal de más de 300 mi­llo­nes de pe­sos, apor­ta­dos por la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña, con el ob­je­to de ins­ta­lar una su­cur­sal de la com­pa­ñía en Chi­le.

Se­gún exa­se­so­res de OAS, Pa­do­va­ni te­nía es­tre­chos víncu­los con los más al­tos eje­cu­ti­vos de OAS en Bra­sil. Era bahiano, al igual que va­rios de ellos, y su pa­dre era ami­go per­so­nal del en­ton­ces pre­si­den­te de OAS, Jose Adel­ma­rio Pin­hei­ro Fil­ho, más co­no­ci­do co­mo Léo Pin­hei­ro, quien es­tá con­de­na­do en Bra­sil a 16 años de pri­sión por de­li­tos de co­rrup­ción en el mar­co del ca­so La­va Ja­to.

En­tre los car­gos que se le impu­tan a OAS en Bra­sil es­tá ha­ber­le re­ga­la­do al ex­pre­si­den­te Lu­la da Sil­va un de­par­ta­men­to tri­plex de 297 me­tros cua­dra­dos en uno de los condominios más lu­jo­sos, fren­te a la pla­ya de Gua­ru­já, bal­nea­rio dis­tan­te unos 80 ki­ló­me­tros de Sao Pau­lo, a cam­bio de fa­vo­res pa­ra la em­pre­sa. Por es­te he­cho, Lu­la fue con­de­na­do a nue­ve años y seis me­ses de pri­sión, los que co­men­zó a cum­plir en abril pa­sa­do, de­rrum­ban­do una nue­va aven­tu­ra pre­si­den­cial del lí­der del PT.

Mar­te­lli y la do­na­ción de OAS a Frei

Al igual que en Bra­sil, en Chi­le OAS se­guía con in­te­rés la con­tien­da elec­to­ral. El 25 de fe­bre­ro de 2009, Pa­do­va­ni en­vió un breve aná­li­sis de la si­tua­ción política al di­rec­tor in­ter­na­cio­nal de OAS, Au­gus­to Cé­sar Uze­da, quien me­ses des­pués ten­dría un pa­pel cla­ve en la ce­sión del jet pri­va­do de la com­pa­ñía bra­si­le­ña a la cam­pa­ña de mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi.

“Hay so­la­men­te dos can­di­da­tos con po­si­bi­li­da­des de ser ele­gi­dos”, le se­ña­la Pa­do­va­ni a Uze­da. “Se­bas­tián Pi­ñe­ra y Eduar­do Frei (...). Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra ob­te­ner una reunión po­si­ti­va con los dos can­di­da­tos men­cio­na­dos”, afir­ma el ge­ren­te en Chi­le de la cons­truc­to­ra.

En la cuen­ta de correo de Fe­lip­pe Pa­do­va­ni se en­con­tra­ron 25 e- mails del geó­gra­fo y ope­ra­dor po­lí­ti­co Gior­gio Mar­te­lli (ex PPD), quien tra­ba­jó en los equi­pos de re­cau­da­ción de fon­dos pa­ra las cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les de Eduar­do Frei (2009) y de Mi­che­lle Ba­che­let (2013). De acuer­do con el aná­li­sis po­li­cial, 16 de esos men­sa­jes es­ta­rían re­la­cio­na­dos con la in­ves­ti­ga­ción que lle­va ade­lan­te la fis­cal Chong por pla­tas po­lí­ti­cas.

El pri­me­ro de esos co­rreos es­tá fe­cha­do el 13 de oc­tu­bre de 2009, un mes des­pués de ini­cia­da la cam­pa­ña pre­si­den­cial. “Ho­la Fe­lip­pe, te en­vío algunos documentos que les ayu­da­rán a tus abo­ga­dos en el trá­mi­te de apor­tes re­ser­va­dos en el ser­vi­cio elec­to­ral. Sa­lu­dos, Gior­gio Mar­te­lli”, es­cri­bió el ope­ra­dor po­lí­ti­co des­de la cuen­ta mar­ti­llo.pez@gmail.com al en­ton­ces ge­ren­te de OAS Chi­le.

En el men­sa­je, Mar­te­lli ad­jun­tó dos ar­chi- vos. El pri­me­ro era un do­cu­men­to ti­tu­la­do: “Mi­nu­ta de apor­tes re­ser­va­dos de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Eduar­do Frei año 2009”, en la cual se en­tre­ga­ban in­di­ca­cio­nes so­bre la for­ma en que se de­bían rea­li­zar las do­na­cio­nes de acuer­do con la Ley 19.884 so­bre Trans­pa­ren­cia, Lí­mi­te y Con­trol de Gas­to Elec­to­ral. Tam­bién se­ña­la que el lí­mi­te de los apor­tes re­ser­va­dos es de 1.500 UF (unos 31 mi­llo­nes de pe­sos de la épo­ca). “To­do apor­te so­bre esa su­ma (y ba­jo las 2.000 UF) de­be­rá ser pú­bli­co”, ex­pli­ca en la mi­nu­ta.

El se­gun­do archivo, en for­ma­to pdf, era la “Guía del Do­nan­te”, ma­te­rial ex­pli­ca­ti­vo ela­bo­ra­do por el Ser­vi­cio Elec­to­ral (Ser­vel) so­bre las nor­mas que ri­gen las do­na­cio­nes a las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas en Chi­le, los mon­tos má­xi­mos per­mi­ti­dos y los pla­zos.

Pa­ra en­ton­ces, se­gún cons­ta en va­rios co­rreos in­cau­ta­dos a OAS, los eje­cu­ti­vos de la em­pre­sa bra­si­le­ña es­ta­ban eva­luan­do la for­ma de ha­cer una do­na­ción política en la cam­pa­ña pre­si­den­cial chi­le­na. “So­lo una em­pre­sa cons­ti­tui­da en Chi­le pue­de ha­cer apor­tes, no por la su­cur­sal (de la Cons­truc­to­ra OAS Agen­cia Chi­le), y el lí­mi­te de la do­na­ción son US$ 60.000” (unos 32 mi­llo­nes al cam­bio de esa fe­cha”, es­cri­be el 7 de oc­tu­bre del 2009 Lu­cas San­tos Ar­go­lo, miem­bro del staff ju­rí­di­co de OAS en Bra­sil al di­rec­tor cor­po­ra­ti­vo de la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña, Ray­mun­do Ne­to, y con co­pia a Pa­do­va­ni, res­pon­dien­do así a la su­ge­ren­cia que ha­bía he­cho an­te­rior­men­te el ge­ren­te ge­ne­ral de la em­pre­sa en Chi­le en el sen­ti­do de “que iban a uti­li­zar OAS In­ver­sio­nes pa­ra ha­cer la con­tri­bu­ción”.

“Ok, pue­den se­guir”, es­cri­be el 9 de oc­tu­bre de ese año el je­fe cor­po­ra­ti­vo in­ter­na­cio­nal de OAS, Ray­mun­do Ne­to, en un correo di­ri­gi­do a Pa­do­va­ni y con co­pia al abo­ga­do de la em­pre­sa en Bra­sil, San­tos Ar­go­lo.

Ese mis­mo día, 9 de oc­tu­bre, Pa­do­va­ni ini­cia una nue­va ca­de­na de co­rreos con co­pias a Ne­to y Lu­ciano Ri­bei­ro Bar­bo­sa (por en­ton-

ces eje­cu­ti­vo del área de fi­nan­zas de OAS), eva­luan­do la for­ma en que po­dría trans­fe­rir­se el di­ne­ro des­de OAS Cons­truc­to­ra a la so­cie­dad OAS In­ver­sio­nes pa­ra ha­cer la do­na­ción. “Pa­ra es­te asun­to ten­dre­mos que ha­cer una trans­fe­ren­cia de la Su­cur­sal a OAS In­ver­sio­nes. ¿Có­mo pro­ce­de­mos con esa trans­fe­ren­cia? ¿Quién po­dría ayu­dar­nos con ese asun­to?”, pre­gun­ta Pa­do­va­ni.

Más de un mes des­pués, el 24 de no­viem­bre de 2009, a pe­ti­ción de los eje­cu­ti­vos bra­si­le­ños, los abo­ga­dos de OAS en Chi­le, Joaquín Fe­res y Ál­va­ro Del­ga­do, afi­na­rían un prés­ta­mo en­tre Cons­truc­to­ra OAS Su­cur­sal Chi­le y OAS In­ver­sio­nes por $ 29.670.600 (equi­va­len­te a 60 mil dó­la­res de la épo­ca), el lí­mi­te pa­ra ha­cer apor­tes re­ser­va­dos le­ga­les a las cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les.

Co­pia de ese prés­ta­mo fue in­cau­ta­do pos­te­rior­men­te por la fis­ca­lía. Ade­más, al re­vi­sar la con­ta­bi­li­dad de la em­pre­sa en Chi­le, la po­li­cía lo­gró en­con­trar en uno de los compu­tado­res de OAS el res­pal­do elec­tró­ni­co de los mo­vi­mien­tos de la cuen­ta co­rrien­te de la cons­truc­to­ra en el ban­co Itaú. Allí fi­gu­ra­ba el che­que N° 1145, de fe­cha 26 de oc­tu­bre de 2009, con el ró­tu­lo “OAS In­ver­sio­nes-Do­na­ción Política” por $ 29.670.600.

Pe­ro los con­tac­tos de Gior­gio Mar­te­lli con los eje­cu­ti­vos de OAS en Chi­le fue­ron mu­cho más allá de su­ge­rir la for­ma en que se po­día ha­cer un apor­te re­ser­va­do a la cam­pa­ña pre­si­den­cial.

El re­cau­da­dor de fon­dos de Frei en­vió el 15 de oc­tu­bre del 2009, dos días des­pués del pri­mer e-mail, un nue­vo correo elec­tró­ni­co al ge­ren­te de OAS Chi­le, Fe­lip­pe Pa­do­va­ni. Es­ta vez, el men­sa­je se re­fe­ría a las ges­tio­nes que es­ta­ba lle­va­do a ca­bo pa­ra con­cer­tar reunio­nes de los re­pre­sen­tan­tes de la Cons­truc­to­ra OAS Chi­le con los en­ton­ces mi­nis­tros de Obras Pú­bli­cas, Ser­gio Bi­tar; de Ener­gía, Mar­ce­lo Tok­man, y de Mi­ne­ría, Santiago Gon­zá­lez, des­ti­na­das a dar a co­no­cer la em­pre­sa y los pro­yec­tos y li­ci­ta­cio­nes que es­ta­ba pos­tu­lan­do OAS en Chi­le, jus­to en un pe­rio­do en que la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña desa­rro­lla­ba un am­bi­cio­so pro­ce­so de ex­pan­sión de sus ope­ra­cio­nes en Áfri­ca y Amé­ri­ca La­ti­na.

“Ho­la Fe­lip­pe, tal co­mo te co­men­té es­ta ma­ña­na, la entrevista con el mi­nis­tro de Obras Pú­bli­cas, Sr. Ser­gio Bi­tar, se­rá el 21 de oc­tu­bre a las 19.30 ho­ras, en Mo­ran­dé 59, sex­to pi­so. Es ne­ce­sa­rio que pa­ra ello en­víes un mail di­ri­gi­do al mi­nis­tro, fir­ma­do por ti, que de­be con­te­ner lo si­guien­te: pe­ti­ción de entrevista, ob­je­ti­vo de la entrevista (dar a co­no­cer la em­pre­sa en Chi­le y ma­ni­fes­tar in­te­rés en se­guir par­ti­ci­pan­do en fu­tu­ras li­ci­ta­cio­nes), dar a co­no­cer las obras que es­tán eje­cu­tan­do y las li­ci­ta­cio­nes en que es­tán pos­tu­lan­do, per­so­nas que asis­ti­rán a la reunión. Si quie­res me pue­des en­viar un bo­rra­dor del mail an­tes de en­viar­lo al mi­nis­tro, pa­ra que te ha­ga mis ob­ser­va­cio­nes. Mu­chos sa­lu­dos, Gior­gio Mar­te­lli”, es­cri­bió en el men­sa­je.

En el tex­to, Mar­te­lli le ex­pli­ca al eje­cu­ti­vo de OAS Chi­le que el correo des­ti­na­do al mi­nis­tro Bi­tar de­be en­viar­lo al je­fe de ga­bi­ne­te del mi­nis­tro, Harold Co­rrea.

Y agre­ga a mo­do de pos­da­ta: “La entrevista con el mi­nis­tro de Ener­gía se­rá el viernes 23 de oc­tu­bre, a las 17.30 ho­ras, en la se­de del mi­nis­te­rio (lue­go te ave­ri­guo). Pa­ra ello, tie­nes que en­viar un mail si­mi­lar al an­te­rior, di­ri­gi­do al mi­nis­tro, fir­ma­do por ti. Es­te mail de­bes en­viar­lo a la je­fa de ga­bi­ne­te del mi­nis­tro, Sra. Ma­ria­na So­to. Lo de Mi­ne­ría lo con­ver­sa­mos por te­lé­fono o per­so­nal­men­te des­pués”, se­ña­la Mar­te­lli.

Si­guien­do las in­di­ca­cio­nes de Mar­te­lli, los eje­cu­ti­vos de OAS es­cri­ben las cartas de so­li­ci­tud de es­tas en­tre­vis­tas. En el bo­rra­dor, Pa­do­va­ni in­clu­ye los nom­bres de las per­so­nas que asis­ti­rán en re­pre­sen­ta­ción de OAS a la ci­ta con las au­to­ri­da­des de go­bierno: “Fe­lip­pe Pa­do­va­ni, Ale­jan­dro San­tan­der, Gior­gio Mar­te­lli e Ignacio Dü­ner”.

Tal co­mo lo ha­bía so­li­ci­ta­do Mar­te­lli, Pa­do­va­ni le en­vía el 16 de oc­tu­bre el bo­rra­dor de la car­ta pa­ra que la re­vi­sa­ra. “Es re­co­men­da­ble que no sea nom­bra­do den­tro de la de­le­ga­ción ni me­nos que fi­gu­re co­mo par­te

de OAS”, le res­pon­de Mar­te­lli al eje­cu­ti­vo bra­si­le­ño.

Pe­se a ello, Mar­te­lli se­gui­ría rea­li­zan­do en los días si­guien­tes ges­tio­nes an­te el je­fe de ga­bi­ne­te del mi­nis­tro de Mi­ne­ría, Luis Ma­tu­ra­na, pa­ra con­cre­tar la ci­ta con los re­pre­sen­tan­tes de OAS. “Luis, OAS in­sis­ti­rá en una reunión con él, ya que tie­ne mu­cho in­te­rés en dar­se a co­no­cer en el ám­bi­to mi­ne­ro”, es­cri­bió Mar­te­lli en un correo en­via­do a Ma­tu­ra­na el 26 de oc­tu­bre de 2009, con co­pia a Pa­do­va­ni.

“Es­ti­ma­do Gior­gio, apre­tan­do la agen­da los po­dría­mos re­ci­bir el lu­nes 9 de no­viem­bre en cur­so, a las 17 ho­ras. Agra­de­ce­ré con­fir­ma­ción y en­vío del ma­te­rial in­for­ma­ti­vo de la em­pre­sa y nó­mi­na de asis­ten­tes”, le res­pon­dió el je­fe de ga­bi­ne­te del mi­nis­tro de Mi­ne­ría a Mar­te­lli el 2 de no­viem­bre, correo que el re­cau­da­dor de cam­pa­ñas re­mi­tió de in­me­dia­to a Pa­do­va­ni.

Fue el pro­pio Mar­te­lli, ade­más, quien des­de su te­lé­fono iP­ho­ne le en­vía al correo de Pa­do­va­ni las fotos que se to­man los eje­cu­ti­vos de OAS con los tres mi­nis­tros.

Pa­do­va­ni no so­lo re­en­vía esas fotos a sus je­fes di­rec­tos en Bra­sil. Tam­bién a su pa­dre, Artur Pa­do­va­ni Ne­to. El 26 de oc­tu­bre le en­vía el si­guien­te correo: “Que­ri­do pa­dre, es­tu­ve con el mi­nis­tro de Ener­gía. Ver foto ad­jun­ta”. Correo que es res­pon­di­do al día si­guien­te por su pro­ge­ni­tor: “Va­mos ade­lan­te. De to­da las cosas que apren­dí en mi vi­da pro­fe­sio­nal, sé cier­ta­men­te que lo más im­por­tan­te es la net-work (re­des de tra­ba­jo). Es se­gu­ro que co­no­cer a per­so­nas im­por­tan­tes y que lle­ga­ron ahí y po­der es­tar cer­ca de ellas es muy im­por­tan­te. Co­mo de­cía un vie­jo ami­go: es me­jor mi­gar con rico que to­mar cham­pag­ne con po­bre”.

El des­cu­bri­mien­to de es­tos co­rreos en la ofi­ci­na de OAS cam­bió la mi­ra­da que te­nían los in­ves­ti­ga­do­res so­bre el víncu­lo de Mar­te­lli con la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña. Has­ta en­ton­ces, so­lo se sa­bía que el ope­ra­dor po­lí­ti­co ex PPD, quien se desem­pe­ñó en la re­cau­da­ción de fon­dos de las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas de Eduar­do Frei y Mi­che­lle Ba­che­let, ha­bía emi­ti­do en 2014 dos fac­tu­ras a OAS por 60 mi­llo­nes de pe­sos.

Mar­te­lli de­cla­ró co­mo tes­ti­go an­te la fis­cal Chong po­cas se­ma­nas des­pués de que fue­ran alla­na­das las ofi­ci­nas de OAS en Chi­le, cuan­do aún no se ha­bía he­cho el pe­ri­ta­je fo­ren­se a los compu­tado­res de la em­pre­sa. En esa oca­sión, Mar­te­lli ne­gó que los pa­gos de OAS fue­ran pla­tas po­lí­ti­cas y ase­gu­ró que co­rres­pon­dían al pa­go de ser­vi­cios que ha­bía pres­ta­do co­mo geó­gra­fo en la ela­bo­ra­ción de un ma­pa y de una guía de Chi­loé y a un es­tu­dio del cos­to de los te­rre­nos en el sur de Chi­le, que fue con­fec­cio­na­do pa­ra la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña en mo­men­tos en que la em­pre­sa era due­ña del 49% del con­sor­cio que se ad­ju­di­có la cons­truc­ción del puen­te del Cha­cao.

Las sospechas siem­pre han apun­ta­do a su­pues­tos apor­tes pa­ra el pa­go de deu­das de cam­pa­ña de Ba­che­let.

Mar­te­lli, quien es­tá con­de­na­do en el ca­so SQM a 800 días de pe­na re­mi­ti­da y al pa­go de una mul­ta de ca­si tres mi­llo­nes de pe­sos, por ha­ber re­ci­bi­do de la mi­ne­ra no me­tá­li­ca cer­ca de 245 mi­llo­nes de pe­sos que se pre­su­men fue­ron pa­ra pa­gar la pre­cam­pa­ña de Ba­che­let, ase­gu­ró que ha­bía co­no­ci­do a los eje­cu­ti­vos de OAS en 2014 du­ran­te una reunión en la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Pu­dahuel, con oca­sión del ini­cio del pro­ce­so de li­ci­ta­ción de la am­plia­ción del ae­ro­puer­to. La reunión ha­bía si­do so­li­ci­ta­da por el abo­ga­do ex­terno de OAS Pedro Ya­co­ni, ex­yerno de Frei, y quien tam­bién cum­plió un rol en la re­cau­da­ción de fon­dos de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2009 del ex­man­da­ta­rio DC.

Mar­te­lli via­jó a fi­nes de 2014 a Bra­sil pa­ra vi­si­tar al­gu­nas obras de me­jo­ra­mien­to ur­bano eje­cu­ta­das por OAS cer­ca de Río de Ja- nei­ro y su nom­bre fi­gu­ra en va­rios men­sa­jes de tex­to en­con­tra­dos en el ce­lu­lar del pre­si­den­te de la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña, Léo Pin­hei­ro, que le fue in­cau­ta­do al mo­men­to de su de­ten­ción.

Mar­te­lli fue ci­ta­do a com­pa­re­cer an­te la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra del ca­so La­va Ja­to de la Cá­ma­ra de Dipu­tados de Bra­sil en sep­tiem­bre de 2015. Pe­ro no se pre­sen­tó.

El mis­te­rio­so ne­xo PS en Bra­sil

Mar­te­lli no fue el úni­co chi­leno que en 2009 apo­yó las ges­tio­nes de OAS pa­ra re­unir­se con au­to­ri­da­des chi­le­nas en mo­men­tos en que la em­pre­sa bus­ca­ba ex­pan­dir sus ne­go­cios.

En los co­rreos elec­tró­ni­cos in­cau­ta­dos por la PDI de la cuen­ta del pri­mer ge­ren­te ge­ne­ral de OAS Chi­le, Fe­lip­pe Pa­do­va­ni, y que fi­gu­ran en la in­ves­ti­ga­ción de la fis­cal Chong, tam­bién apa­re­cen va­rios in­ter­cam­bios de men­sa­jes con Nel­son Ale­jan­dro San­tan­der, un mi­li­tan­te so­cia­lis­ta ra­di­ca­do en Sao Pau­lo por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos des­de fi­nes de los 70.

Di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas con­sul­ta­dos por Re­por­ta­jes re­cuer­dan que San­tan­der lle­gó a con­ver­tir­se en los 90 en el pre­si­den­te del co­mu­nal del PS chi­leno en Bra­sil y al mis­mo tiem­po mi­li­ta­ba en el (PT), cu­ya se­de na­cio­nal es­tá en la ca­pi­tal del es­ta­do pau­lis­ta.

Las mis­mas fuentes se­ña­lan que aun­que se tra­ta­ba de un “per­so­na­je me­nor” en las fi­las par­ti­da­rias, en oc­tu­bre de 2002 se las arre­gló pa­ra su­mar­se a las reunio­nes que sos­tu­vo la co­mi­ti­va del PS, in­te­gra­da por Camilo Es­ca­lo­na, Gon­za­lo Mart­ner, Ri­car­do Núñez y Car­los Omi­na­mi, que via­ja­ron a res­pal­dar a Lu­la los días pre­vios a la elec­ción pre­si­den­cial que lo lle­vó por pri­me­ra vez al po­der. In­clu­so, asis­tió jun­to a los di­ri­gen­tes chi­le­nos a la re­cep­ción que les brin­dó Lu­la el 5 de oc­tu­bre de 2002, el día an­tes de ga­nar la pri­me­ra vuel­ta pre­si­den­cial.

San­tan­der, se­ña­lan otras fuentes, te­nía cer­ca­nía con Jaime So­la­ri, her­mano del ex­pre­si­den­te de TVN Ri­car­do So­la­ri, con quien tra­ba­jó en Bra­sil.

Ha­bría si­do a tra­vés de sus con­tac­tos en el PT que San­tan­der se vin­cu­ló con eje­cu­ti­vos de la em­pre­sa cons­truc­to­ra OAS.

En la car­pe­ta in­ves­ti­ga­ti­va del ca­so OAS en Chi­le fi­gu­ran co­rreos del 30 de ju­lio de 2009 en­via­dos por San­tan­der al di­rec­tor in­ter­na­cio­nal de OAS, Au­gus­to Uze­da, en los que es­cri­be: “Tras ha­blar con Jaime y Ri­car­do (So­la­ri) agra­de­ce­ría coor­di­nar reunión”. Uze­da le en­vió una co­pia de ese e-mail al je­fe de OAS en Chi­le, Fe­lip­pe Pa­do­va­ni.

Va­rios días des­pués, el 31 de agos­to del 2009, San­tan­der le es­cri­be a Uze­da y Pa­do­va­ni pa­ra ex­pli­car­les el pro­gra­ma de reunio­nes que ten­dría en Chi­le el 7 de sep­tiem­bre “con un an­fi­trión de 67 años (a quien no iden­ti­fi­ca), Ade­más, ma­ni­fies­ta que per­ma­ne­ce­rá en Santiago a la es­pe­ra de ins­truc­cio­nes pa­ra con­cer­tar reunio­nes con Ri­car­do y/o mi­nis­tro de Obras Pú­bli­cas”.

De he­cho, se­gún los co­rreos elec­tró­ni­cos in­cau­ta­dos a OAS, es San­tan­der el pri­me­ro en avi­sar­les a los eje­cu­ti­vos de la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña la fe­cha en que que­dó pro­gra­ma­da la ci­ta con el mi­nis­tro de Ener­gía, Mar­ce­lo Tok­man. Dos días an­tes de Mar­te­lli, le en­vía un correo a Pa­do­va­ni: “La entrevista con el mi­nis­tro Tok­man fue agen­da­da pa­ra el día 23 de oc­tu­bre de 2009. San­tan­der le con­sul­ta al eje­cu­ti­vo qué ma­te­rias se­rán tra­ta­das y so­li­ci­ta “un an­ti­ci­po de US$ 2.000 pa­ra gas­tos re­la­ti­vos a via­jes, ser­vi­cios y re­ga­los pa­ra per­so­nas que es­tán ayu­dan­do”.

Al igual co­mo lo hi­zo Mar­te­lli, San­tan­der le pe­di­ría des­pués a Pa­do­va­ni que “re­ti­re su nom­bre de la so­li­ci­tud de entrevista con Bi­tar”. Ade­más, se que­ja de que no le han pa­ga­do nin­gu­na re­mu­ne­ra­ción, por lo que ame­na­za con no se­guir “pa­ra el se­gun­do pa­so”.

Po­co des­pués, Pa­do­va­ni le res­pon­de­ría que “va­lo­ro to­do lo que han rea­li­za­do” y le se­ña­la que ya le es­cri­bió a la se­cre­ta­ria de Uze­da, Re­na­ta Lad­ca­ni, pa­ra que le en­víen US$ 500.

Las cosas se nor­ma­li­za­ron, pues a fi­nes de oc­tu­bre de 2009, San­tan­der via­jó a Chi­le en un via­je pa­ga­do por OAS, con la con­di­ción de ren­dir los gas­tos en que in­cu­rrie­ra. “En la oca­sión an­te­rior se le hi­zo (a San­tan­der) un an­ti­ci­po de US$ 2.000, de los que no rin­dió cuentas”, le ha­bía es­cri­to a Pa­do­va­ni la se­cre­ta­ria de Uze­da a me­dia­dos de oc­tu­bre de 2009.

Tal vez por esos pro­ble­mas, en es­ta oca­sión San­tan­der fue me­ticu­loso a la ho­ra de ren­dir los gas­tos en que in­cu­rrió du­ran­te su es­ta­día en Chi­le. La ren­di­ción, arro­ja nue­vas lu­ces de los con­tac­tos que tu­vo el lob­bis­ta de OAS en Santiago en me­dio de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Frei.

El 16 de di­ciem­bre de ese año, San­tan­der en­vió su ren­di­ción de cuentas a Pa­do­va­ni, con co­pias a otros eje­cu­ti­vos de OAS. Va­rias bo­le­tas es­ca­nea­das y una pla­ni­lla Ex­cel don­de de­ta­lla los gas­tos que reali­zó en­tre el 19 y el 24 de oc­tu­bre y don­de des­ta­can la com­pra de re­ga­los de za­pa­tos y li­bros pa­ra Gior­gio Mar­te­lli por un to­tal de US$ 72,5 y la com­pra en el dutty free de un pre­sen­te pa­ra Ri­car­do So­la­ri por US$ 17.

El 21 de oc­tu­bre, se­gún la ren­di­ción de cuentas, San­tan­der ce­nó con Pe­pe Auth, en­ton­ces pre­si­den­te del PPD, en un res­tau­ran­te es­pa­ñol en Manuel Montt, don­de can­ce­ló $ 37.000.

Mu­cho más mo­vi­do pa­ra San­tan­der fue el día 22 de oc­tu­bre. El lob­bis­ta de OAS de­ta­lla ha­ber ido en la ma­ña­na a la se­de del PPD y lue­go a un al­muer­zo en el res­tau­ran­te Da Car­la con Camilo Es­ca­lo­na, en­ton­ces pre­si­den­te del PS, y con otro di­ri­gen­te PS. Pa­gó $ 105.000, tras lo cual se fue en ta­xi has­ta la ofi­ci­na de Jaime So­la­ri.

El 23 de oc­tu­bre de 2009, San­tan­der asis­tió a la reunión con el mi­nis­tro de Ener­gía, Mar­ce­lo Tok­man, jun­to a los eje­cu­ti­vos de OAS. Y en la tar­de, a un “asa­do con el co­man­do de cam­pa­ña” en ca­sa de Luis Mat­te Li­ra (ex­te­so­re­ro del PPD que es­tu­vo for­ma­li­za­do en el ca­so SQM), pa­ra lo cual rin­dió una bo­le­ta de com­bus­ti­ble en una es­ta­ción de ser­vi­cio Ter­pel y una bo­le­ta de un su­per­mer­ca­do en Pedro de Val­di­via por la com­pra de un vino. Más tar­de, se­gún el mis­mo re­gis­tro, se ha­bría que­da­do to­man­do unos tra­gos en Pla­za Ñu­ñoa con el mi­li­tan­te del PPD y en­ton­ces fun­cio­na­rio del Mi­nis­te­rio del In­te­rior Da­vid Flo­res (tam­bién for­ma­li­za­do en el ca­so SQM).

El 24 de oc­tu­bre, San­tan­der ase­gu­ra ha­ber ido a la ca­sa de Jaime So­la­ri y más tar­de al res­tau­ran­te PUB Ca­ba­ret Ile Habana, don­de ce­na con Pedro Ya­co­ni, Gior­gio Mar­te­lli, Laura Al­bor­noz y Ani­ta de Agui­rre. Se­gún San­tan­der, esa ce­na cos­tó $ 90.000.

San­tan­der no lo men­cio­na en su ren­di­ción de gas­tos, pe­ro a esa fe­cha, Laura Al­bor­noz ha­bía re­nun­cia­do re­cién co­mo mi­nis­tra del Ser­nam pa­ra su­mar­se al co­man­do de cam­pa­ña de Eduar­do Frei.

El 25 de oc­tu­bre de 2009, el úl­ti­mo día que San­tan­der es­tu­vo en Chi­le, afir­ma en su ren­di­ción de cuentas ha­ber al­mor­za­do en el Gatsby con Gior­gio Mar­te­lli, Pedro Ya­co­ni y Ri­car­do So­la­ri. Por en­ton­ces, So­la­ri era vo­ce­ro pro­gra­má­ti­co de la cam­pa­ña de Frei. Pa­gó, se­gún su ren­di­ción a OAS, $ 57.200.

Des­pués del al­muer­zo, se ha­bría que­da­do en el Gatsby con Mar­te­lli to­man­do be­bi­das.

A su re­gre­so a Sao Pau­lo, el 2 de no­viem­bre, San­tan­der le en­vió un correo al ge­ren­te de OAS en Chi­le, Fe­lip­pe Pa­do­va­ni: “Veo co­pia de los men­sa­jes de nues­tro ami­go co­mún Gior­gio que, afor­tu­na­da­men­te, ha da­do con­ti­nui­dad a la aten­ción de las so­li­ci­tu­des de OAS. Por fa­vor, man­ten­ga in­for­ma­do so­bre el pro­gre­so de lo que que­dó pen­dien­te con Gior­gio y que, en prin­ci­pio, se li­qui­da­ría la se­ma­na pa­sa­da”.

Di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas con­sul­ta­dos por Re­por­ta­jes se­ña­lan que en 2009 ha­bía preo­cu­pa­ción por el apo­yo que es­ta­ban brin­dan­do el PT y Bra­sil a los can­di­da­tos de la iz­quier­da en des­me­dro del can­di­da­to de la Con­cer­ta­ción.

En abril de 2009, el en­car­ga­do in­ter­na­cio­nal del PT y se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo del Fo­ro de Sao Pau­lo, Wal­ter Po­mar, asis­tió a la pro­cla­ma­ción de Jor­ge Arra­te co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial del pac­to Jun­tos Po­de­mos. “Va­lo­ra­mos la uni­dad que se ha­ce aquí, por­que el avan­ce es­tá por el for­ta­le­ci­mien­to de la iz­quier­da, la cons­truc­ción de un po­lo de iz­quier­da cla­ro con­tri­bu­ye pa­ra el avan­ce ge­ne­ral de es­te sec­tor po­lí­ti­co, in­clu­so de la iz­quier­da que no es par­te de es­te po­lo”, di­jo an­te más de tres mil per­so­nas.

Los ges­tos en fa­vor de Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi se­rían aún más de­ci­di­dos. El 21 de oc­tu­bre de 2009, el lí­der del PRO fue re­ci­bi­do en dos oca­sio­nes en el pa­la­cio pre­si­den­cial de Pla­nal­to por el en­ton­ces Pre­si­den­te bra­si­le­ño Lu­la da Sil­va.

Des­de el PS se hi­cie­ron ges­tio­nes an­te el PT y los bra­si­le­ños pa­ra in­ten­tar fre­nar ese apo­yo y so­li­ci­tar ayu­da pa­ra la cam­pa­ña de Frei.

Si eso se tradujo en el apor­te re­ser­va­do de OAS a la cam­pa­ña de Frei que fi­gu­ra en los co­rreos elec­tró­ni­cos in­cau­ta­dos des­de la se­de de OAS en Chi­le u otros apor­tes que se des­co­noz­can se­rá di­fí­cil de sa­ber. En fis­ca­lía sa­bían des­de un co­mien­zo que es­tos he­chos, en ca­so de con­fi­gu­rar al­gún de­li­to, ya es­tán pres­cri­tos y so­lo se in­ves­ti­ga­ron pa­ra es­ta­ble­cer el con­tex­to en que se reali­zó la mi­llo­na­ria do­na­ción que hi­zo OAS a Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi pa­ra la cam­pa­ña de 2013, cuan­do le ce­die­ron un jet pri­va­do du­ran­te tres me­ses.

Por ese he­cho, la fis­cal Chong es­tá pró­xi­ma a so­li­ci­tar la for­ma­li­za­ción de ME- O por el pre­sun­to de­li­to de frau­de a las sub­ven­cio­nes. En el cur­so de la in­ves­ti­ga­ción, no so­lo lo­gró los tes­ti­mo­nios de los eje­cu­ti­vos de OAS Au­gus­to Uze­da y Cé­sar Fon­se­ca, re­co­no­cien­do que el pa­go del avión lo hi­zo OAS.

Tam­bién lle­gó a es­ta­ble­cer cuán­to pu­do ha­ber cos­ta­do esa ope­ra­ción. En uno de los dis­cos du­ros in­cau­ta­dos en fe­bre­ro de 2017 des­de las ofi­ci­nas de OAS Chi­le se en­con­tró la car­pe­ta “Li­bro ma­yor de la cuen­ta co­rrien­te de OAS In­ver­sio­nes. En el archivo Ex­cel, del 24 de enero de 2014, se en­con­tró una en­tra­da con el tí­tu­lo: “Fi­cha ra­zón ad­mi­nis­tra­ción de ju­lio a di­ciem­bre de 2013 con­cep­to avión por una su­ma de US$ 944.793,12, equi­va­len­tes a $ 516.625.856 de acuer­do con el ti­po de cam­bio a esa fe­cha. “Los que pu­die­sen co­rres­pon­der a los gas­tos de ad­mi­nis­tra­ción del jet Cess­na 525, ma­trí­cu­la PR-TAP, uti­li­za­do en la cam­pa­ña pre­si­den­cial del can­di­da­to Mar­co En­rí­quez- Omi­na­mi, del año 2013”, se­ña­la el in­for­me de la PDI en­via­do a la fis­ca­lía.

Tam­bién se en­con­tra­ron tres re­gis­tros de pa­gos pen­dien­tes de 2013 co­rres­pon­dien­tes a las es­ta­días de En­rí­quez-Omi­na­mi, Cris­tián War­ner y Cá­ne­pa en Bra­sil, uno por US$ 2.124, otro por US$ 2.583, y un ter­ce­ro por más de tres mil dó­la­res, to­dos los cua­les fue­ron can­ce­la­dos por OAS.

A eso se su­man los re­gis­tros de trans­fe­ren­cias de OAS por $ 95.029.845 a las cuentas de Cono Sur Re­search, li­ga­da a Cris­tián War­ner, en el Ban­co Itaú, en­tre 2012 y 2013. Cuen­ta que, se­gún es­ta­ble­ció la po­li­cía, sir­vió pa­ra pa­gar a lo me­nos a cua­tro pro­vee­do­res de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de ME-O de 2013. War­ner es­tá que­re­lla­do por el Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos por de­li­tos tri­bu­ta­rios en el ca­so OAS.

Pe­ro no to­da la tra­ma de las pla­tas po­lí­ti­cas de OAS en Chi­le que­da­rá con san­ción. En al me­nos cin­co opor­tu­ni­da­des, la fis­ca­lía in­ten­tó ne­go­ciar con la de­fen­sa de los prin­ci­pa­les eje­cu­ti­vos de OAS en Bra­sil la en­tre­ga de in­for­ma­ción so­bre do­na­cio­nes a po­lí­ti­cos chi­le­nos. Pe­ro el acuer­do no pros­pe­ró. A cam­bio de co­la­bo­rar pe­dían in­mu­ni­dad, lo que el sis­te­ma le­gal chi­leno no es­tá fa­cul­ta­do pa­ra dar.

Ale­jan­dro San­tan­der. Mi­li­tan­te del PS y del PT que ofi­ció de lob­bis­ta pa­ra OAS.

Camilo Es­ca­lo­na y Ri­car­do So­la­ri.

Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi.

El en­ton­ces mi­nis­tro de Obras Pú­bli­cas Ser­gio Bi­tar se reúne con eje­cu­ti­vos de OAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.