La gran du­da

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - Mónica Pérez Pe­rio­dis­ta

La pug­na in­ter­na en­tre quie­nes quie­ren re­for­mas y sanciones pro­fun­das con­tra los abu­sos se­xua­les y los que si­guen cre­yen­do en la pro­tec­ción de la Igle­sia, aun a cos­ta de la vul­ne­ra­ción de ni­ños y ado­les­cen­tes en el mun­do, si­gue pre­sen­te y el Pa­pa es­tá en me­dio.

Ape­sar de que la re­nun­cia de to­da la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal chi­le­na fue una noticia que lle­nó de ale­gría a las víc­ti­mas de abu­sos se­xua­les por par­te de sa­cer­do­tes, es muy pron­to pa­ra ce­le­brar sin am­bi­güe­da­des. La eli­mi­na­ción to­tal de los abu­sos al in­te­rior de la Igle­sia Ca­tó­li­ca y las me­di­das pa­ra pre­ve­nir que de­li­tos co­mo es­tos no vuel­van a ocu­rrir es una me­ta le­ja­na aún. Tan­to Be­ne­dic­to XVI co­mo el Pa­pa Fran­cis­co han li­de­ra­do es­ta lu­cha al in­te­rior de la Igle­sia, pe­ro es­ta aún se en­cuen­tra le­jos del al­can­zar el prin­ci­pio de to­le­ran­cia ce­ro tan anun­cia­do por el ac­tual Pon­tí­fi­ce. Fue a co­mien­zos del 2014, ape­nas un año des­pués de ha­ber si­do ele­gi­do, que Fran­cis­co es­ta­ble­ció la Co­mi­sión Pon­ti­fi­cia pa­ra la Pro­tec­ción del Me­nor, cu­yo ob­je­ti­vo era pro­veer a la Igle­sia de ur­gen­tes re­for­mas pa­ra pro­te­ger a me­no­res y adul­tos vul­ne­ra­bles de abu­sos se­xua­les y ase­gu­rar que de­li­tos co­mo los su­ce­di­dos ya no se re­pi­tan en la Igle­sia. El pro­pio Su­mo Pon­tí­fi­ce de­cla­ró en­ton­ces que la pe­dofi­lia afec­ta­ba al 2% de los sa­cer­do­tes ca­tó­li­cos. Sin em­bar­go, a los tres años de tra­ba­jo, dos so­bre­vi­vien­tes de abu­sos se­xua­les miem­bros de la co­mi­sión (en­tre ellos la emblemática Ma­rie Co­llins) re­nun­cia­ron por la fal­ta de coo­pe­ra­ción que re­ci­bían por par­te de las otras ins­ti­tu­cio­nes va­ti­ca­nas, es­pe­cial­men­te la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, que es la en­car­ga­da de in­ves­ti­gar y san­cio­nar los ca­sos de abu­sos al in­te­rior de la Igle­sia. La co­mi­sión crea­da por el Pa­pa ha­bía re­co­men­da­do un ele­men­to cla­ve pa­ra ter­mi­nar con el en­cu­bri­mien­to que ha per­mi­ti­do la per­pe­tua­ción de es­tos de­li­tos, ese ele­men­to era la crea­ción de un tri­bu­nal pa­ra juz­gar a obis­pos ne­gli­gen­tes en la per­se­cu­ción de la pe­de­ras­tia. Es­ta me­di­da fue con­si­de­ra­da inacep­ta­ble por la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe y su pre­fec­to, el car­de­nal ale­mán Ger­hard Müller, re­co­no­ci­do co­mo el prin­ci­pal obs­truc­cio­nis­ta a la re­for­ma pro­fun­da de la Igle­sia. Qui­zás por es­to o por­que es­te car­de­nal ale­mán tam­bién es sos­pe­cho­so de ha­ber desoí­do las de­nun­cias de abu­sos que afec­ta­ban a 500 ni­ños en una es­cue­la de Ale­ma­nia que el Pa­pa lo re­em­pla­zó por el sa­cer­do­te je­sui­ta Luis Fran­cis­co La­da­ria Fe­rrer.

Ma­rie Co­llins, una mu­jer ir­lan­de­sa que fue abu­sa­da por un sa­cer­do­te cuan­do te­nía 13 años, siem­pre ha ex­cul­pa­do al Pa­pa Fran­cis­co del es­ca­so avan­ce de la lu­cha con­tra la pe­dofi­lia. “El Pa­pa es­tá ha­cien­do lo me­jor que pue­de”, ha di­cho Co­llins ca­da vez que ha si­do con­sul­ta­da. Pe­ro la pug­na in­ter­na en­tre quie­nes quie­ren re­for­mas y sanciones pro­fun­das con­tra los abu­sos se­xua­les y los que si­guen cre­yen­do en la pro­tec­ción de la Igle­sia aún a cos­ta de la vul­ne­ra­ción de ni­ños y ado­les­cen­tes en el mun­do si­gue pre­sen­te y el Pa­pa es­tá en me­dio.

La in­sis­ten­te de­fen­sa del obis­po Ba­rros en su via­je a Chi­le pue­de ser to­ma­da co­mo otro ejem­plo de es­ta pug­na. Fran­cis­co se des­di­jo, pi­dió per­dón y acu­só ha­ber si­do “mal in­for­ma­do”. La res­pon­sa­bi­li­dad de es­ta ma­la in­for­ma­ción cae, sin du­da, en los obis­pos chi­le­nos, pe­ro tam­bién en sus “mi­nis­tros” en el go­bierno de la Igle­sia, que es la Cu­ria ro­ma­na. De he­cho, to­das las ini­cia­ti­vas más con­tun­den­tes en el com­ba­te de los abu­sos han si­do ini­cia­ti­vas más per­so­na­les que co­lec­ti­vas por par­te del Pa­pa. Ha si­do el San­to Pa­dre quien ha pe­di­do per­dón in­sis­ten­te­men­te, quien or­ga­ni­zó la co­mi­sión, quien se ha reuni­do con las víc­ti­mas y de­di­ca­do a ellas lar­gas ho­ras de acom­pa­ña­mien­to. Fue él quien tam­bién en­vío a mon­se­ñor Sci­clu­na a rea­li­zar un in­for­me so­bre los abu­sos en Chi­le y fue él quien lla­mo a asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des a los obis­pos chi­le­nos. Pe­ro qué pa­sa con or­ga­nis­mos que se de­be­rían de­di­car a es­tos temas co­mo la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe y la Con­gre­ga­ción de los Obis­pos. So­lo es­te úl­ti­mo pre­fec­to acom­pa­ñó al Pa­pa en sus reunio­nes con la je­rar­quía chi­le­na. El si­len­cio o fal­ta de proac­ti­vi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes va­ti­ca­nas es al­go ma­ni­fies- to. Tan­to es así, que en su ul­ti­ma car­ta di­ri­gi­da a los ca­tó­li­cos chi­le­nos re­cién el 31 de ma­yo, el Pa­pa les pi­de a los lai­cos que pro­ta­go­ni­cen los cam­bios y que ha­blen cuan­do al­go les pa­re­ce mal. Esos lai­cos que lle­van años sien­do cen­su­ra­dos por obis­pos que co­mo el mis­mo Pa­pa ha di­cho se creían due­ños de la ver­dad.

Aho­ra la gran du­da es si el Pa­pa, por más ca­rác­ter o ca­ris­ma que ten­ga, po­drá so­lo con es­ta enor­me re­for­ma en un te­ma que, ade­más, lle­na de ver­güen­za a la Igle­sia mun­dial. El ti­bio co­mu­ni­ca­do ofi­cial del Pa­pa al tér­mino de las reunio­nes con los obis­pos chi­le­nos, don­de na­da de­cía de sus re­nun­cias, y el tiem­po que ha pa­sa­do sin que se in­for­me de la acep­ta­ción de al­gu­na de es­tas di­mi­sio­nes, aña­den más in­cer­ti­dum­bre. De he­cho, sin que se hu­bie­se fil­tra­do el du­ro do­cu­men­to que el Pa­pa en­tre­gó a los obis­pos chi­le­nos so­bre los abu­sos en Chi­le, es­tas reunio­nes no ha­brían ge­ne­ra­do el im­pac­to que fi­nal­men­te tu­vie­ron. ¿Im­pi­dió al­guien que el Pa­pa fue­ra pú­bli­ca­men­te más con­tun­den­te con los obis­pos chi­le­nos? La fil­tra­ción del do­cu­men­to ha per­mi­ti­do co­no­cer el ver­da­de­ro pen­sa­mien­to del Pa­pa con­tra los obis­pos en­cu­bri­do­res, apo­yan­do de ma­ne­ra in­di­rec­ta la ne­ce­si­dad de ha­cer obli­ga­to­ria a los obis­pos la de­nun­cia de los abu­sos se­xua­les, una de las con­clu­sio­nes más po­lé­mi­cas de la Co­mi­sión Pon­ti­fi­cia pa­ra la Pro­tec­ción de los Me­no­res. Qui­zás Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio es­tá ac­tuan­do de he­cho, an­te las re­sis­ten­cias ins­ti­tu­cio­na­les, pa­ra avan­zar en los cam­bios que él quie­re ver en la Igle­sia. Na­da nue­vo en es­te Pa­pa, con­si­de­ra­do uno de los más há­bi­les po­lí­ti­ca­men­te, pues usó el mis­mo mé­to­do pa­ra que se per­mi­tie­ra a los di­vor­cia­dos vuel­tos a ca­sar el sa­cra­men­to de la co­mu­nión. ¿Cuál es ese mé­to­do? Evi­tar el en­fren­ta­mien­to di­rec­to con­tra el sta­tu quo a tra­vés de cam­bios de fac­to, re­for­mas de he­cho. Ve­re­mos si es­ta es­tra­te­gia tam­bién le da re­sul­ta­dos en el drama de los abu­sos en la Igle­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.