“No por bus­car acuer­dos con quie­nes pien­san dis­tin­to uno de­ja de de­fen­der sus con­vic­cio­nes”

El di­ri­gen­te afir­ma que nun­ca se arre­pin­tió de in­te­grar­se a la Co­mi­sión de In­fan­cia con­vo­ca­da por La Mo­ne­da. “Par­ti­ci­par en es­te es­pa­cio fue par­te de un pro­ce­so de apren­di­za­je y de ma­du­ra­ción”, sos­tie­ne.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR MARÍA JO­SÉ NÚÑEZ FO­TO­GRA­FÍA JO­SÉ LUIS MU­ÑOZ

Se­rá el pró­xi­mo lu­nes 11 cuan­do los in­te­gran­tes de la Co­mi­sión de In­fan­cia se vuel­van a ver las ca­ras pa­ra cons­ti­tuir un equi­po de se­gui­mien­to y acom­pa­ña­mien­to de las 94 pro­pues­tas que con­for­man el Acuer­do Na­cio­nal por la In­fan­cia, in­for­me que fue en­tre­ga­do el miér­co­les 30 de ma­yo. La pre­sen­cia de dos par­la­men­ta­rios del Fren­te Am­plio en la ins­tan­cia -Ga­briel Bo­ric (MA) y Na­ta­lia Cas­ti­llo (RD)- ge­ne­ró crí­ti­cas y ten­sión en el con­glo­me­ra­do. A pe­sar de eso, am­bos par­ti­ci­pa­ron del pro­ce­so y Bo­ric hoy afir­ma que no se arre­pien­te de ha­ber di­cho que sí a la in­vi­ta­ción del go­bierno.

¿Cuá­les son las apren­sio­nes que tu­vo al co­mien­zo pa­ra in­te­grar­se a la co­mi­sión?

Siem­pre es­ta­ba cons­cien­te de que al par­ti­ci­par de un es­pa­cio de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas se co­rría un ries­go. Si ha­bía ma­la fe en el ob­je­ti­vo uno po­día que­dar coop­ta­do ba­jo un pa­ra­guas de un dis­cur­so que no tu­vie­ra im­pli­can­cias prác­ti­cas pa­ra los ni­ños y fue­ra so­la­men­te una mo­vi­da política, pe­ro te­nía la con­vic­ción de que era un ries­go que va­lía la pe­na co­rrer, por­que la ur­gen­cia en ma­te­ria de política de in­fan­cia en Chi­le es tal que de­be­mos ser ca­pa­ces de de­jar de la­do las mez­quin­da­des que co­ti­dia­na­men­te abun­dan en política pa­ra pen­sar con más lar­go pla­zo y con una ló­gi­ca de tra­ba­jo con­jun­to con to­dos los ac­to­res po­lí­ti­cos y de la so­cie­dad ci­vil. Des­pués de los dos me­ses de tra­ba­jo creo que fue una de­ci­sión co­rrec­ta, creo que to­dos quie­nes par­ti­ci­pa­ron de la me­sa tra­ba­ja­ron no so­lo de bue­na fe, sino que con mu­cha se­rie­dad y res­pon­sa­bi­li­dad. Se lo­gró un do­cu­men­to con­tun­den­te, con pro­pues­tas que de im­ple­men­tar­se van a me­jo­rar pa­ra bien la ca­li­dad de vi­da de mi­les de ni­ños y ni­ñas en Chi­le y eso me po­ne or­gu­llo­so, por­que al fi­nal es lo que le ha­ce sen­ti­do a la política. La política co­mo un es­pa­cio pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas, no pa­ra so­la­men­te crear­los o dis­cu­tir­los.

A me­di­da que se fue­ron dan­do el tra­ba­jo y las se­sio­nes, ¿en qué mo­men­to se di­si­pan las du­das? Se lle­gó a ha­blar has­ta de una “co­ci­na”...

Nos preo­cu­pa­mos mu­cho de la par­ti­ci­pa­ción de la so­cie­dad ci­vil, hu­bo no re­cuer­do cuán­tas, 80 or­ga­ni­za­cio­nes que en­tre­ga­ron pro­pues­tas, es­cu­cha­mos a más de 20 or­ga­ni­za­cio­nes pre­sen­cial­men­te. Tra­ba­jé co­do a co­do con el blo­que por la in­fan­cia, en par­ti­cu­lar en lo que res­pec­ta a la Ley de Garantía de la Ni­ñez. To­das esas apren­sio­nes de ti­tu­la­res co­mo pa­ra tra­tar de des­le­gi­ti­mar ese es­pa­cio de tra­ba­jo creo que que­da­ron off si­de por el mis­mo ca­rác­ter y se­rie­dad que le di­mos a ese tra­ba­jo.

¿Se cum­plie­ron los ob­je­ti­vos que, ima­gino, se ha­bía au­to­im­pues­to an­tes de co­men­zar a tra­ba­jar con la co­mi­sión?

Res­pec­to del tra­ba­jo de la co­mi­sión, sí. Aho­ra la pe­lo­ta la tie­ne el go­bierno, por­que lo que te­ne­mos hoy es una se­rie de pro­pues­tas, pe­ro que tie­nen que im­ple­men­tar­se y es por eso que pro­pu­si­mos la crea­ción de una suer­te de con­se­jo eje­cu­ti­vo de la co­mi­sión que les dé se­gui­mien­to y acom­pa­ña­mien­to a es­tas 94 pro­pues­tas. Es­pe­ro ser par­te de ese es­pa­cio pa­ra es­tar, más que fis­ca­li­zan­do con un áni­mo de bus­car cul­pa­bles, acom­pa­ñan­do el pro­ce­so de im­ple­men­ta­ción de cues­tio­nes tan re­le­van­tes co­mo la nue­va red de sa­lud men­tal pa­ra la in­fan­cia, los cam­bios en el sis­te­ma de fi­nan­cia­mien­to, la nue­va ley de ga­ran­tías de pro­tec­ción de la ni­ñez, en­tre otras tan­tas pro­pues­tas que se ha­cen en el in­for­me. La pe­lo­ta la tie­ne el go­bierno y no­so­tros va­mos a es­tar ahí pa­ra se­guir apor­tan­do.

¿Cree que al in­te­rior del Fren­te Am­plio las du­das ya se di­si­pa­ron o hay sec­to­res don­de to­da­vía hay apren­sio­nes?

Ins­ti­tu­cio­nal­men­te, co­mo Fren­te Am­plio di­mos por su­pe­ra­do ese de­ba­te, y si bien pue­de ha­ber gen­te que pue­de no es­tar de acuer­do con la re­so­lu­ción, yo que­do tre­men­da­men­te tran­qui­lo con el tra­ba­jo rea­li­za­do, que creo que al fi­nal del día, más allá de la pe­lea pe­que­ña, es lo que va­le la pe­na.

Des­pués se dio el ca­so de que el go­bierno in­vi­tó a Mi­guel Cris­pi a la Me­sa de Sa­lud y ahí se de­ci­dió que no par­ti­ci­pa­ra, por­que ha­bía un te­ma con el mi­nis­tro y to­do lo que ha­bía pa­sa­do con el pro­to­co­lo de abor­to en tres cau­sa­les....

Cla­ro, ahí la de­ci­sión es di­fe­ren­te. En prin­ci­pio, la de­ci­sión era par­ti­ci­par, pe­ro des­pués de la re­so­lu­ción de Con­tra­lo­ría res­pec­to del ca­rác­ter del pro­to­co­lo y la de­fen­sa que hi­zo el mi­nis­tro de es­te en la in­ter­pe­la­ción de­ci­di­mos no par­ti­ci­par, por­que lle­ga­mos a la con­vic­ción de que es­te mi­nis­tro no da las ga­ran­tías su­fi­cien­tes pa­ra en­ca­be­zar un pro­ce­so de re­for­ma es­truc­tu­ral en ma­te­ria de sa­lud. Co­sa que en in­fan­cia era di­fe­ren­te. En in­fan­cia, ade­más de la ur­gen­cia, creía­mos que ha­bía es­pa­cio pa­ra con­sen­sos trans­ver­sa­les, co­mo fi­nal­men­te se lo­gra­ron.

Cuan­do us­ted de­ci­dió in­te­grar la co­mi­sión, Pa­me­la Ji­les fue de las más crí­ti­cas. El miér­co­les vol­vió a cri­ti­car y ha­bló de “in­cau­tos” y que “la ciu­da­da­nía es­pe­ra de no­so­tros me­nos pa­seo en La Mo­ne­da, me­nos ca­na­pé com­par­ti­do con la éli­te”. ¿Có­mo se to­ma esos cues­tio­na­mien­tos?

Me que­do con el tra­ba­jo fi­na­li­za­do y con la se­rie­dad con la que abor­da­mos una pro­ble­má­ti­ca por la que se han ras­ga­do mu­chas ves­ti­du­ras, pe­ro don­de he­mos si­do po­cos ca­pa­ces de reac­cio­nar. Así que me pa­re­ce que las po­lé­mi­cas van a que­dar en el anec­do­ta­rio de la política chi­ca fren­te al tre­men­do desafío que sig­ni­fi­ca crear una política in­te­gral de in­fan­cia pa­ra Chi­le.

¿Cree que el te­ma de las co­mi­sio­nes del go­bierno y la par­ti­ci­pa­ción en ellas es un te­ma que va a se­guir ten­sio­nan­do al Fren­te Am­plio?

No­so­tros le plan­tea­mos al go­bierno de ma­ne­ra muy cla­ra que de aquí en ade­lan­te cual­quier otra in­vi­ta­ción que se ha­ga al Fren­te Am­plio tie­ne que ser a la co­lec­ti­vi­dad política, pa­ra que no­so­tros de­ci­da­mos quién me­jor nos re­pre­sen­ta en ese es­pa­cio y lo va­lo­re­mos en su mo­men­to. Co­mo Fren­te Am­plio, y co­mo ac­to­res po­lí­ti­cos, te­ne­mos el de­ber de re­la­cio­nar­nos con las au­to­ri­da­des y en ese sen­ti­do creo que se­ría un error que­dar­nos ha­blan­do so­la­men­te en­tre no­so­tros mis­mos

Des­de el ofi­cia­lis­mo ha­blan de que hay dos ti­pos de opo­si­ción: una obs­truc­cio­nis­ta, re­fe­ri­da al rol que ha to­ma­do el PC y el PS de no par­ti­ci­par en es­tas co­mi­sio­nes, y otra más co­la­bo­ra­ti­va, don­de se des­ta­ca su par­ti­ci­pa­ción, la de Na­ta­lia Cas­ti­llo y de Jor­ge Sharp. ¿Cree que us­te­des co­mo Fren­te Am­plio son una opo­si­ción dis­tin­ta a la de la ex Nue­va Ma­yo­ría?

Con la ex Nue­va Ma­yo­ría te­ne­mos pro­yec­tos po­lí­ti­cos dis­tin­tos y, por lo tan­to, cual­quier ti­po de acer­ca­mien­to no pue­den ser so­la­men­te cues­tio­nes co­yun­tu­ra­les o por an­sie­dad elec­to­ral, sino en torno a un de­ba­te po­lí­ti­co de qué país que­re­mos cons­truir. No­so­tros en el go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría tu­vi­mos di­fe­ren­cias sus­tan­ti­vas en ma­te­ria

de re­for­ma la­bo­ral, en la re­for­ma edu­ca­cio­nal. No­so­tros es­ta­mos de­re­cha­men­te por ter­mi­nar con el te­ma de las AFP y el ne­go­cio en ma­te­ria de pen­sio­nes, y la NM ha­bía pre­sen­ta­do la po­si­bi­li­dad de una AFP es­ta­tal, en­ton­ces ahí hay un de­ba­te po­lí­ti­co que es de fon­do. So­bre la ac­ti­tud con que se en­fren­ta es­te go­bierno, no­so­tros he­mos di­cho de ma­ne­ra muy cla­ra que evi­den­te­men­te te­ne­mos di­fe­ren­cias de fon­do con es­te go­bierno. En ma­te­ria de isa­pres, en edu­ca­ción, en pen­sio­nes, pe­ro hay temas co­mo la se­gu­ri­dad, co­mo la in­fan­cia, en que te­ne­mos que ser ca­pa­ces de mi­rar­nos un po­qui­to más allá del om­bli­go y de po­ner­se a tra­ba­jar pen­san­do en el lar­go pla­zo, en temas que son país y no de ren­ci­llas po­lí­ti­cas me­no­res. No­so­tros es­ta­mos en un pro­ce­so de cons­truc­ción de nues­tro pro­yec­to. De con­so­li­da­ción de nues­tro pro­yec­to po­lí­ti­co. Creo que el ca­rác­ter de opo­si­ción dis­tin­ta no es­tá da­do tan­to por la re­la­ción con el ac­tual go­bierno, sino por las di­fe­ren­cias res­pec­to del Chi­le que que­re­mos, y eso es al­go que to­da­vía no ter­mi­na de di­bu­jar­se con cla­ri­dad.

Si lo vol­vie­ran a con­vo­car del go­bierno, ¿qué te­ma no se sen­ta­ría a la me­sa a dis­cu­tir?

Creo que en ma­te­ria edu­ca­cio­nal, por ejem­plo, cuan­do veo lo que es­tán ha­cien­do des­de el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, cuan­do veo que no se abor­da la de­man­da de mi­les de mu­je­res a lo lar­go de to­do Chi­le de edu­ca­ción no se­xis­ta, cuan­do veo que se ex­clu­ye al mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de los es­pa­cios de ela­bo­ra­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, es un lu­gar don­de sien­to que no creo que ha­ya es­pa­cio en es­te mo­men­to pa­ra dia­lo­gar con un mi­nis­tro. Ade­más que es­tá ab­so­lu­ta­men­te des­le­gi­ti­ma­do en los es­pa­cios con los cua­les de­bie­ra po­der dia­lo­gar. El go­bierno, en la prác­ti­ca, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción es­tá des­ar­man­do los equi­pos que ha­bían si­do crea­dos pa­ra im­ple­men­tar la Ley de In­clu­sión y ma­ni­fies­to preo­cu­pa­ción por el nue­vo sis­te­ma de ad­mi­sión: no se es­tán cum­plien­do los pla­zos, no se es­tán ha­cien­do las cam­pa­ñas co­rres­pon­dien­tes. ¿Qué es lo que veo yo? Un intento de au­to­boi­cot, ¿pa­ra qué?, pa­ra des­pués de­cir que la Ley de Ad­mi­sión no fun­cio­na y no va­mos a per­mi­tir que el mis­mo go­bierno au­to­boi­co­tee un avan­ce que es sus­tan­ti­vo, que es ter­mi­nar con la se­lec­ción en los co­le­gios.

¿Só­lo se­ría Edu­ca­ción en su ca­so?

O sea, no sé, se eva­lua­ría ca­so a ca­so. Yo ten­go dis­po­si­ción, por ejem­plo, en un te­ma que tam­bién creo po­dría ha­ber po­si­bi­li­dad de acuer­dos trans­ver­sa­les es en des­cen­tra­li­za­ción, pe­ro en otros temas las di­fe­ren­cias son tan pro­fun­das y las ma­ne­ras de ac­tuar son tan con­tra­dic­to­ras con las ex­pec­ta­ti­vas que no­so­tros te­ne­mos, que esos es­pa­cios de diá­lo­go son más bien in­fér­ti­les.

¿En al­gún mo­men­to se arre­pin­tió de ha­ber acep­ta­do par­ti­ci­par en la Co­mi­sión de In­fan­cia?

En nin­gún mo­men­to.

¿Cree que se pue­de ha­blar de “ma­du­rez política” del FA lue­go de con­cluir con éxi­to es­te pri­mer tra­ba­jo jun­to al go­bierno?

El Fren­te Am­plio es­tá en un pro­ce­so de con­so­li­da­ción y de per­ma­nen­te apren­di­za­je. De pa­sar de te­ner tres dipu­tados a te­ner 21 par­la­men­ta­rios, evi­den­te­men­te hay un cam­bio, pe­ro a la vez -y es­to me in­tere­sa des­ta­car­lo- el FA no se ago­ta en su política par­la­men­ta­ria, el FA tie­ne que fun­dar su política en el des­plie­gue te­rri­to­rial y en ser par­te de las lu­chas so­cia­les que es­tán atra­ve­san­do Chi­le, y en eso no­so­tros, co­mo par­la­men­ta­rios, no po­de­mos ma­rear­nos ni per­der­nos. Creo que nadie nace sa­bien­do. Y eso, el pro­ce­so de apren­di­za­je en política, es cons­tan­te. Y yo creo que la par­ti­ci­pa­ción en es­te es­pa­cio fue uno de los tan­tos pro­ce­sos de apren­di­za­jes y de ma­du­ra­ción que va­mos a te­ner. Nos fal­tan mu­chos más to­da­vía.

Aho­ra que con­clu­yó con éxi­to su par­ti­ci­pa­ción en la co­mi­sión, ¿qué les di­ría a los par­ti­dos que se au­to­ex­clu­ye­ron, co­mo el PC y el PS? En el ca­so del PC, la dipu­tada Ka­rol Ca­rio­la ha­bló de “pa­ra­fer­na­lia” en Twit­ter y lo ci­tó.

Yo creo que fue un error. Es un error ex­cluir­se de par­ti­ci­par en es­pa­cios don­de hay un bien co­mún que es ma­yor a las di­fe­ren­cias que po­da­mos te­ner y en don­de hay es­pa­cios pa­ra acuer­dos trans­ver­sa­les co­mo es en ma­te­ria de in­fan­cia. Y los re­sul­ta­dos del tra­ba­jo ahí me con­fir­man esa per­cep­ción. Aho­ra, es una de­ci­sión política le­gí­ti­ma de ca­da quien, o sea, no voy a en­trar a juz­gar­los mo­ral­men­te por ellas, pe­ro yo es­toy con­for­me con la par­ti­ci­pa­ción e in­sis­to, es­to es un acuer­do que se lo­gró gra­cias al tra­ba­jo de to­dos, in­clu­yen­do la so­cie­dad ci­vil, por lo tan­to, nadie pue­de pre­ten­der apro­piár­se­la.

¿Qué les di­ría a los que pen­sa­ron que era un error po­lí­ti­co par­ti­ci­par de es­ta ins­tan­cia?

Que hay mo­men­tos en la política en que uno tie­ne que de­jar de an­te­po­ner las di­fe­ren­cias y el pro­ta­go­nis­mo pro­pio pa­ra pen­sar en un bien co­mún que es com­par­ti­do. Y en es­te ca­so, el de la in­fan­cia pa­ra mí era muy prís­tino. Y que no por dia­lo­gar y bus­car lle­gar a acuer­dos con quie­nes pien­san di­fe­ren­te a ti en otras ma­te­rias uno de­ja de de­fen­der sus con­vic­cio­nes.

¿Qué cree que fue lo prin­ci­pal que apor­tó el FA a los acuer­dos a los que lle­gó la co­mi­sión?

Di­ría que el des­plie­gue te­rri­to­rial de una Ley de Ga­ran­tías de Pro­tec­ción In­te­gral a la In­fan­cia. O sea, no so­lo pen­sa­do en los ni­ños del Se­na­me, sino pen­sa­do en los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes de nues­tro país, que son el 25% de la po­bla­ción de Chi­le. Creo que ahí hi­ci­mos un tra­ba­jo muy in­ten­so. Tam­bién hu­bo apor­tes muy im­por­tan­tes en re­le­var la ne­ce­si­dad de con­tar con una red de sa­lud men­tal, ca­pa­ci­tar doc­to­ras y doc­to­res pa­ra ello y ter­mi­nar con la lis­ta de es­pe­ra de sa­lud men­tal, que son 8.900 ni­ños. Creo que otro cam­bio im­por­tan­te que plan­tea­mos con mu­cha fuer­za, en con­jun­to con Na­ta­lia Cas­ti­llo, fue el cam­bio en la ló­gi­ca del sis­te­ma de fi­nan­cia­mien­to, que se ter­mi­ne la ló­gi­ca ti­po vou­cher que exis­te en la edu­ca­ción pa­ra pa­sar a un fi­nan­cia­mien­to con un por­cen­ta­je ma­yor del cos­to fi­jo de las re­si­den­cias y au­men­tar los es­tán­da­res ba­jo los cua­les se en­tre­gan esos re­cur­sos.

¿Qué le pa­re­ció el men­sa­je de la cuen­ta pú­bli­ca del viernes 1?

Es evi­den­te que co­mo Fren­te Am­plio te­ne­mos di­fe­ren­cias sus­tan­ti­vas y de fon­do con el go­bierno del Pre­si­den­te Pi­ñe­ra, por lo tan­to, no pre­ten­día­mos que su dis­cur­so abor­da­ra el nues­tro. Di­cho es­to, creo que el Pre­si­den­te co­me­tió un error: el que mu­cho abar­ca po­co aprie­ta y la ver­dad es que en un dis­cur­so muy lar­go, don­de se tra­tó de abor­dar ca­si to­dos los temas del país, que­da po­co cla­ro cuá­les son las prio­ri­da­des y, por lo mis­mo, se ter­mi­nan di­lu­yen­do cier­tos temas que hoy día es­tán pre­sen­tes en la so­cie­dad chi­le­na que no fue­ron abor­da­dos con la pro­fun­di­dad ne­ce­sa­ria. En par­ti­cu­lar, la mo­vi­li­za­ción fe­mi­nis­ta, que nos ha di­cho fuer­te y cla­ro que ne­ce­si­ta­mos en Chi­le una edu­ca­ción no se­xis­ta, es un te­ma que que­dó ab­so­lu­ta­men­te au­sen­te y al mar­gen, que la reivin­di­ca­ción que se ha plan­tea­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po de ter­mi­nar con el ne­go­cio so­bre nues­tros de­re­chos, en par­ti­cu­lar en ma­te­ria de AFP, de edu­ca­ción, de sa­lud, son temas que tam­bién des­de nues­tra pers­pec­ti­va han que­da­do au­sen­tes, pe­ro son jus­ta­men­te las di­fe­ren­cias de pro­yec­to po­lí­ti­co que te­ne­mos con es­te go­bierno de de­re­cha.

¿Y en temas re­gio­na­les?

Fue un dis­cur­so par­ti­cu­lar­men­te cen­tra­lis­ta, don­de so­la­men­te se men­cio­nó a mo­do de ti­tu­lar al­go que que­re­mos hin­car­le más el dien­te, y des­ta­co el tras­pa­so de fa­cul­ta­des a los ser­vi­cios y go­bier­nos re­gio­na­les. Lo que no­so­tros de­ci­mos es que acá la des­cen­tra­li­za­ción no es so­la­men­te elec­ción de au­to­ri­da­des uni­per­so­na­les, sino tras­pa­so de fa­cul­ta­des pa­ra po­der to­mar decisiones de de­sa­rro­llo y de re­cur­sos en las re­gio­nes. Voy a hin­car­le har­to el dien­te a eso co­mo par­la­men­ta­rio por Ma­ga­lla­nes. Tam­bién en otras cosas se ex­pre­só es­te cen­tra­lis­mo que im­pe­ra en la política chi­le­na, más allá de es­te go­bierno. Los anun­cios, por ejem­plo, en ma­te­ria de trans­por­te en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na. ¿Y qué pa­sa, por ejem­plo, con las zo­nas ex­tre­mas y ais­la­das que hoy día no tie­nen co­nec­ti­vi­dad. Eso es lo que pa­sa en la Re­gión de Ma­ga­lla­nes, y son temas que en el ima­gi­na­rio de la política san­tia­gui­na, más allá del Pre­si­den­te, es­tán to­tal­men­te au­sen­tes y es rol nues­tro tam­bién po­ner­los so­bre la me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.