Breve his­to­ria de la agen­da va­ló­ri­ca

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Ós­car Con­tar­do

¿De qué co­lor es una agen­da va­ló­ri­ca? ¿Qué la di­fe­ren­cia de otras? Tal vez se dis­tin­gue por el co­lor o el ta­ma­ño o las lí­neas en don­de se de­be ajus­tar la ca­li­gra­fía. ¿Qué es lo que es­pe­cí­fi­ca­men­te la ha­ce dis­tin­ta de otras agen­das? Me re­fie­ro a la di­fe­ren­cia exac­ta que ex­pli­que su nom­bre, su re­le­van­cia y la se­rie­dad con la que se in­vo­ca ca­da tan­to. Lo que le da sen­ti­do al mo­do en que algunos la nom­bran, co­mo si se tra­ta­ra de un ca­jón de di­na­mi­ta al que hay que acer­car­se en pun­ti­llas, no va­ya a ser co­sa que ex­plo­te. “La agen­da va­ló­ri­ca”, di­cen con el ges­to de quien ma­ne­ja un se­cre­to atroz que nos van a ir re­ve­lan­do de a po­qui­to.

Tal vez to­do el sus­to lo con­cen­tre la pa­la­bra “va­ló­ri­co”, que más que un ad­je­ti­vo, es una evo­ca­ción nu­mi­no­sa. Un eco so­lem­ne que si­túa a esa agen­da en par­ti­cu­lar en el ám­bi­to de lo éti­co, lo re­la­ti­vo a la mo­ral, un cam­po am­plio que en al­gún mo­men­to en Chi­le fue par­ce­la­do has­ta lo­grar el ab­sur­do de iden­ti­fi­car lo éti­co en política so­lo con las re­gu­la­cio­nes que in­vo­lu­cra­ran la au­to­no­mía de los ciu­da­da­nos, su vi­da pri­va­da, su se­xua­li­dad y su cuer­po. Es­tá no­ción de “lo va­ló­ri­co” sur­gió du­ran­te los años 90 co­mo res­pues­ta a la in­ven­ción de un pe­li­gro pú­bli­co nue­vo y ace­chan­te: La “cri­sis mo­ral”. Una cria­tu­ra pe­li­gro­sa bau­ti­za­da por el epis­co­pa­do, que fue con­ce­bi­da pa­ra fre­nar cual­quier po­si­bi­li­dad de que la de­mo­cra­cia chi­le­na fue­ra a aca­bar en un des­ta­pe a la es­pa­ño­la. En ade­lan­te la idea co­bró vi­da pro­pia en dis­cur­sos de au­to­ri­da­des re­li­gio­sas, po­lí­ti­cas y po­li­cia­les y fue con­sa­gra­da con gus­to por el periodismo, que se alar­ma­ba de mo­do in­ter­mi­ten­te por fe­nó­me­nos tan di­sí­mi­les co­mo las fies­tas span­dex, la re­par­ti­ción de con­do­nes en los ba­res y la po­si­bi­li­dad de que una mu­jer sin cor­pi­ño apa­re­cie­ra en te­le­vi­sión.

La ten­sión en­tre la cri­sis mo­ral y la agen­da va­ló­ri­ca era una cos­tu­ra ti­ran­te que se ajus­ta­ba a cier­tas zo­nas del cuer­po, co­mo un cin­tu­rón de cas­ti­dad co­lec­ti­vo, di­se­ña­do en Pun­ta de Tral­ca, eje­cu­ta­do por par­la­men­ta­rios y mi­nis­tros y di­fun­di­do por los me­dios.

La agen­da va­ló­ri­ca se­ría un ar­te­fac­to mul­ti­uso, que en oca­sio­nes era usa­do co­mo un In­dex de temas prohi­bi­dos, en otras co­mo un cua­derno de re­cla­mos y en cier­tas opor­tu­ni­da­des co­mo una lis­ta de asun­tos pen­dien­tes. Tam­bién asu­mió el rol de ca­jón de sastre en don­de se cus­to­dia­ban, ade­más de nor­ma­ti­vas so­bre el se­xo, dis­tin­tas fo­bias de re­gus­to me­die­val. Fue gra­cias a ella que se le­van­ta­ron pe­rió­di­ca­men­te y por ra­zo­nes in­só­li­tas, aler­tas va­rias so­bre ame­na­zas la­ten­tes. Hu­bo, por ejem­plo, va­rias olas de sa­ta­nis­mo ju­ve­nil, cul­tos de­mo­nía­cos sur­gi­dos por la ex­po­si­ción a cier­ta mú­si­ca o de­ter­mi­na­dos bai­les. Fue­ron, ade­más, años ba­jo el te­rror per­sis­ten­te de que al­guien fue­ra a pro­nun­ciar la pa­la­bra “con­dón” en la te­le sin la su­per­vi­sión de un sa­cer­do­te en el pa­nel. Cual­quier even­to abría una puer­ta al caos: una per­for­man­ce en el Be­llas Ar­tes, un per­so­na­je ra­ro de te­le­se­rie, la vi­si­ta de Tu­nick, La úl­ti­ma ten­ta­ción de Cris­to o la “píl­do­ra del día des­pués”.

La éti­ca y la mo­ral fue­ron arrin­co­na­das por la política y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción a un ám­bi­to es­tre­cho, en un afán irre­fle­xi­vo ab­sur­do cap­tu­ra­do por una mo­ji­ga­te­ría có­mo­da y sim­plo­na. La idea de “agen­da va­ló­ri­ca”, na­tu­ral­men­te, no con­te­nía ni las de­sigual­da­des so­cia­les es­can­da­lo­sas acep­ta­das co­mo na­tu­ra­les, ni la pro­bi­dad pú­bli­ca, ni mu­cho me­nos la pri­va­da. Allí no ha­bi­ta­ban los va­lo­res, sino la cos­tum­bre o la lás­ti­ma. Los flu­jos irre­gu­la­res de di­ne­ro, en tan­to, eran un asun­to de fí­si­ca y quí­mi­ca que ayu­da­ban a sos­te­ner un sis­te­ma en don­de apa­ren­te­men­te no exis­tía ni co­rrup­ción, ni cohe­cho, ni ro­bos. Vi­vía­mos en el país de nun­ca ja­más en don­de cier­tas em­pre­sas y mu­chos par­ti­dos po­lí­ti­cos se fun­dían en un abra­zo tan fra­terno co­mo im­pu­ne.

La éti­ca es­ta­ba en otra par­te y con­sis­tía en otra co­sa: en una li­bre­ti­ta de re­ga­ños ma­ne­ja­da por cha­pe­ro­nes en don­de los de­re­chos hu­ma­nos se dis­fra­za­ban de fa­vo­res que se con­ce­dían ca­da tan­to, co­mo pe­que­ñas re­ga­lías que se ha­cen a un hi­jo ado­les­cen­te con mal com­por­ta­mien­to.

Ca­da vez que es­cu­cho o leo la ex­pre­sión “agen­da va­ló­ri­ca” re­fe­ri­da a temas co­mo el fe­mi­nis­mo, la di­ver­si­dad se­xual, la iden­ti­dad de gé­ne­ro y los de­re­chos re­pro­duc­ti­vos, re­cuer­do los años 90, cuan­do fue­ron en­cen­di­das to­das las ba­li­zas de la cri­sis mo­ral. Trein­ta años más tar­de vi­ni­mos a en­te­rar­nos có­mo fun­cio­na­ban aque­llos an­chos es­pa­cios des­po­ja­dos del ri­gor éti­co que se les exi­gía a los ciu­da­da­nos co­mu­nes y co­rrien­tes; el mo­do en que los cha­pe­ro­nes de la mo­ral fi­nan­cia­ban sus ca­rre­ras po­lí­ti­cas; la for­ma en que los ins­pec­to­res de la se­xua­li­dad aje­na sa­tis­fa­cían su pro­pio de­seo vio­len­tan­do con­cien­cias y vo­lun­ta­des. Han pa­sa­do tres dé­ca­das y se­gui­mos usan­do el mis­mo vo­ca­bu­la­rio tram­po­so y va­cío pa­ra ha­blar de de­re­chos y li­ber­ta­des, co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do, co­mo si no su­pié­ra­mos to­do lo que a fin de cuentas han te­ni­do que con­fe­sar­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.