La pri­me­ra ba­ta­lla de los Pal­ma Br­zo­vic

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR LES­LIE AYA­LA C.

En me­dio de las ges­tio­nes pa­ra que Fran­cia dé asi­lo po­lí­ti­co al fren­tis­ta Ri­car­do Pal­ma Sa­la­man­ca, con­de­na­do en Chi­le por el cri­men del se­na­dor UDI Jaime Guz­mán, la sa­la pe­nal de la Cor­te Su­pre­ma re­cha­zó la so­li­ci­tud del juez Ma­rio Ca­rro­za pa­ra la ex­tra­di­ción de su pa­re­ja, Sil­via Pau­li­na Br­zo­vic, su­pues­ta cóm­pli­ce del se­cues­tro del em­pre­sa­rio Cris­tián Ed­wards. El fa­llo se co­no­ce­rá pron­to.

“No te­ne­mos otra de­ci­sión que no sea la de se­guir vi­vos y li­bres y ale­jar­nos de un Es­ta­do que con odio nos con­ti­núa per­si­guien­do sin fin. Es­ta es nues­tra más vi­tal ba­ta­lla en la cual es­tá im­pli­ca­da nues­tra her­mo­sa y va­lien­te ge­ne­ra­ción. Nues­tros her­ma­nos con los que com­par­ti­mos y cre­ci­mos en la cons­truc­ción de nues­tra his­to­ria”.

Así fi­na­li­za la car­ta que en­via­ron el 17 de ma­yo - des­de Pa­rís- el ex­miem­bro del Fren­te Pa­trió­ti­co Manuel Ro­drí­guez (FPMR) Ri­car­do Pal­ma Sa­la­man­ca y su pa­re­ja, Sil­via Pau­li­na Br­zo­vic, el pri­me­ro con­de­na­do co­mo au­tor del ase­si­na­to del se­na­dor UDI Jaime Guz­mán. La mi­si­va fue leí­da por me­gá­fono de for­ma ín­te­gra por un gru­po de fa­mi­lia­res y ami­gos de am­bos, quie­nes, en un ac­to que se reali­zó en ave­ni­da Con­dell, en el fron­tis de em­ba­ja­da de Fran­cia en Chi­le, in­ten­si­fi­ca­ron la cam­pa­ña pa­ra que la pa­re­ja lo­gre ob­te­ner asi­lo po­lí­ti­co en ese país y evi­te los re­que­ri­mien­tos que la jus­ti­cia chi­le­na ha em­pren­di­do en su con­tra pa­ra traer­los de vuel­ta. “Asi­lar, asi­lar a los chi­cos por lu­char”, co­rea­ban los ma­ni­fes­tan­tes. Ac­tos pa­re­ci­dos se han or­ga­ni­za­do en Fran­cia, acom­pa­ña­dos de ac­ti­vi­da­des pa­ra re­cau­dar fon­dos que fi­nan­cien al co­mi­té proasi­lo.

El miér­co­les 30 de ma­yo se pro­du­jo un hi­to en la cau­sa, ya que, por pri­me­ra vez, la pa­re­ja ve lu­ces que po­drían po­si­bi­li­tar su per­ma­nen­cia a 11 mil ki­ló­me­tros de Chi­le, aun­que sin po­si­bi­li­dad de re­torno.

***

Las di­li­gen­cias en con­tra de Pal­ma Sa­la­man­ca y Br­zo­vic, so­bre quie­nes ha­bía una or­den de cap­tu­ra in­ter­na­cio­nal, se ex­tre­ma­ron a me­dia­dos de ju­lio de 2017, cuan­do en Mé­xi­co fue de­te­ni­do el ex­fren­tis­ta Raúl Es­co­bar Po­ble­te, el “co­man­dan­te Emilio”, in­te­gran­te del FPMR y sin­di­ca­do co­mo el au­tor ma­te­rial del ase­si­na­to del se­na­dor Guz­mán.

Fue en­ton­ces que sur­gie­ron in­di­cios de la pre­sen­cia de otro chi­leno en tie­rras az­te­cas. La po­li­cía in­tu­yó que po­dría tra­tar­se del “Ne­gro Pal­ma”. Y así fue. Sie­te me­ses des­pués, y por­tan­do un pa­sa­por­te me- xi­cano fal­si­fi­ca­do, In­ter­pol lo­gró dar con el ex­sub­ver­si­vo y su pa­re­ja en el in­gre­so mi­gra­to­rio en Pa­rís, Fran­cia. No los de­tu­vie­ron en ese pri­mer mo­men­to por un error en la aler­ta de cap­tu­ra. Sin em­bar­go, el 15 de fe­bre­ro, en ple­na vía pú­bli­ca, du­ran­te un con­trol po­li­cial fue arres­ta­do y dio su ver­da­de­ra iden­ti­dad: “Ri­car­do Alfonso Pal­ma Sa­la­man­ca, soy chi­leno”.

Pa­ra las au­to­ri­da­des chi­le­nas, la cap­tu­ra de Pal­ma y Es­co­bar fue un triun­fo. Con sie­te me­ses de di­fe­ren­cia se man­te­nía pre­sos en Mé­xi­co y en Eu­ro­pa a dos de los lí­de­res del FPMR, el gru­po ar­ma­do que se en­fren­tó al ré­gi­men de Au­gus­to Pi­no­chet en los 80, que lle­va­ban más de dos dé­ca­das en la clan­des­ti­ni­dad. Es­co­bar ca­yó co­mo pre­sun­to par­tí­ci­pe de una ban­da de­di­ca­da a se­cues­tros y Pal­ma se en­tre­ga­ba de for­ma pa­cí­fi­ca en Pa­rís.

Am­bas de­ten­cio­nes die­ron ini­cio a las res­pec­ti­vas so­li­ci­tu­des de ex­tra­di­ción a Chi­le. Once días des­pués se de­tu­vo a Sil­via Pau­li­na Br­zo­vic, pa­re­ja de Pal­ma Sa­la­man­ca. La jus­ti­cia francesa los de­jó li­bres, ba­jo me­di­das cau­te­la­res, a la es­pe­ra de lo que las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les chi­le­nas so­li­ci­ta­ran so­bre su re­gre­so. En esa opor­tu­ni­dad, el abo­ga­do de la UDI Luis Her­mo­si­lla le­van­tó sus sospechas an­te los arres­tos: “No des­car­to que los ex­fren­tis­tas via­ja­ran a Fran­cia pa­ra en­tre­gar­se. Ellos pue­den ha­ber es­co­gi­do ese ca­mino de en­tre­ga”, y apun­tó a la “Doc­tri­na Mit­te­rrand”, en re­fe­ren­cia al otro­ra pre­si­den­te fran­cés que dio asi­lo a ex­tran­je­ros acu­sa­dos de te­rro­ris­mo a cam­bio de de­jar las armas.

El 16 de mar­zo, el juez Ma­rio Ca­rro­za so­li­ci­tó a la Cor­te Su­pre­ma la ex­tra­di­ción de Br­zo­vic. Ad­jun­tan­do an­te­ce­den­tes de la in­ves­ti­ga­ción por el se­cues­tro del en ese en­ton­ces hi­jo del due­ño y eje­cu­ti­vo de El Mer­cu­rio, Cris­tián Ed­wards, sin­di­có a la mu­jer co­mo cóm­pli­ce del de­li­to con ca­rác­ter de te­rro­ris­ta en con­tra del em­pre­sa­rio, ocu­rri­do el 9 de sep­tiem­bre de 1991. En el au­to de pro­ce­sa­mien­to dic­ta­do por el ma­gis­tra­do el 21 de fe­bre­ro, Ca­rro­za ex­pli­ca que “un gru­po de in­di­vi­duos, ba­jo la ame­na­za de armas de fue­go, se con­cer­tó y ela­bo­ró un mi­nu­cio­so plan de ac­ción, to­dos ellos in­te­gran­tes del mo­vi­mien­to FPMR”. En el ca­so de Br­zo­vic, el ma­gis­tra­do ase­gu­ró que le co­rres­pon­día par­ti­ci­pa­ción “en ca­li­dad de cóm­pli­ce” y que, de ser con­de­na­da, ten­dría “una pe­na pri­va­ti­va de li­ber­tad que su­pera con cre­ces el año”, re­qui­si­to pa­ra cur­sar una so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción en­tre es­ta­dos.

El 9 de abril, la fis­cal ju­di­cial de la Cor­te Su­pre­ma, Lya Ca­be­llo, en su in­for­me re­co­men­dó ex­tra­di­tar a la mu­jer, ya que, a su jui­cio, se cum­plían los re­qui­si­tos: que el he­cho re­vis­ta ca­rác­ter de de­li­to en am­bos paí­ses, que el de­li­to ten­ga una pe­na ma­yor a un año de pri­va­ción de li­ber­tad, que sea un de­li­to ac­tual­men­te per­se­gui­ble con or­den de cap­tu­ra pen­dien­te, que la ac­ción pe­nal no es­té pres­cri­ta, que el Es­ta­do re­qui­ren­te ten­ga ju­ris­dic­ción pa­ra juz­gar el he­cho y que no se re­fie­ra a un de­li­to po­lí­ti­co.

Sin em­bar­go, en el es­cri­to se re­co­no­ce un an­te­ce­den­te que po­dría re­sul­tar cla­ve pa­ra el fu­tu­ro de la pa­re­ja: “En­tre Chi­le y Fran­cia no exis­te en la ac­tua­li­dad un tra­ta­do bi­la­te­ral o mul­ti­la­te­ral que re­gla­men­te las so­li­ci­tu­des de ex­tra­di­ción que pue­dan for­mu­lar­se en­tre am­bas na­cio­nes”.

***

Con un in­for­me des­fa­vo­ra­ble pa­ra la pa­re­ja de Pal­ma Sa­la­man­ca, el miér­co­les 30 se rea­li­za­ron los ale­ga­tos en la sa­la pe­nal de la Cor­te Su­pre­ma, úl­ti­ma ins­tan­cia pa­ra dar cur­so a la pe­ti­ción de ex­tra­di­ción de Br­zo­vic. A di­fe­ren­cia de lo re­suel­to por el máximo tri­bu­nal el 22 de fe­bre­ro, que vi­só la pe­ti­ción al Es­ta­do fran­cés del ex FPMR, es­ta vez no dio lu­gar a las pre­ten­sio­nes del juez Ca­rro­za.

La Su­pre­ma, se­gún fuentes con­sul­ta­das por Re­por­ta­jes, re­cha­zó la ex­tra­di­ción de Br­zo­vic de­bi­do a que de los an­te­ce­den­tes expuestos de la in­ves­ti­ga­ción del mi­nis­tro no se acre­di­ta su par­ti­ci­pa­ción en el se­cues­tro de Ed­wards. Con tal sen­ten­cia, que se­rá da­da a co­no­cer en los próximos días, la jus­ti­cia francesa de­be­rá li­be­rar a la mu­jer de la cau­te­lar de fir­ma se­ma­nal y po­drá ca­mi­nar por las ca­lles de Pa­rís co­mo una mu­jer li­bre.

Mien­tras lle­ga ese fa­llo, los ami­gos y la fa­mi­lia Pal­ma Br­zo­vic se­gui­rán pi­dien­do el au­xi­lio del go­bierno fran­cés y acu­san­do per­se­cu­ción del Es­ta­do chi­leno.

Ri­car­do Pal­ma Sa­la­man­ca.

Sil­via Pau­li­na Br­zo­vic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.