La des­com­pre­sión

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Héc­tor So­to

Pa­re­cie­ra que el ob­je­ti­vo del Pre­si­den­te es vol­ver a jun­tar las prio­ri­da­des de la ciu­da­da­nía con la car­ta de na­ve­ga­ción del go­bierno. Si esa era la idea, en bue­na ho­ra que la con­ver­gen­cia se pro­duz­ca, en­tre otras ra­zo­nes, por­que la bre­cha en­tre lo que la ciu­da­da­nía bus­ca y lo que el go­bierno es­ta­ba lle­van­do a ca­bo se pro­fun­di­zó de­ma­sia­do en los úl­ti­mos años.

No es fá­cil res­ca­tar el eje cen­tral que tu­vo el ex­ten­so, abul­ta­do y a ve­ces caó­ti­co men­sa­je que el Pre­si­den­te le­yó du­ran­te más de dos ho­ras an­te el Con­gre­so el viernes pa­sa­do. Se­pa­ran­do lo que es epi­só­di­co de lo que es per­ma­nen­te, lo que es re­tó­ri­ca de lo que son reali­da­des y lo que es diag­nós­ti­co del país que se re­ci­bió de lo que son las agen­das de fu­tu­ro, pa­re­cie­ra que el ob­je­ti­vo del Pre­si­den­te es vol­ver a jun­tar las prio­ri­da­des de la ciu­da­da­nía con la car­ta de na­ve­ga­ción del go­bierno. Si esa era la idea, en bue­na ho­ra que la con­ver­gen­cia se pro­duz­ca, en­tre otras ra­zo­nes, por­que la bre­cha en­tre lo que la ciu­da­da­nía bus­ca y lo que el go­bierno es­ta­ba lle­van­do a ca­bo se pro­fun­di­zó de­ma­sia­do en los úl­ti­mos años.

El Pre­si­den­te pa­re­ce re­suel­to a ter­mi­nar con es­ta dis­tor­sión. Es cier­to, su go­bierno es­tá cons­tre­ñi­do por mu­chos fac­to­res. El más dramático po­si­ble­men­te es­tá re­pre­sen­ta­do por los des­equi­li­brios fis­ca­les he­re­da­dos del go­bierno an­te­rior. Por su­pues­to, tam­bién es un pro­ble­ma de or­den po­lí­ti­co pa­ra La Mo­ne­da que la opo­si­ción con­tro­le am­bas cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas y que las de­man­das so­cia­les del país ha­yan cre­ci­do por en­ci­ma de las ca­pa­ci­da­des del Es­ta­do pa­ra dar­les co­ber­tu­ra y res­pues­ta.

No obs­tan­te eso, y no obs­tan­te tam­bién los pro­pios erro­res co­me­ti­dos por las au­to­ri­da­des en es­tas pri­me­ras se­ma­nas de ges­tión -nin­guno im­per­do­na­ble, nin­guno in­co­rre­gi­ble-, el go­bierno si­gue con nú­me­ros azules en las en­cues­tas de opi­nión. El he­cho es re­ve­la­dor y des­de lue­go no sig­ni­fi­ca que de la no­che a la ma­ña­na el país se ha­ya de­re­chi­za­do. No hay nin­gu­na se­ñal aten­di­ble que per­mi­ta sus­ten­tar se­me­jan­te te­sis. Si el Pre­si­den­te es­tá con buen ra­ting es por­que has­ta el mo­men­to Pi­ñe­ra ha he­cho un go­bierno mo­de­ra­do y que es­tá tra­tan­do de in­ter­pre­tar, des­pués de va­rios años de exa­cer­ba­da ra­di­ca­li­za­ción política, a la ma­yo­ría so­cial del país. Fue pre­ci­sa­men­te es­to lo que de­jó de ha­cer la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior, ge­ne­ran­do so­bre el sis­te­ma po­lí­ti­co una pre­sión que lle­gó a ex­tre­mos di­so­cia­do­res y ago­bian­tes.

Pi­ñe­ra vol­vió a La Mo­ne­da, en­tre otras cosas, por­que la ciu­da­da­nía se ago­tó de tan­ta ten­sión y por­que los pro­pios chi­le­nos to­ma­ron con­cien­cia de es­tar un tan­to so­bre­gi­ra­dos. Ha­bía lle­ga­do la ho­ra de la des­com­pre­sión. El fe­nó­meno ocu­rrió tras un pe­río­do en que se nin­gu­neó, a ve­ces con mu­cha li­ge­re­za, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y en que se pen­só que la so­lu­ción a to­dos los pro­ble­mas pa­sa­ba por car­gar­le la fac­tu­ra al Es­ta­do. Los re­sul­ta­dos de esa ex­pe­rien­cia no fue­ron sa­tis­fac­to­rios, pues­to que, jun­to con au­men­tar los im­pues­tos, el dé­fi­cit fis­cal cre­ció, la eco­no­mía se fre­nó ca­si en se­co, el em­pleo so­lo au­men­tó en el sec­tor pú­bli­co y los ín­di­ces de de­sigual­dad es­tu­vie­ron le­jos de me­jo­rar. Ya a me­dia­dos del go­bierno pa­sa­do la gen­te sin­tió que por esa vía el país no iba a pro­gre­sar y so­lo la obs­ti­na­ción ideo­ló­gi­ca ex­pli­ca que el sis­te­ma po­lí­ti­co ha­ya si­do for­za­do en una di­rec­ción que la ma­yo­ría ciu­da­da­na re­cha­za­ba.

La sen­sa­ción de ali­vio que ge­ne­ró el con­tun­den­te triun­fo de Pi­ñe­ra es­tu­vo aso­cia­da a eso: a la ne­ce­si­dad de lim­piar el sis­te­ma po­lí­ti­co de gra­vá­me­nes in­con­du­cen­tes, de re­con­ci­liar­lo con la vo­lun­tad ma­yo­ri­ta­ria, de de­jar de entender la ac­ción gu­ber­na­ti­va co­mo ame­na­za de un gru­po con­tra otro.

Por su­pues­to que no es fá­cil res­tau­rar los equi­li­brios que se per­die­ron y ha­cer en es­tos tiem­pos un go­bierno que sea es­pe­jo de las ma­yo­rías. De par­ti­da, por­que las ma­yo­rías no siem­pre son es­ta­bles, por­que la opi­nión pú­bli­ca a ve­ces so­bre­rreac­cio­na an­te temas de fuer­te car­ga emo­cio­nal y por­que efec­ti­va­men­te hay ve­ces en que los pro­ble­mas de for­ma pa­re­cen in­clu­so más se­rios que los de fon­do. Sin em­bar­go, más allá de to­do eso, el ca­mino de la sen­sa­tez, de la mo­de­ra­ción y de ha­blar siem­pre con la ver­dad es más an­cho de lo que la cá­te­dra política nor­mal­men­te cree, y ese es el que el go­bierno de­be­rá tran­si­tar.

Has­ta aquí Pi­ñe­ra ha cum­pli­do ra­zo­na­ble­men­te bien con las ex­pec­ta­ti­vas. La cuen­ta que rin­dió an­te el Con­gre­so de­ta­lló cien­tos de pa­sos, ideas y pro­pó­si­tos en esa di­rec- ción. A ve­ces el lis­ta­do fue tan abru­ma­dor que con­fun­dió los én­fa­sis y las je­rar­qui­za­cio­nes. La an­sie­dad del Man­da­ta­rio qui­so abar­car­lo to­do. Pe­ro hay que res­ca­tar los he­chos. Por ejem­plo, que el go­bierno se la es­tá ju­gan­do a fon­do por la reac­ti­va­ción. Que cam­bió el Al­to Man­do de Ca­ra­bi­ne­ros pa­ra ini­ciar las rec­ti­fi­ca­cio­nes que el país es­ta­ba es­pe­ran­do y que se di­la­ta­ron por ra­zo­nes que to­da­vía no se en­tien­den. Que se afron­tó con ra­cio­na­li­dad el pro­ble­ma de la in­mi­gra­ción. Y que el Pre­si­den­te asu­mió la agen­da de las mu­je­res -no las ban­de­ras del fe­mi­nis­mo ra­di­ca­li­za­do, cla­ro- con la con­vic­ción de es­tar in­ter­pre­tan­do tam­bién en es­te pun­to a las ma­yo­rías. Son ini­cia­ti­vas que la po­bla­ción va­lo­ra.

No hay que ser fu­tu­ró­lo­go pa­ra an­ti­ci­par que en va­rios de los anun­cios que el Pre­si­den­te hi­zo el viernes la cons­truc­ción de acuer­dos se­rá di­fí­cil. En­tre los ac­tua­les diag­nós­ti­cos acer­ca del mo­men­to en que se en­cuen­tra el país hay pro­fun­das di­ver­gen­cias en­tre go­bierno y opo­si­ción y, por muy dra­má­ti­cos que sean los lla­ma­dos a la uni­dad na­cio­nal, esas di­fe­ren­cias res­pec­to del pun­to de par­ti­da, y tam­bién res­pec­to del pun­to al que de­bié­ra­mos lle­gar, de se­gu­ro no van a des­apa­re­cer.

El con­flic­to po­lí­ti­co, por lo mis­mo, per­sis­ti­rá. El Pre­si­den­te sien­te te­ner un man­da­to ro­bus­to a su fa­vor y los par­la­men­ta­rios creen lo pro­pio en fun­ción de la com­po­si­ción que el sis­te­ma elec­to­ral de­jó tan­to en la Cá­ma­ra de Dipu­tados co­mo en el Se­na­do. Es­tá cla­ro que el ti­ra y aflo­ja en­tre el Eje­cu­ti­vo y el Le­gis­la­ti­vo po­dría to­mar años. Pe­ro tam­bién es un he­cho que esa pug­na en nin­gún ca­so po­drá in­mu­ni­zar­se con­tra las per­cep­cio­nes de la gen­te. A es­tas al­tu­ras eso ya no es po­si­ble. Sien­do así, si Pi­ñe­ra lo­gra se­guir in­ter­pre­tan­do las de­man­das y las prio­ri­da­des de la ma­yo­ría ciu­da­da­na, par­ti­cu­lar­men­te de la cla­se me­dia, lo más pro­ba­ble es que pue­da ir bas­tan­te más allá de los quó­rums que tie­ne en el Par­la­men­to. Es ho­ra de re­co­no­cer­lo: en Chi­le los ni­ve­les de apro­ba­ción po­pu­lar del Pre­si­den­te son de­ci­si­vos cuan­do hay con­flic­tos de po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.